SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.133 número5Años de vida perdidos por muerte prematura (AVPP) en adultos del Gran Santiago: ¿Hemos ganado con equidad?Evaluación de los resultados en un artículo sobre tratamiento índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.133 n.5 Santiago mayo 2005

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872005000500011 

 

Rev Méd Chile 2005; 133: 583-592

Artículo de Revisión

 

Uso de la tomografía de emisión de positrones PET con F18-FDG en la evaluación de lesiones pulmonares sospechosas de neoplasia

Use of positron-emission tomography with F18-fluorodeoxyglucose for the assessment of lung lesions suspicious of malignancy

 

M Josefina Jofré M, Teresa Massardo V, Patricio González E, José Canessa G, Paulina Sierralta C, Pamela Humeres A, Rodrigo Galaz Ba, Robert Valdebenito Ba.

Centro PET de Imágenes Moleculares, Servicio de Medicina Nuclear, Hospital Militar de Santiago, Chile.
aTecnólogo Médico.

Dirección para correspondencia


Positron-emission tomography (PET) with F18-fluorodeoxyglucose (FDG) is very helpful in the evaluation and management of lung lesions. It is specially useful for the characterization of solitary nodules, for the staging, evaluation of recurrence and therapeutic response in non-small cell lung cancer, for the evaluation of small cell lung cancer and for the assessment of pulmonary metastases. This article is a literature review on PET with FDG in lung cancer. A preliminary analysis of PET results at the Military Hospital in Santiago, Chile, is also presented.

(Key Words: Lung neoplasms; Positron-emission tomography; 18F Fluorodeoxyglucose)


La tomografía de emisión de positrones (PET) es una técnica de imágenes no invasiva que utiliza isótopos emisores de positrones unidos a compuestos metabólicos, agentes de flujo sanguíneo o receptores, entre otros. El principal trazador utilizado en la clínica corresponde al flúor 18 (F18) unido a la molécula de fluordeoxiglucosa (FDG). El F18-FDG permite estudiar el metabolismo glucídico, el cual se encuentra aumentado en las células tumorales.

El PET FDG ha demostrado gran utilidad en el diagnóstico, estadificación, evaluación de recurrencias y en el tratamiento en un número importante de patologías oncológicas, destacando principalmente cáncer pulmonar, mamario, esofágico, colónico, tiroideo, de cabeza y cuello, melanoma y linfoma. Asimismo, ha significado un cambio en el manejo en un porcentaje importante de pacientes, existiendo, además, una costo-efectividad en su uso beneficiosa para el paciente, debido a que se evitan cirugías y tratamientos innecesarios en pacientes con enfermedad muy avanzada, permitiendo optimizar las terapias de alto costo1.

En relación a las lesiones pulmonares, existe gran experiencia en el mundo, con un importante número de publicaciones disponibles en la literatura médica2-41. Es útil separarlas en cuatro grandes grupos, tales como: nódulo pulmonar solitario (NPS), cáncer pulmonar de células no pequeñas (CPCNP), cáncer pulmonar de células pequeñas (CPCP) y metástasis pulmonares.

Los objetivos del presente artículo son conocer el rendimiento del PET-FDG en las áreas señaladas y mostrar la experiencia preliminar en pacientes referidos por lesiones pulmonares sospechosas de neoplasia al Centro PET de Imágenes Moleculares del Hospital Militar de Santiago, que cuenta con la primera cámara PET del país.

Nódulo pulmonar solitario (NPS)

El NPS se define radiológicamente como una lesión pulmonar intraparenquimatosa, menor de 3 cm, no asociada a atelectasias o adenopatías. Una de cada 500 radiografías de tórax demuestra un nódulo pulmonar y 90% de ellos corresponde a un hallazgo incidental.

Los diagnósticos diferenciales de NPS incluyen lesiones neoplásicas, infecciosas, inflamatorias, vasculares, traumáticas y congénitas. Si bien la mayoría de los NPS son benignos, 35% puede corresponder a carcinoma primario y 23% a metástasis pulmonar solitaria2.

En el estudio de un NPS es importante evaluar la probabilidad de cáncer, que está determinada por antecedentes como: tamaño del nódulo, consumo de tabaco, edad, sexo, síntomas respiratorios, antecedente de otro cáncer, características del nódulo en la tomografía computada (TC), especialmente cuando es espiculado y está localizado en un lóbulo superior.

El cáncer pulmonar tiene una presentación tardía, ya que los síntomas y signos aparecen cuando está avanzado e incluso es irresecable. Por lo tanto, un diagnóstico adecuado y precoz de la etiología del NPS es esencial para una potencial cura del cáncer.

En pacientes con baja probabilidad de cáncer, se aconseja monitoreo con TC cada 3 meses el primer año y cada 6 meses después. En pacientes con alta probabilidad, se recomienda cirugía considerando el riesgo quirúrgico, la coexistencia de otras enfermedades y la voluntad del paciente. Aquellos pacientes con probabilidad intermedia para malignidad requieren de otros métodos diagnósticos, tales como PET, TC, biopsia transbronquial, fibrobroncoscopia, etc3. Algunos autores sugieren considerar los NPS como malignos hasta no demostrar lo contrario2. Para otros, el mayor rol del PET es en pacientes con riesgo bajo o intermedio de malignidad4.

El PET FDG en la evaluación de un NPS presenta, en un metaanálisis, una sensibilidad de 96,8% y una especificidad de 77,8%5. Los falsos positivos (FP) corresponden a procesos infecciosos, especialmente por enfermedad granulomatosa (histoplasmosis) y los falsos negativos (FN) a lesiones menores de 1 cm, carcinoma bronquioloalveolar y carcinoide. Es importante destacar que en más de 14% de los pacientes, existe, además, enfermedad tumoral extratorácica5. Otro metaanálisis para NPS con PET considera dos criterios: actividad del nódulo respecto a actividad del mediastino y el índice de captación estandarizada SUV mayor de 2,5, encontrando una sensibilidad de 95% y una especificidad de 80% para malignidad6.

La técnica permite caracterizar correctamente los NPS indeterminados en TC, de manera de reducir los procedimientos invasivos para obtener una biopsia del tejido7,8. Si el PET es negativo, se recomienda seguimiento con TC cada 3 meses. Si el PET es positivo, el paciente debe ir a cirugía, evaluando las alternativas cuando existe un alto riesgo quirúrgico.

Comber evaluó la costo-efectividad del PET y TC cuantitativa en el manejo de los NPS, demostrando que el uso de ambas técnicas es más costo-efectiva que una potencial cirugía9. Otro estudio analizó la costo-efectividad de varias estrategias para NPS y concluyó que debiera seleccionarse la utilización de PET para aquellos pacientes con discrepancia entre probabilidad pretest de malignidad y hallazgos en TC y en pacientes con probabilidad intermedia y alto riesgo quirúrgico10. Gugiatti comparó múltiples estudios en que el ahorro promedio en el diagnóstico de NPS es de aproximadamente 50 euros por paciente11.

En resumen, el PET FDG permite diferenciar los nódulos pulmonares en benignos y malignos, de manera de evitar otros procedimientos invasivos en su caracterización incluyendo eventuales cirugías, lo que logra un ahorro significativo tanto para el paciente como para los sistemas de salud. Asimismo, en presencia de nódulos malignos, permite obtener una etapificación simultáneamente, lo que también orienta a la modalidad de tratamiento más adecuada.

Cáncer pulmonar de células no pequeñas

La clasificación de tumores TNM, es la herramienta más importante utilizada por los oncólogos para estimar pronóstico y escoger la mejor modalidad de tratamiento tales como cirugía, radioterapia o quimioterapia.

La estadificación convencional de un CPCNP incluye TC de tórax, útil para la determinación del tamaño tumoral (T) y para evaluar el compromiso ganglionar (N). El criterio para N es aumento de tamaño mayor a 1 cm, sin embargo, 13% de los nódulos menores de 1 cm tienen cáncer. Para compromiso a distancia, se debe agregar evaluación de glándulas suprarrenales, compromiso hepático y cerebro. La resonancia magnética (RM) tiene un rendimiento similar a la TC en la evaluación del mediastino y suprarrenales.

El cintigrama óseo determina el compromiso esquelético osteoblástico. La mediastinoscopia cervical permite evaluar los nódulos subcarinales y paratraqueales. Para estudiar las regiones aortopulmonar y subaórtica, se requiere una mediastinoscopia extendida o una toracoscopia, con los riesgos inherentes a un procedimiento invasivo. La biopsia transbronquial tiene bajo rendimiento en mediastino, presentando morbilidad debida a hemorragias y pneumomediastino12.

El PET FDG en el CPCNP permite mejorar la estadificación preoperatoria en 61% de los pacientes, resultando en un upstage en 41% y en un downstage en 20%. El rendimiento en mediastino tiene sensibilidad de 91% y especificidad de 86%, superior a la TC, encontrando enfermedad extratorácica en 11% de los pacientes13.

Otro estudio demuestra que el PET es más exacto que la TC o ultrasonido endoscópico para evaluación del mediastino, con alto valor predictivo negativo (VPN) del PET, superior o igual a 90%, para la evaluación de metástasis cerebrales, abdominales u óseas14. El alto VPN de éste en mediastino para exclusión de N2 y N3 permite evitar la mediastinoscopia. Sin embargo, debido a la posibilidad de FP por enfermedades inflamatorias o granulomatosas, la mediastinoscopia se requiere para confirmar lesiones positivas o hipermetabólicas, siempre que no existan otras lesiones a distancia15.

En dos metaanálisis para evaluar estadificación con PET, se demuestra que en mediastino, el PET significa un cambio de etapa en 16,7%6,16. Respecto a la diseminación extratorácica en pacientes con cáncer pulmonar conocido, el PET es positivo en 94%, siendo el único método diagnóstico positivo en 48% de los pacientes12. Asimismo, al comparar el rendimiento del PET y la TC en mediastino, la sensibilidad y especificidad del PET son 85% y 90%, respectivamente, superiores a la TC16. Recientemente, Rohren encontró sensibilidad de 88% y especificidad de 91% para evaluación de mediastino6. Para estudio de metástasis a distancia, el PET tiene alto rendimiento, excepto a nivel cerebral, en que la sensibilidad es menor6. Otros estudios revelan que el principal impacto del PET en etapificación es la evaluación extratorácica, con un cambio de etapa en 15% de los pacientes17,18.

Para evaluación de recurrencias en CPCNP, múltiples estudios han demostrado que el PET es muy sensible en la detección de enfermedad residual o recurrencias (97% a 100%), con especificidad entre 61% y 100%, siendo más sensible que la TC. Se recomienda esperar al menos 3 meses para control post-radioterapia (RT) para evitar FP por neumonitis postradiación o necrosis intratumoral12.

En relación a evaluación de terapia en CPCNP, la exactitud del PET en la evaluación del mediastino post-quimioterapia (QT) es excelente, superior a la TC, con mejor tasa de sobrevida si el estudio es negativo19. El tiempo recomendado para el estudio es de 1-2 semanas desde el inicio de la QT. Los pacientes cuyas lesiones pulmonares presentan mayor captación de FDG previo a la RT tendrán una mejor respuesta al tratamiento.

El PET FDG permite una mejor planificación de la RT, con el objeto de tener mayor cobertura del tumor y menor irradiación de tejidos sanos. Junto a la TC, permiten determinar mejor el volumen a irradiar según tamaño del tumor con una disminución significativa de volumen del pulmón irradiado, especialmente en pacientes con atelectasia asociada a tumor en la TC20. Se recomienda la integración de los datos del PET en la planificación del tratamiento de radioterapia, particularmente con las técnicas tridimensionales21,22, demostrándose cambios en la etapa en 33% de los pacientes y en los volúmenes de radiación en 25% de los casos23.

Asimismo, el PET FDG realizado precozmente post-tratamiento, es mejor predictor de sobrevida que la respuesta observada con TC, la estadificación inicial o el estadio del paciente pretratamiento24. El tamaño del tumor en TC y el índice de captación SUV en PET son los mejores predictores de sobrevida después de la resección pulmonar25.

El impacto del PET FDG en el manejo del cáncer pulmonar, fue estudiado a través de una encuesta a los médicos referentes de pacientes con cáncer pulmonar sospechado o conocido, produciendo un cambio en la estadificación de 44% de los pacientes (29% upstage y 15% downstage). Además, logró un cambio en 39% de los pacientes en el manejo intermodalidad (de cirugía a tratamiento médico, de cirugía a RT, médico a tratamiento paliativo, etc) y de 15% en el manejo intramodalidad (por ejemplo: alteración del enfoque médico, quirúrgico o RT)26. Otro estudio evaluó el impacto clínico del PET, encontrando un cambio del manejo en 67% de los casos, evitándose, en general, tratamientos innecesarios o el manejo fue más dirigido27.

La costo-efectividad del PET en la estadificación del CPCNP fue demostrada por dos estudios, incorporándolo a los estudios convencionales, ya que evita la cirugía en uno de cinco pacientes28,29.

En resumen, el rol del PET en cáncer pulmonar ha sido ampliamente demostrado en etapificación, evaluación de recurrencias y de respuesta a tratamiento, planificación de radioterapia y cambio de manejo30, significando también un ahorro al evitar tratamientos agresivos en casos avanzados.

Cáncer pulmonar de células pequeñas

El CPCP representa, aproximadamente, 20% de las neoplasias pulmonares y es un tumor de crecimiento muy rápido, por lo que frecuentemente los pacientes se presentan con enfermedad muy avanzada y tumor irresecable. Al momento del diagnóstico, 30-40% de los pacientes presenta enfermedad limitada, definida como confinada a un hemitórax, mediastino y nódulos linfáticos regionales, los que pueden ser irradiados con un solo campo. La enfermedad diseminada significa extensión fuera del tórax o con presencia de derrame pleural maligno. Sin tratamiento, los pacientes tienen sobrevida promedio de aproximadamente 6 semanas; con tratamiento, los con enfermedad limitada sobreviven entre 12-14 meses y los con enfermedad diseminada viven de 8-10 meses. El tratamiento incluye habitualmente QT, RT o ambas y, rara vez, cirugía.

El PET FDG permite una correcta estadificación de pacientes con CPCP, identificando precozmente enfermedad limitada versus enfermedad diseminada31-34. Algunos autores sugieren que la estadificación del CPCP con PET es equivalente a la de los procedimientos convencionales35,36.

Por otra parte, ayuda a determinar la modalidad de tratamiento más adecuada en etapas precoces, cuando la cirugía es todavía una opción y permite evaluar el tratamiento. Un estudio negativo ayuda a descartar enfermedad residual37. Asimismo, otorga información pronóstica en pacientes tratados, ya que un estudio positivo se asocia de manera significativa a una pobre sobrevida38.

Algunos estudios demuestran que el PET en CPCP tiene gran impacto, influyendo tanto en el estadio como en el manejo en 29% de ellos, siendo, además, de gran utilidad para la planificación de la RT39,40.

Metástasis pulmonares

Las metástasis pulmonares solitarias pueden ser tratadas quirúrgicamente con baja morbimortalidad. Sin embargo, sólo 30% de los pacientes con lesiones resecables puede ser curado con cirugía, por lo que se requiere una óptima selección. La principal razón para la exclusión de cirugía es la presencia de enfermedad extratorácica.

El PET FDG preoperatorio en pacientes con metástasis pulmonares puede modificar la conducta al detectar metástasis ocultas en otros órganos, el sitio primario de recurrencia, o compromiso linfático en hilios o mediastino. Asimismo, puede excluir metástasis a distancia frente a imágenes anatómicas no concluyentes.

En un estudio de 86 pacientes con sospecha de metástasis pulmonares, 21% fue excluido de la cirugía basados en el PET por metástasis extrapulmonares, recurrencia del sitio primario, adenopatías mediastínicas y por enfermedad benigna. En el grupo que se efectuó la resección de las metástasis, la sensibilidad del PET fue de 87%41.

Experiencia preliminar chilena

De los pacientes derivados al Centro PET por indicaciones oncológicas, 24% (78 pacientes) fue referido para evaluación de lesiones pulmonares: 39 de ellos fue referido por nódulos o masas pulmonares; 35 por cáncer pulmonar conocido y 4 por sospecha de metástasis pulmonares (de cáncer gástrico, de mama, melanoma y primario desconocido).

De este grupo de pacientes, 40 eran mujeres (51%), con edad promedio de 62±1 años (rango 29-88 años). Sólo 13% era portador de diabetes mellitus, los que continuaron con su manejo habitual.

La preparación del paciente para el estudio consistió en ayuno mínimo de 6 h. Se realizó chequeo de la glicemia previo a la inyección del radiofármaco, obteniendo valores de 98±17 mg/dl (rango 62-161 mg/dl). Luego de la inyección del F18-FDG, el paciente permaneció en reposo durante una hora. Posteriormente, se efectuaron imágenes del cuerpo entero, con equipo PET dedicado Siemens (de 4 mm resolución), incluyendo desde la cabeza hasta bajo la pelvis. Las dosis inyectadas fueron en promedio: 477±107 MBq (13±3 mCi). El procesamiento y reconstrucción de las imágenes se efectuó con programas de softwares convencionales, obteniendo cortes transaxiales, coronales y sagitales de todo el cuerpo, así como imágenes tridimensionales evaluadas en modo cine.

Los sitios de distribución normal del FDG son, con mayor intensidad: cerebro, corazón, riñones y vejiga; con menor actividad: pulmones, hígado, bazo, esqueleto (Figura 1). La única contraindicación relativa es el embarazo. Asimismo, la dosis de radiación a la que el paciente es sometido es muy baja, incluso menor a la de una TC, siendo el órgano más irradiado la vejiga.


Figura 1. Distribución normal del F18-FDG, cortes coronales. Se aprecia mayor concentración de la actividad en cerebro, corazón y vejiga. También se visualizan hígado, bazo, riñones.

De los pacientes estudiados, se contó con histología en 47 casos. En 35 pacientes con cáncer pulmonar conocido, con sospecha de recidiva o para reestadificación, cuyos PET fueron positivos (80%), se realizaron nuevos tratamientos sin requerir nueva histología en la mayoría de los casos. En 4 casos que fueron sometidos a cirugía, se confirmó el resultado del PET.


 
Figura 2. Mujer de 66 años. TC de tórax revela un NP espiculado de 2 cm en vértice pulmonar izquierdo y opacidades nodulillares confluentes en vértice derecho, sugerente estas últimas de alteraciones residuales. PET FDG de cuerpo entero demuestra intenso hipermetabolismo en NP izquierdo compatible con actividad tumoral maligna; sin evidencias de diseminación a distancia. La paciente fue sometida a cirugía confirmándose un adenocarcinoma pulmonar.   Figura 3. Mujer de 79 años con una masa pulmonar derecha, cuya biopsia por FBC revela adenocarcinoma. PET FDG de etapificación: múltiples áreas de intenso hipermetabolismo en ambos pulmones, hilios pulmonares, mediastino derecho, suprarrenal izquierda, lóbulo hepático derecho, subhepático izquierdo, cervical alto izquierdo y a nivel de T7, compatible con tumor primario pulmonar y extenso compromiso a distancia.

Sólo 4 pacientes fueron referidos por sospecha de metástasis pulmonares, los que tenían PET negativo a nivel pulmonar. Un paciente con nódulos pulmonares de hasta 8 mm no demostró captación anormal. Sin embargo, la histología de estas lesiones fue positiva (FN).


 
Figura 4a y 4b. Hombre de 64 años, fumador, que presenta una masa pulmonar cuya biopsia por punción reveló carcinoma epidermoide pobremente diferenciado. a) PET FDG de etapificación: masa de intenso hipermetabolismo en pulmón izquierdo compatible con tumor primario maligno, con diseminación en pulmón contralateral. b) PET de control post quimioterapia a los 4 meses: marcada regresión de actividad y tamaño de la masa pulmonar izquierda, con desaparición de lesiones pulmonares derechas, compatible con respuesta significativa al tratamiento.

De los 39 pacientes referidos por NPS o masa pulmonar, en los que presentaron PET negativo (48,7%), la conducta ha sido el seguimiento con TC. En los que el PET fue positivo (n=20), se contó con histología en 16 pacientes. El resultado histológico confirmó el resultado del PET en 88%. Los resultados individuales obtenidos en este grupo de pacientes pueden ser analizados en la Tabla 1. Se encontraron dos FP: una paciente con una masa pulmonar con alta captación heterogénea del FDG, en la que la cirugía reveló schwanoma abscedado y centro necrótico y otra paciente con una masa de 6 cm, con captación moderada del trazador, en quien la histología reveló hamartoma.


Con una casuística actual de más de 800 pacientes, la principal indicación del PET FDG corresponde a lesiones pulmonares sospechosas de neoplasia o cáncer pulmonar conocido. Nuestra experiencia ha sido muy satisfactoria, sin verse afectada por la patología pulmonar prevalente de nuestro medio, como tuberculosis. El rendimiento obtenido en nuestro grupo es similar al reportado en la literatura, tanto para la caracterización de nódulos o masas pulmonares, como en aquellos con cáncer pulmonar conocido que fueron derivados para etapificación, reetapificación y evaluación de terapia, con resultados comparables o superiores a las otras técnicas de imágenes.

En el grupo de nódulos o masas pulmonares, el costo-beneficio del estudio está dado principalmente en las lesiones hipometabólicas, ya que se evitaron cirugías innecesarias, realizando seguimiento estrecho con TC. Asimismo, en pacientes en los que se encontró diseminación extensa al momento de la etapificación, se modificó el enfoque terapéutico, accediendo a esquemas más agresivos de quimio y radioterapia y evitando en algunos casos la cirugía, de especial importancia en pacientes portadores de alteraciones funcionales respiratorias basales en los que el riesgo quirúrgico es aún mayor.

El valor del examen en nuestro centro es aproximadamente a $500.000 pesos, que corresponde a uno de los precios más bajos del mundo para estudios PET de alta resolución, ya que tanto el Hospital Militar de Santiago como la Comisión Chilena de Energía Nuclear lo subvencionan parcialmente.

Conclusión

Con la revisión de la literatura y nuestros resultados iniciales42-47, presentamos al PET FDG como una técnica no invasiva, disponible en el país, de gran utilidad en la evaluación y manejo de nódulos pulmonares y pacientes portadores de cáncer pulmonar. La adecuada selección de los pacientes en quienes existe mayor rendimiento de la técnica debiera efectuarse en forma multidisciplinaria para obtener el máximo costo-beneficio y disminuir el riesgo quirúrgico en casos avanzados.

 

Referencias

1.    Rohren EM, Turkington TG, Coleman RE. Clinical applications of PET in oncology. Radiology 2004; 231: 305-32.        [ Links ]

2.    Tan BB, Flaherty KR, Kazerooni EA, Ianettoni MD. The solitary pulmonary nodule. Chest 2003; 123: p89S-96S.        [ Links ]

3.    Ost D, Fein AM, Feinsilver SH. Clinical Practice: The solitary pulmonary nodule. N Engl J Med 2003; 348: 2535-42.        [ Links ]

4.    Detterbeck FC, Falen S, Rivera MP, Halle JS, Socinski MA. Seeking a home for a PET, part 1: defining the appropriate place for positron emission tomography imaging in the diagnosis of pulmonary nodules or masses. Chest 2004; 125: 2294-9.        [ Links ]

5.    Gould MK, Maclean CC, Kuschner WG, Rydzak CE, Owens DK. Accuracy of positron emission tomography for diagnosis of pulmonary nodules and mass lesions. JAMA 2001; 285: 914-24.        [ Links ]

6.    Rohren EM, Lowe VJ. Update in Pet imaging of nonsmall cell lung cancer. Semin Nucl Med 2004; 34: 134-55.        [ Links ]

7.    Lowe VJ, Fletcher JW, Gobar L, Lawson M, Kirchner P, Valk P et al. Prospective investigation of positron emission tomography in lung nodules. J Clin Oncol 1998; 16: 1075-84.        [ Links ]

8.    Ruiz-Hernández G, de Juan R, Samanes A, Verea H, Penas JM, Veres A et al. Positron emission tomography using 18-FDG-PET in radiologically indeterminate pulmonary lesions. An Med Interna 2004; 21: 12-6.        [ Links ]

9.    Comber LA, Keith CJ, Griffiths M, Miles KA. Solitary pulmonary nodules: impact of quantitative contrast-enhanced CT on the cost-effectiveness of FDG-PET. Clinical Radiology 2003; 58: 706-11.        [ Links ]

10.   Gould MK, Sanders GD, Barnett PG, Rydzak CE, Maclean CC, McClellan MB et al. Cost-effectiveness of alternative management strategies for patients with solitary pulmonary nodules. Ann Intern Med 2003; 138: 724-35.        [ Links ]

11.   Gugiatti A, Grimaldi A, Rossetti C, Lucignani G, De Marchis D, Borgonovi E et al. Economic analyses on the use of positron emission tomography for the work-up of solitary pulmonary nodules and for staging patients with non-small-cell-lung-cancer in Italy. Q J Nucl Med 2004; 48: 49-61.        [ Links ]

12.   Ho Shon I, O'Doherty MJ, Maisey MN. Positron emission tomography in lung cancer. Sem Nucl Med 2002; 32: 240-71.        [ Links ]

13.   Pieterman RM, Van Putten JW, Meuzelaar JJ, Mooyaart EL, Vaalburg V, Koeter GH et al. Preoperative staging of non-small-cell lung cancer with positron emission tomography. N Engl J Med 2000; 343: 254-61.        [ Links ]

14.   Toloza EM, Harpole L, McCrory DC. Noninvasive staging of non-small cell lung cancer: a review of the current evidence. Chest 2003; 123 (1 suppl): 137S-146S.        [ Links ]

15.   Vansteenskiste JF. Pet scan in the staging of non-small cell lung cancer. Lung cancer 2003; 42: S27-S37.        [ Links ]

16.   Gould MK, Kuschner WG, Rydzak CE, Maclean CC, Demas AN, Shigemitsu H et al. Test performance of positron emission tomography and computed tomography for mediastinal staging in patients with non small cell lung cancer. A meta-analysis. Ann Intern Med 2003; 139: 879-92.        [ Links ]

17.   Detterbeck FC, Falen S, Rivera MP, Halle JS, Socinski MA. Seeking a home for a PET, part 2: defining the appropriate place for positron emission tomography imaging in the staging of patients with suspected lung cancer. Chest 2004; 125: 2300-8.        [ Links ]

18.   Verhagen AF, Bootsma GP, Tjan-Heijnen VC, van der Wilt GJ, Cox AL, Brouwer MH et al. FDG-PET in staging lung cancer: how does it change the algorithm? Lung Cancer 2004; 44: 175-81.        [ Links ]

19.   Vansteenskiste JF, Stroobants SG, De Leyn PR, Dupont PJ, Verbeken EK. Potential use of FDG-PET scan after induction chemotherapy in surgically staged IIIa-N2 non-small-cell lung cancer: a prospective study. The Leuven lung cancer group. Ann Oncol 1998; 9: 1193-8.        [ Links ]

20.   Vanuytsel LJ, Vansteenkiste JF, Stroobants SG, De Leyn PR, De Wever W, Verbeken EK et al. The impact of (18)F-fluoro-2-deoxy-D-glucose positron emission tomography (FDG-PET) lymph node staging on the radiation treatment volumes in patients with non-small cell lung cancer. Radiother Oncol 2000; 55: 317-24.        [ Links ]

21.   Mah K, Caldwell C, Ung YC, Danjoux CE, Balogh JM, Ganguli SN et al. The impact of 18-FDG-PET on target and critical organs in CT-based treatment planning of patients with poorly defined non-small-cell lung carcinoma: a prospective study. Int J Radiation Oncology Biol Phys 2002; 52: 339-50.        [ Links ]

22.   Bradley J, Thorstad WL, Mutic S, Miller TR, Dehdashti F, Siegel BA et al. Impact of the FDG-PET on radiation therapy volume delineation in non-small-cell lung cancer. Int J Radiat Oncol Biol Phys 2004; 59: 78-86.        [ Links ]

23.   Hicks RJ, Kalff V, MacManus MP, Ware RE, Hogg A, McKenzie AF et al. 18F-FDG PET provides high-impact and powerful prognostic stratification in staging newly diagnosed non-small cell lung cancer. J Nucl Med 2001; 42: 1596-604.        [ Links ]

24.   MacManus MP, Hicks RJ, Matthews JP, McKenzie A, Rischin D, Salminen EK et al. Positron emission tomography is superior to computed tomography scanning for response assessment after radical radiotherapy or chemotherapy in patients with non-small-cell lung cancer. J Clin Oncol 2003; 21: 1285-92.        [ Links ]

25.   Downey RJ, Akhurst T, Gonen M, Vincent A, Bains MS, Larson S et al. Preoperative F-18 fluorodeoxyglucose-positron emission tomography maximal standardized uptake value predicts survival after lung cancer resection. J Clin Oncol 2004; 22: 3255-60.        [ Links ]

26.   Seltzer MA, Yap CS, Silverman DH, Meta J, Schieppers C, Phelps M et al. The impact of PET on the management of lung cancer: the referring physician's perspective. J Nucl Med 2002; 43: 752-6.        [ Links ]

27.   Kalff V, Hicks R, MacManus M, Binns D, McKenzie A, Ware R et al. Clinical impact of 18F-Fluorodeoxyglucose positron emission tomography in patients with non-small-cell lung cancer: a prospective study. J Clin Oncol 2001; 19: 111-8.        [ Links ]

28.   Verboom P, Van Tinteren H, Hoeskstra OS, Smit EF, Van Der Bergh JH, Schreurs AJ et al. Cost-effectiveness of FDG-PET in staging non-small cell lung cancer: the PLUS study. Eur J Nucl Med Mol Imaging 2003; 30: 1444-9.        [ Links ]

29.   Kelly RF, Tran T, Holmstrom A, Murar J, Segurola RJ Jr. Accuracy and cost-effectiveness of 18F-2-fluoro-deoxy-D-glucose-positron emission tomography scan in potentially respectable non-small-cell lung cancer. Chest 2004; 125: 1413-23.        [ Links ]

30.   Oyen WJ, Bussnik J, Verhagen AF, Corstens FH, Bootsma GP. Role of FDG-PET in the diagnosis and management of lung cancer. Expert Rev Anticancer Ther 2004; 4: 561-7.        [ Links ]

31.   Shen YY, Shiau YC, Wang JJ, Ho ST, Kao CH. Whole-body 18F-2-deoxyglucose positron emission tomography in primary staging small cell lung cancer. Anticancer Res 2002; 22: 1257-64.        [ Links ]

32.   Chin RJ, McCain TW, Miller AA, Dunagan DP, Acostamadiedo J, Case LD et al. Whole body FDG-PET for the evaluation and staging of small cell lung cancer: a preliminary study. Lung Cancer 2002; 37: 1-6.        [ Links ]

33.   Schumacher T, Brink I, Mix M, Reinhardt M, Herget G, Digel W et al. FDG-PET imaging for the staging and follow-up of small cell lung cancer. Eur J Nucl Med 2001; 28: 483-8.        [ Links ]

34.   Brink I, Schumacher T, Mix M, Ruhland S, Stoelben E, Digel W et al. Impact of 18F-FDG-Pet on the primary staging of small-cell lung cancer. Eur J Nucl Mol Imaging, publicado en línea, Julio 2004.        [ Links ]

35.   Hauber HP, Bahuslavizki KH, Lund CH, Fristcher-Ravens A, Meyer A, Pforte A. Positron emission tomography in the staging of small cell lung cancer: a preliminary study. Chest 2001; 119: 950-4.        [ Links ]

36.   Bradley JD, Dedashti F, Mintun MA, Govidan R, Trinkaus F, Siegel BA. Positron emission tomography in limited-stage small-cell lung cancer: a prospective study. J Clin Oncol 2004; 22: 3248-54.        [ Links ]

37.   Zhao DS, Valdivia AY, Li Y, Blaufox MD. 18F-flurordeoxyglucose positron emission tomography in small-cell lung cancer. Semin Nucl Med 2002; 32: 272-5.        [ Links ]

38.   Pandit N, Gonen M, Krug L, Larson SM. Prognostic value of 18F-FDG PET imaging in small cell lung cancer. Eur J Nucl Med Mol Imaging 2003; 30: 78-84.        [ Links ]

39.   Kamel EM, Zwahlen D, Wyss M, Stumpe KD, Von Schulthess GK, Steinert HC. Whole-body 18-F-FDG PET improves the management of patients with small cell lung cancer. J Nucl Med 2003; 44: 1911-7.        [ Links ]

40.   Blum R, MacManus MP, Riscin D, Michael M, Ball D, Hicks RJ. Impact of positron emission tomography on the management of patients with small-cell lung cancer: preliminary experience. Am J Clin Oncol 2004; 27: 164-71.        [ Links ]

41.   Pastorino U, Veronesi G, Landoni C, León M, Picchio M, Solli PG et al. Fluorodoexyglucose positron emission tomography improves preoperative staging of resectable lung metastasis. J Thorac Cardiovasc Surg 2003; 126: 1906-10.        [ Links ]

42.   González P, Massardo T, Canessa J, Humeres P, Jofré MJ. Aplicaciones clínicas de la tomografía de emisión de positrones PET. Rev Méd Chile 2002; 130: 569-79.        [ Links ]

43.   González P, Jofré J, Massardo T, Humeres P, Canessa J, Sierralta P. Uso de la tomografía de positrones en cáncer colorrectal. Rev Chil Radiol 2002; 8: 72-6.        [ Links ]

44.   Sierralta P, Jofré MJ, González P, Massardo T, Humeres P, Canessa J. PET, tomografía por emisión de positrones: Presentación de un caso clínico. Rev Chil Radiol 2003; 9: 33-5.        [ Links ]

45.   Massardo T, Canessa J, Jofré MJ, Humeres P, González P, Sierralta P. Utilidad de la tomografía de emisión de positrones (PET) con fluordeoxiglucosa (FDG) en patología oncológica. Rev Chil Cancerología y Hematología 2003; 13: 9-28.        [ Links ]

46.   Canessa J, Larach J, Massardo T, Parra J, Jofré J, González P et al. Utilidad del estudio de imágenes PET con Flúor18-Desoxiglucosa (F18FDG) en la evaluación de elevación de marcador tumoral CA 19-9 en una paciente con cistoadenocarcinoma mucinoso de páncreas. Rev Méd Chile 2004; 132: 347-52.        [ Links ]

47.   Massardo T, Jofré MJ, Canessa J, González P, Humeres P, Sierralta P et al. Experience with PET FDG; preliminary analysis. World J Nucl Med 2004; 3: S124.        [ Links ]

 

Correspondencia a: Dra. M Josefina Jofré M. Centro PET, Servicio Medicina Nuclear, Hospital Militar de Santiago. Holanda 050, Providencia, Santiago. Fonos: 562-365 3033/3035/3088. Fax: 562-365 3147. E mail: mjjofre@hosmil.cl

Recibido el 5 de abril, 2004. Aceptado en versión corregida el 19 de enero, 2005.

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons