SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.71 número1Revisión del género Pseudognaphalium (Asteraceae, Gnaphalieae) en ChileInfluencia del pH de la corteza de Nothofagus sobre la riqueza de líquenes y briófitos, Chile central índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Gayana. Botánica

versión On-line ISSN 0717-6643

Gayana Bot. vol.71 no.1 Concepción jun. 2014

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-66432014000100011 

ARTICULOS REGULARES

 

La diversidad florística del humedal "Ciénagas del Name" (Región del Maule) comparada con otros humedales costeros de Chile

Central The plant diversity of the wetland "Ciénagas del Name" (Maule Region) compared with others wetlands of Central Chile

 

CARLOS RAMÍREZ1*, JOSÉ MIGUEL FARIÑA1, DOMINGO CONTRERAS2, ANDRÉS CAMAÑO3, CRISTINA SAN MARTÍN4, MARLENE MOLINA2, PAULINA MORAGA2, OSVALDO VIDAL5 & YÉSSICA PÉREZ4

1Departamento de Ecología, Facultad de Ciencias Biológicas, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile.
2Facultad de Ciencias Básicas, Universidad Católica del Maule, Talca, Chile.
3Gerencia corporativa Medio Ambiente Seguridad y Salud Ocupacional, Arauco, Chile.
4Instituto de Ciencias Ambientales y Evolutivas, Facultad de Ciencias, Universidad Austral de Chile, Valdivia, Chile.
5Laboratorio de Botánica, Instituto de la Patagonia, Universidad de Magallanes, Avenida Bulnes 01855, Punta Arenas, Chile.

*E-mail: cramirez@uach.cl


RESUMEN

Se estudia la flora del humedal de las Ciénagas del Name (Cauquenes, Región del Maule, Chile), sobre la base de su composición sistemática, origen y espectro biológico. Se registraron 138 especies, con predominancia de nativas. Taxonómicamente la flora está integrada por 5 clases, 55 familias y 121 géneros, representando la mayor diversidad florística registrada para los humedales costeros de la zona central de Chile. Fanerófitos, hemicriptófitos y terófitos se encontraron en proporciones equivalentes, lo que se corresponde con el clima Mediterráneo del área. Los macrófitos representan sólo un 14,49% de la flora total y entre ellos dominan la planta sumergida Ceratophyllum chilense y la emergida Schoenoplectus californicus. La comparación florística con otros humedales costeros permite confirmar su carácter dulceacuícola, más escaso en los humedales costeros de Chile central. El análisis de la flora confirma la necesidad de tomar medidas de conservación para resguardar este importante y especial ecosistema acuático y zonas aledañas.

PALABRAS CLAVE: Humedales, flora, conservación, clima mediterráneo, Chile.


ABSTRACT

We studied the wetland flora of the "Ciénagas del Name" lagoons (Cauquenes, Maule Region, Chile), based on floristic criteria describing the taxonomic composition, attributes, origin and life forms of the flora. A total of 138 species were recorded, predominantly native. Taxonomically the flora consists of 5 classes, 55 families and 121 genera, representing the greatest diversity of flora recorded for coastal wetlands of central Chile. Phanerophytes, therophytes and hemicryptophytes were found in equivalent proportions, which correspond to the Mediterranean areas. Macrophytes represent only 14.49% of the total flora and the most important were Ceratophyllum chilense submerged aquatic plants and emerged Schoenoplectus californicus emerged swamps plant. The floristic comparison with other salt marsh coastal wetlands confirms its freshwater character, which is uncommon on the coastal region of central Chile. The analysis of the flora confirms the need for conservation measures to protect this important and special aquatic ecosystem and its surrounding areas.

KEYWORDS: Wetlands, flora, conservation, mediterranean climate, Chile.


 

INTRODUCCIÓN

Los humedales son unidades del paisaje terrestre caracterizadas por la acumulación de agua edáfica o por afloramiento de napas freáticas. A pesar de que esas condiciones pueden considerarse extremas, son ambientes con alta productividad y biodiversidad, vegetal y animal (Chambers et al. 2008). Dada su enorme importancia como reservorios hídricos para la sobrevivencia humana y la conservación de la biodiversidad por su alta oferta de servicios ecosistémicos, la mayoría de los gobiernos del mundo adhieren a la llamada Convención Ramsar destinada a fomentar la protección de los humedales, mediante la creación de áreas protegidas que los contengan (Davis et al. 1996).

Los humedales son ecosistemas terrestres muy productivos, que generalmente presentan una gran cantidad de hábitats formados por comunidades vegetales acuáticas sumergidas, natantes, flotantes libres, emergidas palustres, arbustivas, pratenses y boscosas, todas ellas integrando franjas de la zonación ribereña. En estos hábitats, junto con el espejo de agua, encuentran refugio, alimento y lugares de nidificación una gran diversidad de animales (insectos, peces, batracios, crustáceos, aves, etc.) y de vegetales que junto con utilizarlos como lugar de vida, participan en su formación (Perotti et al. 2005).

En Chile Central abundan humedales costeros (Fariña & Camaño 2012), ellos se ubican de preferencia en la desembocadura de ríos y arroyos, donde se mezclan periódicamente las aguas salinas del mar con las aguas dulces de los cauces, lo anterior les da el carácter de marismas, donde predominan halófitos palustres que resisten la salinidad especialmente cambiante de estos ambientes afectos a mareas (Ramírez & Álvarez 2012). No obstante lo anterior, en las zonas anegadas de los mismos, donde se forman albuferas, éstas pueden presentar abundantes comunidades de plantas acuáticas que sirven de refugio y alimentan a muchas aves, la mayoría de ellas migratorias. La flora acuática es considerablemente más pobre que la terrestre, pero sus especies viven en grandes poblaciones, conformando comunidades florísticamente simples, pero con una rica diversidad vegetacional que entrega hábitats para la fauna nativa, esta última con problemas de conservación, y da lugares de descanso y alimentación para una importante avifauna migratoria.

La designación de un humedal como área protegida o como sitio Ramsar debe ser debidamente justificada, demostrando la importancia de los humedales a conservar (Secretaría de la Convención Ramsar 2010). Lo anterior implica el estudio tanto de sus condiciones físicas y abióticas como de las comunidades biológicas que se desarrollan en ellos, ya que la presencia de los seres vivos en determinado lugar depende de la presencia de hábitats que permitan el desarrollo de sus actividades vitales y les entreguen protección y alimentación (Hauenstein et al. 2002). Por lo anterior, y para desarrollar actividades de conservación se hace indispensable crear una línea de base para conocer la biodiversidad de los humedales (Peña-Cortés et al. 2006).

La presente investigación desarrolla un estudio florístico para el humedal Ciénagas del Name ubicado en la provincia de Cauquenes, en la Región del Maule, Chile, incluyendo la flora acuática y palustre del humedal propiamente tal y la terrestre aledaña, suponiendo que su riqueza y singularidad justifican su designación como Santuario de la Naturaleza (Consejo de Monumentos Nacionales 2008). Como se dijo esta laguna retirada del mar no tiene el carácter de albufera o marisma como el resto de los humedales costeros de Chile central, por ello se procedió a comparar su composición florística con las lagunas El Peral y Torca y con el lago Vichuquén.

Las Ciénagas del Name ubicadas a 35°45´S; 72°13´O, se encuentran en la precordillera costera, a los pies del cerro homónimo, Comuna de Cauquenes, Región del Maule, Chile (Fig.1 A). Con una altitud promedio de 150 m s.n.m. del mar es un humedal de agua dulce que presenta una superficie aproximada de 200 ha. De éstas, 61 ha corresponden al espejo de agua, que mantiene una abundante vegetación acuática sumergida y alimenta a una gran cantidad de aves y 132 ha que presentan un pantano principalmente de totora (Schoenoplectus californicus (C.A.Mey.) Soják) el cual sirve de refugio a la avifauna y alimento a los Coipos (Consejo de Monumentos Nacionales 2008, Escobar 2009) (Fig. 1 B). De acuerdo a la clasificación de los humedales chilenos presentada por Ramírez et al. (2002) este cuerpo acuático corresponde a una laguna que se alimenta de las aguas lluvias y de arroyos que escurren principalmente desde el cerro Name.

FIGURA 1. Chile, Región del Maule. A: Comuna de Cauquenes. B: Humedal Ciénagas del Name indicando el espejo de agua (zonas negras) y el totoral y praderas húmedas (zonas blancas) (Fuentes: Google y Ministerio de Educación de Chile).

FIGURE 1. Chile, Maule Region. A: Commune of Cauquenes. B: Ciénagas del Name wetland indicating the water free surface (black areas) and cattails swamp and wet meadows (white areas) (Sources: Google and Ministry of Education, Chile).

El clima de la región tiene una marcada tendencia mediterránea con características subhúmedas por la influencia templada del mar (Di Castri & Hajek 1976). Los veranos son largos, secos y calurosos, mientras que los inviernos, cortos, fríos y lluviosos. En la ciudad de Cauquenes, la temperatura media anual llega a los 14,9º C con una media máxima de 22,4º C y una mínima de 8,1º C. La precipitación media anual alcanza a 717 mm, extendiéndose los meses secos (cuando la evaporación es mayor que la precipitación) desde octubre a marzo y los meses húmedos (con mayor precipitación que evaporación), desde abril a septiembre, en está última época las heladas son frecuentes (Novoa & Villaseca 1989). El diagrama climático ombrotérmico de la región de Cauquenes publicado por Hajek & Di Castri (1975) es típico de una zona con clima mediterráneo. A este clima corresponde una vegetación boscosa de tipo esclerófilo, que actualmente se encuentra muy alterada en el lugar de estudio (Amigo & Ramírez 1998, Luebert & Pliscoff 2006).

Los suelos de esa parte de la Cordillera de la costa corresponden al tipo pardo no cálcico con transición a lateritas pardo-rojizas, que yacen sobre un sustrato de roca de origen metamórfico (Pinochet 1983). Estos suelos son aptos para uso forestal, agrícola y pratense. En la región son frecuentes los viñedos y la crianza de ganado en las praderas húmedas, ubicadas en los valles (Montero et al. 2007), pero en la actualidad dominan las plantaciones de Pinus radiata D. Don. El sustrato subacuático de la laguna está formado por sedimento proveniente de la erosión de los cultivos y laderas aledañas.

MÉTODOS

La flora fue determinada con recolecciones intensivas en 6 campañas de terreno realizadas en los años 2008, 2009 y 2010 y se complementó con la literatura existente (Ramírez & Álvarez 2012, Ramírez & San Martín 2006a) y con aquella información presente en muestreos realizados en el marco de una investigación vegetacional actualmente en curso. Debido a la marcada estacionalidad de la vegetación, las mayores recolecciones se realizaron principalmente a fines de primavera, cuando la floración estaba en su apogeo. La flora de la laguna fue recolectada en toda su extensión utilizando una embarcación a remos, el muestreo de la flora terrestre aledaña se realizó alcanzando una extensión máxima de 300 m a partir del nivel más alto alcanzado por el agua.

Las especies desconocidas fueron recolectadas y determinadas haciendo uso de la literatura especializada (Matthei 1995, Senghas & Seybold 2003), y sus ejemplares se conservaban en el siniestrado Herbario VALD, pero aún se encuentra un registro fotográfico de la flora de las Ciénagas del Name. La flora fue analizada en su clasificación sistemática (Ramírez & San Martín 2006a), origen fitogeográfico (Zuloaga et al. 2008) y formas de crecimiento para hacer un espectro biológico (Cain 1950). Para macrófitos acuáticos y palustres se siguió el esquema de Ramírez & Stegmaier (1982).

Finalmente, se comparó la flora recolectada en las Ciénagas del Name con la de tres humedales con carácter de albufera, que se encuentran geográficamente más cercanos en la zona costera y que han sido incluidos en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas por el Estado (SNASPE): Lago Vichuquén (Ramírez et al. 2004), Laguna de Torca en la Región del Maule (Ramírez & San Martín 1984) y Laguna El Peral en la costa de la Región de Valparaíso (Ramírez et al. 1987). Las listas florísticas de estos cuerpos se obtuvieron de la literatura mencionada, que fueron realizadas por algunos de los autores de este trabajo y con el mismo esfuerzo y metódica de muestreo. Con los datos se construyó una tabla de presencia/ausencia cuya similitud florística se calculó para las columnas (lugares) usando el índice de similitud de Jaccard (Sáiz 1980) y utilizando las matrices de similitud y de disimilitud se confeccionó una constelación que muestra la distancia florística entre los lugares (Frey & Loesch 1998).

RESULTADOS

La flora de las Ciénagas del Name y zonas aledañas está conformada por 138 especies, de las cuales 76 (55,07%) son nativas y 62 (44,93%), introducidas. El alto porcentaje de especies introducidas, especialmente malezas, está de acuerdo con la fuerte presión antrópica sobre el paisaje que rodea la laguna. El espectro sistemático de la flora determinada corresponde a una hepática (Ricciocarpos natans (L.) Corda), dos helechos (Azolla filiculoides Lam., un hidrófito flotante libre y Adiantum chilense Kaulf. que vive en el sotobosque de los restos de los bosques esclerófilos y pantanosos presentes en el lugar), una conífera (Pinus radiata D.Don, especie cultivada), 99 dicotiledóneas y 35 monocotiledóneas (Tabla I). Un detalle de esta flora con el autor, la familia, el origen y la forma de vida de cada especie se presenta en el Anexo 1.

TABLA I. Distribución sistemática de la flora de las Ciénagas del Name

TABLE I. Flora´s systematic distribution of the Ciénagas del Name.

 

Las 138 especies vegetales que forman la flora de las Ciénagas del Name se distribuyen en 121 géneros, 55 familias y 5 clases. Las dicotiledóneas presentaron el mayor número de familias (42) y un promedio de 2,36 especies por familia; mientras que las monocotiledóneas sólo están representadas por 9 familias, con un promedio de 4 especies por familia, lo que las hace menos diversas. La contribución del resto de las clases a la flora fue mínima.

Entre las dicotiledóneas la familia con mayor número de especies (21) correspondió a Asteraceae, le siguen Lamiaceae y Scrophulariaceae con 6 especies cada una y Myrtaceae con 5 especies. Además hay cuatro familias con 4 especies cada una, tres con 3 especies cada una, cinco con dos y 26 familias con una sola especie. En las monocotiledóneas la familia Poaceae presentó el mayor número de especies 14, seguida por las Cyperaceae con 9 y Juncaceae con 4 especies. Además hay dos familias con 2 especies cada una y cuatro con una sola.

El espectro biológico de esta flora se grafica en la Fig. 2. Son abundantes tres formas de vida, plantas leñosas (fanerófitos), hierbas perennes sin órganos subterráneos de reserva (hemicriptófitos) y plantas anuales y bienales (terófitos). La importancia de estas formas de vida señala, por un lado, la dominancia de la flora terrestre de tipo mediterráneo de acuerdo con el macroclima y, por otro, la abundancia de malezas alóctonas que concuerdan con la intensidad de la intervención agropecuaria en el lugar de estudio. Se presentaron sólo 3 especies de hierbas erguidas (caméfitos herbáceos), Mentha pulegium L., Marrubium vulgare L. y Prunella vulgaris L. todas de origen europeo. Una posición intermedia tienen las hierbas perennes con órganos subterráneos de reserva (criptófitos), de los cuales 3 (Stenandrium dulce (Cav.) Nees., Leucocoryne ixioides (Hook.) Lindl. y Pasithea coerulea (Ruiz et Pav.) D. Don.) son geófitos terrestres y 19 acuáticos (hidrófitos y helófitos). Entre los criptófitos acuáticos se incluyó la hepática Ricciocarpos natans por su forma característica de lemnido, aun cuando las formas de vida se refieren sólo a plantas vasculares.

FIGURA 2. Espectro biológico de la flora del humedal Ciénagas del Name y zonas terrestres aledañas.

FIGURE 2. Biological spectrum of the flora of the Ciénagas del Name wetland and surrounding terrestrial areas.

Las plantas acuáticas (criptófitos), que dependen del anegamiento para sobrevivir, sólo representan el 14,49% del total de la flora (Tabla II). De ellas, 5 son sumergidas (Ceratophyllum chilense Leyb., Utricularia gibba L., Myriophyllum aquaticum (Vell.) Verdc., Potamogeton lucens L. y P. pusillus L.). Los dos primeros flotan libremente a media agua y los cuatro siguientes están arraigados al sustrato subacuático. Ceratophyllum chilense, una especie de Dicotiledóneas primitiva de clasificación incierta, presenta una polinización típicamente hidrófila, es decir a través del agua, mientras que en los otros casos la polinización se produce en el aire ya que las flores sobresalen de la superficie. Utricularia gibba, una planta carnívora, presenta flores amarillas vistosas, seguramente adaptadas a la zoofilia y las otras dos, flores inconspicuas poco vistosas que utilizan la anemofilia.

TABLA II. Número de especies por forma de crecimiento de los criptófitos presentes en la flora de las Ciénagas del Name.

TABLE II. Number of species by growth form of the Cryptophyte present in the Ciénagas del Name.

Ceratophyllum chilense y Myriophyllum aquaticum son especies muy abundantes distribuidas por todo el espejo de agua. Potamogeton lucens es abundante sólo en una poza más profunda del lado norte de la laguna, cerca del Mirador. P. pusillus es más escasa en la misma poza. Utricularia gibba es una planta herbácea frecuente en toda la laguna, aunque no muy abundante.

Además hay 3 especies flotando libremente sobre la superficie del agua: Ricciocarpos natans, Azolla filiculoides y Lemna minuta Kunth., las tres de cuerpo muy reducido, la primera es una Hepática, la segunda un Helecho y la tercera una Monocotiledónea. De las especies natantes arraigadas y con hojas que flotan sobre la superficie del agua sólo hay dos presentes en la laguna: Ludwigia peploides (Kunth) Raven e Hydrocotyle ranunculoides L.f., siendo la primera una de las plantas más abundantes en el humedal y que se encuentra en todas las franjas de la zonación ribereña acuática. La segunda es una maleza alóctona de origen norteamericano, indicadora de eutrofización y en la laguna sólo aparece en lugares muy puntuales con escasa frecuencia y cobertura, especialmente en la desembocadura de pequeños arroyos tributarios que llevan residuos domésticos.

De las plantas acuáticas emergidas pero que dependen de anegamiento prolongado, se prospectaron 7 especies: Polygonum hydropiperoides Michx., Eleocharis pachycarpa Desv., E. acicularis L., Veronica anagallis-aquatica L., Alisma lanceolatum L., Schoenoplectus californicus (C.A.Mey.) Soják y Typha angustifolia L. Las dos primeras son muy abundantes y colonizan los cinturones de plantas natantes y palustres de la zonación litoral. Las dos últimas son helófitos de gran tamaño, la primera muy abundante ya que forma la extensa zona de totoral y la segunda, más escasa. E. pachycarpa, Alisma lanceolatum y V. anagallis- aquatica son helófitos menos frecuentes, las dos primeras colonizan praderas húmedas de junquillo y la última pequeños arroyos tributarios.

COMPARACIÓN CON OTRAS LAGUNAS COSTERAS

La riqueza florística de las Ciénagas del Name contiene 138 especies, superando a todas las otras que alcanzan a 72 especies en el Lago Vichuquén, a 69 en la Laguna de Torca y a 60 en la Laguna El Peral. Estas diferencias están dadas por el mayor uso antrópico de las riberas en los otros humedales lo que destruye la vegetación adyacente, como lo demuestra el hecho de que las 10 especies presentes en todas las lagunas (incluida la del Name) corresponden sólo a plantas acuáticas y palustres: Azolla filiculoides, Ceratophyllum chilense, Cyperus rigens J.Presl & C. Presl, Eleocharis pachycarpa, Juncus microcephalus Kunth, Lemna minuta, Ludwigia peploides subsp. montevidensis, Phyla nodiflora (L.) Greene, Schoenoplectus californicus y Typha angustifolia. Las similitudes florísticas entre todas estas lagunas se muestran en la Tabla III.

TABLA III. Similitud (triángulo superior) y disimilitud (triángulo inferior) florísticas según Jaccard entre lagunas costeras de la zona central de Chile.

TABLE III. Floristic, similarity (upper triangle) and dissimilarity (lower triangle) according Jaccard between central Chile´s coastal lagoons.

Como lo indica la constelación de la Fig. 3, en la cual se ordenan los humedales comparados, se puede apreciar que por su composición florística las Ciénagas del Name están muy distanciadas de los otros, debido a que ella no tiene aporte de agua marina. El resto son albuferas (lagunas salobres) con aporte de agua salada, como lo comprueba la presencia de plantas halófilas típicas de estos humedales costeros y que están completamente ausentes en el humedal del Name, tales como, Cotula coronopifolia L., Frankenia salina (Molina) I.M. Johnst., Rumex sanguineus L., Sarcocornia fruticosa (L.) Scott., Selliera radicans Cav., Solanum maritimum Mey. ex Nees., Distichlis spicata (L.) Greene, Juncus arcticus Willd. y Paspalum distichum L. Todas las albuferas utilizadas en la comparación integran actualmente el sistema de áreas protegidas por el Estado de Chile (SNASPE), lo que no sucede aún con el Name, que es muy diferente a ellas y por ende tiene carácter único entre los humedales costeros de Chile central.

FIGURA 3. Constelación de humedales costeros de Chile central de acuerdo a la similitud y disimilitud florística de Jaccard (Tabla III). Humedales: N = Ciénagas del Name, P = Laguna El Peral, T = Laguna de Torca y V = Lago Vichuquén. La figura debe interpretarse en forma espacial, el mayor grosor de líneas señala mayor similitud florística.

FIGURE 3. Coastal wetland´s constellation showing the Jaccard floristic similarity and dissimilarity (Table III). Wetlands: N = Ciénagas del Name, P = El Peral lagoon, T = Torca Lagoon and V = Vichuquén Lake. The figure should be interpreted spatially, thicker lines indicates greater floristic similarity.

DISCUSION

La importante presencia de especies nativas acuáticas y palustres en las Ciénagas del Name confirma el hecho de que las comunidades acuáticas y pantanosas actúan como importantes reservorios de especies de flora nativa, que encuentran allí lugar de vida y refugio (Álvarez 2008, Ramírez & San Martín 2006b), aun cuando en la flora acuática no siempre es fácil diferenciar entre especies nativas e introducidas, ya que es de tipo azonal con características cosmopolitas y no está relacionada directamente con el macroclima del lugar, sino más bien con características propias del sustrato (Walter 1997).

La forma de crecimiento acuática natante libre que está limitada a cuerpos acuáticos lénticos o a remansos de cuerpos lóticos, ya que es removida por la corriente, es indicadora de eutrofización del agua (Ramírez & Beck 1981, San Martín et al. 2003, Meerhoff & Mazzeo 2004) y su escasa presencia en el Name indica condiciones de pristinidad en las aguas y especialmente, ausencia de macrófitos invasores (May 2007). Las especies de plantas acuáticas propiamente tal son escasas, pero sus poblaciones son grandes, ellas indican condiciones de oligotrofía en la parte acuática del humedal (Hauenstein 2006). El espectro florístico, carente de halófitos, caracteriza a las Ciénagas del Name como un humedal dulciacuícola, los que no son abundantes en la cordillera costera de Chile central y justificaría su protección oficial (Chambers et al. 2008, Figueroa et al. 2009). La dominancia de hierbas anuales y bianuales en el espectro biológico está de acuerdo con el macroclima de tipo mediterráneo (Raunkaier 1937, Mueller-Dombois & Ellenberg 1974, Hauenstein et al. 1988). La abundancia de plantas leñosas podría insinuar el carácter forestal de la flora terrestre primitiva (San Martín et al. 2008).

Aunque en las listas rojas elaboradas en Chile no existen especies vegetales del Name que tengan problemas de conservación, entre éstas se encuentran varias plantas que merecen una atención especial (Hechenleitner et al. 2005). Al considerar los principios de Ramírez et al. (2009) para detectar especies vegetales con problemas de conservación, es posible plantear los casos siguientes: Ricciocarpos natans hepática escasa en Chile y que sólo ha sido citada en pocos humedales de la zona central, es una especie dulciacuícola que no soporta condiciones salobres, el Name sería un refugio para ella. De confirmarse el carácter nativo de Ceratophyllum chilense debería ser protegido, ya que al ser una especie distinta a la europea Ceratophyllum demersum L. (Ramírez & Alvarez 2012), su área de distribución se restringe considerablemente y podría entrar en la categoría de Vulnerable. Últimamente, este género ha mostrado importancia sistemática debido a sus características primitivas y a su posición incierta en el contexto de las Dicotiledóneas en sentido amplio (Cronk & Siobahn 2001). Polygonum hydropiperoides es una especie introducida en Chile, que sin embargo tiene un papel preponderante en la estructura de las comunidades vegetales acuáticas del Name y por ello deberían mantenerse sus poblaciones en buen estado. Por último, Utricularia gibba es una especie acuática nativa poco abundante en Chile y en el Name, por lo que requiere cuidados especiales, teniendo en cuenta que sirve de alimento a varias aves acuáticas, especialmente a los cisnes de cuello negro (Cygnus melancoryphus). Ella necesita de condiciones fangosas no anegadas para cumplir con su ciclo de vida y formar frutos y semillas. También es importante proteger las poblaciones de Nierenbergia repens Ruiz et Pav. que se encuentran en las praderas húmedas que rodean la laguna, esta vistosa Solanaceae aparece también en lagunas temporales de Chile Central, las que están desapareciendo ante proyectos de drenaje (Álvarez 2008, Deil et al. 2011). El análisis precedente se dificulta por la inexistencia de una lista roja para las plantas hidrófilas chilenas.

De acuerdo a la naturaleza de la flora descrita, la manera más correcta de conservar el humedal en su estado actual sería evitando la erosión y la eutrofización, ambas causadas por la intervención antrópica en zonas aledañas (Ramírez et al. 2004). La conservación del humedal es importante por la gran cantidad de especies de fauna que encuentran alimento y refugio en él (Consejo de Monumentos Nacionales 2008).

Actualmente hay medidas que tienden asegurar su conservación como la prohibición de caza (Ministerio de Agricultura 1995) y la colaboración de los propietarios de predios aledaños, los cuales mantienen el humedal cerrado impidiendo el acceso, pero aún algunos de ellos introducen animales que, alimentándose en las praderas húmedas y en el espinal, alteran el suelo y la vegetación, ahuyentando además a la fauna. La caza ilegal de coipos y patos sigue siendo una realidad. La sedimentación, el uso del agua y el cambio climático provocan una clara tendencia al desecamiento, problema serio en un ambiente de secano costero, lo que puede tener consecuencias drásticas (Marín et al. 2009). Por lo anterior, se hace necesario darle la categoría de área protegida (Santuario de la Naturaleza) que se está solicitando para poder planificar y ejecutar labores de conservación, como planteó CONAMA (2002) en su estrategia de conservación para la Región del Maule.

CONCLUSIONES

Las Ciénagas del Name, que corresponden a un humedal dulceacuícola diferente del resto de los humedales salobres de Chile central, presentan una alta riqueza florística con proporción aproximadamente similar de elementos autóctonos y alóctonos, dominando además formas de vida típicas de clima mediterráneo. La abundancia de malezas alóctonas confirma el alto grado de antropización del lugar, lo que pone en peligro su conservación futura y su carácter de refugio de fauna avícola.

Aunque en la flora no hay especies declaradas oficialmente con problemas de conservación, algunas de ellas necesitan atención por la posible amenaza de flora alóctona invasora, lo que sólo será posible incorporando a las Ciénagas del Name al SNASPE nacional.

Lo anterior justifica tratar de obtener para este humedal la categoría oficial de Santuario de la Naturaleza para conservar los hábitats que protegen y dan lugar de vida a la abundante fauna presente.

AGRADECIMIENTOS

El estudio fue financiado parcialmente por Empresas Arauco mediante el Proyecto "Monitoreo Humedal del Name" convenio PUC-ARAUCO. Los autores agradecen a S. Armesto su valiosa ayuda en terreno y a los vecinos y propietarios del Name que facilitaron el acceso al lugar.

 

BIBLIOGRAFÍA

ALVAREZ, M. 2008. Diasporenbank und Ökologie der Vegetation temporärer Gewässer in CholChol-Gebiet (9. Región, Chile). Dissertationes Botanicae 407: 1-87.         [ Links ]

AMIGO, J. & C. RAMÍREZ. 1998. A bioclimatic classification of Chile: woodland communities in the temperate zone. Plant Ecology 136: 9-26.         [ Links ]

CAIN, S.A. 1950. Life forms and phytoclimate. The Botanical Review 16(19): 1-32.         [ Links ]

CHAMBERS, P.A., P. LACOUL, K.J. MURPHY & S.M. THOMAZ. 2008. Global diversity of aquatic macrophytes in freshwater. Hydrobiologia 595: 9-26.         [ Links ]

CONAMA. 2002. Estrategia y plan de acción regional para la conservación de la biodiversidad de la Región del Maule, Talca. 15 pp.         [ Links ]

CONSEJO DE MONUMENTOS NACIONALES. 2008. Expediente: Solicitud de declaratoria del humedal Ciénaga del Name como Santuario de la Naturaleza. Santiago. 43 pp.         [ Links ]

CRONK, J. K. & M. SIOBAHN. 2001. Wetland plants: biology and ecology. Lewis Publishers, Boca de Raton, London, New York, Washington. 462 pp.         [ Links ]

DAVIS, J., D. BLASCO & M. CARBONELL. 1996. Manual de la Convención Ramsar – Una guía a la convención sobre los humedales de importancia internacional. Gland. 211 pp.         [ Links ]

DEIL, U., M. ALVAREZ, E-M. BAUER & C. RAMÍREZ. 2011. The vegetation of seasonal wetlands in extratropical and orotropical South America. Phytocoenologia 41(1): 1-34.         [ Links ]

DI CASTRI, F. & E. HAJEK.1976. Bioclimatología de Chile. Editorial Universidad Católica de Chile, Santiago. 128 pp.         [ Links ]

ESCOBAR, J.P. 2009. Biodiversidad florística y vegetacional del húmedal Ciénagas del Name. Tesis, Escuela de Ingeniería Forestal, Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales, Universidad Católica del Maule, Talca. 58 pp.         [ Links ]

FARIÑA, J.M. & A. CAMAÑO. 2012. Humedales costeros de Chile: Aportes científicos a su gestión sustentable. Ediciones Universidad Católica de Chile, Santiago. 437 pp.         [ Links ]

FIGUEROA, R., M.L. SUÁREZ, A. ANDREOU, V.H. RUIZ & M.R. VIDAL-ABARCA. 2009. Caracterización ecológica de humedales de la zona semiárida en Chile Central. Gayana 73(1): 76-94.         [ Links ]

FREY, W. & R. LOESCH. 1998. Geobotanik – Pflanze und Vegetation in Raum und Zeit. Spektrum Akademischer Verlag, Heidelberg. 436 pp.         [ Links ]

HAJEK, E. & F. DI CASTRI. 1975. Bioclimatografía de Chile. Editorial Universidad Católica de Chile, Santiago. 107 pp.         [ Links ]

HAUENSTEIN, E. 2006. Visión sinóptica de los macrófitos dulceacuícolas de Chile. Gayana 70(1): 16-23.         [ Links ]

HAUENSTEIN, E., C. RAMÍREZ, M. LATSAGUE & D. CONTRERAS.1988. Origen fitogeográfico y espectro biológico como medida del grado de intervención antrópica en comunidades vegetales. Medio Ambiente 9: 140-142.         [ Links ]

HAUENSTEIN, E., M. GONZÁLEZ, F. PEÑA & A. MUÑOZ. 2002. Clasificación y caracterización florístico-vegetacional de los humedales de la costa de Toltén (IX Región, Chile). Gayana Botanica 59: 87-100.         [ Links ]

HECHENLEITNER, V., P.M.F. GARDNER, P. I. THOMAS, C. ECHEVERRÍA, B. ESCOBAR, P. BROWNLES & C. MARTÍNEZ. 2005. Plantas amenazadas del Centro-Sur de Chile: Distribución, Conservación y Propagación. Universidad Austral de Chile y Real Jardín Botánico de Edimburgo. 188 pp.         [ Links ]

LUEBERT, F. & P. PLISCOFF. 2006. Sinopsis bioclimática y vegetacional de Chile. Editorial Universitaria, Santiago. 316 pp.         [ Links ]

MARÍN, V., A. TIRONI, L. DELGADO, M. CONTRERAS, F. NOVOA, M. TORRES-GÓMEZ, R, GARREAUD, I. VILA & I. SEREY. 2009. On the sudden disappearance of Egeria densa from a Ramsar wetland site of southern Chile: A climate event trigger model. Ecological Modelling 220: 1752-1763.         [ Links ]

MARTICORENA, C. & M. QUEZADA. 1985. Catálogo de la flora vascular de Chile. Gayana Botanica 42: 5-161.         [ Links ]

MATTHEI, O. 1995. Manual de las Malezas que crecen en Chile. Alfabeta Impresores, Santiago. Chile. 545 pp.         [ Links ]

MAY, S. 2007. Invasive aquatic and wetland plants. Chelsea House Publishers, New York. 108 pp.         [ Links ]

MEERHOFF, M. & N. MAZZEO. 2004. Importancia de las plantas flotantes libres de gran porte en la conservación y rehabilitación de lagos someros de Sudamérica. Ecosistemas 13(2): 13-22.         [ Links ]

MINISTERIO DE AGRICULTURA. 1995. Declaración área libre de caza. Ministerio de Agricultura, Chile. Santiago.         [ Links ]

MONTERO, A., J. SAN MARTÍN, M. TAMAYO & C. MUÑOZ. 2007. La cordillera de la costa en la Región del Maule – Su patrimonio natural, cultural e histórico. Programa Biodioversidad y ecosistemas, Talca, Chile. 252 pp.         [ Links ]

MUELLER-DOMBOIS, D. & H. ELLENBERG. 1974. Aims and Methods of Vegetation Ecology. John Wiley & Sons, New York. 302 pp.         [ Links ]

NOVOA, R. & S. VILLASECA. 1989. Agroclimatología de Chile. Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), Ministerio de Agricultura, Santiago. 211 pp.         [ Links ]

PEÑA-CORTÉS, F., G. REBOLLEDO, K. HERMOSILLA, E. HAUENSTEIN, C. BERTRÁN, R. SCHLATTER & J. TAPIA. 2006. Dinámica del paisaje para el período 1980-2004 en la cuenca costera del Lago Budi, Chile. Consideraciones para la conservación de sus humedales. Ecología Austral 16: 183-196.         [ Links ]

PEROTTI, M., M. DIEGUÉZ & F. JARA. 2005. Estado del conocimiento de humedales del norte patagónico (Argentina), aspectos relevantes e importancia para la conservación de la biodiversidad regional. Revista Chilena de Historia Natural 78: 723-737.         [ Links ]

PINOCHET, F. 1983. Los suelos de la región del Maule. Instituto de Investigación del Medio Ambiente, Universidad de Talca 1: 33-70.         [ Links ]

RAMÍREZ, C. & M. ÁLVAREZ. 2012. Flora y vegetación hidrófila de los humedales costeros de Chile. En: J.M. Fariña & A. Camaño (eds.), Humedales costeros de Chile: Aportes científicos a su gestión sustentable. Ediciones Universidad Católica de Chile, Santiago. pp. 101-145.         [ Links ]

RAMÍREZ, C. & S. BECK. 1981. Makrophytische Vegetation und Flora in Gewässern der Umgebung von La Paz, Bolivien. Archiv für Hydrobiologie 91(1): 82-100.         [ Links ]

RAMÍREZ, C. & C. SAN MARTÍN. 2006a. Diversidad de macrófitos chilenos. En: I. Vila, A. Veloso, R. Schlatter & C. Ramírez (eds.), Macrófitas y vertebrados de los sistemas límnicos de Chile. Editorial Universitaria, Santiago, pp. 21-61.         [ Links ]

RAMÍREZ, C. & C. SAN MARTÍN. 2006b. Flora acuática. En: P. Saball, M. Arroyo, J.C. Castilla, C. Estades, J.M. Ladrón de Guevara, S. Larraín, C. Moreno, F. Rivas, J. Rovira, A. Sánchez & L. Sierralta (eds.), Biodiversidad de Chile. Patrimonio y Desafíos. Comisión Nacional del Medio Ambiente, Santiago, pp. 364-369.         [ Links ]

RAMÍREZ, C. & J. SAN MARTÍN. 1984. Hydrophylous vegetation of a coastal lagoon in Central Chile. International Journal Ecological Environmental Science 10: 93-100.         [ Links ]

RAMÍREZ, C. & E. STEGMAIER. 1982. Formas de vida en hidrófitos chilenos. Medio Ambiente 6(1): 43-54.         [ Links ]

RAMÍREZ, C., C. SAN MARTÍN & H. RUBILAR. 2002. Una propuesta para la clasificación de los humedales chilenos. Revista Geográfica de Valparaíso 32/33: 265-273.         [ Links ]

RAMÍREZ, C., C. SAN MARTÍN & J. SAN MARTÍN. 2004. Colmatación por macrófitos del complejo lacustre Vichuquén (VII Región, Chile) y clave de determinación. Revista Geográfica de Chile Terra Australis 49: 179-196.         [ Links ]

RAMÍREZ, C., J. SAN MARTÍN, C. SAN MARTÍN & D. CONTRERAS. 1987. Estudio florístico y vegetacional de la laguna El Peral, Quinta Región de Chile. Revista Geográfica de Valparaíso 18: 105-120.         [ Links ]

RAMÍREZ, C., C. SAN MARTÍN, C. NOVOA, J. VILLAGRA & J. AMIGO. 2009. Uso de tablas fitosociologícas para detectar especies vegetales con problemas de conservación. Agro Sur 37(2): 91-102.         [ Links ]

RAUNKAIER, C. 1937. Plant life forms. Oxford University Press, London. 158 pp.         [ Links ]

SÁIZ, F. 1980. Experiencias en el uso de criterios de similitud en el estudio de comunidades. Archivos de Biología y Medicina Experimental 13: 387-402.         [ Links ]

SAN MARTÍN, C., C. RAMÍREZ & M. ÁLVAREZ. 2003. Macrófitos como bioindicadores: Una propuesta metodológica para caracterizar ambientes dulciacuícolas. Revista Geográfica de Valparaíso 34: 243-253.         [ Links ]

SAN MARTÍN, C., C. RAMÍREZ & J. SAN MARTÍN. 2008. Distribución geográfica de los bosques pantanosos de Mirtáceas en Chile. Revista Geográfica de Chile Terra Australis 51/52: 49-64.         [ Links ]

SECRETARÍA DE LA CONVENCIÓN RAMSAR. 2010. Manual estratégico y lineamientos para el desarrollo futuro de la Lista de Humedales de Importancia Internacional. Manuales Ramsar para el uso racional de los humedales, Gland, Suiza. 130 pp.         [ Links ]

SENGHAS, K. & S. SEYBOLD. 2003. Flora von Deutschland und angrenzender Länder. Quelle & Meyer Verlag, Wiebelsheim. 864 pp.         [ Links ]

WALTER, H. 1997. Zonas de vegetación y clima. Ediciones Omega, Barcelona. 245 pp.         [ Links ]

ZULOAGA, F., O. MORRONE & M. BELGRANO. 2008. Catálogo de las plantas vasculares del cono sur. Missouri Botanical Garden Press, Missouri. 3348 pp.         [ Links ]

ANEXO 1. Flora del humedal Ciénagas del Name y zonas aledañas. Se entrega nombre científico con autoridad, familia, nombre común, origen fitogeográfico (Or.) y forma de vida (F.V.) de cada especie.

APPENDIX 1. Flora of the Ciénagas del Name wetland and surrounding terrestrial areas. In each case, the scientific name, author, family, common name, phytogeographical origin (Or.) and life form (F.V.) of each species is shown.

 


Recibido: 19.10.12
Aceptado: 27.09.13