SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.130 número7Aplicación del Examen Clínico Objetivo Estructurado (OSCE) en la evaluación final del internado de pediatría en dos escuelas de medicina¿Por qué los errores médicos? índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.130 n.7 Santiago jul. 2002

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872002000700017 

Rev Méd Chile 2002; 130: 825-825

Se invita a los lectores a enviar cartas al Editor, con comentarios, preguntas o críticas sobre artículos que hayan sido publicados en la Revista y a las que los autores aludidos puedan responder. También serán bienvenidos los comentarios sobre problemas de actualidad biomédica, clínica, de salud pública, de ética y de educación médica. Podrá aceptarse la comunicación preliminar de datos parciales de una investigación en marcha, respetándose la norma básica de que no haya sido publicada ni sometida a publicación en otra revista. La extensión máxima aceptable es de 3 páginas, tamaño carta, escritas a doble espacio, con un máximo de 6 referencias bibliográficas (incluyendo el artículo que la motivó) y 1 Tabla o Figura. Las cartas que se acepten podrán ser acortadas y modificadas formalmente, por los Editores.

La autonomía del paciente

The patient's autonomy

Sr. Editor: En el número de enero de la Revista Médica de Chile aparece, como carta al Editor, un interesante aporte del Dr. Ernesto Mundt sobre el "mito", llama él, de la autonomía en los pacientes1, a lo cual se le atribuye origen norteamericano pese a ser rebatida en el artículo, con los argumentos de un autor también de ese origen.

En realidad el principio de autonomía, que hoy muy pocos cuestionan como básico en una relación médico-paciente plenamente satisfactoria para ambas partes, se impone desde el momento en que la medicina da relevancia a la dignidad de las personas, como sustrato del compromiso moral que anima la acción médica y predispone al paciente a atenerse a sus cuidados. Si éste es el marco concertado, y no los extremos o desviaciones que con alguna frecuencia se esgrimen para denostar la autonomía, no puede sino reconocerse su vigencia y darle primacía en las decisiones en medicina.

Es ilustrativo a este respecto, citar la breve pero asertiva referencia a la autonomía que se expone en la reciente declaración sobre profesionalismo que elaboró conjuntamente la Federación Europea de Medicina Interna (¡no norteamericana!), el American College of Physicians, la American Society of Internal Medicine (ACP-ASIM), y el American Board of Internal Medicine (ABIM) (¡qué hacerle si se preocupan más de estos temas¡)2. Expresan lo siguiente respecto al "Principio de Autonomía del Paciente: Los médicos deben tener respeto por la autonomía del paciente. Los médicos tienen que ser honestos con sus pacientes y darles la capacidad para tomar decisiones informadas sobre sus tratamientos. Las decisiones de los pacientes respecto a sus cuidados deben ser soberanas, en tanto esas decisiones se atengan a prácticas éticas y no den lugar a demandas por cuidados inapropiados".

No creo necesario mayores comentarios. La definición planteada, que por otra parte corresponde a lo que se entiende por autonomía en bioética, pone las cosas, con prudencia, en su justo término medio. Nada más hubiera pedido Aristóteles3.

Dr. Eduardo Rosselot J.
Dirección Técnica de Educación
en Ciencias de la Salud.
Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

REFERENCIAS

1. MUNDT E. El mito de la autonomía. Rev Méd Chile 2002; 130: 113-4.         [ Links ]

2. Perspective. Medical Professionalism in the New Millenium. Ann Int Med 2002; 136: 243-6.         [ Links ]

3. ARISTÓTELES. Etica Nicomáquea. Libro II y Libro VI. Ed. Gredos. 1985.         [ Links ]