SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.141 número11Historia de la Escuela de Medicina de la CañadillaTeoría de complejidad, ¿Cómo se ha incorporado en la investigación en salud? índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile vol.141 no.11 Santiago nov. 2013

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872013001100019 

CARTAS AL EDITOR / LETTERS TO THE EDITOR

 

La práctica médica y su representación artística: comentario sobre la obra "El Doctor", de Sir Luke Fildes

An artistic representation of the medical practice: a comment on Sir Luke Fildess painting "The Doctor"

 

Marcelo Miranda C.1, Eva Miranda C.2

1Departamento de Neurología, Clínica Las Condes, Santiago. Chile.
2Psiquiatra ejercicio privado.

Correspondencia a:


 

Sr. Editor:

Vivimos una época en que la Medicina ha alcanzado un gran desarrollo científico, pero en la que los médicos frecuentemente somos cuestionados y desvalorizados, lo que ha llevado progresivamente a un deterioro en la relación médico paciente. Reconsiderar algunas obras de arte pictórico enfocadas en el acto médico puede permitir rescatar la esencia de nuestra profesión, ya que pueden ser un fiel reflejo del impacto de la enfermedad tanto en el paciente como en el médico.

Pocas obras han mostrado y valorado tanto el acto médico como "El Doctor" de Sir Lukes Fildes, pintado en 1891 (Figura 1)1-6. Este cuadro se ha convertido en un ícono del compromiso médico, del afán de ayudar a los enfermos y sus familias, así como de la repercusión en su propia persona de la frustración ante la imposibilidad de sanar en una época con tan pocos recursos terapéuticos.

Figura 1. "El Doctor", de Luke Fildes (1891), Tate Britain, Londres.

En esta nota analizamos su historia y cómo se ha mantenido a través del tiempo como un paradigma de la relación médico-paciente.

Sir Samuel Luke Fildes (3 de octubre de 184328 de febrero de 1927) fue un pintor e ilustrador inglés nacido en Liverpool. A la edad de 17 años se interesó por la pintura y el dibujo como medios para impresionar y sensibilizar al público acerca de la pobreza e injusticia en la época victoriana y provocar algunas reacciones sociales y caritativas que aliviaran esos problemas.

Mención aparte merece aquella obra suya que muestra la biblioteca de Charles Dickens con su silla vacía, el día posterior a su muerte y que habría inspirado el cuadro de Van Gogh en que aparece una silla como objeto principal. Igualmente ilustró la última obra que Dickens dejó inconclusa: "El Misterio de Edwin Drood", en 18703,4.

En la navidad de 1877, Philip, su hijo mayor, murió al año de vida a causa de una tuberculosis, pese a los esmerados cuidados del Dr. Murray, médico de la familia. Fildes impresionado y agradecido del compromiso de este médico por intentar salvar a su hijo, le hizo un homenaje al pintar este cuadro cuando años más tarde Sir Henry Tate le pidió una pintura para su colección, con tema libre. Tate fue el fundador de la actual Galería Tate Britain, en Londres, donde se encuentra el cuadro desde entonces5.

En este cuadro destaca como principal la figura de un médico que vigila con honda preocupación la evolución de su paciente, una niña pequeña que yace acostada en una cama improvisada con dos sillas. Atrás, el padre observa expectante, apoyando su mano en el hombro de la desconsolada madre, que llora o reza. La habitación corresponde a una humilde casa de campo. En lugar de instrumental médico, tal vez sólo un estetoscopio ya ampliamente en uso, vemos una taza, un jarro y cucharas quizás para preparar una pócima que baje la fiebre de la niña. En el suelo hay algunas hojas que pudieran ser recetas. En una ventana al lado de los padres, se vislumbra la tenue luz del amanecer que, según palabras del propio Lukes, anuncia el inicio de la recuperación de la pequeña. Fildes escribió: "en la ventana de la habitación el amanecer está llegando -el amanecer es el tiempo crítico de toda enfermedad mortal- y con él los padres recobran esperanzas en sus corazones, la madre ocultando su rostro para no mostrar su emoción, y el padre apoyando su mano en el hombro de su esposa como para dar confianza en los primeros atisbos de la alegría por la esperada recuperación de su hija"6.

El cuadro refleja maravillosamente el humanismo ideal de la relación medico paciente: la preocupación, la atención y al mismo tiempo el cariño que expresan los personajes y que trasciende a la pintura.

La obra de Fildes fue muy bien acogida por el gremio médico. En 1892 uno de ellos escribió en el British Medical Journal: "¿Qué no debemos a Fildes por mostrar al mundo el típico doctor, de la manera como nos gustaría a nosotros que realmente se mostrara, como un hombre honesto y respetable haciendo lo posible por aliviar el sufrimiento humano? Ni una biblioteca dedicada a nuestra especialidad habría hecho o hará por la profesión médica lo que logra esta obra pictórica, en términos de hacer a nuestro prójimo más cercano a nosotros con afecto y confianza"6.

El objetivo de Fildes según sus propias palabras fue "poner al médico en la posición que merece" casi como un "héroe trabajando al servicio de la humanidad y en una misión de piedad en lugares de gran pobreza"3. Esta obra logró potenciar no sólo la imagen del médico general sino que también el prestigio de la profesión médica, sugiriendo, además, que ésta tenía la potencialidad de enfrentar las diversas dificultades que ofrecía la sociedad victoriana4.

En ese año, un grabado de la obra publicado por una editorial inglesa alcanzó un millón de ventas en Estados Unidos de Norteamérica, clara demostración del éxito logrado por esta pintura.

En 1949, la Asociación Médica Norteamericana usó este cuadro como escudo de batalla para protestar contra el gobierno de Harry Traman, que quería introducir reformas que -según los médicos- no eran favorables para la población. La imagen fue usada en 65.000 carteles, folletos y pancartas con la leyenda: "mantengan lejos a los políticos de este cuadro"4.

Lukes no es el único artista que ha reflejado con maestría el trabajo del médico. Picasso, entre otros artistas, se inspiró en el tema para una obra de sus primeros años, "Ciencia y Caridad" (1897), que definitivamente no tuvo el éxito ni la trascendencia de la obra de Fildes.

 

Referencias

1. Souter N, Souter T. The Illustration Handbook: A guide to the world's greatest illustrators. Londres, Chartewell Books 2012; 150.         [ Links ]

2. Hibbert C, Weinreb B, Keay J. The London Encyclopedia. Londres, Pan Macmillan 2010. 539.         [ Links ]

3. Meyer A. 'The Doctor'. The Guthrie Bulletin, 1974; 43: 4.         [ Links ]

4. Rinsler A. 'The Doctor', J Med Biography 1993: 1: 165-72.         [ Links ]

5. http://www.tate.org.uk/art/artworks/fildes-the-doctor-n01522/text-summary. Visitado el 20 de julio de 2013.         [ Links ]

6. Moore J. What Sir Luke Fildes painting The Doctor teach us about the practice of medicine today. Br J Gen Practice 2008; 58 (548); 210-13.         [ Links ]

 


Correspondencia a: Dr. Marcelo Miranda C.
E-mail: marcelomirandac@gmail.com

Conflictos de intereses:

Marcelo Miranda C.

Eva Miranda C.

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons