SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.129 número6NORMAS ÉTICAS DE CIOMS PARA INVESTIGACIÓN BIOMÉDICA índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.129 n.6 Santiago jun. 2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872001000600020 

BIBLIOGRAFIA

  Los libros comentados en esta sección están a disposición
de los lectores en la Biblioteca de la Sociedad Médica de Santiago.

"EL VIVIENTE HUMANO". ESTUDIOS BIOFILOSÓFICOS Y ANTROPOLÓGICOS. Alejandro Serani M. Ediciones Universidad de Navarra SA. Navarra, España, 2000 (159 páginas).

"El viviente humano" es un conjunto de ensayos filosóficos escritos por un neurólogo con la condición, más bien excepcional entre los médicos, de poseer una formación sistemática en filosofía. Seguramente, la naturaleza de su profesión y los años iniciales de su carrera dedicados a la fisiología e investigación neurofisiológica, le han facilitado a Alejandro Serani la reflexión filosófica sobre los problemas biológicos que son de su preocupación. Esta simbiosis entre medicina y filosofía, común en siglos pretéritos, es la que nos transmite lúcidamente en su libro. Es claro que un filósofo de profesión estaría en mucha mayor capacidad que un médico para hacer un análisis de las dimensiones ontológicas y epistemológicas de la obra de Serani. Sin embargo, los asuntos que él trata desde la perspectiva de la filosofía de la naturaleza, tienen que ver directamente con la medicina y, por lo tanto, con la antropología y la ética que le son consustanciales. Son materias complejas y difíciles, no sólo desde un punto de vista de la filosofía, sino que también de la biología y la medicina.

Sabemos que la medicina es un saber práctico que se ordena a la operación, un saber qué hacer aquí y ahora. Distinto es el saber especulativo, una necesidad del espíritu humano y un ejercicio intelectual que se ordena al solo conocimiento de la verdad. Pero, ¿qué relación guarda el saber práctico médico con los saberes de orden especulativo? Este libro permite apreciar con claridad la pertinencia de tal relación. Los estudios comprendidos en lo fundamental y en las palabras del autor "pretenden ser un aporte en la línea de la tan necesaria renovación y rehabilitación de la filosofía de la naturaleza".

En una serie de ocho ensayos el Dr. Serani aborda asuntos que son cruciales para la biología y medicina actuales. En la primera parte examina la biofilosofía y la unidad del saber biológico, mente y cerebro y nuestra idea del hombre, el genoma humano: mitos y realidades y el estatuto antropológico del embrión humano. La segunda parte comprende introducción al estudio de la conducta animal, la persona humana como animal racional: libertad y moralidad, la raíz biológica de la sexualidad humana y el comportamiento sexual humano. Serani hace sus reflexiones desde la perspectiva de la filosofía de la naturaleza y, particularmente, de la biofilosofía, a su juicio (y el de muchos) un punto de encuentro necesario entre las ciencias biológicas y la filosofía de la naturaleza. "Una biofilosofía -dice- deslindada de la ciencia experimental pero en estrecha relación con sus hallazgos e interpretaciones". La tesis central de este enfoque es que las ciencias naturales, en general, y la biología en particular, carecen de las herramientas -conceptos y métodos- que se requieren para comprender el significado de los fenómenos biológicos en un ser pleno de significados como es el hombre. La tarea de la filosofía de la naturaleza es precisamente intentar aclarar hasta qué punto los hallazgos de la investigación experimental y las teorías biológicas reflejan fielmente la realidad tal cual ella es. Algunos elementos conceptuales que son básicos en el pensamiento de Serani y que impregnan, dan consistencia y coherencia a sus ensayos, son los relativos a la unidad del saber biológico, no obstante la separación formal de las partes que lo constituyen; la visión holística del ser humano en cuanto que las propiedades del todo no pueden ser definidas por las propiedades de las partes, la distinción entre el conocimiento sensible y el conocimiento intelectual; la distinción, en todo ente natural, entre el sujeto que existe por sí mismo y permanece inmodificado y sus determinaciones o accidentes que no tienen existencia propia sino que en el sujeto; la peculiar característica del animal humano respecto al resto de los seres vivos relativa a la aprehensión de la realidad como tal, la capacidad de reflexión, la generación de conceptos, el lenguaje, la existencia en el hombre de un principio de ser distinto y superior a la realidad corpórea y vegetativa de otros seres animados, la naturaleza personal y dignidad del individuo humano que no sólo conoce los fines de su actividad, sino que es capaz de proponérselos libremente. Todos estos asuntos comprometen conceptos ontológicos y epistemológicos de la mayor entidad: el ser, acto y potencia, esencia y existencia, materia y forma, el espíritu, el conocimiento, el bien, realidades que no son cognoscibles por los sentidos o la imaginación, sino únicamente por la inteligencia. El pensamiento filosófico de Serani encuentra su inspiración en Santo Tomás de Aquino y en la escuela tomista, particularmente en el pensamiento de Jacques Maritain. Se nutre, además, del pensamiento de los filósofos griegos clásicos, particularmente Aristóteles y Platón, y de los hallazgos y pensamiento de científicos contemporáneos que se han preocupado reflexivamente de estos temas.

La eventual aplicación de los conocimientos biológicos y tecnologías a los seres humanos exige un discernimiento en función de valores fundamentales, ampliamente aceptados en nuestra cultura, como son el respeto por la vida y dignidad humanas y el derecho de las personas. Esta exigencia es más perentoria para la medicina en razón de su naturaleza y propósito, que no es otro que la preservación y el cuidado de la salud y la vida de las personas. Los estudios que nos presenta, apoyado en dos vertientes del conocimiento, biología y filosofía, además de hacernos patente la complejidad y dificultad de los problemas bioéticos actuales son una invitación al lector a compartir una reflexión seria y profunda sobre ellos.

Los planteamientos filosóficos de Alejandro Serani probablemente darán la oportunidad para que se expongan otros puntos de vista sobre los temas biomédicos que él estudia, enriqueciendo un debate intelectual que parece cada vez más necesario. En cualquier caso, el conjunto de sus ensayos constituye un valioso aporte intelectual a la mejor comprensión de problemas difíciles de la biomedicina. Su reflexión es seria, de un elevado nivel intelectual y su modo de razonar es sólido y convincente, fruto de un trabajo que le ha demandado años de reflexión y de estudios formales. Constituye un trabajo académico riguroso y creativo, fraguado lejos del ruido de la ciudad. Este libro proporciona un aire fresco y estimulante al debate intelectual sobre estas materias biomédicas, indispensable para una sociedad que requiere empinarse por encima de la opinión fácil y la improvisación en el tratamiento de asuntos que, amén de complejos, son muy serios y profundos.

En el epílogo de nuestro libro "El fin de la Medicina", una reflexión ética nacida desde la praxis médica sobre sus fundamentos y fines, recordábamos una sentencia de los médicos hipocráticos: "hay que conducir la sabiduría a la medicina y la medicina a la sabiduría". A través de sus ensayos, Serani hace este acercamiento entre medicina y filosofía, no para involucrarse en disquisiciones especulativas sobre temas abstractos, sino haciendo un aporte filosófico concreto para la mejor comprensión de fenómenos biológicos que son centrales para la medicina, la bioética y la antropología filosófica. Debemos agradecerle esta contribución y congratularnos que en nuestro país haya algunos médicos como él que, sin duda con gran esfuerzo de tiempo y estudio, a pesar del ejercicio de una profesión tan absorbente como la medicina, se han capacitado para opinar con fundamentos sobre estos asuntos, ilustrándonos a todos y contribuyendo a que se haga mayor claridad sobre materias cuya recta interpretación es de decisiva importancia para el destino del hombre y la humanidad.

Dr. Alejandro Goic G.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons