SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.129 número4Comienzo ontogénico del individuo humano desde su genomaProfesor Dr. Abraham Horwitz Barak (1910-2000) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.129 n.4 Santiago abr. 2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872001000400015 

Historia de la obra científica de
Eduardo Cruz-Coke Lassabe1

The scientific work of Eduardo
Cruz-Coke Lassabe, MD

Ricardo Cruz-Coke M2

Background: Eduardo Cruz Coke M.D., (1899-1974) was one of the precursors and pioneers of biomedical research in Chile, as professor of Physiological and Pathological Chemistry at the University of Chile, from 1925 to 1962. He was a disciple of Dr. Juan Noe and studied in Europe with the Nobel Prize winners Otto Warburg, Jean Perrin, Louis de Broglie and Frederic G. Hopkins. In Chile, he founded a scientific academy with disciples that later obtained the National Sciences Award, such as Hector Croxatto, Jorge Mardones, Hermann Niemeyer, Luis Vargas and Jorge Allende. He carried out pioneering research in metabolism, nutrition, endocrinology, oncology and nephrogenic hypertension. He published more than 50 scientific papers in French, English and Spanish. He founded scientific societies, edited journals and created the National Commission of Nuclear Energy. His books were "The ionic acidity in the clinic", "Preventive and directed medicine", "The adrenal cortex". He was Ministry of Health between 1937 and 1938 and passed important socio-medical bills. He obtained the distinguished international awards in Europe, the U.S.A. and Latin America. The Biomedical Sciences Institute of the University of Chile carries his name. (Rev Méd Chile 2001; 129: 447-455)
(Key-Words: Education, medical; Famous persons; History of Medicine, 20th Century)

Museo Nacional de Medicina. Facultad de Medicina Universidad de Chile
1 En conmemoración del 80º aniversario del título de Médico Cirujano (1921)
2 Profesor de Medicina, Universidad de Chile.

En estos últimos años, la sociedad chilena y la comunidad universitaria han tomado conciencia de la importancia de la investigación científica en el desarrollo y progreso de la nación. La investigación biomédica sistemática y profesionalizada encabeza actualmente la revolución científica de la Medicina y de las Ciencias de la Salud. Es oportuno por tanto traer a nuestra memoria histórica la vida de una de los precursores y pioneros de la investigación científica en Chile, el Dr. Eduardo Cruz-Coke Lassabe (1899-1974), Profesor de Química Fisiológica y Patológica de la Escuela de Medicina de la Universidad de Chile, de 1925 a 1962.

En el último cuarto de siglo, sus discípulos han publicado numerosos homenajes a su memoria, en las Academia de Medicina del Instituto de Chile y en la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile1.

El nuevo "Instituto de Ciencias Biomédicas" de esa Universidad lleva el nombre de Eduardo Cruz-Coke. A su vez los historiadores nacionales han valorado la vida de este gran maestro como un destacado servidor público, ministro, senador, embajador y uno de los fundadores de la Medicina Social y el Estado Benefactor2.

El objetivo de esta revisión histórica es de hacer una sistemática descripción de su obra científica a la luz del análisis bibliográfico de sus publicaciones, compiladas por su discípulo el Profesor Jorge Mardones y que se conservan en la Biblioteca Histórica "Dr. Enrique Laval" del Museo Nacional de Medicina, en la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile. De este modo podremos valorar y realzar su influencia en la fundación y desarrollo de las ciencias biomédicas chilenas en el siglo XX.

Educación de pregrado (1915-1921). Eduardo Cruz-Coke nació en Valparaíso, en 1899, e ingresó en 1915 a la Escuela de Medicina de la Universidad de Chile, egresando en 1921 con el título de Médico-Cirujano. Sus maestros, destacados docentes formados en Europa, fueron los profesores de asignaturas básicas: Juan Noé (Zoología médica e Histología); Adeodato García Valenzuela (Química Fisiológica); Teodoro Muhm (Fisiología); Federico Johow (Botánica); Roberto Aguirre Luco (Anatomía) y Emilio Croizet (Patología). Sus más influyentes maestros clínicos fueron Emilio Aldunate (Terapéutica), Francisco Navarro (Clínica Quirúrgica); Carlos Ibar (Clínica Médica y Medicina Legal) y Mamerto Cádiz (Higiene). Sus más destacados compañeros de estudios de esa época fueron Hernán Alessandri, Alejandro Garretón, Gustavo Jiron y Arturo Scroggie.

Como estudiante provinciano, Cruz-Coke era pensionista en la parroquia de la Estampa, contigua a la Escuela, por lo cual participaba en todas las actividades universitarias. Ingresó como ayudante-alumno a la cátedra de Noé y llegó a ser ayudante de trabajos prácticos en zoología médica. En 1919 redactó unos "Apuntes de Microscopía" para uso docente en Histología3. En el área clínica ingresó al Servicio del Dr. Ibar, en el Hospital San Juan de Dios, en 1917, donde iba a seguir una carrera hasta ser Jefe de Clínica.

En 1920 participó en una campaña contra el tifus exantemático, en Valparaíso.

Cruz-Coke completó su formación de pregrado con la publicación de su Memoria o tesis de Prueba, "Tuberculosis y Vagotonismo"4. Era una investigación sobre fisiopatología endocrina, que exhibía profundos estudios sobre anatomía, fisiología y biología humana. Su objetivo era estudiar la reacción del organismo ante la infección tuberculosa tan prevalente en esa época, y ver sus reacciones con el tono neuroendocrino.

El autor investigó 20 sujetos sanos en el Regimiento de Ferrocarrileros de Puente Alto. Los trató con adrenalina y pilocarpina y midió sus efectos con signos cardiovasculares y neurológicos del sistema vagosimpático. Concluyó que la infección tuberculosa se asocia a alteraciones vagosimpáticas o vagotonismo.

Carrera académica (1921-1925). Comenzó su carrera médica y académica en ciencias básicas y en clínica en el sector público. En la cátedra de Noé actuó como jefe de trabajos prácticos en Histología y Zoología médica. En el Hospital San Juan de Dios fue ayudante del Dr. Ibar como médico internista, hasta llegar a ser jefe de Clínica y finalmente, en 1928, Jefe de Servicio de la Clinica Médica del Hospital después de la jubilación del Dr. Ibar5. Además hacía turnos en el Consultorio del Regimiento Ferrocarrileros de Puente Alto.

En la actividad particular participó con el Dr. Mamerto Cádiz en la fundación del Instituto Médico Técnico Sanitas, que era un laboratorio privado de análisis clínico que preparaba productos medicinales en base a extractos de órganos animales. Producía medicamentos hormonales y vitaminas los que comenzaban a usarse en terapéutica en esos años. Cruz-Coke fue su Director Técnico formando un laboratorio químico y fisiológico. Finalmente comenzó a tener una gran clientela privada que le dió holgura económica. Se casó en 1923 y tuvo 3 hijos1,2.

La culminación de esta intensa actividad médica y académica fue la publicación en 1925, de su primera obra clásica, el libro "La Acidez Iónica en Clínica", un ensayo de físico-química biológica y microbiológica, que introdujo en la medicina clínica las nociones de pH, equilibrio hidrosalino, reacciones iónicas, metabolismo intermediario y el nacimiento de la endocrinología y nutrición modernas. En la introducción de este libro, Cruz-Coke se adelantó a su tiempo describiendo los principios teóricos de la física de la energía atómica y la posibilidad de la liberación de su energía con una explosión6.

Como recompensa a su meteórica carrera, Cruz-Coke fue electo Profesor regular de Química Fisiológica por la Facultad de Medicina, en septiembre de 1925, en reemplazo de su maestro García Valenzuela que se acogió a jubilación. Asumió su nueva cátedra en octubre y completó su curso a fines de año. El nuevo maestro despertó admiración y sus entusiasmados alumnos Mardones, Croxatto, Matte, Calvo y Honorato se incorporaron a su Cátedra para acompañarlo por toda la vida1.

Formación científica europea (1926-1930). En esa época la medicina chilena estaba influida por la cultura europea a través de los profesores extranjeros y los médicos nativos de ascendencia alemana, francesa e italiana. Cruz-Coke había nacido en Valparaíso, de madre francesa y de padre hijo de inglesa, por lo que sus genes, lengua y cultura fundamentalmente eran europeos1. Los profesores franceses Lapicque y Wollman, fisiólogo y microbiólogo, visitaron Chile y se asociaron a las investigaciones del nuevo maestro. Con estos antecedentes, Cruz-Coke viajó en 1926 a estudiar en Europa los progresos de las ciencias médicas básicas en laboratorios franceses, alemanes e ingleses. Viajó en barco de Buenos Aires a Barcelona donde contactó a sus colegas argentinos y españoles, Houssay y Pi Suñer2.

Instalado en París, trabajó en el Laboratorio de Fisiología general de la Sorbona con Luis Lapicque en experimentos de líquidos de perfusión en el hígado de ratas, introduciendo un nuevo método de perfusión clorofórmica7. Estudió además físico-química con Jean Baptiste Perrin (1870-1942), Premio Nobel de Física de 1926 por sus trabajos en rayos catódicos, y con Luis Broglie (1892-1987), Premio Nobel de 1929 por sus trabajos de mecánica ondulatoria en su laboratorio de la Soborna.

Después de 3 meses se trasladó a Alemania al "Kaiser Wilhelm Institute", de Berlín, al laboratorio del Profesor Otto Warburg (1883-1970), Premio Nobel de Medicina de 1929 por sus descubrimientos del metabolismo y respiración celular, donde conoció también a Hans Krebs (1900-1981), Premio Nobel de 1953, descubridor del ciclo del ácido cítrico en el metabolismo de los glúcidos. Cruz-Coke investigó el metabolismo de los tejidos y de la célula cancerosa con el nuevo manómetro de fermentación y respiración utilizado por Warburg, cuya técnica trasladó a su vuelta a Chile8.

Para completar su ciclo de estudios europeos se trasladó a Cambridge, Inglaterra, al laboratorio de bioquímica fisiológica de Frederick G. Hopkins (1861-1947) Premio Nobel de Fisiología y Medicina de 1929 por sus descubrimientos de las vitaminas y la bioquímica de la contracción muscular.

De vuelta a Chile reinició sus actividades en 1927. Ese año hizo viajes cortos a países latinoamericanos. Emprendió en 1930 un nuevo viaje a París, instalándose en la Avenida Breteuil, con su esposa e hijos, durante un año. Amplió sus relaciones con la comunidad científica médica en el Instituto Pasteur, el Hospital Necker y la Sorbona. Asistió al XX Congreso Francés de Medicina en Lieja, Bélgica, en octubre de 1930, donde presentó dos trabajos sobre una reacción química específica para detectar la vitamina antirraquítica, en colaboración con Héctor Croxatto9.

Entre sus contactos intelectuales visitó al filósofo Henri Bergson (1859-1941), Premio Nobel de Literatura de 1917, encontrando en esta amistad, inspiración para sus ideas filosóficas y religiosas.

Antes de volver a Chile visitó al Profesor Nicolás Pende, en el Instituto de biotipología de la Universidad de Génova, en Italia, y al Profesor Augusto Pi Suñer, en el Instituto de Fisiología de Barcelona.

Al completar estos 2 años de formación científica en los países de Europa occidental, Cruz-Coke había adquirido una sólida formación biomédica al más alto nivel científico de esos tiempos. Sus conocimientos cubrían toda la Biología moderna, histología, química, física, fisiología y patología y su experiencia manejaba desde los instrumentos de los laboratorios hasta los exámenes al lado de la cama del enfermo.

Fundación de la escuela científica (1925-1937). En la época de estos estudios de postgrado, se produjeron importantes cambios políticos y sociales en Chile. La Universidad de Chile fue reorganizada enbre 1927 y 1931 al dictarse un nuevo Estatuto, Decreto N° 280 del 20 de mayo de 1931, que estableció la autonomía académica del gobierno de turno. Los Rectores Carlos Charlin (1927) y Armando Larraguibel (1931), y más tarde Juvenal Hernández (1933-1953), dieron impulso a la investigación cientifica ampliándose los laboratorios y bibliotecas10. En este ambiente de renovación académica, el nuevo Profesor encontró apoyo para sus planes de progreso científico. Ocupaba los más altos cargos de su profesión: Profesor regular; Jefe de Servicio de Clinica Médica; Director Técnico de un laboratorio clínico de productos medicinales y, por último, asumió la Secretaría de la Facultad de Medicina en 1931-1932. Además, con el Profesor Carlos Monckeberg Bravo habian fundado en 1928 la Sociedad de Biología de Santiago, siendo él su Vice-Presidente hasta 19392.

Con este apoyo institucional y recursos económicos pudo ampliar su laboratorio de la Escuela para acoger a sus numerosos ayudantes, introduciendo nuevo equipamiento moderno además de los instrumentos traídos de Europa. Amplió la biblioteca de la Cátedra con nuevas revistas y libros europeos y norteamericanos. Ayudó a fundar la "Revista de Medicina y Alimentación", en 1933, financiada por el Instituto Sanitas, para publicar trabajos de investigación básica y aplicada. De este modo los trabajos científicos de sus ayudantes comenzaron a aparecer en dos revistas chilenas y también en revistas argentinas y europeas.

Los ayudantes de Cruz-Coke trabajaban en el Laboratorio de Química Fisiológica y Patológica, en el 2° patio de la Escuela, donde se reunían en las tardes con el Profesor. El día sábado en la tarde asistían al domicilio particular de Cruz-Coke, en la calle Dieciocho con Olivares, para veladas científicas y culturales en la amplia biblioteca privada con un té ofrecido por la señora Marta. En esos cenáculos participaban invitados extranjeros e intelectuales. Así el maestro formó un sólido grupo de discípulos unidos por lazos de camaradería4.

En este período fundacional esta escuela científica estableció buenas relaciones con colegas argentinos, brasileños, peruanos y españoles, entre los cuales destacaron Bernardo Houssay, Luis Leloir, Eduardo Braun Menéndez, Alberto Hurtado, Gregorio Marañón, Jaime Pi Suñer y Carlos Chagas. En esa época viajó a dictar conferencias a varios paises latinoamericanos.

Los discípulos y alumnos de la cátedra del Profesor Cruz-Coke, formaron una pléyade de los más destacados maestros de las ciencias biomédicas chilenas en la segunda mitad del siglo XX que llegaron a obtener los Premios Nacionales de Ciencias: el farmacólogo Jorge Mardones Restat (1977); el fisiólogo Hector Croxatto Rezzio (1979); el bioquímico Hermann Niemeyer (1983); el fisiólogo Luis Vargas Fernández (1985); el bioquímico Jorge Allende Rivera (1991) y el neurofisiólogo Joaquín Luco Valenzuela (1981) quien fue su alumnos de pregrado11,12.

Tuvieron también destacada figuración otros que llegaron a ser, además de Profesores titulares, Decanos de Medicina como el endocrinólogo Alfredo Jadresic (1968); el nefrólogo Mario Plaza de los Reyes (1974); el obstetra Anibal Scarella (1977); el farmacólogo Sergio Lecannelier (1985), el salubrista Francisco Mardones (1994). Los Ministros de Salud fueron, el cardiólogo Francisco Rojas Villegas (1968) y el internista Oscar Jiménez P. (1971).

Además, otros numerosos discípulos llegaron a ser Profesores destacados en diversas disciplinas, como el psiquiatra Ignacio Matte Blanco; el médico odontólogo Rene Honorato; el hematólogo Victoriano Uribe y el historiador Claudio Costa Casaretto. El sucesor de Cruz-Coke en la Cátedra de Química Fisiológica fue el profesor Julio Cabello Ruz.

Se puede considerar que esta época fundacional de la Escuela de Cruz-Coke, finalizó en enero de 1937 cuando el Profesor fue llamado por el Presidente Arturo Alessandri para ser Ministro de Salubridad y Previsión Social, cargo con el que iba a iniciar su fulgurante carrera política como senador, candidato a la Presidencia de la presidencia y Embajador, que lo iba a alejar del trabajo cotidiano de la investigación científica, pero preparado para asumir con plenitud el liderazgo de la conducción de la política de desarrollo científico de Chile1,2,10,12.

Las investigaciones pioneras (1927-1942). A pesar de desarrollar una carrera académica tan acelerada cubriendo tan variada temática, Cruz-Coke logró en esta primera década hacer investigaciones científicas originales y pioneras en temas de metabolismo, nutrición y endocrinología.

Al describir las transformaciones de la energía en organismos vivos en su clase inaugural de mayo de 1927, analizó a fondo las energías físico-químicas en el metabolismo intermediario a la luz del 2° principio de la termodinámica. Desarrolló la idea que al estudiar el microcosmos y descender a la Centésima de Micrón, las fluctuaciones moleculares ejercían una influencia mayor en las células. Por tanto, el principio de Carnot, limitado por fluctuaciones imprevistas, podía ser violado. De este modo la físico química de los organismos vivos deja de estar regida por el 2° principio de la termodinámica, ya que el azar de una fluctuación, podría revalorizar el sistema. Así, Cruz-Coke, se adelantó décadas a las ideas de Jacques Monod en el libro "El Azar y la Necesidad"13.

Cena ofrecida por sus discípulos al Profesor Cruz-Coke y esposa el 7 de Diciembre de 1934, con ocasión de su viaje a Europa. De izquierda a derecha; Sentados: Florencio Fuenzalida, Luis Vargas Fernández, Raul Allendes Moreno, René Honorato, Sra Marta, Héctor Croxatto, Jorge Mardones, Oscar Jiménez Pinochet. De pie: Victoriano Uribe, Benjamín Viel, Arnaldo Croxatto, Joaquín Luco, Carlos Silva Lafrent, Francisco Rojas Villegas, Luis Goemine, José Calvo, Manuel de Viado, Luis Figueroa, Eduardo Cruz-Coke, Julio Cabello Ruz, Jorge Contreras, Jose Ramón Pineda.

Siguiendo las ideas de Warburg14 sobre el metabolismo de la célula cancerosa, Cruz-Coke investigó aspectos endocrinos del cáncer experimental en ratas, abordando el metabolismo intermediario hormonal, cuyas desviaciones serían causantes de producir sustancias carcinogenéticas. Esta hipótesis la trabajó conjuntamente con Lipschutz15.

El metabolismo basal, examen clínico de esa época, fue analizado por el estudio de los efectos de la hormona tiroidea y el dinitrofenol en la obesidad. Ahí identificó un factor de "rendimiento energético" de las reacciones de oxidación16. Tres años más tarde completó estas ideas con su trabajo seminal "La producción de calor y los factores que la regulan: velocidad y rendimiento"17. El calor producido por un animal depende a la velocidad de transformación de las molecular del metabolismo intermediario y por el rendimiento energético de la oxidación y síntesis de los productos necesarios para el organismo. Esta idea pionera del "rendimiento" está hoy incorporada en la relación entre el fosfato activado y el oxígeno consumido.

La contribución más trascendental que hizo Cruz-Coke a la medicina chilena fue la introducción del estudio científico de la nutrición y sus aplicaciones en la salud de la población. En su clase inaugural de 1928 abordó "Los equilibrios alimenticios y la alimentación del pueblo chileno"18. En base a encuestas de alimentación el autor analizó las bases químicas y fisiológicas de la nutrición y concluyó con recetas de fomento a la calidad de la alimentación y a la necesidad de fortificar los alimentos para mejorar la salud del pueblo chileno19. Esta doctrina alimentaria fue implementada en las décadas siguientes por el autor y sus discípulos.

Así, en 1933 fue fundada la "Revista Chilena de Medicina y Alimentación". En 1937 fue fundado el Consejo Nacional de Alimentación, y en 1938 fue dictada la Ley de Alimentación de Madre e Hijo (Ley N°6236). Sus discípulos investigaron la producción de alimentos y escribieron el libro "La Alimentación en Chile", de donde saldrían nuevas ideas para formentar la producción de leche en el país y fortificar los alimentos con vitaminas y proteínas20.

En esta época pionera se estaban descubriendo las hormonas y Cruz-Coke en 1921, mostró una visión general de la Endocrinología en su memoria sobre TBC y vagotonismo4. Las líneas de investigación cubrían las principales hormonas que se estudiaban en esta época, como la hormona tiroidea, la foliculina, la insulina y más tarde los corticoides. Fueron investigadas las funciones de la glándula tiroides, el hipertiroidismo, el metabolismo del yodo y el uso de thiourea y thiouracilo en el tratamiento de las afecciones tiroideas21-25. Se hicieron investigaciones sobre la bioquímica de la Foliculina, los ácidos grasos superiores y el ácido clupanadoico, una análogo de dicha hormona26,27.

La culminación de sus investigadores endocrinológicas fue la publicación de su obra maestra "La Corteza Suprarrenal", en 1942, que mostraba sus experiencias y era uno de los primeros tratados sobre el tema en la literatura mundial que abordaba en forma completa la morfología, química, fisiología, patológica y enfermedades de dicha glándula. Era un texto completo de endocrinologia moderna, ya que describía los comandos hipofisiarios, el metabolismo de los esteroides, de los glúcidos y el hidrosalino, los síndromes sexuales, la diabetes, la enfermedad de Addison y la lactancia28.

En esta época de intensa actividad investigadora, Cruz-Coke viajó a España (1935) y a Estados Unidos (1941) para intercambiar ideas con sus colegas extranjeros y dictar conferencias.

Liderazgo científico (1937-1964). Cruz-Coke inició del ejercicio de liderazgo científico en Chile al ingresar a la política nacional en la carrera de servicio público que lo llevaria a ser Ministro (1937-1938); Senador (1941-1957) y Embajador (1958-1960), dándole así la oportunidad de aplicar desde el gobierno políticas nacionales de investigación científica médica y sanitaria en beneficio del pueblo chileno2,29.

Durante sus breves 2 años en el Ministerio de Salubridad y Asistencia Social, además de dictar sus grandes leyes sobre Medicina Preventiva (Ley N°6174) y Nutrición de Madre e Hijo (Ley N° 6236) y crear el Consejo Nacional de Alimentación, Cruz-Coke apoyó la fundación de importantes proyectos médicos públicos. Estos fueron: el Instituto de Traumatología de Chile; el Instituto de Medicina Experimental, en que nombró Director a Alejandro Lipschutz, Premio Nacional de Ciencias de 1969; la estación antimalárica de Arica que dirigía su maestro el Profesor Juan Noé; la Escuela la Higiene de la Universidad de Chile antecesora de la Escuela de Salubridad; la creación de nuevos laboratorios científicos en las Escuelas de Medicina de la Universidad de Chile y de la Universidad Católica de Chile, que había contribuido a fundar en 1930 a petición del Rector M. Carlos Casanueva. Así, sus discípulos nombrados profesores con nuevas cátedras pudieron montar sus laboratorios en dichas escuelas, que impulsaban sus Decanos Armando Larraguibel y Joaquín Luco. Desde el Ministerio, Cruz-Coke apoyó el programa de becas de postgrado científicas a Europa, siendo beneficiado entre ellos el Dr. Alfonso Asenjo, Premio Nacional de Ciencia 1971, para estudiar neurocirugía, en Berlín.

Después de su corta estadía en el Ministerio, el maestro retornó a sus trabajos de laboratorio y fue electo Presidente de la Sociedad de Biología de Santiago 1940-42. Lo acompañaron en el Directorio la plana mayor de los más destacados científicos biomédicos de esa época: Alejandro Lipschutz, René Honorato, Joaquín Luco, Julio Cabello, Jorge Mardones, Hector Croxatto, Juan Noé y Alfonso Leng12.

Al ingresar al Senado, en 1941, Cruz-Coke debió abandonar la Jefatura del Servicio en el Hospital San Juan de Dios, siendo sucedido por el Profesor Rodolfo Armas Cruz5. En esa época era frecuente que los profesores de la Facultad y muchos médicos fueran Ministros y Parlamentarios30. Cruz-Coke se asoció con sus colegas Senadores Salvador Allende, Gustavo Jirón, Isauro Torres, Florencio Durán y los Ministros Sótero del Río, Luis Prunes y Jorge Mardones. Con este fuerte peso senatorial y ministerial se reforzaron las reformas modernizadoras del Rector Juvenal Hernández (1933-1952), en la Universidad de Chile. Se crearon Institutos de investigación en las diversas facultades. La Cátedra de Química Fisiológica se transformó en Instituto. Se crearon las carreras de jornada completa y cargos con dedicación exclusiva y se ampliaron los Servicios clínicos universitarios en los Hospitales del Salvador, Barros Luco y Arriarán31. Se construyo el nuevo Hospital Roberto del Río y, desgraciadamente fue demolido el Hospital San Juan de Dios para trasladarse a un nuevo edificio en la Quinta Normal5. Era una época de fuerte predominio del estado docente y del estado benefactor, con el apoyo económico del Congreso Nacional31.

Después del incendio del edificio de la Escuela de Medicina, en Diciembre de 1948, la Escuela se trasladó a los edificios de la calle Borgoño al borde del Rio Mapocho. Con el fuerte apoyo senatorial y del Presidente Ibañez se comenzó a construir el actual edificio de la Facultad iniciándose las labores en 1954.

En su segundo período senatorial (1949-1957), Cruz-Coke impulsó la creación de la Comisión Nacional de Energía Atómica (Nuclear) al presentar un proyecto de Ley en septiembre de 1955, que fue una realidad por Decreto Supremo N°432 de abril de 19642. El fue su fundador y primer Vicepresidente Ejecutivo por dos años. Se acogió a jubilación y fue sucedido por su discípulo Dr. Benjamín Viel V.

Al fundarse la Academia de Ciencias del Instituto de Chile, en 1964, Cruz-Coke fue nombrado uno de los 5 miembros fundadores por el Presidente Jorge Alessandri, como recompensa a su liderazgo científico nacional. Fue recibido como miembro honorario de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile el 10 de diciembre de 1967, por sus discípulos Jorge Mardones y Héctor Croxatto1.

Finalmente, el 4 de diciembre de 1971, el Presidente Dr. Salvador Allende lo condecoró como miembro Emérito del Colegio Médico de Chile. Ambos habían aprobado, en el Senado, la ley que lo creó en 1948.

El liderazgo de Cruz-Coke traspasó las fronteras y tuvo amplio reconocimiento internacional durante la década de los años 40. En Francia fue galardonado con el Doctorado Honoris Causa de la Universidad de París; Caballero de la Legión de Honor y miembro de numerosas sociedades cientificas francesas. Fue elegido miembro de número de la Academia Pontificia de Ciencias. En España fue miembro de la Academia de Medicina de Barcelona. En Estados Unidos fue declarado miembro vitalicio de la Academia de Ciencias de Nueva York y miembro honorario de la Asociación de Cirujanos de Estados Unidos. En Inglaterra fue electo vicepresidente del primer Congreso Internacional de Bioquímica en Cambridge en 1949. En América Latina fue miembro de las Academias de Medicina de Buenos Aires, Montevideo, Lima y México. En Chile presidió en 1950 el primer Congreso Latinoamericano de Química2. Finalmente, en 1951 fue elegido miembro honorario de la Academia de Ciencias Naturales de Buenos Aires.

En esta época Cruz-Coke recibió la visita de numerosos Premios Nobel de Medicina y de Química como C. Heymans (1938), G. Domagk (1939), B. Houssay (1947), H. Florey (1945), S. Ochoa (1959), L. Leloir (1970).

Las últimas investigaciones (1940-1954). En la década que desarrolló esta intensa vida política y social, el maestro encontró tiempo para hacer investigaciones complementarias, sumándose a lo que estaban haciendo sus discípulos en las áreas de la hipertensión y de los ácidos nucleicos.

Los estudios de Croxatto en los mecanismos hormonales de la hipertensión, en 1940, le permitieron descubrir la pepsitensina32, que complementaba los estudios de Page, Houssay y Braun Menéndez sobre la hipertensina (angiotensina). Cruz-Coke, Mardones y Plaza de los Reyes se sumaron al estudio de este tema proponiendo un esquema de diversas reacciones bioquímicas en los mecanismos de la hipertensión renal.

En 1945 Cruz-Coke participó en un Simposio sobre hipertensión experimental en la Academia de Nueva York, en que discutió este tema con Harry Goldblatt, Irvine Page, Luis Leloir y Wilhelm Goldring, los más destacados investigadores en este campo de la medicina33. En esa oportunidad comunicó el descubrimiento de la tirosina en la molécula de hipertensina; el uso de resinas de intercambio iónico en la purificación de la hipertensina y de la Penicilina34 y los métodos químicos usados para inactivar la hipertensina35, descubrimientos publicados en la revista Science.

