SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.128 número12Factores de riesgo tromboembólico en el flutter auricular.: Estudio con ecocardiografía transesofágicaNecrolisis epidérmica tóxica. Terapia en UCI con inmunoglobulinas intravenosas en un caso índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

Compartilhar


Revista médica de Chile

versão impressa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.128 n.12 Santiago dez. 2000

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872000001200005 

Prevalencia de Escherichia coli
enterohemorrágico en una zona
ganadera de Argentina. Caracterización genotípica de las cepas de origen animal

Animal reservoir and genotipic
characterization of Enterohemorrhagic Escherichia coli (EHEC) in Argentina

Rodolfo Notario P, Juan Carlos Fain B,
Valeria Prado J, Maritza Ríos V,
Noemi Borda O, Telma Gambandé G.

Background: There is a high prevalence of infection by Enterohemorrhagic Escherichia coli (EHEC) and patients with hemolytic uremic syndrome (HUS) in Argentina. Aim: To study cattle and pigs as a possible reservoir of EHEC in Argentina. Material and methods: One hundred two healthy animals (68 cattles and 31 pigs) from a livestock in Argentina, were studied. Stool samples were obtained with a rectal swab. The strains were identified by DNA hybridization with specific gene probes detecting Shiga-like toxin 1 and 2 (Stx1, Stx2), and hly gen related to fimbrial adhesin-associated plasmid. EHEC strains were serogrouped using comercial antisera. Results: EHEC was isolated from 30 out of 68 bovines cultures (44.1%) and from 25 out of 31 pigs (58.1%). Isolates carrying genes codifying both Stx1 and Sxt2, were observed in 50% of cattle and 63.9% of pigs. The gene which codifies for hemolysin (associated to fimbrial adhesin) was observed in about 41% of EHEC isolates. Strains belonging to serogroups O26, O111, and O157 were isolated from cattle, and O111, and O157 from pigs. Conclusions: The high percentage of EHEC in both cattle and pigs and the presence of human infection-associated serogroups, suggests that these animals are a reservoir of EHEC associated with disease in humans (Rev Méd Chile 2000; 128: 1335-41).
(Key-words: Animals; Disease Reservoirs; Escherichia coli 0157; Escherichia coli infections; Zoonosis).

Recibido el 29 de febrero, 2000. Aceptado en versión corregida el 20 de octubre, 2000.
Trabajo financiado parcialmente por Proyecto FONDECYT 1950736-95.
Cátedra de Microbiología, Facultad de Ciencias Médicas. Cátedra de Inmunología,
Facultad de Ciencias Veterinarias, Universidad Nacional de Rosario. Unidad de
Microbiología-Oriente, Programa de Microbiología, ICBM, Facultad de Medicina,
Universidad de Chile. Instituto de Diagnóstico, Rosario, Argentina.

Escherichia coli enterohemorrágico (ECEH) es considerado un patógeno que ha emergido como agente importante de enfermedad en el ser humano1. Si bien se puede presentar como infección asintomática, tiene la capacidad de causar diarrea, colitis hemorrágica, púrpura trombocitopénica trombótica y síndrome hemolítico urémico (SHU)2,3. En los Estados Unidos afecta 8/100.000 personas por año y su incidencia como causante de brotes de gastroenteritis en la comunidad es creciente4. En Argentina se aísla con una frecuencia elevada, en 32% de los niños con diarrea con sangre y ello explicaría los altos índices de incidencia de SHU en este país5,6. El riesgo de contraer SHU en niños menores de 4 años es de 21,7/100.000 habitantes por año en Buenos Aires, Argentina5. Estas tasas son significativamente más elevadas que en otras ciudades: 2,6/100.000 en Oregon, EE.UU.7, 1/100.000 en Alberta, Canadá8 y 4,2/100.000 en Santiago, Chile9. Aproximadamente el 6% de las infecciones por ECEH desarrolla posteriormente SHU2,4,8.

Se han definido varios factores de virulencia para ECEH, de los cuales la producción de citotoxinas tipo Shiga es la más importante en la patogénesis del SHU. Estas citotoxinas codificadas por fagos, llamadas Shiga like toxin (Stx1 y Stx2) por su similitud con la toxina de Shigella dysenteriae 1 o bacilo de Shiga, también son denominadas verocitotoxinas10,11. En la etapa inicial de la infección por ECEH intervienen factores dependientes de la isla de patogenicidad denominada LEE (locus enterocyte effacement), fragmento cromosomal que codifica varias funciones entre ellas un sistema de secreción tipo III y varias proteínas necesarias para la unión intima al enterocito, como los genes sepA y sepI, que codifican para proteínas secretadas que inician señales intracelulares. El gen eae presente también en este locus, codifica para la proteína de membrana externa de 94kDa denominada intimina, responsable de establecer un estrecho contacto con las células epiteliales del colon. Esta interacción con las microvellosidades da lugar a la lesión característica de adherencia íntima con formación de un cáliz y elongación y caída de las microvellosidades conocida como "attaching and effacing" (A/E) con pérdida del ribete estriado1,12,13. Otros factores adicionales de virulencia están asociados a un plásmido de virulencia de 60 Mda14 como la hemolisina codificada por el operón hlyCABD, que se requiere para la expresión de una fimbria de adherencia y la proteína EspP.

ECEH puede trasmitirse al ser humano a través de los alimentos, especialmente carne molida mal cocida15,16, así como de persona a persona en forma intrafamiliar17 o en guarderías18-20. Riley y cols. describieron por primera vez dos brotes de colitis hemorrágica en que aislaron de los pacientes E coli del serotipo O157:H7, hasta entonces raro, y encontró que estaba relacionado al consumo de hamburguesas mal cocidas15.

ECEH es la única categoría de E coli diarreogénicos que es considerada una zoonosis21. Sherwood aisló ECEH en 3% de terneros con diarrea en 198522, pero desde entonces se ha encontrado este patógeno en el ganado bovino en proporciones importantes, principalmente en ganado sano, con índices que fluctúan entre 34,5% a 63%21-25. Los animales son portadores de serogrupos que se encuentran infrecuentemente en el ser humano, aunque serogrupos patógenos para el hombre han sido hallados también en animales22-25. Estudios realizados en Chile muestran una elevada frecuencia de colonización por ECEH en bovinos, 34%, y en porcinos, 69%25 y un análisis molecular utilizando electroforesis de campo pulsado (PFGE) mostró que existía una relación clonal entre cepas O157 aisladas de pacientes con SHU y de contenido intestinal de cerdos26.

Se conocen pocos datos sobre la portación animal de ECEH en Argentina. Sans informó que pudo detectar E coli productor de citotoxinas en 23 a 29% de bovinos diarreicos y sanos, respectivamente y en 44% de bovinos en espera de faenamiento27.

El interés de este estudio se orientó a determinar la importancia del ganado bovino y porcino como reservorio de ECEH en una zona de Argentina y caracterizar genotípicamente los factores de virulencia de las cepas de origen animal.

MATERIAL Y MÉTODO

Animales: Se estudiaron 102 animales sanos de una zona ganadera Argentina: 44 bovinos de la provincia de Santa Fé (16 novillos y terneros y 28 adultos), 17 novillos de Buenos Aires, 7 de Córdoba y 34 porcinos de Santa Fé (hembras preñadas, lechones y adultos). Se estudiaron animales de un sólo rebaño por provincia, elegidos al azar. Todas las muestras fueron tomadas de animales de pastizales. Se recolectaron muestras de heces mediante hisopado rectal, se enviaron refrigeradas en medio de transporte Cary Blair y fueron sembradas dentro de las 3 h.

Aislamiento de E coli: Las muestras fueron sembradas en agar Mac Conkey. De cada placa se seleccionaron 5 colonias fermentadoras de lactosa a las que se les efectuó identificación bioquímica. Cada cepa aislada se conservó en medio de Dorsett.

Caracterización de ECEH: Se efectuó la hibridización de colonias con sondas biotiniladas que identifican genes de stx 1, stx 2 y el gen hly asociado a la fimbria de adherencia, utilizando la técnica utilizada en nuestro laboratorio y publicada (Gicquelais y col.27). La sonda stx 1 es un fragmento Hind III de 1,1 Kb derivado de un fago que codifica 98% de la subunidad A y la subunidad B completa de la toxina28. La sonda stx 2 es un fragmento Sma-Pst I de 0,8 Kb, también derivado de un fago y que codifica el 95% de la subunidad A28. La sonda hly ECEH corresponde a un fragmento Hind III de 3,4 Kb del plásmido de 60 Mda de la cepa prototipo ECEH 933, cuya secuencia porta la información para la síntesis de la hemolisina asociada a la fimbria de adherencia al enterocito29. Para el propósito de este trabajo se consideraron como ECEH las cepas que hibridaron con al menos una de las dos sondas para las citotoxinas.

Serogrupos: Las cepas identificadas como ECEH mediante las sondas, fueron tipificadas con antisueros monovalentes de los grupos O157 (Difco Laboratories. Detroit, Michigan USA), O26, O55, O86, O111, O119, O126, O127, O128 y O142 (Sanofi Diagnostics Pasteur, S.A.), según las especificaciones del fabricante.

RESULTADOS

Portación de ECEH: En términos globales se aisló ECEH en las heces de 30 (44,1%) bovinos y de 25 (58,1%) porcinos estudiados. La distribución por provincia fue como sigue: 18 (40,9%) de 44 bovinos de Santa Fé, 11 (58,8%) de 17 de Buenos Aires y 3 de 7 provenientes de Córdoba. Respecto a la edad, se aisló ECEH en 20 (48,8%) de 41 animales menores de 3 años y en 10 (37%) de 27 animales adultos. No se observaron diferencias en la prevalencia de ECEH en animales de diferentes rebaños y diferentes edades (p>0,05).

Caracterización de ECEH: Se analizaron 70 cepas de ECEH, 34 provenientes de bovinos y 36 de porcinos.

En la Tabla 1 se presenta la caracterización genotípica de las cepas aisladas en relación a los factores de virulencia. Tanto en bovinos como en porcinos se observó un predominio de cepas portadoras de genes para ambas toxinas Stx1 y Stx2 (44,1% y 63,9% respectivamente), seguido de Stx1 solo (29,4% en bovinos y 19,4% en porcinos) y finalmente Stx2 solo (26,5% en bovinos y 16,7% en porcinos).


En algunos animales se identificaron cepas de ECEH con variados genotipos. Cuatro bovinos presentaron cepas de dos genotipos diferentes; 7 porcinos tuvieron cepas de dos genotipos y 2 porcinos tuvieron cepas de 3 genotipos diferentes (Tabla 2).


Con relación al gen hly asociado a la fimbria de adherencia lo presentaron 14 (41,2%) de las cepas de ECEH aisladas de bovinos y 15 (41,7%) de las cepas de porcinos. La distribución del gen hly en cepas de bovinos fue la siguiente: Stx1 3/10, Stx2 3/9, Stx 1 y 2 8/15. En porcinos esta distribución fue Stx1 1/7, Stx2 2/6 y Stx1 y 2, 12/23.

Serogrupos de ECEH: En porcinos se aislaron cepas de ECEH de los serogrupos O26, O111 y O157, los cuales se encuentran con frecuencia en seres humanos asociados a diarrea con sangre o SHU (Tabla 3). En bovinos no se aislaron cepas del serogrupo O26 pero sí O111 y O157. En dos porcinos se aislaron ECEH de dos serogrupos O111 y O157 simultáneamente.


Las cepas de ECEH aisladas de bovinos resultaron sorbitol negativas en 32,3%. Las tres cepas O157 y 3 de 14 cepas O111 no fermentaron sorbitol. Las cepas de ECEH de porcinos fueron sorbitol negativas en 41,6% ; 2 de 6 cepas O111 y las 3 cepas O157.

DISCUSIÓN

La consecuencia de las infecciones por ECEH que tiene mayor impacto clínico es sin duda el SHU, patología que afecta principalmente a niños menores de 5 años, tiene una mortalidad que puede llegar hasta el 10% o dejar secuelas como insuficiencia renal crónica e hipertensión arterial que afectan seriamente la calidad de vida21. En el cono sur de América (incluidos Argentina y Chile) es la principal causa de insuficiencia renal aguda en niños5,6. Para el control de las infecciones por ECEH es necesario conocer la magnitud y características del reservorio animal en cada país, ya que la mayoría de los brotes registrados en países industrializados se asociaron a la ingestión de carne de vacuno mal cocida, especialmente carne molida que tiene mayor riesgo de contaminación8,15,18,19,31.

La prevalencia de ECEH observada en nuestro estudio es elevada tanto en bovinos como en porcinos sanos, en relación a países industrializados, pero similar a lo observado en otro estudio realizado en Argentina por Sans, quien detectó 44% de colonización por ECEH en bovinos de mataderos27 y a un estudio realizado en Chile, también en mataderos, que mostró 35,5% de portación en bovinos y 69% en cerdos25. Wells encontró menos del 3% en terneros y vacas lecheras en el estado de Washington, USA, donde habían ocurrido brotes de gastroenteritis y SHU33. Recientemente Beutin en Berlín encontró una portación de hasta 21% en bovinos y 7,5% en cerdos34.

Los elevados índices de colonización por ECEH observados en ganado argentino en este estudio, son coherentes con la elevada incidencia de infecciones por ECEH en niños con diarrea acuosa, diarrea sanguinolenta y SHU en Argentina5. Existiendo un reservorio animal importante, las posibilidades de diseminación del patógeno y su transmisión al hombre están relacionadas con múltiples factores, algunos relacionados con técnicas de faenamiento de animales, manipulación de carne a nivel industrial y doméstico, hábitos culinarios como el comer carne cruda (platos tipo tártaro) o insuficientemente cocida, consumo de derivados lácteos sin pasteurizar, entre los más importantes. En esta zoonosis el control efectivo debe ser enfocado necesariamente desde un punto de vista multidisciplinario.

Los niveles de colonización en diferentes animales que aparecen en la literatura, varían ampliamente y estos índices no guardan una estricta relación con la proyección a nivel clínico. Estas aparentes discrepancias pueden tener diferentes explicaciones, hay un aspecto técnico ya que la tasa de aislamiento de ECEH puede estar afectada por el número de colonias estudiadas de cada animal. De acuerdo a Montenegro, hemos seleccionado no menos de 5 colonias de cada muestra fecal por animal24; otros autores sugieren tomar un número superior2,33. Otro aspecto importante es la orientación del estudio microbiológico, si está enfocado a detectar exclusivamente ECEH O157 o también incluye otros serogrupos de E coli productores de citotoxinas. La utilización de técnicas moleculares sondas de DNA o PCR, también incide en los resultados.

También es interesante conocer el genotipo toxigénico de las cepas de ECEH que colonizan animales para compararlo con el patrón de las cepas asociadas a infecciones humanas en cada región. El patrón genotípico más comúnmente hallado en Argentina fue la presencia de cepas portadoras de genes para ambas toxinas Stx1 y Stx2, tanto en bovinos (44,1%) como en porcinos (63,9 lo cual coincide con el genotipo de las cepas de ECEH aisladas en niños tanto en Chile como en Argentina3,5. En otros países del hemisferio norte, el patrón más frecuentemente observado es Stx224-34.

La proporción de cepas productoras de citotoxinas que hibridaron con la sonda hly, fue relativamene baja (aproximadamente 41% tanto en bovinos como en porcinos). Esto podría deberse a la pérdida del gen plasmídico durante la conservación de las cepas, o a que un porcentaje de las cepas carecen de la capacidad de adherencia al enterocito, o a que poseen otro tipo de fimbria no reconocida por la sonda utilizada.

El fenotipo sorbitol negativo es una característica que posee la mayoría de las cepas de ECEH O157:H735 y un estudio realizado en Chile mostró que este fenotipo se observa en el 100% de las cepas aisladas de pacientes con SHU independiente del serogrupo36. Por lo tanto el fenotipo sorbitol negativo en cepas de ECEH tiene importancia epidemiológica12.

En el presente estudio, el 67,7% de las cepas de bovinos y el 58,4% de las cepas de porcinos utilizaron el sorbitol, pero todas las cepas O157 excepto una, fueron incapaces de fermentarlo. Recientes estudios en Chile refieren que 44% de las cepas de ECEH aisladas de bovinos de matadero fueron sorbitol positivas25, lo que sugiere que este fenotipo sorbitol negativo no es común al 100% de ECEH y se deben investigar tanto las colonias fermentadoras como no fermentadoras de sorbitol cuando se pretende conocer la prevalencia real de este patógeno.

En cuanto a los serogrupos de ECEH, destacamos la presencia en ganado argentino de cepas O157, O26 y O111 que se asocian a infecciones humanas. El elevado número de cepas que no fueron tipificables con estos tres antisueros era de esperar teniendo en cuenta que los animales pueden portar en sus heces numerosos serotipos de ECEH2,31,32. Rivas refirió el aislamiento concomitante de dos serotipos y genotipos distintos de ECEH en un niño argentino con SHU37. En este estudio se hallaron dos cepas de diferente serogrupo (O111 y O157) en dos porcinos y un bovino, así como animales con 2 y 3 genotipos diferentes de ECEH

La alta prevalencia de ECEH en bovinos y porcinos y la presencia de serogrupos que afectan al ser humano indica que en Argentina estos animales constituyen un importante reservorio de este patógeno y que la ingestión de carne mal cocida es un factor de riesgo de infección.

Esta información debería ser considerada por las autoridades sanitarias para implementar las precauciones necesarias en el proceso de faenamiento de bovinos y porcinos, que eviten al máximo la contaminación de carcazas con el contenido fecal. También consideramos importante incorporar la pesquisa de ECEH, con técnicas adecuadas, en la carne de bovino y porcino de consumo interno en Argentina y de exportación.

Se requieren esfuerzos interdisciplinarios y multisectoriales para un control eficiente de las infecciones por ECEH en la Argentina y otros países.

Correspondencia a: Dra. Valeria Prado J. Condell 303, Providencia-Santiago. Fono/Fax: 2045460.
E-mail: vprado@machi.med.uchile.cl

REFERENCIAS

1. Nataro JP, Kaper JB. Diarrheagenic Escherichia coli. Clin Microbiol Rev 1998; 11: 142-201.        [ Links ]

2. Karmali MA. Infection by verocytotoxin-producing Escherichia coli. Clin Microbiol Rev 1989; 2: 15-38.        [ Links ]

3. Cordovéz A, Prado V, Maggi L, Cordero J, Martínez J, Misraji L, Ríos R, Soza G, Ojeda A, Levine MM. Enterohemorragic Escherichia coli associated with hemolytic-uremic syndrome in chilean children. J Clin Microbiol 1992; 30: 2153-7.        [ Links ]

4. Boyce TG, Swerdlow DL, Griffin PM. Escherichia coli O157:H7 and the hemolytic-uremic syndrome. N Engl J Med 1995; 333: 64-368.        [ Links ]

5. López EL, Díaz M, Grinstein S, Devoto S, MendilaharzuF, Murray BE, Ashkenazi S, Rubeglio E, Woloj M, Vázquez M, Turco M, Pickering LK, Cleary TG. Hemolytic uremic syndrome and diarrhea in Argentine children: the role of Shiga-like toxins. J Infect Dis 1989; 160: 469-75.        [ Links ]

6. Gianantonio CA, Vitacco M, Mendilaharzu F, Gallo GE, Sojo ET. The hemolytic-uremic syndrome. Nephron 1973; 11: 174-92.        [ Links ]

7. Rogers MF, Rutherford GW, Alexander SR, Rutherford GW, Alexander SR, Diliberti JH et al. A population-based study of hemolytic uremic syndrome in Oregon, 1979-1982. Am J Epidemiol 1986; 123: 137-42.        [ Links ]

8. Waters JR, Sharp JCM, Vikram JD. Infection caused by Escherichia coli O157:H7 in Alberta, Canada, and in Scotland: a five-years review, 1987-1991. Clin Infect Dis 1994; 19: 834-43.        [ Links ]

9. Prado J V, Martínez D J, Arellano CC, Levine MM. Variación temporal de genotipos y serogrupos de E coli enterohemorrágicos aislados en niños chilenos con infecciones intestinales o síndrome hemolítico-urémico. Rev Méd Chile 1997; 125: 291-7.        [ Links ]

10. Konowalchuk J, Speire JI, Stavric S. Vero response to a citotoxin of Escherichia coli. Infect Immun 1977; 18: 775-9.        [ Links ]

11. Stockbine NA, Marques LRM, Newland JW, Smith HW, Holmes RK, O’Brien AD. Two toxin converting phages from Escherichia coli O157:H7 strain 933 encode antigenically distinct toxins with similar biological activities. Infect Immun 1986; 53: 135-40.        [ Links ]

12. Jerse AE, Yu J, Tall BD, Kaper JB. A genetic locus of enteropathogenic Escherichia coli necessary for the production of attaching and effacing lesions on tissue culture cells. Proc Natl Acad Sc 1990; 87: 7839-43.        [ Links ]

13. Sherman P, Soni R, Karmali M. Attaching and Effacing adherence of Vero citotoxin-producing Escherichia coli to rabbit intestinal epithelium in vivo. Infect Immun 1988; 56: 756-61.        [ Links ]

14. Karch H, Heesemann J, Laufs R, O’Brien AC, Tacked CO, Levin MM. A plasmid of enterohemorrhagic Escherichia coli O157:H7 is required for expression of a new fimbrial antigen and for adhesion to epithelial cells. Infect Immun 1987; 55: 455-69.        [ Links ]

15. Riley LW, Remis RS, Helgerson SD, McGee HB, Wells Jg, Davis BR et al. Hemorrhagic colitis associated with a rare Escherichia coli serotype. N Engl J Med 1983; 308: 681-5.        [ Links ]

16. Belongia EA, MacDonald KL, Parham GL, White KE, Korlath JA, Lobato MN et al. An outbreak of Escherichia coli O157:H7 colitis associated with consumption of precooked meat patties. J Infect Dis 1991; 164: 338-43.        [ Links ]

17. Rowe PC, Orrbine E, Ogborn M, Wells GA, Winther W, Lior H et al. Epidemic Escherichia coli O157:H7 gastroenteritis and hemolytic-uremic syndrome in a canadian inuit community: intestinal illness in family members as a risk factor. J Pediatrics 1994; 124: 21-6.        [ Links ]

18. Belongia EA, Osterholm MT, Soler JT, Ammend DA, Braun JE, MacDonald KL. Transmission of Escherichia coli O157:H7 infection in Minnesota child day-care facilities. JAMA 1993; 269: 883-8.        [ Links ]

19. Ryan CA, Tauxe RV, Hosek GW, Wells JG, Stoesz PA, McFadden Jr HW et al. Escherichia coli O157:H7 diarrhea in a nursing home: clinical, epidemiological, and pathological findings. J Infect Dis 1986; 154: 631-8.        [ Links ]

20. Spika JS, Parsons JE, Nordenberg D, Wells JG, Gunn RA, Blake PA. Hemolytic uremic syndrome and diarrhea associated with Escherichia coli O157:H7 in a day care center. J Pediatrics 1986; 109: 287-91.        [ Links ]

21. Griffin PM, Tauxe RV. The epidemiology of infections caused by Escherichia coli, and the associated hemolytic uremic syndrome. Epidemiol Rev 1991; 13: 60-98.        [ Links ]

22. Sherwood D, Snodgrass DR, O’Brien AD. Shiga-like toxin production from Escherichia coli associated with calf diarrhoea. Vet Rec 1985; 116: 217-8.        [ Links ]

23. Paros M, Tarr PI, Kim H, Besser TE, Hancock DD. A comparison of human and bovine Escherichia coli O157:H7 isolates by toxin genotype, plasmid profile, and bacteriophage (-restriction fragment length polymorphism profile. J Infect Dis 1993; 168: 1300-3.        [ Links ]

24. Montenegro MA, Bulte M, Trumph T, Aleksic S, Reuter G, Bulling E, Helmuth R. Detection and characterization of fecal verotoxin-producing Escherichia coli from healthy cattle. J Clin Microbiol 1990; 28: 1417-21.        [ Links ]

25. Borie C, Monreal Z, Martínez J, Arellano C, Prado V. Detection and characterization of enterohaemorrhagic Escherichia coli in slaughtered cattle. J Vet Med 1997; 44: 273-9.        [ Links ]

26. Ríos M, Prado V, Trucksis M, Arellano C, Borie C, Alexandre M et al. Clonal diversity of Chilean isolates of Enterohemorrhagic Escherichia coli from patients with hemolytic-Uremic Syndrome, Asymptomatic subjects, animal reservoirs and food products. J Clin Microbiol 1999; 37: 778-81.        [ Links ]

27. Sans ME, Viñas MR, Parma AE. Prevalence of bovine verotoxin-producing Escherichia coli in Argentina. Eur J Epidemiol 1998; 14: 399-403.        [ Links ]

28. Gicquelais KG, Baldini MM, Martínez J, Maggi L, Martin W, Prado V et al. Practical and economical method for using biotinylated DNA probes with bacterial colony blots to identify diarrhea-causing Escherichia coli. J Clin Microbiol 1990; 28: 2485-90.        [ Links ]

29. Newland J, Neil R. DNA probes for Shiga-like toxin converting phages. J Clin Microbiol 1988; 26: 1292-7.        [ Links ]

30. Levine MM, Xu JG, Kaper JB, Lior H, Prado V, Tall B et al. A DNA probe to identify enterohemorrhagic Escherichia coli of O157:H7 and other serotypes that cause hemorrhagic colitis and hemolytic uremic syndrome. J Infect Dis 1987; 156: 175-82.        [ Links ]

31. Ostroff SM, Griffin PM, Tauxe RV, Shipman LD, Greene KD, Wells JG et al. A statewide outbreak of Escherichia coli O157:H7 infections in Washington State. Am J Epidemiol 1990; 132: 239-47.        [ Links ]

32. Mainil JG, Duchesnes CJ, Whipp SC, Marques LRM, O’Brien AD, Casey TA, Moon HW. Shiga-like toxin production and attaching effacing activity of Escherichia coli associated with calf diarrhea. Am J Vet Res 1987; 48: 743-7.        [ Links ]

33. Wells JG, Shipman LD, Greene KD, Sowers EG, Green JH, Cameron DN et al. Isolation of Escherichia coli serotype O157:H7 and other Shiga-like-toxin- producing E coli from dairy cattle. J Clin Microbiol 1991; 29: 985-9.        [ Links ]

34. Beutin L, Geier D, Seinruck H, Zimmermann S, Scheutz F. Prevalence and some properties of verotoxin (Shiga-like toxin)-producing Escherichia coli in seven diferent species of healthy domestic animals. J Clin Microbiol 1993; 31: 2483-8.        [ Links ]

35. Krishnan C, Fitzgerald VA, Dakin SJ, Behme RJ. Laboratory inestigation of outbreak of hemorrhagic colitis caused by Escherichia coli O157:H7. J Clin Microbiol 1987; 25: 1043-7.        [ Links ]

36. Ojeda A, Prado V, Martínez J, Arellano C, Borczyk A, Johnson W et al. Sorbitol-Negative Phenotype among Enterohemorrhagic Escherichia coli Strains of Different Serotypes and from Different Sources. J Clin Microbiol 1995; 33: 2199-201.         [ Links ]

37. Rivas M, Voyer L, Tous M, Leardini N, De Mena MF, Wainstein R et al. Hemolytic uremic syndrome:co-infection with two different serotypes of Shiga-like toxin producing Escherichia coli. Medicina (Buenos Aires) 1993; 53: 487-90.        [ Links ]

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons