SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.39 número1Psiquiatría clínica en el cambio de siglo: Psychiatry in the Turn of the CenturyConsideraciones sobre la humanización y deshumanización de la psiquiatría índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista chilena de neuro-psiquiatría

versión On-line ISSN 0717-9227

Rev. chil. neuro-psiquiatr. v.39 n.1 Santiago ene. 2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-92272001000100006 

 

Rev Chil Neuro-Psiquiat 2001; 39(1): 14-15

ARTÍCULO ESPECIAL

 

Psicoanálisis y psiquiatría en el cambio de siglo

Psychoanalysis and Psychiatry in the Turn of the Century

 

José A. Infante

Instituto Chileno de Psicoanálisis.


Los progresos más importante del psicoanálisis en los últimos cincuenta años se vinculan fundamentalmente a los conocimientos que se han generado en tres áreas relacionadas con él: los hallazgos de las neurociencias, las observaciones sobre el desarrollo infantil y las investigaciones sobre el resultado a largo plazo de las terapias analíticas.

La relación entre psicoanálisis y neurociencia ha sido muy bien resumida en un reciente artículo de Hugo Bleichman (1999) y de ahí quiero mostrar sus principales conclusiones. Destaca este autor que los hallazgos de las neurociencias, lejos de entrar en contradicción con las principales tesis psicoanalíticas ofrecen, en cambio, un sólido apoyo a las mismas.

Subrayemos en primer lugar los descubrimientos sobre el doble procesamiento cognitivo y emocional: uno inconsciente, automático, de respuesta inmediata, dependiente de los sistemas sub-corticales y otro que es consciente y pasa por la corteza cerebral. El trabajo de LeDoux (1996) muestra que existen dos caminos nerviosos para la emoción: uno a través del tálamo hasta la amígdala (que transmite información perceptiva primitiva con valencia afectiva, pero sin participación de la conciencia) y el otro que implica la activación de los centros corticales y un procesamiento más profundo de la información antes de la activación de la amígdala.

Existe, por lo tanto, un doble circuito del procesamiento emocional: por un lado un circuito que pasa por la corteza, que involucra al hipocampo y que determina el recuerdo consciente de una experiencia atemorizante y por el otro lado un circuito que pasa por la amígdala cerebral y que es capaz de producir las reacciones emocionales de

miedo sin conciencia ni recuerdo consciente, como está previsto por Freud en su trabajo sobre "Lo Inconsciente" (1915).

Si ciertas experiencias se inscriben directamente en el Inconsciente, sin pasar por la conciencia, resulta que en estos casos no es factible recuperar el recuerdo, dado que nunca estuvieron en la conciencia. Además la inscripción en la conciencia no es capaz de deshacer totalmente lo que está inscrito en el Inconsciente, aunque sí es capaz de modularlo (la corteza pre-frontal modula la reacción emocional que tiene lugar en la amígdala).

Este hecho confirma también lo que ya habían adelantado algunas observaciones clínicas. El cambio terapéutico es producto de la interpretación, que amplía el campo de la conciencia, además de la relación paciente-analista (Infante, 1995).

Entre otros descubrimientos recientes de la neurociencia relevantes para la teoría psicoanalítica vale la pena destacar los que se refieren a la plasticidad sináptica (Kathryn, 1997) que señalan que la disposición innata es sólo un componente, como lo anticipara Freud con su concepto de las "series complementarias". De igual manera los hallazgos recientes sobre la neurobiología del "apego" muestran la importancia de ciertas hormonas (ocitocina y vasopresina) en la fijación a la figura del apego (Insel, 1997).

Como lo destaca Glen Gabbard (1999), los conocimientos de las redes neuronales derivados de la investigación experimental, han influido profundamente sobre nuestro entendimiento de los constructos psicoanalíticos referidos a la memoria, la transferencia, la resistencia y las defensas, por nombrar sólo algunos.

Sabemos, en efecto, que múltiples redes son activadas en la situación analítica, algunas conscientes, otras inconscientes. Las transferencias son múltiples en el setting analítico y reflejan las múltiples redes que toman parte cuando se generan.

Todo esto ha traído como consecuencia una creciente aproximación de la psiquiatría y el psicoanálisis, con lo que hoy día se recomienda para muchos casos tratamientos conjuntos en los que un psiquiatra administra psicofármacos a pacientes en análisis, mejorando en forma importante el pronóstico de casos que tratados sólo desde una de estas especialidades se presentan muy dudosos.

De las otras áreas que mencioné al comienzo de esta breve exposición puede decirse que minuciosas observaciones longitudinales han comprobado fehacientemente las tesis psicoanalíticas sobre la importancia de las etapas del desarrollo infantil y que ya hay estudios concluyentes sobre la eficacia de las terapias analíticas (Sandell R., 2000).

En nuestro país la Asociación Psicoanalítica Chilena y su Instituto de formación de especialistas celebraron en 1999 los 50 años de su reconocimiento por la Asociación Psicoanalítica Internacional y en ese mismo año fue sede en Santiago del 41 Congreso de esta entidad. Al inaugurarlo, su Presidente, Dr. Otto Kernberg (1999) enunció los siguientes conceptos: "En el largo plazo nuestro futuro depende del desarrollo de la investigación científica que mantiene y expande la posición fundamental del psicoanálisis en las ciencias de la salud mental, y consolida su posición, junto con la neurobiología, como las dos ciencias fundamentales del desarrollo y la estructura psíquica normal y anormal".

Por último, quisiera informar que a lo largo de sus tres años de actividad el Subcomité Latinoamericano de Psicoanálisis y Sociedad ha realizado una serie de reuniones, de las que surgieron iniciativas y propuestas para mejorar la relación con el medio cultural, incluyendo los aspectos profesionales, universitarios y de relación con los gobiernos. Entre ellas se consideran prioritarios los siguientes puntos:

1. Acreditación y certificación del título de psicoanalista.

2. Inclusión del psicoanálisis entre los tratamientos brindados por los servicios públicos y privados de salud.

3. Regulación de la práctica psicoterapéutica.

4. Inclusión en la formación psicoanalítica del conocimiento de los debates actuales entre el psicoanálisis y otras corrientes de pensamiento,

5. Intercambio activo con el medio académico y cultural.

6. Centros de atención psicoanalítica.

 

Referencias

Bleichmar H. Psicoanálisis y neurociencia. Aperturas Psicoanalíticas N1, 1999         [ Links ]

Freud S. Lo Inconsciente. Obras Completas. Buenos Aires. Amorrortu, 1915         [ Links ]

Gabbard G. International Psychoanalysis 1999; 8:2         [ Links ]

Infante JA. Revista Chilena de Psicoanálisis 1995         [ Links ]

Insel TR. A neurobiological basis of social attachment. Am J Psychiatry 1997; 154:6         [ Links ]

Kathryn J, Jeffrey MB, Reid IC. Modifiable neuronal connections, an overview for psychiatrists. Am J Psychiatry 1997; 154:2         [ Links ]

Kernberg O. International Psychoanalysis 1999; 8:2         [ Links ]

LeDoux J. The emotional brain. The mysterious underpinning of emotional life. New York, Simon and Schuster, 1996         [ Links ]

Sandell R. Resultados a largo plazo en psicoanálisis y psicoterapia. Primera Conferencia latinoamericana de investigación en psicoterapia. Buenos Aires, Editorial Sinopsis, 2000        [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons