SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.136 número7Trombosis venosa cerebral aisladaCarlos II de España, "El hechizado" índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Journal

Artigo

Indicadores

Links relacionados

  • Em processo de indexaçãoCitado por Google
  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO
  • Em processo de indexaçãoSimilares em Google

Compartilhar


Revista médica de Chile

versão impressa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.136 n.7 Santiago jul. 2008

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872008000700023 

 

Rev Méd Chile 2008; 136: 948-949

Cartas al Editor

 

La medición del intervalo QT: Una competencia médica a mejorar

How to improve the measurement of QT interval in an EKG

 

Dirección para correspondencia


Sr. Editor: El intevalo QT representa eletrocar-diográficamente la depolarización y repolarización ventricular, actividad eléctrica mediada por canales, complejas estructuras moleculares ubicadas dentro de la membrana celular del miocito, que regulan los flujos iónicos a través de ella. La rápida entrada de los iones positivos sodio y calcio a través de estos canales es la responsable de la depolarización miocárdica normal, y la repolarización ocurre cuando este flujo es sobrepasado por la salida de iones de potasio. Cuando una disfunción de estos canales resulta en un exceso intracelular de iones cargados positivamente, ya sea por insuficiente salida de potasio o excesiva entrada de sodio, la repolarización ventricular se retrasa y el intervalo QT se prolonga.

El aumento de la duración del intervalo QT en el ECG se ha asociado con un mayor riesgo de arritmias graves y muerte súbita, favoreciendo la aparición de la llamada taquicardia ventricular helicoidal "torsades de pointes"), potencialmente fatal. Hay varios factores implicados en la prolongación del QT. Se han descrito causas ligadas a genes y otras desencadenadas por uso de medicamentos tanto de uso cardiológico (Ej: amlodarona, sotalol, flecainide), y otros, especialmente drogas antidepresivas y antipsicóticas (Ej: imipramlna, haloperidol, quetiapina). En los últimos 10 años se han debido retirar del mercado otras drogas de uso frecuente, que prolongan el QT, por su asociación con la producción de arritmias ventriculares graves (Ej: los antihistamínicos terfenadina y astemizol, y el prokinético gastrointestinal, cisaprida)1.

Más recientemente, un QT muy acortado, aunque su frecuencia se considera rara, se ha asociado también a muerte súbita.

Por ello, la medición adecuada del QT resulta de importancia clínica. Sin embargo, se ha observado que la mayoría de los médicos no saben medir el QT y no pueden hacer el diagnóstico de síndrome de QT prolongado. En un estudio, 76% de los médicos, incluidos cardiólogos y médicos de urgencia, no sabían definir el QT2. En otro, sólo 43% de médicos no cardiólogos midieron el QT correctamente3, y en otro, menos de 25% de los médicos, incluidos cardiólogos clínicos, pudieron clasificar correctamente el QT como alargado o normal4.

La duración del intervalo QT puede tener variaciones circadianas, de edad y de género, siendo la frecuencia cardiaca el factor más decisivo en su duración. Por tanto, su medición debe ser siempre corregida de acuerdo a ella; éste es el QT corregido. Las mediciones realizadas de manera computacional no son confiables. Para medir adecuadamente el QT basta un ECG de 12 derivaciones, tomado a la velocidad estándar de 25 mm por segundo, en reposo. En caso de evaluar el efecto de alguna droga, el ECG debe ser tomado en el momento de la mayor concentración sanguínea de la droga.

El intervalo QT debe ser medido desde el comienzo del complejo QRS hasta el final de la onda T, que corresponde al punto de intersección de su porción descendente con la línea isoeléctrica TP5.

Se recomienda medir el intervalo QT en la derivación D2 y V5 o V6, usando el promedio de los valores obtenidos en al menos 3 ciclos cardiacos. Para obtener el QT corregido, se recomienda, a pesar de no ser adecuada para frecuencias rápidas, usar la fórmula de Bazett, en la que el QT medido en segundos se divide por la raíz cuadrada del tiempo del RR precedente expresado en segundos.

Se considera, en general, que el QT corregido no debiera ser mayor a 450 mseg en hombres y 470 mseg en mujeres. Por sobre esos valores se debiera diagnosticar QT prolongado.

La medición del QT se hace especialmente difícil en presencia de fibrilación auricular, trastornos de la conducción eléctrica, síndrome de preexcitación, ritmo de marcapaso. También en arritmia sinusal, y en casos de ritmo sinusal regular pero donde la onda T no es fácil de medir, ya sea porque es bifásica o tiene muy cerca una onda U. La onda U debe incluirse en la medida, sólo si es lo suficientemente ancha para estar unida a la onda T. En caso de fibrilación auricular algunos recomiendan usar el QT promedio de 10 latidos en vez de 3; otros en cambio prefieren medir los intervalos QT que siguen al más corto y al más largo de los intervalos RR, dividiendo cada uno por la raíz cuadrada del intervalo RR precedente, y obtener el promedio de ambas mediciones. En los casos de depolarización anormal no hay método estandarizado de medición del QT, estimándose que el QTc no debiera sobrepasar los 500 mseg6.

Dr. Alexis Lama T.

 

REFERENCIAS

1. Zareba W. Drug induced QT prolongation. Cardiol J 2007; 14: 523-33.        [ Links ]

2. Montgomery H, Hunter S, Morris S, Naunton-Morgan, Marshall R. Interpretation of electrocardiograms by doctors. BMJ1994; 309: 1551-2.        [ Links ]

3. Al-Khatib SM, Lapointe NMA, Kramer JM, Chen AY, Hammill BG, Delong L et al. A survey of health care practitioners' knowledge of the QT interval. J Gen Intern Med 2005; 20: 392-6.        [ Links ]

4. Viskin S, Rosovski U, Sands AJ et al. Inaccurate electrocardiographic interpretation of long QT: The majority of physicians cannot recognize a long QT when they see one. Heart Rhythm 2005; 2: 569-74.        [ Links ]

5. Goldenberg I, Moss A, Zareba W. QT interval: How to measure it and what is "Normal". J Cardiovasc Electrophysiol 2006; 17: 333-6.        [ Links ]

6. Al-Khatib SM, Lapointe NMA, Kramer JM, Califf R. GAT clinicians should know about the QT interval. JAMA 2003; 289: 2120-7.        [ Links ]

 

Correspondencia a: Dr. Alexis Lama T. San Sebastián 2953, Depto. 22, Las Condes, Santiago de Chile. E mail: lamatoro@yahoo.es

 

Creative Commons License Todo o conteúdo deste periódico, exceto onde está identificado, está licenciado sob uma Licença Creative Commons