SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.131 número2Ventilación diferencial en el manejo del síndrome de distress respiratorio agudo secundario a mediastinitis necrotizante descendente: Rol de la tomografía axial computarizada dinámica de pulmónRecuperación nutricional: Un desafío pendiente índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

Compartilhar


Revista médica de Chile

versão impressa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.131 n.2 Santiago fev. 2003

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872003000200012 

Rev Méd Chile 2003; 131: 209-212

 

Seminario sobre formación de
médicos en la actualidad en Chile

Alejandro Goic G1.

Medical training in Chile at the
present time

 

 

 

 

The Chilean Academy of Medicine is concerned about the significant increment in the number of Medical Schools in Chile, from six in 1981 to 16 in 2002. All these Schools were invited to participate in a seminar about medical training. Eleven Schools are private and 5 are public (3 private Schools are subsidized by the state). There are nine Medical Schools in Santiago and 7 in other regions. The students admission criteria varies from one school to another. One thousand one hundred twenty two students are admitted to these Schools each year. Clinical hospitals, urban and rural outpatient clinics are used as training fields. These pertain to the Ministry of Health, Universities, Armed Forces, Private Clinics and City Halls. The main recommendations of the seminar were: to promote an early contact of students with clinical problems and to analyze these problems from the perspective of basic sciences; to enhance semiological, clinical and physiopathological training; to increase the contact with outpatients; to favor health promotion and preventive activities; to educate professors in ethical and humanistic issues; to regulate the use of clinical campus and reinforce the formation of specialists in family medicine, internal medicine and pediatrics. The accreditation of Medical Schools and clinical training centers was recommended. The establishment of a national medical examination for Chilean and foreign graduates, was proposed. The Academy of Medicine is interested in assuring a good quality medical training and to avoid teaching activities in unqualified schools and hospitals (Rev Méd Chile 2003; 131: 209-12).

(Key Words: Education, medical, undergraduate; Faculty, medical; Schools, medical; Teaching)

La Academia Chilena de Medicina, cuyo propósito principal es "promover en todos sus aspectos y en un nivel superior, el cultivo, progreso y difusión de la medicina, de la educación médica y de la salud", está preocupada por el aumento significativo del número de Escuelas de Medicina en el país. A la Academia le interesa particularmente que se cautele la calidad de la formación médica. Por esta razón, resolvió invitar a todas las Escuelas de Medicina del país, públicas y privadas, a un Seminario en el que se intercambiaron ideas sobre la situación actual y futura de la educación médica.

El encuentro fue organizado por el Comité de Educación Superior de la Academia constituido por los Académicos Drs. Sylvia Segovia, Colomba Norero, Eduardo Rosselot, Vicente Valdivieso y presidido por el Académico Dr. Rodolfo Armas Merino. Se efectuó el 9 de agosto de 2002 con el patrocinio de la Asociación de Facultades de Medicina de Chile (ASOFAMECH), la Oficina Sanitaria Panamericana (OPS) y Laboratorios Recalcine.

En el Seminario hubo representantes de 13 de las 16 Escuelas de Medicina y 79 participantes. Asistieron los siguientes ocho Decanos: Humberto Chiang de la Universidad Andrés Bello; Octavio Enríquez de la Universidad de Concepción; Juan Giaconi de la Universidad Mayor; Claus Grob de la Universidad Austral de Chile; Hernán Jeria de la Universidad Católica de la Santísima Concepción; Jorge Las Heras de la Universidad de Chile; Fernando Mönckeberg de la Universidad Diego Portales y David Sabah de la Universidad de Valparaíso. También asistieron 9 directores de Escuelas de Medicina de las universidades: de Antofagasta, Dr. Alex Arroyo; de los Andes, Dr. Ignacio González; de la Austral de Chile, Dr. Patricio Altamirano; de Chile, Dra. Ester Mateluna; Mayor, Dra. María Eugenia Radrigán; de Concepción, Dr. Jorge Sepúlveda; Diego Portales, Dra. Alicia Vásquez; de Valparaíso, Dr. Benjamín Subercaseaux, y Andrés Bello, Dr. Andrés Wurgaft. Igualmente, hubo representantes de los centros de alumnos de las diversas universidades participantes. Además, se contó con la presencia de la Dra. Cristina Nogueira, representante en Chile de la Oficina Sanitaria Panamericana (OPS), del Dr. Carlos Toro, Presidente de la Corporación Nacional Autónoma de Certificación de Especialidades Médicas (CONACEM), presidentes y representantes de diversas sociedades científicas médicas, Consejeros del Consejo General del Colegio Médico de Chile y Directores de CONACEM. Invitado especial fue el Dr. Abraham Sonis, Decano de la Universidad Maimónides de la República Argentina y Miembro de Número de la Academia de Medicina de Buenos Aires, quien se ha preocupado de la acreditación de Escuelas de Medicina.

Cabe destacar que hay 11 Escuelas de Medicina en universidades privadas y 5 en universidades del estado. Tres de las privadas reciben aporte estatal. Por otra parte, 9 están ubicadas en Santiago y 7 en otras regiones. Las 3 cuya iniciación está anunciada, residirán en regiones.

En el año 2002 el cupo total de ingreso a la carrera de medicina en el país fue de 1.122. Las plazas ofrecidas por las distintas escuelas oscilaron entre 40 y 195 y sólo dos ofrecieron más de 100 cupos de ingreso.

De acuerdo a la información proporcionada por las Escuelas en una encuesta que se les envió antes del Seminario, llama la atención la diferente ponderación que ellas dan, tanto a los componentes de la Prueba de Aptitud Académica como a las notas de la Enseñanza Media, como criterios de ingreso a la carrera de medicina. Los puntajes mínimos de ingreso oscilaron entre 655 y 760.

Las 11 Escuelas que contestaron la encuesta señalaron la utilización de 130 establecimientos asistenciales como campos clínicos, sean éstos hospitales o consultorios urbanos o rurales. Trece de estos establecimientos son compartidos por más de una Escuela. Los establecimientos asistenciales asociados a las escuelas son de diversos orígenes: Ministerio de Salud, Fuerzas Armadas, clínicas privadas, municipalidades, universidades.

En el Seminario se desarrollaron 5 talleres de discusión sobre los siguientes temas: 1) Disponibilidad de campos clínicos para la enseñanza; 2) Recursos para la enseñanza de las ciencias básicas; 3) Recursos para el aprendizaje de la clínica y la salud pública; 4) Control de calidad del proceso docente; 5) Impacto de la creación de Escuelas de Medicina en regiones. Se analizaron, además, otros aspectos educacionales que surgieron espontáneamente durante la discusión.

Los resultados de las discusiones se sintetizaron en el documento "Conclusiones y Recomendaciones del Seminario de Formación Médica", basado en una versión preliminar redactada por el Académico Dr. Vicente Valdivieso D.

Las materias discutidas en el Seminario son de indiscutible interés para el perfeccionamiento de la enseñanza en medicina. Apuntan a asegurar la calidad de la formación de los médicos y a establecer una relación armónica entre las Escuelas de Medicina. Las recomendaciones y conclusiones adoptadas obedecen a problemas específicos y las acciones que se proponen son precisas. La Academia de Medicina aspira a que sean debidamente consideradas e implementadas sin retardo por las instituciones y autoridades involucradas en la formación de los médicos y demás profesionales de la salud. A juicio de la Academia, es imperativo prevenir que en Chile se formen médicos en Escuelas y hospitales de baja calificación. El objetivo central que persigue la Academia de Medicina es que en Chile se formen buenos médicos y especialistas, como ha sido la honrosa tradición del país desde la creación del primer Curso de Medicina en 1833.

Conclusiones y recomendaciones

Las conclusiones y recomendaciones del Seminario, elaboradas en base al informe de los Talleres y a lo debatido en la Sesión Plenaria, fueron las siguientes:

1. Aspectos docentes

En la vida universitaria, y particularmente en la formación médica, la libertad académica es esencial y debe estar garantizada fuera de toda duda. La creación intelectual, tanto en docencia como en investigación, debe manifestarse en el derecho de generar y administrar sus propios programas y en la expresión libre de las ideas académicas.

1.1 Docencia en ciencias básicas e integración
básico-clínica

La enseñanza de las ciencias básicas en las Escuelas de Medicina -en particular la de biología- ha perdido gradualmente su carácter antropocéntrico y su relación con la clínica, por lo que se recomienda:

a) Incorporar el contacto precoz de los estudiantes con los problemas clínicos y su análisis desde la perspectiva de las ciencias básicas.

b) Favorecer la formación de egresados de medicina como docentes de ciencias básicas, ofreciéndoles programas de postgrado en patología humana que los habiliten como investigadores y docentes, garantizándoles las condiciones que les permitan dedicarse prioritariamente a la carrera académica.

1.2 Docencia en pacientes ambulatorios

Los programas de estudios de las carreras de la salud consideran primordial la enseñanza en el nivel de atención primaria. Adicionalmente, la atención primaria va más allá del contacto médico-paciente, abarcando el ámbito familiar y comunitario, además de aspectos de promoción y prevención de salud. Por lo tanto, se recomienda:

a) Incrementar en forma significativa la docencia clínica con pacientes ambulatorios, disponiendo no sólo del tiempo curricular necesario sino también de locales adecuados que cuenten con auditorios, salas de seminarios, biblioteca equipada tecnológicamente y espacios que garanticen el bienestar de los alumnos. Asimismo, se debería contar con un cuerpo docente experimentado y dedicado a este tipo de enseñanza.

b) Favorecer la participación de los alumnos de pregrado en estudios clínicos y de salud pública y en actividades de prevención y promoción de la salud.

c) Reforzar en el postgrado la formación de especialistas en medicina familiar, medicina interna y pediatría, aumentando sus actividades programáticas en atención ambulatoria.

1.3 Capacitación de los docentes para la enseñanza

La necesidad de contar con una adecuada formación docente de los académicos, los recientes progresos de las metodologías educativas, lo imperioso de entregar contenidos éticos y formación humanística en los planes de estudios de la carrera de medicina, hacen necesario recomendar a las Escuelas de Medicina que creen los mecanismos para capacitar en estas materias a los docentes y al personal asistencial no universitario.

1.4 Docencia clínica y costo de la medicina

Parece muy necesario dedicar especiales esfuerzos a la formación semiológica, fisiopatológica y clínica de los alumnos, para intentar moderar el desmesurado costo de la medicina debido, en buena medida, al uso indiscriminado de la tecnología de diagnóstico y de la falta de consideración de la relación costo/beneficio de exámenes y procedimientos.

1.5 Regulación de los campos clínicos

Dado el número y concentración de las Escuelas de Medicina, especialmente en la región metropolitana, los campos clínicos se han hecho insuficientes en cantidad y calidad. La cohabitación de estudiantes de Escuelas con distinto perfil profesional resulta en una situación altamente inconveniente para los alumnos, docentes y pacientes. Esta cohabitación existe en 10% de los establecimientos asistenciales utilizados por las diversas Escuelas. En relación a este aspecto, los participantes en el Seminario valoraron positivamente el documento emanado del Ministerio de Salud que regula el uso de los campos clínicos.

El grupo recomendó:

a) Fortalecer el funcionamiento de la Comisión Nacional Docente Asistencial de Salud, CONDAS; de las comisiones locales, COLDAS y regionales, CORDAS.

b) Revisar y establecer convenios para evitar situaciones de cohabitación de escuelas en un mismo campo clínico.

c) Fortalecer y desarrollar establecimientos asistenciales que puedan servir como campos clínicos, en una acción mancomunada gobierno/universidades.

d) Convenir con el Ministerio de Salud y con otras instituciones asistenciales que correspondan, las normas regulatorias del uso de campos clínicos por las Escuelas de Medicina.

2. Controles de calidad

Los procedimientos de supervisión señalados más abajo deben ser considerados como mecanismos dinámicos y evolutivos en perfeccionamiento constante, destinados a identificar objetivamente las fortalezas y debilidades de las instituciones formadoras y asegurar la calidad en la atención de los pacientes.

2.1 Control de calidad en las Escuelas de Medicina

La necesidad de garantizar la calidad de la formación de los médicos y de la atención de los pacientes, hace recomendable que todas las Escuelas de Medicina se incorporen obligatoriamente a un sistema de acreditación periódica. Este sistema debe estar fundado en criterios estándares de uso internacional, previamente establecidos, y aplicado por comisiones independientes y técnicamente idóneas. En este aspecto se valora positivamente lo realizado por la Comisión Nacional de Acreditación de Pregrado.

2.2 Control de calidad de los centros clínicos en que
se realiza la docencia

Las condiciones humanas y técnicas en que se realiza la asistencia médica son de fundamental importancia para la adecuada formación de los médicos. Por lo tanto, se recomienda a las Escuelas de Medicina, al Ministerio de Salud, a los hospitales institucionales y a las clínicas privadas:

a) Acreditar la calidad de los servicios clínicos, tanto hospitalarios como ambulatorios, en cuanto a la posibilidad de una adecuada formación para los estudiantes, contando con suficientes instalaciones docentes y espacios de bienestar para los alumnos.

b) La acreditación de la calidad asistencial debiera ser realizada por un organismo técnico independiente de las instituciones que le den origen y considerar debidamente las condiciones en que se imparte la docencia.

2.3 Control de la calidad de los egresados

Se recomienda que todos los egresados de las Escuelas de Medicina rindan un examen nacional que cuente con la calidad técnica adecuada, sea revisado periódicamente y aplicado por un organismo independiente e idóneo. Es recomendable que la aprobación de este examen sea un requisito exigible para el ingreso a los programas de formación de especialistas. Igualmente se recomienda que sea considerado como un antecedente importante para la contratación de médicos en las instituciones de salud tanto públicas como privadas.

2.4 Control de calidad de los médicos formados en
el extranjero

Recomendar al gobierno que se revisen aquellos convenios que en la actualidad permiten el ejercicio profesional directo de médicos formados en el extranjero bajo la sola condición de registrar su título de origen en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Recomendar que todos los médicos extranjeros, cualquiera que sea su país de origen, rindan el mismo examen nacional que se recomienda para los egresados chilenos. La aprobación de este examen constituiría un requisito previo para su contratación en los sistemas de salud público y privado y para el ingreso a programas de especialización de post título.

3. Desarrollo de escuelas de medicina
en universidades regionales

Para corregir la excesiva concentración de Escuelas de Medicina en la región metropolitana y favorecer el desarrollo intelectual y tecnológico de los profesionales de la salud en el resto del país, parece conveniente que, de crearse nuevas Escuelas de Medicina, se prefiera su inserción en las capitales regionales, siempre que cuenten con las instalaciones y campos clínicos suficientes y sean capaces de formar un cuerpo docente adecuado a los requisitos curriculares mínimos de la carrera. Se estima que estas Escuelas, debidamente respaldadas por la comunidad local, podrían convertirse en polos de desarrollo cultural y económico-social y contribuir a la creación o refuerzo de otras carreras de la salud, en particular enfermería y obstetricia, para poder cumplir con las necesidades de la medicina nacional.


Seminario realizado el 9 de agosto de 2002, Santiago de Chile.
1 Presidente de la Academia Chilena de Medicina, Instituto de Chile

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons