SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.31 número3TRANSICION EPIDEMIOLOGICA EN CHILE: LECCIONES APRENDIDAS DEL PROYECTO NORTH KARELIA. índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista chilena de nutrición

versión On-line ISSN 0717-7518

Rev. chil. nutr. v.31 n.3 Santiago dic. 2004

http://dx.doi.org/10.4067/S0717-75182004000300001 

 

Rev Chil Nutr Vol. 31, Nº3, Diciembre 2004

ARTÍCULOS DE ACTUALIZACIÓN

SUPLEMENTACIÓN CON HIERRO

IRON SUPPLEMENTATION

 

Manuel Olivares G

Laboratorio de Micronutrientes, Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA), Universidad de Chile.

Dirigir correspondencia


ABSTRACT

Iron supplementation is one of the strategies used for preventing iron deficiency when the population at risk does not have access to iron fortified foods, or during pregnancy because of very high iron requirements that should be covered in a short period of time. In our country, based on the prevalencia of iron deficiency, suplementación has been addressed to the pregnant woman, starting from the second trimester of gestation and to infants not receiving iron-fortified foods. It would be of a high interest to consider the suplementación of women in fertile age what would allow them to begin pregnancy with adequate iron stores avoiding the adverse effects of iron deficiency. An appropriate motivation and education, utilization of the lower recommended iron doses, and use of iron compounds that have a low incidence of gastrointestinal adverse effects can improve the effectiveness of iron supplementation.

Key words: Iron deficiency, supplementation, infants, pregnancy


RESUMEN

La suplementación con hierro es una de las estrategias utilizadas en la prevención de la deficiencia de hierro, cuando la población en riesgo no tiene acceso a alimentos fortificados con hierro, o durante el embarazo debido a los elevados requerimientos de hierro que deben ser cubiertos en un período corto de tiempo. En nuestro país, basado en la prevalencia de la deficiencia de hierro, la suplementación profiláctica se ha dirigido a la mujer embarazada a partir del segundo trimestre de la gestación y al lactante que no está recibiendo alimentos fortificados con hierro. Sería de un alto interés considerar la suplementación de mujeres en edad fértil lo que permitiría que éstas abordaran el inicio del embarazo con unas reservas de hierro adecuadas y así evitar los efectos adversos de la anemia ferropriva. Se puede aumentar la efectividad de la suplementación con hierro mediante una adecuada motivación y educación, empleo de las dosis de hierro mas bajas recomendadas y utilización de preparados de hierro que presenten una baja incidencia de efectos adversos gastrointestinales.

Palabras claves: deficiencia de hierro, suplementación, lactantes, embarazo


 

 

La deficiencia de hierro puede prevenirse mediante modificaciones de la dieta, fortificación de los alimentos, suplementación y en los países tropicales además mediante el control de parásitos intestinales hematófagos (1-4). Ninguna de estas medidas es excluyente.

La administración de hierro medicinal con fines preventivos está indicada cuando la población en riesgo de desarrollar deficiencia de hierro no tiene acceso a alimentos fortificados con este nutriente, o existen requerimientos de hierro muy altos los que deben ser cubiertos en un período corto de tiempo, como ocurre durante el embarazo (2, 4-7). Esta acción preventiva es habitualmente parte de un programa de salud pública dirigida a la población en riesgo de experimentar una deficiencia de hierro. En nuestro país el Ministerio de Salud ha impartido recomendaciones de realizar una suplementación profiláctica en la mujer embarazada a partir del segundo trimestre de la gestación y en el lactante que no este recibiendo alimentos fortificados con hierro. Sin embargo, sería de un alto interés considerar la suplementación de mujeres en edad fértil, especialmente de aquellas que tienen intención de embarazarse, lo que permitiría que éstas llegaran al inicio del embarazo con unas reservas de hierro adecuadas y así evitar los efectos adversos de la anemia ferropriva desarrollada durante el primer trimestre de la gestación (parto prematuro, bajo peso de nacimiento, mayor morbi/mortalidad perinatal) (8,9). Dado que los efectos de la suplementación pueden durar por un tiempo relativamente prolongado (10,11), se ha planteado como alternativa realizar una suplementación post parto por 3 meses.

Las guías de suplementación profiláctica con hierro para cada grupo poblacional se resumen en la Tabla 1. Se recomienda suplementar a los lactantes con hierro medicinal a durante el primer año de vida, comenzando a los 4 meses de edad en los lactantes de término (a los 6 meses si está con lactancia materna) y no después de los 2 meses en los de pretérmino. La recomendación de suplementar es para los lactantes de término que no reciban alimentos fortificados y para los de pretérmino reciban o no alimentos fortificados. Las dosis sugeridas son de 1 mg/kg/día de hierro en los lactantes nacidos de término y 2 mg/kg/día para los de pretérmino, con un máximo diario de 15 mg (12,13). En recién nacidos de pretérmino de muy bajo peso de nacimiento las dosis requeridas pueden llegar a 4-6 mg/kg/día y se inician más precozmente. Cuando la prevalencia de anemia ferropriva es un problema de salud pública en el respectivo grupo etáreo, se recomienda suplementar en el caso de los pre-escolares con 2mg/kg de hierro diariamente (máximo diario 30 mg) por 3 meses y en escolares con 30 a 60 mg diarios por 3 meses (4). La dosis recomendada para la mujer en edad fértil es de 60 mg diarios por 3 meses (14). En la embarazada para países como el nuestro que presentan una prevalencia moderada de anemia, se recomienda suplementar a todas las embarazadas a partir del segundo trimestre de la gestación con una dosis diaria de 60 mg (4).

Las dosis de hierro profiláctico son menores a las utilizadas en el tratamiento de la anemia ferropriva, lo que tiene implicancias en la incidencia de efectos colaterales asociados a la administración de hierro oral. Estos aumentan en proporción geométrica a la dosis utilizada (14). Las manifestaciones adversas ocurren en un 6 a 31% de los casos, siendo los síntomas más comunes nausea, pirosis, dolor abdominal, diarrea o constipación, (14,15). El mecanismo responsable de estos efectos adversos es un fenómeno de producción de radicales libres, desencadenado por el hierro iónico (16), lo que produce un daño en la mucosa gastrointestinal. Mayores dosis también aumentan la posibilidad de efectos indeseables en la absorción y metabolismo de otros nutrientes (14,17). Todo ello ha llevado a una progresiva disminución en las dosis de hierro medicinal utilizadas tanto en la prevención o el tratamiento de la deficiencia de hierro.

Estudios muy controlados en un número reducido de sujetos han demostrado la eficacia de la suplementación con hierro en la prevención de la deficiencia de hierro (1,6,15). Sin embargo la efectividad a larga escala se ve limitada por numerosos factores, siendo el principal la falla en la adherencia a dosis diarias administradas por un período relativamente prolongado, lo que ha sido atribuido a los efectos colaterales del hierro, factores sicológicos, falsas creencias (ejemplo temor en la embarazada de macrosomia fetal con una consiguiente dificultad en el parto) y a la falta de motivación de una persona que o bien no se siente enferma o ignora las consecuencias de experimentar una deficiencia de hierro y tiene que tomar un medicamento durante un lapso relativamente prolongado (4,6,7, 9,14,18,19).

En los programas de salud pública que emplean la suplementación con hierro para el control de la deficiencia de este nutriente, existen otros factores que pueden influir en el éxito de este tipo de programas. Entre estos se puede señalar la posibilidad de acceso a un sistema de salud, la cobertura de éste, disponibilidad del suplemento y la labor educativa del equipo de salud (4,6,7, 9,18,19). En países en los cuales el acceso a la salud primaria tiene restricciones se han utilizado otras vías de distribución de los suplementos como por ejemplo sistema escolar, organizaciones comunitarias etc.

Existen varias medidas que se pueden realizar para aumentar la adherencia a la suplementación. Una muy importante es la motivación de los sujetos y la educación sobre la importancia de la prevención de la deficiencia de hierro, sus consecuencias sobre la salud, así como de los posibles efectos adversos y su manejo. También es importante considerar que el producto a administrar debe presentar la mejor calidad de envase, así como unas características físicas y organolépticas adecuadas. Finalmente es necesario implementar estrategias para reducir la incidencia de los efectos colaterales de la administración de hierro (2,4).

Los efectos indeseables del hierro van desde mal gusto, tinción superficial de la dentadura (se elimina con el cepillado), coloración oscura de las heces y los síntomas gastrointestinales anteriormente señalados, los que en su mayoría son leves y que a veces no es fácil distinguirlos de algunas manifestaciones de tipo sicosomático. De hecho en estudios de caso control el grupo placebo suele presentar una incidencia a veces no despreciable de síntomas digestivos (14). La incidencia de los efectos colaterales gastrointestinales se puede reducir utilizando las dosis mas bajas efectivas de hierro. Una alternativa es administrar el hierro en la noche al acostarse, siempre que el sujeto este recibiendo una dosis al día. Muy comúnmente se indica dar el hierro con las comidas, lo que si bien reduce la frecuencia de síntomas, no es recomendable ya que debido a los inhibidores de la absorción presentes en los alimentos, la absorción del hierro se reduce en un 40% (20). Tampoco es aconsejable dar hierro medicinal conjuntamente con ácido ascórbico ya que si bien mejora la absorción de éste, aumenta la frecuencia de dolor abdominal (4). Por otra parte, existen estudios que han demostrado que la administración intermitente de hierro (una o dos veces a la semana) es eficaz y a la vez se asocia a una menor frecuencia de efectos colaterales (5,11,21-23). Por otra parte en un meta análisis de los estudios de suplementación intermitentes, los niveles de hemoglobina alcanzados con la terapia una a dos veces a la semana son menores que en la administración diaria, requiriendo en la primera de un periodo mas largo de suplementación para alcanzar los valores obtenidos con la administración diaria (24). Este hecho hace que la suplementación intermitente no sea aconsejada para la suplementación de embarazadas y para el tratamiento de la anemia ferropriva (24-26). Ultimamente se han desarrollado compuestos de hierro que presentan una baja incidencia de efectos indeseables gastrointestinales (15,27-30). Estos preparados medicinales se caracterizan por proveer una liberación gradual de hierro iónico al intestino. Su principal limitante es su mayor costo, sin embargo considerando la relación costo beneficio, ellos constituyen una buena alternativa para mejorar la efectividad de la suplementación.

En resumen, la suplementación con dosis profilácticas de hierro es un método útil para prevenir la carencia de este nutriente. La efectividad de los programas de suplementación se puede aumentar mediante una adecuada motivación y educación de los sujetos, empleo de las dosis de hierro mas bajas recomendadas y utilización de preparados de hierro que presenten una baja incidencia de efectos adversos gastrointestinales.

 

BIBLIOGRAFÍA

1. INACG. Guidelines for the eradication of iron deficiency anemia. A report of the International Nutritional Anemia Consultative Group (INACG). Nutrition Foundation, Washington, DC, 1977.        [ Links ]

2. UNICEF/WHOI/UNU/MI. Prevention iron deficiency in women and children. Technical consensus on key issues and resources for programme advocacy, planning, and implementation. UNICEF/WHO/MI Technical Workshop, New York 7-9 October 1998. Co-published by International Nutrition Foundation and Micronutrient Initiative, Boston/Ottawa, 1999.         [ Links ]

3. Walter T, Olivares M, Hertrampf E. Field trials of food fortification with iron: the experience in Chile. In: Lonnerdal B, ed. Iron Metabolism in Childhood. CRC Press, Boca Ratón, Florida, 1990, p.127-155.        [ Links ]

4. United Nations Children's Fund/United Nations University/World Health Organization. Iron deficiency anaemia: assessment, prevention, and control, A guide for programme managers. World Health Organization, Geneva, 2001.        [ Links ]

5. Viteri FE. Suplementación con hierro para el control de la deficiencia de hierro en poblaciones en riesgo. En: Deficiencia de hierro: denutrición oculta en América Latina. O'Donnell AM, Viteri FE, Carmuega E, eds. CESNI, Buenos Aires, 1997, p.231-257.         [ Links ]

6. Ekström E-C. Supplementation for nutritional anemias. In: Nutritional Anemias. Ramakrishnan U, ed. CRC Press, Boca Raton, FL, 2001, p.129-151.        [ Links ]

7. Beard JL. Effectiveness and strategies of iron supplementation during pregnancy. Am J Clin Nutr 2000;71:1288S-1294S.        [ Links ]

8. O Sholl T, Hediger ML, Fischer RL, Shearer JW. Anemia vs iron deficiency: increased risk of preterm delivery in a prospective study. Am J Clin Nutr 1992;55:985-988.        [ Links ]

9. Yip R. Significance of an abnormally low or high hemoglobin concentration during pregnancy: special consideration of iron nutrition. Am J Clin Nutr 2000;72(suppl):272S-279S.        [ Links ]

10. Angeles IT, Gross R, Schultink W, Sastroamidjojo S. Is there a long-term effect of iron supplementation on anemia alleviation? Am J Clin Nutr 1995;62:440-441[letter].        [ Links ]

11. Angeles-Agdeppa I, Schulting W, Sastroamidjojo S, Gross R, Karyadi D. Weekly micronutrient supplementation to build iron stores in female Indonesian adolescents. Am J Clin Nutr 1997;66:177-183.        [ Links ]

12. Committee on Nutrition, American Academy of Pediatrics. Iron supplementation for infants. Pediatrics 1976;58:765-768.         [ Links ]

13. Bustos P, Castillo C, Fuentes A, González C, Guarda S, Herskovic P, Hertrampf E, Jarpa S, Marín V, Olivares M, Puente R, Uauy R, Urra F. Modificaciones al Programa Nacional de Alimentación Complementaria. Rev Chil Pediatr 1993; 64:154-156.        [ Links ]

14. Sölvell L. Oral iron therapy. Side effects. In: Iron deficiency, pathogenesis, clinical aspects, therapy. Hallberg L, Harwerth HG, Vannotti A, eds. Academic Press, New York, NY, 1970, p. 573-583        [ Links ]

15. Fairbanks VF, Fahey JL, Beutler E. Clinical disorders of iron metabolism. Grune & Staton, New York, 1971, p. 282-358.        [ Links ]

16. Lund EK, Wharf SG, Fairweather-Tait S, Johnson I. Oral ferrous sulfate supplements increase the free radical-generating capacity of feces from healthy volunteers. Am J Clin Nutr 1999;69:250-255.        [ Links ]

17. Whittaker P. Iron and zinc interactions in humans. Am J Clin Nutr 1998;68(suppl):442S-446S.        [ Links ]

18. Yip R. Iron supplementation during pregnancy: it is effective? Am J Clin Nutr 1996;63:853-855.        [ Links ]

19. Bothwell TH. Iron requirements in pregnancy and strategies to meet them. Am J Clin Nutr 2000;72: 257S-264S.        [ Links ]

20. Brise H. Influence of meals on iron absorption in oral iron therapy. Acta Medica Scandinavica 1962, 358:39-45        [ Links ]

21. Liu XN, Kang J, Zhao L, Viteri FE. Intermittent iron supplementation in Chinese preschool children is effective and safe. Food Nutr Bull 1995;16:139-146.        [ Links ]

22. Tee E-S, Kandiah M, Awin N, Chong S-M, Satgunasingam N, Kamarudin L, Milani S, Dugdale AE, Viteri FE. School-administered weekly iron-folate supplements improve hemoglobin and ferritin concentrations in Malaysian adolescent girls. Am J Clin Nutr 1999;69:1249-1256.        [ Links ]

23. Ridwan E, Schultink W, Dilon D, Gross R. Effects of weekly iron supplementation on pregnant Indonesian women are similar to those of daily supplementation. Am J Clin Nutr 1996;63:884-890.        [ Links ]

24. Beaton GH, McCabe GP. Efficacy of intermittent iron supplementation in the control of iron deficiency anaemia in developing countries. Micronutrient Initiative, Canada, 1999.        [ Links ]

25. Sungthong R, Mo-suwan L, Chongsuvivatwon V, Geater A F. (2002) Once weekly is superior to daily iron supplementation on height gain but not on hematological improvement among schoolchildren in Thailand. J Nutr 2002;132:418-422.        [ Links ]

26. Mumtaz Z, Shahab S, Butt N, Rab MA, DeMuynck A. Daily iron supplementation is more effective than twice weekly iron supplementation in pregnant women in Pakistan in a randomized double-blind clinical trial. J Nutr 2000;130:2697-2702        [ Links ]

27. Simmons WK, Cook JD, Bingham KC, Thomas M, Jackson J, Jackson M, Ahluwalia N, Khan SG, Patterson AW. Evaluation of gastric delivery system for iron supplementation in pregnancy. Am J Clin Nutr 1993;58:622-626.        [ Links ]

28. Langstaff RJ, Geisser P, Heil WG. Treatment of iron-deficiency anaemia: a lower incidence of adverse effects with Ferrum Hausmann than ferrous sulphate. Brit J Clin Res 1993;4:191-198.        [ Links ]

29. Haliotis FA, Papanastasiou DA. Comparative study of tolerability and efficacy of iron protein succinylate versus iron hydroxide polymaltose complex in the treatment of iron deficiency in children. Int J Clin Pharmacol Ther 1998;36:320-325.        [ Links ]

30. Pineda O, Ashmead D, Pérez JM, Lemus CP. Effectiveness of iron amino acid chelate on the treatment of iron deficiency anemia in adolescents. J Appl Nutr 1994;46:2-13.        [ Links ]

 

Dirigir correspondencia:

Dr. Manuel Olivares G.
Laboratorio de Micronutrientes
INTA, Universidad de Chile
Casilla 138-11, Santiago, Chile
Correo electrónico: molivare@inta.cl

Este trabajo fue recibido el 30 de Octubre de 2004 y aceptado para ser publicado el 30 de Noviembre de 2004.

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons