SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.131 número10Trastorno por déficit atencional con hiperactividad en adultosAnálisis crítico de un artículo Las estatinas reducen la morbi-mortalidad en pacientes de alto riesgo cardiovascular: Heart Protection Study Collaborative Group. (HPS). Lancet 2002; 360: 7-22. índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

Compartilhar


Revista médica de Chile

versão impressa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.131 n.10 Santiago out. 2003

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872003001000016 

Rev Méd Chile 2003; 131: 1202-1207

 

MEDICINA BASADA EN EVIDENCIA

Formulación de Preguntas en
Medicina Basada en la Evidencia

Mauricio Soto1, Gabriel Rada2

 

 

 

 

Frente a diversos pacientes de nuestra práctica clínica, nos surgen dudas que generan necesidad de nueva información. Estas dudas pueden aparecer al momento del diagnóstico, al explorar posibles causas o diagnósticos diferenciales, al considerar un tratamiento o al dar un pronóstico.

En general, las dudas generan preguntas que podemos clasificar en dos tipos1:

1. Preguntas básicas o de preparación (background): referentes al conocimiento general de una condición. Ej: ¿qué es la fibrosis quística?

2. Preguntas clínicas o de acción (foreground): sobre conocimientos específicos acerca del manejo de los pacientes con una determinada condición. Son, por tanto, interrogantes orientadas al paciente, aplicables en «tiempo real» y con repercusión directa en la toma de decisiones.

El primer tipo de preguntas se responde usando como fuentes de información los textos generales (libros de referencia, artículos de revisión).

En el caso de las preguntas clínicas específicas, encontramos muchas veces que los textos o revisiones generales no son capaces de respondernos y debemos recurrir entonces a fuentes más específicas como los estudios publicados en revistas científicas. Lamentablemente, no es fácil encontrar lo que buscamos en el enorme volumen de publicaciones científicas2. Surge así la necesidad de una adecuada formulación de la pregunta que permita obtener una respuesta pertinente en forma eficiente.

Transformar las dudas en preguntas clínicas, constituye la primera etapa de la Medicina Basada en Evidencia (Tabla 1).

Diversos estudios han evaluado la cantidad de dudas que tienen los clínicos. En un estudio inglés se observó que en un día de práctica habitual, cada médico familiar se hizo 2 preguntas por cada 3 pacientes. El 40% de las preguntas fue de información puntual (Ej. ¿cuál es la dosis?). El estudio reveló que 64% de las preguntas no son respondidas inmediatamente, y que se generaban 4 preguntas sin respuestas por cada medio día de trabajo. Las preguntas respondidas en presencia del paciente ocupaban en promedio 2 minutos al clínico3.


Tipos de preguntas clínicas

Las preguntas clínicas pueden relacionarse con distintas áreas de la toma de decisiones, que requieren a su vez diferentes diseños de estudios para ser respondidas:

• Causalidad o etiología Cohorte, caso y control
• Pronóstico Cohorte longitudinal
• Tamizaje o Screening Ensayo clínico randomizado
• Diagnóstico Estudio con Gold Standard
• Terapia Ensayo clínico randomizado

Componentes de la pregunta clínica

En una pregunta clínica bien estructurada pueden identificarse 3 ó 4 componentes principales:

•Paciente o población o problema de interés: ¿Podría describir un grupo de pacientes similar al que me interesa?

Intervención a considerar: ¿Cuál es la principal intervención que quiero llevar a cabo?

Comparación: ¿Qué otras opciones existen?

Outcome o resultado: ¿Qué esperamos que le suceda al paciente?

Esta forma de estructurar la pregunta se aplica principalmente a preguntas de tratamiento. Por ejemplo: ¿En pacientes hipertensos, puede el tratamiento con amlodipino o lisinopril comparado con diuréticos tiazídicos reducir la morbi-mortalidad cardiovascular?

Al descomponer la pregunta en sus componentes tenemos: Pacientes: Hipertensos. Intervención: Amlodipino o lisinopril. Comparación: Diuréticos tiazídicos. Outcome: Mortalidad cardiovascular.

En el caso de otro tipo de preguntas se recomienda usar sólo tres componentes:

Paciente, población o problema, Intervención (test o examen diagnóstico) y Outcome. Ej: ¿En pacientes con sospecha de tromboembolismo pulmonar, me permite el dímero D descartar la presencia de tromboembolismo? (Tabla 2).

Transformar las necesidades de información en una pregunta clínica bien estructurada y dividirla en sus componentes permite planificar la estrategia de búsqueda más eficiente, al facilitar el proceso de elección de términos claves a utilizar en el buscador (Tabla 2). Seleccionar palabras desde los dos primeros componentes de la pregunta permite encontrar artículos relevantes en la mayoría de los casos.


En suma, este primer paso surge en relación a un paciente. El clínico incorpora la necesidad de resolver la incertidumbre. La pregunta bien estructurada facilita la identificación de una estrategia de búsqueda para poder encontrar artículos relevantes que luego serán analizados críticamente, para finalmente volver al paciente, quien es en definitiva el beneficiario final de todo el proceso de la Medicina Basada en Evidencia. (Tabla 1).

REFERENCIAS

1. GUYATT G. Users' Guides to the Medical Literature. American Medical Association. 2002.         [ Links ]

2. ELY J. Obstacles to answering doctors' questions about patient care with evidence: qualitative study. BMJ 2002; 324: 710.         [ Links ]

3. ELY J. Analysis of questions asked by family doctors regarding patient care. BMJ 1999; 319: 358-61.         [ Links ]

1Médico Familiar, Universidad Católica de Chile.
2Residente de Medicina Interna, Universidad Católica de Chile.
Revisado por Unidad de Medicina Basada en Evidencia UC (UMBE-UC)

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons