SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.128 número9El enfermo terminal índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.128 n.9 Santiago set. 2000

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872000000900018 

Dr René Favaloro (1923-2000)

Obituary: Rene Favaloro MD (1923-2000)

René Favaloro MD, was born in La Plata, Argentina, in July 1923. He studied medicine in La Plata and made his cardiology residence in the Cleveland Clinic, where he developed coronary bypass surgery for the treatment of ischemic heart disease. At the present time, this surgical procedure is a well recognized therapy for coronary artery disease that has benefited millions of patients. Back in Argentina, he founded in 1992 the Institute of Cardiology and Cardiovascular Surgery that had an important research and teaching activity. Dr Favaloro wanted to be remembered as a teacher rather than as a surgeon, but he really was a great Master of Surgery in the Americas (Rev Méd Chile 2000; 128: 1065-6).
(Key-words: Cardiology; Cardiovascular surgical procedures; Coronary artery bypass)

Dr. René Favaloro

René Favaloro nació en La Plata, Argentina, el 14 de julio de 1923. Su padre era carpintero y su madre modista, ambos de ascendencia italiana. Realizó sus estudios secundarios en el Colegio Nacional de la Universidad de la Plata, donde destacó como excelente alumno, mientras contribuía a financiar sus estudios como inspector de disciplina.

En 1941 ingresó a estudiar Medicina en la Universidad de La Plata, realizó su práctica clínica en el Hospital Policlínico de la misma ciudad y egresó en 1948. Pensó seguir una carrera académica, pero su reticencia a suscribir la doctrina del gobierno peronista de la época, lo obligó a partir al pueblo de Jacinto Araúz, en la pampa. Allí, junto a su hermano Juan José, transformaron una vieja casona en una clínica de 23 camas, completamente equipada. Con gran entusiasmo adquirió una rica experiencia de cirujano general, ganándose además el cariño de sus pacientes.

Pero Favaloro se sentía llamado a realizar cosas de mayor envergadura. Inspirado por la lectura de los trabajos de Blalock, Crafoord, Gross, Harken y Lillehei, decidió especializarse en cirugía cardiovascular1.

Su profesor de cirugía, le recomendó la Cleveland Clinic y para allá partió en 1962, a los 39 años de edad, lleno de ilusiones y también de dudas. No sabía inglés y no había rendido el examen para reconocer título en EEUU. Con gran esfuerzo y entereza logró al año siguiente de llegar, ser aceptado como residente en el Servicio de Donald Effler, quien junto al cardiólogo Mason Sones, estaban a la vanguardia del tratamiento de la enfermedad coronaria, que sería su pasión por los próximos 40 años.

Pronto destacó por su gran capacidad de trabajo, destreza quirúrgica y disciplina de estudio. Una vez terminados sus deberes de residente, iba al laboratorio de hemodinamia y se quedaba hasta tarde revisando cinecoronariografías, en busca de una solución al problema de la miocardiopatía isquémica. En mayo de 1967 le planteó a Sones realizar un bypass con vena safena a un paciente con obstrucción de la arteria coronaria derecha. El paciente, incapacitado por angina de mínimos esfuerzos, aceptó esta novedosa terapia que se utilizaba con éxito en arteriosclerosis de las extremidades inferiores. A los 9 días de la operación Sones repitió la angiografía, demostrando la restitución de la circulación coronaria. Favaloro inició así la cirugía de revascularización miocárdica que modificaría la historia natural de la enfermedad más común del hombre moderno2.

Al año siguiente, en su primer libro detalló los primeros casos intervenidos quirúrgicamente y su técnica se difundió por todo el mundo, revolucionando la cirugía cardiovascular3. Resulta difícil hoy captar en su verdadera magnitud el impacto que significó la introducción del bypass coronario, pero baste recordar que, antes de él, la cirugía cardíaca era una terapia poco frecuente que sólo se practicaba en escasos centros de alta complejidad. Con el auge de la cirugía coronaria ésta se indica a millones de pacientes, multiplicándose los servicios de cirugía cardíaca en todo el mundo. Sólo en su país hay actualmente más de cien centros de cirugía cardíaca.

Tuve el privilegio de iniciar mi residencia en cirugía cardíaca en la Cleveland Clinic, en 1970, cuando Favaloro desplegaba su energía en convencer al mundo científico que la cirugía era capaz de aliviar la angina, evitar el infarto y, en consecuencia, aumentar la sobrevida de los pacientes coronarios. Le propuse estudiar si el bypass era capaz de restituir la perfusión del músculo isquémico mediante el análisis de la contractilidad del segmento revascularizado. Se entusiasmó inmediatamente y, con su ayuda, esta idea se transformó en mi tesis de graduación4. Posteriormente, Kirklin, editor de una importante revista de cirugía, opinó que ese tipo de estudio contribuyó a convencer que el bypass coronario efectivamente era una terapia fisiológica de la cardiopatía isquémica. En nuestros múltiples reencuentros, en diversos congresos y reuniones médicas, él siempre recordaba con alegría y emoción nuestra colaboración científica. No sólo me enseñó el arte de la cirugía, sino que también a buscar la verdad con rigor y perseverancia.

Cuesta resumir su vasta producción científica pero, a modo de ejemplos, el American College of Cardiology –al celebrar su cincuentenario– seleccionó los trabajos más influyentes de su historia. Entre ellos citó a Favaloro, quién propuso el tratamiento quirúrgico del infarto en evolución5. Recientemente, en París, en el symposium "Cirugía del 2000", Carpentier lo reconoció como uno de los pioneros de la cirugía cardiovascular del siglo XX.

Pero no le bastó con todo esto. Vuelto a la Argentina, en 1975, creó la fundación que lleva su nombre y se dedicó a la docencia con su acostumbrada pasión. En 1992 inauguró el Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular para fomentar la docencia y la investigación. Al año siguiente dictó la carrera de medicina y seis años después fundó la "Universidad Favaloro", incorporando las carreras de ingeniería, con especialidad en biomedicina, física médica y computación, además de kinesiología y nutrición.

Cuando lo visité por última vez, el año pasado, me abrazó y me dijo: "Ojalá me recuerden como docente, no como un famoso cirujano". Yo creo que fue ambas cosas, un gran maestro de la cirugía americana.

Sergio Morán V.
Departamento de Enfermedades Cardiovasculares.
Pontificia Universidad Católica de Chile.

REFERENCIAS

1. Favaloro R. The challenging dream of heart surgery. From the pampas to Cleveland. Lutz Printing Co., Cleveland 1992. U.S.A.        [ Links ]

2. Favaloro R. Saphenous vein graft in the surgical treatment of coronary artery disease. J Thorac Cardiovasc Surg. 1969; 58: 178-82.         [ Links ]

3. Favaloro R. Surgical treatment of coronary arteriosclerosis. The Williams & Wilkins Co., Baltimore 1970, U.S.A.        [ Links ]

4. Morán S, Tarazi R, Urzúa J, Favaloro R, Effler D. Effects of aortocoronary bypass on myocardial contractility. J Thorac Cardiovasc Surg. 1973; 65: 335-39.        [ Links ]

5. Favaloro R, Effler D, Cheanvechai Ch, Quint R, Sones M. Acute coronary insufficiency (impending myocardial infarction and myocardial infarction). Am J Cardiol. 1971; 28 : 518-23.        [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons