SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.131 número7Infecciones por virus varicela zoster en menores de 15 años con cáncerFalta de reconocimiento de osteoporosis y omisión de tratamiento en adultos mayores con fractura de cadera en Chile índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.131 n.7 Santiago jul. 2003

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872003000700008 

Rev Méd Chile 2003; 131: 765-772

Evaluación de la asociación entre marcadores
de microsatélite en 6p22-25 y fisura labiopalatina
no sindrómica utilizando el diseño de tríos
caso-progenitores en la población chilena

Rafael Blanco Ca, José Suazo Sb, José Luis Santos M1c,
Hernán Carreño Zd, Mónica Paredes Ae, Lilian Jara Sf,
Felipe Eltit Ga.

Evidence for association between microsatellite
markers located on 6p22-25 and nonsyndromic
cleft lip palate using the case-parents trio design
in the Chilean population

Background: Genetic studies indicate that nonsyndromic cleft lip/palate (NSCLP) has the characteristics of a complex genetic trait. Reports from different authors have suggested several candidate genes mapping in different chromosome regions. Association studies have suggested that a clefting locus is located on chromosome 6p. On these grounds we have investigated the possible association between five microsatellite markers located on 6p22-25 and NSCLP. Aim: To test the hypothesis on the possible association of a clefting locus with microsatellite markers located in 6p22-25. Patients and Methods: The sample consisted of 54 unrelated case-parent trios that comprise 54 NSCLP probands and 108 parents. Five microsatellite markers spanning the region 6p22-25 were analyzed for each individual by means of polymerase chain reaction with fluorescent labeled microsatellite markers. Electrophoresis of the PCR products was performed on a laser-fluorescent DNA sequencer. Nonparametric ETDT and MCETDT programs, were used to analyze the genotype data. Results: The family based association study showed that for the genotype wise analysis, only D6S259 presented a significant p-value (0.03). Nevertheless no individual allele of this marker showed an evident preferential transmission from heterozygous parents to affected offspring. Conclusions: The results of the present study do not show a clear evidence that a candidate gene for NSCLP may be located within or near the analyzed chromosome region in our sample. Nevertheless, it must be emphasized that the genotype wise analysis shows a significant p-value for D6S259 marker (Rev Méd Chile 2003; 131: 765-72).
(Key Words: Chromosomes, human; Chromosomes, human, pair 6; Cleft palate; Microsatellite repeats).

Recibido el 15 de enero, 2003. Aceptado en versión corregida el 22 de mayo, 2003.
Trabajo parcialmente financiado por Proyecto FONDECYT # 1011003.
Programa de Genética Humana, Instituto de Ciencias Biomédicas, Facultad de Medicina,
Universidad de Chile.
1 Departamento de Epidemiología, Instituto de Nutrición y Tecnología de Alimentos (INTA),
Universidad de Chile.
aCirujano Dentista;
bTecnólogo Médico;
cDoctor en Biología;
dBioquímico;
eMagíster y Candidata a Doctor en Ciencias Biomédicas, Facultad de Medicina, Universidad de Chile;
fDoctor en Biología, Mención Genética.

La fisura labiopalatina no sindrómica (FLPNS) constituye una malformación congénita que presenta las características de una patología multifactorial. Estudios epidemiológicos y de análisis segregacional complejo han determinado fehacientemente la importancia que tienen los factores genéticos en su etiología, aunque también se han descrito influencias de tipo ambiental1,2. En consecuencia, los intentos para localizar en el genoma humano loci para FLPNS han dado origen a una considerable cantidad de información, pero con resultados discordantes1. Por ello, la naturaleza de la contribución genética en la etiología de la FLPNS se continúa analizando, aunque hasta ahora no ha logrado ser dilucidada. Dado que numerosos estudios han postulado que los modelos que mejor se ajustan a los datos disponibles corresponden a efecto de un gen mayor o al modelo oligogénico3-6, se ha publicado un gran número de estudios con el propósito de intentar identificar los posibles genes para fisura7-10. Varios genes candidatos y loci ubicados en diferentes regiones cromosómicas han sido postulados a estar involucrados en la determinación de la FLPNS, tanto en estudios de asociación como de ligamiento, utilizando métodos estadísticos paramétricos. La gran mayoría de estos estudios han sido llevados a cabo en poblaciones de origen caucásico11-13 y recientemente un número menor en poblaciones de diferente origen étnico2,14,17. Hasta ahora a ningún locus se le ha podido atribuir un rol preponderante en el desarrollo de la FLPNS, ya que numerosos loci muestran resultados significativos al menos en algunos estudios. Loci en los cromosomas 2, 4, 6, 14, 17 y 19 han mostrado hallazgos positivos fundamentalmente en poblaciones de origen caucásico. Sin embargo, ninguna de estas regiones candidatas ha demostrado jugar un rol en la etiología genética de la FLPNS en la población china con la posible excepción de la región 19q3115.

En años recientes, diferentes autores han analizado la posibilidad de la existencia de un gen mayor candidato en 6p denominada Orofacial Cleft Region 1 (OFC1). No obstante, los resultados de tales investigaciones también han sido discordantes. En este contexto es necesario hacer notar que la FLPNS ha sido también asociada por algunos autores con aberraciones cromosómicas del brazo corto del cromosoma 618,19. Con posterioridad a los trabajos recién mencionadas, Davies et al (1995)20, analizaron a tres individuos con fisura labiopalatina con aberraciones cromosómicas en 6p, encontrando dos translocaciones balanceadas y una deleción. Estos autores, utilizando clones de levadura que portaban cromosomas artificiales (YACs), asignaron un locus para fisura en la región 6p24.3 cercana a los genes HGP22 y AP2 que estarían potencialmente involucrados en la formación de la cara.

Eiberg et al (1987)21, demostraron la existencia de ligamiento con el locus F13A localizado en 6p24 analizando polimorfismos de diferentes proteínas plasmáticas en un grupo de familias que presentaban un aparente modo de herencia autosómico dominante de la FLPNS. Otros autores poniendo a prueba ligamiento entre FLPNS con HLA, que mapea en 6p21.3, han comunicado resultados tanto negativos22,23 como positivos24. Tampoco se pudo detectar ligamiento entre FLPNS y la región 6p, entre HLA y el locus F13A1 por tres grupos independientes de investigadores25,26, Scapoli et al (1997)27, poniendo a prueba la hipótesis sobre la posible presencia de un gen mayor en 6p, analizó 38 familias multiplex del noreste italiano, que se caracterizaban por la presencia de, al menos, 2 individuos afectados por familia, utilizando 8 marcadores de microsatélite en la región 6p23-24, F13A1, EDN1, D6S259, D6S89, D6S260, D6S274, D6S285 y D6S109, que abarcan una distancia de 35 cM y obtuvo evidencia de heterogeneidad genética en 14 de las 21 familias investigadas, las cuales dieron un lod Score positivo. Los resultados de este estudio mostraron que el lod Score máximo obtenido por análisis de ligamiento fue 2.51 para el marcador D6S259.

Como se mencionó en párrafos precedentes, los intentos por identificar regiones cromosómicas en las que se localicen genes candidatos de susceptibilidad a FLPNS, han sido llevados a cabo fundamentalmente en poblaciones caucásicas. Al menos un número significativo de ellos ha sugerido que tales genes se ubicarían en las regiones cromosómicas 2p, 4p, 4q, 6p, 14q, 17q y 19q. Sin embargo, en poblaciones asiáticas los análisis de las mismas regiones no han mostrado relación con FLPNS.

La variabilidad genética y étnica de la población chilena es el resultado del proceso de miscegenación entre la población nativa amerindia de origen asiático, y el español28. En la población chilena contemporánea la relación entre etnicidad, grado de mezcla amerindia, marcadores genéticos y estratos socioeconómicos han sido ampliamente estudiadas29. Además, estudios de Palomino et al (1997)30, han demostrado que la población chilena presenta, en términos socioeconómicos, una gradiente de mezcla amerindia, siendo ésta mayor en los estratos socioeconómicos bajos, observándose una fuerte correlación entre grado de mezcla amerindia e incidencia de FLPNS. Estas características de la población chilena, con un grado de miscegenación conocido, ofrecen la oportunidad de analizar aquellas regiones cromosómicas en que se sostiene se ubicarían genes candidatos de susceptibilidad en poblaciones caucásicas, pero que no se han detectado en poblaciones asiáticas.

El propósito del presente trabajo es evaluar la asociación entre marcadores de microsatélite en 6p22-25 y FLPNS a través del análisis de la posible transmisión preferencial de alelos de los microsatélites D6S259(6p24-25), D6S260(6p23), D6S274 (6p23), D6S285(6p22.2-22.3) y D6S105 (6p22.1-22.2) utilizando tríos caso-progenitores de la población chilena.

MATERIAL Y MÉTODO

Familias. La muestra de 54 tríos caso-progenitores fue obtenida de nuestro banco de datos genealógicos. Todos los tríos analizados incluían al probando en base al cual se construyó la genealogía. Los individuos afectados con FLPNS no tenían relación de parentesco entre sí y fueron identificados durante exámenes llevados a cabo en tres centros en los que se realiza rehabilitación a estos pacientes, cuales son la Clínica de Fisurados de la Facultad de Odontología de la Universidad de Chile, la Fundación Dr. Alfredo Gantz y el Centro de Ayuda al Niño Fisurado. Los dos primeros centros están ubicados en Santiago y el tercero pertenece a la ciudad de Talca. En el curso de estas examinaciones, conducidas entre los años 1991 y 2001, uno de los autores (RB) identificó a los individuos afectados. Mediante una entrevista al probando, sus padres y al menos tres familiares cercanos, se obtuvo la información necesaria para construir las genealogías. Todas las familias enroladas tenían ancestros chilenos, sin inmigrantes e incluyendo sujetos que presentaban FLPNS como única enfermedad familiar. Además, las familias en que se registró el uso de drogas que producen fisura, como warfarina, fenitoína o etanol, fueron excluidas del estudio. Los tríos caso-progenitores corresponden a individuos pertenecientes a los estratos socioeconómicos bajo a medio bajo, dado la composición genética de la población chilena descrita en la introducción y la relación existente entre etnicidad, marcadores genéticos de mezcla amerindia y estrato socioeconómico.

Análisis molecular. Después de obtener el consentimiento informado de todos los individuos que participaron en este estudio, se procedió a tomar una muestra de 10 ml de sangre periférica, de la cual se extrajo DNA genómico mediante el método descrito por Poncz et al (1982)31. Para el presente estudio se utilizaron cinco marcadores de microsatélite altamente polimórficos, ubicados en la cercanía del locus putativo para FLP, comprendiendo la región cromosómica entre 6p22 y 6p25. Los marcadores escogidos fueron los dinucleótidos D6S259, D6S260, D6S274, D6S285 y D6S105. Las secuencias de los partidores para estos loci han sido descritas por los siguientes autores: Gyapay et al (1994)32 para D6S259, D6S260, D6S274 y D6S285; y Weber et al (1991)33 para D6S105. La reacción en cadena de la polimerasa (PCR) fue llevada a cabo en un volumen total de 25 µl conteniendo 50 ng de DNA genómico, 1,5 mM de MgCl2, 50 mM de KCl, 10 mM de Tris-HCl (pH=9,0), 0,2 mM de DNTPs, 1,5 unidades Taq polimerasa y 10 pmol de cada partidor. En este estudio se ha incorporado la utilización de fluorocromos para marcar el partidor directo (forward primer) lo que permite la automatización de la lectura de los alelos de los marcadores. Para cada marcador de microsatélite se realizaron 30 ciclos de reacción, cada uno compuesto por 1 min a 95°C para la denaturación de las hebras, 1 min a la temperatura de alineamiento específica para cada marcador y 30 s a 72° para la extensión por la Taq polimerasa. Las temperaturas de alineamiento de los partidores fueron 66°C para D6S285; 62°C para D6S259; 59°C para D6S105; 55°C para D6S260; y 60°C para D6S274. Los productos de la reacción de amplificación de dichos loci fueron analizados en el secuenciador automático ABI Prism 310 de Applied Biosystem que, mediante un sistema de electroforesis capilar, permite cargar en un mismo capilar los productos de los cinco microsatélites más un marcador de peso molecular. Este equipo cuenta con un sistema que capta las emisiones fluorescentes de los amplificados y mediante el programa computacional (GENESCAN 3.1.2) y en base al marcador de peso molecular, entrega resultados de las lecturas en pares de base para los alelos de los diferentes marcadores de microsatélite utilizados.

En la Figura 1 se presenta un ejemplo de la forma en que se visualizan los resultados del análisis de los alelos para el marcador D6S259. No se incluyen el total de electroferogramas de este marcador, dada la longitud de la figura que ello implicaría. Por la misma razón no se incluyen los electroferogramas de los otros marcadores analizados en este estudio.


Figura 1. Electroferograma de algunos alelos del marcador D6S259 utilizando un secuenciador automático ABI Prism 310 analizados mediante Genescan 3.1.2.

Métodos estadísticos. Se examinó la transmisión de alelos en tríos caso-progenitores mediante el test de desequilibrio de transmisión (TDT) con el fin de evaluar la asociación entre marcadores de microsatélites y FLPNS. En presencia de asociación genotipo-enfermedad, la obtención de tríos familiares a través del caso índice provoca que la probabilidad aparente de transmisión de los alelos se aparte del valor esperado bajo la hipótesis nula de no-asociación (50%)34,35. Al tratarse de marcadores de microsatélite, las desviaciones de la probabilidad de transmisión serían debidas al posible desequilibrio de ligamiento existente entre el marcador genético y el gen de susceptibilidad.

Se utilizó el programa ETDT36 para calcular la significación global, es decir, considerando todos los alelos de marcador en su conjunto, en tríos caso-progenitores para marcadores con múltiples alelos. Se examinó la transmisión de alelos mediante el método genotípico (conocido como método "genotype-wise") que considera todos los diferentes genotipos heterocigotos parentales separadamente y lleva a cabo una prueba de cociente de verosimilitudes que sigue una distribución chi-cuadrado con grados de libertad igual al número de genotipos parentales heterocigotos observados. Este programa también lleva a cabo un análisis de tipo alélico (conocido como "allele-wise") en el que se establece un patrón general de transmisión preferencial de alelos. Sin embargo, la prueba de bondad de ajuste del modelo alélico no fue suficientemente satisfactorio para uno de los marcadores (D6S259), por lo que se utilizó el análisis de tipo genotípico. En las situaciones en las que el análisis alélico fue aplicable, las pruebas de tipo alélico y de tipo genotípico llevaron esencialmente a las mismas conclusiones.

El programa ETDT obtiene p-values mediante el uso de distribuciones chi-cuadrado que podrían no ser válidas en nuestro estudio dado que el tamaño de muestra es pequeño en relación con el número de alelos examinados. Por ello, hemos usado un programa relacionado llamado MCETDT (Monte-Carlo Extended Transmission Disequilibrium Test)37 que calcula p-values empíricos obtenidos mediante simulaciones y que por tanto no están basados en distribuciones asintóticas. Un módulo del programa MCETDT calcula inicialmente la misma estadística chi-cuadrado producida por el programa ETDT para el total de tríos caso-progenitores. Posteriormente, MCETDT genera un nuevo conjunto de datos usando los mismos genotipos parentales pero escogiendo aleatoriamente (con probabilidad 50%) el alelo transmitido a la progenie. Para cada simulación, es calculada una nueva estadística chi-cuadrado. La proporción de ocasiones en las que la estadística chi-cuadrado de las simulaciones excede el valor de chi-cuadrado calculada en los datos reales iniciales nos entrega una aproximación del valor del p-value empírico. El número de simulaciones efectuado en este estudio fue 10.000 por marcador y el cálculo del p-value empírico se realizó con la corrección propuesta por North et al (2002)38.

Adicionalmente, se evaluó la transmisión individual de cada alelo en relación con el resto de los alelos de cada marcador (este procedimiento implicaría el tener que aplicar una corrección por comparaciones múltiples). Se calcularon p-values exactos mediante un procedimiento implementado en el paquete estadístico Stata 7.039.

RESULTADOS

En la Tabla 1 se presentan los resultados para la asociación global entre marcadores de microsatélite 6p22-25 y FLPNS en un análisis de tipo genotípico. Se muestran los diferentes valores de p obtenidos usando la distribución chi-cuadrado y los valores de p empíricos para su comparación. De los cinco marcadores analizados, el microsatélite D6S259 presentó una probabilidad significativa (0,03), sin considerar corrección por comparaciones múltiples, mientras que los otros marcadores no presentaron asociación clara con la enfermedad. La Tabla 2 muestra la transmisión individual de los alelos del marcador D6S259, en donde se observa que ningún alelo de este polimorfismo presentó una evidente transmisión preferencial.



DISCUSIÓN

El propósito del presente estudio fue evaluar la presencia de desequilibrio de ligamiento entre cinco marcadores de microsatélite, ubicados en la región 6p22-6p25, y un posible locus candidato para FLPNS en la población chilena. Para ello, se utilizó la metodología basada en el diseño de tríos caso-progenitores no emparentados entre sí que, de acuerdo a los autores36,40 que han desarrollado los programas correspondientes, evita los posibles errores que usualmente se presentan en los estudios caso-control, debido a los efectos de estratificación poblacional41.

La población chilena contemporánea es étnicamente diferente de aquellas poblaciones, fundamentalmente de origen caucásico, donde mayoritariamente se han efectuado estudios de asociación y ligamiento entre marcadores ubicados en regiones cromosómicas donde se podrían localizar genes candidatos de FLPNS. Por lo tanto, se podría inferir que estudios similares, efectuados en la población chilena, cuyo grado de miscegenación caucásico-amerindio es conocido, podría presentar resultados de asociación de marcadores con FLPNS que serían dependientes de la condición étnico-social del estrato del cual proviene la muestra analizada. En este estudio ésta pertenece a los estratos socioeconómicos bajo y medio-bajo, donde el porcentaje de mezcla amerindia es mayor.

Los resultados del presente estudio han mostrado una tendencia de asociación entre el marcador D6S259 con FLPNS en un análisis de tipo genotípico, en el que la transmisión alélica se evalúa separadamente para cada genotipo heterocigoto parental. Hay que indicar que existe un tipo de análisis alternativo llamado alélico, el que evalúa el patrón de transmisión de ciertos alelos en el conjunto de todos los genotipos heterocigotos parentales. Sin embargo, la prueba de bondad de ajuste del análisis alélico no fue satisfactoria para este marcador (p-value=0,014). Por otro lado, algunos autores recomiendan la utilización de programas que calculan valores de p empíricos mediante simulaciones como es el caso de MCETDT, con el objetivo de evitar los problemas generados por el uso de distribuciones chi-cuadrado en muestras pequeñas y dispersas. Es por ello que, aunque el programa ETDT muestra valores de p significativos para tres marcadores (D6S259, D6S260 y D6S274), sólo consideramos la significación de D6S259 por las razones recién expuestas.

Los valores de significación obtenidos según MCETDT para los marcadores estudiados no muestran una clara significación con la excepción de D6S259. Ello podría ser reflejo de la ubicación cromosómica de estos marcadores, ya que la probabilidad de MCETDT presenta una gradiente en que los mayores valores de p empíricos corresponden a la región centromérica (D6S105, 6p22.1-21.3; D6S285, 6p22.2-22.3), siendo la distancia aproximada entre estos dos marcadores de 8,8 cM. En cambio D6S274 y D6S260 presentan una probabilidad con valores de p empíricos menores y su ubicación cromosómica corresponde a 6p23, siendo la distancia entre ellos de 1,13 cM. Finalmente D6S259, ubicado en 6p24-25 es el que presenta una probabilidad empírica con significación. Se podría especular que del total de la región cromosómica estudiada, aquélla que corresponde al marcador D6S259 podría ser la que se ubique más cercanamente a la posición de un locus con un gen candidato para FLPNS.

En resumen, los resultados de este estudio no muestran una clara evidencia de que la región cromosómica analizada contenga un locus para un gen candidato de FLPNS en la muestra estudiada de la población chilena. Sin embargo, cabe hacer notar que el resultado para el análisis genotípico del marcador D6S259, mostró una probabilidad significativa, lo que podría implicar desequilibrio de ligamiento con un posible locus de susceptibilidad para FLPNS. No obstante, cabe hacer notar que, el análisis de la forma genotípica es el más complejo de este programa, ya que requiere de tamaños muestrales adecuados para evitar la subestimación de algunos genotipos que a su vez dependen de la distribución de las frecuencias alélicas de cada marcador.

REFERENCIAS

1. Murray JC. Face facts: genes, environment and clefts. Am J Hum Genet 1995; 57: 227-32. (Invited Editorial).        [ Links ]

2. Wyszynski DF, Beaty TH, Maestri NE. Genetics of nonsyndromic oral clefts revisited. Cleft Palate Craniofac J 1996; 33: 406-17.        [ Links ]

3. Chung CS, Bixler D, Watanabe, Koguchi H, Fogh Andersen P. Segregation analysis of cleft lip with or without cleft palate: a comparison of Danish and Japanese data. Am J Hum Genet 1986; 39: 603-11.        [ Links ]

4. Marazita ML, Golkstein AM, Smalley SL, Spence MA. Cleft lip with or without cleft palate: reanalysis of a three-generation family study from England. Genetic Epidemiology 1986; 3: 335-42.        [ Links ]

5. Farral M, Holder S. Familial recurrence pattern analysis of cleft lip with or without clef palate. Am J Hum Genet 1992; 50: 270-7.        [ Links ]

6. Mitchell L, Risch N. Mode of inheritance of nonsyndromic cleft lip with or without cleft palate: a reanalysis. Am J Hum Genet 1992; 51: 323-32.        [ Links ]

7. Carinci F. Genetics of nonsyndromic cleft lip and palate: a review of international studies and data regarding the Italian population. Cleft Palate Craniofac J 2000; 37: 33-40.        [ Links ]

8. Scapoli L, Martinelli M, Pezzetti F, Bodo M, Tognon M, Carinci P. Linkage disequilibrium between GABRB3 gene and nonsyndromic familial cleft lip with or without cleft palate. Hum Genet 2002; 110: 15-20.        [ Links ]

9. Mitchell L, Murray J, O'Brien S, Christensen K. Evaluation of two putative susceptibility loci for oral clefts in the Danish population. Am J of Epidemiol 2001; 153: 1007-15.        [ Links ]

10. Wong FK, Hagberg C, Karsten A, Larson O, Gustavsson M, Huggare J et al. Linkage analysis of candidate regions in Swedish nonsyndromic cleft lip with or without cleft palate families. Cleft Pal Craniofac J 2000; 37: 357-62.        [ Links ]

11. Ardinger HH, Burton KH, Bell GL, Bardach J, Van-Demark DR, Murray JC. Association of genetic variation of the transforming growth factor alpha gene with cleft lip and palate. Am J Hum Genet 1989; 45: 348-53.        [ Links ]

12. Stein J, Mulliken JB, Stal S, Gasser DL, Malcolm S, Winter R et al. Nonsyndromic cleft lip with or without cleft palate: evidence of linkage to BCL3 in 17 multigenerational families. Am J Hum Genet 1995; 57: 257-72.        [ Links ]

13. Beiraghi S, Foroud T, Diouhy S, Bixler D, Conneally PM, Delozier-Blanchet D et al. Possible localization of a major gene for cleft lip and palate to 4q. Clin Genet 1994; 46: 255-6.        [ Links ]

14. Lidral AC, Murray JC, Buetow KH, Basart AM, Schearer H, Shiang R et al. Studies of the candidate genes TGFB2, MSX1, TGFA and TGFB3 in the etiology of cleft lip and palate in the Philippines. Cleft Palate Craniofac J 1997; 34: 1-6.        [ Links ]

15. Marazita ML, Field L, Cooper M, Tobias R, Maher B, Peanchitlertkajorn S et al. Nonsyndromic cleft lip with or without cleft palate in China: assessment of candidate regions. Cleft Pal Craniofac J 2002a: 149-52.        [ Links ]

16. Marazita ML, Field L, Cooper M, Tobias R, Maher B, Peanchitlertkajorn S et al. Genome scan for loci envolved in cleft lip with or without cleft palate, in Chinese multiplex families. Am J Hum Genet 2002b; 71: 349-64.        [ Links ]

17. Gaspar DA, Matioli SR, Pavanello RC, Araújo BC, André M, Steman S et al. Evidence that BCL3 plays a role in the etiology of nonsyndromic oral clefts in Brazilian families. Genetic Epidemiol 2002; 23: 364-74.        [ Links ]

18. Korman-Bortolotto MH, Farah LM, Soares D, Corbani M, Müller R, Adell ACA. Terminal deletion 6p23: a case report. Am J Med Genetics 1990; 37: 475-7.        [ Links ]

19. Donnai D, Heather LJ, Sinclair P, Thakker Y, Scambler P, Dixon MJ. Association of autosomal dominant cleft lip palate and traslocation 6p23; 9q22.3. Clin Dysmorph 1992; 1: 89-97.        [ Links ]

20. Davies AF, Stephens RJ, Olavesen MG, Heather L, Dixon MJ, Magee A et al. Evidence of a locus for orofacial clefting on human chromosome 6p24 and STS content map of the region. Hum Mol Genet 1995; 4: 121-8.        [ Links ]

21. Eiberg H, Bixler D, Nielsen LS, Conneally PM, Mohr J. Suggestion of linkage of a major locus for nonsyndromic orofacial cleft with F13A and tentative assignment to chromosome 6. Clin Genet 1987; 32: 129-32.        [ Links ]

22. Van Dyke DC, Goldman AS, Spielman RS, Zmijews CM, Oka SW. Segregation of HLA in sibs with cleft lip or cleft lip and palate: evidence against linkage. Cleft Palate J 1980; 17: 189-93.        [ Links ]

23. Watanabe T, Ohishi M, Tashiro H. Population and family studies of HLA in Japanese with cleft lip and palate. Cleft Palate J 1984; 21: 293-300.        [ Links ]

24. Mehra S, Verma IC. Ecogenetics of congenital craniofacial malformation. International Committee on the Human Genome. Am J Hum Genetics 1991; 49 (Suppl): A150.        [ Links ]

25. Vintiner GM, Lo KK, Holder SE, Winter RMA, Malcolm S. Exclusion of candidate genes from a role in cleft lip with or without cleft palate: linkage and association studies. J Med Genet 1993; 30: 773-8.        [ Links ]

26. Blanton SH, Crowder E, Malcolm S, Winter R, Gasser DL, Stal S et al. Exclusion of linkage between cleft lip with or without cleft palate and markers on chromosome 4 and 6. Am J Hum Genet 1996; 58: 241-3.        [ Links ]

27. Scapoli L, Pezzetti F, Carinci F, Martinelli M, Carinci P, Tognon M. Evidence of linkage to 6p23 and genetic heterogeneity in nonsyndromic cleft lip with or without cleft palate. Genomics 1997; 43: 216-20.        [ Links ]

28. Rothhammer F, Lasserre E, Blanco R, Covarrubias E, Dixon M. Microevolution in human Chilean populations. Shovel-shape, mesial palatal version and other dental traits in Pewenche indians. Z Morph Anthrop 1968; 162-9.        [ Links ]

29. Valenzuela CY. On sociogenetic clines. Ethol Sociobiol 1988; 9: 259-68.        [ Links ]

30. Palomino HM, Palomino H, Cauvi D. Facial clefting and Amerindian admixture in populations of Santiago, Chile. Am J Hum Biol 1997; 9: 225-32.        [ Links ]

31. Poncz M, Solowiejcyk D, Harvel B, Mory Y, Schwartz E, Surrey S. Construction of human gene libraries from small amounts of peripheral blood: analysis of beta-like globin genes. Hemoglobin 1982; 6: 27-36.        [ Links ]

32. Gyapay G, Morissette J, Vignal A, Dib C, Fizames C, Millaseau P et al. The 1993-94 généthon human genetic linkage map. Nature Genet 1994; 7: 246-9.        [ Links ]

33. Weber JJ, Kwitek AF, May PE, Zoghbi HY. Dinucleotid repeat polymorphism at the D6S105 locus. Nucleic Acids Research 1991; 19: 968.        [ Links ]

34. Schaid DJ. Transmission disequilibrium, family controls, and great expectations. Am J Hum Genet 1998; 63: 935-41.        [ Links ]

35. Santos JL, Pérez F, Carrasco E, Albala C. Uso de tríos caso-padres en estudios epidemiológicos de asociación entre polimorfismos genéticos y enfermedades complejas. Rev Méd Chile 2002; 130: 1306-15.        [ Links ]

36. Sham PC, Curtis D. An extended transmission disequilibrium test for multi-allele marker loci. Ann Hum Genet 1995; 59: 323-36.        [ Links ]

37. Zhao JH, Sham PC, Curtis D. A program for the Monte Carlo evaluation of significance of the extended transmission/disequilibrium test. Am J Hum Genet 1999; 64: 1484-5.        [ Links ]

38. North BV, Curtis D, Sham PC. A note on the calculation of empirical p-values from Monte Carlo procedures. Am J Hum Genet 2002; 71: 445-7.        [ Links ]

39. Cleves MA, Olson JM, Jacobs KB. Exact transmission disequilibrium test with multiallelic markers. Genet Epidemiol 1997; 14: 337-47.        [ Links ]

40. Spielman RS, MacGinnis RE, Ewens WJ. Transmission test for linkage disequilibrium: the insulin gene region and insulin-dependent diabetes mellitus (IDDM). Am J Hum Genet 1993; 52: 506-16.        [ Links ]

41. Spielman R, Ewens W. The TDT and other family-based tests for linkage disequilibrium and association. Am J Hum Genet 1996; 59: 983-9.        [ Links ]

Correspondencia a: Dr. Rafael Blanco C. Av. Independencia 1027. Casilla 70061. Teléfono: 56-2-6786457. Fax: 56-2-7373158. E mail: rblanco@machi.med.uchile.cl

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons