SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.128 número8Análisis interino en ensayos clínicos: una guía metodológicaRecuerdo del Dr. Oke France Soto índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

Compartilhar


Revista médica de Chile

versão impressa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.128 n.8 Santiago ago. 2000

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872000000800015 

CARTAS AL EDITOR

Se invita a los lectores a enviar cartas al Editor, con comentarios, preguntas o críticas sobre artículos que hayan sido publicados en la Revista y a las que los autores aludidos puedan responder. También serán bienvenidos los comentarios sobre problemas de actualidad biomédica, clínica, de salud pública, de ética y de educación médica. Podrá aceptarse la comunicación preliminar de datos parciales de una investigación en marcha, respetándose la norma básica de que no haya sido publicada ni sometida a publicación en otra revista. La extensión máxima aceptable es de 3 páginas, tamaño carta, escritas a doble espacio, con un máximo de 6 referencias bibliográficas (incluyendo el artículo que la motivó) y 1 Tabla o Figura. Las cartas que se acepten podrán ser acortadas y modificadas formalmente, por los Editores.

Enfermedad de Conn:
hiperaldosteronismo clásico.
Dos casos en el Hospital de Talca

Two cases of primary aldosteronism
diagnosed in Talca, Chile

 

S r Editor: El exceso de mineralocorticoides es una condición de creciente relevancia en la patogenia de la hipertensión arterial, identificándose una variedad de cuadros sutiles, algunos con normokalemia, o aquellos remediables con glucocorticoides1,2. Sin embargo, el cuadro clásico de hipertensión e hipokalemia, que tiene como causa un adenoma suprarrenal productor de aldosterona, fácilmente demostrable por los métodos de imágenes modernos y cuya resección consigue la curación del paciente, alcanza una dimensión casi poética, fiel a la descripción original de Conn3. Esta revista ha publicado experiencias nacionales, desde aquel primer caso descrito por Ortúzar et al en 19584, hasta una serie del Hospital Clínico de la Universidad Católica5, entre otros. Comunicamos dos casos de aldosteronoma diagnosticados y tratados en el Hospital Regional de Talca.

Caso 1: Mujer de 41 años. En septiembre de 1998, por cefalea, se detecta una hipertensión arterial severa: 220/120 mm/Hg. Electrólitos plasmáticos revelan sodio 145 mEq/L e hipokalemia: 3,3 mEq/L: la creatininemia fue normal: 0,77 mg/dl, al igual que el examen de fondo de ojo. Una ecotomografía abdominal no mostró alteraciones. Se hospitalizó corroborándose valores de electrólitos plasmáticos: Na 143 y K 2,4 mEq/L: La medición de actividad de renina plasmática (PRA) confirmó su supresión: 0,4 ng/ml/h y los niveles de aldosterona en suero resultaron elevados: decúbito 26,4 ng/dl (1-16), de pie 44,4 ng/dl (4-31). Con diagnóstico bioquímico de hiperaldosteronismo primario, se practicó tomografía computada, que reveló un nódulo suprarrenal derecho hipodenso de 2,8x1,9 cm. Se trató con espironolactona 100 mg al día, logrando normalización de la presión arterial (130/85) y de los electrólitos plasmáticos (Na 139, K 3,7 mEq/L). En marzo de 1999 se operó por vía lumbar, extirpándose la glándula suprarrenal derecha, que incluía un nódulo amarillo de 2,2 cm, cuyo estudio histológico fue informado como adenoma corticosuprarrenal. Evolucionó sin complicaciones, asintomática, normotensa y con electrólitos plasmáticos normales en sus controles ambulatorios, usando exclusivamente propanolol 40 mg al día.

Caso 2: Hombre de 37 años, hipertenso en tratamiento desde 1995, tratado con nifedipino 30 mg, propanolol 80 mg, furosemida 40 mg y cloruro de potasio 600 mg al día; en julio de 1998 tenía presión arterial 240/140 mm/Hg, electrólitos plasmáticos: Na 146, K 2,8 mEq/L y creatininemia 1,17 mg/LL En marzo de 1999, sin diuréticos: Na 146, K 2,4, PRA suprimida y aldosterona urinaria muy elevada. La tomografía computada reveló un adenoma suprarrenal izquierdo, hipodenso, de 2 cm. Se trató con espironolactona 200 mg/día y en mayo de 1999 se operó por lumbotomía, con hallazgos quirúrgicos e histológicos similares al caso anterior. Evolucionó sin incidentes y controlado 3 meses postcirugía, en tratamiento con enalapril 20 mg y nifedipino 40 mg al día, presentaba presión arterial 130/90 mm/hg y electrólitos plasmáticos normales (Na 143 y K 4,8 mEq/L).

Comentario: La prevalencia del hiperaldosteronismo primario se estima aproximada al 1% de los hipertensos, situándose en el segundo lugar de las causas "secundarias" de hipertensión arterial, tras la hipertensión renovascular, siendo diez veces más frecuente que el feocromocitoma. Sin embargo, esta estimación incluye diversos cuadros que tienen en común un perfil de exceso de mineralocorticoides, es decir aldosterona inapropiadamente alta y supresión de la actividad de la renina plasmática2. El hiperaldosteronismo derivados de un aldosteronoma (Enfermedad de Conn), da cuenta sólo de una fracción del total y a diferencia de las otras variedades –que muchas veces sólo son demostrables por la titulación de otras variedades– que muchas veces sólo son demostrables por la titulación de aldosterona y PRA, suele presentar un cuadro clínico llamativamente constante, con hipertensión arterial generalmente severa y rebelde, ausencia de daño retinal, sodio sérico normal-alto e hipokalemia importante, en ocasiones severa y con compromiso neuromuscular. Los valores de aldosterona elevada y de PRA baja sólo vienen a confirmar lo que la evaluación precedente ofrecía. De igual forma, la tomografía computada permite generalmente identificar un nódulo suprarrenal hipodenso de 2 a 3 cm. Durante la preparación para la cirugía, la espironolactona es efectiva para mejorar la hipertensión arterial y corregir la hipokalemia. La cirugía confirma un adenoma que al corte presenta un característico color amarillo oro, cuya resección ofrece una solución definitiva para la hipertensión arterial pre-operatoria.

Drs. José Lam E, Patricio Marín C, Juan Carlos
Peñaloza C y René Henríquez D.
Servicios de Medicina y Urología, Hospital Regional de Talca.

REFERENCIAS

1. MOSSO L, FARDELLA C, MONTERO J, ROJAS P, SÁNCHEZ O, ROJAS V ET AL. Alta prevalencia de hiperaldosteronismo primario no diagnosticado en hipertensos catalogados como esenciales. Rev Méd Chile 1999; 127: 800-6.

2. GANGULY A. Primary aldosteronism. N Engl J Med 1998; 339: 1828-34.

3. CONN J. Primary aldosteronism, a new clinical syndrome. J Lab Clin Med 1955; 45: 6-17.

4. ORTÚZAR R, THOMPSEN P, GONZÁLEZ J. Hiperaldosteronismo primario. Rev Méd Chile 1958; 86: 641-6.

5. LAM J, ARTEAGA E, LÓPEZ JM, MICHAUD P, RODRÍGUEZ JA, TELEZ R. Hiperaldosteronismo primario: diagnóstico, tratamiento y hallazgos histopatológicos en 15 casos. Rev Méd Chile 1987; 115: 624-30.

 

ADDENDUM:  
Oda a J. Conn  
   
Un caso de tensión tan alta era... Y si duda alguna aún había,
cercano se sentía de la hoguera... disipóse con la tomografía:
brebajes e infusiones fracasaban... veíase el pequeño responsable...
cual fuerza de dragón lo sofocaba... inocente... pero tan poco amable.
sus sienes ya casi reventaban.  
  Poco tiempo después el cirujano
Si de males no fuera suficiente, ufano ostentábalo en su mano.
faltábanle las fuerzas de repente. Recordábase otro caso en su memoria...
Alguien midió el potasio... finalmente... era un feliz final para esta historia.
el diagnóstico estaba ya en la esquina.  
Lo demás ya fue clásica rutina:  
había que esperar por la renina.
José Lam

 

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons