SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.129 número12Heparina e insulina en el tratamiento de la pancreatitis aguda por hipertrigliceridemia: Experiencia en 5 casosLigadura elástica complementada de esclerosis en el tratamiento de várices esofágicas: Experiencia en la hemorragia activa y en el tratamiento electivo índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.129 n.12 Santiago dic. 2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872001001200003 

¿Es aplicable el sistema de vigilancia
epidemiológica de las infecciones
intrahospitalarias que recomienda el CDC-
americano (sistema NNIS) en un hospital
chileno?

Application of the National Nosocomial
Infections Surveillance System recommended
by the CDC, in a Chilean hospital

Naldy Febré V1, Eduardo S de Medeiros, Sergio B Wey,
Maruza Larrondo P2, Víctor Silva V3.

Correspondencia a: Naldy Febré V. Alameda 2013, Escuela de Enfermería, Facultad de Medicina, Universidad Mayor. Fono: 4419665.

Background: The National Nosocomial Infections Surveillance System (NNIS system) is the method for surveying nosocomial infections used by the Centers for Disease Control (CDC). This strategy allows the comparison of different hospitals, using rate adjustments. In Chile, this system is not used. Aim: To report the application of this system in a tertiary reference hospital in Chile. Materials and methods: We performed a six months prospective cohort study. The active surveillance was carried out by using the intensive care unit and surgery components of the NNIS system. Tabulation and analysis of the data were done according to the NNIS system. In a parallel prevalence study, we determined the NNIS system sensitivity to detect nosocomial infections. Results: A total of 492 patients were followed with a global nosocomial infection rate of 14%, for discharged patients. The calculated sensitivity and specificity of the system was 84.2 and 97% respectively. In the intensive care unit, 45 of 169 patients had nosocomial infections, with an adjusted rate of 2.8% for mean hospitalization time and severity of illness. In the cardiovascular and thoracic surgical units, 216 and 107 procedures were surveyed, respectively. The global rates of nosocomial infections were 7.4 and 7.5%, respectively. The adjusted rates according to risk factors were 0.9 and 2.3%, respectively. Conclusions: These data indicate that the surgical units had surgical site infections rates similar to those reported by the CDC. Nosocomial infections rates in Chile can be compared with rates observed in other countries. The epidemiological data collected can be useful to focus intervention or preventive strategies (Rev Méd Chile 2001; 129: 1379-86).
(Key Words: Centers for Disease Control and Prevention (US); Cross infection; Infection control; Nosocomial infections).

Recibido el 21 de agosto, 2000. Aceptado en versión corregida el 1 de octubre, 2001.
Trabajo financiado parcialmente por el Departamento de Investigación y Desarrollo -
Universidad de Chile y Conselho Nacional de Pesquiza- Brasil.
Programa de Microbiología y Micología, Instituto de Ciencias Biomédicas,
Facultad de Medicina, Universidad de Chile.
Escuela de Enfermería, Facultad de Medicina, Universidad de Chile.
Instituto Nacional del Tórax (INT), Santiago. Chile. Serviço de Infecção
Hospitalária-Disciplina de Doenças Infecciosas e Parasitárias,
Escola Paulista de Medicina, Universidade Federal de São Paulo, Brasil.
1Enfermera Universitaria, Magíster en Enfermedades Infecciosas.
2Enfermera Universitaria.
3Tecnólogo Médico, Magíster en Microbiología e Inmunología, Doctor en Ciencias.

Las infecciones intrahospitalarias (IIH) aumentan entre cinco a diez días el período de hospitalización1. La incidencia con que se presentan estos procesos varía en directa relación con las características de los pacientes y con los procedimientos invasivos diagnósticos y/o terapéuticos, empleados en su cuidado, convirtiéndose estos, en factores de riesgo reconocidos de infección nosocomial1-5.

Por otro lado, la variación de los microorganismos responsables de infecciones nosocomiales hace necesaria una vigilancia epidemiológica (VE) de estos procesos2, siendo esta actividad fundamental en el control y prevención de las IIH, clasificándose conforme a su meta en general, limitada, dirigida y/o por objetivos6-8.

En la década del 70', el CDC creó una metodología de VE, denominado "National Nosocomial Infections Surveillane System" (Sistema NNIS), el cual tiene como objetivo dirigir los esfuerzos del control y prevención de las IIH para las áreas de mayor riesgo, con metas globales de estimar la incidencia de las infecciones, identificar cambios en los patógenos nosocomiales, determinar la frecuencia de las IIH por sitio específico, relacionando los factores de riesgos asociados y establecer la sensibilidad antimicrobiana de los agentes. En USA, este sistema es considerado fuente nacional de datos sobre infecciones nosocomiales9-12. Los datos son recolectados utilizándose cuatro protocolos o componentes, global, quirúrgico, neonatología, y UCI adulto y pediátrico. Estos componentes, excepto el global, se focalizan en grupos de pacientes con factores de riesgo específicos, sin dejar de vigilar las IIH no asociadas a estos procedimientos9.

El sistema NNIS se utiliza en hospitales americanos, españoles y brasileños, con resultados de sensibilidad superiores al 90%13-15. Actualmente esta metodología se encuentra en proceso continuo de evolución y consolidación tanto en USA como en algunos hospitales brasileños10,16,17. La sensibilidad de los indicadores inherentes a los pacientes, así como, los ajustes de las tasas, permiten realizar estudios comparativos más específicos, y una evaluación del cumplimiento de los objetivos establecidos por los programas de IIH13.

El Instituto Nacional del Tórax (INT), es considerado centro de referencia para pacientes portadores de patologías cardiotoráxicas. Sin embargo, carece de estándares nacionales específicos para los procedimientos medicoquirúrgicos como, revascularización de miocardio, recambio válvula cardíaca, entre otros. Debido a que no existen referencias de la aplicación del sistema NNIS en nuestro país, es que el objetivo del presente trabajo es mostrar nuestra experiencia luego de la aplicación de este sistema en el INT y así obtener estándares que permitan la comparación con otras instituciones que aplican la metodología NNISS.

MATERIAL Y MÉTODO

Entre noviembre de 1998 y abril de 1999, se realizó un estudio de cohorte prospectivo, donde fueron evaluados todos los pacientes internados consecutivamente en los servicios de UCI, cirugía cardíaca y cirugía torácica del INT, hospital docente asistencial de 225 camas, que brinda atención a pacientes adultos portadores de patologías cardiotoráxicas médicas y quirúrgicas.

Se estableció la sensibilidad del sistema NNIS en el INT, mediante un estudio de prevalencia según la metodología recomendada12.

En el período estudiado, se realizó vigilancia NNIS a través de la aplicación de los componentes UCI adulto y quirúrgico, siendo los protocolos empleados los siguientes: para la aplicación del componente UCI adulto, se vigilaron todos los pacientes ingresados en la unidad durante el período estudiado. El primer día del mes y el primer día del mes siguiente, fue registrado el número de pacientes en la UCI y el número de días que cada uno permaneció en la unidad. El número y días de exposición a procedimientos invasivos, como catéter venoso central (CVC), ventilación mecánica (VM) y catéter urinario permanente (CUP), registrándose en ficha epidemiológica específica. Seguidamente, una vez al día, las siguientes informaciones resumidas fueron recolectadas: números de pacientes nuevos en la unidad (admisiones), de pacientes en la UCI en ese día y de pacientes portadores de CVC, VM y CUP.

Una evaluación de la gravedad de la enfermedad de base, llamada índice de gravedad media (IGM) de cada paciente, fue realizada una vez por semana en todos los pacientes internados en la UCI, según el siguiente esquema de clasificación clínica.

Clasificación
clínica
Definición
A Paciente pos-operatorio de rutina, sin necesidad de cuidados intensivos, con alta de la unidad en las próximas 48 h.
B Paciente estable, con necesidad de observación profiláctica nocturna.
C Paciente estable fisiológicamente, necesita de cuidados intensivos frecuentes para evaluación y ajuste del tratamiento médico.
D Paciente fisiológicamente inestable, en coma o shock, o que necesitó de resucitación cardiopulmonar. Con cuidados intensivos y frecuentes evaluaciones.

Frente a un paciente que desarrolla alguna IIH, los datos fueron registrados en ficha de notificación específica.

Las fórmulas utilizadas para el cálculo de las tasas de infección, para el componente UCI fueron las siguientes:

A) Tasa global =
Número de infecciones x 1000
 
 
  Número de pacientes día  

 

 

 


B) *Tasa de ITU/CUP =
Número de ITU
en pacientes con CUP

x 1000
 
 
  Número de catéteres
urinario/día
 

 

 


*Esta fórmula también fue utilizada para el cálculo de tasa de infección del torrente sanguíneo asociada a CVC (ITS/CVC) y de neumonía nosocomial asociada a VM (NN/VM).

C) Tasa según número de pacientes en riesgo
Tasa = Número de IIH
 
  Número de pacientes en riesgo

 

 

 

Estrategias para permitir la comparación de tasas

D) Indice de gravedad medio de la enfermedad (IGM)


IGM =
Número total de puntos atribuidos
a los pacientes de acuerdo al
esquema de clasificación clínica
 
  Número total de pacientes clasificados

 

 

 

 

E) Cálculo de tiempo medio de permanencia (TMP)

TMP =
a + b + c
 
 
d + e

a = Número de días previos que permanecieron en la
UCI los pacientes presentes en el primer día del mes.
b = Número de días utilizados por todos los pacientes
en la UCI durante el mes.
c = Número de días de permanencia en la UCI de los
pacientes presentes el último día del mes.
d = Número de pacientes en la UCI en el primer día del mes.
e = Número de pacientes admitidos en la UCI durante
el mes.

F) Ajuste de tasas

Tasa ajustada
según IGM

=
Tasa global de
infección en UCI
   
    IGM
     
Tasa ajustada
según TMP

=
Tasa global de
infección en UCI
   
    TPM

Se escogió la opción detallada del componente NNIS quirúrgico, donde la información sobre los factores de riesgo específicos relacionados, tanto al paciente como al procedimiento, son recolectados en todos los pacientes sometidos a una cirugía entre las categorías de procedimiento operatorio NNIS.

Fueron vigilados todos los pacientes admitidos y que se sometieron durante el mes a un procedimiento operatorio NNIS definiéndose como: todo paciente que va a pabellón, se le realiza una incisión en la piel o membrana mucosa y es cerrado en primera intensión por el cirujano. Estos pacientes fueron evaluados en busca de infección de sitio operatorio (ISO), a partir de la fecha de la cirugía hasta el alta hospitalaria. Las informaciones a ser obtenidas de todos los pacientes vigilados se registraron en ficha epidemiológica específica. Frente a una ISO los datos de la IIH se registraron en ficha epidemiológica determinada.

Las fórmulas utilizadas para el cálculo de las tasas de infección, cuando el componente quirúrgico fue utilizado, fueron las siguientes:

A) Tasa global =
Número de ISO
x 100
 
 
  Número de procedimientos
quirúrgicos
 

Estrategia para permitir la comparación de tasas (ajuste de tasas)

B) Indice de riesgo de infección quirúrgica (IRIQ)

Para el cálculo del IRIQ, los siguientes elementos fueron considerados, con un valor individual de un punto.

- Duración de la cirugía (mayor al cut point).
- Clasificación de la herida operatoria en contaminada o infectada.
- Clasificación ASA en 3, 4 ó 5.

El valor del IRIQ es 0, 1, 2 y 3, y se calculó por paciente independientemente.

A seguir fueron calculadas las tasas de infección según clasificación IRIQ.




Formula 1=
Número de infecciones de sitio
operatorio en pacientes NNIS
quirúrgicos catalogados
en R índice de riesgo



x 100
 
 
  Número de procedimientos
quirúrgicos en la categoría
de índice de riesgo R
 

R= evaluación IRIQ (0, 1, 2, 3).

C) Tasa por categoría del índice de riesgo (IRIQ) y otros factores de riesgo.


Fórmula 2=
Número de ISO en pacientes que se
sometieron al procedimiento tipo (T) en R
 
  Número de procedimientos operatorios
(T) en R

T= Factor de riesgo del procedimiento quirúrgico (cirujano, clasificación herida, categoría específica de procedimiento, entre otras).

R = Evaluación IRIQ (0, 1, 2, 3).

E) Ajuste de riesgo de infección quirúrgica (ARIQ).

Fórmula 3=
Tasa de ISO global x 100
 
 
  ARIQ  

Cálculo del ARIQ = se multiplicó el IRIQ (0 a 3) por el número de procedimientos quirúrgicos en cada IRIQ, efectuando la sumatoria y división por el total de procedimientos.

Interpretación del índice ARIQ:

ARIQ >1 = más infección de lo esperado
ARIQ =1 = presenta la tasa esperada
ARIQ <1 = tiene menos ISO que lo esperado

Para el diagnóstico de infección en sitios específicos, se utilizaron las definiciones del CDC18,20. Las muestras biológicas fueron recolectadas en las unidades, bajo indicación del médico tratante. El transporte, procesamiento e identificación de los microorganismos causales de IIH fueron realizados según los métodos estandarizados por el laboratorio de microbiología del INT.

Se cumplió con las normas éticas internacionalmente exigidas, aprobándose la presente investigación por los Comités de Eticas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile y del INT.

RESULTADOS

En un período de seis meses de VE con el sistema NNIS, fueron vigilados 492 pacientes ingresados consecutivamente en los servicios estudiados del INT. A través de un estudio de prevalencia para el sistema NNIS en el INT, observamos que la sensibilidad calculada fue de 94,2%, con una especificidad de 97,0%.

Del total de pacientes (492), se diagnosticaron 69 infecciones nosocomiales (14%), de las cuales el agente más frecuente fue S aureus (40,98%), seguido de A baumannii (18,03%). S aureus fue el microorganismo predominante en ISO y NN, siendo aislado en 11 de 23 y en 9 de 16 casos, respectivamente. A baumannii junto a S aureus fueron los principales agentes de ITS. Destacamos que levaduras del género Candida fueron los primeros agentes causales de ITU (Tabla 1).


En la UCI fueron vigilados 169 pacientes, de los cuales 45 desarrollaron IIH. En la Tabla 2, observamos la distribución mensual de las tasas según localización de la infección, destacando que las NN/VM presentaron tasas mensuales que variaron entre 28,50 a 128,2 por mil días de exposición al factor de riesgo. Las tasas de NN/VM, ajustadas mensualmente al tiempo medio de permanencia en la unidad, fluctuaron entre 8,56 a 2,29 para los meses de octubre y enero respectivamente. La tasa de ITU/CUP ocupa la segunda incidencia, presentando distribución mensual de 0,0 a 39,4 por mil días de exposición al CUP.

Del total de procedimientos quirúrgicos vigilados en el servicio de cirugía cardíaca (107), 8 pacientes desarrollaron ISO, correspondiendo a 7,47 la tasa global por cada 100 procedimientos quirúrgicos, con tasa ajustada según índice ARIQ de 0,9%. Luego de estratificar los pacientes según el índice IRIQ encontramos que el 31% (34 pacientes), 58,8% (63 pacientes) y el 5,6% (6 pacientes) correspondieron a los índices uno, dos y tres, respectivamente. El principal factor de riesgo observado fue la internación preoperatoria con media de 8 días. Por otro lado, de 97 procedimientos que presentaron tiempo de cirugía mayor a lo estipulado por el sistema NNIS, 6 pacientes desarrollaron ISO (6,19%). En cuanto a la gravedad medida por el índice ASA, encontramos que el 59,2% correspondieron a ASA III, desarrollando ISO 5 de 61 pacientes (8,20%). El 97,09% de los procedimientos se clasificaron como cirugías limpias, de las cuales 8 presentaron ISO. De un total de 96 procedimientos con circulación extracorpórea (CEC) el 6,25% desarrolló infección. Revascularización del miocardio con puente mamaria es el procedimiento quirúrgico que presentó mayor incidencia de ISO, con tasa ajustada de 1,8%. Para el servicio de cirugía cardíaca, encontramos que S aureus es el principal agente recuperado de ISO con tasa de aislamiento de 37,5%.

De los 216 procedimientos quirúrgicos vigilados en el servicio de cirugía torácica, 16 desarrollaron ISO, correspondiendo a 7,4 la tasa global por cada 100 procedimientos quirúrgicos, con tasa ajustada según índice ARIQ de 2,3%. Luego de estratificar los pacientes según el índice IRIQ encontramos que el 48% (142 pacientes), 33,3% (72 pacientes) y 6,9% (2 pacientes), corresponden a los índices 0, 1 y 2, respectivamente. La distribución según potencial de contaminación de las heridas operatorias fue cirugías limpias 46,3%, potencialmente contaminadas 30,55%, contaminadas 10,18% e infectadas 12,96%, de las cuales 5/100, 3/66, 3/22 y 5/28 procedimientos desarrollaron ISO, respectivamente.

Según la clasificación ASA encontramos que 4 de 55 pacientes con ASA I, 9 de 141 con ASA II y 3 de 20 con ASA III, desarrollaron ISO, respectivamente. El procedimiento quirúrgico que presentó la mayor incidencia de ISO fue la toracotomía izquierda, calculándose una tasa ajustada de 3,6% (7 ISO de 63 procedimientos), seguida de lobectomías superiores (2 de 32) y finalmente la videotoracoscopia (2 de 74). Los agentes causales de ISO en este servicio fueron P aeruginosa, S aureus y E coli con tasas de aislamiento por cada 100 infecciones de 18,75%, 25,0% y 12,5%, respectivamente.

DISCUSIÓN

La importancia del estudio de la epidemiología de las IIH, dirigido a la implementación de medidas efectivas de control y prevención está ampliamente demostrada en la literatura1,12,16,21.

Wenzel (1997), informa que el 5% de los pacientes internados en los hospitales norteamericanos son afectados por algún tipo de infección nosocomial1, siendo esta tasa inferior al 14% encontrado en nuestra investigación. Sin embargo, la comparación aislada de tasas globales tiene poco valor en la evaluación de los riesgos de adquirir una IIH, pudiendo llevar a errores de interpretación11,12,16,21.

La sensibilidad de un sistema de vigilancia de IIH puede ser evaluada por su capacidad en detectar una infección y para su cálculo, además de recolectar, analizar y divulgar los datos, debe complementarse con un estudio de prevalencia12,20. Según este estudio, la sensibilidad obtenida en nuestra investigación para el sistema NNIS fue de 94,3%, siendo la especificidad de 97%, concordando con lo reportado por otros autores10,13-15. Los niveles de sensibilidad obtenidos superan los considerados adecuados por Brachman (1981), quien afirma que deben ser ≥ 80%21. Por su parte, Emori et al (1998), determinaron que la sensibilidad del método NNIS se ve afectada por diferencias en la aplicación de las definiciones estandarizadas por parte de los equipos epidemiológicos a nivel local, concluyendo que existe la necesidad de aplicar programas de capacitación continuos por parte del CDC10.

El componente UCI, ajusta las tasas de IIH considerando el tiempo medio de permanencia del paciente en la unidad, número de procedimientos invasivos y el tiempo medio de permanencia de estos procedimientos16,17,21. En la Tabla 2, observamos que el tiempo medio de permanencia fue directamente proporcional a la tasa ajustada de IIH para esta unidad, lo que nos muestra que en la UCI del INT existieron 2,85 veces más infecciones que lo esperado. Consideramos que este indicador es real y simple para la retroalimentación de los servicios estudiados, siendo las infecciones más prevalentes la NN/VM (59,6%o), seguida de ITU/CUP (19,05%o). Las NN/VM corresponden a infecciones de inicio tardío, pues se desarrollaron a partir de los 5 días de expuesto el paciente al factor de riesgo de entubación endotraqueal23. En nuestro estudio, S aureus (40,98%) y A baumannii (18,03%) fueron los agentes prevalentes, siendo parcialmente similar a lo reportado en USA, donde se describen a S aureus (14,14%) y P aeruginosa (12,65%) como los principales microorganismos. Por otro lado, Acinetobacter spp (2,97%) no ocupa un lugar destacado en ese país26.


Con la aplicación del sistema NNIS, encontramos datos referentes a características epidemiológicas de cada factor de riesgo específico y antecedentes microbiológicos importantes para su análisis, lo que nos orienta a la necesidad de implementar medidas de control y prevención eficaces, de acuerdo al perfil del paciente más susceptible a contraer una IIH, según la complejidad y características del servicio. Así, determinamos que el paciente que desarrolla NN/VM, es aquel que permaneció conectado al ventilador mecánico por más de 5 días, lo que sugiere la necesidad de implementar programas orientados a la supervisión, evaluación e implementación de técnicas de lavado de manos, aspiración de secreciones y disminución del período de entubación endotraqueal en la UCI.

Las tasas globales de ISO obtenidas para el servicio de cirugía cardíaca y cirugía torácica fueron de 7,47 y 7,4%, respectivamente. Estas tasas son superiores a las comunicadas en USA, donde se notifica 2,7% de ISO a partir de 8 millones de procedimientos quirúrgicos23. Sin embargo, las tasas globales de ISO (por 100 procedimientos) no consideran los factores de riesgo, presentando un valor limitado para su interpretación16. Horan (1992), afirma que las influencias de los factores de riesgo deben ser consideradas en el cálculo de las tasas de ISO24. Así, el sistema NNIS componente quirúrgico, permite realizar el ajuste de tasas globales considerando los factores de riesgo, utilizando un índice que estratifica el riesgo de infección de los pacientes quirúrgicos (índice IRIQ) de manera más adecuada que la tradicional división de la herida operatoria24,25.

El índice de riesgo de infección quirúrgica (IRIQ) y el índice que ajusta el riesgo para infección quirúrgica (ARIQ) según el sistema NNIS, son usados para predecir el riesgo del paciente quirúrgico de desarrollar una ISO. Estos aumentan de acuerdo a los factores de riesgo que presentan los pacientes sometidos a estos procedimientos, tales como tiempo quirúrgico mayor a lo permitido por el componente, clasificación de herida operatoria y gravedad del paciente, medida por el índice ASA. Luego de realizar el ajuste de la tasa global al índice ARIQ, se puede realizar la comparación entre servicios, cirujanos y hospitales11,13.

Para el servicio de cirugía cardíaca, que presentó una tasa global de 7,47%, observamos que la tasa ajustada según ARIQ fue de 0,9%, lo que muestra que en el servicio existió 10% menos ISO de lo esperado, pues al evaluar el índice IRIQ encontramos que el 58,8% de los pacientes se encontraban en categoría de IRIQ 2, lo que corresponde a pacientes con alto riesgo quirúrgico de contraer ISO. Las principales características de los pacientes con infección fueron ASA III (59,2%), cirugías limpias (97%), 97 de 107 procedimientos vigilados presentaron tiempo de cirugía mayor a lo estipulado por el sistema NNIS (4 h), con período preoperatorio mayor a 8 días y sometidos a revascularización del miocardio con puente mamaria.

La tasa ajustada de cirugía cardíaca en el INT (0,9%) es inferior a los reportes americanos entre 1986 a 1995, que incluyen datos de 231 hospitales con tasas ajustadas de 1,76%19 y levemente superior a lo reportado recientemente, con tasa de 0,59% para el período 1992 a 199826. Sin embargo, este último valor sería consecuencia de una subnotificación debido a la disminución de la sensibilidad en la detección de ISO a nivel local, que alcanzó cifras de solo 72%10.

Para el servicio de cirugía torácica se observó una tasa global de 7,40% y una tasa ajustada según ARIQ igual a 2,3%, cifra superior a lo reportado por el CDC19,26. Lo que indica que el servicio tiene 2,3 veces más ISO que lo esperado en relación al tipo de paciente y procedimiento realizado. Pues al realizar una evaluación de índice IRIQ, más del 67% de los pacientes se encontraban en la categoría de IRIQ cero, lo que corresponde a pacientes con escaso riesgo quirúrgico, donde el paciente que se somete a cirugía limpia, con clasificación ASAII, con tiempo de cirugía de 2 h y sometido a toracotomía izquierda, presenta un riesgo de 3,6 veces más de contraer una ISO. El mayor tiempo de cirugía fue el principal factor de riesgo para el desarrollo de ISO en el servicio de cirugía torácica.

A pesar que las tasas globales de ISO en cirugía cardíaca y torácica son muy similares, el análisis de las tasas ajustadas nos permitió jerarquizar las medidas de intervención al servicio que presenta las tasas más elevadas, como es el caso del servicio de cirugía torácica, donde el programa de intervención debe contemplar la supervisión, evaluación e implementación de técnicas de preparación de piel preoperatoria e intraoperatoria, lavado de manos quirúrgico y cumplimiento de las normativas de asepsia y antisepsia del campo quirúrgico.

Por su parte en el servicio de cirugía cardíaca las principales medidas a implementar serían un programa que disminuya los días preoperatorios (de 8 a 1 día) y el tiempo quirúrgico según lo aceptado por el CDC13.

En la presente investigación, la metodología por componentes (sistema NNIS), identificó el 94% del total de IIH en el INT, permitiendo vigilar los diferentes servicios de acuerdo a la complejidad del paciente, tornando comparables las tasas obtenidas con otros hospitales que utilizan este sistema, observando que la tasa ajustada de ISO que presentó el servicio de cirugía cardíaca es semejante a las tasas americanas de hospitales con igual complejidad y en contrapartida la tasa ajustada de ISO del servicio de cirugía torácica fue superior a lo reportado por el CDC.

Por lo tanto, concluimos que la metodología por componentes recomendada por el CDC, es aplicable en el INT. La evaluación de las tasas ajustadas dirigen los esfuerzos de prevención y control en los diferentes servicios conforme a los factores de riesgos reales de los pacientes vigilados.

Agradecimientos

Los autores agradecen la valiosa colaboración de la Dr. Ricardo Quezada, Director del Instituto Nacional del Tórax y al Dr. Dimitrije Pavlov, Jefe del Comité de Vigilancia Epidemiológica del INT, que facilitaron la realización de este proyecto. Se desea agradecer por su ayuda a los alumnos de la Escuela de Enfermería participantes del Programa Ayudante-Alumno de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

REFERENCIAS

1. Wenzel RP. Prevention and control of nosocomial infections. 3 ed New York, Williams, 1997.        [ Links ]

2. Valero J, Campos M, Sáenz G. Incidencia de la infección nosocomial en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Clínico de Salamanca (1993-1994). Rev Clin Esp 1996; 196: 281-8.        [ Links ]

3. Febré N, Silva V, Colombo AL, Wey SB, Medeiros EAS, Fischman O. Epidemiological study of nosocomial yeasts isolated from the urinary tract in the patients admitted to ICU and undergoing catheterization. J Micol Médic 1998; 8: 119-20.        [ Links ]

4. Febré N, Silva V, Wey SB, Colombo AL, Medeiros EAS, Fischman O. Microbiological characteristics of nosocomial yeasts isolated from the urinary tract in patients admitted to ICU and undergoing urinary catheterization. J Clin Microbiol 1999; 37: 1584-6.        [ Links ]

5. Richards MJ, Edwards J, Culver DH, Gaynes RP, and National Nosocomial Infections Surveillance Systems. Nosocomial infections in coronary care units in the United States. Am J Cardiol 1998; 82: 789-93.        [ Links ]

6. Eickhoff TC, Brachman PS, Bennet JV, Brown JF. Surveillance of nosocomial infections in community hospitals: surveillance methods, effectiveness and initial results. J Infect Dis 1969; 120: 305-7.        [ Links ]

7. Ehrenkranz NJ, Richter EI, Phillips PM, Shultz JM. An apparent excess of operative site infections: analyses to evaluate false-positive diagnosis. Infect Control Hosp Epidemiol 1995; 16: 712-6.        [ Links ]

8. Pottinger JM, Herwaldt LA, Perl TM. Basics of Surveillance- an overview. Infect Control Hosp Epidemiol 1997; 18: 513-27.        [ Links ]

9. Emori TG, Culver DH, Horan TC, Jarvis WR, White JW, Olsen DR, et al. National nosocomial infections surveillance system (NNISS). Descriptions of surveillance methods. Am J Infect Control 1991; 19: 19-35.        [ Links ]

10. Emori TG, Edwards JR, Culver DH, Sartor C, Stroud LA, Gaunt EC et al. Accuracy of reporting nosocomial infections in intensive care unit patients to the national nosocomial infections surveillance system: a pilot study. Infect Control Hosp Epidemiol 1998; 19: 308-16.        [ Links ]

11. Centers for disease control and prevention (CDC). Nosocomial infection rates for interhospital comparison: limitations and possible solutions. Infect Control Hosp Epidemiol 1991; 12: 609-21.        [ Links ]

12. Cardo DM. Modelos de vigilancia epidemiologica. IN: Rodríguez et al. Infeccões hospitalares, prevencão e controle. São Paulo, Ed. Savier 1997; 69-75.        [ Links ]

13. Starling CEF, Pinto CAG, Couto BRG, Pinheiro SMC. Sistema de vigilancia epidemiologica das infecções hospitalares por componentes. Metodologia NNISS aplicada a hospitais brasileiros. 2ª Ed. Belo Horizonte, 1992.        [ Links ]

14. Grinbaum RS. Estudo de fatores de risco e dos índices calculados em vigiláncia de infecçoes em ferida cirúrgica em servoços de cirurgia vascular e do aparelho digestivo de 2 hospitais brasileiros. Escola Paulista de Medicina, Sao Pãulo, Tese Mestrado, 1994.        [ Links ]

15. Barrios A, Martin JL, Jannone R, Santarrufina C, Botella J, Cebrian J. Prospective study of nosocomial infections in a medical ICU. A proposal for the generalized use of the National Nosocomial Infection Surveillance System rates. Rev Clin Esp 1998; 198: 284-8.        [ Links ]

16. Starling CEF, Pinheiro SM, Couto BR. Vigilancia epidemiologica das infecções na pratica diária (Ensaios), Ed. Cuatiara, Belo Horizonte, 1993.         [ Links ]

17. Solange De Lima, Valerie Rumjenk E Fabíola De Aguiar Nunes- Department of Health and Human - Vigilancia epidemiológica por compenentes/ serviceo traducção de Brasilia, Coordenação de controle de infecçao hospitalar, 1994.        [ Links ]

18. Mau-Gram AJ, Horan T, Pearson ML, Silver LC, Jarvis WR, and the Hospital Infection Control Practices Advisory Committee. Guideline for prevention of surgical site infection. Infect. Control Hosp Epidemiol 1999; 20: 247-78.        [ Links ]

19. National Nosocomial Infections Surveillance (NNIS) System. National nosocomial infections surveillance (NNIS) report. Data summary from October 1986- April 1996- Issued May 1996. Am J Infect Control 1996; 24: 380-8.        [ Links ]

20. Garner JS, Jarvis WR, Emori TG, Horan TC, Hughes JM. CDC definitions for nosocomial infections, 1988. Am J Infect Control 1988; 16: 128-40.        [ Links ]

21. Brachman PS, Haley RW. Nosocomial infection control: an overview. Rev Infect Dis 1982; 3: 640-8.        [ Links ]

22. Wenzel RP. Prevention and control of nosocomial infections. 2 ed. New York, Willimas, 1993.        [ Links ]

23. Kirkland KB, Briggs JP, Trivette SL, Wilkinson WE, Sexton DJ. The impact of surgical site infections in the 1990s: Atributable mortality, excers length of hospitalization, and extra cost. Infect Control Hosp Epidemiol 1999; 20: 725-30.        [ Links ]

24. Horan TC, Gaynes RP, Martone WJ, Jarvis WR, Emori TG. CDC definitions of nosocomial surgical site infections, 1992: a modification of CDC definitions of surgical wound infections. Am J Infect Control 1992; 20: 271-4.        [ Links ]

25. Natinal nosocomial infections surveillance system. Semiannual report (summary) of NNIS data november - Internal distribuition, 1994.        [ Links ]

26. Natinal nosocomial infections surveillance system. National Nosocomial Infections Surveillence (NNIS) System report, data summary from January 1990 - May 1999, isued. June 1999- Am J Infect Control 1999; 27: 520-32.        [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons