SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.128 número1Partículas lipoproteicas LpA-I, LpA-I: A-II y LpB en enfermedad coronaria índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.128 n.1 Santiago ene. 2000

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872000000100001 

Artículos de investigación

Research Articles

Since 1973, Revista Médica de Chile has classified biomedical and clinical prospective research papers in a Section named "Research Articles", while purely clinical and retrospective studies were classified into another Section, named "Clinical Experiences". This distinction seems no longer necessary, because both types of manuscripts are subjected to a uniform external peer-review system and their intrinsic quality is not a distinctive feature. Furthermore, the name of Sections where similar papers are classified by the major general clinical medicine journals is clearly non-uniform. Therefore, "Research Articles" and "Clinical Experiences" will from now on be included into a single Section: "Research Articles". (Rev Méd Chile 2000; 128: 7-8)
(Key words: Manuscripts, medical; Periodicals; Publishing; Writing)

Las revistas científicas clasifican sus artículos en Secciones, cuya denominación está fuertemente influída por la naturaleza de cada revista, pretendiendo distinguir los manuscritos que comunican estudios prospectivos, organizados de acuerdo al método científico, de otros que son revisiones de temas, artículos de opinión, crónica, historia de las ciencias, etc. Esta clasificación orienta rápidamente al lector sobre el tipo de artículos que se le ofrece en el índice de la revista. Dependiendo de sus intereses personales, el lector usará este antecedente para priorizar lo que presuma más interesante, en ese momento. Como explicamos en una Editorial previa, "es responsabilidad de los Editores definir las Secciones de su revista, clasificar los manuscritos en alguna de ellas, determinar si una Sección debe aparecer en cada número de la revista o puede ser discontinua, inaugurar nuevas Secciones y suprimir otras"1.

Desde hace varias décadas, la primera mitad (o primeros dos tercios) de cada número de la Revista Médica de Chile presenta a sus lectores trabajos de investigación biomédica o clínica2. En 1973, los Editores decidimos clasificar dichos artículos en una u otra de dos Secciones: "Trabajos de Investigación", destinada a publicar "trabajos diseñados para despejar una incógnita en el conocimiento de una materia determinada, o que contienen una hipótesis cuya validez se trata de demostrar". La segunda, "Experiencias Clínicas", para "acoger trabajos de tipo casuístico, que representen la experiencia amplia de sus autores sobre un tema conocido. No proporcionan un conocimiento nuevo, pero reactualizan y contribuyen a enriquecer la experiencia universal sobre ese tema"3. La meditada y casi insuperable precisión de estas definiciones hará sospechar la identidad de su emérito autor. Esta misma precisión ha sido muy útil para clasificar, sin grandes vacilaciones, la mayoría de los manuscritos recibidos. Sin embargo, a veces es difícil aplicarlas, ya que hay manuscritos en un "área gris", que hace sentirse inconfortable al Editor cuando los clasifica. Este problema es menor cuando se trata de reconocer la pertinencia de un manuscrito en otras Secciones de la Revista. Conscientes de ello, los Editores dedicamos una de nuestras reuniones periódicas para analizar la nomenclatura y variedad de las Secciones "permanentes" de la Revista y terminamos concentrándonos en las dos ya mencionadas.

En esa reunión se consideraron distintos aspectos del problema, entre los cuales queremos destacar los siguientes:

1º Algunos autores, al ver aparecer su manuscrito clasificado como "Experiencia Clínica", tendrían la sensación de que dicho trabajo fue discriminado a una categoría inferior que la de un "Trabajo de Investigación". Es imposible evaluar la trascendencia de esta "sensación", porque ella ha sido percibida sin el respaldo de cartas o llamadas telefónicas en que se exprese una crítica fundada (fenómeno muy propio del ambiente académico y profesional en nuestro país). Sin embargo, para los Editores resultó preocupante la posibilidad de que comisiones calificadoras del desempeño académico, de postulaciones a premios o de concursos de proyectos, lleguen a darle un valor discriminatorio negativo a una clasificación que jamás lo ha pretendido.

2º Los Editores creíamos que, en el curso de las últimas décadas, la proporción de manuscritos clasificables como "Experiencias Clínicas" iba in decrescendo. Ello fue estudiado y no resultó real: del total anual de manuscritos publicados como "Trabajos de Investigación" y "Experiencias Clínicas", la proporción de "Experiencias Clínicas" en 1974 fue 30,5%; en 1984, 47,4%; en 1994, 50,1% y, en 1999, 34,6%.

3º Las "Experiencias Clínicas" que se reciben ahora son mejores que las que se recibían hace 10 o más años: no son simples análisis retrospectivos de fichas clínicas, sino que incluyen el uso de nuevas técnicas de diagnóstico y terapéutica cuya utilidad se discute con fundamentos más sólidos; además, se utilizan análisis estadísticos más adecuados. No hemos evaluado objetivamente esta aseveración, pero es evidente para nosotros el perfeccionamiento de los manuscritos —en su fondo y forma— que ha sido progresivo y de ningún modo propio de las "Experiencias Clínicas" sino que extensivo a todo lo que se selecciona y publica en la Revista, comparándolo con estudios previos4,5.

4º En 1999 no existía uniformidad para la denominación de Secciones en las revistas médicas generales de mayor circulación en el mundo, como tampoco la había en 1973: The Lancet y Annals of Internal Medicine clasifican los artículos de investigación en su Sección "Articles"; British Medical Journal, "Papers"; New England Journal of Medicine, "Originals"; Medicina Clínica (Barcelona), distingue "Originales" de "Notas Clínicas". En Latinoamérica, Medicina (Buenos Aires) los clasifica como "Artículos Originales" y Archives of Medical Research (México) los denomina "Original Research Articles", subclasificándolos como "Biomedical", "Clinical" o "Epidemiological".

Valorando estos antecedentes y otros (propios de la confidencialidad del trabajo editorial), decidimos terminar con la distinción entre "Trabajos de Investigación" y "Experiencias Clínicas", fusionándolos en una sola Sección, para la cual elegimos el título de "Artículos de Investigación". Este acuerdo se implementa desde el número de Enero del año 2000, al iniciarse oficialmente el volumen 128 de la Revista. Esperamos que tendrá más ventajas que inconvenientes y estaremos atentos para modificarlo si así pareciera razonable.

Humberto Reyes B, Editor,
Ronald Kauffmann Q y
Max Andresen H, Editores Asociados.

REFERENCIAS

1. REYES H. Etica Médica y Medicina Molecular: dos nuevas Secciones en la Revista Médica de Chile (Editorial). Rev Méd Chile 1999; 127: 1291-3.         [ Links ]

2. REYES H, KAUFFMANN R, ANDRESEN M. Ciento veinticinco años de publicación continua (Editorial). Rev Méd Chile 1997; 125: 133-4.         [ Links ]

3. GOIC A, REYES H. Tradición y Progreso (Editorial). Rev Méd Chile 1973; 101: 111-5.         [ Links ]

4. KAUFFMANN R, REYES H, GOIC A. Análisis editorial de los manuscritos enviados para publicación en la Revista Médica de Chile (Artículo Especial). Rev Méd Chile 1991; 119: 327-33.         [ Links ]

5. KAUFFMANN R, REYES H, GOIC A. Algunas sugerencias para la presentación de manuscritos en revistas biomédicas (Artículo Especial). Rev Méd Chile 1991; 119: 933-7.         [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons