ISSN 0718-3437 versión en línea
ISSN 0716-0747 versión impresa

INSTRUCCION A LOS AUTORES

Convocatoria abierta a todos los autores

La RChD, en cualquiera de sus secciones, está abierta a la recepción y publicación de trabajos acordes de autores nacionales y extranjeros, ya sea que pertenezcan a la comunidad académica de la Pontificia Universidad Católica de Chile, como a otras universidades o centros de investigación, chilenos o extranjeros.

Selección de trabajos

Como principio general, la RChD publica en las secciones de estudios o comentarios de jurisprudencia trabajos que han sido objeto de, al menos, dos evaluaciones por miembros del equipo editorial o por árbitros externos designados al efecto. Las pautas de evaluación y criterios aplicados por cada árbitro, y por el Comité Editorial, dicen relación con el contenido, calidad, pertinencia, carácter científico, interés del tema; tratamiento, desarrollo y metodología científica empleada en la elaboración; uso actualizado de fuentes y bibliografía. El sistema de arbitraje por pares es anónimo.

Instrucciones para los colaboradores

NORMAS EDITORIALES
REVISTA CHILENA DE DERECHO

La REVISTA CHILENA DE DERECHO es una publicación de la Pontificia Universidad Católica de Chile, especializada en Derecho, que abarca todas sus especialidades dogmáticas y ciencias conexas. Su línea editorial procura que la investigación científica que se publica en sus páginas responda a las necesidades de la comunidad jurídica nacional y extranjera.

En este contexto, la Revista Chilena de Derecho mantiene modernos criterios de política editorial, dirigidos tanto a los autores como a los usuarios de la publicación. Junto con una clara normativa relativa a la gestión de los derechos de propiedad intelectual, las políticas editoriales dirigidas a los autores incluyen el modelo de referencias bibliográficas exigido por la Revista Chilena de Derecho. A mayor abundamiento, nuestra publicación cumple con los siguientes estándares:

  • NCh1143.Of1999 Documentación – Referencia bibliográfica – Contenido, forma y estructura; equivalente a la norma ISO 690:1987 (Information and documentation – Bibliographic references – Content, form and structure); y

  • NCh1143/2.Of2003 Información y documentación – Referencias bibliográficas – Parte 2: Documentos electrónicos o partes de ellos; equivalente a la norma ISO 690-2 (Information and documentation – Bibliographic references – Part 2: Electronic documents or parts there of).

Respecto a las políticas editoriales dirigidas a los usuarios, la Revista Chilena de Derecho otorga a sus destinatarios una licencia para trabajos específicos, cuyos términos también se encuentran contenidos en el presente documento, a fin de posibilitar el acceso y la profundización de sus contenidos. El dinamismo de las tecnologías de la información y la universalidad de su alcance inspiran nuestro esfuerzo por autorizar traducciones en idiomas extranjeros y reproducciones alternativas.

En definitiva, en lo que sigue encontrará una guía para autores y usuarios, principales agentes de nuestra comunidad académico-profesional. Con ello se pretende estrechar los lazos no solo entre unos y otros, sino también con la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Chile que, de una manera transparente y convocante, ha mantenido por más de cuatro décadas este instrumento de divulgación y difusión de la ciencia jurídica.

§1. NORMAS EDITORIALES DIRIGIDAS A LOS AUTORES

1.1. SOBRE LAS SOLICITUDES DE PUBLICACIÓN.

1.1.1. Tipos de trabajo que pueden ser publicados. La Revista Chilena de Derecho publica trabajos de investigación originales e inéditos relacionados con las especialidades dogmáticas del Derecho y sus ciencias conexas.

Los interesados en publicar sus trabajos en la Revista Chilena de Derecho pueden enviar:

a) Estudios monográficos (artículos doctrinales).
b) Comentarios de jurisprudencia.
c) Recensiones o reseñas bibliográficas.
d) Crónicas o ensayos.

1.1.2. Sobre ciertos tipos de trabajo que no pueden ser publicados. La Revista Chilena de Derecho no publicará trabajos que efectúen estudios o propuestas de lege ferenda o centrados predominantemente en proyectos de ley que no hayan cumplido con todos sus trámites constitucionales de formación de la ley.

Tampoco se publicarán informes en derecho o trabajos cuyo contenido esté formado predominantemente por el contenido de un informe en derecho. Al tiempo de someter el trabajo al proceso editorial de la Revista Chilena de Derecho, se entenderá que el autor declara que aquél no contraviene esta limitación.

1.1.3. Idioma y soporte de los trabajos. Los trabajos deben estar escritos en lengua castellana o inglesa, en soporte electrónico (extensión *.docx o equivalente).

1.1.4. Envío de los trabajos. Los trabajos deben ser enviados por medio del sistema Open Journal System (OJS) que se encuentra en nuestra página web (revistachilenadederecho.uc.cl) por medio del enlace destacado "Acceso para Autores", o directamente por medio de la página web hhtp://rchd.alerta.cl.

No se aceptarán trabajos que no sean enviados por los medios antes señalados, entendiéndose como no presentados a la consideración de la revista aquéllos que fuesen entregados por una vía distinta a la antes indicada. Lo anterior es aplicable tanto para la primera versión del documento como respecto a aquellas eventuales versiones posteriores del mismo.

La contribución que se envíe debe contener todas las menciones que solicita el sistema OJS, haciendo expresa mención respecto a la categoría en que se incluye el trabajo. Estas categorías son:

– Derecho Administrativo.
– Derecho Canónico, Eclesiástico y Doctrina Religiosa.
– Derecho Civil.
– Derecho Comercial.
– Derecho Constitucional.
– Derecho de Familia.
– Derecho del Medio Ambiente, de Minas y Aguas.
– Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social.
– Derecho Tributario y Económico.
– Derecho Internacional.
– Derecho Penal y Criminología.
– Derecho Político.
– Derecho Procesal.
– Derecho Romano.
– Filosofía del Derecho y Derecho Natural.
– Historia del Derecho.
– Teoría del Derecho.
– Enseñanza del Derecho y Profesión Jurídica.

La Revista Chilena de Derecho se reserva el derecho de recalificar la sección y categoría en que eventualmente podrían publicarse los trabajos enviados, previa notificación a su respectivo autor.

1.1.5. Sobre las declaraciones y compromisos del autor con el editor. El envío de un trabajo original e inédito implica el reconocimiento por parte del autor de que aquél no se encuentra total o parcialmente disponible, ya sea física o digitalmente, y que no se encuentra pendiente su aceptación o publicación en cualquier otro medio. En caso que el trabajo presentado tenga contenidos que estén siendo sometidos a otras sedes de edición como parte de un trabajo más extenso, dicha circunstancia deberá debe advertirse al editor al tiempo del envío del trabajo.

Por su parte, el envío de una colaboración a la Revista Chilena de Derecho supone el compromiso exclusivo y absoluto por parte del autor de no someterlo simultáneamente a consideración de otras publicaciones, ya sea total o parcialmente, en cualquier medio físico o digital, así como el conocimiento y aceptación completa del contenido de las presentes normas editoriales y del "Manual de Normas Éticas y Buenas Prácticas" disponible en la página web de la revista.

El autor de un trabajo enviado para su publicación en la Revista Chilena de Derecho deberá firmar y adjuntar al mismo un compromiso tipo, el que podrá descargar de la página web de la Revista Chilena de Derecho, en el que se acepta todo lo indicado en las presentes normas editoriales, en especial, en el presente acápite.

1.1.6. Sobre el cumplimiento de las normas editoriales. Todas las contribuciones enviadas para su evaluación y posible publicación en la Revista Chilena de Derecho deben ajustarse en forma estricta a las presentes normas editoriales. En caso de que no haya un cumplimiento completo de las mismas, la contribución enviada será automáticamente rechazada hasta que ésta se encuentre totalmente conforme a los parámetros formales establecidos en estas normas.

1.1.7. Sobre el envío de grupos de artículos y artículos seriados. No se permitirá a los autores el envío de más de un trabajo a la vez para su evaluación y publicación en la Revista Chilena de Derecho. Asimismo, los autores no podrán enviar nuevas publicaciones para su consideración, en la medida que esté pendiente el arbitraje de un trabajo anterior en el que figure como autor o co-autor.

La Revista Chilena de Derecho no publica series de artículos o artículos divididos en partes.

1.1.8. Reglas sobre plazos que deben intermediar entre trabajos enviados para su publicación en la Revista Chilena de Derecho. Los autores o co-autores de un trabajo publicado en la Revista Chilena de Derecho, en cualquiera de sus secciones (a excepción de las recensiones), deberán esperar un plazo de 12 meses, contados desde la fecha de publicación en papel de dicho trabajo, para poder enviar nuevas obras para su consideración y posible publicación en la Revista Chilena de Derecho.

1.2. SOBRE LOS ESTUDIOS MONOGRÁFICOS Y COMENTARIOS DE JURISPRUDENCIA.

1.2.1. Sobre el formato físico de los trabajos. Los estudios monográficos y comentarios de jurisprudencia deberán ser presentados en fuente Times New Roman, tamaño 12, a espacio sencillo, con espaciado anterior y posterior de 0 puntos.

La extensión total no deberá superar los ochenta mil (80.000) caracteres con espacios, incluidas las notas al pie de página, bibliografía y apéndices, en su caso. El tamaño del papel en que se presente el trabajo debe ser carta (21,59 x 27,94 cms.); y sus márgenes deben tener las siguientes medidas: márgenes superior e inferior: 2,5 cms., y márgenes izquierdo y derecho: 3 cms.

Todos los párrafos escritos en el trabajo deben ser continuos (sin separaciones) y contemplar una sangría izquierda de 1,25 cms. Este mismo requisito se exige para la bibliografía, las leyes y las sentencias citadas.

Queda prohibido el uso de epígrafes en el texto.

1.2.2. Sobre el contenido inicial de los estudios monográficos y comentarios de jurisprudencia. La primera página incluirá:

a) el título del trabajo, tanto en castellano como en inglés, en letras mayúsculas Times New Roman 12 y con márgenes centrados. No se deben ocupar negritas ni cursivas en el título en castellano, y en el caso del título en inglés este debe ir en letras cursivas, pero sin ningún otro destacado.

b) el nombre de su autor o autores en versales Times New Roman 12, seguido de un asterisco que reenvíe a la respectiva nota al pie donde se incorpore el curriculum resumido del autor. Este debe contener solo el grado académico o profesional más alto alcanzado, así como la filiación académica del autor o autores (v.g. la actual relación del autor o autores con un algún centro de estudio universitario o equivalente en labores de docencia o investigación profesional), su dirección postal y su dirección de correo electrónico.

Los agradecimientos particulares que quiera dar el autor o autores, como asimismo la adscripción a proyectos científicos patrocinados, deben señalarse con posterioridad al currículo profesional.

c) El resumen del trabajo, tanto en castellano como en inglés (abstract), un resumen de máximo 800 caracteres, con espacios, en letra Times New Roman, tamaño 10, a espacio sencillo, con margen justificado.

d) De tres a cinco palabras clave, tanto en castellano como en inglés (keywords). El abstract en inglés así como las palabras claves en este idioma deben ir en letras cursivas.

1.2.3. Sobre las partes intervinientes en algunos comentarios de jurisprudencia. La singularización de las partes intervinientes en la jurisprudencia que se comenta deberá señalarse solo mediante sus iniciales, en el caso de sentencias arbitrales voluntarias, sentencias de Derecho de Familia en que intervengan menores de edad y sentencias relativas a los delitos del párrafo quinto y sexto del Título VII del Libro II del Código Penal.

1.3. SOBRE LAS RECENSIONES, CRÓNICAS Y ENSAYOS.

1.3.1. Sobre el formato físico de los trabajos. Las recensiones o reseñas bibliográficas y las crónicas o ensayos deberán ser escritos en fuente Times New Roman, tamaño 12, a espacio sencillo, con espaciado anterior y posterior de 0 puntos.

La extensión total de los ensayos no deberá superar los treinta mil (30.000) caracteres con espacios, incluidas las notas al pie de página, bibliografía y apéndices, en su caso. El tamaño del papel en que se presente el trabajo debe ser carta (21,59 x 27,94 cms.); y sus márgenes deben tener las siguientes medidas: márgenes superior e inferior: 2,5 cms., y márgenes izquierdo y derecho: 3 cms.
Con respecto a las recensiones, estas no deberán superar doce mil (12.000) caracteres con espacios. El tamaño del papel en que se presente el trabajo debe ser carta (21,59 x 27,94 cms.); y sus márgenes deben tener las siguientes medidas: márgenes superior e inferior: 2,5 cms., y márgenes izquierdo y derecho: 3 cms.

1.3.2. Sobre los elementos formales exclusivos de ensayos y crónicas. La primera página incluirá:

a) el título del trabajo, tanto en castellano como en inglés, en letras mayúsculas, Times New Roman 12 y con márgenes centrados. No se deben ocupar negritas ni cursivas en el título en castellano, y en el caso del título en inglés este debe ir en letras cursivas, pero sin ningún otro destacado.

b) el nombre de su autor o autores en versales Times New Roman 12, seguido de un asterisco que reenvíe a la respectiva nota al pie donde se incorpore el curriculum resumido del autor. Este debe contener solo el grado académico o profesional más alto alcanzado, así como la filiación académica del autor o autores (v.g. la actual relación del autor o autores con un algún centro de estudio universitario o equivalente en labores de docencia o investigación profesional), su dirección postal y su dirección de correo electrónico.

Los agradecimientos particulares que quiera dar el autor o autores, como asimismo la adscripción a proyectos científicos patrocinados, deben señalarse con posterioridad al currículo profesional.

1.3.3. Sobre los elementos formales exclusivos de las recensiones. El acápite inicial de la recensión debe incluir el apellido o apellidos de él o los autores del trabajo que se reseña, en versales, seguido del año de publicación, entre paréntesis, el título del libro en cursiva, la ciudad, editorial y número de páginas que contiene el trabajo.

Al final de la recensión, con alineación del texto a la derecha, debe señalarse el nombre del autor de la recensión y, bajo ese nombre, la institución principal a la que pertenece.

No se podrán integrar notas al pie o bibliografía al texto de la recensión. Toda referencia a otros textos relacionados con el comentario que se realizada deben ir identificados en el texto de la recensión.

1.4. SOBRE OTRAS REFERENCIAS.

1.4.1. Sobre los títulos y subtítulos en el texto principal. Los títulos principales en los que se divida el trabajo deben estar escritos en mayúsculas y con margen justificado.

Por otra parte, los subtítulos deben estar escritos en versales, respetando las reglas castellanas en el uso de mayúsculas y minúsculas, y con margen justificado.

En el caso de que se haga una subdivisión temática dentro de un subtítulo, esta deberá estar escrita solo en letra simple y cursiva. En ninguno de los casos anteriores se deben usar negritas.

1.4.2. Sobre el uso de cursivas, negritas y subrayados. Las cursivas solo pueden ser empleadas para escribir palabras o frases en idiomas distintos al castellano o bajo las condiciones indicadas en la sección 1.7, relativo a la citación de jurisprudencia. Sobre las letras en negrita, estas solo pueden ser ocupadas para destacar palabras o frases particulares según lo considere necesario el autor. No se admite el uso de palabras o frases subrayadas en cualquier parte del texto de una contribución enviada a la Revista Chilena de Derecho para su publicación.

1.4.3. Sobre el uso de latinismos. No se admitirá el uso de latinismos en las referencias de la Revista Chilena de Derecho que no estén incluidos en los ejemplos de referencia indicados expresamente en estas normas editoriales. Con ello se entienden incluidos, a vía ejemplar, referencias tales como vid., op. cit., ídem, ibídem, entre otras.

1.5. SOBRE LA BIBLIOGRAFÍA CITADA.

Todas las referencias a libros, artículos de revistas, capítulos y formatos electrónicos deberán ser listadas al final del trabajo, bajo el título de BIBLIOGRAFÍA CITADA. Solo excepcionalmente, previa autorización expresa de la Dirección de la revista, se admitirán las referencias a textos en desarrollo o pendientes de publicación.

Dicho listado se limitará a los documentos efectivamente citados o referidos en el trabajo y se ordenará alfabéticamente por el primer apellido de su autor. En este listado, la referencia a los artículos de revista o capítulos de libros hará indicación de los números de página de inicio y final. En todas las referencias, los apellidos de los autores se escribirán en versales, luego debe indicarse el año en paréntesis, seguido de dos puntos, y el título de la obra en que se encuentra, en cursiva. Finalmente, en un paréntesis debe incluirse la ciudad de publicación, la sede editorial y el número de edición, en caso de que haya más de una.

Ejemplos:

a) de libro: GUZMÁN, Alejandro (2005): De las donaciones entre vivos. Conceptos y tipos (Santiago, Editorial LexisNexis, segunda edición).

b) de libros divididos en tomos o volúmenes: SILVA, Alejandro (1997): Tratado de derecho constitucional, Tomo I (Santiago, Editorial Jurídica de Chile).

c) de traducciones: LE TOURNEAU, Philippe (2004): La responsabilidad civil (trad. Javier Tamayo Jaramillo, Bogotá, Editorial Legis, tercera edición).

d) de capítulo de libro: HÜBNER, Ana María (1998): "Los bienes familiares en la legislación chilena", en CORRAL, Hernán (edit.), Los regímenes matrimoniales en Chile (Santiago, Universidad de los Andes) pp. 101-146.

e) de artículo de revista: MANSON, Manuel (1978): "La lógica formal y los juristas", Revista Chilena de Derecho, vol. V, N° 1-6: pp. 202-215.

f) de fuente manuscrita: ARCHIVO NACIONAL - FONDO VARIOS, Carta de Domingo Santa María a Pedro Pablo Figueroa, 31/01/1889.

g) de documentos en formato electrónico: BERMÚDEZ, Jorge (2005): "El principio de confianza legítima en la actuación de la administración como límite a la potestad invalidatoria". Disponible en: http:www.scielo.cl/scielo.php?script_arttext&pid=2. Fecha de consulta: 23 de marzo de 2014.

h) de publicaciones periódicas: EL MERCURIO (29/04/2015) p. A2.

i) de obras dogmáticas con sistemas históricos de citación: Dig. 42,1,56.

j) de resoluciones de organismos internacionales: RESOLUCIÓN 67/97 DE LA ASAMBLEA GENERAL: "El estado de derecho en los planos nacional e internacional" A/RES/67/97 (14 de diciembre de 2012).

k) de documentos oficiales de organismos internacionales: NACIONES UNIDAS, ASAMBLEA GENERAL: "Situación de los derechos humanos en la República Popular Democrática de Corea: Informe del Secretario General", A/63/332 (26 de agosto de 2008).

l) De tratados internacionales: CONVENCIÓN SOBRE EL RECONOCIMIENTO Y EJECUCIÓN DE LAS SENTENCIAS ARBITRALES EXTRANJERAS, Nueva York (10 de junio de 1958).

m) De tesis: ALESSANDRI, Fernando (1919), La hipoteca en la legislación chilena, Memoria de prueba para optar al grado de Licenciado en la Facultad de Leyes y Ciencias Políticas de la Universidad de Chile.

1.6. SOBRE LAS NORMAS CITADAS.

En un listado al final del trabajo se deberán consignar todas las referencias legales o normativas bajo el título "Normas citadas". Dicho listado se limitará a las normas efectivamente citadas en el trabajo, en versales. Se indicarán, en el caso de una ley, el número de ésta, la fecha de su publicación (día, mes y año) y su denominación legal, si la tiene.

Ejemplo:

LEY N° 18.525 (30/06/1986), Normas sobre importación de mercancías al país.

1.7. SOBRE LA JURISPRUDENCIA CITADA.

En un listado al final del trabajo, se deberán consignar todas las referencias jurisprudenciales bajo el título "Jurisprudencia citada". En este listado, las referencias a las sentencias harán indicación de las partes en cursiva y versales (primer apellido o sus iniciales, en el caso de que se trate de aquellas sentencias contempladas en la sección 1.2.3 precedente), al año de la sentencia entre paréntesis y, seguido de dos puntos, del tribunal que la haya dictado junto con la fecha de su dictación. Los apellidos de los intervinientes, abreviados o no, deben ir en letras versales. Se sugiere indicar el tipo de acción y procedimiento correspondiente y, si es el caso, la identificación de la sede de edición en que ha sido publicada la sentencia bajo su título completo y las indicaciones de volumen, número o sección, año y página. Las sentencias se deberán ordenar cronológica y alfabéticamente por el nombre de las partes.

Ejemplos:

TAMAYA CON ATOCHA (1999): Corte Suprema, 6 de abril de 1999 (acción de nulidad de concesión minera), Revista de Derecho y Jurisprudencia, tomo 96 (1999), II, sección 7ma, pp. 65-73.

TAMAYA CON ATOCHA (1999): Corte Suprema, 6 de abril de 1999 (acción de nulidad de concesión minera) en MicroJuris, Código de búsqueda A31051981, Fecha de consulta 31 de mayo de 2014.

En el caso de las sentencias del Tribunal Constitucional de Chile, cuando no haya partes, deberá citarse de la manera utilizada por dicho tribunal, siguiendo este modelo:

Ejemplo:

REQUERIMIENTO DE INAPLICABILIDAD POS INCONSTITUCIONALIDAD DEL JUEZ PRESIDENTE DEL JUZGADO DE FAMILIA DE PUDAHUEL, SEÑOR CARLOS MARCELO CASAULA MEZZANO RESPECTO DEL ARTÍCULO 206 DEL CÓDIGO CIVIL, EN LA CAUSA RIT Nº C 111-2009, SEGUIDA POR RECLAMACIÓN DE PATERNIDAD EN LA CAUSA CARATULADA MUÑOZ CON MUÑOZ (2009): Tribunal Constitucional chileno, Rol Nº 1340, 29 de septiembre de 2009.

En el caso de citar jurisprudencia internacional, se deberá ocupar el sistema propio de referencia que utilizan las cortes y tribunales de origen de la sentencia para su identificación. De todas formas, los apellidos de los intervinientes, abreviados o no, deben ir en letras versales.

Ejemplos:

a) Estados Unidos: BROWN V. BOARD OF EDUCATION, 347 U.S. 483 (1954).

b) España: STC 095/2010.

c) Alemania: Sentencia BVerfGE 88, 203 del 28 de mayo de 1993.

d) Colombia: Corte Constitucional. Sentencia del 5 de junio de 1992. Magistrado Ponente: Ciro Angarita Barón. Sentencia T-406.

e) Corte Interamericana de Derechos Humanos: ACEVEDO JARAMILLO Y OTROS VS PERÚ. Corte Interamericana de Derechos Humanos. Sentencia del 24 de noviembre de 2006. Serie C Nº. 157

1.8. SOBRE LAS REFERENCIAS ABREVIADAS.

1.8.1. Sobre las referencias incluidas en notas al pie de página. Se incluirán las referencias abreviadas de las obras, normas y jurisprudencia bajo la forma de notas al pie de página numeradas mediante caracteres arábigos en formato superíndice, conforme se explica en las siguientes secciones. Todo lo antes señalado deberá hacerse en fuente Times New Roman, tamaño 10, a espacio sencillo, con espaciado anterior y posterior de 0 puntos.

1.8.2. Sobre las referencias abreviadas de las obras citadas en nota al pie de página. En las referencias abreviadas de los libros, artículos de revista y demás obras citadas en el cuerpo del texto se señalará solo el primer apellido del autor (en versales), el año (entre paréntesis) y el número o números de las páginas precisas en que aparece la cita. Si la obra tiene dos autores su indicación se separará con la conjunción "y" en versales. Si la obra tiene tres o más autores su indicación deberá contener el apellido del primer autor seguido por la expresión latina "et al." Este será el único latinismo que se acepte por parte de la revista dentro de todo el texto. Si se contemplan obras de un mismo autor publicadas en un mismo año, se distinguirán por una letra seguida del año de publicación. Finalmente, una obra compuesta por dos o más tomos, deberán citarse añadiendo, luego del año, la referencia al tomo en cuestión, seguido de una coma (,) y la página correspondiente.

Ejemplos:

a) Obra con un autor: MANSON (1978) p. 52.

b) Obra con dos autores: ALESSANDRI Y SOMARRIVA (1974) p. 392.

c) Obra con tres o más autores: GALLARDO et al. (2011) p. 94.

d) Más de una obra de un mismo autor y año de publicación: GUZMÁN (2005a) p. 12.

e) Obras compuestas por dos o más tomos: SILVA (1997) Tomo I, p. 70.

No deberán efectuarse referencias a trabajos que no hayan sido confrontados directamente por el autor.

1.8.3. Sobre las citas textuales. El autor que cite textualmente debe hacerlo utilizando comillas ("") al principio y al final de la respectiva cita. Asimismo, si se cita en el texto principal del trabajo, debe hacerse con los mismos márgenes, espaciado y tamaño de fuente que el utilizado en el cuerpo principal del trabajo y que se indica en las secciones 1.2 y 1.3 de las presentes normas. Las citas textuales no deben ir en cursivas ni en negritas.

Por otra parte, las citas textuales deberán incluir al final de la reproducción del texto el número de la nota correspondiente, citando al pie, de acuerdo a las reglas de referencias estipuladas en la sección 1.8.1. precedente.
No se podrán efectuar las referencias bibliográficas en el texto principal del trabajo.

1.8.4. Sobre las referencias abreviadas de las normas citadas en nota al pie de página. En la nota respectiva se deberá indicar el número de la norma y su año de publicación.

Ejemplo:

LEY N° 18.525 de 1986.

1.8.5. Sobre las referencias abreviadas de jurisprudencia citada en nota al pie de página. Se indicará, el nombre de las partes en versales y cursiva (con su primer apellido o sus iniciales en el caso de sentencias contempladas en la sección 1.2.3 precedente), seguido del año de dictación entre paréntesis.

En el caso de una sentencia del Tribunal Constitucional, deberá mencionarse el título o número de la ley o el artículo que se haya discutido y el rol de la causa.

Ejemplo:

TAMAYA CON ATOCHA (1999).

1.8.6. Sobre las referencias a resoluciones y documentos oficiales de organismos internacionales y de tratados internacionales citados en nota al pie de página.

a) Para las resoluciones de organismos internacionales: Se debe indicar el tipo de resolución, si aplica, el número de la misma, el organismo del cual procede, todo esto en versales, y la fecha de su emisión, esto último entre paréntesis.

Ejemplo:

RESOLUCIÓN 67/97 DE LA ASAMBLEA GENERAL (14 de diciembre de 2012).

b) Para documentos oficiales de organismos internacionales: Se debe indicar el nombre del organismo, el número del documento, si procede, todo esto en versales. Asimismo, se debe indicar la fecha del documento, entre paréntesis.

Ejemplo:

NACIONES UNIDAS, ASAMBLEA GENERAL, A/63/332 (26 de agosto de 2008).

c) Para tratados internacionales: Se debe indicar el nombre del tratado en versales, la ciudad de su suscripción, si dicha información aplica, en letra simple y la fecha de suscripción del tratado, entre paréntesis.

Ejemplo:

CONVENCIÓN SOBRE EL RECONOCIMIENTO Y EJECUCIÓN DE LAS SENTENCIAS ARBITRALES EXTRANJERAS, Nueva York, (10 de junio de 1958).

1.8.7. Sobre las referencias a fuentes manuscritas. Se debe indicar el fondo documental del que procede y el volumen donde se encuentra el documento, el tipo de documento (carta, oficio, etc.), el autor y el receptor, así como la fecha entre paréntesis. En el caso de que sea posible, también se debe indicar el número de foja.

Ejemplos:

ARCHIVO NACIONAL-FONDO VARIOS VOL. 532, CARTA DE DOMINGO SANTA MARÍA A PEDRO PABLO FIGUEROA, (31/01/1889).

ARCHIVO NACIONAL-INTENDENCIA DE COQUIMBO, OFICIO DEL SUBDELEGADO DE HUASCO AL INTENDENTE DE COQUIMBO, (25/01/1876) fs.12

1.8.8. Sobre las referencias a publicaciones periódicas.

Ejemplo:

EL MERCURIO DE SANTIAGO (29/04/2015) p. A2.

1.8.9. Sobre las referencias a sesiones legislativas. Se debe indicar el nombre de la compilación, el tomo correspondiente, la fecha de la sesión entre paréntesis, y la página.

Ejemplos:

SESIONES DE LOS CUERPOS LEGISLATIVOS, VOL. IV, (3/03/1820), p.5

1.8.10. Sobre la referencia a tesis. En las referencias abreviadas de tesis se señalará solo el primer apellido del autor (en versales), el año (entre paréntesis) seguido del número o números de las páginas precisas en que aparece la cita. Si la obra tiene dos autores su indicación se separará con la conjunción "y" en versales. Si la obra tiene tres o más autores su indicación deberá contener el apellido del primer autor seguido por la expresión latina "et al." Este será el único latinismo que se acepte por parte de la revista dentro de todo el texto. Si se contemplan obras de un mismo autor publicadas en un mismo año, se distinguirán por una letra seguida del año de publicación. Finalmente, una obra compuesta por dos o más tomos, deberán citarse añadiendo, luego del año, la referencia al tomo en cuestión, seguido de una coma (,) y la página correspondiente.

Ejemplo:

ALESSANDRI (1919), p.54

1.8.11. Sobre la inclusión de imágenes y tablas. Dentro del cuerpo del texto solo podrán incluirse imágenes, tablas y gráficos atingentes a la materia de la publicación. En particular, cada imagen, gráfico o tabla debe estar en formato *.jpg.

1.9. SOBRE LA REVISIÓN DE LOS TRABAJOS.

1.9.1. Sobre las correcciones de prueba. Los trabajos presentados a la Revista Chilena de Derecho serán revisados preliminarmente por el Comité de Redacción para la verificación del cumplimiento de estas normas, además de su corrección gramatical, ortográfica, atingencia y novedad, pudiendo este rechazarlos en la medida que no cumplan con lo referido anteriormente. En ningún caso la solicitud que se les haga a los autores para que realicen correcciones a los trabajos significa un compromiso de publicación por parte de la Revista Chilena de Derecho.

1.9.2. Sobre la revisión de los estudios monográficos, comentarios de jurisprudencia, ensayos y crónicas por pares revisores. Los estudios monográficos, comentarios de jurisprudencia, ensayos y crónicas, previamente revisados por el Comité de Redacción, serán evaluados anónimamente por pares revisores. En el caso de los estudios monográficos, estos serán evaluados por al menos dos árbitros ciegos designados por la Dirección de la Revista Chilena de Derecho. En el caso de los comentarios de jurisprudencia, ensayos y crónicas, estos serán evaluados por al menos un árbitro ciego designado por la Dirección de la Revista Chilena de Derecho. En el caso que un autor sea profesor afiliado a la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Chile, los informes de sus colaboraciones serán efectuados obligatoriamente por árbitros externos, ajenos a dicha Facultad.

1.9.3. Sobre la decisión de publicar. La Revista Chilena de Derecho se reserva el derecho de decidir sobre la efectiva publicación de los trabajos presentados y, en su caso, el volumen y número específico en que se publicará. Siempre que no se acepte la publicación de algún trabajo por parte del Comité de Redacción de la Revista Chilena de Derecho se informará al autor sobre esta decisión, dando cuenta justificada de ella. La aceptación de un trabajo se entenderá firme una vez que el autor reciba un aviso por escrito con esta noticia.

1.10. SOBRE EL CONTRATO DE EDICIÓN.

Una vez aceptado un trabajo para su publicación, deberá firmarse un contrato de edición entre la Revista Chilena de Derecho y el autor. Por medio de este, el autor autorizará a la Revista Chilena de Derecho a publicar la obra correspondiente, distribuirla, venderla, licenciarla y reproducirla en la forma y las condiciones que se estipulen. Asimismo, la Revista Chilena de Derecho quedará facultada para publicar la obra por medios gráficos, magnéticos, electrónicos y por todos los otros medios conocidos o por conocerse, quedando a su decisión la modalidad de publicación que emplee. La autorización también contemplará la facultad del editor para realizar trabajos derivados en general –tales como abreviaciones, resúmenes o traducciones para su publicación–, además de distribuirla tanto en Chile como en el extranjero.

La Revista Chilena de Derecho se reserva el derecho a suspender la publicación de un trabajo en caso que, cumpliéndose el plazo fijado para celebrar el contrato, esto no pueda tener lugar en atención a la demora del autor. Esta suspensión se levantará solo una vez que el autor remita el contrato firmado a la Revista Chilena de Derecho, que podrá fijar un nuevo volumen y número para la publicación del trabajo.

1.11. SOBRE LAS OBLIGACIONES DEL AUTOR.

Por el contrato de edición que se celebre, el autor deberá conservar la plena propiedad de la obra, respondiendo ante la Revista Chilena de Derecho de la evicción y de cualquier otro perjuicio que pueda irrogarse ante el incumplimiento de esta obligación. También se obligará a entregar la obra conclusa para su edición, a satisfacción de la Revista Chilena de Derecho.

1.12. SOBRE LA RESPONSABILIDAD DEL AUTOR.

El autor responde ante la Revista Chilena de Derecho por cualquier perjuicio irrogado por el incumplimiento de las obligaciones que impone el contrato de edición. A su vez, el contenido de la obra es de su exclusiva responsabilidad, por lo que, en consecuencia, si por cualquier causa o motivo, directa o indirectamente, la Revista Chilena de Derecho, su Director o la Pontificia Universidad Católica de Chile se vieren obligados a pagar una indemnización en virtud de la obra del autor, la Revista Chilena de Derecho, su Director o la Pontificia Universidad Católica de Chile siempre podrán repetir en contra del autor por el monto total de las indemnizaciones y costas, más los reajustes e intereses del caso.

1.13. NORMAS ÉTICAS DE LA REVISTA CHILENA DE DERECHO.

La Revista Chilena de Derecho se guiará en estas materias bajo los parámetros establecidos en su "Manual de Normas Éticas y Buenas Prácticas", publicado en el sitio web de la revista para consulta de todo el público interesado, el que, en todo caso, se entiende parte integrante de las presentes normas editoriales. En todo caso, la Dirección de la Revista Chilena de Derecho se reserva la facultad de interpretar el sentido y alcance del contenido de dicho manual en caso de dudas y conflictos que se suscitaren sobre la aplicación de su contenido.

Los autores que envíen colaboraciones para su revisión y posterior publicación en la Revista Chilena de Derecho, al hacerlo, aceptan expresamente el contenido del "Manual de Normas Éticas y Buenas Prácticas", así como de sus sanciones.

1.14. NORMAS SOBRE ENDOGAMIA ACADÉMICA.

Como un medio de prevenir la endogamia académica, así como para cumplir con los estándares internacionales exigidos a las revistas científicas, la Revista Chilena de Derecho, por cada número cuatrimestral podrá tener hasta un 20% de publicaciones de autores o co-autores pertenecientes a la Pontificia Universidad Católica de Chile o que estén relacionados de alguna forma con proyectos de investigación dirigidos por académicos de la misma universidad. El porcentaje antes señalado se calculará teniendo como base los trabajos de todas las secciones de la Revista Chilena de Derecho, en un número cuatrimestral determinado.

Completada la cuota de 20%, los trabajos restantes quedarán en espera y, para su selección a un número posterior de la Revista Chilena de Derecho, se seguirá un estricto orden cronológico según la fecha de aprobación para publicación de dicho trabajo.

1.15. CRITERIOS DE PRIORIZACIÓN PARA LA PUBLICACIÓN DE TRABAJOS.

Luego de finalizado el proceso editorial de un trabajo sometido a consideración para su publicación en cualquiera de las secciones de la Revista Chilena de Derecho, se reservará a su Dirección la facultad de establecer un criterio de prioridad en la publicación de los trabajos. El fundamento de ese criterio estará dado por:

a) Los niveles de endogamia académica del número correspondiente de la Revista Chilena de Derecho en que dichos trabajos podrían incluirse.

b) Los indicadores de descarga de los autores de dichos trabajos según la base de datos SCIelo, que se encuentran disponibles en su respectivo sitio electrónico
c) Los factores o índices de impacto de los índices de medición internacional Scimago y Journal Metrics (Scopus) y JCR (Web of Science), que se encuentran disponibles en sus respectivos sitios electrónicos.

d) La variedad temática de los trabajos presentados a la Revista Chilena de Derecho.

1.16. PLAZOS PARA LA REVISIÓN CONTRIBUCIONES PARA TODAS LAS SECCIONES DE LA REVISTA.

El proceso editorial de la Revista Chilena de Derecho se extiende normalmente por un periodo de 12 meses contados desde la fecha en que se envía la colaboración hasta el momento de su publicación.

En caso de recibir el autor de una colaboración una respuesta sobre la publicación o rechazo de su trabajo con comentarios de los árbitros, aquél tendrá un plazo de 90 días corridos para reenviarla modificada según las sugerencias informadas. Sometido nuevamente a consideración de la Revista para su publicación, se iniciará un nuevo procedimiento editorial en los términos señalados en las presentes normas editoriales. Asimismo, vencido el plazo de 90 días corridos señalado anteriormente, se entenderá que el autor desiste tácitamente de continuar con el proceso editorial.

La nueva versión del artículo deberá ser enviada con control de cambios y en formato Word, con el fin de poder hacer las comparaciones correspondientes con la versión anterior del trabajo. Ello, mediante el sistema OJS al que se hace referencia en la sección 1.1.4 de las presentes normas.

1.17. SOBRE LA INTERPRETACIÓN DE LAS NORMAS EDITORIALES.

La Dirección de la Revista Chilena de Derecho se reserva la facultad de interpretar el sentido y alcance de las presentes normas editoriales en caso de dudas y conflictos que se suscitaren sobre la aplicación de las mismas.

§2. NORMAS REFERIDAS A LOS USUARIOS DE LA REVISTA CHILENA DE DERECHO

2.1. SOBRE EL LICENCIAMIENTO DE LA REVISTA CHILENA DE DERECHO.

Cualquier volumen de la Revista Chilena de Derecho –entendiéndose por tal la totalidad de la creación gráfica y literaria contenida en sus páginas y cada una de sus partes por separado–, se otorga bajo la licencia que se indica en las siguientes secciones. Queda prohibido cualquier otro uso que se haga de la Revista Chilena de Derecho que no cuente con la autorización pertinente en conformidad con los términos que se indican en estas secciones.

2.2. SOBRE LA ACEPTACIÓN DE LA LICENCIA.

Mediante el ejercicio de cualquiera de los derechos que se señalan a continuación, el usuario acepta y consiente en verse obligado de acuerdo a los términos que se señalan en estas secciones.

2.3. SOBRE LOS DERECHOS QUE OTORGA LA LICENCIA.

El licenciante le otorga al usuario del presente volumen de la Revista Chilena de Derecho una licencia mundial, gratuita, no exclusiva y permanente (durante todo el período de vigencia de los derechos de autor) para ejercer los siguientes derechos tal y como se indica a continuación:

a) Derecho de reproducción en otro formato. Reproducir cualquier volumen de la Revista Chilena de Derecho por cualquier medio que permita su comunicación y la obtención de copias de ella, por cualquier medio o procedimiento que no sea de escritura alfanumérica, incluyendo grabaciones de sonido, video, escritura en lenguaje Braille, entre otras; y

b) Derecho de traducción. Crear una nueva obra basada en el presente volumen de la Revista Chilena de Derecho por cualquier medio que permita su comunicación y la obtención de copias, en un idioma distinto al original.

Los derechos antes mencionados incluyen el derecho a almacenar la reproducción permitida o la traducción en un formato digital u otro medio electrónico o análogo.

2.4. SOBRE LAS RESTRICCIONES A LOS USUARIOS LICENCIATARIOS.

Al usuario licenciatario le queda prohibido sublicenciar el contenido de la Revista Chilena de Derecho. Además, debe mencionar expresamente el origen de la reproducción o traducción, señalando que la obra original pertenece a la Revista Chilena de Derecho, junto con el volumen, número, año y páginas de la publicación original. El usuario licenciatario no puede imponer ninguna medida, sea contractual o tecnológica, que restrinja el derecho y la capacidad de un tercero para reproducir o traducir el presente volumen de la Revista Chilena de Derecho bajo los términos de la sección 2.3 precedente.

2.5. SOBRE LA PROHIBICIÓN DE COMERCIALIZACIÓN.

El usuario no puede ejercer ninguno de los derechos que le han sido otorgados en la sección 2.3 precedente de modo que estén destinados o dirigidos a conseguir un provecho comercial o una compensación monetaria privada.

2.6. SOBRE LA RESPONSABILIDAD DERIVADA DEL EJERCICIO DE LOS DERECHOS.

Cualquier volumen de la Revista Chilena de Derecho se licencia tal cual, sin garantías de clase alguna, ya sea implícita, legal o cualquier otra. Tampoco se podrá exigir indemnizaciones en contra de la Revista Chilena de Derecho, su Director o la Pontificia Universidad Católica de Chile por daños de fuente contractual o extracontractual, se trate daños morales o patrimoniales, directos o indirectos, previstos o imprevistos.

2.7. SOBRE EL TÉRMINO DE LA LICENCIA.

La licencia y los derechos otorgados en virtud de ella se terminarán automáticamente si el usuario infringe alguna condición establecida en ella

Manual de Normas Éticas y Buenas Prácticas

PRESENTACIÓN

Tomando en consideración el actual posicionamiento de la Revista Chilena de Derecho, tanto a nivel nacional como internacional, cabe mantener una continua reflexión sobre los estándares de los procesos editoriales llevados a cabo, de manera de lograr el objetivo último dado por la difusión de la discusión científica en el campo del Derecho y del avance en el desarrollo de las ciencias jurídicas.

La creciente cantidad de información disponible ha promovido que entre las investigaciones exista una gran interrelación y conectividad, lo que, a su vez, ha permitido un auge en el volumen de la producción científica. Lo anterior debe ser leído también a la luz de los crecientes incentivos dados a los investigadores y a las unidades académicas a las que pertenecen, que no sólo fomentan, sino que instan a la publicación de sus trabajos en revistas científicas, especialmente si estas se encuentran indexadas. Dichos incentivos, provenientes tanto de las propias unidades académicas, como de órganos estatales a los cuales se les designa la tarea del fomento de la investigación y de acreditación de los diversos programas ofrecidos por los centros de educación, parecen ajustarse a la idea de que este tipo de publicaciones no sólo otorgan una mayor visibilidad (y, esperablemente, un mayor impacto) del contenido y conclusiones a las que arriban los autores, sino también un proceso editorial que sea lo suficientemente asertivo, transparente y profesional como para dar lugar a la publicación de trabajos con mayor calidad, asegurando el cumplimiento de ciertos estándares objetivos conocidos por la comunidad científica.

Sobre el particular, nos interesa detenernos en uno de los aspectos que ha concitado una lectura más detenida en los últimos tiempos en relación con la formulación del proceso editorial cuyos objetivos fundamentales fueron previamente descritos. Éste hace alusión a los criterios éticos que se imponen a los autores y que, aunque pueden ser subentendidos de las normas editoriales, probablemente requieren de un mayor detalle y explicitación. Los criterios éticos para el análisis de las publicaciones científicas pretenden abordar diversos aspectos, del todo heterogéneos, pero que apuntan a que el artículo en cuestión efectivamente dé cuenta de un trabajo original, en el que se pueda atestiguar la real vinculación el autor y de su contenido y en que el uso del material bibliográfico, empírico o histórico utilizado sea fidedigno.

De esta forma, es que la ética en las publicaciones académicas es un tema que día a día se hace más relevante, y al que cada vez se debe prestar más atención. Indudablemente, ante el creciente acervo de información disponible, muchas veces resulta difícil delimitar con claridad cuál es efectivamente la creación propia del autor, de la información que este tuvo en consideración para hacer su investigación. Por esta razón, es que se han ido estableciendo ciertos principios básicos que deben primar en la vida académica, tales como la honestidad, confianza, justicia, respeto y responsabilidad1, por mencionar algunas.

Estos principios se manifiestan principalmente en obligaciones morales y legales que pesan sobre los autores, que implican una exigencia activa de mantener una conducta responsable siguiendo los principios que forman la actividad académica, debiendo actuar con la debida diligencia y responsabilidad en el desarrollo de sus investigaciones.

La labor de revisión de estos puntos, en los que claramente incide la solicitud dada a los pares en el proceso de evaluación, debe pasar preliminarmente por un compromiso ético asumido por el autor desde el momento preciso en el que somete el trabajo para dar curso al proceso editorial y que debe mantenerse en todas sus etapas, sobreviviendo, incluso, a su eventual publicación. De no ser de este modo, el peso impuesto a los árbitros y a quienes desempeñan labores editoriales puede resultar desproporcionado si no se parte de la premisa de que el autor o autores entienden y asumen el contenido del deber ético antes señalado, como asimismo las consecuencias que su vulneración puede acarrear.

Desde el punto de vista ético, la doctrina especializada ha avanzado bastante en el punto referido al plagio. Situación que, por de pronto, aparece como una de las más graves desde esta perspectiva, pudiendo llevar incluso a responsabilidades legales derivadas de la infracción de las normas de la propiedad intelectual. No obstante, los estándares éticos no se resumen en la utilización sin cita de obras de otros autores, ni en la reutilización indiscriminada de los argumentos de otros en la construcción de la propia obra sin añadir elementos de novedad para el avance científico, sino que contempla otros tantos elementos para verificar también la originalidad del trabajo. Así, en un mundo sumido en la vorágine tecnológica en la que actualmente nos situamos, en la que nuestras observaciones, comentarios y argumentos pueden encontrarse fácilmente accesibles por una diversidad de medios, el estándar de la originalidad implica también la ausencia de los denominados autoplagios o, en otras palabras, la utilización de textos, argumentos o conclusiones ya expresados en otras sedes, a las cuales no se les une un desarrollo original. No implica lo anterior que los autores no puedan insistir en sus líneas de investigación ni que puedan intentar abordar el objeto de sus estudios desde múltiples perspectivas, sino que el reproche se produce por la ausencia de toda novedad en sus postulados que resta importancia a las publicaciones como medio de difusión científica para el desarrollo de la ciencia.

Otro tanto ocurre por medio de la utilización de material no consultado (v.gr., utilizando citas a documentos que no se han tenido a la vista directamente, cuando ello es ciertamente posible o inexcusable) o a la creación de material que no se ha ajustado a las máximas de la ciencia, en especial, en lo que se refiere a la forma de obtención de material para la fundamentación de los argumentos. Aquí, el reproche ético pasa desde la falta de esmero en el desarrollo de la investigación, llegando, en sus estados más graves, al mero invento de dicho material a efectos de poder sustentar antojadizamente una conclusión. En estos supuestos, la vulneración de estos estándares puede producir un enorme daño al avance de la ciencia, puesto que supone una menor o una completa ausencia de honestidad intelectual, que puede derivar en desarrollos inadecuados por parte de futuros lectores, sean éstos investigadores que pretenden el avance sobre conclusiones previamente cimentadas sobre bases inciertas, sean, en nuestro caso, académicos, jueces o abogados que diseñan teorías sobre trabajos que supuestamente gozan de rigor intelectual.

Asimismo, la experiencia editorial internacional también ha dado cuenta de otros problemas, que pasan por la ausencia del compromiso real por parte de los autores de someter sus trabajos a una única sede de revisión (al menos por el tiempo en que transcurre el proceso editorial), de manera que se produce una asignación inadecuada y una redundancia de gastos. Obsérvese, sobre este punto, que en nuestro entorno la solicitud del autor para someter el trabajo a su revisión resulta gratuita para el autor, pero no necesariamente para la publicación científica. Aquí, la norma ética no se presenta en igual magnitud que en los casos anteriormente indicados, sino que se refleja en una pérdida que el autor no asume por el incumplimiento de su compromiso original.

Todos estos elementos, que, como hemos indicado, parecen formar parte de la lógica editorial más elemental, pueden resultar algo difusos en su aplicación práctica y en el deslinde en aquellos casos en los que parecemos encontrarnos en zonas grises (v.gr., cuando se solicita añadir nuevos autores cuando el trabajo ya ha sido aceptado, o eliminar a alguno de ellos en iguales circunstancias). En razón de lo anterior, nos parece adecuado que el propio autor lleve a cabo un examen interno de su labor investigativa y de los resultados a ser presentados, comprendiendo el impacto que su trabajo puede tener tanto en el desarrollo del proceso editorial antes descrito, como en la comunidad científica y en la sociedad en general.

Como Revista Chilena de Derecho, declaramos que se trata de un aspecto que nos ha interesado recalcar, motivo por el cual se ha trabajado en la complementación de nuestras normas editoriales plasmando los criterios antes indicados, pero siempre considerando que se trata ésta de una invitación a que los trabajos que puedan ser publicados en nuestras páginas mantengan el rigor científico e intelectual que de ellas se espera. Creemos que este es un medio para que el objetivo planteado para la revista pueda efectivamente llevarse a cabo.

Para tales efectos, hemos participado en el Concurso de Fondos de Publicación de Revistas Científicas Chilenas 2015 de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica para llevar a efectos un proyecto relativo a la "Formulación, debate y difusión de normas éticas y buenas prácticas en el marco del trabajo editorial de la Revista Chilena de Derecho". El presente manual ha sido elaborado en el marco del citado proyecto, tomando en consideración nuestra experiencia editorial y consideraciones por parte de autores y organismos que han tratado el tema de la ética en las publicaciones. Su finalidad no es brindar un texto científico sobre dicho tipo de normas, sino dar cuenta de las conductas, los procedimientos y las eventuales sanciones relativas a la ética en las publicaciones y que puedan ser conocidos por la comunidad académica a efectos de orientar sus trabajos.

PLAGIO

CONDUCTA

En primer término, cabe destacar que el derecho de autor es reconocido en el ordenamiento jurídico chileno tanto a nivel constitucional (Art. 19 N° 25) como a nivel legal (A. 584 del Código Civil y Ley N° 17.336, de 2 de octubre de 1970). Las referidas normas constituyen esencialmente el marco jurídico aplicable al caso, cuyo cumplimiento es parte esencial del cumplimiento de los estándares éticos en relación a la autoría de los trabajos sometidos a la consideración del Comité Editorial de la Revista Chilena de Derecho, sin perjuicio de las sanciones legales aplicables.

Ahora bien, aun cuando el plagio no se encuentre definido en nuestro ordenamiento, no se trata de una conducta ignorada por éste en tanto se trata de una acción grave y atentatoria del derecho de autor. Sobre el particular, destacamos especialmente el A. 71B de la Ley N° 17.336, que dispone que "es lícita la inclusión en una obra, sin remunerar ni obtener autorización del titular, de fragmentos breves de obra protegida, que haya sido lícitamente divulgada, y su inclusión se realice a título de cita o con fines de crítica, ilustración, enseñanza e investigación, siempre que se mencione su fuente, título y autor", como asimismo el A. 71Q del mismo cuerpo legal, al agregar que "es lícito el uso incidental y excepcional de una obra protegida con el propósito de crítica, comentario, caricatura, enseñanza, interés académico o de investigación, siempre que dicha utilización no constituya una explotación encubierta de la obra protegida. La excepción establecida en este artículo no es aplicable a obras audiovisuales de carácter documental".

Por su parte, el artículo 79 bis de la citada ley describe como una conducta típica la falsificación de una obra protegida por ley, como también al que la edite, reproduzca o distribuya ostentando falsamente el nombre de editor autorizado, suprimiendo o cambiando el nombre del autor o el título de la obra o alterando maliciosamente su texto. En este caso, la sanción está dada por penas de reclusión menor en su grado mínimo y multa de 10 a 1.000 unidades tributarias mensuales.

Si bien nuestra jurisprudencia no ha sido abundante en la materia, podemos tener presente pronunciamientos por tribunales extranjeros, como las que describen el plagio como "todo aquello que supone copiar obras ajenas en lo sustancial, por lo que se presenta como una actividad mecanizada, muy poco intelectual y creativa, carente de toda originalidad y concurrencia de genio o talento humanos, aunque manifieste cierto ingenio, dándose en la situaciones de identidad y en aquellas otras que, aunque encubiertas, descubren similitud con la creación original, una vez despojadas de ardides y disfraces, produciendo un estado de apropiación y aprovechamiento de la labor creativa y esfuerzo ideario o intelectivo ajeno".

Al efecto, entendemos genéricamente por plagio cuando se han dado por propias ideas que han sido planteadas previamente por otro, sin reconocer adecuadamente la autoría del tercero. Para un detalle conceptual de este término puede consultarse el trabajo del profesor Alejandro Miranda Montecinos publicado en la Revista Chilena de Derecho ("Plagio y ética de la investigación científica", Vol.40 N° 2, 2013, pp. 711- 726).

En la órbita de los procesos editoriales, el plagio resulta indudablemente en la conducta más reconocible y reprochable, correspondiendo a los distintos actores que participan en ellos su compromiso para evitarlo. El punto de partida se encuentra indudablemente en el propio autor que presenta el trabajo a la consideración de la revista, efectuando un acucioso examen relativo a la identificación del origen de las aseveraciones, datos, planteamientos, argumentaciones y conclusiones efectuadas, de manera que el lector pueda distinguir si ellas corresponden al autor o se trata de insumos que ha tomado en consideración para la elaboración de un trabajo novedoso que se construye sobre la base del conocimiento existente.

Si bien normalmente pensamos en el plagio como el caso en que la totalidad del contenido corresponde (con variaciones menores) a una persona diferente de quien se presenta como autor del mismo, se han distinguido las siguientes variantes de plagio3:

(i) Plagio completo: se refiere al caso en que el contenido del trabajo presentado, o una parte relevante del mismo (v.gr. un acápite), corresponde a un texto que ya ha sido publicado, difundido o presentado por un tercero, sin que se identifique claramente la fuente correspondiente. El plagio completo tiende a ser el modo más burdo de plagio bajo la técnica conocida como "cortar y pegar" (cut and paste), aunque suele esconderse bajo una enunciación genérica de la fuente consultada sin detallar que se trata de una mera réplica del texto anterior ("plagio palabra por palabra"), por medio de una cita incidental en una parte no relevante del texto o por variaciones muy menores en cuanto al contenido del texto.

En este sentido, sigue constituyendo plagio la paráfrasis irregular, esto es, cuando se efectúan dichas variaciones menores al texto original y se omite su origen. Incluso constituye paráfrasis irregular el caso en que, aun cuando se cite genérica o repetidamente el origen de las ideas, no hay una suficiente interacción o uso del texto como base para una nueva argumentación.

En este caso, la conducta sancionada es la apropiación literal de una idea ajena que, al no contar con la debida referencia, se está haciendo pasar por propia, constituyendo una falta a la ética y al rigor académico, sin perjuicio de las demás sanciones legales aplicables. Se trata, adicionalmente, de una conducta que resulta injustificable, puesto que, aunque no fuese maliciosa, daría cuenta de una negligencia grave en el desarrollo de la investigación.

3 Para los efectos de identificar las diversas formas de plagio se han considerado los siguientes textos: (i) "¿Cuántos tipos de plagio existen?" de Digital Media Rights. The Internet Copyright Company, disponible en http://www.dmrights.com/es/cuantos-tipos-de-plagio-existen.html; (ii) las Guías Temáticas de Bibliotecas UC, disponible en http://guiastematicas.bibliotecas.uc.cl/content.php?pid=459259&sid=4508333; (iii) "What consitutes plagiarism", de Harvard Guide to Using Sources (a publication of the Harvard College Writing Program), disponible en http://isites.harvard.edu/icb/icb.do?keyword=k70847&pageid=icb.page342054; y (iv) Hexham, Irving (2005): "The Plague of Plagiarism: Academic Plagiarism Defined", disponible en http://people.ucalgary.ca/~hexham/content/articles/plague-of-plagiarism.html.

(ii) Plagio parcial o plagio mosaico: se refiere al caso en que el contenido del trabajo presentado, o una parte relevante del mismo (v.gr. un acápite), corresponde a la combinación de más de una fuente, sean o no del mismo autor, que ya han sido publicadas, difundidas o presentadas por uno o más terceros, sin que se identifique claramente la o las fuentes correspondientes. En este caso encontramos un nivel de elaboración mayor que el anterior, pero nuevamente se trata de una conducta reprochable puesto que es una mera reformulación de otros textos, escondiendo el plagio por medio de la intercalación de otras fuentes, el uso de sinónimos o reflexiones propias muy menores.

(iii) Plagio minimalista: se refiere al caso en que el contenido del trabajo presentado, o una parte relevante del mismo (v.gr. un acápite), corresponde a las ideas, aseveraciones, datos, planteamientos, argumentaciones y conclusiones que ya han sido publicadas, difundidas o presentadas por un tercero, sin que se identifique claramente la fuente correspondiente. La principal diferencia con los dos tipos de plagio antes indicados se encuentra en que en este caso no se presenta de manera material por medio de la técnica del "cortar y pegar", sino que se realiza por medio de una reelaboración de un texto o de ideas ajenas desconociendo su origen.

Una variante de este tipo de plagio es conocido como plagio verbatim, en el cual el autor utiliza una idea ajena y la reformula en su texto por medio de la utilización de sinónimos o de variaciones gramaticales, o, incluso, la reordenación de la redacción previa para ocultar su origen.

PROCEDIMIENTO

- Al tiempo de presentación del trabajo por parte del autor, éste se compromete a respetar las normas editoriales, incluyendo las normas éticas que forman parte integrante de aquéllas. En este sentido, la Revista Chilena de Derecho asume que el autor debe haber efectuado un estudio exhaustivo del trabajo presentado y, en este punto, revisar la correcta citación y formulación de los textos, siempre identificando claramente su origen.

- El Comité Editorial, en una primera revisión editorial de tipo aun formal, efectúa un análisis preliminar de los textos, pero se espera que sean los árbitros (pares revisores ciegos) quienes, en su calidad de especialistas en la materia, detecten las conductas antes indicadas y las pongan en conocimiento del Comité Editorial.

- "CUARTO: Serán obligaciones del Autor: a) Conservar la plena propiedad de la obra, respondiendo ante el Editor de la evicción y de cualquier perjuicio que éste pudiere experimentar por el incumplimiento por parte del Autor de alguna o algunas de las obligaciones que le impone este contrato. En caso que el Autor no sea realmente el autor intelectual de la Obra, el Editor podrá iniciar todas las acciones legales correspondientes, a fin de obtener la indemnización de los perjuicios causados. b) Entregar la obra conclusa para su edición, a satisfacción del Editor"

- - "QUINTO: El contenido de la obra es de exclusiva responsabilidad del autor, en consecuencia, si por cualquier causa o motivo, directa o indirecta, el Editor se viere obligado a pagar cualquier indemnización a un tercero derivada de la obra del autor, sea que se establezca en una transacción, avenimiento o sentencia judicial firme o ejecutoriada, La Revista Chilena de Derecho repetirá en contra del Autor por el monto total de las indemnizaciones y costas, más reajustes, intereses y costas que correspondan".

- En cualquier caso, detectada que sea una conducta de plagio en los términos antes indicados, tal circunstancia se pondrá en conocimiento del autor, describiendo la conducta reprochada y las razones que han llevado a tal calificación. El autor podrá efectuar sus descargos dentro del plazo indicado por el Comité Editorial para su correcta ponderación previo a la aplicación de la correspondiente sanción.

SANCIÓN

Todas las formas de plagio, en cualquiera de las variantes antes indicadas, merecen el mismo nivel de reproche en el proceso editorial. Lo anterior puesto que el resultado siempre es idéntico, vulnerando la propiedad intelectual de su verdadero autor y confundiendo al lector sobre el origen de las ideas planteadas. En este sentido, y conforme a la sección 1.14 de nuestras normas editoriales, "En ambos casos, de ser detectado este problema en un trabajo enviado para su publicación a la Revista Chilena de Derecho, este será inmediatamente rechazado y no se permitirá al autor de dicho plagio o auto plagio el publicar en la Revista Chilena de Derecho por un plazo de al menos un año calendario, contado desde la fecha en que se notifica el rechazo de su trabajo por las razones antes expresadas".

ALGUNAS BUENAS PRÁCTICAS SUGERIDAS

1. Llevar a cabo una investigación honesta en que se reconozca el origen de las ideas que resultarán finalmente expresadas en el texto sometido a la consideración editorial.

2. Utilizar adecuadamente las normas de citación de la Revista Chilena de Derecho, una de cuyas principales finalidades es poner en conocimiento de la comunidad el origen de las ideas expresadas.

3. Tener presente la normativa de protección de propiedad intelectual aplicable y las implicancias legales de su infracción.

AUTOPLAGIO

CONDUCTA

A diferencia del plagio, el autoplagio supone una conducta en la cual el autor envía a la consideración editorial un trabajo que ya se encuentra publicado en otro medio (sea impreso o digital) o utiliza una parte sustancial de dichos textos, ideas, aseveraciones, datos, planteamientos, argumentaciones y conclusiones que ya han sido publicadas, difundidas o presentadas por el propio autor.

Los problemas que plantean estas conductas eminentemente de dos magnitudes. En primer término, pueden dar origen a un problema de propiedad intelectual en la medida en que el autor hubiese cedido previamente sus derechos sobre la obra que presenta a consideración del Comité Editorial. En segundo lugar, porque se está presentando como original un texto o ideas que ya se encuentran disponibles para la comunidad. Esta conducta está generalmente asociada con la pretensión del autor de obtener irregularmente una mayor visibilidad de su trabajo, duplicar las estadísticas relativas a su productividad académica, etc.

En muchas oportunidades, el autor puede estar desarrollando una línea de investigación que amerita la publicación de diversos trabajos que se refieren a una misma unidad temática, como también puede ser necesario la actualización de trabajos previamente publicados (especialmente en caso de la dictación de nueva normativa aplicable, de resoluciones judiciales que traten el punto o de desarrollos del derecho comparado). No obstante, lo anterior no justifica la conducta de autoplagio si no se explicitan las razones que ameritan una nueva publicación o se enuncien las particularidades del trabajo que lo distinguen de las publicaciones anteriores.

Conforme a lo indicado, respecto a esta conducta podemos distinguir:

(i) Reciclaje de textos (o fraude de reciclaje): se refiere a la presentación de un trabajo íntegramente publicado en otro medio, sin poder identificar diferencias sustanciales entre uno y otro texto. En otras palabras, incluso puede referirse a un caso en que el autor presenta un trabajo como si se tratase de uno nuevo, aunque, en la realidad, la idea central es la misma planteada en un texto anterior, al que sólo se le han introducido cambios para dar cuenta de una apariencia de novedad. Se trata de una técnica similar a la descrita como plagio en el apartado precedente, con la diferencia de que el autor es coincidente. Se deja constancia que la conducta resultaría incluso más reprochable en caso que no haya una coincidencia total de los autores entre ambos trabajos.

Se trata de una conducta que merece un reproche ético puesto que no existe justificación alguna para ella.

(ii) Autoplagio propiamente tal: se refiere a la presentación de un trabajo que contiene ideas, aseveraciones, datos, planteamientos, argumentaciones y conclusiones que ya han sido publicadas, difundidas o presentadas por el propio autor en cualquier medio.

Para estos efectos, si el autor no ha efectuado cita alguna a sus trabajos anteriores, la conducta es claramente reprochable puesto que induce a un error del lector al pensar que se trata de un nuevo resultado investigativo, sin serlo. Al no citar debidamente investigaciones anteriores, el autor está privando al lector de conocer la fuente original donde se trata la materia, lo cual atenta directamente en contra de los deberes de honestidad, confianza, justicia, respeto y responsabilidad. Además, se trata de una conducta que va en contra del rigor de las investigaciones científicas, por cuanto no sólo priva al lector de la fuente original, sino que también lo priva de la metodología y de la información bibliográfica que el investigador tuvo a la vista para llegar a ellos.

En caso de haber efectuado las correspondientes citas, deberá sopesarse si ellas permiten identificar la novedad del trabajo presentado.

Se trata de una conducta que debe ser particularmente revisada por el Comité Editorial en la medida en la que puede ser justificada por el autor en la medida en la que se expliciten claramente las razones que ameritan una nueva publicación o se enuncien las particularidades del trabajo que lo distinguen de las publicaciones anteriores.

Se deja constancia que la conducta resultaría incluso más reprochable en caso que no haya una coincidencia total de los autores entre ambos trabajos.

PROCEDIMIENTO

- Al tiempo de presentación del trabajo por parte del autor, éste se compromete a respetar las normas editoriales, incluyendo las normas éticas que forman parte integrante de aquéllas. En este sentido, la Revista Chilena de Derecho asume que el autor debe haber efectuado un estudio exhaustivo del trabajo presentado, dando cuenta de la novedad científica del mismo.

- El Comité Editorial, en una primera revisión editorial de tipo aun formal, efectúa un análisis preliminar de los textos, pero se espera que sea el árbitro (par revisor ciego) quien, en su calidad de especialista en la materia, detecte las conductas antes indicadas y las ponga en conocimiento del Comité Editorial.

- En cualquier caso, detectada que sea una conducta de autoplagio en los términos antes indicados, tal circunstancia se pondrá en conocimiento del autor, describiendo la conducta reprochada y las razones que han llevado a tal calificación. El autor podrá efectuar sus descargos dentro del plazo indicado por el Comité Editorial para su correcta ponderación previo a la aplicación de la correspondiente sanción.

SANCIÓN

Todas las formas de autoplagio, en cualquiera de las variantes antes indicadas, merece el mismo nivel de reproche en el proceso editorial. Lo anterior puesto que el resultado siempre es idéntico, pudiendo vulnerar la propiedad intelectual de su titular y confundir al lector sobre la originalidad de las ideas planteadas.

En este sentido, y conforme a la sección 1.14 de nuestras normas editoriales, "En ambos casos, de ser detectado este problema en un trabajo enviado para su publicación a la Revista Chilena de Derecho, este será inmediatamente rechazado y no se permitirá al autor de dicho plagio o auto plagio el publicar en la Revista Chilena de Derecho por un plazo de al menos un año calendario, contado desde la fecha en que se notifica el rechazo de su trabajo por las razones antes expresadas".

ALGUNAS BUENAS PRÁCTICAS SUGERIDAS

1. Presentar el trabajo a consideración por parte de la Revista Chilena de Derecho destacando su originalidad y aporte, especialmente en los casos en los que éstos forman parte de la línea de investigación desarrollada por el autor.

2. Explicitar al Comité Editorial que el trabajo forma parte de un proyecto o línea de investigación, destacando sus diferencias con otros trabajos publicados preliminarmente.

3. Citar los trabajos del mismo autor que aborden la misma línea de investigación, de manera de dar cuenta de los avances previos en la materia.

4. Tener presente la normativa de protección de propiedad intelectual aplicable y las implicancias legales de su infracción.

PROBLEMAS DE AUTORÍA

CONDUCTAS

Más allá de los problemas de autoría intelectual del trabajo presentado a la consideración del Comité Editorial para su eventual publicación, forma parte de las normas éticas la correcta identificación de los autores que han participado en su formulación. Lo anterior no sólo implica que quienes presentan el trabajo a consideración sean todos quienes han redactado el trabajo, sino que se identifique asimismo la función que ellos han tenido para tales fines. La Revista Chilena de Derecho admite que, luego de indicar la filiación del o de los autores, se efectúen los agradecimientos pertinentes por parte de quienes no han participado directamente en la redacción, sino que han efectuado revisiones preliminares del texto, han aportado en la investigación para la obtención de datos relevantes (por ejemplo, ayudantes de investigación) o forman parte de un grupo de investigación más amplio, pero que no pueden ser considerados como autores del texto.

La indicación de personas que no han participado en la redacción del texto resulta reprochable puesto que por medio de ello la comunidad científica no logra vincular las ideas planteadas con su autor. El problema se ha visto intensificado en la medida en que las publicaciones son consideradas para múltiples fines institucionales internos y externos de productividad científica, en la medida en que se presenta una multiplicidad de autores que aparecen como partícipes de un determinado trabajo, sin serlo.

En este contexto, las conductas a considerar son las siguientes:

(i) Identificación errada de la autoría del texto: se refiere al caso en que quienes son identificados en el texto como autores del trabajo no son realmente quienes han participado sustancialmente en su redacción. Por ello, se le denomina también "plagio de autoría" puesto que, como en el plagio propiamente tal, se están infringiendo los deberes de honestidad, aunque de manera pasiva, permitiendo que su nombre sea empleado como si calificase como autor o coautor del texto.

Se trata de un aspecto difícilmente identificable por parte del Comité Editorial, por lo que el peso se encuentra en el grupo de autores que, al tiempo de preparar el trabajo, deben haber deslindado claramente las funciones que cada uno tendría en la investigación y en el trabajo que ha resultado de ella.

(ii) Incorporación de autores luego de iniciado el proceso editorial: se refiere al caso en que el texto ha sido presentado por uno o varios autores y durante el proceso editorial (incluso, cuando se ha aceptado su publicación), y se pretende la identificación de nuevas personas en calidad de autores. Lo anterior puede tener lugar incluso al tiempo en que el autor original ha recibido una aceptación del artículo que requiere de complementación, o cuando se intenta elevar a la calidad de autor a quien o quienes se había identificado preliminarmente como colaborador de la investigación.

(iii) Retiro de autores luego de iniciado el proceso editorial: se refiere al caso en que el trabajo ha sido presentado por uno o varios autores durante el proceso editorial (incluso, cuando se ha aceptado su publicación), y se pretende que alguno de ellos sea retirado de la calidad de autor. Lo anterior puede tener lugar incluso al tiempo en que el autor original ha recibido una aceptación del artículo que requiere de ajustes, o cuando se intenta modificar la calidad de autor e indicar que se trata solamente de un colaborador de la investigación.

PROCEDIMIENTO

- Al tiempo de presentación del trabajo por parte del autor o de los autores, éste se compromete a respetar las normas editoriales, incluyendo las normas éticas que forman parte integrante de aquéllas. En este sentido, la Revista Chilena de Derecho asume que el autor o autores deben haber efectuado una calificación real de quienes han formado parte de la redacción del artículo y de quienes pueden haber participado en su elaboración de manera secundaria o incidental.

- En caso de una identificación errada en la autoría del texto, la Revista Chilena de Derecho podrá solicitar a quien haya presentado el trabajo una constatación del plan de trabajo pactado entre los intervinientes que haya identificado claramente la función que a cada cual correspondería en la investigación y en el trabajo sometido a consideración.

- En el caso de la incorporación de autores luego de iniciado el proceso editorial, se solicitará al autor original y al nuevo autor una aclaración exhaustiva de los motivos por los cuales no se identificó a la persona como autor en la presentación original.

- En el caso de retiro de autores luego de iniciado el proceso editorial, se solicitará al autor una aclaración exhaustiva de los motivos por los cuales se identificó a la persona como autor en la presentación original y se requerirá del consentimiento expreso de quien había sido identificado como autor, conjuntamente de una explicación por parte de este último de la situación planteada.

- En cualquier caso, detectado un problema de autoría en los términos antes indicados, tal circunstancia se pondrá en conocimiento del autor o de los autores (y terceros interesados), describiendo la conducta reprochada y las razones que han llevado a tal calificación. El autor, autores o interesados podrá efectuar sus descargos dentro del plazo indicado por el Comité Editorial para su correcta ponderación previo a la aplicación de la correspondiente sanción.

SANCIÓN

En caso que las explicaciones del autor, autores o interesados aparezca como plausibles, no se aplicarán sanciones. Sin embargo, dada la alteración del proceso editorial éste será dejado sin efectos y se volverá a iniciar el proceso editorial. Lo anterior será incluso aplicable en caso que se hubiese emitido una declaración de aceptación por parte del Comité Editorial. En el caso que las explicaciones del autor, autores o interesados no aparezcan como plausibles, se rechazará el trabajo en cuestión y se sancionará a los involucrados de modo que éstos no puedan publicar en la Revista Chilena de Derecho por un plazo de al menos un año calendario, contado desde la fecha en que se notifica el rechazo de su trabajo por las razones antes expresadas.

ALGUNAS BUENAS PRÁCTICAS SUGERIDAS

1. Identificar claramente las funciones que desempeñará cada uno de los partícipes previo al inicio de la investigación y a la redacción del trabajo a ser presentado a la consideración del Comité Editorial de la Revista Chilena de Derecho.

2. Una vez redactado el texto del trabajo, reflejar en él las funciones asignadas a los distintos partícipes.

3. Considerar que pueden efectuarse agradecimientos a quienes han participado en la investigación sin haber tenido funciones relativas a la redacción del trabajo, en la medida en que se identifique claramente su participación secundaria.

4. En caso que el trabajo requiriese de una complementación durante el proceso editorial que hiciese necesario incluir a otros investigadores, dar cuenta de lo anterior al Comité Editorial a efectos de resolver adecuadamente el punto.

5. Tener presente la normativa de protección de propiedad intelectual aplicable y las implicancias legales de su infracción. Al respecto, los contratos de edición de la RCHD señalan lo siguiente:

"CUARTO: Serán obligaciones del Autor: a) Conservar la plena propiedad de la obra, respondiendo ante el Editor de la evicción y de cualquier perjuicio que éste pudiere experimentar por el incumplimiento por parte del Autor de alguna o algunas de las obligaciones que le impone este contrato. En caso que el Autor no sea realmente el autor intelectual de la Obra, el Editor podrá iniciar todas las acciones legales correspondientes, a fin de obtener la indemnización de los perjuicios causados. b) Entregar la obra conclusa para su edición, a satisfacción del Editor".

"QUINTO: El contenido de la obra es de exclusiva responsabilidad del autor, en consecuencia, si por cualquier causa o motivo, directa o indirecta, el Editor se viere obligado a pagar cualquier indemnización a un tercero derivada de la obra del autor, sea que se establezca en una transacción, avenimiento o sentencia judicial firme o ejecutoriada, La Revista Chilena de Derecho repetirá en contra del Autor por el monto total de las indemnizaciones y costas, más reajustes, intereses y costas que correspondan".

PROBLEMAS DE HONESTIDAD Y PROTECCIÓN DE DATOS EN LA INVESTIGACIÓN

CONDUCTA

Toda investigación supone la utilización por parte del autor de ciertos antecedentes sobre los cuales elabora los razonamientos y argumentación que configuran el núcleo del trabajo presentado. En el campo de las publicaciones jurídicas de tipo dogmático e histórico, ello se refiere esencialmente a las fuentes citadas (v.gr. bibliografía, jurisprudencia y normativa). En el caso de las publicaciones jurídicas de tipo empírico, ello se refiere adicionalmente a la utilización de datos que pueden estar integrados en la categoría de datos personales, por lo que cabe aplicar la normativa correspondiente.

En este aspecto, el reproche se produce en los casos en los que el autor no hubiese utilizado las fuentes de manera honesta, por ejemplo, falseando los datos que son expresados en el trabajo o no habiendo sido lo suficientemente diligente en su obtención. Igualmente ocurre cuando el autor no ha tomado los resguardos suficientes para dar cumplimiento a las normas que se refieren al tratamiento de datos personales, especialmente aquellos de carácter sensible.

En este sentido, las conductas a considerar son las siguientes:

(i) Falseamiento de fuentes: se refiere a los casos en los que el autor ha referido fuentes inexistentes, incluyendo supuestos en los que se cite bibliografía, jurisprudencia o normativa que no es real o que se presenten datos empíricos que son falsos, inexactos o no son íntegros.

(ii) Falta de corroboración de la fuente: se refiere a los casos en los que el autor hace referencia a una fuente secundaria y no primaria, considerándose indispensable y plausible la obtención de información de esta última. Incluye casos como una "cita indirecta" injustificada o la utilización de datos empíricos de una fuente inválida.

(iii) Incumplimiento de la normativa correspondiente al tratamiento de datos personales: se refiere a los casos en los que, especialmente en el marco de trabajos con metodología empírica, se hayan obtenido o tratado datos personales sin dar cumplimiento a la normativa aplicable, en particular, la Ley No. 19.628, sobre protección de la vida privada, de 28 de agosto de 1999.

PROCEDIMIENTO

- Al tiempo de presentación del trabajo por parte del autor o de los autores, éste se compromete a respetar las normas editoriales, incluyendo las normas éticas que forman parte integrante de aquéllas. En este sentido, la Revista Chilena de Derecho asume que el autor o autores deben haber efectuado una investigación honesta, en la que se contrastaron correctamente las fuentes de investigación y se ha dado cumplimiento a la normativa aplicable para el tratamiento de datos personales.

- En caso de un eventual falseamiento de las fuentes, se solicitará al autor la exhibición de los documentos a partir de los cuales desarrolló el trabajo en cuestión.

- En el caso de una falta de corroboración de las fuentes, se solicitará al autor la complementación de la investigación o, en su caso, la indicación de las razones por las cuales no ha podido obtener dicha información de una fuente primaria o fidedigna.

- En el caso de un eventual incumplimiento de la normativa correspondiente a la protección de datos personales, se solicitará al autor la acreditación de que se ha dado cumplimiento a dicha normativa.

- En cualquier caso, detectado un problema de honestidad en los términos antes indicados, tal circunstancia se pondrá en conocimiento del autor, describiendo la conducta reprochada y las razones que han llevado a tal calificación. El autor podrá efectuar sus descargos dentro del plazo indicado por el Comité Editorial para su correcta ponderación previo a la aplicación de la correspondiente sanción.

SANCIÓN

En los casos de falseamiento de datos, se rechazará el trabajo en cuestión y se sancionará a los involucrados de modo que éstos no puedan publicar en la Revista Chilena de Derecho por un plazo de al menos un año calendario, contado desde la fecha en que se notifica el rechazo de su trabajo por las razones antes expresadas. En el caso de falta de corroboración de fuentes o de incumplimiento de la normativa aplicable a la protección de datos personales, se suspenderá el proceso editorial hasta la comprobación de su cumplimiento. Lo anterior no obsta a que el Comité Editorial pueda rechazar fundadamente el trabajo en razón de la ausencia de rigor científico.

ALGUNAS BUENAS PRÁCTICAS SUGERIDAS

1. Identificar y emplear fuentes fidedignas y válidas de información.

2. Contrastar adecuadamente las fuentes utilizadas, de manera de comprobar su fidelidad, integridad y pertinencia.

3. Evitar el uso de fuentes indirectas, a menos que pueda justificarse la imposibilidad de acceso a la fuente directa.

4. Emplear el mayor rigor científico para la obtención, tratamiento y utilización de los datos obtenidos en el marco de la investigación.

5. Considerar y dar estricto cumplimiento a toda normativa referente a la protección de datos personales.

DUPLICIDAD DE ENVÍOS

CONDUCTA

En general, las publicaciones científicas periódicas suponen que los trabajos son sometidos a la consideración de sus cuerpos editoriales sobre la base de la exclusividad. Lo anterior, principalmente porque si bien los procesos editoriales suelen ser gratuitos desde la perspectiva del autor, involucran gastos para sus editores, tanto pecuniarios como no pecuniarios. Asimismo, si la publicación fuere definitivamente aceptada por más de una sede editorial, podría producirse un problema de duplicidad similar a los explicados al tratar del autoplagio, adicionalmente a los problemas de propiedad intelectual.

En tal sentido, ya en nuestras normas editoriales destacamos el punto señalando lo siguiente:

"El envío de un trabajo original e inédito implica el reconocimiento por parte del autor de que aquél no se encuentra total o parcialmente disponible, ya sea física o digitalmente, y que no se encuentra pendiente su aceptación o publicación en cualquier otro medio. En caso que el trabajo presentado tenga contenidos que estén siendo sometidos a otras sedes de edición como parte de un trabajo más extenso, dicha circunstancia deberá debe advertirse al editor.

Por su parte, el envío de una colaboración a la Revista Chilena de Derecho supone el compromiso exclusivo y absoluto por parte del autor de no someterlo simultáneamente a consideración de otras publicaciones, ya sea total o parcialmente, en cualquier medio físico o digital, así como el conocimiento y aceptación completa del contenido de las presentes normas editoriales".

Lo anterior implica que la conducta del autor será calificada considerando, entre otras, si (i) se ha puesto en conocimiento del Comité Editorial el hecho de que el trabajo se encuentra paralelamente sometido a consideración de otras sedes de edición como parte de un trabajo más extenso, con independencia de si ello implicará su publicación en un libro, capítulo de libro, trabajo de revista, publicación electrónica u otras; y (ii) se ha enviado a otra sede editorial el mismo texto o uno sustancialmente similar, sea que lo haya puesto o no en conocimiento del Comité Editorial.

PROCEDIMIENTO

- Al tiempo de presentación del trabajo por parte del autor o de los autores, éste se compromete a respetar las normas editoriales, incluyendo las normas éticas que forman parte integrante de aquéllas. En este sentido, la Revista Chilena de Derecho asume que el autor o autores entienden que se han comprometido a no someter el trabajo a otra sede mientras se encuentre vigente el proceso editorial en los términos antes citados.

- En cualquier caso, detectado un problema de duplicidad de envíos en los términos antes indicados, tal circunstancia se pondrá en conocimiento del autor, describiendo la conducta reprochada y las razones que han llevado a tal calificación. El autor podrá efectuar sus descargos dentro del plazo indicado por el Comité Editorial para su correcta ponderación previo a la aplicación de la correspondiente sanción.

SANCIÓN

Tratándose ésta de una infracción grave al proceso editorial, detectado que sea que el autor ha enviado el trabajo a una multiplicidad de sedes de publicación, se procederá al inmediato rechazo de la publicación, como asimismo no se permitirá al autor publicar en la Revista Chilena de Derecho por un plazo de al menos un año calendario, contado desde la fecha en que se notifica el rechazo de su trabajo por las razones antes expresadas. Lo anterior, sin perjuicio de que la Revista Chilena de Derecho se reserva la facultad de poner dicha situación en conocimiento de todos los editores de las publicaciones en las que se ha advertido la duplicidad de envío.

ALGUNAS BUENAS PRÁCTICAS SUGERIDAS

1. Elegir adecuadamente la publicación a la que se enviará el trabajo a consideración utilizando criterios como visibilidad, indexación, líneas editoriales, demora de los flujos editoriales, entre otros.

2. Poner en conocimiento del Comité Editorial la decisión de retirar de su consideración un trabajo previo a someterlo al proceso editorial de otra publicación.

[Acerca de esta revista] [Junta editorial] [Subscripción]


Pontificia Universidad Católica de Chile
Facultad de Derecho

Alameda #340, Piso 3
Santiago - Chile
Tel.: (56-2) 2354 2961
Fax: (56-2) 2686 2964


revchder@uc.cl