SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.129 número3Conceptos galénicosMostrar o demostrar en los artículos médicos índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.129 n.3 Santiago mar. 2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872001000300016 

CARTAS AL EDITOR

Se invita a los lectores a enviar cartas al Editor, con comentarios, preguntas o críticas sobre artículos que hayan sido publicados en la Revista y a las que los autores aludidos puedan responder. También serán bienvenidos los comentarios sobre problemas de actualidad biomédica, clínica, de salud pública, de ética y de educación médica. Podrá aceptarse la comunicación preliminar de datos parciales de una investigación en marcha, respetándose la norma básica de que no haya sido publicada ni sometida a publicación en otra revista. La extensión máxima aceptable es de 3 páginas, tamaño carta, escritas a doble espacio, con un máximo de 6 referencias bibliográficas (incluyendo el artículo que la motivó) y 1 Tabla o Figura. Las cartas que se acepten podrán ser acortadas y modificadas formalmente, por los Editores.

Infección transplacentaria por
Trypanosoma cruzi:
Situación en Chile

Trypanosoma cruzi transplacental
infection: Situation in Chile

S r Editor: La enfermedad de Chagas transplacentaria, es la infección producida por el paso del protozoo Trypanosoma cruzi a través de la placenta, desde una madre infectada al feto en formación.

Este mecanismo, de importancia secundaria a la forma de infección vectorial y transfusional, ha adquirido progresiva relevancia desde el momento que en Chile se ha declarado la interrupción de la transmisión por Triatoma infestans, y los bancos de sangre de la zona endémica efectúan el descarte de la enfermedad de Chagas en los donantes1.

Diversos estudios se han realizado en Chile, en relación a la infección materna por T. cruzi y la transmisión transplacentaria. Ellos demuestran que en la zona de alta endemia, la prevalencia en embarazadas oscila entre 2,4 y 26,5%, y en la zona de baja endemia entre 1 y 2%. Además, han mostrado que el diagnóstico precoz de la infección es fundamental, pues permite un tratamiento oportuno y eficaz2.

La inexistencia de un plan de intervención de la transmisión transplacentaria por T. cruzi, ha tenido limitaciones, debido a dificultades en el diagnóstico, esquemas inadecuados o poco claros de seguimiento y, fundamentalmente, a que la gran mayoría de los recién nacidos (RN) infectados son asintomáticos, por lo que no son diagnosticados3.

Con el fin de mejorar los métodos precoces del diagnóstico parasitológico, evaluar el real alcance clínico de esta enfermedad y establecer las cepas de T. cruzi involucradas en la transmisión transplacentaria, se desarrolló un plan piloto de intervención de la enfermedad de Chagas transplacentaria, en dos zonas de diferente endemia chagásica en Chile.

Nuestra hipótesis fue que la Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR), resultaría altamente sensible y específica en el diagnóstico directo de la infección transplacentaria por T. cruzi. Además, permitiría evaluar la evolución y desaparición de las parasitemias después del tratamiento médico. Finalmente la existencia de distintas cepas nos permitirían distinguir a aquellas involucradas en la transmisión del T. cruzi y evaluar la posible relación de ellas, con el recién nacido (RN) infectado y sus manifestaciones.

El estudio se llevó a cabo en dos localidades, una de alta endemia, Monte Patria, y otra de baja endemia, San Felipe de los Andes. En la primera se practicó el tamizaje mediante ELISA IgG en 938 embarazadas y en la zona de baja endemia se estudiaron 5.495 sangres de cordón. Los resultados positivos y 10% de los negativos se confirmaron con la Reacción de Inmunofluorescencia Indirecta.

La prevalencia de la infección materna fue de 7,8% en la zona de alta endemia y 1,4% en la de baja endemia. A su vez, la transmisión transplacentaria detectada por PCR alcanzó a 13,7 y 28,2%, respectivamente, diferencia de transmisibilidad ya observada por nosotros en estudios anteriores4 (Tabla 1).


La comparación de los métodos directos para el diagnóstico, demostró una amplia ventaja a favor de la PCR, la cual diagnosticó 100% de los casos, en comparación con una sensibilidad de 19,1% obtenida por el xenodiagnóstico. La especificidad de la PCR resultó de 100%, corroborada por la detección de los clonet de T. cruzi que hibridizaron, con los amplificados del DNA parasitario. El clonet 39 fue detectado en ambas zonas y el clonet 19/20 solo en la zona de baja endemia. La distribución encontrada entre los linajes parasitarios, explicaría probablemente, la diferencia significativa que se observa entre la mayor transmisión en la zona de baja endemia y la menor transmisión en la zona de alta endemia.

El seguimiento de los RN, después del tratamiento médico y su evaluación por PCR, demostró que aquellos tratados dentro del primer mes, a los 6 meses de vida presentaron PCR negativa, la cual se ha mantenido en aquellos casos que llevan más de un año de seguimiento, negativizando además la serología.

Los dos casos que presentaron PCR positiva, posterior al tratamiento médico, correspondieron a una mala adherencia a éste y debieron repetir recientemente el tratamiento bajo vigilancia médica y se encuentran en control, habiéndose uno de ellos negativizado, tanto la PCR como la serología.

Desde el punto de vista serológico, se detectaron dos hechos de relevancia. Uno fue que el tamizaje realizado con productos comerciales presentó entre 20 y 28% de resultados falsamente positivos y, en segundo lugar, que la detección de casos de infección transplacentaria a través de la serología de los 6 meses de vida, presentaría 16% de resultados falsos positivos, y que solo al año de vida tendría 100% de certeza.

De acuerdo a los resultados y a los esquemas de estudio y seguimiento propuesto, se confirma la necesidad de implementar en Chile un programa de intervención de la infección transplacentaria por T. cruzi, pues existen los conocimientos, metodologías y técnicas para llevarlos a cabo. Más aún, el tratamiento precoz del RN lleva a la cura serológica y parasitológica de la infección y evita las secuelas posteriores5. La implementación de este programa, evitaría la aparición de aproximadamente 1000 nuevos casos al año, los cuales, al ser la gran mayoría asintomáticos, no son diagnosticados oportunamente.

En resumen, debido a la interrupción de la transmisión vectorial del T. cruzi y su control en el ámbito de los bancos de sangre, el mecanismo de infección transplacentaria se ha transformado en la principal fuente de nuevos casos de enfermedad de Chagas en Chile, razón por la cual es imprescindible su intervención.

 

Alejandro García H, María Inés Bahamonde M, Susana Verdugo B, Jaquelinne Correa S, Claudio Pastene O, Aldo Solari, Renzo Tassara O y Myriam Lorca H. Unidad de Parasitología, Facultad de Medicina, Universidad de Chile.
Hospital Regional de Ovalle. Hospital San Camilo de los Andes. Consultorio El Palqui, Monte Patria.
Correspondencia: M Lorca. Casilla 33052-33 Santiago Chile. Email. clorca@machi.med.uchile.cl

REFERENCIAS

1. Lorca M, García A, Bahamonde MI, Fritz A, Tassara R. Certificación serológica de la interrupción de la transmisión vectorial de la enfermedad de Chagas en Chile. Rev Méd Chile 2001; 129: 266-71.        [ Links ]

2. Muñoz P, Thierman E, Atías A, Acevedo C. Enfermedad de Chagas congénita sintomática en recién nacidos y lactantes: Rev Chil Pediatría. 1992; 65: 196-202.        [ Links ]

3. Lorca M, Thierman E. Congenital Chagas disease and its serological diagnosis through conventional serology and methods of molecular biology. In Biology of Parasitism. Ehrlich, R and Nieto, A. Eds. Ediciones Trilce. Montevideo, Uruguay. 1994: 155-166.        [ Links ]

4. Lorca M, Veloso C, Muñoz P, Bahamonde Mª I, García A. Diagnostic value of detecting specific IgA and IgM with recombinant Trypanosoma cruzi antigens in congenital Chagas disease. Am J Trop Med Hyg. 1995; 52: 512-5.        [ Links ]

5. Muñoz P, Acevedo C. Enfermedad de Chagas congénita. En: Enfermedad de Chagas y el sistema nervioso. Pub. Cient. 547, 1994. OPS. Buenos Aires, Argentina        [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons