SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.128 número9Malformaciones congénitas en los hijos de madres diabéticas¿Cómo preservar el rol del internista? índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

Compartilhar


Revista médica de Chile

versão impressa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.128 n.9 Santiago set. 2000

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872000000900015 

Autorización para el ejercicio
profesional médico en Chile: experiencia
de la Comisión de Reválida de la Escuela
de Medicina de la Universidad de Chile,
período 1984-1999

Medical practice licensing in Chile.
Experience of the Re-valuation Committee
of the University of Chile Medical School,
period 1984-1999

Alberto Estévez De V, Ester Mateluna G, Eduardo Rosselot J.

We report the experience of the re-valuation committee of the University of Chile Medical School, in the period 1984-1999. This experience is relevant to the licensing processes in Latin America. We report the political, legal and regulatory backup and the academic criteria used to esatblish different evaluation methodologies. We also communicate the main results obtained. Factors such as the country and University conferring a title, nationality and length of service of the applicant, influence in the percentage of licensure exammination approval. Some modifications to the licensure process should be incorporated but, the overall results obtained, fully justify the existence of this licensure committee (Rev Méd Chile 2000; 128: 1053-60).
(Key-Words: Accreditation; Certification; Education, medical, graduate; Licensure, medical)

Recibido el el 27 de mayo, 2000. Aceptado el 28 de mayo, 2000. Universidad de Chile,
Facultad de Medicina, Escuela de Medicina, Comisión de Reválida.

El reconocimiento de los títulos profesionales entre Estados o Universidades de diferentes países y la consiguiente habilitación para el ejercicio de la actividad, se inserta en el tema de la transferencia de personas y servicios que ha alcanzado gran magnitud y se encuentra vinculado al desarrollo de la globalización y a la adopción de políticas pertinentes en el ámbito internacional1-3.

En Chile3, desde la instalación del protomedicato4,5, a través del largo período de exclusividad de la Universidad de Chile como organismo fundador y calificador de las competencias de los profesionales del área, y la irrupción de múltiples nuevas escuelas universitarias6 que han abarrotado el mercado de la educación médica y de salud, este proceso ha estado sujeto a especiales normativas con evidentes repercusiones académicas, educacionales, económicas, jurídicas, técnico-administrativas, humanas, culturales, bioéticas y políticas2,7,8.

Con el fin de cautelar la fe pública nacional garantizando que las personas que son reconocidas como profesionales tienen la idoneidad requerida para el ejercicio, tal como se les exige a los médicos cirujanos formados en el país, la Universidad de Chile, encargada por el Estado para efectuar esa evaluación, ha desarrollado, prácticamente desde su fundación institucional, un sistema que en las últimas décadas, a través de la Comisión de Reválida de la Escuela de Medicina representa una experiencia relevante.

Los procedimientos de acreditación de profesionales, instituciones y programas que se están llevando a cabo en la región de Latinoamérica, particularmente, justifican la comunicación de esta experiencia.

ANTECEDENTES

El proceso de validación institucional de títulos y grados profesionales, tiene relación con las migraciones, la identidad de los pueblos y la diversidad étnica y cultural. El desplazamiento de personas entre los países, con borramiento de fronteras y la expansión comunicacional que caracteriza nuestra época, condiciona demanda de trabajo y de provisión de servicios profesionales cuya mínima exigencia es brindarlos intachablemente, superando limitaciones territoriales o administrativas. Ello supone compatibilizar las perspectivas de identidad y diversidad, descartando toda discriminación que no derive de la exclusiva ponderación de las cualidades del servicio que se propone. Frente a las dudas que, esporádicamente, se han planteado9, y que son corrientes en estas circunstancias, no parece superfluo dejar consignado lo anterior para centrarnos resueltamente en el mismo proceso y en sus resultados.

Para cumplir su cometido, la Comisión de Reválida, ha ido adoptando diversas metodologías, las que se han modificado por muchos factores, especialmente las variaciones en el número y origen de los candidatos, en las leyes que rigen el proceso y a medida que se ganaba experiencia en el mismo.

Este aprendizaje ha sido muy beneficioso tanto para la Universidad de Chile como para la propia Comisión. En el primer caso se ha expresado en los reglamentos universitarios que regulan el proceso10-14. En el trabajo de la Comisión se ha reflejado en las normas que fijan las características técnicas del proceso.

El número de candidatos ha aumentado del orden de 22 veces en el período. Las nacionalidades y los países que otorgan el título original se han ampliado. Tal cambio de demanda obliga a adaptaciones que permitan absorberlo en forma adecuada.

Los cambios legales se ejemplifican en la promulgación de la Ley N° 19.074, conocida como "del retorno" y en los numerosos convenios bilaterales y multilaterales firmados por los gobiernos (Tabla 1). Producto de tales disposiciones se distingue lo siguiente:


a) Países con convenios bilaterales de reconocimiento automático de títulos: no recurren a la Universidad de Chile y son resueltos por el Ministerio de Relaciones Exteriores.

b) Países sin convenios: deben revalidar o convalidar en la Universidad de Chile, de acuerdo con el DFL N° 153 de 1981, que delegó en ella, en forma exclusiva y excluyente, esta responsabilidad. En el caso de candidatos médicos sólo procede la revalidación, pues es el mecanismo establecido para autorizar el ejercicio profesional de aquellas profesiones en las cuales la Ley exige el título terminal habilitante, como ocurre con los médicos cirujanos.

c) Países signatarios de la Convención de México: el Ministerio de Relaciones Exteriores reconoce su título a través de un proceso que puede o no incluir un examen de conocimientos generales. Cuando el Ministerio ha hecho uso del derecho a tomar dicho examen lo ha encargado a la Universidad de Chile. Desde 1982 lo ha hecho en forma continua.

d) Ley 19.074 de 1981: Delegó en el Ministerio de Educación, a través de la Universidad de Chile, la realización de un examen de habilitación para el ejercicio profesional.

La Comisión ha debido adecuarse a esta diversidad de escenarios político-jurídicos. Su trabajo, por lo demás, se inscribe en un marco jurídico en que no hay Ley de Especialidades Médicas.

Los diferentes procesos y metodologías han cautelado en forma oportuna y rigurosa la fe pública, respecto de la calidad profesional de quienes pretenden la revalidación, reconocimiento o habilitación del título para ejercer. A su vez, todos los cambios han sido realizados por autoridad competente, comunicados e implementados con la debida anticipación y se han atenido a las leyes y reglamentos vigentes. Se han respetado exhaustivamente las ideas de transparencia, equidad, justicia, objetividad, eficiencia y participación en la aplicación de las diferentes metodologías y reglamentos.

De esta forma, la pregunta que ha regido todo el proceso es si el candidato tiene o no las capacidades que conforman el perfil profesional de egreso de la Escuela de Medicina de la Universidad de Chile (Todas las Escuelas de Medicina de la Asociación de Facultades de Medicina de Chile (ASOFAMECH), definieron en 1995 un perfil similar del egresado como su proyecto formativo esencial).

DESCRIPCIÓN DEL PROCESO

En los casos de revalidación el proceso se inicia en la Prorrectoría de la Universidad de Chile, en el de reconocimiento de la Convención de México en el Ministerio de Relaciones Exteriores y en el de la Ley del Retorno se hacía en el Ministerio de Educación. Una vez que estas instancias se aseguran que el solicitante reúne los requisitos para postular, lo envían a la Comisión, en el caso de la Convención de México, a través de la Prorrectoría. Se han usado diferentes metodologías a lo largo del tiempo:

Reválida: Durante muchos años se exigió realizar un Internado, es decir aquel período de práctica profesional supervisada y evaluada contemplada en el Plan de Estudios para los Licenciados en Medicina. Luego se reemplazó por exámenes escritos de 17 asignaturas del Plan de Estudios, seleccionadas por criterios técnicos. Posteriormente se implementó la toma de exámenes teóricos de ciclo (básico, preclínico y clínico) más exámenes de competencia clínica en Pediatría, Obstetricia y Ginecología, Cirugía y Medicina Interna, para en la actualidad reducirse a los exámenes teóricos de ciclo preclínico (fase 1) y clínico (fase 2) más los exámenes de competencia clínica (fase 3, que incluye las cuatro áreas clínicas señaladas). Los exámenes de competencia clínica inicialmente fueron de 2 semanas de duración en cada una de las especialidades, posteriormente se redujo a una semana en cada especialidad.

Actualmente, las tres fases son secuenciales y la aprobación de cada una es requisito para rendir la siguiente. Existen tres oportunidades reglamentarias para aprobar cada fase y área clínica. No obstante, las normas internas de la Facultad, contemplan, a título excepcional, la posibilidad de solicitar una única oportunidad de gracia a lo largo del proceso, es decir cuarta y última oportunidad en una de las fases o pasos, solicitud que debe ser hecha por escrito y con la fundamentación que la respalda, al Decano de Medicina.

Exámenes teóricos de ciclo: se rinden en dos oportunidades al año, calendarizadas y publicadas, incluso en INTERNET, con más de un año de anticipación. Se componen de aproximadamente 150 preguntas de selección múltiple, elaboradas por los Profesores Encargados de las asignaturas en la Escuela de Medicina de la Universidad de Chile, ante una solicitud escrita de la Comisión que establece que el grado de dificultad y representatividad temática de las pruebas sea similar a lo que se exige a nuestros internos. Se entienden validadas al no haber sido eliminadas después de su aplicación en nuestra Escuela. El porcentaje de aprobación se calcula con respecto al máximo teórico después de haber descontado una pregunta buena por cada cuatro mal contestadas. Las no contestadas u omitidas no suman ni restan puntos.

Examen teórico de ciclo preclínico: consta de aproximadamente 30 preguntas de cada uno de los siguientes temas: Anatomía Patológica, Farmacología, Microbiología, Parasitología y Fisiopatología. Se aprueba con 50%.

Examen teórico de ciclo clínico: consta de aproximadamente 30 preguntas de cada una de las siguientes disciplinas: Medicina Interna, Obstetricia y Ginecología, Pediatría, Cirugía y Salud Pública. Se aprueba con 60%.

Exámenes de Competencia Clínica: 5 días en un Departamento Clínico, en el cual el candidato es evaluado con enfermos por al menos 3 docentes diferentes, los que constituidos en comisión examinadora presidida por el Director del Departamento o su representante (habitualmente el Profesor Encargado de Reválida del Departamento) lo califican como aprobado o reprobado. En caso de ser reprobado la Comisión le programa una segunda oportunidad en un Departamento diferente. Si volviere a fracasar, el candidato puede solicitar voluntariamente una práctica supervisada, la que se programa en cualquier Departamento, habitualmente el solicitado por el candidato, antes de la tercera y última oportunidad. Esta última oportunidad se programa en un Departamento distinto a los dos que ya lo examinaron y en caso que haya efectuado la mencionada práctica voluntaria, distinto también al Departamento en que la efectuó. Es decir, si un candidato fracasa en las tres oportunidades reglamentarias, ha sido después de la evaluación realizada por un mínimo de 9 profesores, en tres Campos Clínicos diferentes.

Entre las facilidades (Tabla 2) que contempla el proceso cabe destacar que no se exige presentación de los Programas de Asignaturas y Plan de Estudios. Lo anterior, en virtud que, entre otras razones, su exigencia equivale en muchos casos a denegar el proceso, porque diversas universidades de origen no los entregan o lo hacen con un trámite excesivamente engorroso.


Terminado el proceso de evaluación, el Decano informa por escrito a Prorrectoría el resultado del mismo, junto con devolver los antecedentes. En caso de aprobación el Prorrector somete a consideración del Rector la entrega del título de médico cirujano de la Universidad de Chile y una vez concedido, la oficina de títulos y grados de la Universidad informa al Registro Nacional de Identificación para su incorporación en el Registro Nacional de Profesionales.

Convención de México: Como se señaló, los candidatos de los países signatarios de la Convención no siempre han sido sometidos al examen de conocimientos generales contemplado en el acuerdo para los profesionales médicos, sin embargo cuando el Ministerio de Relaciones Exteriores ha decidido evaluarlos, ha delegado en la Universidad de Chile esta labor.

Al principio se tomaba examen oral ante una Comisión compuesta por 4 Profesores, uno de cada una de las siguientes especialidades: Medicina Interna, Ginecología-Obstetricia, Cirugía y Pediatría. Posteriormente se tomó sólo el examen teórico de ciclo clínico en las 4 especialidades mencionadas. El examen actual consiste en la toma de un sólo examen escrito teórico, el mismo del ciclo teórico clínico del proceso de reválida, al que se ha incorporado Salud Pública.

Se aprueba con 60%, y se contempla un máximo de tres oportunidades para aprobarlo, más la posibilidad de solicitar una cuarta y última oportunidad de gracia.

Concluido el proceso en la Facultad de Medicina, el Decano envía al Prorrector el resultado con el expediente del candidato. Posteriormente el Prorrector lo envía al Ministerio de Relaciones Exteriores, donde se certifica el reconocimiento de título o su denegación definitiva.

Ley del retorno: Esta Ley tuvo por objeto facilitar la reinserción de los profesionales que estudiaron o completaron sus estudios en el extranjero por "razones de fuerza mayor", establecidas por la situación del exilio vivida entre los años 1973 y 1990. El organismo encargado de su aplicación fue la Oficina de Educación Superior del Ministerio de Educación, donde se constituyó la Comisión Especial de la Ley 19.074 que delegó en la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile la evaluación de los candidatos para obtener la habilitación para el ejercicio profesional. La vigencia de esta Ley expiró en 1996. Se establecieron diferentes procedimientos:

1. Médicos que no acreditaban especialidad ni práctica profesional de 10 años en una especialidad definida: se evaluaron por una semana en cada una de las siguientes áreas clínicas: Medicina, Cirugía, Pediatría y Obstetricia-Ginecología.

2. Médicos que acreditaban especialidad o práctica de 10 años en una de ellas: se evaluaron una semana sólo en su especialidad.

3. Médicos que abandonaron el país estando realizando su internado: se reconocieron los estudios realizados en Chile.

A todos ellos se les habilitó como médicos generales, si deseaban reconocer su especialidad debían rendir examen en CONACEM.

RESULTADOS

En términos globales durante el período 1984-1999 aprobaron sus procesos un total de 1167 médicos, desglosados en 358 revalidantes, 466 de Convención de México y 343 del retorno.

Se comunican en detalle sólo los resultados de reválida, por ser el proceso que la Ley encomienda integralmente a la Facultad de Medicina, ser la base de datos más completa que existe de este proceso y porque es representativo del trabajo de la Comisión.

Resultados de reválida: Los candidatos de reválida provienen de 42 países diferentes (28 de esos países son de habla no castellana), pero Cuba, Argentina y Venezuela dan cuenta del 72%. Tienen 44 nacionalidades diferentes aunque 4 de ellas representan el 79% (cubana, chilena, argentina y venezolana), la chilena representa el 22% (Obviamente los chilenos han estudiado como extranjeros en los correspondientes países, en especial Cuba, Argentina y Venezuela) (Tabla 3). Esta tabla muestra además la distribución por género y nacionalidad en los diferentes quinquenios del período, pudiendo apreciarse como ha aumentado el número de postulantes, en especial cubanos, en el último quinquenio.


Sus títulos originales han sido otorgados por 121 universidades o escuelas diferentes. Las siete con 14 o más candidatos acumulan el 60% de ellos (Tabla 4).


La edad de los revalidantes (n=189) es 35 años como promedio (rango: 24-63). Su distribución muestra que 24,3% tiene menos de 30 años; 35,4% tiene 30 a 34 años; 15,3% tiene 35 a 39 años; 20,1% tienen 40 a 49 años, y 4,8% 50 o más años. La distribución por género muestra 59,9% de hombres.

En cuanto a la magnitud de la tarea cumplida, baste consignar que sólo en reválida se han tomado 1274 exámenes teóricos de ciclo (673 preclínicos y 601 clínicos), se han programado 2330 exámenes de competencia profesional, de los cuales se han realizado 1611. La diferencia de 719 (30,8%) corresponde a falta de presentación o postergaciones solicitadas. Este alto porcentaje de exámenes no realizados es un factor de ineficiencia del sistema y de prolongación, a veces exagerada, del proceso.

En el período comunicado han postulado 630 candidatos; de ellos han aprobado el 54,1%, reprobado el 11,6% y están en proceso el 34,3%. Estos últimos corresponden en su gran mayoría a quienes han postulado en los últimos 2 años. Al considerar sólo a los candidatos que han terminado el proceso, el porcentaje de aprobación es de 82,4%.

El análisis de los resultados por género muestra que los hombres han aprobado en 50,9%, reprobado 12,7% y están en proceso 36,3%. Para las mujeres los resultados son: aprobado 58,9%, reprobado 9,9% y en proceso 31,2%. Al considerar sólo a quienes han terminado el examen, los porcentajes de aprobación son: hombres 80% y mujeres 85,6%.

La antigüedad del título original se correlaciona con el porcentaje de aprobación, de forma que a menor número de años mayor porcentaje de aprobación. Esto es especialmente evidente entre quienes tienen más de 20 años de titulados (Figura 1).


FIGURA 1. Porcentaje de reprobación según antigüedad del Título original.

La proporción de aprobados también varía según la Universidad o Escuela que titula. El rango de aprobación (en universidades o escuelas con 14 o más candidatos) va de 57,8% a 100%. Los porcentajes de candidatos en proceso varían también en relación a las diferentes universidades o escuelas entre 17,2 y 57,1% (Tabla 4).

El rango de aprobación según el país que titula (en países con 15 o más candidatos) va de 49,5% a 60,5% y el de reprobación de 2,5% a 50%. De acuerdo a la nacionalidad del candidato el rango de aprobación (nacionalidades con 15 o más candidatos) va de 69,5% a 97,4% entre quienes terminaron el examen.

Al analizar los resultados por países considerando sólo aquellos candidatos que terminaron el proceso, se puede observar que los estudiantes chilenos tienen mejor porcentaje de aprobación que los nacionales si estudiaron en Argentina y Venezuela y peor si lo hicieron en Cuba (Tabla 5).


El tiempo que demoraron en terminar el proceso también es diferente entre las diferentes nacionalidades, países, universidades y antigüedad del título, así como entre quienes aprobaron que demoraron 13,05 meses en promedio (rango: 1-130) vs quienes reprobaron que completaron el proceso en 42,7 meses en promedio (rango: 15-75). Se espera que estos plazos disminuyan, en especial los de los que reprueban, con la aplicación de las normas vigentes en la actualidad.

CONCLUSIONES

Los resultados comunicados muestran la importancia, la rigurosidad y la magnitud de la tarea cumplida por la Comisión de Reválida de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, en este período de 15 años, en especial en la última década. La cifra de más de 4000 exámenes teóricos y prácticos, ha significado disponer de una infraestructura humana, material y de conocimientos considerable. Por otro lado, este trabajo ha significado para la Universidad de Chile acumular una rica experiencia institucional como para cumplir en la actualidad esta tarea, con solvencia y eficiencia en representación oficial de la Nación.

La complejidad de la tarea se desprende también de la gran variedad de orígenes, biografías, culturas, currículos académicos y laborales, etc., de los postulantes. Esta pluralidad hace que los criterios de validación de los instrumentos y métodos de evaluación que se aplican a grupos relativamente homogéneos, no sean aplicables en este sistema.

No obstante, la experiencia que comunicamos, permite identificar algunos indicadores de bajo riesgo de fracaso y de rendimiento satisfactorio. Lo anterior avala la necesidad de mantener el proceso y representa, también, un adecuado parangón para la acreditación institucional de las Escuelas de Medicina. Conseguido esto, es posible que sea procedente autorizar un proceso de reválida simplificado, sólo a aquellos candidatos provenientes de Escuelas de Medicina acreditadas.

En el mismo sentido, estos resultados respaldan el que a los candidatos provenientes de los países signatarios de convenios bilaterales o multilaterales, se les evalúe con metodologías semejantes a los candidatos provenientes de países con los cuales Chile no tiene convenios. Sólo así se puede de garantizar a la vez, equidad y control de calidad efectivo, lo que promueve a revocar o renegociar dichos convenios para ponerse a tono con los objetivos y políticas de globalización económica, de instituciones y servicios que, hoy, son prioritarios en el contexto mundial.

Correspondencia a: Dr. Alberto Estévez De V. Facultad de Medicina. Avda. Independencia n° 1027, Santiago-Chile. Fono: 6786280-6786115.

Agradecimientos:
A las secretarias de la Escuela de Medicina, señoras Lidia Mardones, Ester González y Leticia Ascencio, por su valiosa colaboración en la recopilación de datos y antecedentes

REFERENCIAS

1. Ruiz L, Luiz do Amaral J, Estévez A, Roa R, Giraldo D, Aguirre E: Desarrollo de la práctica y educación médica en América Latina y el Caribe. Evaluación y acreditación de instituciones. Certificación/Recertificación de profesionales. Documento de Posición. OPS, octubre 20-31, 1997.        [ Links ]

2. Ministerio de Educación. República de Chile. División de Educación Superior: El impacto de la globalización en la Educación Superior Chilena. Santiago, 1998.        [ Links ]

3. Rosselot E, Mateluna E, Estévez A, Radrigán ME. Acreditación de títulos profesionales e instituciones formadoras: el caso de Chile. Rev Méd Chile 1998; 126: 715-24.        [ Links ]

4. Cruz Coke R. Historia de la Medicina Chilena. Editorial Andrés Bello, 1995.        [ Links ]

5. Rev Méd Chil 1908; páginas 152, 214 y 215.        [ Links ]

6. Corporación de Promoción Universitaria (CPU). Informe sobre la Educación Superior en Chile, 1996.        [ Links ]

7. Ley 19.074. Publicación en Diario Oficial de la República de Chile, 28-08-1991.        [ Links ]

8. Rosselot E. Aseguramiento de la Calidad Profesional. Un nuevo marco ético para el ejercicio de la Medicina. Rev Méd Chil 1999; 127: 1375-83.        [ Links ]

9. Darricarrere RT. Los Médicos Extranjeros, la Reválida. Vida Médica 1999; 51: 64.        [ Links ]

10. DU N° 11 de 1964 de la Universidad de Chile. "Reglamento sobre Reconocimiento y Validación de Exámenes, Grados y Títulos otorgados en el extranjero".        [ Links ]

11. DU N° 2543 de 1982 de la Universidad de Chile. "Aprueba Normas Complementarias para la revalidación de Títulos Profesionales obtenidos en el extranjero".        [ Links ]

12. DU N° 003400 de 1991 de la Universidad de Chile. "Reglamento sobre Reconocimiento, revalidación y Convalidación de Títulos Profesionales y Grados Académicos Obtenidos en el extranjero".        [ Links ]

13. DU N° 006895 de 1993 de la Universidad de Chile. "Reglamento sobre Reconocimiento, Revalidación y Convalidación de Títulos Profesionales y Grados Académicos Obtenidos en el extranjero".        [ Links ]

14. DU N° 002533 de 1999 de la Universidad de Chile. "Modifica el D.U. N° 006895 de 1993. Reglamento sobre Reconocimiento y Convalidación de Títulos Profesionales y Grados Académicos obtenidos en el extranjero".        [ Links ]

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons