SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.23 número2El Congreso chileno y su aporte a la consolidación democrática en perspectiva comparadaParty Change in Chile in Comparative Perspective índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista de ciencia política (Santiago)

versión On-line ISSN 0718-090X

Rev. cienc. polít. (Santiago) v.23 n.2 Santiago  2003

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-090X2003000200004 

Revista de Ciencia Política / Volumen XXIII / Nº 2 / 2003 / 68-87

ARTÍCULOS

La ideología de los partidos

políticos chilenos, 1994-2002:

Rasgos constantes y peculiaridades

Manuel Alcántara Sáez

Universidad de Salamanca, España


Resumen

El presente trabajo describe la evolución de las percepciones y opiniones de diputados chilenos con respecto a cinco grandes cuestiones que articulan de diferente manera la vida política partidista del país. Se trata de su ideología, su posición respecto de la democracia, del papel de las Fuerzas Armadas, de ciertas políticas públicas y de la organización interna partidista.

Abstract

This article describes the evolution of Chilean political parties from the perspective of the members of the Camber of Deputies perceptions and attitudes regarding ideology, democracy, the role played by the Armed Forces, and their position on public policies and the internal organization of political parties.

PALABRAS CLAVE • Chile • Partidos Políticos • Ideología • Percepciones Ideológicas • Democracia


El presente trabajo describe1, con abundante evidencia empírica que queda reflejada en una veintena de tablas, algunos de los elementos constitutivos más sobresalientes de los cinco partidos políticos chilenos más relevantes2 sobre la base de las opiniones de una muestra representativa de miembros de la Cámara de Diputados de las legislaturas correspondientes a 1993-1997, 1997-2001 y 2001-20053. Se parte del hecho que existe una marcada diferencia en el posicionamiento ideológico de estos partidos y que la misma se mantiene en otros temas substantivos de la política nacional de una manera bastante constante a lo largo del tiempo. Para ello, y de entre las distintas posibilidades existentes, se han seleccionado cuatro ámbitos que tienen significado muy diferente: en primer lugar la posición de los partidos con respecto a la democracia, en segundo término con relación al papel desempeñado por las Fuerzas Armadas y a la evaluación del mismo, en tercer lugar sobre el grado de prioridad e importancia de ciertas políticas públicas de naturaleza económica y social y, finalmente, sobre algunas características de la organización interna de los propios partidos.

I. POSICIÓN IDEOLÓGICA DE LOS PARTIDOS CHILENOS. LOS VALORES DE LOS DIPUTADOS

Los partidos chilenos son los partidos que en términos comparados latinoamericanos (Alcántara, en prensa) mejor y más constantemente se ubican en el continuo izquierda-derecha. Además, su ubicación es plenamente coherente con el saber convencional. La Tabla I pone de relieve esta circunstancia que, no obstante, refleja una característica importante en el seno de los partidos que integran la Concertación4, al desplazarse sensiblemente el PDC desde posiciones de centro-izquierda hasta otras más centristas. El PS y PPD, por el contrario, se tornan ligeramente más a la izquierda. La coherencia entre la autoubicación ideológica, es decir, la posición en que los diputados sitúan a sus propios partidos y la ubicación en que les sitúan los restantes partidos a cada uno es bastante grande, registrándose el fenómeno recurrente para otros casos nacionales de cierto incremento de polarización, como consecuencia de que los otros suelen casi siempre percibir al opositor político como depositario de posiciones más extremas.

TABLA 1: Posición media ideológica de los partidos políticos chilenos5

Fuente: PELA.

Medias de ubicación ideológica en una escala donde "1" es izquierda y "10" es derecha. Entre paréntesis, número de casos entrevistados.

La posición ideológica se complementa con tres valores relacionados con el universo de las creencias personales de los diputados que, necesariamente, no tienen un componente político. Se trata de su grado de religiosidad y de su posición frente al aborto y al divorcio.

TABLA 2: Posición media del grado de religiosidad de los partidos políticos chilenos

Fuente: PELA.

Medias de autoubicación de acuerdo con sentimientos y creencias religiosas, donde "1" significa mínimo de religiosidad y "10" el máximo de religiosidad y práctica religiosa. Entre paréntesis, número de casos entrevistados.

Los valores medios del grado de religiosidad (véase Tabla 2) fluctúan en el periodo estudiado, aunque se registra cierto proceso de moderada laicización y mantienen la diferenciación de la escala izquierda-derecha, si bien se hace menos polarizada, con dos extremos conformados por el PS y el PPD, por un lado, y RN, el PDC y la UDI en el otro, y se registra un componente más laico en RN que en el PDC. Algo que coincide con las posiciones de los legisladores con relación a las tendencias sobre su punto de vista en torno al aborto y al divorcio (véase la Tabla 3), si bien las medias se colocan en lugares diferenciados en la escala adoptada, el PPD y el PS tienen valores muy próximos y alejados de los otros tres partidos. Es de destacar, no obstante, el radical distanciamiento de los diputados de UDI con respecto a los restantes con relación al divorcio, ya que muestran una visión radicalmente contraria.

TABLA 3: Posición media con respecto al aborto y al divorcio para 2002

Fuente: PELA.

Pregunta: ¿En qué posición de la siguiente escala, donde "1" significa estar totalmente en contra y "10" totalmente a favor, se sitúa Ud. respecto al aborto y al divorcio? Entre paréntesis, número de casos entrevistados.

II. LOS PARTIDOS CHILENOS Y LA DEMOCRACIA

La valoración de la democracia ha sido un fuerte componente de división de la clase política chilena, en mayor medida que en otros países, debido al legado vivo del general Pinochet y que se ha mantenido gracias a su presencia activa a lo largo de la mayor parte de la década de 1990 hasta su detención en Londres6. Esta situación se refleja perfectamente en el apoyo unánime que registra la democracia entre los componentes de la Concertación (véase la Tabla 4). Si bien RN y la UDI han progresado en la aceptación inequívoca de la democracia entre 1998 y 2002, todavía cerca de un 20 % de sus diputados aceptan la posibilidad de un gobierno de corte autoritario en situaciones especiales.

TABLA 4: Posición en favor de la democracia o de un gobierno autoritario (en porcentajes)

Fuente: PELA.

Pregunta: ¿Con cuál de las dos siguientes frases está Ud. más de acuerdo? a. La democracia es preferible a cualquier otra forma de gobierno b. A veces un gobierno autoritario es mejor que uno democrático. Entre paréntesis, número de casos entrevistados.

Dos indicadores que son asumidos habitualmente para valorar la democracia son el papel que su actores dan a los partidos políticos que se asocian, teóricamente, de manera indudable a la democracia, como lo son las elecciones, mecanismo por excelencia para articular la representación política. Con respecto al primer indicador, los diputados chilenos entrevistados en tres ocasiones diferentes muestran, desde su propia atalaya (véase la Tabla 5), la crisis que asola al comenzar el siglo XXI a los partidos políticos, toda vez que entre 1994 y el 2002, para los cinco partidos chilenos aquí analizados, el grado de importancia que ellos le confieren a la democracia disminuye. Solamente las tres cuartas partes de los diputados entrevistados del PS mantienen un nivel de confianza en la importancia de los partidos, frente a menores porcentajes de las otras agrupaciones políticas. Junto con el PPD, es el único partido que no acepta en sus filas una posición, aunque sea marginal, que mantenga que sin partidos pueda haber democracia.

TABLA 5: Importancia de los partidos para la democracia (en porcentaje)

Fuente: PELA.

Pregunta: Hay gente que dice que sin partidos no puede haber democracia. ¿Hasta qué punto: mucho, bastante, poco o nada, está Ud. de acuerdo con esta afirmación? Entre paréntesis, número de casos entrevistados.

La relevancia de las elecciones para expresar las preferencias políticas (véase la Tabla 6) es ampliamente mantenida por el PDC y el PPD, este último de forma absoluta en 1998 y 2002. El partido que mantiene una posición más crítica al respecto es la UDI, situándose el PS y RN en una situación intermedia, aunque probablemente por razones diferentes. Posiblemente el primero por cierta visión valorativa de un tipo de democracia más participativa en contraste con la de corte representativo y, el segundo, por el legado del gremialismo.

TABLA 6: Importancia de las elecciones para la democracia (en porcentaje)

Fuente: PELA.

Pregunta: En un contexto de pluralismo y amplia competencia partidista, ¿hasta qué punto, mucho, bastante, poco o nada, está Ud. de acuerdo con la afirmación que las elecciones son siempre el mejor medio para expresar determinadas preferencias políticas? Entre paréntesis, número de casos entrevistados.

III. LOS PARTIDOS CHILENOS Y LAS FUERZAS ARMADAS

Otro elemento fuertemente conflictivo de la política chilena ha sido la relación de la clase política con las Fuerzas Armadas. En esta institución, más que en ninguna otra, se hace visible el legado del general Pinochet, sobre todo por su papel de líder formal de las mismas hasta 1998 y, en todo momento, por su incuestionable liderazgo. Si bien el régimen autoritario, por otra parte, no se puede concebir como uno de características únicamente militares (Huneeus, 2002: 175-213), las Fuerzas Armadas durante el periodo comprendido entre 1973 y 1989 desempeñaron un papel fundamental en el sostenimiento del régimen autoritario y tras la llegada de la democracia constituyeron uno de los "enclaves autoritarios" (Garretón, 1995: 118 y ss.) del régimen amparado por el citado liderazgo del general Pinochet y por las favorables disposiciones constitucionales que les conferían una indudable autonomía y un papel metaconstitucional.

Mediante cinco indicadores que se desarrollan a continuación, ha sido evaluada la posición de los partidos chilenos frente a la institución armada. En primer término se ha analizado el nivel de amenaza que para la consolidación de la democracia suponen las Fuerzas Armadas en dos momentos diferentes, como son 1998 y 2002, años relativamente alejados del periodo autoritario (véase la Tabla 7). Este indicador separa radicalmente al PS y al PPD de RN y la UDI, dejando en una posición intermedia al PDC y asociándose a las ubicaciones en el continuo izquierda-derecha. Mientras que para más del 70 % de los entrevistados de la UDI las Fuerzas Armadas no suponían peligro alguno para la consolidación de la democracia, esta cifra solamente era en torno al 10% en el PS y el PPD, aunque la percepción del riesgo militar para ambos partidos ha disminuido entre 1998 y 2002.

TABLA 7: Las Fuerzas Armadas como amenaza para la consolidación democrática (en porcentaje)

Fuente: PELA.

Pregunta: ¿Hasta qué punto: mucho, bastante, poco o nada cree Ud. que las relaciones entre las Fuerzas Armadas y el Gobierno resultan hoy una amenaza para la democracia chilena? Entre paréntesis, número de casos entrevistados.

TABLA 8: Grado de confianza en las Fuerzas Armadas (en porcentaje)

Fuente: PELA.

Pregunta: ¿Qué grado de confianza: mucha, bastante, poca o ninguna le merece la actuación de las Fuerzas Armadas en la vida pública chilena? Entre paréntesis número de casos entrevistados.

El grado de confianza de los políticos chilenos en las Fuerzas Armadas es igualmente dispar y se alínea con las características recién enunciadas (véase la Tabla 8). El PS, el PPD y el PDC mantienen una confianza menor en las Fuerzas Armadas que RN y la UDI, pero mejora entre 1998 y 2002.

La amenaza militar y la confianza en la Institución tienen su reflejo en la valoración que las Fuerzas Armadas reciben de los políticos chilenos a través de tres momentos a lo largo de la última década (véase Tabla 9). Dos son las características más relevantes de la misma. Por una parte la sintonía de los partidos con los indicadores anteriores, de manera que el PDC, el PPD y el PS mantienen niveles de evaluación muy parecidos y claramente diferenciados (inferiores) a los de RN y la UDI que también son similares entre sí. Por otro lado, se refleja un deterioro de la percepción del papel en 1998, año intermedio en la escala. Sin embargo, es notable observar que mientras que para el PDC, el PPD y el PS la visión positiva de las Fuerzas Armadas entre 1998 y 2002 se incrementa, para la UDI y RN continúa el descenso que ya se había producido entre 1994 y 1998.

TABLA 9: Evaluación del papel de las Fuerzas Armadas (en valores escalares medios)

Fuente: PELA

Pregunta: ¿En qué valor de una escala donde "1" es muy negativo y "5" es muy positivo situaría Ud. el papel de las Fuerzas Armadas en la actualidad? Entre paréntesis, número de entrevistados.

La importancia per se de las relaciones con las Fuerzas Armadas como tema estructurador de la agenda política, detectado según las opiniones de los diputados entrevistados, muestra de nuevo las mismas diferencias entre partidos señaladas en los párrafos anteriores. Se registran niveles menores de reconocimiento de la importancia de dichas relaciones por parte de RN y la UDI que los relativos a los restantes partidos (véase la Tabla 10). Sin embargo, es generalizable el descenso de esta importancia de la presencia en la agenda política para todas las formaciones políticas entre 1998 y 2002, lo cual lleva a situar a las Fuerzas Armadas en un lugar poco destacado de la misma. Salvo para el PPD, la importancia de las relaciones con las Fuerzas Armadas es irrelevante (la suma de "ninguna" y "poca"), como lo demuestran los valores en este capítulo superiores al 80 % de los diputados entrevistados de los cuatro partidos restantes.

TABLA 10 : Grado de importancia de las relaciones con las Fuerzas Armadas (en porcentaje)

Fuente: PELA.
Pregunta: ¿Qué grado de importancia: mucha, bastante, poca o ninguna tienen hoy en Chile las relaciones con las Fuerzas Armadas? Entre paréntesis, número de casos entrevistados.

Un último indicador en este apartado se refiere a la disposición de destinar fondos del presupuesto nacional para Defensa y Fuerzas Armadas, cuestión que vuelve a dividir a los partidos chilenos en dos grupos: PDC, PPD y PS, partidarios de gastar menos en dicho rubro, frente a RN y UDI defensores del status quo o incluso de incrementar el gasto militar, como defiende el 20 % de los diputados entrevistados de UDI (véase la Tabla 11).

TABLA 11: Compromiso de gastos público en Defensa y Fuerzas Armadas (en porcentaje)

Fuente: PELA

Pregunta: Dígame si en el capítulo del gasto público referido a Defensa y Fuerzas Armadas cree Ud. que se debería gastar más o menos? Entre paréntesis, número de casos entrevistados.

IV. LOS PARTIDOS CHILENOS Y CIERTAS POLÍTICAS PÚBLICAS

La política chilena desde la recuperación democrática en 1989 ha mantenido de manera continuada en el gobierno al PDC, PPD y PS con su consiguiente capacidad de acción mediante la puesta en marcha de políticas públicas, circunstancia que debe tenerse en cuenta al evaluar las posiciones de los diputados de dichos partidos. Ello no impide recurrir a ciertos rubros de la política pública para intentar hallar diferencias entre los actores políticos. En este sentido, se han vuelto a tomar cinco indicadores de entre las preguntas formuladas a la muestra de diputados entrevistados que integran la investigación sobre la que se basa el presente estudio. Estos son la mayor o menor intervención del Estado en el control de los precios, la subvención de la vivienda, la cobertura general sanitaria, la educación universitaria general y gratuita y la cobertura de las necesidades básicas de los ciudadanos. Ellos permiten correctamente encontrar diferencias entre los partidos analizados y se reflejan de nuevo en los dos polos que configuran la política nacional, con pequeños matices.

El indicador que se refiere a la intervención del Estado en el control de los precios muestra un tono generalizado en el país a asumir por parte de los diputados posiciones negativas frente a ésta (véase la Tabla 12). En efecto, más del 60% de los entrevistados estima que aquélla debe ser mínima (ninguna y poca). No obstante, se registra una neta diferencia entre RN y la UDI, donde la práctica totalidad de sus diputados son partidarios de una intervención mínima. Este indicador es un buen reflejo del impacto del pensamiento neoliberal, en el ámbito de la economía y de la primacía del mercado en la elite política chilena.

TABLA 12: La intervención del Estado en el control de los precios (en porcentaje)

Fuente: PELA.

Pregunta: ¿Dígame en lo relativo al control de los precios qué grado de intervención: mucha, bastante, poca o ninguna debería asumir el Estado? Entre paréntesis, número de casos entrevistados.

La intervención del Estado subvencionando la vivienda, al contrario, es altamente apoyada por todos los partidos con valores máximos por parte del PPD y del PS que incrementan entre 1998 y 2002 su posición favorable (véase la Tabla 13).

TABLA 13 : La intervención del Estado en la subvención de la vivienda (en porcentaje)

Fuente: PELA.

Pregunta: ¿Dígame, en lo relativo a la provisión de vivienda al ciudadano (subvencionar la vivienda), qué grado de intervención: mucha, bastante, poca o ninguna debería asumir el Estado?. Entre paréntesis, número de casos entrevistados.

El papel del Estado en la cobertura general sanitaria es percibido por los diputados chilenos de manera bastante similar, asumiendo una gran mayoría de ellos que su grado de intervención debe ser alto (bastante y mucha), si bien para el PPD y el PS ésta debe ser máxima (véase la Tabla 14).

TABLA 14 : La intervención del Estado dando cobertura general sanitaria (en porcentaje)

Fuente: PELA.

Pregunta: ¿Dígame, en lo relativo a dar cobertura general de seguridad social (sanitaria), qué grado de intervención: mucha, bastante, poca o ninguna debería asumir el Estado? Entre paréntesis, número de casos entrevistados.

La intervención del Estado para garantizar educación universitaria general y gratuita vuelve a ser una línea divisoria entre los partidos chilenos (véase la Tabla 15), ya que se distinguen dos bloques opuestos formados por el PS y el PPD, de un lado, partidarios de un grado alto (bastante y mucha) de intervención, superior al 80 % de los entrevistados tanto en 1998 como en 2002, y RN y la UDI, de otro, que apoyan una intervención menor, con el PDC en una situación intermedia.

TABLA 15: La intervención del Estado garantizando educación universitaria general y gratuita (en porcentaje)

Fuente: PELA.

Pregunta: ¿Dígame, en lo relativo a garantizar una educación universitaria general y gratuita, qué grado de intervención: mucha, bastante, poca o ninguna debería asumir el Estado? Entre paréntesis, número de casos entrevistados.

Finalmente, en lo relativo a la promoción de una auténtica asistencia social básica, las diferencias vuelven a repetirse (véase la Tabla 16), con valores de apoyo a la misma por parte de los diputados del PDC, PPD y PS superiores al 80 %, frente a los de RN y de la UDI que se sitúan en torno al 60%.

Tabla 16: La intervención del Estado para cubrir las necesidades básicas de los ciudadanos (en porcentaje)

Fuente: PELA.

Pregunta: ¿Dígame, en lo relativo a la cobertura de las necesidades básicas de todos los ciudadanos, qué grado de intervención: mucha, bastante, poca o ninguna debería asumir el Estado? Entre paréntesis, número de casos entrevistados.

V. ALGUNAS CARACTERÍSTICAS DE LA ORGANIZACIÓN INTERNA DE LOS PARTIDOS CHILENOS

Para concluir la presente descripción, basada en las actitudes y opiniones de los parlamentarios chilenos de tres legislaturas, se abordan algunas de las percepciones que ellos tienen sobre el funcionamiento de sus propios partidos en función de elementos relativos a la democracia interna, al grado de disciplina interna, al grado de responsabilidad y al poder que tienen conferido los dirigentes. El grado de democracia interna de los partidos chilenos (véase la Tabla 17) parece que tiende a incrementarse entre 1994 y 2002 y los diputados más críticos con su propio partido son los del PPD, ya que todavía en 2002 un tercio de ellos consideraba reducida (muy bajo y bajo) la democracia interna de su partido.

Tabla 17: El grado de democracia interna de los partidos chilenos (en porcentajes)

Fuente: PELA.

Pregunta: ¿Cómo evaluaría Ud. el grado de democracia interna en su propio partido, muy alto, alto, medio, bajo o muy bajo? Entre paréntesis, número de casos entrevistados.

Los diputados chilenos no son nada exigentes a la hora de exigir la disciplina parlamentaria en las votaciones en el Congreso (véase la Tabla 18). Todos, salvo la UDI, cuyos miembros son fervientes defensores de la autonomía del diputado, son partidarios de la existencia de un equilibrio en que la decisión final sobre la forma de votación se ligue al tema objeto de la misma, lo cual es extremadamente ambiguo.

TABLA 18: El grado de disciplina interna de los partidos chilenos (en porcentajes)

Fuente: PELA.

Pregunta: ¿Con cuál de las siguientes opiniones se muestra Ud. más de acuerdo?: se debería exigir siempre la disciplina de voto en el Grupo Parlamentario; se debería permitir que cada diputado votara siguiendo su propio criterio, aunque éste no coincida con el de su grupo parlamentario; unos temas deberían estar sujetos a la disciplina de voto y otros no. Entre paréntesis, número de casos entrevistados.

La ambigüedad a la que se hacía referencia en el párrafo inmediatamente anterior, cuando se pregunta a los diputados por su posición ante otro de ellos que rompiera con la línea del partido, se torna en una posición claramente defensora del diputado (véase la Tabla 19). En otro términos, la responsabilidad del parlamentario díscolo, salvo para una mayoría importante de los diputados entrevistados del PDC, no se satisface renunciando al escaño (obtenido por su candidatura en unas listas partidistas). Para la mayoría de los partidos chilenos, con la ya dicha excepción del PDC, los diputados, por encima de todo, deben conservar su escaño. Esta actitud es un impedimento teórico importante para el desarrollo de opciones parlamentarias en las que se exige un máximo nivel de disciplina y de responsabilidad de los diputados (Godoy, 1992).

TABLA 19: El grado de responsabilidad de los partidos chilenos (en porcentajes)

Fuente: PELA.

Pregunta: En ocasiones sucede que un Diputado que ha sido elegido en las listas de un determinado partido decide posteriormente abandonar su vinculación con ese partido. En esas circunstancias, ¿qué cree Ud. que debería hacer el diputado?: conservar su escaño e integrarse en otro grupo o renunciar a su escaño para que lo ocupe otro candidato. Entre paréntesis, número de casos entrevistados.

Para concluir, hay que señalar que los diputados chilenos, con pequeñas diferencias entre ellos, estiman que la situación actual en lo atinente al papel de los dirigentes de sus partidos debe mantenerse (véase la Tabla 20). No obstante, se registran oscilaciones que tienen que ver con experiencias propias de cada caso y que requieren de análisis individuales. Al tratarse de una cuestión formulada con un claro carácter normativo, todo parece indicar que son los diputados de la UDI los que mayores deseos tienen que en el futuro sus dirigentes tengan menos poder sobre ellos.

Tabla 20: El grado de poder de los dirigentes de los partidos chilenos (en porcentajes)

Fuente: PELA.

Pregunta: ¿Cree Ud. que las cúpulas dirigentes de los partidos chilenos deberían tener un mayor poder sobre los diputados o, por el contrario, tener un menor poder? Entre paréntesis, número de casos entrevistados.

VI. CONCLUSIONES TENTATIVAS

Como se señalaba en la introducción, el presente artículo es un ejercicio exploratorio con un contenido claramente descriptivo sobre la evolución de las percepciones y opiniones de muestras de los diputados del Congreso chileno con respecto a cinco grandes cuestiones que están en el centro de la vida política del país. Los datos ofrecidos sirven para comprender algo de la dinámica partidista chilena y a ayudar a esbozar futuras investigaciones sobre las principales líneas aquí abordadas.

Entre los elementos más destacados que aparecen en las páginas anteriores cabe referirse a una perfecta estructuración de estos partidos en el continuo izquierda-derecha que se mantiene constante en el tiempo y que se relaciona con posiciones más personales como son la religiosidad o la postura frente al aborto y al divorcio. Algo que todavía se mantiene en relación con el avance de la democracia y sus defensores acérrimos o simplemente aquellos que la aceptan por defecto. Las Fuerzas Armadas continúan teniendo una presencia clara en la agenda política del país con una evidente escisión entre los partidos que se encuentran en el gobierno y los que están en la oposición a la hora de considerar la importancia de su papel, realizar la evaluación de su ejercicio y destinarles fondos del presupuesto nacional. En cuanto a las políticas públicas proyectan una división, al menos en las de claro contenido social, entre un polo maximalista conformado por el PS y el PPD y el minimalista definido por la UDI. Algo significativo en este ámbito es la extensión de visiones pro mercado a amplios sectores de la elite política que se ponen de relieve en la generalizada renuencia a avalar la intervención del Estado en el control de los precios. Finalmente, la estructuración interna de los partidos no ofrece diferencias consistentes y marca una tendencia tanto hacia la ambigüedad como a primar fórmulas de mayor pujanza de los candidatos que del partido.

De manera muy resumida, puede mantenerse que los partidos políticos chilenos se encuentran congelados en sus principales características como consecuencia, probablemente, de su proceso de pilarización. Aspecto éste que les dota de un carácter singular dentro de la política partidista latinoamericana, haciéndoles seguir siendo un objeto de estudio de extremo interés. Por otra parte, a la hora de etiquetarles tentativamente y en un esfuerzo por hacer una tipología comprensiva sobre la base de tres ejes de competencia que parecen más relevantes y que serían el de izquierda-derecha, el laico-clerical y el estatista-neoliberal, junto con otro de naturaleza distinta como es el relativo a su nivel de estructuración interna, los datos aquí ofrecidos permiten señalar que el PS y el PPD son partidos de izquierda, laicos, estatistas y semiestructurados; el PDC es un partido de centro, clerical, semi-estatista y estructurado; RN es un partido de derecha, semi-clerical, semi-neoliberal y semi-estructurado y la UDI es un partido de derecha, clerical, neoliberal y semi-estructurado.

 

ANEXO

FICHA TÉCNICA ESTUDIO PERÍODO LEGISLATIVO 1993- 1997

Universo:

Diputados del Congreso de Chile, 1993-1997.

Tamaño de la muestra:

Diseñada: 104 entrevistas (86,7% de la Cámara de Diputados).

Realizada: 93 entrevistas (77,5% de la Cámara de Diputados).

Afijación y procedimiento de muestreo:
Los diputados de los partidos políticos con representación parlamentaria se clasificaron en seis estratos (partidos), estableciéndose una afijación proporcional para la distribución de la muestra. La selección se realizó de forma aleatoria entre los diputados pertenecientes a cada uno de los estratos, no realizándose ninguna sustitución de los diputados seleccionados aleatoriamente.

Para la explotación de la información así obtenida, se aplicaron las estructuras correspondientes a un muestreo estratificado.

Error muestral: Para un nivel de confianza del 95,5% (dos sigmas), y P=Q, el error es de + 5,2 para el conjunto de la muestra, de + 8,1 para la DC, de + 10,7 para RN, de + 19,3 para la UDI, de + 16,3 para el PPD, y de + 9,8 para el PS.

Cuestionario: Los cuestionarios se han aplicado mediante entrevista personal en las oficinas de la Cámara de Diputados, previa cita telefónica con el entrevistado.
Fecha de realización: Del 14 de septiembre al 18 de diciembre de 1994.

Diseño de Investigación: Equipo de Investigación sobre Élites Parlamentarias. Instituto de Estudios de Iberoamérica y Portugal. Universidad de Salamanca.

Investigador responsable: Manuel Alcántara (CICYT, SEC 95-0845).

Diseño del cuestionario y tratamiento estadístico: Ismael Crespo y Araceli Mateos.

Otros investigadores y colaboradores en este estudio: Iván Llamazares, Antonia Santos, Esther del Campo, Cristina Rivas e Idoya Navarro.

FICHA TÉCNICA ESTUDIO PERÍODO LEGISLATIVO 1997- 2001

Universo:
Diputados del Congreso de Chile, 1997-2001.

Tamaño de la muestra:

Diseñada: 89 entrevistas (74,2% de la Cámara de Diputados).

Realizada: 89 entrevistas (74,2% de la Cámara de Diputados).

Afijación y procedimiento de muestreo:

Los diputados de los partidos políticos con representación parlamentaria se clasificaron en cuatro estratos (partidos), estableciéndose una afijación proporcional para la distribución de la muestra. La selección se realizó de forma aleatoria entre los diputados pertenecientes a cada uno de los estratos, no realizándose ninguna sustitución de los diputados seleccionados aleatoriamente.
Para la explotación de la información así obtenida, se aplicaron las estructuras correspondientes a un muestreo estratificado.

Error muestral: Para un nivel de confianza del 95,5% (dos sigmas), y P=Q, el error es de + 5,5 para el conjunto de la muestra, de + 9,5 para la DC, de + 12,7 para RN,de + 14,9 para la UDI, de + 19,3 para el PPD, y de + 12,6 para el PS.

Cuestionario: Los cuestionarios se han aplicado mediante entrevista personal en las oficinas de la Cámara de Diputados, previa cita telefónica con el entrevistado.

Fecha de realización: Del 1 de abril al 31 de julio de 1998.

Diseño de Investigación: Equipo de Investigación sobre Élites Parlamentarias. Instituto de Estudios de Iberoamérica y Portugal. Universidad de Salamanca.

Investigadores responsables: Manuel Alcántara (CICYT, SEC 95-0845).

Diseño del cuestionario y tratamiento estadístico: Ismael Crespo y Araceli Mateos.

Otros investigadores y colaboradores en este estudio: Iván Llamazares, Inés Picazo, Cristina Rivas e Idoya Navarro.

FICHA TÉCNICA ESTUDIO PERÍODO LEGISLATIVO 2002- 2006

Universo:

Diputados de la Cámara Chilena 2002-2006.

Tamaño de la muestra:

Diseñada: 90 entrevistas (74% de la Cámara).

Realizada: 88 entrevistas (73% de la Cámara).

Afijación y procedimiento de muestreo:

Los diputados de los partidos políticos con representación parlamentaria se clasificaron en seis estratos (partidos), estableciéndose una afijación proporcional para la distribución de la muestra. La selección se realizó de forma aleatoria entre los diputados pertenecientes a cada uno de los estratos, no realizándose ninguna sustitución de los diputados seleccionados aleatoriamente.

Para la explotación de la información así obtenida, se aplicaron las estructuras correspondientes a un muestreo estratificado.

Error muestral: Para un nivel de confianza del 95,5% (dos sigmas), y P=Q, el error teórico es de ± 5,71 para el conjunto de la muestra, de ± 12,13 para DC, de ± 14,29 para el PPD, de ± 20,41 para el PRSD, de ± 12,60 para RN, de ± 17,68 para PS y de ± 11,28 para UDI.

Cuestionario: Los cuestionarios se han aplicado mediante entrevista personal en las oficinas de la Cámara, previa cita telefónica con el entrevistado.

Fecha de realización: Del 4 de agosto al 4 de septiembre de 2002.

Diseño de Investigación: Equipo de Investigación sobre Élites Parlamentarias. Instituto de Estudios de Iberoamérica y Portugal. Universidad de Salamanca.

Investigador responsable: Manuel Alcántara (CICYT, SEC 2002 - 03483).

Trabajo de campo: Leticia Mª Ruiz Rodríguez y Elena Diego.

Tratamiento estadístico: María del Mar Martínez Rosón y Cristina Rivas Pérez.

 

1 Se trata de una primera aproximación que necesariamente debe ser complementada con otras que utilicen una metodología estadística más refinada que permita ofrecer una visión más robusta de las relaciones de causalidad existentes entre las variables abordadas.

2 Partido de la Democracia Cristiana (PDC), Partido por la Democracia (PPD), Partido Socialista (PS), Renovación Nacional (RN) y Unión Demócrata Independiente (UDI). Una aproximación a los mismos se encuentra en Inés Picazo Verdejo."Chile" en Alcántara y Freidenberg (1991: 245-354).

3 El trabajo de campo de estas investigaciones, que se identifican como PELA, se ha llevado a cabo mediante entrevistas personalizadas a muestras de diputados con las características detalladas en el Anexo. Todo ello se enmarca en el ámbito de los proyectos de investigación del Plan Nacional de Ciencia y Tecnología SEC94-0284, SEC95-0845 y SEC2002-3483.

4 Así se denomina a la coalición de partidos surgida como continuación del Comando del "No" tras el plebiscito de 1988 y en el gobierno desde las primeras elecciones de la restauración democrática en 1989 hasta la actualidad (2003).

5 En todas las Tablas no se han considerado aquellos entrevistados NS, NC de manera que no siempre el total es de 100.

6 Un análisis completo de la segunda mitad del régimen de Pinochet y de la década de 1990, respectivamente, puede encontrarse, entre otros, en Drake y Jaksic (1993 y 1999).

REFERENCIAS

Alcántara, Manuel y Flavia Freidenberg (eds.). 1991. Partidos Políticos de América Latina. Cono Sur. Salamanca: Ediciones de la Universidad de Salamanca.         [ Links ]

Alcántara, Manuel (en prensa). ¿Instituciones o máquinas ideológicas? Origen, programa y organización de los partidos políticos latinoamericanos. Barcelona: ICPS.         [ Links ]

Drake, Paul W. e Iván Jaksic (eds.). 1993. El difícil camino hacia la democracia en Chile 1982-1990. Santiago: Flacso.         [ Links ]

Drake, Paul W. e Iván Jaksic (comps.). 1999. El modelo chileno. Democracia y desarrollo en los noventa. Santiago: LOM Ediciones.         [ Links ]

Garretón, Manuel A.. 1995. Hacia una nueva era política. Estudio sobre democratizaciones. México: Fondo de Cultura Económica.         [ Links ]

Godoy, Oscar (ed.). 1992. Encuentros Cambio de Régimen Político. Santiago: Ediciones Universidad Católica de Chile.         [ Links ]

Huneeus, Carlos. 2002. El régimen de Pinochet. Santiago: Editorial Sudamericana, 2ª edición.        [ Links ]

Manuel Alcántara Sáez es Catedrático de Ciencia Política y de la Administración desde 1993 y dirige el Instituto de Estudios de Iberoamérica y Portugal de la Universidad de Salamanca, donde dirige la Maestría de Estudios Latinoamericanos. Es Coeditor de la revista América Latina Hoy, y autor de varios libros, entre ellos Sistemas políticos de América Latina (Tecnos: Madrid, 1999) y Gobernabilidad, crisis y cambio (FCE: México, 1995). Su libro de próxima publicación se titula ¿Instituciones o máquinas ideológicas? Origen, programa y organización de los partidos políticos latinoamericanos (en prensa).

(E-mail: malcanta@usal.es)


 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons