SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número17Relaciones de intertextualidad en discursos políticos presidencialesEl uso de los participantes semánticos en los predicados de cambio de estado del español: una aproximación basada en corpus índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Literatura y lingüística

versión impresa ISSN 0716-5811

Lit. lingüíst.  n.17 Santiago  2006

http://dx.doi.org/10.4067/S0716-58112006000100015 

 

Literatura y Lingüítica N° 17, págs: 243-265

Lingüística: artículos y monografías

 

El discurso escrito y especializado: caracterización y funciones de las nominalizaciones en los manuales técnicos1

Yanina Cademártori
Giovanni Parodi
René Venegas

chilenos
Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Chile
gparodi@ucv.cl


Resumen

En este artículo nos enfocamos en las nominalizaciones, que constituyen un importante recurso léxico usado en el discurso escrito y especializado. Nuestro propósito es describir la ocurrencia y función sintáctica de las nominalizaciones deverbales formadas mediante sufijos no apreciativos, presentes en un corpus de manuales técnicos pertenecientes a tres áreas diferentes de especialización, a saber: comercial, marítima e industrial. Con este objetivo, mediante la utilización de herramientas computacionales y bajo la perspectiva metodológica de la lingüística de corpus, se determinan aquellas nominalizaciones que aparecen de modo específico en cada área y que, por su significado, forman parte del léxico especializado de cada ámbito de especialización. Los resultados confirman la idea de que la presencia comparativamente relevante de nominalizaciones es un rasgo caracterizador del discurso técnico. En cuanto al tipo de sufijos, se constata una evidente preferencia por los sufijos –ción/–sión en todas las áreas. La función sintáctica preferente es la de núcleo de sintagma nominal término de sintagma preposicional y la de núcleo de sintagma nominal antecedente de sintagma preposicional.

Palabras clave: nominalización, discurso especializado, lingüística de corpus.

Abstract

In this article, we focus on nominalizations, which are an important lexical resource used in written specialized discourse. Our purpose is to describe the occurrence and syntactic functions of nominalizations identified by derivational suffixes in a corpus of technical manuals belonging to three different areas of specialization: maritime, industrial and commerce. By means of computational tools following corpus linguistic methodologies, nominalizations occurring specifically in each area were determined. Through this process, we intend to identify lexical units with a specialized meaning, belonging to specialized vocabulary of each area of knowledge. The results confirm the idea that the comparatively relevant presence of nominalizations is a prototypical feature of technical discourse. Concerning the derivational suffixes, the evidence provided confirms the high occurrence of the suffixes –ción/-sión in all the three areas. The most common syntactic function is as head of nominal group object of the prepositional phrase and as head of the nominal group followed by a prepositional phrase postmodifier.

Key words: nominalization, specialized discourse, corpus linguistics


Introducción

Conocer los rasgos lingüísticos prototípicos de los textos especializados escritos, más allá de generalizaciones globalizantes, ha sido un desafío para las investigaciones de los últimos años. El resurgimiento de la lingüística de corpus (Moreno, 1998; Ghadessy, Henry y Roseberry, 2001; Bowker y Pearson, 2002; Flowerdew, 2004; Parodi, 2005a; Parodi, 2006a) junto con el desarrollo de herramientas de análisis, producto de la revolución informática, han brindado oportunidad de emprender indagaciones y probar hipótesis a partir de grandes muestras de textos digitales auténticos y completos. Estos avances interdisciplinarios han generado un cambio definitivo en el modo de recolectar, almacenar, procesar y analizar los datos lingüísticos. Desde esta mirada, se puede afirmar que el escenario de la investigación lingüística ha sufrido una transformación radical o, de modo menos extremo en lo que respecta a la lengua castellana, está enfrentando un proceso de renovación paulatina pero -esperamos- definitiva.

En la presente investigación, enmarcada en los principios metodológicos de la lingüística de corpus, exploramos un recurso gramatical de gran versatilidad y productividad en el discurso especializado, a saber, las llamadas nominalizaciones o sustantivaciones. En particular, nos concentraremos en las nominalizaciones deverbales con sufijos no apreciativos. Describiremos su ocurrencia y función en un corpus de manuales técnicos, entregados como lectura obligatoria a alumnos de último año de liceos técnico-profesionales en tres áreas diferentes de especialización, ubicados en la ciudad de Valparaíso, Chile. Nos interesa focalizar la investigación en aquellas nominalizaciones que, siendo deverbales, son además particulares de cada área y que tienen una función terminológica especializada. Para ello, inicialmente, se determinan las nominalizaciones que ocurren indistintamente en las tres áreas (compartidas); posteriormente, se seleccionan aquellas que son específicas a cada área y, finalmente, de entre ellas se conforma un subconjunto constituido por las nominalizaciones que forman parte del léxico especializado de los manuales técnico-profesionales de cada área.

En la primera parte del artículo, abordamos el concepto de discurso especializado y el de nominalización. En la segunda, entregamos datos acerca de los objetivos de la investigación, de los corpora, de las herramientas de análisis y de la metodología de trabajo. En la tercera y última parte, se presentan los resultados, se discuten los hallazgos y se visualiza la utilidad de los datos obtenidos sobre las nominalizaciones como recurso léxico usado en el discurso escrito y especializado. Cierra el trabajo un conjunto de comentarios y reflexiones acerca de la unidad lingüística en estudio y su relevancia en tanto recurso cohesivo y terminológico en el discurso especializado y su centralidad en la construcción y transmisión de conocimientos altamente especializados.

1. Marco de referencia

1.1 Discurso especializado

El estudio comparativo entre los pares supuestamente dicotómicos de oralidad/escritura y de discurso especializado/no-especializado adquirió relevancia hacia finales de la década del setenta. Una forma de abordar la investigación era a través del estudio de trozos de textos o de oraciones fuera de contexto que se comparaban con el fin de encontrar diferencias lingüísticas. Autores como Olson (1977), Chafe y Danielewicz (1987) y Peronard (1989) argumentaban que la modalidad escrita de la lengua generalmente tendía a ser estructuralmente más compleja y de prosa informacionalmente densa. Como una manera de avanzar en esta mirada comparativa, pero desde un análisis de rasgos lingüísticos más específicos y poniendo énfasis en diversos aspectos funcionales de los rasgos identificados en textos completos, los estudios de Biber (1986, 1988, 1994, 1995, 2003) llevan la investigación empírica un paso hacia adelante, analizando también una variedad de registros orales y escritos, especializados, no especializados. El avance que se detecta tanto en el tema oralidad/escritura como especialización/no-especialización está ligado innegablemente, por una parte, al desarrollo de técnicas informáticas que posibilitan el estudio de grandes corpus de textos. Por otra parte, es claro que el foco ha dejado de ser una cuestión de descripción lingüística per se, sino que se ha movido hacia el rol comunicativo que cumplen determinados rasgos prototípicos en una u otra modalidad discursiva o en uno u otro registro. Eso con fines muy variados en los que destacan propósitos tanto teóricos como aplicados, orientados a la alfabetización inicial o más especializada en niveles superiores y hasta profesionales.

Esta investigación se vincula de manera directa con el estudio de la escritura y del discurso especializado. Ambas cuestiones se encuentran íntimamente ligadas, ya que se ha demostrado que la versión más prototípica de un discurso especializado se produce y transmite a través de la modalidad escrita de la lengua (Biber, 1988; Biber, Conrad y Reppen, 1998; Parodi, 2005a y b). Por lo tanto, dentro de la amplia gama de variación que existe en el continuum de cada modalidad y registro, es posible afirmar que algunos rasgos lingüísticos y las correspondientes funciones comunicativas de la especialización y de la escritura alcanzan un punto de encuentro (Parodi, 2005a). Desde esta óptica, compartimos una definición de discurso especializado que lo concibe como un conjunto de textos que se distinguen y se agrupan en torno a temáticas específicas no cotidianas, en los cuales se exige experiencia previa disciplinar de sus participantes (formación especializada dentro de un dominio conceptual particular de la ciencia y de la tecnología) y que se identifican por compartir una co-ocurrencia sistemática de rasgos lingüísticos prototípicos que revelan determinadas funciones comunicativas. Estos textos, además de exhibir rasgos lingüísticos y comunicativos característicos, circulan en contextos situacionales particulares. Todo ello implica que sus múltiples rasgos se articulan en singulares sistemas semióticos complejos y no de manera aislada ni simple.

Charaudeau (2004) postula que los rasgos lingüísticos formales no podrían caracterizar un género de manera certera, pues ellos también estarían inscritos -paralelamente- en otros tipos de discurso. En cierto sentido, el argumento de Charaudeau (2004) está en lo correcto, pero sostenemos que ello puede ocurrir solo parcialmente. En nuestra opinión, los rasgos gramaticales (formales) sí pueden constituirse en rasgos distintivos de un tipo de discurso, ya que la clave está en la co-ocurrencia sistemática de estos identificadores característicos manifiestos a través de las diversas tramas de un texto. Esto quiere decir que no basta con que, por ejemplo, nominalizaciones y voz pasiva ocurran en un determinado tipo de texto para caracterizarlo como tal o cual, sino que se debe explorar la sistemática aparición de estos y otros rasgos de manera no aleatoria en un texto para que su significativa co-ocurrencia indique algo acerca del tipo de texto que pueden identificar (Parodi y Venegas, 2004). Esta opción en pos de una caracterización compleja del discurso especializado implica que una variedad de criterios debe ser considerada con el fin de especificar un registro particular (al respecto, véase los conjuntos de rasgos distintivos propuestos por Gotti, 2003; Mogollón, 2002 y Parodi, 2005a).

Ahora bien, uno de los recursos gramaticales prototípicos del discurso escrito y de especialidad que permite distinguir usos orales de escritos y ayuda a identificar el conocimiento especializado del más general y cotidiano es la nominalización, foco de esta investigación (Halliday, 1993; Parodi y Venegas, 2004; Parodi, 2005a). El siguiente apartado profundiza en su rol comunicativo y su descripción morfológica.

1.2 La nominalización

Tal como se ha enfatizado más arriba, la nominalización se constituye en un recurso lingüístico característico de la modalidad escrita y especializada de la lengua. Este proceso de sustantivación consiste en la formación de nombres a partir de verbos, adjetivos y sustantivos. La conversión en sustantivo puede ser de modo permanente u ocasional. El primer caso, llamado también substantivación léxica o semántica (Roca-Pons, 1976) es la que interesa para nuestro estudio. Se efectúa mediante la derivación, afecta al vocabulario y se ha estudiado clásicamente en lexicología. En principio, la derivación es un recurso que permite la transformación de una clase de palabra a otra, manteniendo la idea esencial contenida en la raíz, pero como apunta Roca-Pons (1976), la relación entre palabra derivada y primitiva no se limita simplemente a lo gramatical y “nos pone de relieve una diferencia léxica que nos pasaba desapercibida” (Roca-Pons, 1976: 359).

Dado que los sustantivos se refieren a entidades, la nominalización puede considerarse como un mecanismo de cristalización de un proceso o una cualidad, que permite que el discurso se enfoque en objetos y estados. Albentosa y Moya (2000) destacan que en la sustantivación tienden a desaparecer los participantes del proceso original expresado por el verbo, ya sea por evitar la redundancia o por un interés específico en omitirlos. Así, la nominalización contribuye a elevar la abstracción del discurso, separándolo del contexto inmediato y de los participantes; además facilita la compactación del discurso integrando información, especialmente en combinación con las preposiciones. De este modo, la transformación de un verbo en un sustantivo abstracto constituye un importante recurso lingüístico para la expresión del conocimiento y, por ende, de la comunicación especializada.

Al respecto, Parodi y Venegas (2004) constataron empíricamente que este recurso gramatical presenta alta ocurrencia en un corpus escrito y especializado. Su trabajo reveló una ocurrencia diferencial importante de sustantivos y nominalizaciones al comparar su uso en un corpus especializado escrito (manuales técnico-profesionales), otro escrito pero no especializado (textos de literatura latinoamericana) y un tercero oral no especializado (entrevistas a estudiantes). Sus resultados comprueban que existe más del doble de palabras con función nominal en el corpus escrito y técnico (27,5%) que en el oral (12,2%). Por su parte, el registro escrito no especializado de textos literarios alcanza una cifra intermedia (19,9%) entre los otros dos corpora, hecho que claramente apunta a que las palabras con función nominal (sustantivos y nominalizaciones) no cumplen una función prototípica en textos literarios y de naturaleza oral y conversacional.

El español posee un amplio repertorio de sufijos no apreciativos con el que se cambia la categoría gramatical del lexema base. En este estudio nos abocamos a los que forman el grupo más numeroso en nuestra lengua, los sufijos deverbales, es decir, aquellos que se adjuntan a verbos y dan lugar a nombres abstractos (Lang, 1997).

A pesar de que la polisemia es rasgo característico de estos sufijos (-ción/ -sión, -miento/-mento, -aje, -dor/a, -ario/a, -da, -dura, -ido, -nte, -dero), ellos aportan esencialmente el significado de acción y efecto. Pero se dan casos en que el valor acción y efecto no es válido cuando se trata de especialización del significado. Tal como apunta Lang (1997), estos sufijos están semánticamente muy integrados a sus raíces, constatándose una fuerte tendencia a la lexicalización.

Por su parte, Albentosa y Moya (2000) distinguen entre nominalizaciones lexicalizadas y aquellas que representan una opción significativa y su uso tiene una motivación funcional. Las primeras nos interesan especialmente por su importante papel en la formación del léxico del discurso científico. Estas sustantivaciones se utilizan como cualquier otro sustantivo en la lengua y, en algunos casos, la forma verbal o adjetiva que está en su origen tiende a atenuarse, incluso a perderse (por ejemplo, reacción, imposición).

Resulta interesante destacar que las nominalizaciones lexicalizadas no desempeñan todas la misma función textual. Además de contribuir a eliminar las diversas huellas de subjetividad, la nominalización abre numerosas posibilidades estilísticas, sobre todo en el momento de la reanudación de un mismo hilo temático de una frase a otra (Vandendorpe, 2003). Al respecto, Francis (1994) denomina a estos sustantivos con función cohesiva etiquetas retrospectivas (retrospective labels), ya que su función anafórica resulta relevante.

La condición de término que se atribuye a una palabra puede resultar problemática, dado que lo que caracteriza al término no es básicamente lo formal (Cabré, 2001). Pareciera que existen dos perspectivas en el estudio del léxico, estrechamente conectadas con lo que Sinclair (1996) denomina dos visiones sobre el lenguaje. En la perspectiva llamada academicista, el lenguaje es un transmisor de mensajes y el lexicón, construido según el modelo terminológico, es un banco extendido de términos, con palabras y frases que poseen significados fijos y claramente diferenciados. Sus entradas están determinadas de antemano y se mantienen al margen de los textos que se consideren. En cambio, en la perspectiva “holística”, el lenguaje se constituye más que en un medio de transmisión de mensajes. Para esta manera de entender el lenguaje, “... the text is the only authority on the way words are used, and, therefore, the way they make meaning” (Sinclair, 1996:117). Por la imposibilidad de atribuir un significado estable a una unidad de significado, el lexicón se considera “vacío”. Ninguna parte del vocabulario es absoluta o permanente, los límites entre el ítem y su entorno tienden a moverse según la presencia de nuevas evidencias. Esta postura se acerca a lo que Cornejo (2004) considera dentro de un significado subjetivo (meaning-for-somebody), a modo de una construcción contextual y basada en la experiencia fenomenológica.

En estas últimas perspectivas se sitúan Cabré (2001) y Ciapuscio (2003). Estas autoras postulan la existencia de unidades léxicas que potencialmente pueden actualizarse como términos o como palabras. El término es una forma léxica a la que está asociada una gran cantidad de información semántica, sintáctica y pragmática, que puede tener un valor especializado o no, según el contexto de uso. Coincidimos con esta postura comunicativa de entender la terminología, la que no se contradice con aceptar que determinadas unidades léxicas han sido creadas ex profeso con el fin de emplearse “...en determinado sector de la actividad humana para designar una noción o concepto...” (Martínez de Sousa, 1995: 328). Estos términos se construyen mediante diversos procedimientos de formación de palabras disponibles en el sistema de la lengua. Algunos de estos procedimientos se usan con mayor frecuencia, por lo que, en muchos casos, la sola forma léxica remite a un significado especializado. Además, una vez que la palabra se actualiza como término, se restringe su capacidad polisémica, adquiriendo así “... un significado rígidamente limitado” (Marcos Marín & Sánchez, 1991: 135).

2. Metodología

2.1 Objetivos

Ahora bien, dentro del marco conceptual anteriormente esbozado, el objetivo principal de esta investigación es describir la ocurrencia y función sintáctica de las nominalizaciones deverbales especializadas en un corpus de manuales técnicos utilizados en liceos técnico-profesionales secundarios en tres áreas diferentes de especialización, pertenecientes a la ciudad de Valparaíso, Chile. Para llevar a cabo este propósito, distinguiremos aquellas nominalizaciones que siendo deverbales son, además, particulares de cada área y que tienen un significado especializado. En este sentido, se distinguió desde un punto de vista metodológico, tres tipos de nominalizaciones: a) nominalizaciones compartidas por las tres áreas, b) nominalizaciones específicas de cada una de las áreas, y c) nominalizaciones específicas pertenecientes al léxico especializado, es decir, usadas de modo exclusivo en un área.

2.2 Corpus

Nuestra muestra pertenece a un subcorpus del corpus El Grial PUCV-2003. El subcorpus ha sido denominado Técnico-Científico (CTC) y está compuesto por setenta y cuatro textos con un total de 626.790 palabras (para mayor detalle del corpus ver Parodi 2005a). Estos textos fueron recopilados a partir del material escrito que constituye lecturas obligatorias para alumnos de último grado de la educación diferenciada secundaria y que reciben en su formación técnico-profesional, en tres áreas técnicas. Estas tres diferentes áreas del conocimiento técnico especializado dicen relación con la formación en tres ámbitos profesionales, a saber, el sector marítimo (Especialidad Operación Portuaria), el sector metalmecánico (Especialidad Mecánica Industrial) y el sector de administración y comercio (Especialidad Contabilidad).

El subcorpus CTC comprende doce tipos textuales. En esta investigación, decidimos concentrarnos en el manual técnico por ser el de mayor extensión, tanto por número de textos (24) como de palabras (463.468, que representan el 74% del corpus) (Parodi y Gramajo, 2003). En este contexto, por manual técnico entenderemos:

...un tratado de carácter didáctico enmarcado dentro de una profesión técnica. Rico en ejemplos, tablas y recursos multimodales, lo que facilita su comprensión. Su función primordial es la referencial, pudiendo tener secundariamente una función apelativa. Su estructura textual predominante es expositiva-normativa (Parodi y Gramajo, 2003: 218).

La Tabla 1 muestra la distribución de manuales por área y cantidad de palabras, estudiados en esta investigación.


Tabla 1. Distribución de textos y número de palabras de los manuales del subcorpus CTC

Manuales por área Número de textos Número de palabras

Marítima (Operación Portuaria) 4 (16,7%) 84.458 (18,2%)
Industrial (Mecánica) 15 (62,5%) 240.333 (52,0%)
Administración y Comercio (Contabilidad) 5 (20,8%) 137.079 (29,6%)

Totales 24 (100%) 461.870 (100%)

2.3 Pasos Metodológicos

Paso 1: Lematización

Para llevar a cabo el reconocimiento de las nominalizaciones en los manuales técnicos, se procedió –en primer lugar– a la identificación de los lemas de todas las palabras de los textos. Estos corresponden a la abstracción de un conjunto de formas paradigmáticamente relacionadas, por ejemplo, el infinitivo y las formas verbales. Según Stubbs (1996), los lemas son una categoría esencial cuando lo que se busca es estudiar el vocabulario o lexicón de un ámbito o comunidad discursiva determinada.

El proceso de lematización se llevó a cabo utilizando la herramienta computacional El Grial (www.elgrial.cl) (Parodi, 2006b), desarrollada en el marco de la Escuela Lingüística de Valparaíso (www.linguistica.cl) de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Chile.

Paso 2: Identificación de las nominalizaciones

Como se explicó más arriba, se decidió estudiar la nominalizaciones deverbales (ND) que aparecen en los manuales de tres áreas técnicas. Para identificar este tipo de nominalizaciones, nos basamos en los siguientes once sufijos derivacionales deverbales: -miento, -ción (-sión), -dura (-dora), -aje, -dero, -nte, -ado (-ido), -dor.

Para la identificación de las ND, se reunió en un solo documento digital por área todas las palabras lematizadas de los manuales correspondientes. Luego, se construyó una Macro de Word para Windows XP, en la cual, en términos muy sencillos, se programó al computador para que buscara las derivaciones requeridas y luego copiara las palabras en una hoja distinta. Esta automatización del proceso de búsqueda de nominalizaciones permitió entonces conformar tres documentos verticales conteniendo únicamente ND.

Paso 3: Identificación de nominalizaciones compartidas, específicas y especializadas

El tercer paso fue identificar qué nominalizaciones eran compartidas por las tres áreas técnicas (ND compartidas: NDC) y cuáles ocurrían exclusivamente en cada área de especialidad (ND específicas: NDE). Este procedimiento se abordó aplicando la teoría de conjuntos, esto es, se concibió a cada texto vertical como un conjunto de elementos (lemas) que se pueden intersectar con otros dos. De este modo, es posible reconocer qué palabras se comparten en las tres áreas técnico-profesionales (com » mar » ind) y qué palabras son específicas de cada una de las áreas (por ejemplo, com – [com « ind + com « mar] ). La Figura 1 ilustra la conceptualización del procedimiento.


La implementación computacional de este procedimiento se llevó a cabo utilizando un programa construido en lenguaje Perl. En primer lugar, se construyeron cuatro listas de frecuencias de ND, según cada área (comercial, marítimo, industrial) y la agrupación de las tres áreas. Posteriormente, a la lista de áreas agrupadas se le eliminaron (automáticamente) las nominalizaciones contenidas por dos de las áreas, con lo cual se obtuvo la lista de nominalizaciones deverbales específicas (NDE) de cada área. Una vez obtenida las listas de NDE por cada área, se procedió a agrupar las tres listas. Luego, a la lista agrupada de ND, se le eliminaron todas las NDE identificadas, con lo cual se llegó a una lista de nominalizaciones compartidas por las tres áreas (NDC). El resultado final de este procedimiento generó cuatro listas: 1) NDE del área comercial, 2) NDE del área marítima, 3) NDE del área industrial, y 4) NDC de las tres áreas.

Una vez obtenidas las NDE por cada área, se procedió al análisis colocacional de cada una de las nominalizaciones, esto es, el análisis de cada forma del lema en su cotexto inmediato. Este análisis se llevó a cabo de manera semiautomática, utilizando el programa de concordancias AntCon 2.5.3. De este primer análisis, se observó que no necesariamente las NDE cumplían una función especializada; por ejemplo, la palabra ejercitación, solo aparece en uno de los manuales del área comercial. Sin embargo, al estudiar sus cotextos fue posible notar que por el significado no cumplía una función especializada, sino que era una nominalización de tipo general.

Con el objeto de identificar aquellas nominalizaciones deverbales específicas que, además, cumplieran una función especializada (NDEe), se utilizaron tres procedimientos complementarios apoyados en tres fuentes de información. El primero se basó en el conocimiento léxico de los autores del presente artículo acerca del vocabulario general y especializado, lo que permitió efectuar una primera selección. El segundo consistió en la consulta al diccionario de la RAE (2001), de modo de saber si la nominalización en duda había sido consignada como especializada. El último mecanismo estaba en relación con la consulta a expertos de cada área para confirmar los vocablos como pertenecientes al léxico especializado de cada dominio del conocimiento. De este modo, a través de estos procedimientos complementarios, se llegó a conformar la lista de nominalizaciones especializadas, en la cual se descartaron aquellas nominalizaciones que por mera casualidad pudieron haber aparecido como específicas de un área técnico-profesional.

A modo de ejemplo, en la Figura 4 se presentan diez NDEe de cada área con sus frecuencias brutas y normalizadas (*1.000) según el total de palabras de los manuales de cada área.


Paso 4: Identificación de las coligaciones de las NDEe

Una vez obtenidas las NDEe, se procedió a estudiar semiautomáticamente cada uno de los cotextos de las diez NDEe más frecuentes, utilizando para ello el programa AntConc 2.5.3. Mediante este mecanismo, se determinaron tres posiciones sintácticas en las cuales aparece de modo repetido la nominalización deverbal especializada. Estas posiciones son: a) como núcleo del sintagma nominal término del sintagma preposicional, es decir, la nominalización en posición postpuesta a la preposición, b) como núcleo del sintagma nominal que antecede al sintagma preposicional, es decir, la nominalización que antecede a la preposición y c) como núcleo del sintagma nominal, es decir, una nominalización antecedida o seguida por un adjetivo.

3. Resultados

En lo que sigue nos concentramos en los resultados empíricos de este estudio. En un primer lugar, presentaremos las frecuencias de ocurrencia de las nominalizaciones especializadas en cada una de las tres áreas técnico-profesionales que componen nuestro corpus CTC. Posteriormente, presentaremos los sufijos deverbales más frecuentes en las construcciones identificadas como especializadas, esto es, aquellas nominalizaciones que solo ocurren exclusivamente en cada área y corresponden al léxico especializado. Por último, se entregan los resultados respecto a la frecuencia de ocurrencia de las coligaciones de las nominalizaciones especializadas.

3.1 Frecuencia de ocurrencia de las nominalizaciones deverbales especializadas en las áreas técnicas

Como una forma de aproximarnos al estudio de la nominalizaciones especializadas, en un primer momento investigamos la relación entre todas las palabras de cada corpus y su representación lematizada; esto con el objetivo de indagar la variabilidad de vocabulario que presenta cada corpus técnico.

En la Tabla 2, se aprecia que las áreas comercial e industrial muestran cierta similitud en cuanto al porcentaje de lemas en relación con el total de palabras, siendo este porcentaje levemente menor en el ámbito industrial. Como se sabe, el mayor porcentaje de lemas por número total de palabras en un corpus determinado indica la existencia de mayor número de vocablos diferentes, lo que conlleva un léxico más variado y heterogéneo en dicho corpus (Biber, 1988; Stubbs, 2001).

  Tabla 2. Porcentaje de lemas por área  

 Área Palabras  Lemas  Porcentaje de lemas por total de palabras

 Comercial 137.079  5.002  3,64%
 Industrial 240.333  7.686  3,19%
 Marítimo 84.458  4.603  5,45%

Por su parte, el área marítima se distingue porque presenta una proporción mayor (aunque no significativa) de lemas por total de palabras. Estos datos sugieren que en esta última área es mayor la variedad léxica, en comparación con las otras dos áreas. Una posible explicación para estos datos es que los manuales del área marítima son más heterogéneos en cuanto a los temas tratados, convergiendo en ellos léxico proveniente de disciplinas complementarias, tales como economía, comercio, derecho, etc., lo que que no implica necesariamente que tenga un menor carácter especializado.

A continuación, se entregan los resultados de la ocurrencia de nominalizaciones por área técnica y su correspondiente porcentaje en relación con los lemas.

Los datos de la Tabla 3 permiten constatar que el porcentaje de nominalizaciones deverbales por total de lemas es similar en las tres áreas de especialización, hecho comprobado estadísticamente (p < 0,1). Esto claramente se relaciona con el carácter técnico-profesional de los manuales analizados. Cabe señalar que en este resultado se consideran todas las nominalizaciones presentes en cada área (ND), pudiendo algunas de ellas cumplir un función cohesiva (Francis, 1994), como otras una función terminológica especializada. De manera interesante, los datos anteriores se complementan con los entregados en la Tabla 4.

Tabla 3. Porcentaje de nominalizaciones deverbales por área

Área Lemas Nominalizaciones Deverbales (ND) Porcentaje de ND según lemas

Comercial 5.002 566 11,31%
Industrial 7.686 778 10,12%
Marítimo 4.603 530 11,51%

Como se observa en la Tabla 4, cuando atendemos exclusivamente a las nominalizaciones deverbales con función especializada (NDEe), las áreas muestran porcentajes que podrían a simple vista parecer poco homogéneos; no obstante, el estudio estadístico revela que los resultados no presentan variación significativa (p< 0,1). Ello es congruente con los datos hasta aquí aportados en cuanto a que se confirma el carácter técnico del discurso escrito en los tres ámbitos de especialización.

Tabla 4. Porcentaje de nominalizaciones deverbales especializadas por área

  Lemas NDEe Porcentaje de NDEe según Lemas

Comercial 5.002 42 0,83%
Industrial 7.686 134 1,74%
Marítimo 4.603 68 1,47%

Cabe destacar que los manuales del área comercial presentan el menor porcentaje de nominalizaciones deverbales especializadas; esto posiblemente se explica –por una parte– porque en esta área predominarían nominalizaciones con función textual cohesiva, sirviendo estas para establecer relaciones de tipo anafórico y -por otro- a que los textos del área comercial también podrían conformar su léxico especializado a través de otros recursos diferentes a la nominalización. A continuación, la Tabla 5 presenta los porcentajes promedio de nominalizaciones deverbales especializadas en relación con las nominalizaciones deverbales generales:

Tabla 5. Porcentaje de nominalizaciones deverbales especializadas en relación con las nominalizaciones deverbales generales

Área ND NDEe Porcentaje de NDEe según ND

Comercial 566 42 7,42%
Industrial 778 134 17,22%
Marítimo 530 68 12,83%


Los datos desplegados en esta última tabla permiten constatar que el área industrial posee mayor porcentaje de nominalizaciones especializadas en relación con el total de las nominalizaciones estudiadas. Le sigue muy de cerca el área marítima. En cambio, el área comercial tiene el porcentaje más bajo de nominalizaciones especializadas, cuya diferencia con el área industrial ha sido confirmada como estadísticamente significativa (p< 0,1). Esto quiere decir que los textos del área industrial destacan respecto de las otras áreas en el uso de las nominalizaciones con función terminológica, lo cual señala el carácter más técnico del léxico de esta área.

3.2 Sufijos más frecuentes de las derivaciones deverbales especializadas

En cuanto a los sufijos deverbales utilizados en las nominalizaciones especializadas en las tres áreas, se puede establecer que el sufijo –ción y su variante alomórfica –sión predominan ampliamente, tal como se observa, a continuación, en los gráficos 1, 2 y 3. Este sufijo tiene la marca de acción y efecto con significados secundarios de materia, lugar o atribución. Por su parte, el sufijo –dor, también de alta frecuencia en las tres áreas, es de gran productividad por su doble función de designación animada e inanimada. Vale la pena destacar la alta ocurrencia del sufijo nominalizador –dor, cuya función es focalizar el agente o el instrumento.

En el área comercial, luego de –ción/sión (contabilización), siguen en frecuencia los sufijos –nte (contingente) con 12% y -dor (jornalizador), con 7%, funcionando a menudo este último como marca para seres animados (Gráfico 1). Se constata asimismo que varios sufijos no muestran ocurrencia alguna, es decir, no aparecen en estos corpora nominalizaciones deverbales desde estas estructuras derivadas.


Tal como se refleja en el Gráfico 2, en el área marítima el sufijo más productivo en las nominalizaciones especializadas, además de –ción (desconsolidación), con 49%, es –dor (originador), con 18% y –miento (aprovisionamiento), con 10%. Cabe señalar que el sufijo –miento tiene un valor semántico similar al de –ción/–sión.


Finalmente, en el área industrial, casi tan productivo como –ción (indentación), con 32%, es el sufijo –dor (regulador), con 29%, seguido por –miento (rozamiento), con 16%, tal como se visualiza en el Gráfico 3.


Resulta interesante mostrar empíricamente la alta productividad de los sufijos –cion/–sión, junto a –dor y –miento. Estos cuatro sufijos derivativos son los que más ocurrencia presentan en el corpus CTC para la formación de nominalizaciones; ello está indicando que la compactación de información se realiza mayoritariamente en el discurso especializado escrito a través de estos mecanismos gramaticales que, compactando información, permiten focalizar la atención en los procesos y, en ocasiones, en los agentes de estos procesos, otorgándole un significado especializado. Por otra parte, se aprecian cuatro sufijos (–dero, –da, –dora, e –ido) que no tienen ocurrencia alguna o que resulta extremadamente ínfima en prácticamente todas las áreas técnico-profesionales del CTC.

3. Coligaciones de las nominalizaciones especializadas

En el área comercial, las nominalizaciones especializadas forman sintagmas estables de significado especializado, tanto en posición pospuesta como antepuesta a la preposición, tal como se aprecia en la Tabla 6. En esta última posición, la frase que se le pospone tiende a repetirse regularmente, otorgando, en la mayoría de los casos, un significado especializado al sintagma. En el área industrial, la posición pospuesta es la estructura más frecuentemente detectada. Los sintagmas que se forman son estables y de significado especializado, participando la misma nominalización en sintagmas de significado diferente. En posición antepuesta a la preposición, la frase que se le pospone tiende a ser la misma, sin embargo no le otorga un significado especializado, solo lo especifica o describe, como muestran los ejemplos de la Tabla 6.

Como se ilustra en la Tabla 6, en el área marítima la situación es similar a la del área industrial. En la mayoría de los casos en que se presentan en posición pospuesta a la preposición, las nominalizaciones forman sintagmas estables de significado especializado. En cambio, cuando le sigue una frase preposicional, esta brinda un sentido descriptivo y el sintagma resultante no necesariamente posee un significado especializado. Como se aprecia en la tercera columna de la Tabla 6, el rasgo común de las áreas comercial e industrial es la posibilidad de las nominalizaciones especializadas de ser modificadas por adjetivos calificativos, por medio de los cuales se especifica la significación del término.

Tabla 6. Ejemplos de posiciones en las cuales aparece frecuentemente la nominalización deverbal especializada

Posición

Área
 
  Núcleo de SN término de SP   Núcleo de SN que antecede al SP   Núcleo modificado por adjetivos calificativos

Comercial   Sistema de depreciación Sistemas de contabilización
Punto Inicial de desgravación
Un rayado de foliación doble
  Imposiciones a favor de Valorización de la existencia
Exención
total o parcial de los derechos Contabilización de los sueldos
Depreciación de los bienes del activo fijo
  Depreciación creciente
Desgravación automática total
Imposiciones patronales, adeudadas
Foliación sencilla, doble

Industrial   Material de soldadura
Muelle a compresión
La fuerza de fricción o rozamiento
Pieza con rotación
Medida de la dilatación
Temperatura de revenido
Superficie de deslizamiento
  Soldadura de plata (de latón, de estaño)
Soldadura por fusión (por arco eléctrico, en circuitos impresos)
Un regulador de presión
Dilatación térmica de su contenido
  Falsa soldadura
Soldadura
vieja (blanda, eléctrica, dura, fuerte)
Dilatación longitudinal (cúbica, lineal, volumétrica)
Dimensión longitudinal (máxima, mínima, pulgadas)

Marítima   Formulario de autoaclaración
Boletín de Expedición
Operaciones de Reconocimiento
Procesos de consolidación
Cláusulas de Conciliación y Arbitraje
Solicitud de Reexpedición
  La expedición de las mercancías
La desconsolidación de un contenedor
El aprovisionamiento de naves
La formalización de las destinaciones aduaneras
La reexpedición de mercancías
  correcta expediciónTabla
             

Conclusiones y proyecciones

Focalizaremos nuestras conclusiones en cuatro ejes. Un primer eje relacionado con la posibilidad de que la nominalización distinga áreas de especialización; un segundo eje conectado con la relación entre tipo de sufijo derivativo y área de especialización; y un tercer eje relativo a los cotextos en los que se presentan nominalizaciones y su función en la especialización del léxico en lo que concierne a su papel terminológico.

La regularidad en la ocurrencia de las nominalizaciones deverbales generales en los textos de las tres áreas técnicas y la diferencia clara que existe con la mucho menor ocurrencia de nominalizaciones en otros registros (Parodi y Venegas, 2004) permite confirmar que la presencia comparativamente relevante de nominalización es un rasgo caracterizador del discurso técnico. En cuanto a la relación entre nominalizaciones generales y nominalizaciones especializadas, nuestros datos sugieren que la proporción de estas últimas permitiría distinguir grados de especialización entre áreas con léxico de dominio más específico y técnico y áreas con léxico menos especializado y de dominio más general. Lo anterior puede proyectarse como un interesante método para determinar, de modo eficiente y económico, niveles de especialización léxica entre diferentes áreas del conocimiento a través del establecimiento de un índice de nominalización especializada, basado en un marcaje automático y semiautomático de la ocurrencia de sufijos derivacionales deverbales en textos de diversa índole.

En relación con los sufijos usados para la derivación deverbal, el discurso técnico analizado en esta investigación muestra evidente preferencia por los sufijos –ción/–sión, tanto en lo que respecta a las nominalizaciones de uso compartido por las áreas, como en cuanto a las nominalizaciones específicas que forman parte del léxico especializado de cada área. En un primer momento, estos datos sugieren que el léxico derivado sería de carácter más bien general y no altamente específico (alta ocurrencia de –ción y –sión). Ello porque estos sufijos derivativos tienden a la construcción de nominalizaciones de corte más general y presentan una ocurrencia de alta productividad en textos narrativos no especializados (Cademártori y Venegas, 2004). Ahora bien, una mirada más profunda y específica permite identificar en nuestros resultados una tendencia del español a seleccionar, según el campo de conocimiento, determinados haces de sufijación, con determinada distribución, los cuales en conjunto entregarían un perfil semántico del tipo de información que se cristaliza a través de la nominalización. Así, en el área industrial y marítima tenemos –ción/–sión, –dor y –miento con una distribución porcentual más pareja en la primera área, lo que permite inferir que la nominalización cristaliza preferentemente procesos y agentes. Por otra parte, en los textos del área comercial se presentan los sufijos -ción/-sión, -nte y –dor, con una alta predominancia del primero. La nominalización en este caso cristaliza, en lo fundamental, procesos.

En cuanto a los cotextos en los que aparece la nominalización deverbal especializada, la necesidad de precisión lleva a la formación de sintagmas nominales que condensan una gran cantidad de información a través de pre y postmodificación mediante vocablos sustantivados con un elevado grado de abstracción. De este modo, las nominalizaciones estudiadas funcionan preferentemente como núcleo de sintagma nominal término de sintagma preposicional (complemento del nombre) y como núcleo de sintagma nominal antecedente de sintagma preposicional.

En términos más específicos se puede plantear que:

a) Como complemento del nombre. Aunque la preferencia por esta posición en el área comercial es menos evidente, en todas las áreas, la nominalización cumple la función de expandir y precisar las ideas, pero de modo compacto e integrador. Mediante este recurso, la gran mayoría de los sintagmas resultantes tienen un significado especializado.
b) Como núcleo de sintagma precediendo al complemento del nombre. En las áreas industrial y marítima, la carga del significado especializado parece pesar en casi todos los casos sobre la propia nominalización, debido a que si bien el complemento del nombre que la acompaña contribuye a su calificación, no conforma con ella un sintagma especializado. El área comercial constituye una excepción, aquí los sintagmas resultantes sí tienen un significado especializado. Es de notar que la calificación de la nominalización por medio del adjetivo no parece ser un fenómeno general. Sólo en el área industrial las nominalizaciones especializadas evidencian la capacidad de combinarse con adjetivos diferentes. Los sintagmas resultantes no tienen un carácter de término.

Por último, cabe destacar que este tipo de investigación respecto del español entrega hallazgos valiosos, ya que su enfoque basado en corpus y con datos empíricamente sustentados es un avance investigativo relativamente novedoso en el escenario latinoamericano actual. En esta misma línea, sugerimos que estudios posteriores profundicen en el análisis de estos sufijos a través de una mirada contrastiva basada en registros y corpora diversificados, con el fin de determinar si estos patrones mantienen su ocurrencia y distribución.

 

Nota

1 Investigación realizada en el marco de proyecto FONDECYT No 1020786.

 

Referencias Bibliográficas

Albentosa, J. & Moya, A. (2000). La reducción del grado de transitividad de la oración en el discurso científico en lengua inglesa. Revista Española de Lingüística, 30(2), 445-468.         [ Links ]

Biber, D., Conrad, S. & Reppen, R. (1998). Corpus linguistics. Investigating language structure and use. Cambridge: Cambridge University Press.         [ Links ]

Biber, D. (1986). Spoken and written textual dimensions in English: resolving the contradictory findings. Language, 62, 384-414.         [ Links ]

Biber, D. (1988). Variation across speech and writing. Cambridge: Cambridge University Press.         [ Links ]

Biber, D. (1993). Using register-diversified corpora for general language studies. Computational Linguistics, 19, 243-258.         [ Links ]

Biber, D. (1994). Using register-diversified corpora for general language studies. En S. Armstrong (Ed.), Using large corpora (pp. 180-201). Cambridge, MA: The MIT Press.         [ Links ]

Biber, D. (1995). Dimensions of register variation: A cross-linguistic comparison. Cambridge: Cambridge University Press.         [ Links ]

Biber, D. (2003). Variation among university spoken and written registers: A new multi-dimensional analysis. En P. Leistyna & Ch. Meyer (Eds.), Corpus analysis. Language structure and language use (pp. 47-70). Amsterdam: Rodopi.         [ Links ]

Bowker, L. & Pearson, J. (2002). Working with specialized language. A practical guide to using corpora. London: Routledge.         [ Links ]

Cabré, M.T. (2001). Textos especializados y unidades de conocimiento: metodología y tipologización (1). En M.T. Cabré & J. Feliu (Eds.) La terminología científico-técnica: reconocimiento, análisis y extracción de información formal y semántica. Barcelona: IULA. Universitat Pompeu Fabra.         [ Links ]

Cademártori, Y. & Venegas, R. (2004). El uso de la nominalización en manuales de tres áreas de especialización técnico-científica: un acercamiento terminológico. Ponencia presentada en el III Congreso Nacional de la Asociación Latinoamericana de Estudios del Discurso, ALED. Universidad Austral de Chile. Valdivia, Chile.         [ Links ]

Ciapuscio, G. (2003). Textos especializados y terminología. Barcelona: IULA. Universitat Pompeu Fabra.         [ Links ]

Cornejo, C. (2004). Who Says What the Words Say? The Problem of Linguistic Meaning in Psychology. Theory & Psychology, 14(1), 5-28.         [ Links ]

Chafe, W. & Danielewicz, J. (1987). Properties of spoken and written Language. En R. Horowitz & J. Samuels (Eds.), Comprehending Oral and written language (pp. 83- 113). San Diego: Academic Press.         [ Links ]

Charaudeau, P. (2004). La problemática de los géneros. De la situación a la construcción textual. Revista Signos, 37(56), 23-39.         [ Links ]

Flowerdew, L. (2004). The Argument for using English specialized corpora to understand academic and professional language. En U. Connor & T. Upton (Eds.), Discourse in the professions.Perspectives from corpus linguistics (pp. 11-33). Amsterdam: Benjamins.         [ Links ]

Francis, G. (1994). Labelling discourse: An aspect of nominal-group lexical cohesion. En M. Coulthard (Ed.). Advances in written text analysis (pp. 83-101). Londres: Routledge.         [ Links ]

Gotti, M. (2003). Specialized discourse: Linguistic features and changing conventions. Berna: Peter Lang.         [ Links ]

Ghadessy, M., Henry, A. & Roseberry, R. (Eds.) (2001). Small corpus studies and ELT. Amsterdam: Benjamins.         [ Links ]

Halliday, M. (1993). On language and physical science. En M. Halliday & J. Martin (Eds.), Writing science. Literacy and discursive power (pp. 54-68). Pittsburgh: University of Pittsburgh Press.         [ Links ]

Henry, A. & Roseberry, R. (2001). Using Small Corpora to Obtain Data for Language Teaching. En M. Ghasessy, A. Henry & R. Roseberry (Eds.). Small Corpus Studies and ELT: Theory and Practice (pp. 93-133). Amsterdam: John Benjamins.         [ Links ]

Lang, M. (1997). Formación de palabras en español. Madrid: Cátedra.         [ Links ]

Marcos Marín, F. & Sánchez, J. (1991). Lingüística aplicada. Madrid: Síntesis.         [ Links ]

Marinkovich, J. & Cademártori, Y. (2004). Foco narrativo y foco informativo: Dos dimensiones para una descripción de los manuales en la formación técnico-profesional. Revista Signos, 37(55), 31-40.         [ Links ]

Martínez de Sousa, J. (1995). Diccionario de lexicografía práctica. Barcelona:Bibliograf.         [ Links ]

Mogollón, G. (2002). Paradigma científico y lenguaje especializado. Revista de la Facultad de Ingeniería de la UCV, 18(3), 5-14.         [ Links ]

Moreno, A. (1998). Lingüística computacional: introducción a los modelos simbólicos, estadísticos y biológicos. Madrid: Síntesis.         [ Links ]

Olson, D. (1977). From Utterance to Text: The Bias of Language in Speech and Writing, Harvard Educational Review, 47 (3), 257-281.         [ Links ]

Parodi, G. (2005a). Lingüística de corpus y análisis multidimensional. En G. Parodi (Ed.), Discurso especializado e instituciones formadoras (pp. 83-123). Valparaíso: Editorial Universitaria de Valparaíso.         [ Links ]

Parodi, G. (2005b) La comprensión del discurso especializado escrito en ámbitos técnico-profesionales: ¿Aprendiendo a partir del texto? Revista Signos, 38(58), 221-267.         [ Links ]

Parodi, G. (2006a) Lingüística de Corpus. Buenos Aires: Eudeba.         [ Links ]

Parodi, G, (2006b) El Grial: interfaz computacional para anotación e interrogación de corpus en español. Revista de Lingüística Teórica y Aplicada (en prensa)         [ Links ]

Peronard, M. (1988). El hombre que habla, el hombre que escribe. Boletín Academia Chilena de la Lengua, 68, 59-77.         [ Links ]

Parodi, G. & Gramajo, A. (2003) Los tipos textuales del corpus técnico-profesional PUCV 2003: Una aproximación multiniveles. Revista Signos, 36(54), 207-223.         [ Links ]

Parodi, G. & Venegas, R. (2004).Bucólico: Aplicación computacional para el análisis de textos: Hacia un análisis de rasgos de la informatividad. Literatura y Lingüística, 15, 223-257.         [ Links ]

RAE (2001). Diccionario de la Real Academia Española. Madrid: Espasa Calpe.         [ Links ]

Roca-Pons, J. (1976). Introducción a la gramática. Barcelona: Teide.         [ Links ]

Sinclair, J. (1996). The Empty Lexicon. International Journal of Corpus Linguistics, 1(1), 99-119.         [ Links ]

Stubbs, M. (1996). Text and corpus analysis. Computer-assisted studies of language and culture. Malden: Blackwell.         [ Links ]

Stubbs, M. (2001). Words and phrases. Corpus studies of lexical semantics. Oxford: Blackwell Publishers.         [ Links ]

Vandendorpe, Ch. (2003). Del papiro al hipertexto. Ensayo sobre las mutaciones del texto y la lectura. México D.F.: Fondo de Cultura Económica.        [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons