SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.129 número2Bioética¿la Circe de la Medicina?Acción bactericida de cloxacilina y vancomicina sobre Staphylococcus aureus susceptible a oxacilina índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.129 n.2 Santiago feb. 2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872001000200015 

Aplicaciones de la musicoterapia
en la medicina

Medical uses of musical therapy

Patricia Zárate D1, Violeta Díaz T2.

Music therapy is a science that has been applied since many centuries ago, but it has been organized as a profession during the past century. This science studies the therapeutic effects of music in human beings. Profesionals who practice this science are called "music therapists" and they must be trained not only in music theory and performance, but also in psychology, anatomy, research techniques, and other subjects. Today, we can find music therapy research in many areas such as the effects of music in children with autism, adults with psychiatric illnesses, elderly with Alzheimer and Parkinson disease, people with brain injuries, among others. Numerous studies demonstrate the functionality of music therapy in patients with neurological disorders. These studies show that music helps patients to gain control over their walking patterns after a brain injury, stimulates long and short term memory in patients with Alzheimer disease, and increase self esteem and social interaction in elders (Rev Méd Chile 2001; 129: 219-23).
(Key-words: Alzheimer disease; Music therapy; Parkinson disease, Psychotherapy).

Recibido el 9 de mayo, 2000. Aceptado el 4 de septiembre, 2000.
Hospital Clínico Universidad de Chile. Santiago de Chile.
1Músico terapéuta. Beeklee College of Music, Boston, USA
2 Médico neuróloga

Si miramos a nuestro alrededor nos podemos dar cuenta que la música es parte de la naturaleza y de los seres humanos. Los componentes básicos de la música como ritmo, melodía y armonía son los mismos que componen nuestro organismo. El ritmo cardíaco, la sincronización rítmica al caminar, la melodía y volumen de nuestras voces al hablar, etc.

Cada nota musical contiene cualidades físicas específicas que se interpretan de manera matemática. Estas notas musicales tocadas de diferentes maneras, en diferentes intervalos, con diferentes ritmos, dinámicas y volúmenes, también influencian el ser humano de manera psicológica. Las cualidades de la música que afectan estados de ánimo, controlan conductas y ayudan al bienestar de los seres humanos están siendo investigadas por personas calificadas llamadas musicoterapeutas.

Hoy en día, la musicoterapia es una ciencia establecida en Estados Unidos y Europa que se expande rápidamente hacia el resto del mundo1,2.

El presente artículo tiene como objetivo informar sobre este nuevo tratamiento alternativo y presentar algunas aplicaciones de la musicoterapia en diferentes enfermedades.

PERSPECTIVA HISTÓRICA DE LA MUSICOTERAPIA

En muchas sociedades primitivas se creía que las enfermedades provenían de maldiciones de brujos, castigos de dioses, y posesiones de demonios. En estas culturas, las causas y el tratamiento de las enfermedades estaban determinadas por el "hombre medicinal" quién aplicaba elementos mágicos para poder liberar al paciente de demonios o maldiciones. Entre estos elementos, la música siempre ocupaba un lugar importante en la ceremonia. La música utilizada dependía de la naturaleza del espíritu que invadía al cuerpo maldito3.

En la antigua Grecia, la música también era interpretada como una fuerza que influenciaba el pensamiento, las emociones, y la salud física. En el 600 A.C., en Esparta, Thales fue acreditado de curar una plaga con poderes musicales3.

En el siglo XVIII aparecen los primeros artículos sobre los efectos de la música en diferentes enfermedades. En la revista Columbia Magazine de 1789, en el artículo Music Physically Considered, un autor anónimo dio a conocer el efecto que tenía la música en la mente humana. Mas tarde, en 1796, el artículo Remarkable Cure of a Fever by Music, escrito por un autor anónimo, describía la historia de un profesor de música que tuvo fiebre alta por semanas y un concierto de música diario fue la receta que curó su enfermedad3.

Estas antiguas interpretaciones de los efectos terapéuticos de la música tienen un sentido un tanto anecdótico. Hoy en día, investigaciones cualitativas y cuantitativas publicadas por la Asociación de Musicoterapia Americana (AMTA), se realizan en Estados Unidos con el fin de explicar los diferentes efectos que tiene la música en pacientes de diferentes edades.

AMTA, define musicoterapia como: "el uso controlado de la música con el objeto de restaurar, mantener e incrementar la salud mental o física. Es la aplicación sistemática de la música, dirigida por un musicoterapeuta en un ambiente terapéutico, con el objeto de lograr cambios de conducta. Estos cambios ayudarán al individuo que participan de esta terapia a tener un mejor entendimiento de sí mismo y del mundo que lo rodea, pudiendo adaptarse mejor a la sociedad. Como miembro de un grupo de profesionales, el musicoterapeuta participa en el análisis de los problemas del individuo y en la proyección de un tratamiento general antes de hacer cualquier actividad musical. Las evaluaciones periódicas determinaran la efectividad de las técnicas utilizadas"4.

MUSICOTERAPIA CLÍNICA

Una de las importantes cualidades de la música es su flexibilidad. La música puede ser usada de manera pasiva (solo escuchando), activa (tocando un instrumento), pasiva y activa a la vez (tocando instrumentos y escuchando, e inactiva (silencio absoluto). También puede ser utilizada de manera grupal (socializando) e individual (explorando creatividad y expresión personal).

Muchos estudios se han realizado acerca de los efectos del daño cerebral en los comportamientos musicales de los seres humanos. Muchos de ellos comparan amusia (que se refiere a la pérdida de habilidades musicales debido a daño cerebral) y afasia (que se refiere a la pérdida del lenguaje). Algunos ejemplos son: El estudio de Wertheim y Botes5 (1961) que encuentra un sujeto con daño cerebral del lado izquierdo, hombre con habilidades musicales muy desarrolladas, tenía amusia receptiva y severa afasia mixta, y aún así podía seguir tocando el violín. En otro estudio de Levin y Rose 1979, un profesor de música de 58 años tenía una craneotomía parieto occipital izquierda, no podía leer palabras ni música, pero podía leer otros símbolos musicales que no fueran notas musicales. Su habilidad expresiva y apreciación del ritmo estaba intacta, pero su habilidad de entender tono, duración, timbre, y memoria tonal fue afectada. El pudo seguir tocando la batería. Otro estudio de Signoret et al 1987, muestra un organista de 77 años de edad, ciego desde los dos años, que sufrió daño de la parte inferior del lóbulo parietal y lóbulo temporal, presentaba alexia verbal y agrafia en el sistema Braille, pero retuvo todas sus habilidades musicales, continuó tocando el órgano, componiendo, leyendo y escribiendo música en Braille6.

Numerosos estudios que comparan afasia con amusia, muestran diferentes patrones de presentación, amusia sin afasia, afasia sin amusia y afasia con amusia. Estos estudios demuestran que el sustrato neuronal para el aprendizaje o expresión musical se encuentra en la proximidad del área verbal del lenguaje, pero en sitios diferentes de ellos. También afirman que existiría evidencias para la existencia de una "especificidad funcional para habilidades musicales"7-9. Según Zatorre10 (1989), el proceso acústico más simple (como reconocimiento de tonos) toma lugar en regiones subcorticales del cerebro, el nivel siguiente de procesamiento toma lugar principalmente en las áreas de asociación del hemisferio derecho, y que otros procesos pueden envolver la corteza auditiva del hemisferio izquierdo. Marín sostiene que el lenguaje esta lateralizado al hemisferio izquierdo, pero que la música no esta lateralizada a un hemisferio. El sostiene que el proceso de los aspectos acústicos musicales (como tonalidad y rítmica) esta localizado, pero que un entendimiento de la organización interna de la música requiere una red neuronal difusa que esta ampliamente distribuido en todo el cerebro7-9.

Según Marín se pueden distinguir trastornos a nivel acústico psicofísico, trastornos a nivel de la percepción auditiva precategorial, percepción categorial de elementos musicales, trastornos de la percepción de la configuración musical, en los procesos simbólicos musicales, función ejecutora o en el complejo aprendizaje-percepción musical9. Otros autores demuestran la importancia de la música en diferentes problemas neurológicos. El mejor ejemplo es el doctor Oliver Sacks, quien dijo en 1999 en el National Satellite Broadcast de musicoterapia que el usaba la música en pacientes con Parkinson porque la música era un fenómeno que ocurría en todo el cerebro y ésta era una característica muy importante de la que se podía sacar provecho. Sacks también habla de la musicoterapia en su renombrado libro Awakenings donde agrega: "He hecho algunas combinaciones de electroencefalografías (EEG) y videos que dan una maravillosa demostración de la capacidad del arte para despertar al paciente con Parkinson. Tengo una grabación de uno de mis pacientes akinético en un lado e hiperkinético en el otro (cualquier medicamento que se le da para un lado empeora al otro), su EEG es asimétrico. Este hombre es un buen pianista y organista, que al momento de empezar a tocar su lado izquierdo pierde su akinesia, su lado derecho pierde sus tics y su corea, encontrándose los dos lados en una unión perfecta. Simultáneamente el EEG patológicamente asimétrico, desaparece dejando ver solo simetría y normalidad. En el minuto que para de tocar, o que su música interna se detiene, su estado clínico y su EEG abruptamente se descomponen11".

Existen otras numerosas investigaciones sobre musicoterapia en el tratamiento de problemas neurológicos como Alzheimer, Parkinson, y traumatismo de cráneo12-14. Algunas publicaciones recientes sobre los efectos que tiene la estimulación rítmica en enfermos con traumatismo de cráneo describe los efectos terapéuticos de una de las cualidades más importantes y utilizadas en la musicoterapia, el ritmo14-16. Los artículos menciona como el uso controlado del ritmo ayuda a pacientes con traumatismo de cráneo y trastornos persistentes de la marcha, a controlar y mejorar su ritmo natural de caminar15. El propósito de estos estudios fue examinar el uso de la estimulación rítmica auditoria (ERA) en la mejoría de la marcha de pacientes con traumatismo de cráneo, quienes ya no presentan progreso con la terapia de rehabilitación física convencional. Un importante factor para poder tener movimientos coordinados es tener primero un buen sentido rítmico. La facilitación de estímulos rítmicos para ayudar a la regularidad del tiempo en movimientos de la marcha, puede ayudar a desarrollar velocidad, cadencia y simetría, como ya ha sido demostrado en trastornos de la marcha en pacientes con enfermedad cerebro vascular (Thaut, Rice 199715) y con Parkinson (Thaut 199317). Resultados de investigaciones en pacientes con TEC han demostrado que pueden sincronizar su patrón del caminar con el uso de la estimulación rítmica auditiva. Los incrementos a través del tiempo se ven en velocidad, cadencia y longitud del paso, aun cuando el paciente no está teniendo progreso en la terapia física tradicional. Los resultados de este estudio son especialmente importantes ya que fueron logrados por pacientes que estaban pasados de la fase inicial de los tres meses de recuperación neurológica espontánea, donde ocurren los beneficios más significativos de la terapia física14.

Otro ejemplo de la aplicación de musicoterapia se puede mostrar en el caso de los adultos mayores, donde la música se utiliza con diferentes objetivos. Generalmente los tratamientos con música se enfocan en: estimulación sensorial, orientación a la realidad, remotivación y reminiscencias18,19.

En la estimulación sensorial, el musicoterapeuta realiza actividades musicales para que el paciente redescubra el contacto con el medio ambiente que lo rodea. Este contacto puede ser redescubierto a través de actividades musicales muy simples y pasivas que solo exijan a los paciente metas básicas como estar despierto durante la sesión, responder si o no a una pregunta cantada, pequeños movimientos de dedos, brazos, pestañadas, etc. Un ejemplo de aplicación sería cantar una canción de bienvenida y el objetivo será que cada paciente sea capaz de levantar la mano y darla a la musicoterapeuta cuando su nombre sea cantado. En orientación a la realidad, las canciones son utilizadas para reeducar al paciente que esta desorientado o confundido con respecto a información de tiempo y espacio como día, mes, año, lugar donde se realiza la sesión. Un ejemplo de aplicación sería cantar una canción donde el paciente tenga que completar la letra de la canción con el día respectivo de la semana que se encuentra. Remotivación es una técnica que se utiliza con fines de estimular el pensamiento y la interacción verbal entre los miembros del grupo. Esta técnica es utilizada en pequeños grupos que presentan actividades cortas y muy estructuradas. La reminiscencia puede ser utilizada con el fin de incrementar socialización, desarrollar relaciones personales y fortalecer la autoestima. Un ejemplo de aplicación sería cantar canciones específicas de la época de juventud del paciente que traigan memorias positivas. Después de cantarlas, discutir las memorias y compararlas con las canciones de los otros pacientes. Estas técnicas aplicadas a los adultos mayores, también pueden ser utilizadas con diferentes edades y enfermedades.

Extensas investigaciones sobre musicoterapia están siendo realizadas en mujeres embarazadas, niños con autismo, adolescentes con problemas de conducta, adultos y enfermos terminales20-23. Diferentes técnicas se aplican dependiendo del paciente y del tipo de música utilizada. Cada paciente es diferente y ha sido afectado por la música de diferentes maneras a lo largo de su vida. Lo que puede parecer entretenido, bueno o a gusto a una persona, a otra puede generarle malos recuerdos, asociaciones negativas, etc. Por este motivo, un extenso estudio sobre las capacidades musicales del paciente, su historia clínica, y sus gustos musicales se realizan antes de cualquier aplicación de la musicoterapia.

La música esta siendo utilizada con diferentes funciones (reducir estrés, calmar dolor, incrementar la autoestima, cambiar conductas inapropiadas), las cuales están siendo estudiadas y expandidas a otras funciones que tienen como objeto final ayudar al ser humano a conocerse a si mismo y poder vivir mejor en sociedad.

CONCLUSIÓN

La musicoterapia es una rama de la ciencia que se organizó como tal en este siglo. Esta ciencia estudia los efectos terapéuticos de la música en los seres humanos. Las personas que realizan esta terapia se denominan musicoterapeutas y son profesionales entrenados no solo en música sino que también en psicología, anatomía, técnicas de investigación, y otras ramas paralelas. Hoy en día la investigación sobre musicoterapia se realiza con todas las edades y enfermedades tales como Alzheimer, Parkinson, traumatismo de cráneo, autismo, demencia, enfermos psiquiátricos, niños con problemas de conducta, personas con SIDA, entre otras. Numerosos estudios demuestran la funcionalidad de la musicoterapia en pacientes con diferentes problemas neurológicos. Estos estudios demuestran que la música ayuda a los pacientes a ganar control sobre su ritmo de caminar después de sufrir un TEC, estimulan la memoria anterógrada y retrograda, ayudan a incrementar la autoestima, estimulan a formar nuevas relaciones sociales, y se puede utilizar como método de contacto con la realidad.

Correspondencia a: Dra. Violeta Díaz. Hospital J.J. Aguirre, 2º piso E. Santos Dumont 999, Santiago, Chile. Fono: 56-2-7773882, Fax: 56-2-7378546.

REFERENCIAS

1. Marwick CH. Music hath charms for care of preemies. JAMA 2000; 283: 468-9.        [ Links ]

2. Marwick CH. Music therapists in with data on medical results. JAMA 2000; 283: 731-3.        [ Links ]

3. Davias W, Kate E, Feller G, Thaut M. An Introduction to Music Therapy Theory and Practice. Part I An overview of Music Therapy, chapter II: An Historical Perspective. Wm.C. Brown Publisher 1992: 1-271.        [ Links ]

4. Suzanne B. Music therapist’s handbook. Warren H. Green, inc 1987: 3-15.        [ Links ]

5. Wertheim N, Botez M. Receptive amusia: A clinical analysis. Brain 1961; 84: 19-30.        [ Links ]

6. Hodges Donald. Handbook of Music Psychology. Chapter VII, sexcond edition, IMR press. Neuromusical Research: A Review of the Literature. Pages 212-4.        [ Links ]

7. Marin OSM. Neurobiology of language: An overview. Annals of the New York Academy of Sciences, 1976, 280: 900-912.        [ Links ]

8. Marin OSM, Gordon B. Neuropsichologyc aspect of aphasia. In H. R. Tyler &D.M. Dawson edition. Current Neurology, Vol 2. Boston, Massachusett; Houghton Mifflins 1979.        [ Links ]

9. Marin S.M.O. Neurological aspects of music perception and performance. In the psychologiy of music, Academic Press. Inc, 1982: 453-77.        [ Links ]

10. Zatorre RJ. Recognition of dichotic melodies by musician and no musician. Neuropsychologia 1979, 17: 607-617        [ Links ]

11. Oliver Sacks. Awakenings. Harper Perennial, A Division of Harper Collins Publishers. 1982. Epiloge, page 282        [ Links ]

12. Hurt R, Thaut M. Rythmic auditory stimulation in gait trainning for patients with traumatic brain injury. J Music Therapy 1998; 35: 228-41.        [ Links ]

13. Silber F. The influence of background music on the performance of the mini mental state examination with patients diagnosed with Alzheimer’s disease. J Music Therapy 1999; 36: 196-206.        [ Links ]

14. Hurt, Rice, McIntosh, Thaut. Rythmic Auditory Stimulation in Gait Trainning for ptients with Traumatic Brain injury. J Music Therapy 1998; 35: 228-41.        [ Links ]

15. Thaut MH, McIntoch GC, Rice RR. Rhythmic facilitation of gait training in hemiparetic stroke rehabilitation. J Neurol Science 1997; 151: 207-12.        [ Links ]

16. Davis W, Feller G, Thaut M. An Introduction to Music Therapy Theory and Practice. Part I An overview of Music Therapy, chapter II: An Historical Perspective. Wm.C. Brown Publisher 1992. Chapter II. Pg 21.        [ Links ]

17. Thaut MH, McIntoch GC, Rice RR, Prassas SG. Effect of rhythmic auditory cuing on EMG and temporal stride parameters and EMG patterns in hemiparetic gait of stroke patients. J Neurol Rehabil 1993; 7: 9-16.        [ Links ]

18. Davis W, Feller G, Thaut M. An Introduction to Music Therapy. Part I An Overview of Music Therapy. Chapter I, Clinical Practice in Music Therapy. Page 11-3.        [ Links ]

19. Kneafsey R. The therapeutic use of music in a care of elderly setting: a literature review. J Clin Nurs (England) 1997; 6: 341-6.        [ Links ]

20. Hodges. Human musicality. Handbook of music psychology, second edition, IMR press, the University of Texas at San Antonio 1996,29-68         [ Links ]

21. Bowers J. Effects of an intergenerational choir for community-bassed seniors and college students on age-related attitudes. J Music Therapy 1998; 35: 2-18.        [ Links ]

22. Davis, G Feller, Thaut. Intro to Music therapy, Part II: Populations Served by Music Therapists. Chapter. WmC. Brown Publisher 1992. Chapter VI Music Tharapy and elderly Populations. Page 156.        [ Links ]

23. Ernst E, Rand JI, Stevinson C. Complementary therapies for depression: an overwiew. Arch Gen. Psychiatry 1998; 55: 1026-32.        [ Links ]

24. Clark ME, Lipe AW, Bilbrey M. Use of music to decrease aggressive behaviours in people with dementia. J Gerontol Nurs. 1998, 24: 10-7.        [ Links ]

25. O’Callaghan CC. Pain, music creativity and music therapy in palliative care. Am J Hosp Palliat Care 1996; 13: 43-9.        [ Links ]

26. Music Therapy Research. Quantitative and Qualitative perspectives. Edited by Barbara Wheeler, Montclair State University. Barcelona Publishers 1995.        [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons