SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número23JORNADAS SOBRE LA HISTORIA DEL "ANUARIO DE HISTORIA DEL DERECHO ESPAÑOL" (SEGOVIA, 21-22 DE JULIO DE 2001) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista de estudios histórico-jurídicos

versión impresa ISSN 0716-5455

Rev. estud. hist.-juríd.  n.23 Valparaíso  2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-54552001002300041 

JORNADAS DE ESTUDIO POR EL 150 ANIVERSARIO DEL
HALLAZGO DE LA LEX FLAVIA MALACITANA
(26-27 DE OCTUBRE DE 2001)

El aniversario del excepcional descubrimiento arqueológico que supuso la aparición, a finales de octubre de 1851, en las cercanías de Málaga, de una tabla de bronce conteniendo parte de la Lex Flavia Malacitana, ha servido de pretexto al Ayuntamiento de Alhaurín el Grande (Málaga, España) para homenajear la figura de quien dio a conocerlas en los ambientes científicos de la época, Manuel Rodríguez de Berlanga y Rosado, fallecido en aquel municipio en 1909. Sin duda se ha tratado de una iniciativa digna de todo elogio, tanto por la relevancia del autor mencionado (en demasiadas ocasiones subvalorado), como por la habilidad de una organización que, con muy pocos medios, ha sabido reunir a su alrededor a un conjunto de más que notables conferenciantes; unas Jornadas que además, y desde la particular perspectiva de la Historia del Derecho, han tenido una significación especial en cuanto ha podido disfrutarse en ellas de una muy inspirada conferencia en torno al lugar destacado de este autor dentro de la historiografía jurídica decimonónica a cargo del siempre brillante profesor Pérez-Prendes.

Las Jornadas se inauguraron el viernes 26 de octubre por el Alcalde-Presidente del Ayuntamiento de Alhaurín el Grande, Juan Martín Serón, procediéndose a continuación a la lectura de una Carta-saludo del célebre romanista Alvaro d'Ors, quien imposibilitado de asistir a este homenaje, por razones de salud, quiso así sumarse al mismo. Sus palabras elogiosas a favor de quien considera "el descubridor de la auténtica ley municipal romana" y "viejo maestro a distancia", fueron el mejor preámbulo al reconocimiento de un hombre que nunca gozó en vida del prestigio merecido y que incluso hubo de sufrir el injusto trato de quienes lo consideraban, no un investigador, sino un "simple abogado malagueño".

Siguió a tal lectura la primera de las conferencias, "Semblanza biográfica de Manuel Rodríguez de Berlanga", a cargo del ilustre miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo Manuel Olmedo Checa, en la que pudo valorarse la auténtica envergadura del personaje tratado, su itinerario vital desde su nacimiento en Ceuta (Norte de África) en 1825 hasta su muerte en Alhaurín el Grande, su extraordinaria formación intelectual (muy por encima de la de la mayor parte de sus contemporáneos) y la relevancia de su diversificada obra científica, romanística, epigráfica, numismática e histórica.

Terminada esta conferencia, se procedió a la inauguración de una Exposición Bibliográfica relativa precisamente a la obra escrita de Rodríguez de Berlanga (abierta hasta el 13 de noviembre de 2001) y a la conferencia de Víctor Gallero Galván, autor del Catálogo de la misma, centrada precisamente en los libros y artículos de este autor, algunos de los cuales se gestaron en Alhaurín el Grande y entre los que pueden citarse Monumentos históricos del Municipio flavio malacitano (1864), Los bronces de Osuna (1873) y el Catálogo del Museo Loringiano (1903).

Ya al día siguiente, continuaron las Jornadas en su segundo y último día, con la celebración de otras tres conferencias. La primera a cargo de los arqueólogos Alejandro Pérez-Malumbres Landa y Juan Antonio Martín Ruiz que versaba sobre la aportación del homenajeado a la reconstrucción del pasado fenicio. La segunda fue la disertación del Catedrático de Arqueología Pedro Rodríguez Oliva, quien vino a destacar las vinculaciones entre Rodríguez de Berlanga y el museo Loringiano. Y la tercera a cargo de José Manuel Pérez-Prendes, quien como historiador del Derecho y con su habitual maestría, vino a analizar precisamente la faceta investigadora de Rodríguez de Berlanga en este campo.

En todas ellas, en cualquier caso, se destacó la extraordinaria relevancia del autor homenajeado, su excepcional capacidad intelectual y su profundo conocimiento del latín, la seriedad de sus investigaciones (que si bien han sido corregidas en algunos aspectos -hoy se sabe, por ejemplo, que la Lex Flavia Malacitana no era más que la difusión de una ley municipal dada originariamente por Augusto para los municipios de Italia- siguen teniendo mucho de aprovechables), su apertura europeísta y su relación amistosa y científica con algunos de los más grandes investigadores extranjeros del momento (como es el caso de Mommsen con el que se carteaba en latín) y la necesidad por tanto de su recuperación científica, no ya como figura relevante malagueña sino nacional e incluso internacional. Concretamente Pérez-Prendes apuntó la perentoria necesidad de realizar su completa biografía (invitando a su realización a Olmedo Checa y a su publicación al Ayuntamiento de Alhaurín el Grande) y lo que es más importante, la elaboración de una historia institucional de la España romana, a extraer precisamente de la bibliografía de Rodríguez de Berlanga, como medios necesarios para superar la "mezquina realidad" de la marginación de este relevante autor.

También del propio Pérez-Prendes fueron otras de las afirmaciones más interesantes y sugerentes de todas cuantas se oyeron en las Jornadas. Una de ellas fue la reivindicación de Rodríguez de Berlanga como estudioso del Euskara (no Euskera, como reiteradamente se ocupó de advertir el conferenciante), pues a pesar de su significativo relieve, ha sido olvidado debido al total silencio que sobre el mismo guardó Sabino Arana, de quien discrepaba. Otra, la de mayor contenido desde el punto de vista histórico-jurídico, la explicación de su olvido consciente, incluso desprecio, por parte de los historiadores del Derecho que fueron sus contemporáneos y que Pérez-Prendes explica por una doble motivación: en primer lugar la rivalidad, los celos científicos, de Eduardo Hinojosa y Naveros hacia él, que en cierto sentido envidiaba las relaciones europeas de Rodríguez Berlanga, y en segundo, el que éste era un historiador adelantado a su tiempo, un posible microhistoriador que resultó desgraciadamente incomprendido en el academicismo imperante en nuestra ciencia histórica de las dos últimas centurias.

Tres son los argumentos que Pérez-Prendes ofrece para sostener su asombrosa afirmación: la consideración que Rodríguez de Berlanga hacía de la historia de lo cotidiano, su preocupación por pensar como se comportaba el hombre de cada época histórica (de ver la realidad a través de sus ojos a la hora de reconstruir el pasado, como hace Carlo Ginzburg en El queso y los gusanos), y su interés por la historia local y el pequeño acontecimiento para, a partir de él, construir realidades más amplias y revelar las relaciones entre lo particular y el todo.

De ser esto así, y es necesario advertir que Pérez-Prendes lo dibuja como una hipótesis a desarrollar, Rodríguez de Berlanga no sólo habría sido un magnífico científico de su época (a recuperar sólo por ello), sería además un auténtico renovador de nuestra historiografía general y jurídica.

Con tan interesante teoría se cerraba el turno de las conferencias de las Jornadas, procediéndose a continuación, y como últimos actos de las mismas, a la presentación pública del número 23 de la revista "Mainake", dedicada precisamente a las leyes municipales en Hispania, y a unas palabras de clausura por parte del Alcalde-Presidente del Ayuntamiento.

Concluían así unas Jornadas que han resultado de enorme interés y que sin duda han servido para recuperar la figura de Rodríguez de Berlanga con toda justicia, un homenaje del que, además, han de destacarse dos últimas cosas: la primera, la publicación por parte del Ayuntamiento de Alhaurín el Grande, en forma de folleto dado a los asistentes, de una de las obras de Rodríguez de Berlanga Alhaurín-¿Iluro?; y la segunda, la buena disposición de un equipo de gobierno municipal que, animado quizás por el éxito de estas jornadas, pudiera llevarlas finalmente a la imprenta.

Emilio Lecuona

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons