SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.130 número4Trisomía 8 en dos casos de leucemia mieloide crónica ABL/BCR negativoUn cambio en el equipo editorial de la Revista Médica de Chile: Joaquín Palma, M.D., replaces Ronald Kauffmann, M.D., as Associate Editor in Revista Médica de Chile índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

Compartilhar


Revista médica de Chile

versão impressa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.130 n.4 Santiago abr. 2002

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872002000400016 

Evaluar las habilidades y destrezas
clínicas en la educación médica:
una necesidad

Assessment of clinical competence:
a need in medical education

 

 

 

 

 

 

 

Sr. Editor: Los médicos clínicos son requeridos por los pacientes por sus conocimientos y especialmente por sus capacidades para comprender, entender y resolver los problemas que motivaron la consulta.

La enseñanza en la Escuela de Medicina está dirigida a capacitarlos en estos aspectos y el marco que se da para lograr estos objetivos es el curriculum.

Los componentes curriculares son variados. Se pueden resumir en: 1) Define el profesional que quiere como meta final. 2) Define los propósitos y objetivos a alcanzar. 3) Define los contenidos, con su organización y malla curricular. 4) Define la metodología, las técnicas, actividades educativas y de aprendizaje. Debe explicitar los recursos con que se cuenta para estos fines. 5) Define claramente los sistemas de evaluación. 6) Define el ambiente educacional donde se desarrolla el curriculum.

Sin embargo, la Escuela de Medicina entrega algo más que el curriculum explícito. Los paradigmas que se encuentran en su interior, los roles con que se ejercen los procesos de enseñanza aprendizaje, las diferentes expectativas y funciones no explicitadas, hacen del curriculum implícito u oculto un componente de gran relevancia. Este aspecto tiene importancia en la forma como se realiza la evaluación del alumno, la cual puede ser usada como un premio o un castigo y no como parte del proceso de aprendizaje, además se puede dejar de enseñar contenidos, aptitudes o procesos intelectuales de tipo integral, por no tener evaluaciones estructuradas que permitan pesquisar y corregir estas fallas.

El proceso de enseñanza aprendizaje es un continuo que va evolucionando si tiene una permanente retroalimentación que sea objetiva y evaluable; por lo tanto, permita corregir los errores cuantitativos y cualitativos pesquisados.

Los pacientes y la sociedad esperan que el médico tenga cualidades personales de compromiso y conducta que lo hagan confiable y no sólo que sea un técnico experto. La enseñanza en medicina tiene como base entregar valores para lograr estos objetivos.

Las evaluaciones pueden ser referidas a la norma, donde se compara el rendimiento de un alumno con respecto a otro según una curva normal de distribución o curva del azar, lleva implícita la idea de que el aprendizaje es un proceso fortuito y que existen alumnos promedios. Las evaluaciones pueden ser referidas a criterio, donde se comparan los resultados del aprendizaje de cada alumno según un patrón y juzgar su puntuación según alcanzó, superó o no alcanzó el criterio previamente definido o patrón, el resultado de la enseñanza será objetivo y los alumnos pueden reconocer sus logros o fallas en forma clara.

Los logros alcanzados en conocimientos se pueden medir con prueba de lápiz y papel bien diseñados. Los desempeños de habilidades y destrezas necesitan un sistema igualmente válido y confiable1,2.

La evaluación de desempeño o rendimiento requiere que los alumnos realicen tareas, procesos o productos de los desempeños, usando como juicio un criterio especificado previamente. Si se quiere evaluar una habilidad o destreza clínica, entonces el alumno debe realizarla. Al medir las destrezas debe efectuarse no una evaluación sino varias, con una amplia variedad de procedimientos y se necesitará una lista de ítemes con su escala de puntuación o lista de chequeo para valorar los logros alcanzados3.

En nuestro país realizamos el primer OSCE en cirugía en 1998, como proyecto piloto, después de lo cual se ha implantado como examen final clínico en 4° año de Medicina en el Departamento de Cirugía Oriente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile. Esto nos ha permitido efectuar trabajos de investigación docente (Carvajal C, Bustamante M, Gottlieb B. Use of OSCE in Surgery. Evaluation in Chile. AMME, 1998. Current Issues in Medical Education. Praga, Checoslovaquia. Abs. 56).

El paso que es necesario dar es realizar OSCE con pacientes simulados como examen final de habilidades y destrezas clínicas alcanzados por nuestros futuros médicos4,5. Además existe la necesidad de evaluar objetivamente las habilidades clínicas de los médicos extranjeros que necesitan revalidar su título para ejercer en Chile. Es necesario conocer sus capacidades de comunicación con el paciente, toma de historia clínica completa, examen físico, valorando el desempeño al escribir en forma legible los hallazgos señalados, además debe explicitar los posibles diagnósticos diferenciales relacionados con el motivo de consulta del paciente, señalar un listado de posibles estudios que aclaren el diagnóstico e instruir al paciente si debe ser derivado a otro médico o institución.

Como otra consecuencia positiva, los actuales programas de enseñanza deberán enfatizar el manejo de situaciones clínicas reales y efectuar correcciones de éste al analizar los resultados obtenidos mediante un examen estructurado y objetivo6. En resumen, en la carrera de medicina es una necesidad evaluar las habilidades y destrezas clínicas logradas al finalizar los estudios, con un examen con pacientes simulados. El modelo de examen debe ser objetivo, estructurado y clínico (OSCE), en el cual el candidato pueda demostrar sus capacidades de desempeño clínico.
Los médicos extranjeros que solicitan revalidar pueden ser evaluados con el mismo modelo.

Dr. Carlos Carvajal H,
Departamento de Cirugía Oriente, Facultad de Medicina,
Universidad de Chile. Avda. Salvador 364. Fax: 56-2-2748294.

REFERENCIAS

1. Harden RM, Stevensson M, Downie WW, Wilson GM. Assessment of clinical competence using objetive structured examination. BMJ 1975; 1: 447-51.        [ Links ]

2. Harden RM. What is an OSCE? Medical Teacher, 1988; 10: 19-22.        [ Links ]

3. Cushieri A, Gleeson FA, Harden M, Wood R. A new approach to a final examination in surgery. Ann Royal Coll Surg England 1979; 60: 400-5.        [ Links ]

4. Rezmick RK, Smeers, Rothman A, Chalmers A, Swanson D, Dufresne L et al. An objective structured clinical examination for the licenciate: Report of the pilot project of the Medical Council of Canada. Acad Med 1992; 67: 487-94.        [ Links ]

5. Rahman SA. Promoting learning outcomes in paediatrics through formative assessment. Med Teacher 2001; 23: 467-70.        [ Links ]

6. Bustamante M, Carvajal C, Gottlieb B, Contreras J, Uribe M, Melkonian T et al. Hacia un nuevo instrumento de evaluación en la Carrera de Medicina. Uso del método OSCE. Rev Méd Chile 2000; 128: 1039-44.        [ Links ]

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons