SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.24 número6Evaluación retrospectiva de la vigilancia de Streptococcus pneumoniae causante de enfermedades invasoras en adultos de la Región Metropolitana-Chile: 2000-2006Empiema y efusión pleural en niños índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista chilena de infectología

versión impresa ISSN 0716-1018

Rev. chil. infectol. v.24 n.6 Santiago dic. 2007

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-10182007000600004 

 

Rev Chil Infect 2007; 24 (6): 453

Microscopio del Arte

La Peste de Egina: de la ira de Hera al análisis molecular


 

En la mitología griega, fuente inagotable de inspiración para la cultura occidental, se encuentra el relato de la Peste de Egina. Esta isla griega ubicada en el Golfo Sarónico, posee una rica tradición histórica, tanto en la época antigua como contemporánea. Debe su nombre a la ninfa Egina, madre de Éaco, quién fuera su rey hacia 1400 a.C.

Según la mitología griega, Zeus raptó a Egina y para escapar de la furia de Hera, su mujer, la llevó a la isla de Enone, hoy Egina, donde con ella concibió a Éaco.

Al darse cuenta de la infidelidad, Hera envió una terrible enfermedad que diezmó la población de la isla. Ovidio, poeta romano, que vivió entre el año 43 y 17 a.C, relata en su obra, "Las metamorfosis", esta peste mitológica:

" En el estrago de los perros primero, y de las aves y ovejas y bueyes y entre las fieras,de la súbita enfermedad se captó la potencia.

Llega a los pobres colonos con daño más grave la peste y en las murallas señorea de la gran ciudad.

Las visceras se queman a lo primero, y de la llama escondida indicio el rubor es y el producido anhélito.

Áspera la lengua se hincha, y por esos tibios vientos árida la boca se abre, y auras graves se reciben por la comisura.

No la cama, no ropas soportarse algunas pueden, sino en la dura tierra ponen sus torsos, y no se vuelve el cuerpo de la tierra helado, sino la tierra de ese cuerpo hierve adonde quiera que la mirada de mis ojos se volvía,

Sin embargo, este relato es real y no mitológico, y corresponde a la descripción que hace el militar e historiador griego Thucydides de la peste de Atenas, acaecida durante la guerra del Peloponeso, entre los años 431 y 404 a.C.

Tuddides añade que los síntomas iniciales incluían dolor de cabeza, conjuntivitis, exantema y fiebre, a lo cual se agregaban hemoptisis, dolor abdominal, y vómitos. Los enfermos fallecían entre el día siete y ocho, habitualmente, de deshidratación debida a diarrea incontrolable.

La causa de la peste de Atenas, permanece en el misterio y es causa de debate e investiga don, incluyendo análisis de ADN bacteriano en restos arqueológicos.

Se han propuesto numerosas enfermedades epidémicas, como influenza, tifus exantemático, fiebre tifoidea, viruela y sarampión. Y todo a causa de los celos de la esposa de Zeus.

Referencias:

o Mitología griega y romana. Juan Humbert. Ed. Gustavo Gilí, Barcelona, 1994
o Plague in the Ancient World. Christine Smith. The Student Historical Journal 1996 (electronic edition).
o Obras de Ovidio. Biblioteca virtual Miguel de Cervantes.
o Cunha BA: The cause of the plague of Athens: plague, typhoid, typhus, smallpox, or measles? Infect Dis Clin North Am. 2004 Mar;18(l):29-43.

Autores: Ernesto Paya G. y Francisca Araya F.

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons