SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.126 número7La variación genética de MSX1 presenta un dimorfismo sexual en la fisura labiopalatina no sindrómica en la población chilenaExperiencia en monitorización metabólico-cerebral en pacientes críticos neurológicos índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.126 n.7 Santiago jul. 1998

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98871998000700006 

Plásmido de virulencia en Yersinia

enterocolitica O:3 de origen murino

 

Justo Zamora B1, Germán Reinhardt V1, Pamela Macías H2.
 
Virulence plasmid in Yersinia
enterocolitica O:3 of murine origin
 

Background: Pathogenic strains of Yersinia enterocolitica harbor a virulence plasmid of 45-48 megadalton that can be detected using different techniques. Rodents are important reservoirs of Y enterocolitica. Aim: To investigate the carrier status of Y enterocolitica in murine rodents. Material and methods: Two hundred sixty one mice and rats were captured in rural and urban areas of Valdivia. Y enterocolitica was cultured from viscera and fecal homogenates. Virulence plasmids were detected using crystal violet binding. Results: Thirteen Y enterocolitica strains were isolated from 11 rodents. Ten strains belonged to the biotype 1 and three to the biotype 4, serotype O:3. The most frequently infected rodent species were R norvergicus (20%), followed by A longipilis (11%), A olivaceus (2%) and O longicaudatus (2%). Conclusions: Rodents, and specially the domestic rat, can be an important source of Y enterocolitica infection for human and susceptible animal species.
(Key-words: Yersinia enterocolitica; Yersinia infections; Rats; Plasmid)

 
 
El ecosistema acuático-telúrico de Yersinia enterocolitica y especies relacionadas es muy amplio, dado que se ha aislado de diversas fuentes animadas e inanimadas en diferentes partes del mundo 1, 4, lo que facilita la infección de la especie humana. Esta especie microbiana es reconocida como un importante patógeno para el hombre, asociado a una variedad de síndromes clínicos incluyendo enterocolitis, linfoadenitis mesentérica aguda, ileítis terminal y ocasionalmente septicemia 5. En estudios etiológicos de diarrea aguda infantil realizados en la Región Metropolitana de Chile se ha logrado el aislamiento de Y enterocolitica, preferentemente en niños menores de <5 años 5, 6.
Cepas patógenas de Y enterocolitica albergan un plásmido de virulencia (pYV) de 45-48 megadalton que puede detectarse por diferentes técnicas, entre las que se incluye la de cristal violeta, que es un método simple altamente correlacionado y a la vez de gran eficiencia para la identificación individual de las colonias portadoras de pYV 7-, 9.
Es sabido que ratones y ratas albergan un amplio rango de microorganismos patógenos, algunos de los cuales infectan al hombre y también a diversas especies de animales domésticos, considerándose que estos últimos actúan más bien como importantes reservorios de Y enterocolitica10, 13. En atención a que es relativamente escasa la información en cuanto a que los pequeños roedores silvestres pueden albergar Y enterocolitica14, 15, y dado que desde el punto de vista epidemiológico es importante conocer las especies animales que la portan y cuáles serovariaciones están envueltas en un área particular, se planificó un estudio para investigar la presencia de este microorganismo y la eventual portación de pYV en roedores múridos silvestres capturados en Valdivia.

 

MATERIAL Y MÉTODO

Muestras: En las áreas rural y urbana de Valdivia se capturaron 261 roedores silvestres vivos, mediante trampas Sherman, pertenecientes a diferentes especies tal como se detalla en la Tabla 1. Una vez en el laboratorio, se sacrificaron con cloroformo para extraer asépticamente, por laparotomía, hígado, bazo, pulmón, riñones e intestino.

 Técnicas: Las vísceras se homogeneizaron haciéndolas pasar por una jeringa sin aguja y suspendiendo el tejido (10-2) en PBS 1/15 M a pH 7,6, manteniéndolas a 4º C hasta por un mes, con la finalidad de enriquecer el desarrollo de las especies de Yersinia que pudiera contener la muestra16; las fecas también se suspendieron en el buffer y se enriquecieron a la misma temperatura por igual período de tiempo. Las suspensiones de tejidos y fecas, mantenidas en frío, se sembraron cada 10 días en agar base selectivo Yersinia (OXOID) adicionado de suplemento y se incubaron a 25ºC por 48 horas. Se seleccionaron las colonias sospechosas, que presentaron un centro de color rosa pálido a oscuro rodeado de un halo translúcido. En aquellas cepas que se caracterizaron por ser bastones Gram negativos, oxidasa negativos, móviles a 25º C e inmóviles a 37º C y ureasa positivos se completó su identificación según Bercobier y Mollaret 17 y Holt et al18. Posteriormente se biotipificaron según Nihlén19 y serotipificaron empleando antisueros O:3, O:5 y O:9 del Instituto Pasteur, París, Francia.

Detección de plásmidos de virulencia. Se utilizó la técnica de expresión fenotípica de afinidad tintorial por cristal violeta. Para la prueba se empleó un cultivo de 24 h a 25º C y 37º C, los que se cubrieron con 8 ml de solución de cristal violeta (85 µg/ml). Después de 2 minutos se eliminó el sobrenadante y se leyó, considerando positivas a pYV aquellas colonias que adquieren un color violeta oscuro, y negativas a las que no presentan variación del color 7.

 
Tabla1. Distribución de los roedores positivos y negativos a Y enterocolitica,
cantidad de cepas y muestras positivas
 
 
 
RESULTADOS

De los 261 roedores examinados, 11 (4,2%) eran portadores de 13 cepas de Y enterocolitica, puesto que en 2 de estos pequeños mamíferos (A longipilis y R norvegicus) se aisló simultáneamente el microorganismo de hígado y fecas, tal como se resume en la Tabla 2.
Diez de las 13 cepas de Y enterocolitica pertenecieron al biotipo 1 y las 3 restantes al biotipo 4; estas últimas, aisladas de R norvegicus (2 cepas de fecas e hígado de un ejemplar y una tercera sólo de las fecas de otro R norvegicus, todos capturados en el área urbana de Valdivia) aglutinaron con el suero monovalente O:3 y poseían plásmido de virulencia. Ninguna de las cepas correspondientes al biotipo 1 aglutinaron con los antisueros monovalentes utilizados ni poseían pYV. Todas las vísceras renales resultaron negativas.

 

DISCUSIÓN

El porcentaje (4,2%) de roedores silvestres portadores de Y enterocolitica detectado en el presente trabajo es prácticamente el mismo que el encontrado anteriormente en el sur de Chile, puesto que en 1979 se constató que el 3,93% de estos pequeños mamíferos era positivo a este microorganismo. Más aún, los resultados obtenidos (Tabla 1) también coinciden en cuanto a las especies de roedores portadores, siendo porcentualmente más afectadas las especies de R norvegicus y A longipilis en estas dos ocasiones. El hecho de no haber pesquisado animales positivos entre los M musculus y R rattus no significa que no sean portadores, dado que el número de ejemplares capturado fue muy bajo, lo que no permite obtener conclusiones valederas.
En Japón, Kaneko et al14 encontraron que 16 roedores múridos de 495 examinados eran portadores de Y enterocolitica, lo que da 3,25% de animales positivos, porcentaje inferior al encontrado en este estudio. Esta pequeña diferencia seguramente está dada por las condiciones ecológicas propias de estas regiones, ya que estos autores encontraron distintos grados de portación del microorganismo de acuerdo a los diferentes lugares geográficos estudiados. Por consiguiente, es dable suponer que el porcentaje de ratones y ratas portadores debería ser diferente en las otras regiones nuestro país, de ahí la conveniencia de planificar trabajos semejantes con la finalidad de obtener información que podría ser de utilidad epidemiológica. Por lo demás, es de urgente necesidad estudiar la microbiología y patologías de los roedores silvestres, para lo que se requiere la activa colaboración entre médicos, médicos veterinarios y las autoridades de salud con la finalidad de conocer los riesgos que existen para la población humana y establecer el control de estos roedores, lo que lamentablemente deja aún mucho que desear en el desarrollo de la comunidad.
Cabe destacar que investigadores japoneses 20 aislaron Y enterocolitica de roedores múridos de las fecas y de ganglios mesentéricos, pero no de vísceras abdominales. Suponen, por este hecho, que esas cepas tendrían algún grado de patogenicidad, lo que también se podría presuponer en 6 roedores de nuestra zona que portaban este agente en hígado, bazo y pulmón, lo que también se había comprobado anteriormente en el país15. La alta frecuencia con la que R norvegicus alberga a este agente (20,0%) es coincidente con lo informado en el extranjero por otros autores20, que dan a conocer que de 259 animales examinados de esta especie de roedor 55 ejemplares eran positivos al aislamiento de Y enterocolitica, lo que corresponde al 21,23%, porcentaje prácticamente igual al encontrado en Valdivia. Consecuentemente se puede colegir que esta especie de rata es un importante portador de Y enterocolitica.
Se aislaron 10 cepas del biotipo 1 y 3 del biotipo 4. Las pertenecientes al biotipo 1 podrían considerarse como ambientales, más aún si no poseían plásmidos de virulencia, y a las que, lamentablemente, no se les pudo detectar el serotipo con los antisueros utilizados. Sin embargo, se debe recordar que se han aislados cepas pertenecientes a este biotipo en enfermos con sintomatología de infección por Y enterocolitica, tanto en el extranjero como en el país1,5,6,21,. Por su parte, las cepas del biotipo 4 pertenecían al serotipo O:3, bio y serotipo que corresponde a las variedades que más comúnmente infectan al hombre en diferentes partes del mundo, incluido Chile, en casos infantiles de diarrea aguda en la ciudad de Santiago con una incidencia de 1,4%, porcentaje que se incrementa a 4% en niños que cursan con diarreas prolongadas 5,6,21,22. En atención a que estas cepas se aislaron de 2 ejemplares de R norvegicus de ciudad y que además también portaban Y enterocolitica del biotipo 1, esta rata adquiere especial consideración por el potencial papel que puede desempeñar en la transmisión de agentes patógenos, máxime si se tienen presente los hábitos conductuales y hábitat de esta especie animal que ha pasado a ser el roedor más común de las ratas domésticas que vive en las cercanías del hombre. No obstante, se debe tener en cuenta que diferentes especies de animales domésticos también albergan este microorganismo, siendo, en nuestro medio, la especie porcina el principal portador asintomático de cepas patógenas que afectan a la especie humana10-, 13. En un estudio efectuado en la Zona Central del país se comprobó que el 48% de los cerdos examinados portaban Y enterocolitica y que el 98,2% de estas cepas correspondieron al biotipo 4 serotipo O:3, variedad antigénica que afecta frecuentemente a niños en Santiago 6, 10. Esta valiosa información relacionada con el rango de huéspedes y reservorios se complementa con los resultados obtenidos en este trabajo, por lo que es permisible concluir que los ratones y ratas estén participando más frecuentemente que otras especies de roedores silvestres como nexo en la cadena epidemiológica, transmitiendo directa e indirectamente el agente a otros animales susceptibles y a la especie humana, pasando a ser huéspedes de mantenimiento de mayor trascendencia en el área urbana, dado que R norvegicus fue portador en un elevado porcentaje.

 

REFERENCIAS

1. BOTONE EJ. Yersinia enterocolitica: a panoramic view of a charismatic microorganism. Crit Rev Microbiol 1977; 5: 211-41.
2. SHAYEGANI M, DEFORGE I, MCGLYNN D, ROOT T. Characteristic of Yersinia enterocolitica and related species isolated from human, animals, enviromental sources. J Clin Microbiol 1981; 14: 304-12.
3. STENGEL M. Zur Diagnostik und Vorkommen von Yersinia enterocolitica in Wasser. J Vet Med B 1986; 33: 82-92.
4. ZAMORA J, ENRÍQUEZ R. Yersinia enterocolitica, Yersinia frederiksenii and Yersinia intermedia in Cyprinus carpio (Linneo, 1758). J Vet Med B 1987; 34: 155-9.
5. PRADO V, SIRI MT, AVENDAÑO F. Prevalencia de agentes enteropatógenos en diarrea infantil a nivel hospitalario y de atención primaria. Rev Chil Pediatr 1987; 58: 285-90.
6. PRADO V, FERRECCIO R, LEVINE M, MORRIS G, MARINKOVIC K, CAYAZZO M, REYES R. Perfil clínico y microbiológico de las infecciones entéricas por Yersinia enterocolitica en niños de Santiago, Chile. Rev Chil Pediatr 1992; 63: 121-7.
7. BHADURI S, CONWAY LK, LACHICA V. Assay of cristal violet binding for rapid identification of virulent plasmid-bearing clones of Yersinia enterocolitica. J Clin Microbiol 1987; 25: 1039-42.
8. BHADURI S. Evaluation of different techniques for detection of virulence in Yersinia enterocolitica. J Clin Microbiol 1990; 28: 828-9.
9. ROBINS-BROWN RM, MILIOTIS MD, CIANCIOSI S, MILLER VL, FALKOW S, MORRIS JG JR. Evaluation of DNA colony hibridation and other tecniques for detection of virulence in Yersinia species. J Clin Microbiol 1989; 27: 644-50.
10. BORIE C. Yersinia enterocolitica en cerdos. Características microbiológicas, patogénicas y genéticas de las cepas porcinas. Tesis Magister en Ciencias Biológicas, Mención Microbiología. Escuela de Postgrado, Facultad de Medicina, Universidad de Chile, 1993.
11. ZAMORA J, MUÑOZ A, ALONSO O. Isolierung von Yersinia enterocolitica aus dem Blinddarminhalt von Rindern Süd-Chiles. Zbl Vet Med B 1981; 28: 503-5.
12. ZAMORA J, ALONSO O, MANSILLA R. Aislamiento de Yersinia enterocolitica y de Yersinia fredericksenii del tracto intestinal del cerdo. Agro-Ciencia 1986; 2: 149-52.
13. ZAMORA J, REINHARDT G, POLETTE M, MACIAS P, ENGLISH J. Aislamiento de Yersinia enterocolitica y de Yersinia kristensenii en fecas de ovinos. Arch Med B Vet 1997; 29: 301-5.
14. KANEKO K, HASHIMOTO N. Ocurrence of Yersinia enterocolitica in wild animals. Appl Environ Microbiol 1981; 41: 635-8. 10. .
15. ZAMORA J, ALONSO O, CHAHUAN E. Isolament et caractérization de Yersinia enterocolitica chez les rongeur suavages du Chili. Zbl Vet Med B 1979; 26: 392-6.
16. NOYEN R VAN, VANDEPITTE J, WAUTERS G, SELDERSLAGHS R. Yersinia enterocolitica: its isolation by cold enrichment from patients and healthy subjects. J Clin Pathol 1981; 34: 1052-6.
17. BERCOBIER H, MOLLARTE HH. Genus XIV. Yersinia Van Loghem 1944. In: Krieg NR, Holt JG (eds). Bergey`s manual of sistematic bacteriology, Vol 1. Baltimore, USA: Williams and Wilkins, 1984; pp 498-506.
18. HOLT JG, KRIEG NR, SNEATH PHA, STALEY JT, WILLIAMS ST. 1994. In: Bergey`s manual of determinative bacteriology. 9ª ed. Baltimore, USA: Williams and Wilkins.
19. NILÉHM B. Studies on Yersinia enterocolitica with special reference to bacterial diagnosis and ocurrence in human acute enteric disease. Acta Path Microbiol Scand Supplement 1969; 206: 48.
20. KANEKO K, HAMADA S, KASAL Y, KATO E. Ocurrence of Yersinia enterocolitica house rats. Appl Environ Microbiol 1978; 36: 314-8.
21. GRAY LD. Escherichia, Samonella, Shigella, and Yersinia. In: Murray PR, Baron EJO, Pfaller MA, Tenoverand FC, Yolken RH. Manual of clinical microbiology. ª ed, 1995; pp 450-6.
22. KAPPERUD G. Yersinia enterocolítica infection, In: Beran GW, Steele JH (eds). Handbook of zoonosis. Section A: Bacterial, rickettsial, chamydial and mycotic, 2ª ed. London: CRC Press, 1994; pp 343-53
 
 
 

Recibido el 13 de noviembre, 1997. Aceptado en versión corregida el 29 de abril, 1998.
Trabajo financiado por Proyectos FONDECYT 92-0067 y DID UACH S-93-36.
Instituto de Microbiología, Facultad de Ciencias, Universidad Austral de Chile, Valdivia, Chile.
1 Médico Veterinario
2 Tecnólogo Médico

 
Correspondencia a: Dr. J Zamora B. Universidad Austral de Chile. Casilla 167, Valdivia, Chile. e-mail: jzamora@uach.cl.

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons