SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.23 número43Presencias, ausencias, encuentros y desencuentros entre culturas y mundos juveniles en el campo simbólico de los estudios de juventud: Una reseña de Juventudes: metáforas del Chile contemporáneo, Pablo Cottet (editor), RIL 2015Una lectura del movimiento por la educación en Chile (2011-2013) a partir de la producción de grafitis lingüísticos índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Ultima década

versión On-line ISSN 0718-2236

Ultima décad. vol.23 no.43 Santiago dic. 2015

http://dx.doi.org/10.4067/S0718-22362015000200003 

CONDICIONES JUVENILES CONTEMPORANEAS

 

Movimientos sociales emergentes y representaciones mediáticas recurrentes. Tensiones en el discurso verbo-visual construido sobre el movimiento estudiantil por la prensa de Valparaíso*

 

Movimentos sociais emergentes e representações recorrentes da mídia. Tensões no discurso verbo-visual construído sobre o movimento estudantil pela imprensa de Valparaíso

 

Emerging social movements and recurring media representations. Tensions in verbal-visual discourses built on student movement by Valparaíso press

 

Felip Gascón i Martín* y César Pacheco Silva**

* Español-Chileno, Licenciado con grado y Doctor en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona (España), Postgraduado Cátedra UNESCO en Comunicación y Políticas Públicas (Sao Paulo, Brasil). Profesor Titular, investigador del Centro de Estudios Avanzados, Universidad de Playa Ancha, Chile. Miembro del Observatorio de Participación Social y Territorio, Universidad de Playa Ancha, Chile y Decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Playa Ancha (Valparaíso, Chile). Profesor de postgrado en las Universidades de Playa Ancha, La Frontera, Austral de Chile y Valencia. E-Mail: fgascon@upla.cl.

** Chileno, Licenciado en Comunicación Social y Periodista por la Universidad de Playa Ancha (Valparaíso, Chile), Diplomado en Mediación en Salud por la Universidad de Chile, Postitulado en Comunicación Estratégica y Magíster en Comunicación y Periodismo por la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Candidato a Doctor en Ciencias Humanas, mención Discurso y Cultura por la Universidad Austral de Chile. Académico e investigador de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Playa Ancha. E-Mail: cesar.pacheco@upla.cl.


Resumen

El presente artículo categoriza la(s) representaciones dominantes en las estructuras enunciativas de los discursos verbo-visuales en la construcción de los actores sociales vinculados al movimiento estudiantil. La investigación abarca las informaciones publicadas entre junio de 2011 y mayo de 2012 en el diario El Mercurio de Valparaíso y el periódico digital El Martutino, y se desarrolló mediante una metodología mixta y comparatista de carácter socio-semiótico. Los hallazgos ponen en evidencia la crisis de representación que escenifican y amplifican los medios de comunicación, simplificando los alcances de la movilización estudiantil, excluyéndola y descontextualizándola de la trama compleja de actores y procesos sociales.

Palabras clave: movimiento estudiantil, discurso verbo-visual, representación.


Resumo

Este artigo categoriza a (s) representações dominantes nas estruturas enunciativas dos discursos verbo-visuais na construção dos atores sociais ligados ao movimento estudantil. A pesquisa abrange as informações publicadas entre junho de 2011 e maio de 2012 no jornal El Mercurio de Valparaíso e o diário digital El Martutino. A pesquisa foi desenvolvida através de uma metodologia sociossemiótica mista e comparativa. Os resultados destacam a crise de representação que apresenta e amplifica a mídia, simplificando os alcances do movimento estudantil, excluindo-o e descontextualizando-o da complexa rede de atores e processos sociais.

Palavras chave: movimento estudantil, discurso verbo-visual, representação.


Abstract

The present article categorizes the dominant representations of declarative structures of verbal-visual discourses in the depiction of the social actors linked to the student movement. Based on a mixed and comparative social semiotic approach, the research covers information published in the newspaper El Mercurio de Valparaiso and the digital daily El Martutino between June 2011 and May 2012. The findings present the crisis of representation deliberately dramatized and amplified by the media, oversimplifying the scope of the student movement and excluding and decontextualizing it from the complex network of actors and social processes.

Keywords: student movement, verbal-visual discourse, representation.


 

1. Introducción

El movimiento estudiantil1 del año 2011 en Chile, cuya cartografía de principios se centra en la reivindicación del derecho a la educación pública, gratuita y de calidad, generó una tensión entre los campos educativo y político-económico, cuyos estados de oposición y conflicto han tenido reflejo en la agenda de los medios de comunicación de manera constante, tanto en el ámbito nacional como en el local.

Pese a las diversas lecturas políticas que puedan hacerse respecto de los logros concretos de esa sui generis movilización, difícilmente puede negarse la energía con que reimpulsó —tras el fin de la dictadura que se prolongó en Chile desde septiembre de 1973 a marzo de 1990—, las diversas oleadas con que los movimientos sociales han tratado de superar el estado de fragmentación social y ausencia de articulación entre las organizaciones tradicionales y las que se han venido en denominar organizaciones sociales emergentes o de nuevo tipo.

No obstante, nuestra motivación al estudio del movimiento estudiantil tuvo su primer impulso vital desde la propia experiencia acumulada en acompañamiento de las movilizaciones estudiantiles desde el 2006 en adelante, sus reivindicaciones en torno al derecho a una educación pública, de calidad y gratuita, en paralelo al propio proceso de democratización de los estatutos orgánicos universitarios, promulgados por la dictadura y mantenidos —salvo escasas excepciones— hasta hoy, abriéndonos al debate nacional en torno a los alcances de la reforma de la educación superior y el reconocimiento de la participación triestamental en las estructuras de gobierno universitario.

Nuestro interés pudo concretarse gracias al trabajo articulado de un equipo de investigadores, vinculados al campo de la comunicación, integrado por académicos, académicas y ayudantes de investigación de tres universidades regionales, Universidad de La Frontera, Temuco (UFRO), Universidad Austral de Chile, Valdivia (UACH)y Universidad de Playa Ancha, Valparaíso (UPLA), y gracias a la adjudicación de dos proyectos financiados por el Fondo de Estudios sobre el Pluralismo en el sistema informativo Nacional (Comisión Nacional de Ciencia y Tecnología y el Ministerio Secretaría General de Gobierno) durante los años 2012 y 20132. Aunque ambos proyectos tuvieron como propósito el estudio crítico y complejo del discurso mediante el cual la prensa impresa y digital de las regiones de La Araucanía, Los Lagos y valparaíso representó a los actores sociales vinculados al movimiento estudiantil, indagando el grado de diversidad temática y complejidad discursiva en la construcción de nuevas actorías, el presente artículo centra su atención en los últimos hallazgos sobre el papel que tuvo la fotografía, en su calidad de texto visual, como co-adyuvante de la representación construida sobre los actores sociales vinculados al movimiento estudiantil.

En particular, se analizan en forma interdependiente las imágenes y relatos periodísticos publicados durante el período más álgido de las movilizaciones, esto es, entre 1 de junio de 2011 hasta el 31 de mayo de 2012 en el tradicional diario El Mercurio de Valparaíso (EMV) y el digital El Martutino (MAR), ambos de la Quinta Región, para entender la construcción de sentido con que la fotografía representó a los diversos actores. Con ese propósito se categorizó la representación dominante en las estructuras enunciativas del discurso fotográfico y textual de apoyo —titulares y pies de foto— en la construcción de sentido de dichos actores sociales.

 

2. Transtextualidad3 y crisis de representación

A pesar de que en el discurso de las Ciencias Sociales se reconoce como una de las problemáticas contemporáneas de importancia central las consecuencias del tránsito entre la cultura analógica y la digital, la complejidad y velocidad con que se ha ido transformando la mediosfera no ha logrado todavía impregnar con la misma intensidad las preocupaciones en torno a la polisémica relación entre texto-contexto-transtextualidad.

Si bien, Gonzalo Abril (2007) sostiene que los estudios acerca del texto visual constituyen todavía un pilar casi trivial en la mayoría de las investigaciones en Ciencias Sociales y Humanas, toda vez que se sustentan en una teoría de la comunicación «nucleada en torno a la problemática del sentido» (Habermas, 1989:19; Abril, 2007:17). Actualmente las investigaciones hispanoamericanas relacionadas a la fotografía periodística han aumentado considerablemente, especialmente en el campo de las Comunicaciones y Ciencias de la Información (Ardevol Abreu, 2008; Leetoy, 2008; Maciá-Barber y Galván, 2008; Villa, 2008; Ortiz Echagüe, 2010; Torregrosa Carmona, 2010; Guallar, 2011; Marauri Castillo, Rodríguez González y Cantalapiedra González, 2012; Visa Barbosa, 2012; Marciá-Barber, 2013).

Comprender la paradójica relación que muchas veces representa la imagen fotográfica en la comunicación periodística y, particularmente, las diferencias performativas con que ella dialoga a través de los entramados discursivos de los medios impresos tradicionales y los nuevos medios digitales, plantea desafíos de orden epistemográfico (García Gutiérrez, 2004) y metodológico, a la vez, sobre una materia significante en la mediatización de la realidad (Peñamarín, 1997; Abril, 2007; Abreu, 1993; Vilches, 1987; Gauthier, 1986; Freund, 1976).

El fenómeno descrito anteriormente evidencia la brecha intergeneracional que separa a migrantes y nativos digitales, y que se extiende al conjunto de procesos de producción/circulación/consumo/(re)-significación, permeando las propias estructuras de sentido común en los procesos de enseñanza-aprendizaje colectivos, como también en los procesos de movilización y construcción de la acción colectiva.

Desde una epistemología del presente y de la presencia en la que queremos inscribir la producción significante de todo documento mediático, este tipo particular de semiótica, que es el artefacto visual en el actual contexto de debate entre lo real/virtual, somete a crítica el juego entre ser y (a)parecer, no-ser y no-(a)parecer, desde el que tradicionalmente se debatía el estatuto verdad/falsedad/ocultamiento (Álvarez Pedrosian, 2011:298) de los relatos periodísticos como productores de subjetividad.

Hasta tal punto, ya que el simulacro ha alcanzado estatuto de realidad y ya no el verosímil (Vázquez Medel, 2007), desvirtuando las sutiles estructuras discursivas de la imagen analógica para expandirse con un mayor espectro de acción en la semiosis de la imagen digital.

En el rastro epistemográfico4 podemos desentramar la forma como la Modernidad instaló y desarrolló multitud de dispositivos instrumentales encargados de proyectar la invisibilidad del cuerpo; entre esos dispositivos la fotografía ocupa un lugar destacado para diseccionar, clasificar y suplantar el cuerpo, dando corporeidad normalizada al simulacro de su totalidad, a su biopolítica de sujeción al cuerpo social.

Por ende, estos no tienen lugar en los discursos ni en la imagen fotográfica, no tienen sitios de colocación del sentido, se abren dando lugar al acontecimiento, lo que está siendo, en el entre, en la encrucijada, «esta fractura de todo lenguaje donde el lenguaje toca el sentido» (Nancy, 2003:20).

De esta forma, la interrogante que queremos someter a discusión cuestiona si acaso los medios de comunicación en la actualidad continuarían respondiendo a aquella lógica moderna de la democracia representativa, que fue referente en la construcción de sentido de comunidad, politicidad y regulación de conflictos en las dinámicas de opinión pública.

Coincidimos con Peñamarín (2007:172) cuando reconoce que no hay que perder de vista que los medios de comuncación constituyen también y todavía lugares de experiencia y vida social: «...los medios han contribuido a crear una comunidad de destinatarios, ofreciéndoles una experiencia común de recepción, así como la conciencia de formar parte de un territorio caracterizado por un tipo de sensibilidad y de cultura».

Es por ello que el presente trabajo parte por entender la visualidad como elemento central de la experiencia contemporánea y cómo esta ha sido organizada y representada por los media, cuestionando que el problema no se reduce al estudio de una cultura de la imagen, sino más bien a una forma de organización socio-histórica, que implica una gestión de la visualidad mediante determinadas tecnologías de hacer-visible técnicas de producción, de reproducción y de archivo (Abril, 1997:7).

Por tal razón, el estudio de las formas de representación, tanto de la imagen fija como de la imagen en movimiento, constituye actualmente uno de los elementos más relevantes en el estudio de la construcción de la hegemonía política (Žižek, 2009; Jameson, 1995). De la mayor relevancia, además, si se consideran los actuales fenómenos transmedia y sus efectos en la economía política de la cultura y de sus lenguajes, en los tránsitos y discontinuidades entre la cultura analógica y la digital.

 

3. Representación social y discurso periodístico

La amplia bibliografía existente en torno a la teoría de las representaciones sociales deja de manifiesto que los medios de comunicación y, especialmente el discurso periodístico, ha significado para los investigadores un constante foco de interés tanto en Europa (Farr, 1984; Doi-se 1991; van Dijk, 2001; Hayes y Wagner, 2005) como en Hispanoamérica (de Rosa, 2001; García y Gil, 2004; Valencia, 2007).

según formula Rodríguez salazar (2009:20): «La comunicación es el elemento fundamental para el mantenimiento, la elaboración y la transformación de la cultura. Es el medio a través del cual se construyen, reconfiguran y debaten los significados y sentidos sociales». Por ende, al transformarse en un soporte cultural, entrega a los individuos, grupos y comunidades un marco interpretativo. «La cultura... es una estructura de sentido que se materializa en sistemas de creencias, valores compartidos y en producciones materiales de diversa índole. En términos generales, se puede decir que la comunicación es la cultura puesta en acción, que es la comunicación objetivada» (Rodríguez salazar, 2009:20).

La naturaleza humana se constituye, entre otros factores, por la comunicación. Por ende, es un requisito para que configurar una acción que afecta las relaciones tanto impersonales como societales. Tal como indica Jodelet (2007), las RS son la consecuencia de prácticas comunicativas y procesos socioculturales.

Incluso Piñuel (1987:54) es aún más categórico al afirmar «que a diferencia de las representaciones individuales, cuyos productos no siempre son transferibles y objetivables, las representaciones sociales son imposibles sin comunicación».

Es fundamental considerar que las dinámicas comunicativas contemporáneas han permitido la irrupción de la comunicación de masas que faculta «al emisor de la comunicación (sea individuo o sea el grupo de que emana) dirigirse simultáneamente a un número de destinatarios, por medio de un órgano de información. El periódico, la radio, la televisión... realizan comunicación de masas» (Aguilera, 1991:22).

Teniendo en consideración que la comunicación de masas es un modo particular de comunicación, los mass media se transforman en fuente inagotable múltiples elementos que orientan a comprender la realidad. «El pensamiento de sentido común no permanece ajeno a estas influencias: recupera estos lenguajes, noticiones e imágenes uy los incorpora en forma activa en la modalidad de representación social» (Rodríguez Salazar, 2009:23).

Los medios de comunicación y, sin lugar a dudas, el discurso periodístico se ha transformado en un espacio de transmisión de las representaciones sociales. Al respecto Farr (1984) sostiene: «Nos encontramos ante representaciones sociales cuando los individuos debaten temas de mutuo interés... o cuando hacen eco de los acontecimientos seleccionados como significativos o dignos de interés por quienes controlan los medios de comunicación».

Las representaciones sociales contribuyen a la comprensión del entorno que nos rodea con la finalidad de convertir lo extraño en algo familiar, dinámica necesaria en el proceso de interacción con el mundo. Al respecto Moscovici sostiene que esta perspectiva teórica es adecuada para análisis de diversos tipos de productos, especialmente el mediático. «Una teoría de la representación no trata únicamente con el hombre o la mujer de carne y hueso. Nos permitiría entender los trabajos creados conjuntamente, y más allá de eso, la literatura, novelas, cine, arte, cualquier ciencia y las instituciones que les dan forma objetiva. ¿No está ahí un gran almacén de material relacionado con nuestra habilidad para adquirir conocimiento y para comunicar y ser encontrado en diversos dominios culturales?» (2003:111).

Lara afirma que en representaciones transmitidas por los medios de comunicación a través de sus discursos mediáticos configuran una organización de los real a través de imágenes mentales —citando a Charaudeau— el investigador sostiene que dichas representaciones «están incluidas en la realidad, incluso llegan a ser consideradas la propia realidad» (2009:81).

De acuerdo a lo expuesto, es posible señalar que la realidad social está compuesta por las representaciones y los medios de comunicación no solamente contribuyen a mediar entre los hechos y los individuos, «sino que ayuda a construir nuestra realidad y la principal herramienta para ello es el lenguaje» (Lara, 2009:82).

El discurso mediático y, especialmente el periodístico, sea a través de la prensa, radio, televisión o internet, tiene una influencia relevante en la forma en que representamos en el mundo que nos rodea. «Cierto es que tal vez no creamos todo lo que leemos en periódico, ni quizás tampoco nos sintamos influidos por la transmisión de un discurso de nuestro presidente, pero, pese a todo, las noticias van a influir en lo que realmente pensamos (aun críticamente), en lo que creemos importante o irrelevante, en qué personas son consideradas prominentes o marginales, qué acontecimientos son o no interesantes» (Van Dijk, 2001:174).

 

4. Metodología comparatista e intertextual

Nuestro estudio abordó una perspectiva epistemológica basada fundamentalmente en la observación, descripción y análisis del discurso fotográfico, que en torno al movimiento estudiantil de los años 2011-2012 fue puesto en valor significante en el escenario público por los dos medios regionales ya mencionados, El Mercurio de Valparaíso (EMV) y ElMartutino (MAR).

Dado que se trató de una investigación cuyo corpus está constituido por textos mixtos: fotografía (texto visual) y su pie de foto (texto lingüístico), se trabajó articulando la perspectiva del análisis crítico del discurso (ACD) para el texto escrito (van Dijk, 1990; 1998; 2003), con la perspectiva de análisis socio-semiótico (ASS) para el texto visual (Aparici et al, 2006; Metz, 1970; Barthes, 1990; Gubern, 1994; Vilches, 1987; Eco, 1994; Abril 2007).

Es fundamental explicar que dicha articulación, que se ensayó como metodología innovadora en esta investigación, es lo que hemos denominado Análisis Crítico del Discurso Verbo-visual (ACDV) y que se compone esquemáticamente de tres niveles de análisis:

a) Nivel Contextual: Considera aspectos que permiten hacer una adecuada contextualización de la imagen fotográfica. Incorporará las siguientes variables: nombre del periódico; nombre del/a fotógrafo/a; género; fecha y número de página.

b) Nivel Icónico: Tiene que ver con la descripción de la imagen, dando cuenta de la estructura de la misma; es decir, de sus denotaciones, asociados a temas y actores principales y secundarios, etcétera. Se indagará en los elementos morfológicos, en la composición y en la retórica de la imagen, en el espacio y tiempo de representación, teniendo como objetivo inventariar los componentes de la misma, como por ejemplo: Reconocimiento y jerarquización de los signos icónicos a partir de su ubicación en el plano, tonalidad, textura, tamaño, contraste, etcétera (incluye personas, artefactos y otros), organización de los componentes, composición, iluminación. Este nivel incorpora también los códigos proxémico, kinésico, gestual, indumentario, etcétera.

c) Nivel Iconográfico: Permite interpretar el mensaje contenido en la imagen, o mejor dicho el sentido propuesto por el fotógrafo/editor/medio; es decir, su significación simbólica. Se tratará de entender las fotografías en sus connotaciones, sus códigos, sus funciones, el contexto en que fueron creadas. En el nivel iconográfico consideraremos lo siguiente: reconocimiento e interpretación de elementos simbólicos expresados en cada uno de los elementos considerados en el análisis icónico, reconocimiento de los significantes y jerarquización de los mismos, reflejos sociales, culturales, políticos, etcétera del referente, reconocimiento de valores culturales, cánones de belleza y armonía, valores ético-morales que subyacen a nivel de contenido de la escena representada, alegorías, metáforas, metonimias, etcétera.

Dado que prácticamente la totalidad de los textos en la prensa son de carácter mixto, apoyándonos en Aparici et al., (2009) incorporamos al modelo de análisis aspectos relacionales entre imagen fotográfica y texto escrito, de manera de mejorar lo propuesto por Metz (1970), Barthes (1986), quienes hablan de funciones de anclaje y de relevo del texto escrito frente a la imagen visual. En esta propuesta, más compleja, la relación se da de cuatro formas: a) Acontecimiento en la imagen y acontecimiento en el texto escrito; b) Acontecimiento en la imagen y comentario en el texto escrito; c) Comentario en la imagen y comentario en el texto escrito; y d) Comentario en la imagen y acontecimiento en el texto escrito, elementos que hemos incorporado al modelo a emplear en esta investigación.

Tabla 1: Ejemplo de análisis El Mercurio, 3 de agosto de 2011

Tabla 2: Ejemplo de análisis El Martutino, 3 de agosto de 2011

La tercera etapa implicó una selección de hechos periodísticos comunes en los dos medios estudiados para aplicar una matriz comparativa de Análisis Crítico y Complejo del Discurso Verbo-visual (ACCDVA), tal como muestra la Tabla 3.

Tabla 3: Matriz de análisis y complejo del discurso verbo-visual

 

5. Resultados análisis crítico del discurso verbo-visual (ACDV)

El corpus inicial de análisis de los medios estudiados (EMV y MAR) representa un total de 367 fotografías, con sus respectivos titulares, epígrafes, bajadas de título, pies de foto y llamados de atención o destacados, del periodo comprendido entre junio 2011 a mayo 2012.

La digitalización de dicho corpus permitió un trabajo sistemático para construir en la primera fase de investigación la base de datos cuantitativa que se representa en el Gráfico 1.

Gráfico 1: Flujograma de publicación informativo sobre el movimiento estudiantil.

Fuente: Elaboración propia.

Según muestra el flujograma, el número de publicaciones durante el periodo de análisis tuvo su punto más álgido entre los meses de junio, julio y agosto de 2011 en ambos medios, decayendo a partir de noviembre el número de informaciones publicadas sobre el movimiento estudiantil.

Durante el 2012, la frecuencia de publicación siempre fue significativamente menor al promedio de publicaciones del año anterior: 15 (EMV) y 2 (MAR) contra 36 y 5, respectivamente.

La primera etapa de sistematización del período junio 2011 a mayo 2012 arrojó, como se ha dicho, un total de 367 noticias en los dos medios estudiados; 325 en el decano de la prensa escrita El Mercurio de Valparaíso (EMV) y 42 en el digital El Martutino (MAR).

Las primeras evidencias encontradas tras la aplicación del Análisis Crítico del Discurso Verbo-visual (ACDV) resultan de utilidad para describir la macroestructura discursiva, mediante la cual los medios dan significado a la tematización de la realidad; es decir, la forma en cómo re-presentan5 la realidad, agendándola como sistema de textos-temas, para transformarla en referente de los procesos sociocognitivos que constituyen la base del diálogo social.

Si bien todas las imágenes cuentan con un enunciado titular en ambos medios, MAR conserva un esquema invariable, como ya se ha dicho: cabecera, bajada de título y ausencia de llamado y pie de foto. Además, en ningún caso el texto visual se convierte en enunciado titular, aunque sí cumple funciones intertextuales, al vincularse con galerías y otros repertorios de imagen de las redes sociales que no son objeto de esta investigación al ser producciones externas al medio.

En el caso de EMV, también existe un esquema informativo, aunque algo diferente: cabecera, bajada de título, llamado y pie de foto. Las excepciones se relacionan con la publicación de noticias breves a una o dos columnas, donde por razones de espacio y diseño se excluyen habitualmente la bajada, el llamado y el pie de foto.

Las noticias de portada también tienen una norma, la publicación de cabecera y bajada como único enunciado de acompañamiento del texto visual, el que con relativa frecuencia se autonomiza de su relación como lectura complementaria, convirtiendo a la imagen en un enunciado titular que, en algunos casos incluso, entra en contradicción con el texto escrito. Esta última situación, sin duda, es mucho más frecuente encontrarla en las páginas interiores de EMV, siendo casi inexistente en MAR.

La producción propia de la imagen fotográfica es mayoritaria en ambos medios, bastante mayor en EMV (85%) que en MAR (64%), aunque en el medio digital la no acreditación de la autoría en la producción fotográfica es muy relevante (36%), lo que induce a pensar que se trata de una doble tarea informativa que asume muchas veces el mismo reportero en terreno.

Teniendo presente las proporciones diferenciadas de la producción informativa en ambos medios, la atemporalidad de la imagen es más significativa en EMV si se considera el uso de imágenes de archivo (8%), tendencia que crece significativamente en el ACDV con la publicación de motivos fotográficos repetidos, reeditados o imágenes que se convierten en metáfora, particularmente de las tomas y desalojos de liceos, la violencia y los daños contra la infraestructura urbana.

La tendencia mayoritaria en EMV es el relato descriptivo y objetivista a través del texto visual, dando a leer su imagen sobre la realidad desde afuera, nunca desde dentro de la acción, mostrándose como si fuera observador de una realidad autónoma y ajena a su mediación, lo que podríamos calificar como lo propio del ritual objetivista del periodismo conservador.

Sin embargo, lo anterior no constituye una máxima, pues en lo cualitativo también debe considerarse en EMV la producción de comentario a través del texto visual, deslizándose como metáfora la subjetividad de un movimiento social emergente, puesto en escena con la imagen de marchas masivas y manifestaciones artístico-culturales, donde los reporteros gráficos y fotoperiodistas tienen la oportunidad de destacar su creatividad, dando relevancia a la composición técnica, buscando buena resolución y calidad forma-fondo: encuadre, perspectiva, nitidez, profundidad de campo y equilibrio lumínico (modulación de los contrastes luz/sombra/densidad del color).

También dando énfasis a la subjetividad lúdica, infanto-juvenil, traviesa, de festividad familiar, de la exhibición carnavalesca del cuerpo pintado, la indumentaria humorística, la pantomima, la estrafalaria creatividad estudiantil que reactualiza el tiempo de los carros alegóricos y la sátira política. Marca distintiva de profesionalización en un medio que hasta hace poco tiempo atrás disponía de editor fotográfico, figura que fue suprimida junto a otras tantas reducciones de personal.

En MAR encontramos una imagen con menor equilibrio en su calidad técnica en la relación fondo/forma, borrosa en ocasiones, con tendencia a la sobreexposición lumínica y menor profundidad de campo, lo que revela tanto un equipamiento fotográfico amateur, un grado de profesionalización menor en la producción del discurso visual y la inexistencia de edición fotográfica.

El motivo central de la producción fotográfica en MAR se orienta a describir en el relato visual la participación en las marchas y con menor relevancia, pero en un mismo nivel, los acontecimientos artístico-culturales, de violencia y/o represión, exigencias y controversias que generan las propias movilizaciones y reivindicaciones en torno a la educación. El medio digital tiene, sin embargo, una tendencia más rupturista respecto de la mediación informativa y la ortodoxia objetivista que establece límites entre relato/comentario. A menudo se da licencia para confundirse entre el público participante de las manifestaciones, subjetivando su presencia entre las miradas cruzadas y desplazadas (en tiempo y espacio) de actores y lectores.

Por ello, frente a la dialéctica pacifismo/violentismo, la estrategia visual de MAR parece tomar una posición de mediador activo, acotando la violencia relativa de los «encapuchados» frente al desproporcionado poder de los dispositivos represivos de las fuerzas policiales.

El comentario en el texto visual de MAR se articula también con el uso de galerías fotográficas, vínculos a las redes sociales y, especialmente, la colaboración ciudadana, que distingue con un 12% esta forma de acreditación de autoría —aunque sea mediante un carácter genérico y anónimo— que la diferencia de otros géneros de imagen que, como la foto-denuncia, sí son utilizados esporádicamente por EMV, aunque no en este ámbito temático.

 

6. Análisis crítico y complejo del discurso verbo-visual

Como se planteó anteriormene, la primera fase del estudio tuvo una aplicación de carácter cuantitativo, mientras que esta segunda fase implicó la aplicación de una matriz metodológica basada en el Análisis Crítico del Discurso (ACD) y el Análisis Socio-Semiótico (ASS) a las 367 imágenes y textos informativos de los medios en estudio (EMV=325; MAR=42), para finalmente entrar en la tercera fase comparatista basada en el Análisis Crítico y Complejo del Discurso (ACCD).

Para cumplir con esta fase, se seleccionaron aquellos discursos iconográficos comunes desde el plano informativo, es decir, fueron contemplados únicamente los textos verbo-visuales que tuvieron su origen en un mismo hecho periodístico para ambos medios.

En el caso de los dos medios regionales en estudio, 28 informaciones cumplieron con los requisitos para ser comparadas, generándose 14 cruces a los cuales se les aplicó la matriz elaborada para esta finalidad (ver ejemplo en tabla 3).

Durante el 2011 se presentaron 11 cruces posibles, por coincidencia temática en la agenda de ambos medios, en los siguientes meses: junio (3), julio (2), agosto (4), octubre (1) y noviembre (1).

En tanto, septiembre y diciembre no registraron informaciones que cumplieran con las características para ser comparadas. El 2012, la cantidad fue muy inferior, ya que sólo hubo tres casos (2 en marzo y 1 en abril).

Desde el punto de vista técnico, la mayor parte de los textos visuales se caracterizan por utilizar un formato horizontal, de proporción 1:2, privilegiando el color por sobre la monocromía en 23 de las imágenes analizadas durante la tercera etapa. Solo en un caso El Mercurio de Valparaíso utiliza un texto visual en escala de grises y de orientación vertical.

Una diferencia sustancial se presenta en el caso de las autorías de las imágenes, pues en EMV la totalidad de las imágenes son atribuidas a los reporteros gráficos y fotoperiodistas del medio, situación que no se produce en MAR, pues sus fotografías no tienen acreditada su autoría.

Tanto en EMV como en MAR, los estudiantes secundarios y universitarios son los actores principales de las fotografías, salvo en dos ocasiones que ambos medios de comunicación privilegian un estructura física de carácter patrimonial, el Arco Británico situado en Avenida Brasil, que fue objeto de una toma y pintura de frases reivindicativas.

En relación a los significados globales, predomina principalmente la categoría «Marcha», presente en 16 de las 28 imágenes, seguidas de «Desmanes, violencia o represión» (3), «Actividades artísticas/culturales» (3). «Patrimonio», «Represión» y «Huelga de hambre» emergieron en dos ocasiones cada uno de ellos.

a) Significados implícitos y explícitos

Considerando las informaciones analizadas en los cruces entre ambos medios, existe una clara tendencia en MAR a la utilización de formas lingüísticas que enfatizan los significados explícitos por sobre los indirectos, lo que permite visualizar con claridad la postura del comunicador ciudadano frente al movimiento estudiantil.

El lenguaje se manifiesta más espontáneo y directo, sin subterfugios estilísticos o retóricos para referirse a la temática que suele tener matices de valoración positiva. En el caso de EMV hay un equilibrio entre significados explícitos e implícitos. En relación a este aspecto, el matutino porteño suele configurar un entramado lingüístico más sutil que requiere una lectura crítica para desentramar las dinámicas intertextuales con las cuales se estructuran sus mensajes.

b) Análisis global del texto mixto

En cuanto a la función que el estudio establece de la relación entre texto visual y escrito, el análisis global muestra que la categoría más frecuente de esa relación fue la de «Acontecimiento en la imagen y acontecimiento en el texto escrito», que se presentó en dieciséis de las unidades que constituyeron el corpus de la región de Valparaíso en la tercera etapa.

El número restante, justo la mitad, ocho unidades, se encasilla en la categoría «Acontecimiento en la imagen y comentario en el texto escrito». Lo que significa que si bien la mayoría de discursos verbo-visuales analizados no encierran contradicción en su relato descriptivo, un tercio de esa relación entre textos escritos y visuales sí presenta una contradicción, al considerar que el escrito genera comentario mientras la fotografía solamente plantea un relato descriptivo del acontecimiento sobre el que está informando.

Congruente con ello, y considerando la relación texto visual/texto escrito, se evidencia una clara tendencia en MAR a la «Complementariedad». Y si bien en EMV también ésta es la opción mayoritaria de relación entre ambos textos, se presentan 6 casos en que la «Contradicción» predomina la relación entre el discurso textual e iconográfico, lo que tiene una relativa relevancia.

Finalmente, respecto a las estructuras formales sutiles en los contenidos de ambos medios estudiados, el grupo más significativo que el discurso periodístico asocia al movimiento estudiantil 2011-2012 está constituido por los estudiantes universitarios y secundarios, seguido por fuerzas policiales y autoridades, con un muy escaso vínculo contextual con otros movimientos sociales y una total exclusión de referencias al desarrollo histórico del propio movimiento estudiantil, como pasaremos a analizar más adelante.

Esta situación de desconexión o desinformación, si es que apelamos al ejercicio de un periodismo democrático, riguroso, crítico, analítico y verdaderamente independiente, podría interpretarse desde una lógica de ahistoricidad en que se encierra el presente, la presencia y, en consecuencia, las subjetividades.

Lo anterior traduce una eventualidad informativa que, insospechadamente, pareciera enunciar la discontinuidad de todo proceso social en la economía política de la información o, lo que es lo mismo, la noticia-mercancía, un bien de consumo no-reciclable.

Con todo, el tratamiento en la muestra de textos mixtos analizados construye a los estudiantes en forma mayoritaria con una imagen positiva en ambos medios, con gran capacidad de organización, poniendo énfasis en el colorido, diversidad y masividad de su puesta en escena en las calles de Valparaíso, como escenario prioritario de concentración y desfile hacia la inalcanzable sede del Congreso Nacional; inalcanzable, salvo algunas notorias excepciones y puestas en escena de gran creatividad, como fue el despliegue por algunos parlamentarios de una bandera chilena gigante aludiendo a las reivindicaciones estudiantiles, las 1.800 horas corriendo por la educación alrededor del Congreso, un intento de acampada en la Plaza O'Higgins junto a la sede parlamentaria, entre otras.

En el diario digital El Martutino, se enfatizan las características positivas del movimiento estudiantil, destacándose la creatividad y colorido que son capaces de desplegar en sus movilizaciones y la capacidad de convocatoria reflejada en la masividad de cada una de las marchas que se realizaron por diversos sectores del puerto.

También son presentados los estudiantes en su espacio informativo como pacíficos, idealistas, solidarios, capaces de sacrificarse por sus anhelos, y dejando de manifiesto que existe una ciudadanía empática con los secundarios y universitarios. Acota el ejercicio de la violencia a los encapuchados, a la vez que considera a los estudiantes como víctimas de la acción de autoridades y fuerzas policiales.

En el análisis de las estructuras formales sutiles en El Mercurio se revela que si bien este medio también suele enfatizar las características positivas de las movilizaciones en los relatos verbo-visuales, no obstante, exagera algunos aspectos negativos como la violencia de los encapuchados por sobre la masividad, creatividad y tranquilidad con que se desarrollaron mayoritariamente las movilizaciones en la región de Valparaíso.

Convive en las estructuras discursivas verbo-visuales del tradicional medio impreso una tendencia a buscar el equilibrio, una dialéctica contradictoria que transita entre violencia y creatividad, perseverancia, consecuencia y fatalidad.

Sin embargo, resulta significativo para EMV representar en sus informaciones a un grupo heterogéneo, que tiende a constituirse en metáfora del movimiento estudiantil: «los encapuchados», identificándolos con la acción de «vándalos y delincuentes», asociados a grupos de «adolescentes violentos» e «intransigentes», destacándolos como protagonistas anónimos de buena parte de las marchas del período analizado, lo que contribuiría significativamente a instalar una representación dominante de criminalización respecto del movimiento estudiantil al que se enfrenta mediante el discurso de autoridad, como quedó demostrado en el anterior proyecto de investigación referido al principio de este artículo.

Como se mencionó, las fuerzas policiales y autoridades políticas también son actores relevantes en las informaciones analizadas, representándolas como entes que entran en tensión con las pretensiones de los estudiantes por una educación de calidad y gratuita. Los carabineros suelen ser presentados a través de los discursos visuales y textuales, como una institución represiva que exacerba el uso de la fuerza frente a los movilizados.

Las relaciones contextuales en ambos medios son extremadamente estrechas, perfectamente podrían calificarse como ahistóricas y de bajo espesor temático. Tanto en las publicaciones de los años 2011 como 2012, dichas relaciones siempre estuvieron limitadas a la inmediatez espacio-temporal, tanto el texto escrito como el visual apelan solamente a la crisis del sistema educacional en sus más diversos niveles, ciertamente.

Sin duda, es esta, una manifestación de la crisis de representación que escenifican y amplifican sin plena conciencia los medios de comunicación, al punto de simplificar los alcances de la movilización estudiantil, excluyéndola y descontextualizándola de la trama compleja de actores y procesos sociales. Bajo esta estrategia pareciera difuminarse el devenir de los movimientos sociales emergentes, cuando se construyen imágenes y alimentan representaciones estereotipadas, que solo pueden despertar máximas como aquella enunciada en el célebre slogan estudiantil: «la prensa burguesa no nos interesa».

Para las ciencias sociales, estos procesos de malestar social significan la apertura de una reflexión respecto a sus diferentes formas de constitución, expresión y manifestación de subjetividades colectivas y lógicas de acción (Paredes y Elizalde, 2011).

En particular se vuelve de gran interés para los estudios comunicacionales relevar cómo los medios de comunicación de masas han jugado un papel sustancial en estos procesos —en un inicio con la censura de ciertos conflictos o con un abordaje segmentado y fragmentado—, lo que Seonae y Taddei denominan «ocultar mostrando», estrategia que disuelve la historicidad de los procesos sociales (2000).

 

Valparaíso (Chile), noviembre 2014.

 

Notas

1 Es importante mencionar que existen en el campo de los estudios de la Comunicación, especialmente anglosajones, relevantes investigaciones que analizan y reflexionan en torno a cómo los mass media han abordado la «protesta social». Al respecto destacan los trabajos de Chan y Lee (1984), MacLeod y Detember (1999) y Barker (2008) quienes, en el marco del «protest paradigm» formulan, a juicio de Colorado (2012), la constitución de un conjunto de dinámicas y tópicos que suelen transformarse en una constante al momento de dar cuenta de hechos, cuyo foco noticioso sea la protesta social: a) Énfasis en el suceso más que en las causas y antecedentes de la protesta; b) Énfasis en la confrontación (con las autoridades, sobre todo con la policía); c) Énfasis en las acciones y aspectos negativos de la protesta y d) Mitigación de las acciones y aspectos negativos de las autoridades oficiales.

En ámbito nacional, en el marco del movimiento estudiantil de 2011, han surgido algunos trabajos como los de Gascón y Pacheco (2011) quienes detienen su reflexión en torno a los discursos periodísticos y la construcción de actorías. También destacan los aportes de Cárdenas (2014) y Cabalín (2014) quienes centran el foco de sus investigaciones en las redes sociales.

2 Se trata de las investigaciones: a) «El movimiento estudiantil 2011: Diversidad temática y complejidad discursiva en la construcción de nuevas actorías». Estudio comparado de la prensa regional impresa y digital de Valparaíso, La Araucanía y Los Ríos. N°Proy. PLU 1110, Fondo de Estudios sobre el Pluralismo en el Sistema Informativo Nacional 2011, CONICYT. Felip Gascón (Investigador Responsable), César Pacheco y Ja-viera Carmona (UPLA); Alonso Azócar y Luis Nitrihual (UFRO); Rodrigo Browne y Pamela Romero (UACH); b) «Discurso e imagen periodística. Construcción de imaginarios sobre el movimiento estudiantil 2011-2012 en la prensa regional impresa y digital de valparaíso, La Araucanía y Los Ríos». N° Proy. PLU120019, Fondo de Estudios sobre el Pluralismo en el Sistema Informativo Nacional 2012, CONICYT. Alonso Azócar (Investigador) (UFRO); Felip Gascón, César Pacheco (UPLA); Rodrigo Browne, Pamela Romero (UACH).

3 El teórico francés, Gerard Genette (1989), plantea que la escritura es un palimpsesto, entendido con un discurso que conserva las huellas de otras escrituras o discursos. En el texto coexisten diversas modalidades de este fenómeno que se caracteriza por su dinamismo y que, parafraseando a Lotman (2003) permite entender la cultura como un texto.

4 Se comparte aquí el sentido y perspectiva con que Antonio García Gutiérrez (2004) otorga a la epistemografía un papel crítico para desclasificar el conocimiento y la hegemonía con que se institucionaliza y reproduce un pensamiento colonial excluyente de las diferencias y de los saberes otros. La necesidad de construir una «relación de conocimiento» frente a la realidad, solo es posible a partir de un pensamiento epistémi-co, como lo planteaba Hugo Zemelmann (2012). Agregamos nosotros que esa relación de conocimiento compartido implica la necesidad de incorporarle a la producción de conocimiento y a su organización una dimensión ética, estética, cultural y política. Se trata entonces de enfrentar la reproducción acrítica del conocimiento dominante y sus dispositivos de exclusión, normalización y clasificación, desde la toma de conciencia de un pensamiento epistémico, complejo (transdisciplinario) situado, en co-construcción con los actores sociales, por la recuperación de su historicidad, presencia y devenir.

5 Re-presentar significa etimológicamente volver a traer al presente, ser imagen o símbolo de algo o imitarlo perfectamente (RAE), mediante un ejercicio de sustitución o de simple simulacro; el verosímil periodístico, ritual de objetividad, que no es otra cosa que la apariencia (que aparece, pero que no es) de lo verdadero y creíble. Desde esa semiosis del giro lingüístico que elude la subjetividad (la presencia del sujeto) queremos poner en evidencia el proceso discursivo a través del que se instala un dispositivo de recursividad, que tiende a construir y administrar la realidad (informativa, que no social), otorgando legitimidad presencial a la continuidad de lo instituido, de lo dado, clausurado, que no admite otros imaginarios, resignificaciones y nuevas apropiaciones. En otros términos, reduciendo el espesor histórico (el con-texto) y mnemotécnico en que se inscribe todo proceso social, los protagonismos/antagonismos de los diversos actores sociales, excluyendo su propia presencia y minorizando su capacidad de acción al someterlos a las rutinas periodísticas de la tematización (inclusión/exclusión/valoración/ jerarquización).

 

Referencias bibliográficas

Abreu, Carlos (1993): «La fotografía periodística: una aproximación teórico-práctica». Tesis doctoral. Universidad de La Laguna, Tenerife, España.         [ Links ]

Abril, Gonzalo (2007): Análisis crítico de textos visuales. Mirar lo que nos mira. Madrid: Síntesis.         [ Links ]

Aguilera, Octavio (1991): Las ideologías en el periodismo. Madrid: Editorial Paraninfo.         [ Links ]

Álvarez Pedrosian, Eduardo (2011): Etnografías de la subjetividad. Herramientas para la investigación. Montevideo: Licenciatura en Ciencias de la Comunicación, Universidad de la República.         [ Links ]

Aparici, R., A. García Matilla, J. Fernández Baena y S. Osuan Acedo (2009): La imagen. Análisis y representación de la realidad. Barcelona: Gedisa.         [ Links ]

Ardevol Abreu, A. (2008): «La inmigración, en la fotografía de prensa de Canaria». Revista Latina de Comunicación Social N°63.         [ Links ]

Barker, Michael (2008): «Mass Media and Social Movements. A critical examination of the relation between the mainstream media and social movements». Global Research. Recuperado el 19 de marzo de 2015. Disponible en línea: http://www.globalresearch.ca.         [ Links ]

Barthes, Roland (1986): La cámara lúcida. Barcelona: Paidós.         [ Links ]

Cabalín, Cristián (2014): «Estudiantes conectados y movilizados: El uso de Facebook en las protestas estudiantiles en Chile». Comunicar N°43.         [ Links ]

Cárdenas Neira, Camila (2014): «Representación de la acción política de los estudiantes chilenos: movilización de significados en redes sociales». Última Década N°40.         [ Links ]

Chan, Joseph y Chin Chuan Lee (1984): «The journalistic paradigm on civil protests. A case study of Hong Kong». En A. Arno y W. Dissanayake (ed.) The news media in national and international conflicto. Boulder, CO: Westview.         [ Links ]

Charaudeau, Patrick (2009): «Análisis del discurso e interdisciplinariedad en las ciencias humanas y sociales». En L. Puig: El discurso y sus espejos. Ciudad de México: Universidad Nacional Autónoma de México.         [ Links ]

Colorado, César (2012): «Categorización y agentividad de la protesta social en la prensa española». En A. Mosquera y P. Amorós (editores): Interlinguística XXII. Salamanca: Luso Española.         [ Links ]

De Rosa, Anna Maria (2001): «The King is naked. Critical advertisement and fashion: The Bennetton phenomenon». En K. Deaux y G. Philogene: Representations of the social. Oxford: Blackwell.         [ Links ]

Doise, Willen. (1991): «Las representaciones sociales: presentación de un campo de investigación». Anthropos N°27.         [ Links ]

Eco, Umberto (1994): Tratado de semiótica general. Barcelona: Lumen.         [ Links ]

Farr, Robert (1984): «Las representaciones sociales». En S. Moscovici: Psicología social II. Pensamiento y vida social. Psicología social y problemas sociales. Barcelona: Paidós.         [ Links ]

Freund, Gisèle (1976): La fotografía como documento social. Barcelona: Gustavo Gili.         [ Links ]

Gascón, Felip y César Pacheco (2012): «Construcción discursiva de las actorías en las crónicas informativas sobre el movimiento estudiantil en El Mercurio de Valparaíso y El Martutino durante los meses de mayo a diciembre de 2011». Comunicación y Medios N°25.         [ Links ]

García Gutiérrez, Antonio (2004): Otra memoria es posible. Estrategias descolonizadoras del archivo mundial. Sevilla: Universidad de Sevilla; Buenos Aires, Argentina: La Crujía.         [ Links ]

García, P. y J. Gil (2004): «Sistemas de comunicación y representaciones sociales». En E. Romero (editor): Representaciones sociales: atisbos y cavilaciones del devenir de cuatro décadas. Puebla: Editorial BUAP.         [ Links ]

Gauthier, Guy (1986): Veinte lecciones sobre la imagen y el sentido. Madrid: Cátedra.         [ Links ]

Genette, Gerard (1989): Palimpsestos. La literatura en segundo grado. Madrid: Taurus.         [ Links ]

Guallar, J. (2011): «Documentación fotográfica en la prensa. Casos de El País, El Periódico y La Vanguardia». El profesional de la información, 20(4).         [ Links ]

Gubern, Romà (1994): La mirada opulenta. Barcelona: Gustavo Gili.         [ Links ]

Habermas, Jürgen (1989): Teoría de la acción comunicativa: Complementos y estudios previos. Madrid: Cátedra.         [ Links ]

Hayes, N. y W. Wagner (2005): Everyday discourse and common sense. The Theory of Social Representations. Houndmills: Palgrave.         [ Links ]

Jameson, Fredric (1995): La estética geopolítica. Cine y espacio en el sistema mundial. Barcelona: Paidós.         [ Links ]

Jodelet, Denise (2007): «Hacia una psicosociología del sentido. Una integración de las ciencias sociales y la hermenéutica a partir del imaginario». Conferencia presentada en el marco de la entrega del Doctorado Honoris Causa a Denise Jodelet en la Universidad de Guadalajara, Guadalajara, 9 de marzo de 2007.         [ Links ]

Lara, Fernando (2009): Representación del discurso y representaciones sociales del maestro y del movimiento magisterial en Chiapas. Santiago de Compostela: Universidad de Santiago de Compostela.         [ Links ]

Leetoy, Salvador (2008): «Esto sí es una pipa: sinergias interpretativas entre fotografías periodísticas de La Jornada y comunicados neozapatistas». Global Media Journal, 5(10). Recuperado el 20 de febrero de 2015. Disponible en línea: http://www.redalyc.org.         [ Links ]

Lotman, Iuri (2003): «La semiótica de la cultura y el concepto de texto». Entretextos, Revista Electrónica Semestral de Estudios Semióticos de la Cultura. Recuperado 30 marzo 2015. Disponible en línea: www.ugr.es.         [ Links ]

Maciá-Barber, Carlos y M. A. Galván (2008): «Deontología periodística de la fotografía en prensa: aproximación al tratamiento de la imagen de los menores de edad». En I. Egúzquiza & V. Vidal (Coord.), El derecho a la información judicial (pp. 287-303). Valencia: Fundación COSO.         [ Links ]

Maciá-Barber, Carlos (2008): «Ética, fotoperiodismo e infancia: imagen del conflicto palestino-israelí en España». Recuperado en 13 de marzo de 2015. Disponible en línea: www.scielo.cl.         [ Links ]

MacLeod, Douglas y Benjaming Detember (1999): «Framing Effects of Television News Coverage Of Social Protest». Journal of Communication, 49(3).         [ Links ]

Marauri Castillo, I.; M. Rodríguez González y M. Cantalapiedra González (2012): «La ilustración del dolor: cobertura fotográfica de los sucesos en los diarios de información general en España (1977-2000)». Estudios sobre El Mensaje Periodístico, 17(2).         [ Links ]

Metz, Christian (1970): «Más allá de la analogía, la imagen». En Christian Metz (coordinador): Análisis de las imágenes. Buenos Aires: Tiempo Contemporáneo.         [ Links ]

Moscovici, Sergei (2003): «Notas hacia una descripción de psicología social». Revista Internacional de Psicología Social 1(2).         [ Links ]

Nancy, Jean Luc (2003): Corpus. Madrid: Arena Libros.         [ Links ]

Ortiz Echagüe, Javier (2010). «Esto no es Guernica... Fotografías en prensa de la destrucción de Guernica durante la guerra civil española». Estudios sobre El Mensaje Periodístico, 16.         [ Links ]

Paredes, Juan Pablo y Antonio Elizalde (2011): «Lógicas colectivas y nuevas formas de politicidad». Polis, 10(28). Recuperado el 16 de septiembre de 2014. Disponible en línea: www.scielo.cl.         [ Links ]

Peñamarín, Cristina (2007): «El hogar y el mundo. La imaginación en los discursos informativos y publicitarios». Cuadernos de Información y Comunicación N°12.         [ Links ]

Retamozo, Martín (2011): «Sujetos políticos: teoría y epistemología. Un diálogo entre la teoría del discurso, el (re)constructivismo y la filosofía de la liberación en perspectiva latinoamericana». Ciencia ergo sum, 18(1).         [ Links ]

Rodríguez Salazar, Tania (2009): «Sobre el potencial teórico de las representaciones sociales en el campo de la comunicación». Comunicación y Sociedad N°11.         [ Links ]

Stamou, Anastasia (2001): «The representation of Non-Protester in a Student and Teacher Protest: A critical Discourse Analysis of news reporting in a greek newspaper». Discourse & Society, 12(5).         [ Links ]

Seonae, José y Emilio Taddei (2000): Resistencias mundiales [De Seattle a Porto Alegre]. Buenos Aires: CLACSO.         [ Links ]

Torregrosa Carmona, Juan Francisco (2010): «Modelo para el análisis documental de la fotografía». Documentación de las Ciencias de Información, 1(33).         [ Links ]

Van Dijk, Teun (2001): Estructuras y funciones del discurso. Una introducción interdisciplinaria a la lingüística del texto y a los estudios del discurso. Ciudad de México: Siglo Veintiuno Editores.         [ Links ]

Van Dijk, Teun (2003): «La multidisciplinariedad del análisis crítico del discurso: un alegato a favor de la diversidad». En R. Wodak y M. Meyer: Métodos de análisis crítico del discurso. Barcelona: Gedisa.         [ Links ]

Van Dijk, Teun (1990): La noticia como discurso. Comprensión, estructura y producción de la información. Barcelona: Paidós Comunicación.         [ Links ]

Van Dijk, Teun (1998): Texto y contexto. Madrid: Cátedra.         [ Links ]

Vázquez Médel, Manuel Ángel (2007): «Comunicación y simulacro: una aproximación desde la teoría del emplazamiento». En J. Baca Martín (editor): Comunicación y simulacro. Sevilla: Arcibel.         [ Links ]

Vilches, Lorenzo (1987): Teoría de la imagen periodística. Barcelona: Paidós Comunicación.         [ Links ]

Villa, María Isabel. (2008): «Particularidades de la fotografía informativa en los medios online españoles». Revista Latina de Comunicación Social N°63.         [ Links ]

Visa Barbosa, M. (2012): «Una metodología sociológica y narrativa para el análisis de relatos fotográficos». Estudios sobre el mensaje periodístico, 18(3).         [ Links ]

Zemelman, Hugo (2012): «Pensar teórico y pensar epistémico: los desafíos de la historicidad en el conflicto social». En Sergio Caba y Gonzalo García (editores): Observaciones Latinoamericanas. Valparaíso: Ediciones universitarias de Valparaíso, Pontificia universidad Católica de Valparaíso.         [ Links ]

Žižek, Slavoj (2003): Ideología. Un mapa de la cuestión. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica.         [ Links ]


* Una primera versión de este trabajo fue presentada en formato de ponencia en el I Congreso Nacional de la Asociación Chilena de Investigadores en Comunicación, INCOM 2014, «La comunicación y la información frente a los desafíos del país: Investigación y aportes», celebrado en Pucón el 23 y 24 de octubre de 2014.

Recibido: noviembre 2014; Aceptado: enero 2015.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons