SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.131 número2Distribución de alelos de los genes DRD4 y DAT1 del sistema dopaminérgico en la población mixta de Santiago de Chile índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

Compartilhar


Revista médica de Chile

versão impressa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.131 n.2 Santiago fev. 2003

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872003000200001 

Rev Méd Chile 2003; 131: 129-134

 

Prevalencia de factores de riesgo de
enfermedad cardiovascular en una
población de empleados chilenos

Fernando Lanas Z1, José Antonio Del Solar2,3, Mónica
Maldonado B
2a, Marcia Guerrero B2a, Francisco Espinoza Ab.

Prevalence of cardiovascular risk
factors among Chilean employees

 

 

 

 

 

 

Background: Cardiovascular diseases are the main causes of death in Chile and there is a high prevalence of cardiovascular risk factors in the population. Aim: To assess the prevalence of those risk factors in a group of employees. Subjects and methods: We studied 2,219 individuals, 1,378 males with a mean age of 46.2±10.4 years and 841 females with a median age of 41.9±10.3 years. Results: High blood pressure was observed in 39.7% of men and in 21.8% of women. A serum cholesterol between 200 and 239 mg/dl was observed in 38% of men and 31.3% of women. A cholesterol over this value was seen in 23.7% of men and 18.8% of women. A low proportion of those with high blood pressure, or elevated cholesterol, were under treatment. Prevalence of smoking was high in men and women: 43.5 and 48.9.2%, respectively. Eighty four percent of men and 61.3% of women over 54 years were overweight or obese. The prevalence of diabetes mellitus was 4.5%. Twenty percent of men and 13% of women exercised regularly, at least 3 times a week. Conclusions: There is a high prevalence of untreated cardiovascular risk factors in this population (Rev Méd Chile 2003; 131: 129-34).

(Key Words: Cardiovascular diseases; Diabetes mellitus; Hypertension; Obesity)

Recibido el 25 de julio, 2002. Aceptado el 9 de diciembre, 2002.
1Unidad de Cardiología y CIGES, Facultad de Medicina, Universidad de La Frontera,
Temuco. 2Mutual de Seguridad, Santiago. 3Clínica Las Condes, Santiago, Chile
aEnfermera Universitaria
bInterno de Medicina, Universidad de Chile

Las enfermedades cardiovasculares, y en especial la enfermedad coronaria, constituyen un problema creciente de salud mundial. Estudios del Banco Mundial estiman que la cardiopatía coronaria será la primera causa de muerte en el mundo para el año 20201. Este fenómeno se atribuye a los cambios que se han producido en los países en vías de desarrollo: el control de las enfermedades infecciosas, el aumento de las expectativas de vida y por el cambio de estilo de vida, a un modelo "occidental", con menos actividad física y mayor consumo de calorías y grasas animales.

Este incremento en la mortalidad cardiovascular en los países en vías de desarrollo se produce en un momento en que algunos países desarrollados experimentan una reducción de la mortalidad cardiovascular1. La diferencia en las tendencias entre ambos tipos de naciones se explica por un mejor control de los factores de riesgo de enfermedad coronaria en los países que tienen un mayor desarrollo.

Chile tiene una mortalidad cardiovascular creciente en términos porcentuales, pero relativamente estable en sus tasas ajustadas por edad2,3. El comportamiento futuro dependerá de la prevalencia y grado de control de los factores de riesgo en la población. Dada la mejoría del nivel socioeconómico experimentada por el país los últimos años y una muy acentuada incorporación de ciertos aspectos de vida de países desarrollados: comida rica en grasas, consumo de hidratos de carbonos refinados, sedentarismo, es de esperar un incremento en la prevalencia de los factores de riesgo, que precederá a un incremento de la mortalidad por enfermedad coronaria.

Es importante por esto conocer la frecuencia de estos factores de riesgo en la población general o grupos especiales, para poder efectuar labores de prevención y tratamiento. El propósito de este estudio es describir las características epidemiológicas de los factores de riesgo de enfermedad coronaria en un grupo específico.

Material y método

Diseño. Se realizó un estudio transversal en una población de empleados de empresas bancarias y de servicios de la Región Metropolitana. A los participantes se les realizó una encuesta que incluía:

a) Datos demográficos: Edad, sexo, estado civil, profesión u oficio, descripción de actividad laboral.

b) Antecedentes: enfermedades actuales o pasadas, antecedentes de hipertensión arterial y tratamiento, tabaquismo actual y pasado, hiperlipidemia y tratamiento actual (régimen y medicamentos), diabetes mellitus (régimen, medicamentos), nivel de actividad física en el trabajo y tiempo libre e historia familiar de cardiopatía coronaria.

c) Mediciones de: peso y talla, presión arterial, colesterol total y glicemia en ayunas. La presión arterial corresponde al promedio de dos tomas realizadas según normas de la OMS. El colesterol se determinó con reactivos Boehringer Mannheim Cholesterol CHOD PAPb.

La recolección de información se realizó entre diciembre de 1996 y agosto de 2001, siguiendo las normas éticas internacionalmente aceptadas.

Definiciones. Para categorizar los resultados de los pacientes se siguieron las siguientes definiciones, aceptadas internacionalmente:

a) Presión arterial. Se utilizaron las normas del la OMS/Sociedad Internacional de Hipertensión4. Presión arterial optima: <120 mmHg sistólica y <80 mmHg diastólica. Presión normal: <130 mmHg sistólica y <85 mmHg diastólica. Presión normal alta: 130-139 mmHg sistólica y 85-89 mmHg diastólica. Hipertensión grado 1: 140-159 mmHg sistólica ó 90-99 mmHg diastólica. Hipertensión grado 2: 160-179 mmHg sistólica ó 100-109 mmHg diastólica. Hipertensión grado 3: >180 mmHg sistólica ó >110 mmHg diastólica. Además se consideró hipertensos a quienes estaban en tratamiento para esta condición con drogas hipotensoras.

b) Colesterol. Se utilizaron los criterios del Programa Nacional de Educación sobre Colesterol5: Colesterol deseable: <200 mg/dl; límite alto: 200-239 mg/dl y elevado ≥240 mg/dl o en tratamiento con drogas.

c) Indice de masa corporal (IMC). IMC normal: 20-24,9 kg/m2; sobrepeso: 25-29,9 kg/m2; obesidad: >30 kg/m2.

Análisis. Para el análisis de los resultados para cada factor de riesgo se calculó la prevalencia para la población en general, separada por sexo y luego para grupos separados por intervalo de edad. Para la comparación entre grupos se usó la estadística de Chi cuadrado para diferencia entre proporciones y prueba de Student para diferencia entre variables continuas.

Resultados

Características generales del grupo. Se incluyeron 2.219 personas, lo que corresponde a 74,8% de la población blanco, 1.378 (62,1%) fueron hombres con una edad promedio de 46,15±10,43 años (rango 22 a 70) y 841 (37,9%) fueron mujeres con edad promedio de 41,92±10,26 años (rango 18-63) (Tabla 1).

Presión arterial. Hubo 53 personas con presión normal en tratamiento antihipertensivo. La presión arterial sistólica y diastólica promedio fue 125,5±17,3/80,6±11,6 mmHg, el promedio en hombres fue 129,4±16,9/83,1±11,3 mmHg y en mujeres 119,2±16/76,5±10,9 mmHg (p <0,01). La distribución por grupos de edad se muestra en la Figura 1. Hubo presión normal alta en 18,8% de los hombres y 10,7% de las mujeres. Se observó presión elevada, o recibían medicamentos hipotensores, 39,7% de los hombres y 21,8% de las mujeres (p <0,001), la mayor parte en grado 1: 23,7% de los hombres y 11,8% de las mujeres. Sobre los 45 años aproximadamente uno de cada 2 hombres y una de cada 3 mujeres tenía presión arterial elevada.

Colesterol. El colesterol promedio fue 210±42,3 mg/dl, en hombres fue 213,1±46,3 mg/dl y en mujeres 204,9±42 mg/dl (p <0,01). La distribución por grupos de edad se muestra en la Figura 2. Hubo colesterol entre 200 y 239 mg/dl en 38% de los hombres y 31,3% de las mujeres. Se observó colesterol sobre estos niveles en 23,7% de los hombres y 18,8% de las mujeres (p <0,001).

Tabaquismo. Hubo una alta prevalencia de fumadores actuales tanto en hombres como mujeres: 43,5 y 48,92% respectivamente. Sin embargo, la frecuencia de fumadores de más de 10 cigarrillos al día fue mayor en los hombres que en las mujeres: 60,4 y 52,86% respectivamente (p=0,0003). Eran ex-fumadores 24,4% de los hombres y 15% de las mujeres. El efecto de la edad se demuestra en la Figura 3.

Obesidad. El IMC promedio fue 26,6±3,7 kg/m2, en hombres fue 27,3±3,3 y en mujeres 25,5±4 kg/m2 (p <0,01). La distribución por grupos de edad para IMC con puntos de corte de 25 y 30 kg/m2 se muestra en la Figura 4. IMC igual o superior a 27,8 kg/m2 se observó en 42% de los hombres. IMC igual o superior a 27,3 kg/m2 se observó en 23,9% de las mujeres (p <0,0001). Se puede observar que el sobrepeso y la obesidad aumentan progresivamente a lo largo de la vida. Más de 3 de cada 4 hombres sobre 45 años tienen exceso de peso.

Glicemia. La glicemia en ayunas en promedio fue 82,2±12,6 mg/dl. En hombres fue 84,8±13,3 mg/dl y en mujeres 79,3±11,1 mg/dl. Cuarenta y siete estaban en tratamiento por diabetes mellitus, 12 personas con solo régimen y 35 recibían además tratamiento farmacológico. En 53 personas sin antecedentes personales de diabetes la glicemia fue superior a 125 mg/dl. Al considerar este grupo como diabéticos la prevalencia fue 4,5%.

Actividad física. Un bajo porcentaje realizaba actividad física intensa en el trabajo (definida por los propios individuos). El 29,3% del total refirió hacer ejercicio en su tiempo libre, pero sólo 17,5% lo hace tres o más veces a la semana, 20,1% de los hombres y 13% de las mujeres (p=0,008).

Figura 1. Prevalencia de hipertensión arterial en hombres y mujeres según rango de edad.

Figura 2. Prevalencia de hipercolesterolemia en hombres y mujeres según rango de edad.

Figura 3. Prevalencia de tabaquismo en hombres y mujeres según rango de edad.
CIG/DIA: promedio de cigarrillos fumados diariamente.

Figura 4. Prevalencia de sobrepeso y obesidad en hombres y mujeres según rango de edad.

Discusión

Nuestros resultados mostraron una elevada prevalencia de factores de riesgo en la población estudiada: funcionarios de instituciones bancarias y empresas de servicios. La frecuencia de tabaquismo fue muy alta tanto en hombres como mujeres, son frecuentes las personas con nivel de colesterol en el límite alto y elevado y con presión arterial en rango normal alto o elevada. Fueron muy prevalentes el sobrepeso y obesidad, en especial en los hombres e infrecuente el realizar actividad física importante en el trabajo o tiempo libre.

La comparación con publicaciones previas efectuadas en nuestro país debe tener en consideración las diferentes poblaciones estudiadas, el rango de edad de los participantes y los criterios cambiantes para definir los niveles anormales.

Hipertensión. Los datos publicados en Chile sobre prevalencia de hipertensión muestran marcadas diferencias. Los primeros estudios que usaron la definición previa de hipertensión (mayor de 160/95 mmHg) reportaron 22,8% de prevalencia en población rural de la IX región6, 15% en población urbana de Temuco7 y 8,8% en Santiago, aunque este último estudio incluyó también personas entre 15 y 25 años8. Las últimas publicaciones, que utilizaron la clasificación actual usada también en nuestro estudio, comunicaron una prevalencia de 22,8% en la zona rural de la VIII región10, 18,6% en población urbana de la VIII región11 y 11,4% en habitantes de la V región entre 25 y 64 años12. En población mapuche la prevalencia de hipertensión en hombres es 13% y en mujeres 16%13.

Los participantes en este estudio presentaban una prevalencia de hipertensión más alta que los promedios nacionales, especialmente en los varones, lo que podría atribuirse a las diferencias en sobrepeso y obesidad que se comentan más adelante.

Colesterol. Nuestros resultados muestran cifras de hipercolesterolemia alarmantes en esta población. Más de la mitad de los hombres y una de cada dos mujeres tenían colesterol elevado.

En la población estudiada por Berríos el colesterol total igual o mayor de 200 m/dl se observó en 33,8% de los hombres y 40% de las mujeres9, mientras que en nuestros resultados correspondieron a 61,7% de hombres y 50,1% de mujeres. Esto puede reflejar un aumento real de los niveles de colesterol en la población pero también podría corresponder a una característica de una población de mayor nivel socioeconómico, como lo demostró Albala al comparar mujeres de bajo y alto nivel socioeconómico14. Niveles más bajos de colesterol plasmático se han encontrado en mujeres obesas de nivel socioeconómico bajo, en población urbana masculina de Temuco7, y en población mapuche rural13. Estos resultados confirman la relación directa entre nivel socioeconómico y niveles de colesterol.

Tabaquismo. Varios estudios han evaluado la prevalencia de tabaquismo en Chile, todos ellos muestran una elevada prevalencia, pero al mismo tiempo discrepancias, atribuibles en parte al período en que se realizó el estudio, a las edades incluidas y los criterios utilizados. Un estudio de prevalencia realizado en Santiago en mayores de 15 años reveló que 50,7% de los hombres fumaban, en comparación con 43,3% de mujeres. La máxima prevalencia fue entre 25 y 34 años con 72,3% para hombres y 57% para mujeres8. En Valparaíso y Viña del Mar la frecuencia de fumadores fue 49,5 y 35%12. En un estudio nuestro, en Temuco, un tercio de los hombres eran fumadores y un tercio ex fumadores7. A diferencia de los resultados de estudio en el ámbito poblacional, en nuestro estudio fue más frecuente que las mujeres fumaran, aunque la cantidad de cigarrillos diarios fue menor.

Obesidad. La obesidad se ha convertido en un problema mayor de salud en los últimos años en el país. En un estudio poblacional realizado en Santiago los años 87-88, usando como definición de obesidad un IMC mayor de 27,3 kg/m2 para mujeres y de 27,8 kg/m2 para hombres, se encontraron prevalencias de 45,1% y 33% respectivamente. Hubo una relación entre edad y obesidad, alcanzando prevalencias cercanas a 40% entre 55 y 64 años8. Este mismo estudio tuvo un seguimiento a 5 años, que demostró un aumento de la frecuencia a 58,8% en mujeres y a 47% en hombres15. Existen evidencias que la obesidad es más frecuente en niveles socioeconómicos más bajos. En Temuco, usando niveles de corte para sobrepeso de 25 kg/m2 y para obesidad de 30 kg/m2, en hombres entre 25 y 64 años encontramos 44% de sobrepeso y 23% de obesidad7. Esta prevalencia fue más alta que en otros países en vías de desarrollo16.

Usando el mismo criterio de obesidad que Berríos en nuestro estudio hubo 42% de obesidad en hombres y 23,9% en mujeres. Es decir en esta población hay una distribución diferente, con predominio de obesidad en hombres y menor frecuencia en mujeres, lo que se puede explicar por un mejor nivel socioeconómico de las mujeres estudiadas por nosotros, empleadas en empresas de servicio, mientras que en los resultados de Berríos la obesidad femenina fue más frecuente en los estratos socioeconómicos más bajos8.

Diabetes. Existen pocos estudios nacionales sobre prevalencia de diabetes mellitus, aunque existe la opinión entre los endocrinólogos que su frecuencia ha aumentado. En un estudio publicado en 1981 se encontró una frecuencia de 5.3% en Santiago17. En población mapuche, en 1985, se ha reportado una frecuencia de 0,44% en hombres y 1,41% en mujeres, a pesar de la alta frecuencia de obesidad18. Un estudio más reciente ha registrado un aumento de diabetes a 3,2% en hombres y 4,5% en mujeres19. La frecuencia observada en nuestro estudio es similar a estos resultados.

Inactividad física. La inactividad física es un fenómeno habitual en Chile, 75,6% de los hombres y 86,9% de las mujeres mayores de 15 años son sedentarios. Aun entre 15 y 24 años el 64% de los hombres y el 79,5% de las mujeres son sedentarios8, estos resultados concuerdan con lo observado en nuestro estudio, en que muy pocos tenían trabajo que requiriera un esfuerzo físico mayor o realizaban ejercicio regularmente.

En resumen, en la población estudiada, probablemente representativa de otras empresas de servicios en el país, se observa una alta prevalencia de factores de riesgo de enfermedad coronaria y una baja proporción de personas en tratamiento. Una prevalencia mayor de obesidad e hipertensión en hombres y de tabaquismo en mujeres. Esto permite suponer que la enfermedad coronaria continuará siendo una causa importante de morbilidad y mortalidad en el país.

Referencias

1. Murray C, López A. The global burden of disease. En: Murray C y López A: The global burden of disease: A comprensive assessment of mortality and disability from disease, injuries and risk factors in 1990 and projected to 2020, USA; Harvard School of Health 1996; 1-52.        [ Links ]

2. Medina E, Kaempffer A. Mortalidad del adulto en Chile. Rev Méd Chile 2000; 128: 1144-49.        [ Links ]

3. Taucher E, Albala C, Pérez P. ¿Ha aumentado la mortalidad cardiovascular en Chile? Rev Méd Chile 1990; 118: 225-34.        [ Links ]

4. 1999 Organización Mundial de la Salud - Sociedad Internacional de Hipertensión. Guías para el manejo de la hipertensión. J Hipertens 1999; 17: 151-83.        [ Links ]

5. Report of the expert pannel on detection, evaluation and treatment of high blood cholesterol in adults. Arch Int Med 1988; 168: 36.        [ Links ]

6. Rodríguez H, Dockendorf I. La tensión arterial en una comunidad rural de Chile. Bol Of Sanit Panam 1979; 87: 432-40.        [ Links ]

7. Lanas F, Davis M, Standen D, Illesca M, Droghetti J, Stockins B. Prevalencia de factores de riesgo en la ciudad de Temuco. Rev Méd Chile 1991; 119: 247-51.        [ Links ]

8. Berríos X, Jadue L, Zenteno J, Ross M, Rodríguez H. Prevalencia de factores de riesgo de enfermedades crónicas. Estudio en población general de la región metropolitana, 1986-1987. Rev Méd Chile 1990; 118: 597-604.        [ Links ]

9. Berríos X, Jadue L, Pierotic M. Perfil lipídico en la población adulta de la región metropolitana. Rev Méd Chile 1992; 120: 331-3.        [ Links ]

10. Fasce E, Pérez H, Boggiano G, Lecannelier E. La hipertensión arterial en una comunidad urbana de Chile. Rev Chil Cardiol 1992; 11: 1-12.        [ Links ]

11. Fasce E, Pérez H, Boggiano G, Ibáñez P, Nieto C. Hipertensión arterial en comunidades rurales. Estudio en la VIII región. Rev Méd Chile 1993; 121: 1058-67.        [ Links ]

12. Vega J, Jadue L, Escobar MC, Delgado I, Garrido C, Lastra P et al. Prevalencia de hipertensión arterial en Valparaíso. Rev Méd Chile 1999; 127: 729-38.        [ Links ]

13. Stockins B, Larenas G, Charles M, Standen D, Espinoza O, Illesca M et al. Niveles de lípidos y presión arterial en población mapuche de la región de la Araucanía. Rev Méd Chile 1998; 126: 1291-9.        [ Links ]

14. Albala C, Villarroel P, Olivares S, Trufello I, Vio Del F, Andrade M. Mujeres obesas de alto y bajo nivel socioeconómico: composición de la dieta y niveles séricos de lipoproteínas. Rev Méd Chile 1989; 117: 3-9.        [ Links ]

15. Berríos X. Tendencia temporal de los factores de riesgo de enfermedades crónicas: ¿la antesala silenciosa de una epidemia que viene? Rev Méd Chile 1997; 125: 1405-7.        [ Links ]

16. INCLEN Multicentre Collaborative Group. Risk factors for cardiovascular disease in the developing world. J Clin Epidemiol 1992; 45: 841-7.        [ Links ]

17. Mella I, García de los Ríos M, Parker M, Covarrubias A. Prevalencia de diabetes en el Gran Santiago. Rev Méd Chile 1981; 109: 869-75.        [ Links ]

18. Larenas G, Arias G, Espinoza O, Charles M, Landaeta O, Villanueva S et al. Prevalencia de diabetes mellitus en una comunidad mapuche de la IX región, Chile. Rev Méd Chile 1985; 113: 1121-5.        [ Links ]

19. Pérez-Bravo F, Carrasco E, Santos J, Calvillán M, Larenas G, Albala. Prevalence of type 2 diabetes and obesity in rural Mapuche population from Chile. Nutrition 2001; 17: 236-8.         [ Links ]

Correspondencia a: Dr. Fernando Lanas. Facultad de Medicina. Universidad de la Frontera. M Montt 112, Temuco. Fax: 45 325741. Fono: 45 325745. E mail: flanas@ufro.cl

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons