Revista Chilena de Radiología. Vol. 10 Nº 4, año 2004; 191-193.

CASO RADIOLOGICO

 

TETRAPARESIA POST TRAUMATICA: RESULTADO CASO RADIOLOGICO

Drs. Holvis Dellien Z, Patricio Millar T, Máximo Mújica B, Cristian Larraín G, Guido González T, Francesca Castoldi L.

Servicio de Radiología. Departamento de Neuroradiología. Clínica Alemana. Santiago, chile.

Correspondencia a:


 

Diagnóstico:

Paquimeningitis hipertrófica idiopática

Hallazgos radiológicos

Las imágenes practicadas demuestran importante engrosamiento dural en manguito, de predominio posterior, observándose homogénea-mente hiperdenso en estudio de TC no contrastada en reconstrucción sagital (Figura 1), en RM es hipointenso en T1 y muy hipointenso en T2 (Figuras 2,3), evidenciando realce periférico después del contraste paramagnético (Figura 4). Esta lesión ejerce un efecto compresivo asimétrico en la médula (Figuras 5-7).



Figura 1.



Figura 2.



Figura 3.



Figura 4.



Figura 5.



Figura 6.



Figura 7.

La intervención quirúrgica descompresiva demostró la presencia de un tejido fibroso engrosado en relación a la duramadre que recubre el canal medular.

Posteriormente, el estudio histológico confirmó el diagnóstico, demostrando tejido conectivo correspondiente a meninges con engrosamiento fibrocolagenoso y leve a moderado infiltrado inflamatorio constituido predominantemente por linfocitos y células plasmáticas (Figura 8).



Figura 8.

Discusión

La Paquimeningitis hipertrófica idiopática es una rara enfermedad de la duramadre(1), caracterizada por engrosamiento granulomatoso de carácter crónico, que puede afectar, tanto a nivel intracraneal, como de columna cervical o torácica(2, 3).

Su etiología es desconocida, aunque se le asocia a diversos estados patológicos concomitantes, como la tuberculosis(4), artritis reumatoide(5), granulomatosis de Wegener(6), alteraciones metabólicas(7), sarcoidosis(8), sinusitis(9), infecciones fúngicas(10) o enfermedad autoinmune(11). Sin embargo, en este caso no fue diagnosticada ninguna otra patología asociada.

Clínicamente se presenta con paresias y neuropatías, dado el atrapamiento de raíces y la isquemia asociada. Es algo más frecuente en hombres, con una relación de 3:2, con una edad promedio de 46 años(9).

El diagnóstico se realiza con RM, que pone en evidencia un aumento del grosor de la duramadre, el cual puede tener distintos patrones, ya sea un engrosamiento uniforme lineal u otro nodular. Con esta técnica de examen se demuestra un borde hiperintenso a lo largo de una lesión hipointensa en las imágenes potenciadas en T2, atribuyéndose la caída de la señal a tejido fibroso denso y la señal hiperintensa a infiltrado inflamatorio o hipervascular(12).

Con el uso de contraste, se han descrito tres patrones de captación: a) realce lineal de la superficie de la médula y/o de las raíces nerviosas, b) captación nodular en la superficie de la médula y/o las raíces y c) realce intradural difuso y grosero de las leptomeninges, rodeando completamente la médula espinal(13).

El diagnóstico diferencial incluye los meningiomas múltiples o meningiomas en placa, y en el caso particular de nuestra paciente, la hemorragia secundaria a traumatismo.

El tratamiento actual implica inicialmente descartar las patologías asociadas, ya que existen reportes de casos asociados a tuberculosis que han remitido con el tratamiento antituberculoso(14). En los casos idiopáticos el tratamiento es esencialmente quirúrgico, con el fin de confirmar el diagnóstico y descomprimir la cavidad medular.

Bibliografía

1. Rosenfeld JV, Kaye AH, Davis S, Gonzales M. Pachymeningitis cervicalis hypertrophica. Case report. J Neurosurgery 1987; 66: 137-9.

2. Charcot JM, Joffroy A. Deux cas d'atrophie musculaire progressive avec lesion de la substance grise et des faisceaux anterolateraux de la moella epiniere. Arch Physiol Norm Pathol 1869; 2: 354-67, 744-69.

3. Hassin GB. Histogenesis of cerebral hypertrophic pachymeningitis. Am J Syphilis 1918; 2: 715.

4. Wadia NH, Dastur DK. Spinal meningitides with radiculo-myelopathy. Clinical and radiological features. J Neurology Science 1969; 8: 239-60.

5. Sakurai S, Itoh T, Takakuwa K, Yoshida K. Myelopathy caused by C1-C2 hypertrophic pachymeningitis in a patient with rheumatoid arthritis. Seikeigeka 1990; 41: 89-92.

6. Nishino H, Rubino F, Parisi J. The spectrum of neurologic invovement in Wegener's granulomatosis. Neurology 1993; 43: 1334-7.

7. Paulson GW, Meagher JN, Burkhart J. Spinal pachymeningitis secondary to mucopolysaccharidosis. J Neurosurgery 1974; 41: 618-21.

8. Huang H, Haq N. Spinal leptomeningeal sarcoidosis. Neuroradiology 1987; 29: 100.

9. Botella C, Orozco M, Navarro J, Riesgo P. Idiopathic hypertrophic craniocervical pachymeningitis: case report. Neurosurgery 1994; 35: 1144-9.

10. Van de Wyngaert FA, Sindic CJM, Rousseau JJ, et al. Spinal arachnoiditis due to aspergillus meningitis in a previously healthy patient. J Neurology 1986; 233: 41-3.

11. Mamelak AN, Kelly WM, Davis RL, Rosenblum ML. Idiopathic hypertrophic cranial pachymeningitis. Report of three cases. J Neurosurgery 1993; 79: 270-6.

12. Nishisaki T, Iwamoto F, Uesugi S, et al. Idiopathic cranial pachymeningoencephalitis focally affecting the parietal dura mater and adjacent brain parenchyma: case report. Neurosurgery 1997; 40: 840-3.

13. Gero B, Sze G, Sharif H. MR imaging of intradural inflammatory diseases of the spine. AJNR Am J Neuroradiol 1991; 12: 1009-19.

14. Park KC, Han BK, Lee JY, et al. A case of hypertrophic pachymeningitis caused by tuberculosis. J Korean Neurology Society 1996; 14: 1051-4.


Correspondencia: Dr. Holvis Dellien Z., holvisrx@yahoo.es