Sus últimas publicaciones de trabajos precursores en la década de los años 50, fueron sobre los ácidos nucléicos: El ARN, (ácido ribonucléico) y ADN, ácido desoxiribonucléico) en el sarcoma trasplantable del hígado de ratas. Con Plaza de los Reyes y Scarella estudiaron las transformaciones de ADN y ARN, la síntesis de ADN a partir de ARN y la enzima desoxiribonucleasa37,38. Todos estos estudios se efectuaron en los años en que Watson y Crick descubrieron la doble hélice del ADN. Su última publicación científica apareció en 1961, sobre la "Bioquímica de las hormonas polipéptidas" en la Revista Médica de Chile, en que vislumbró el futuro de la Bioquímica sintética destacando los trabajos de Sanger sobre la síntesis de la Insulina39.

Finalmente hay que destacar su importante contribución técnica a la química nacional al sintetizar con su ayudante Hulsen el DDT, en 1946, en el laboratorio Sanitas para producir el TANAX, primer insecticida fabricado en Chile, sin importación de la materia prima.

Evaluación. El profesor Cruz-Coke fue un hombre de dos reinos; el de la ciencia experimental y el del servicio público nacional. Como estadista, sus concepciones sobre la previsión social y económica, la salud pública, la alimentación y la medicina preventiva, convertidas en leyes e instituciones operativas, beneficiaron a millones de chilenos, marcando una época2,40,41. Sus discípulos, cuyos descubrimientos científicos iluminaron la ciencia chilena en la segunda mitad del siglo, lo consideraron un verdadero sabio que buscó las expresiones más refinadas de la cultura superior. Para ellos, su vocación era explicar las múltiples riquezas que la naturaleza puede ofrecer haciendo investigaciones con una actividad muy diversificada, la que desarrolló con tanta pasión. Así formó una escuela científica donde se hizo una vida de permanente diálogo, donde había unidad y amistad. Para otros fue un metafísico, situado en la punta de la flecha de avanzada de su tiempo, como precursor, con la vista clavada en el devenir conjugando en su mente lo que realizaría el investigador del mañana1,41. Para el último de sus discípulos, Cruz-Coke respondió a las diversas demandas de su tiempo en forma incomparable y proyectó su espíritu y su influencia en personas e instituciones como ningún otro académico de la Universidad42.

La fundación y el desarrollo de las ciencias biomédicas que Cruz-Coke lideró en su patria con la alcurnia de gran maestro, jamás pudieron opacar el esplendor de su visión espiritual.

Agradecimientos:

A todos los alumnos y discípulos del Profesor Eduardo Cruz-Coke L por los homenajes que le rindieron en su honor en conferencias y publicaciones que permitieron reconstruir esta memoria histórica.

REFERENCIAS

1. Neghme A, Garreton A, Croxatto H, Vie B, MatteL, Mardones J, Plaza de los Reyes M Niemeyer, H. Figuras señeras de la medicina chilena: Eduardo Cruz-Coke L. Academia chilena de Medicina. Edit. Universitaria, Santiago,1986.        [ Links ]

2. Silva Carvallo A, Pensamiento de Cruz-Coke Edit. Gabriela Mistral, Santiago,1974.        [ Links ]

3. Cruz-Coke E. Apuntes de Microscopía. Imp. Siglo XX, Santiago,1921.        [ Links ]

4. Cruz-Coke E. Tuberculosis y Vagotonismo, Imp. La llustración. Santiago,1921.        [ Links ]

5. Laval E. Historia del Hospital San Juan de Dios de Santiago. Imp. Stanley, Santiago, 1949.        [ Links ]

6. Cruz-Coke, E. La acidez ionica en clinica. Imp. Chile. Santiago,1925.        [ Links ]

7. Lapicque L, Cruz-Coke E. Nouvelle methode de dialyse chloroformique. Compt rend Soc Biol 1927, 96; 946-8.        [ Links ]

8. Cruz-Coke E. Metabolismo de la célula cancerosa. Rev Méd Chile 1927; 79;109-12.        [ Links ]

9. Cruz-Coke E, Croxatto H. Circulation de la vitamine antirraquibque et calcemie. Comp Rend. XXI Congrés francais de Medecine, Liege, 1930: 237-8. Masson, Paris,1931.        [ Links ]

10. Bravo Lira B. La Universidad en la historia de Chile, 1622-1992. Pehuen editores, Santiago, 1992.        [ Links ]

11. Cancec E, Morales E. Editores. Pensamiento de los Premios Nacionales de Ciencias. Hospital J J Aguirre. Edit Universitaria. Santiago,1993.        [ Links ]

12. Ureta T, Allende J. Editores, Hermann Niemeyer Fernández y la ciencia en Chile. Arch Biol Med Exper 1992: 25; 1-147.        [ Links ]

13. Cruz-Coke E. Las transformaciones de la energía en los organismos vivos. Rev La Clínica, 1927; 4; 517-30.        [ Links ]

14. Cruz-Coke E. Metabolismo de la célula cancerosa. Rev Méd Chile 1927; 79; 109-12.        [ Links ]

15. Cruz-Coke E. Las transformaciones bioquímicas sobre patogenia del Cáncer. Rev Méd Chile 1931: 61; 499-517.        [ Links ]

16. Cruz-Coke E. Factores componentes del metabolismo. Rev Méd Chile 1940; 68; 159-62.        [ Links ]

17. Cruz-Coke E. La production de chaleur et les deux facteurs qui la composent; vitesse et rendement. Rev Canad Biol 1943; 2; 457- 73.        [ Links ]

18. Cruz-Coke E. Equilibrios alimenticios y la alimentación del pueblo chileno. Rev Méd Chile 1928; 56; 519-49.        [ Links ]

19. Cruz-Coke E. Plan of the Chilean governent for improving nutrition of the people. Public Health Reports 1937; 52; 1150-57.        [ Links ]

20. Cruz-Coke E, Cabello J. Methabolisme de l’ iode dans l’ hyperthiroidisme. Comp Rend Soc Biol XXI Congress Francais de Medecine. Liege 1930, 117-20. Masson, Paris,1931.        [ Links ]

21. Mardones J, Cox Balmaceda R. La alimentación en Chile, Imp. Universitaria Santiago, 1942.        [ Links ]

22. Cruz-Coke E, Cabello J. Recherches sur equilibres chimiques dans le fonctionnement de la thyroides. Comp Rend Soc Biol 1932; 110; 633-5.        [ Links ]

23. Cruz-Coke E, Rojas E, Diaz de Valdes H. La thiourea y el thiouracilo en el hypertiroidismo. Rev Méd Chile 1945; 73; 2237.        [ Links ]

24. Cruz-Coke E, Plaza de los Reyes M. Quercitine et fonction thyroidienne Bull. Soc Chim Biolog 1947; 29: 573 -82.        [ Links ]

25. Cruz-Coke E, Plaza de los Reyes M, Oyarzún O. Producción e inhibición de tiroxina. Rev Méd Chile. 1947: 75; 109-17.        [ Links ]

26. Cruz-Coke E. Folliculine et acide clapanadonique. Comp Rend Soc Biol 1930; 105; 251-2.        [ Links ]

27. Lipschutz A, Cruz-Coke E. Foliculina; puntos de vista experimental y clínicos. Rev Méd Aliment 1934; 1; 57-66.        [ Links ]

28. Cruz-Coke E. La Corteza Suprarrenal. Edit. Nascimento. Santiago,1942.        [ Links ]

29. Cruz-Coke E. Medicina Preventiva y Medicina Dirigida. Imp. Nascimento, Santiago, 1938.        [ Links ]

30. Cruz-Coke R. Los profesores de la escuela de medicina y la historia política nacional, 1833-1983. Rev Méd Chile 1983; 111; 380-7.        [ Links ]

31. Medina E. Contribución a la Historia de la Medicina Chilena 1930-1982 Rev Méd Chile 1983; 111; 368 - 79.        [ Links ]

32. Croxatto H, Croxatto R. Pepsitensin. Science 1942; 95; 1012.        [ Links ]

33. Cruz-Coke E. Mechanism of renal hypertensión In: Experimental hypertension Conference. New York Acad. Sci 1946; III; 32-59.        [ Links ]

34. Cruz-Coke E, González F, Hulsen W. Use of ion exchange resins for the purification of penicillin and hypertensin. Science 1945; 101; 340.        [ Links ]

35. Cruz-Coke E, Plaza de los Reyes M, Mardones F. Hypertensin destruction by oxidized cytochrome. Proc Soc Exper Biol Med 1945; 57;196-9.        [ Links ]

36. Cruz-Coke E. Inactivation of Hypertensin. Science 1946; 104; 86.        [ Links ]

37. Cruz-Coke E, Plaza de los Reyes M, Scarella A. Acidos Ribo y desoxiribonucléico, ARN y ADN, en sarcoma trasplantable y en hígado de ratas tratadas con ortocresil fosfato. Bol Soc Biol 1950; 7: 716.        [ Links ]

38. Cruz-Coke E, Plaza de los Reyes M, Bradford L, Gomez R. Síntesis de ADN a partir de ARN en hígado de ratas. Bol Soc Biol 1954; 11;11-12.        [ Links ]

39. Cruz-Coke E. Bioquímica de hormonas polipéptidas. Rev Méd Chile 1961; 59; 528-33.        [ Links ]

40. Guerrero C, Ramirez F, Torres I. Grandes Biografías; Figuras de la Historia de Chile. La Tercera. Santiago, 1998-1999.        [ Links ]

41. Tezanos Pinto S. Breve historia de la Medicina en Chile. Edit U de Valparaiso, Valparaiso,1995.        [ Links ]

42. Jadresic A. Maestro Eduardo Cruz-Coke Lassabe. Vida Médica 1999; 51: 72-4.        [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons