SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.129 número11El colágeno de la reestenosis post angioplastia con stent: ¿se origina en la íntima o en la adventicia?Factores predictores de riesgo de morbimortalidad en hipertensos esenciales seguidos 25 años índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.129 n.11 Santiago nov. 2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872001001100003 

Niveles séricos de la molécula CD30
soluble en la infección por el virus de hepatitis B

Serum levels of soluble CD30
molecule in hepatitis B virus infection

Francisca Monsalve C1, Tania Romero-A,
Jesús Estévez M, Luciana Costa L2,
Diana Callejas M1.

Correspondencia a: Francisca Monsalve de Castillo: Instituto de Investigaciones Clínicas, Facultad de Medicina, Universidad del Zulia. Maracaibo. Venezuela. Apartado postal 1151. Maracaibo 4001-A. Telef-Fax: 0058-061-597231. e-mail:francisca_castillo@hotmail.com - rjestevez@telcel.net.ve - taniaromeroadrian@cantv.net

Background: The release of CD30 molecule in the soluble form (sCD30) is considered a feature of Th2 activation and proliferation of the cellular phenotype Th2. Aim: To analyze the immunoregulatory role of sCD30 in the evolution of hepatitis B virus (HBV) infection. Patients and methods: Three study groups were formed: 15 patients with acute infection by HBV who remitted toward the resolution of the infection; 15 patients who evolved to the carrier state and 15 subjects without clinical history of infection by this or other viruses. The determination of serological markers for the HBV was done by the Microparticles Enzymatic Immunoanalysis techniques (MEIA). The method of double antibody by ELISA was used For sCD30 determination. Results: A significant sCD30 increase (p < 0.05) was observed in patients with acute infection, during the acute phase (135.7 ± 36.7). These values decreased to 16.2 ± 2.5 during the convalescent phase. Patients that evolved to the carrier state, did not experience a rise in sCD30 values (40.2 ± 6.7, 38 ± 9.2 and 36.1 ± 8.3 during the acute phase, at 120 and 240 days respectively). The value in the control group was 34.8 ± 6.7. Conclusions: The group that evolved towards remission experienced a higher activation of the Th2 cellular phenotype, promoting humoral immune response. An inactivity of sCD30 values was observed in the group that evolved to the carrier state (Rev Méd Chile 2001; 129: 1248-52).
(Key-words: Hepatitis B antigens; Hepatitis B antibodies; Hepatitis B virus CD30 antigens).

Recibido el 29 de mayo, 2001. Aceptado en versión corregida el 25 de septiembre, 2001.
Trabajo financiado por Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas. CONICIT.
Laboratorio Regional de Referencia Virológica. Cátedra de Virología. Escuela de Bioanálisis.
Post-grado de Inmunología. División de Estudios para Graduados. Facultad de Medicina.
Universidad del Zulia, Maracaibo-Venezuela.
1 MgSc en Inmunología básica
2 MgSc en Ciencias ambientales

La hepatitis B constituye un problema de salud pública mundial. Afecta aproximadamente a unos trescientos cincuenta millones de portadores en el mundo y es responsable en forma directa o indirecta de más de medio millón de muertes anuales1.

La expresión clínico-patológica de la hepatitis B variará de acuerdo a la respuesta del sistema inmunitario pudiendo ser categorizada de la siguiente forma: estado de portador, hepatitis aguda, hepatitis fulminante y hepatitis crónica, los cuales pueden ser determinados por condiciones de tolerancia, respuesta efectiva del sistema inmunitario, respuesta efectiva pero inadecuada y respuesta defectuosa respectivamente1.

Los cambios necróticos e inflamatorios causados por el virus de la hepatitis B (VHB) son consecuencia principalmente de la respuesta inmunitaria celular contra el virus2. Los datos más recientes indican que la eliminación de la partícula viral depende de una eficiente respuesta inmunitaria tanto humoral como celular; el fallo de alguno de estos mecanismos daría lugar a una lesión hepática crónica con persistencia del virus3.

En el transcurso de las reacciones inflamatorias, que ocurren en el establecimiento de esta infección hepática, se secretan mediadores solubles, denominados citocinas, las cuales son proteínas que regulan la amplitud y duración de la respuesta inflamatoria4,5. Además, existen moléculas de la superficie celular expresados en los linfocitos TCD4+ Th2, como la molécula CD30, la cual es liberada al medio circundante. La forma soluble ha sido involucrada en los mecanismos de proliferación y muerte celular6,7. Esta molécula, miembro de la familia del TNF/factor de crecimiento neuronal (NGF), ha sido utilizada ampliamente como un marcador clínico de la enfermedad de Hodgkin y permitió la descripción del linfoma Ki-1, denominado actualmente linfoma de células grandes anaplásicas CD30+6.

El presente trabajo tiene como finalidad analizar el papel inmunoregulatorio de la forma soluble del CD30 en la evolución de la infección por el virus de hepatitis B, mediante la medición de sus concentraciones séricas en muestras de pacientes afectados con esta patología.

MATERIAL Y MÉTODO

Población. Se conformaron tres grupos: Grupo 1. 15 pacientes de uno u otro sexo en edades comprendidas entre 20 a 60 años, con infección aguda por el VHB, que evolucionaron hacia la resolución de la infección. Grupo 2. 15 pacientes con distribución de edades y sexo similares con infección aguda por el VHB que evolucionaron a la condición de portador asintomático. El diagnóstico de infección aguda se basó en el hallazgo de valores elevados de aminotransferasas (ALT), desde 10 veces por encima de lo normal (V.N.= hasta 40U/ml) asociado con la detección de: antígeno de superficie del VHB (AgsHB), Antígeno "e" (AgeHB) y anticuerpos contra el "core" de la clase IgM (IgM-anti-cHB). El grupo 3 o control, estuvo constituido por 15 personas entre 15 a 60 años de edad de uno u otro sexo, sin antecedentes clínicos y de laboratorio de haber presentado infección por el VHB.

Criterios diagnósticos. Para el diagnóstico de remisión se tomó una segunda muestra luego de un período de 4 meses. Se interpretaron como indicadores del cese del cuadro clínico y de restitución de la función hepática a la normalidad, la aparición del anti-sHB y la negativización del AgsHB con ALT normal. Para el diagnóstico de estado de portador asintomático se tomó una segunda muestra luego de un período de 4 meses y una tercera muestra a los 8 meses basándose este diagnóstico en la persistencia del AgsHB por más de 6 meses, con anti-sHB, IgM-anti-cHB y AgeHB negativo, presencia de anti-eHB, y normalización de la ALT8.

Se excluyeron del presente estudio: mujeres embarazadas, pacientes hemodializados, leucémicos, hemofílicos, con enfermedades autoinmunitarias, inmunizados contra el VHB, con hepatitis A, C y D e infectados con el virus de inmunodeficiencia humana.

Recolección de las muestras: Se extrajeron 10 ml de sangre venosa para obtención de suero por centrifugación (160xg por 15 min), repartiéndose luego el suero en alicuotas de 500ul cada una y guardándose a -70ºC hasta el momento de su procesamiento.

Análisis: Las muestras de suero para la detección de marcadores de infección por el VHB en fase aguda y convaleciente fueron analizadas por la técnica de inmunoanálisis enzimático de micropartículas (MEIA), usando el Sistema IMx (Abbott Lab. División de Diagnóstico).

Para la determinación del receptor soluble de CD30 (CD30s) se utilizó el método de doble anticuerpo con la técnica de inmunoanálisis enzimático (ELISA) de Laboratorio DAKO.

Especificidad: El método utilizado reconoce específicamente el factor soluble CD30 humano por lo tanto no hay interferencia con otros factores9.

Sensibilidad: Se estima que este ensayo tiene un limite de detección de menos de 1 U/ml para CD30s.

Análisis estadístico: Los resultados obtenidos se expresan como media ± error estándar (M ± EE). Para la comparación entre las medias de grupos en estudio y control se utilizó la prueba de análisis de la variancia (ANOVA) en una sola dirección, utilizando como post prueba el análisis de Tukey. Se tomo el 95% como índice de confiabilidad estadística (p< 0,05). Se determinó los coeficientes de correlación entre las variables estudiadas.

RESULTADOS

Los resultados obtenidos muestran un incremento (135,70 ± 36,67) significativo (p< 0,05) del CD30s en la fase aguda, de los pacientes que evolucionaron a la remisión, al compararlos con la fase convaleciente (16,18 ± 2,47) y con el grupo control (34,81 ± 6,72) (Tabla 1).


Los pacientes que evolucionaron al estado de portador no presentaron alteraciones del CD30s durante todo el tiempo del estudio, siendo sus valores promedios similares al grupo control (34,81 ± 6,72). Las cifras obtenidas son: en la fase aguda: 40,19 ± 6,72 a los 120 días 37,98 ± 9,15 y a los 240 días 36,1 ± 8,34) y del grupo control. (Tabla 1).

Las cifras de ALT, en los grupos de remisión y portadores presentaron un comportamiento similar (Figura 1).


Figura 1. Concentraciones séricas de ALT en pacientes de hepatitis B con evolución a la remisión y a estado de portador. Los cuadrados representan la media ± E.E. de los grupos estudiados. La línea punteada horizontal representa los niveles superiores de la normalidad.

Al comparar, el estado de remisión con el de portador se aprecia que en el primer caso, en la fase aguda, hay concentraciones del CD30s superiores significativamente (p< 0,05) a aquellos de las fases del estado de portador.

DISCUSIÓN

La respuesta inmunitaria ante el VHB está determinada por la capacidad del huésped de eliminar la partícula viral de los hepatocitos infectados y el grado de daño hepatocelular subsecuente variará de acuerdo a ella10,11. La respuesta inmunitaria mediada por células juega un papel central en la necrosis hepatocelular y en la persistencia de enfermedades hepáticas de etiología viral; y la mediada por anticuerpos juega un rol crítico en la clarificación del virus por formación de complejos antígeno-anticuerpo y remoción de ellos de la circulación11,12.

En esta investigación se aprecia un incremento del CD30s durante la fase aguda de la infección por el virus B, en los grupos que evolucionaron a la remisión, coincidiendo este aumento con la presencia de AgsHB, AgeHB y elevación de las aminotransferasas, reflejando una mayor activación del fenotipo celular Th2, el cual promueve la inmunidad humoral contra los antígenos del VHB. La disminución significativa del CD30s en la fase convaleciente del grupo en remisión coincide con la negativización del AgsHB, la aparición del anti-sHB y las ALT normales.

Por otro lado, los grupos de pacientes que evolucionaron al estado de portador, no presentaron ninguna alteración en las concentraciones de la molécula CD30s. Estos hallazgos se corresponden con lo descrito por Fattovich y cols3 quienes demuestran que la elevación del CD30s se correlaciona con la replicación del VHB y con la actividad bioquímica de la enfermedad hepática crónica por el virus B y señalan valores normales en portadores sanos con AgsHB positivo. Por lo que podemos considerar que nuestros pacientes portadores no presentan un estímulo antigénico elevado, ni evidencias de replicación viral, lo que explica la inalteración de los valores de la molécula estudiada y la persistencia del virus.

Pizzolo y cols13,14 han demostrado que los niveles séricos elevados del CD30s en individuos infectados con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) pueden predecir el desarrollo del síndrome, y señalan que la medición del CD30s en líquidos biológicos y la expresión tisular de esta molécula podrían considerarse un examen de valor pronóstico en diferentes condiciones patológicas.

El patrón de respuesta Th1 ha sido señalado como una respuesta apropiada del sistema inmunitario que crea las condiciones adecuadas para inhibir la replicación viral e inducir por este medio una remisión total de la infección por el VHB. Estudios con ratones transgénicos han demostrado que la secreción de citocinas del patrón Th1, producen una regulación inhibitoria de la expresión del gen viral y una eliminación del VHB de los hepatocitos sin generar lisis de los mismos15,16.

Por otra parte, una prevalencia de la respuesta Th2 ha sido asociada a agravación o evolución hacia la cronicidad de enfermedades producidas por patógenos intracelulares incluidos los virus17. Los hallazgos del presente estudio y los descritos por Fatovich y col3, parecen definir tres tipos diferentes de relación Th1/Th2 en los pacientes con hepatitis B. Los pacientes que evolucionaron hacia la remisión, presentan aparentemente una adecuada respuesta inmunológica a la infección con predominio del patrón Th1. Mientras que los portadores asintomático, demuestran probablemente una deficiente respuesta Th1, pero sin estimulo o prevalencia de las citocinas del patrón Th2. Por otra parte en los individuos con hepatitis crónica, se ha descrito una respuesta inmune con un predominio del patrón Th2, cuyas citocinas permanecen en concentraciones elevadas durante todo el período activo de la enfermedad.

Los datos del presente estudio demostraron que los niveles elevados del CD30s coincidieron con la fase activa de la enfermedad hepática; mientras que sus cifras normales en la fase convaleciente señalan inactividad viral. El comportamiento en los pacientes que presentaron remisión y la carencia de alteraciones en las concentraciones de CD30s en los portadores, indican que en éstos hay una pobre respuesta del fenotipo Th2 al estímulo antigénico viral durante la fase aguda.

Se deduce de lo expuesto y de los resultados obtenidos que para el diagnóstico y evolución de la hepatitis B es necesario el seguimiento de las concentraciones de la molécula CD30s, de los marcadores biológicos y bioquímicas.

Agradecimientos

Expresamos nuestro agradecimiento al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICIT), institución financiadora de la presente investigación.

Agradecemos al personal del L.R.R.V. Lic. Leticia Porto, Lic. Ricardo Atencio y Sra Marina García por su participación en el montaje de las muestras del presente estudio.

REFERENCIAS

1. Bianco NE, Torrigiani G. Inmunopatología e Inmunodiagnóstico de la hepatitis viral inducida por virus B. Inmunología Clínica. Ediciones de la Biblioteca, Caracas. 1983; 431-44.        [ Links ]

2. Gonzalez-Amaro R, Garcia-Monzon C, Garcia Buey L, Moreno-Otero R, Alonso LJ, yague E, et al. Induction of Tumor Necrosis Factor a production by human hepatocytes in Chronic viral hepatitis. J Exp Med 1994; 179: 841-8.        [ Links ]

3. Fattovich G, Vinante F, Giustina G, Morosato L, Alberti A, and Pizzolo G. Serum levels of soluble CD30 in chronic hepatitis B virus infection. Clin Exp Immunol 1996; 103: 105-10.        [ Links ]

4. Missale G, Ferrari C, Fiaccadori F. Cytokines mediators in Acute Inflammation and Chronic course of viral Hepatitis. ed. Ann-Ital Med-Int 1995; 10: 14-8.        [ Links ]

5. Van-Der-Meide, Schellekens-H. Cytokines and the immune response. Biot 1996; 8(3-4): 23-9.        [ Links ]

6. Falini B, Pileri S, Pizzolo G, Durkip H, Flenghi L, Stirpe F, et al. Cd30 (ki-1) molecule: a new cytokine receptor of the tumor necrosis Factor Receptor Superfamily as a Tool for diagnosis and immunotherapy. Blood 1995; 85: 1-14.        [ Links ]

7. Romagnani S, Del Prete G, Maggi E, Chilosi M, Caligaris-C F and Pizzolo G. CD30 and type 2 T helper (th2) responses. Journal of leukocyte biology 1995; 57: 726-30.        [ Links ]

8. C Trepo, F Zoulim, Z Alonso, M-A Petis, C Pichoud, L Vitvitski. Diagnostic markers of viral hepatitis B and C. Gut 1993; Supplement vol 34(2):S20-S25.        [ Links ]

9. Josimovic-Alasevic, Durkop H, Scwarting R, Backe E, Stein H, Diamantstein T. Partial characterization of soluble Ki-1 antigen and detection of the antigen in cell culture supernatants and in serum by an enzyme-linked immunosorbent assay. Eur J Immunol 1989; 19: 157-62.        [ Links ]

10. Echavarría JM, León P. Virus de la hepatitis B: Biología, historia natural, diagnóstico de la infección. Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica. 1995; 13: 22-4.        [ Links ]

11. Machado BI, Deibis L, Toro F. Respuesta Inmunológica en hepatitis viral. Gen 1997; 51: 85-93.        [ Links ]

12. Chisari FV. Hepatitis B virus immunopathogenesis. Ann Rev Immunol 1995; 13: 29-60.        [ Links ]

13. Pizzolo-G, Vinante-F, Morosato L, Nadali-G, Chilosi-M, Gandium M et al. High serum level of soluble form CD30 molecule in the early phase of HIV-1 infection as an independent predictor of progression to AIDS. AIDS 1994; 8: 741-5.        [ Links ]

14. Pizzolo-G, Vinante-F, Nadali-G, Kramera-M, Moro Sato-L, Chilosi-M, et al. High serum level of soluble CD30 in acute primary HIV-1 infection. Clin-Exp-Immunol. 1997; 108: 251-3.        [ Links ]

15. Guidotti LG, Ando K, Hobbs MV, Ishikava T, Runkel L, Schreiber RD, Chisari FV. Citotoxic T lymphocytes inhibit hepatitis B virus gene expression by a noncytolicitic mechanism in transgenic mice. Proc Natl Acad Sci USA 1994; 91: 3764-8.        [ Links ]

16. Guidotti LG, Hobbs MV, Ishikava T, Matzke B, Schreiber RD, Chisari FV. Intracellular inactivation of the hepatitis B virus by citotoxic T lymphocytes. Immunity 1996; 4: 25-36.        [ Links ]

17. Maggi E, Mazzetti M, Ravina A, Annunziate F, De Carli M, Piccinni MP, Manetti R, et al. Ability of HIV to promote a Th1 to Th0 shift and to replicate preferentially in Th2 and Th0 cells. Science 1994; 265:244-8.        [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons