SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.36 número3INTERFACES NUTRICIONALES Y METABÓLICAS EN EL SÍNDROME DEL OVARIO POLICÍSTICO: EL PAPEL DE LA OBESIDAD Y DE LOS MACRONUTRIENTES DE LA DIETA índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista chilena de nutrición

versión On-line ISSN 0717-7518

Rev. chil. nutr. v.36 n.3 Santiago sep. 2009

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-75182009000300011 

Rev Chil Nutr Vol. 36, N°3, Septiembre 2009

VIDA Y LEGADO DEL DR. FRANCISCO MARDONES RESTAT (1919-2009)

LIFE AND WORK OF DR. FRANCISCO MARDONES RESTAT (1919-2009)

El Dr. Francisco Mardones Restat nació en agosto de 1919, cómo décimo hijo de una familia de 16 hermanos. Su padre, Francisco Mardones Otaiza, profesor y Decano de la Facultad de Ingeniería fue Ministro de Estado en varias ocasiones y carteras durante el gobierno de Arturo Alessandri Palma. Su madre, doña Berta Restat Cortés, se hacía tiempo para las obras de solidaridad social de la época.

Sus estudios de educación media los hizo en el Liceo Alemán de Santiago, y sus estudios universitarios los realizó en la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile. Se recibió de médico cirujano en octubre de 1944. Fue becado en Buenos Aires en 1946 y 1947 y estudió con los Profesores Juan Garrahan y Bernardo Houssay. Sus aptitudes docentes las inició en 1941 como ayudante de la Cátedra de Química Biológica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile a cargo del Profesor Eduardo Cruz Coke, donde permaneció hasta 1950.

De 1946 a 1950 trabajó en el Servicio de Pediatría del Profesor Julio Meneghello en el Hospital de Niños Manuel Arriarán de Santiago, dedicándose de inmediato a la pediatría clínica y social. Estuvo a cargo de las Cátedras titular de Pediatría de la Universidad Católica y extraordinaria de la Universidad de Chile.

En 1950 asumió la Dirección de la Unidad Sanitaria Santa Rosa, impulsando permanentemente la salud materno-infantil y la promoción de la salud a nivel comunitario. Al mismo tiempo estudiaba licenciatura en Salud Pública, en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile. Al crearse el Servicio Nacional de Salud, en 1952, asumió por concurso de antecedentes la Jefatura del Departamento de Fomento de la Salud, desde donde impulsó proyectos legislativos de enorme trascendencia en el área de la Protección Social de Madres y Niños. Entre esas iniciativas legales destacaron la expansión del financiamiento de Fondo de la leche con el 5% de la asignación familiar (1957); la extensión de la asignación familiar obrera (creada en 1953) al período prenatal (1956); y la prolongación del reposo maternal postnatal de 1,5 a 3 meses, para permitir el cuidado directo del hijo por su madre y facilitar la lactancia materna. Fue un impulsor muy importante para establecer el Programa Nacional de Alimentación Complementaria que aún permanece vigente.

En el período 1959-1961 ej erció como Director del Hospital de Niños Manuel Arriarán, desarrollando una importante labor de inserción social de las tareas hospitalarias. A continuación, se incorporó a la Organización Panamericana de la Salud como Asesor en Salud Materno Infantil para el Cono Sur con sede en Buenos Aires, Argentina, continuando como Representante de OPS/OMS en Uruguay entre 1962 y 1964. Estando en ese cargo, fue invitado por el Presidente Eduardo Frei Montalva para regresar a Chile y asumir como Director General del Servicio Nacional de Salud (SNS), lo que fue aprobado por el Senado de la República (22 votos a favor,7 en contra y 2 abstenciones), cargo que ejerció entre 1965 y 1967.

Durante su permanencia como Director General del SNS, entre otras iniciativas, obtuvo la remuneración de los alumnos de las Facultades de Medicina durante el internado con exigencia de dedicación exclusiva (1966) e impulsó la creación de una veintena de escuelas de Enfermería y de Obstetricia, con el fin de garantizar la atención profesional del parto y bajar significativamente las tasas de mortalidad materna y perinatal. Obtuvo los recursos necesarios del Ministerio de Hacienda para realizar la mayor expansión histórica de la atención materno-infantil, lográndose en pocos años la cobertura casi universal de los programas de atención profesional del parto y del recién nacido, de inmunizaciones, entrega de leche y de control de salud. Estos logros nacionales son también hoy reconocidos como un aporte fundamental en la reducción de la desnutrición infantil.

Con el consenso de dirigentes religiosos, profesionales y políticos incorporó en los programas de salud materno-infantil la planificación familiar (1966), orientada a postergar embarazos en madres con alto riesgo de enfermar y morir durante la gestación. Al finalizar su período a cargo del SNS desarrolló los primeros Consejos Comunitarios de Salud en los establecimientos del Servicio Nacional de Salud (1967).

En 1968 se reincorporó a la Organización Panamericana de la Salud como Asesor en Salud Materno Infantil en países del Cono Sur de América y de Centroamérica y Panamá (con sede en Guatemala), Permaneció en total 15 años como funcionario de OPS/OMS desde donde cooperó activamente para la extensión de los Servicios Nacionales de Salud con diferentes organizaciones del Sistema de Naciones Unidas. Destacó en ese período, además, por sus investigaciones y por la obtención de numerosos fondos de diferentes fuentes de financiamiento.

A su regreso a Chile en 1979, se reincorporó a las labores universitarias invitado por el Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Chile (1NTA). En su calidad de Profesor Titular de Salud Pública asumió la dirección de la cátedra en el INTA y en el Campus Oriente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile. Durante la década de los 80 e inicios de los 90 incorporó numerosos modelos de análisis estadísticos multivariados para mejorar la sensibilidad y especificidad de los instrumentos desarrollados para la clasificación de las poblaciones según su nivel de vulnerabilidad en salud integral.

Entre los años 1997 y 1999 fue Decano de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Santiago (USACH), asumiendo a continuación la Dirección de Graduados de dicha Universidad.

El Dr. Mardones Restat ha recibido -entre otras- las siguientes distinciones: Premio Internacional de Pediatría (Argentina, 1974); Orden de la Cruz del Sur (Gobierno de Chile, 1987); Medalla de Oro "Albert Schweitzer" (Sociedad Médica Humanitaria Internacional, 1998); miembro honorario de la Academia de Medicina de Polonia; premio "Dr. Abraham Steckel" de Nutrición (Chile, 2000); premio "Dr. Ernesto Medina" (Sociedad de Medicina Administrativa, 2000); premio a la Promoción de Salud (MINSAL, Chile, 1999); premio a la Salud Pública (Sociedad Chilena de Salubridad, 2003); y reconocimiento oficial de la Presidenta de la República de Chile por su lucha contra la desnutrición infantil (Reunión Internacional, Chile, 2008).

En su larga vida profesional ha participado en innumerables reuniones científicas y eventos de gran trascendencia; y ha escrito más de 160 artículos en libros y revistas médicas nacionales e internacionales. Ha sido miembro honorario de Sociedades de Pediatría y de Salud Pública en varios países de América.

La vida del Dr. Francisco Mardones Restat ha sido plena profesionalmente, destacándose por su profundo humanismo, permanente sentido social, gran capacidad de liderazgo y creatividad, con numerosos aportes de gran significación en la Protección Social en Salud tanto en Chile como en América Latina y el Caribe.

En la tarde del 13 de abril de 2009 falleció en Santiago de Chile este Profesor y Maestro de la Medicina Chilena. Son miles sus discípulos y amigos que acompañan en su dolor a su familia. Por sus grandes condiciones humanas, por su permanente entrega al servicio público y por su gran sentido ético lo extrañaremos tanto en Chile como en nuestros países hermanos de América Latina.

Los que tuvimos el privilegio de conocerlo, de trabajar con él y ser sus amigos, sentimos dolor por su desaparición, pero estamos seguros de que su obra será siempre reconocida por las generaciones actuales y futuras.

Descanse en paz...

Dr. Patricio Hevia Rivas

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons