SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.129 número1Técnicas de biología molecular en artículos publicados en la Revista Médica de Chile índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.129 n.1 Santiago ene. 2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872001000100018 


Rescate exitoso de emergencia
extrahospitalaria de la vía aérea
mediante el uso del Combitubo®
por un operador no entrenado

Successful rescue of out-of-hospital
airway emergency using the
Esophageal-Tracheal Combitube®
by non skilled personnel

S r. Editor: Presentamos el caso de una paciente portadora de insuficiencia renal crónica en programa de hemodiálisis, que presentó un paro respiratorio mientras se dializaba en un centro extrahospitalario. Esta emergencia fue exitosamente manejada usando un Esófago-Tráquea Combitubo® (ETC, Tyco-Kendall, Gosport, Hampshire) modelo 37 French (F) SA (Small Adult, Adulto Pequeño), el cual fue insertado a ciegas por una enfermera. Destacan en su acción que ella no tenía experiencia previa en el uso de este dispositivo y que la paciente se encontraba en posición sentada. No se intentó la intubación endotraqueal por considerarla imposible, y las maniobras de ventilación fracasaron. Este es el primer caso de rescate comunicado en Chile usando este dispositivo. Además, no existe en la literatura de habla hispana una descripción del ETC ni de sus características. Por esta razón, nos parece adecuado describir a continuación sus aspectos más relevantes.

El tubo endotraqueal (TET) es el "estándar de oro" para el manejo de la vía aérea; sin embargo, su correcto manejo requiere entrenamiento, conocimientos y destreza. El ETC fue diseñado para ser usado por paramédicos en rescate extrahospitalario. Posteriormente, se evidenció su utilidad como alternativa del TET frente a una intubación fallida o imposible. El ETC puede ser insertado tanto en la tráquea (igual que el TET) como en el esófago, permitiendo ventilar los pulmones en cualquiera de los dos casos (Figura 1, A y B). El procedimiento para su inserción puede ser a ciegas o bajo laringoscopía directa1, brindando no sólo una mayor posibilidad de éxito en la ventilación sino que además aísla la vía aérea del tubo digestivo, protegiéndola de la regurgitación de contenido gástrico.


FIGURA 1. Posibles posiciones del ETC al ser insertado: A) extremo distal en el esófago, ventilación a través del lumen faríngeo. B) extremo distal en la tráquea, ventilación a través del lumen traqueoesofágico. Nótese que en ambas posiciones se logra ventilar y aislar la vía aérea del tubo digestivo3.

El ETC es un tubo de material plástico con 2 lúmenes y 2 balones (Figura 2). Un lumen, llamado "lumen faríngeo"2 tiene un extremo distal ciego, con 8 orificios en su pared lateral en la porción que queda entre los dos balones, y su extremo proximal tiene un conector de color azul. El otro lumen, llamado "lumen traqueoesofágico" tiene su terminación distal abierta y posee en su extremo proximal un conector de color blanco. El conector azul es además más largo que el conector blanco para facilitar su reconocimiento y porque es el que se usa más frecuentemente, dado que el extremo distal del ETC queda situado con mayor frecuencia (>95%) en el esófago. El balón proximal o "faríngeo" sella la cavidad orofaríngea y el balón "traqueoesofágico" sella la tráquea o el esófago, según se ubique una vez insertado. Está disponible en dos modelos de diferente tamaño: 37 F SA y 41 F. La estatura del paciente es el parámetro que indica cuál modelo usar. Se recomienda el ETC 37 F para pacientes entre 1,22 m y 1,85 m y el modelo 41 F en pacientes mayores de 1,85 m de estatura3.


FIGURA 2. Combitubo® 37 F SA (Tyco-Kendall, Gosport, Hampshire), como el que se utilizó en el caso que se describe2.

El ETC es usado con éxito tanto en rescate extrahospitalario como en el manejo de la vía aérea difícil y ha sido incluido en los algoritmos de la Asociación Americana de Anestesiología y de la Asociación Cardíaca Americana4,5. Recientemente, esta entidad formuló una recomendación clase IIa para el ETC6.

Drs. Ricardo Urtubia V, Eduardo Lorca H,
Srta. Doris de la Fuente R*.

Unidad de Cuidados Intensivos y Anestesia, Hospital
Mutual de Seguridad, C.CH.C., Santiago. Unidad de
Cuidados Intensivos Hospital de La Serena.
* Enfermera Universitaria.

REFERENCIAS

1. Frass M. The Combitube: Esophageal/Tracheal Double Lumen Airway. En Jonathan L. Benumof (Ed): Airway Management-Principles and Practice. St. Louis, USA, Mosby 1996; 444-54.        [ Links ]

2. Urtubia RM, Aguila CM. Combitube®: A new proposal for a confusing nomenclature. Anesth Analg 1999; 89: 803.        [ Links ]

3. Urtubia RM, Aguila CM, Cumsille MA. Combitube®: A study for proper use. Anesth Analg 2000; 90: 958-62.        [ Links ]

4. Practice Guidelines for Management of the Difficult Airway. A Report by the ASA Task Force on Management of the Difficult Airway. Anesthesiology 1993; 78: 597-602.        [ Links ]

5. Kloeck W, Cummins RO, Chamberlain D, Bossaert L, Callanan V, Carli P, Christenson J et al. The Universal Advanced Life Support Algorithm. An Advisory Statement from the Advanced Life Support Working Group of the International Liaison Committee on Resuscitation. Circulation 1997; 95: 2180-2.        [ Links ]

6. Esophageal-tracheal Tube: American Heart Association International Guidelines 2000 Conference on CPR and ECC, February 6-8, 2000, Dallas, Texas, Syllabus, page 71.        [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons