SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.136 número11Evaluación a largo plazo del estado nutricional, composición corporal y densidad mineral ósea en mujeres operadas de bypass gástrico: impacto del nivel socioeconómicoTratamiento endovascular de la disección aórtica tipo B mediante endoprótesis índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile v.136 n.11 Santiago nov. 2008

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872008001100008 

 

Rev Méd Chile 2008; 136: 1424-1430

ARTÍCULOS DE INVESTIGACIÓN

 

Sobrevida alejada de pacientes operados por cáncer gástrico incipiente

Long term survival of patients operated for early gastric cancer

 

Jean M Butte1, Javiera Torres2, Paola Viviani3, Ignacio Duarte2, Fernando Crovari1, Sergio Guzmán1, Roberto Cabreraa, Juan Pedemontea, Osvaldo Llanos1.

Departamentos de 1Cirugía Digestiva y 2Anatomía Patológica, Pontificia Universidad Católica de Chile, Santiago, Chile. 3Unidad de Estadística del Centro de Investigaciones Biomédicas (CIM).
aInternos de la Escuela de Medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile

Dirección para correspondencia


Background: Early gastric cancer involves mucosa and submucosa, independent of lymph node involvement. Radical gastrectomy is the standard treatment. Aim: To assess long term survival of patients operated for an early gastric cancer. Material and methods: Retrospective Rev iew of medical and pathology records of patients subjected to a gastrectomy for an early gastric cancer, between 1975 and 2002. All were treated using a standardized protocol and staged according to 2002 TNM classification of the American Joint Committee of Cáncer (AJCC). Demographic and pathologic features, operation performed and long term survival were recorded. Survival was analyzed using Kaplan-Meier method. Results: The series is comprised by 64 males and 41 females aged 61 + 1 years. Tumor was located in the upper third of the stomach on 33 subjects and a total gastrectomy was performed in 53. Pathology showed an intestinal type adenocarcinoma in 82 and a diffuse type in 23. In patients with involvement of mucosa and submucosa, 24 ± 14 and 22 ± 14 lymph nodes were excised, respectively. Lymph node involvement was present in 8% and 22% of patients with involvement of mucosa and submucosa, respectively. Five years survival was 94% and 78% in patients without and with lymph node involvement, respectively. Survival among patients in stage IA and IB was 94% and 76%, respectively. Multivariate analysis showed that the lymph node involvement was an independent mortality risk factor. Conclusions: Total gastrectomy in patients with early gastric cancer is associated with a good survival. Lymph node involvement is a mortality risk factor.

(Key words: Fatal outcome; Gastrectomy; Stomach neoplasms)


El cáncer incipiente del estómago compromete la mucosa o la submucosa gástrica, independiente del compromiso ganglionar . El diagnóstico del cáncer gástrico en esta etapa no sólo requiere de programas de detección precoz en pacientes de mayor riesgo, sino que también la asociación de endoscopistas y patólogos entrenados en esta enfermedad y un desarrollo tecnológico mínimo2. En países como Japón o Corea, la implementación de programas de detección precoz y de seguimiento de enfermos ha permitido que en 40% a 50% de ellos se diagnostique el cáncer gástrico en esta etapa precoz, lo que permite un tratamiento oportuno y una mejor sobrevida3. A pesar de que Chile tiene una alta frecuencia de cáncer gástrico, el porcentaje de enfermos en etapa incipiente no supera el 20%4 y en la mayoría de los estudios es cercana a 10%-15%5-6, probablemente por la falta de programas de detección precoz.

Los objetivos de este trabajo son analizar las características clinicopatológicas, la sobrevida a largo plazo y establecer factores asociados a la sobrevida de un grupo de enfermos operados por un cáncer gástrico incipiente.

MATERIAL Y MÉTODOS

Se realizó un análisis retrospectivo de los registros clínicos y anatomopatológicos de los pacientes gastrectomizados entre 1975 y 2002 por cáncer gástrico incipiente en el Hospital Clínico de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Todos los enfermos fueron estudiados y tratados de acuerdo a un protocolo publicado pRev iamente7,8, con algunos cambios menores como la incorporación de la tomografía computada a partir del año 1985 en el estudio diagnóstico de los pacientes.

Los pacientes fueron etapificados según la clasificación TNM-AJCC9. En cada paciente se consignó la edad, el sexo, la ubicación del tumor, el compromiso tumoral parietal, el tipo de operación practicada (gastrectomía subtotal o total), el tipo histológico, el grado de diferenciación del tumor, el número de ganglios resecados, el número de ganglios comprometidos por el tumor, la etapa tumoral y la sobrevida a largo plazo.

Se practicó una gastrectomía total a los pacientes que presentaban un tumor del tercio superior o de la parte superior del tercio medio y una gastrectomía subtotal a los pacientes que presentaban un tumor de la parte inferior del tercio medio o que comprometían el tercio inferior. En todos los pacientes se realizó una gastrectomía radical que incluyó omen-tectomía y linfadenectomía D2. La linfadenectomía D2 incluyó los linfonodos perigástricos, el grupo cellaco y los de la arteria hepática (grupos 1 a 9). En los pacientes con tumores del tercio distal se incluyó además el grupo 12 y en los pacientes esplenectomi-zados el grupo 10. En los enfermos sometidos a una gastrectomía total, el tránsito intestinal se reconstruyó con un asa de yeyuno en Y de Roux, desfuncionalizada en 70 cm. La anastomosis esofagoyeyunal fue término lateral y se realizó en forma manual o mecánica de acuerdo a la decisión del cirujano. En los enfermos sometidos a una gastrectomía subtotal, el tránsito intestinal se reconstituyó con una anastomosis tipo Billroth II o un asa de yeyuno en Y de Roux, desfuncionalizada en 70 cm, de acuerdo a la decisión del cirujano.

Estadística. Las variables categóricas se evaluaron con el test de %2. Las curvas de sobrevida se obtuvieron con el método de Kaplan-Meier y las diferencias fueron comparadas con el test de log-rank. Se consideró significativo un p <0,05. Se realizó un análisis multivariado de riesgos proporcionales con el método de Cox. Los resultados se expresan como media ± desviación estándar.

Dos enfermos (1,9%) fallecieron como consecuencia de la operación. Se logró completar el seguimiento en 99 de los 103 enfermos restantes (96%). La mediana de seguimiento fue de 95,5 meses.

RESULTADOS

Durante el período analizado se realizó una gastrectomía por cáncer gástrico a un total de 1.051 pacientes. De ellos, en el examen anatomo-patológico se encontró un cáncer incipiente en 105 (10%), quienes son los que conforman el grupo de estudio de este trabajo. La serie está compuesta por 64 (61%) hombres y 41 (39%) mujeres, con una edad de 60,8 ± 1,41 años.

El tumor se ubicó en el tercio superior del estómago en 33 enfermos, en el tercio medio en 27, en el tercio inferior en 41 y comprometió más de un tercio en 4 pacientes. En la observación macroscópica endoscópica preoperatoria se sospechó un cáncer incipiente en 101 (96,2%) enfermos; 14 de tipo I, 77 de tipo II y 10 de tipo III. Sin embargo, la forma macroscópica descrita por el patólogo fue levemente diferente, 15 de tipo I, 78 de tipo II, 11 de tipo III y 1 multifocal (Tabla 1).


Se realizó una gastrectomía total a 53 enfermos y una subtotal a 52. A 18 de los 53 enfermos tratados con una gastrectomía total, se les realizó una esplenectomía.

El estudio anatomopatológico demostró un ade-nocarcinoma de tipo intestinal en 82 enfermos y un adenocarcinoma de tipo difuso en 23. En 40 enfermos el tumor fue bien diferenciado, en 27 moderadamente diferenciado y en 48 poco diferenciado.

En los pacientes con compromiso tumoral mucoso se resecaron 24,1 ± 13,6 ganglios y en los con invasión tumoral de la submucosa 21,9 ± 13,6 (p =NS). Se observó compromiso tumoral ganglionar en 5 (7,8%) enfermos con cáncer mucoso y en 9 (22%) con cáncer submucoso (p <0,05) (Tabla 1). Cinco (4,8%) pacientes presentaron compromiso ganglionar de la segunda barrera linfática, uno con un tumor mucoso y 4 con tumores con invasión submucosa.

La sobrevida a 5 años del grupo de 99 pacientes fue de 90,5% (Figura 1). En los enfermos con compromiso mucoso, la sobrevida a 5 años (90,6%) no mostró diferencias significativas con la de los enfermos con un cáncer con compromiso submucoso (90,2%). La sobrevida de los pacientes sin compromiso ganglionar fue de 94,1% y de 77,9% en los con compromiso ganglionar (p <0,05) (Figura 2). La sobrevida de los enfermos en etapa IA fue mayor (94,1%) que la de los en etapa IB (76,2%) (p <0,05). No se observó diferencias en la sobrevida según la morfología ni el grado de diferenciación tumoral. El modelo univariado mostró que la presencia de ganglios positivos y la etapa IB se asocian a una menor sobrevida (Tabla 2). El modelo multivariado demostró que la presencia de ganglios positivos es un factor independiente negativo de sobrevida.




DISCUSIÓN

El diagnóstico de enfermos con cáncer gástrico incipiente es un desafío importante y se facilita con el desarrollo de programas de detección masiva10,11. La importancia del diagnóstico de un cáncer incipiente radica en que estos enfermos tienen una sobrevida significativamente mayor que la de los pacientes con tumores avanzados y además se pueden seleccionar enfermos para tratamientos menos invasivos3. Lamentablemente, el bajo porcentaje de enfermos en esta etapa tumoral hace que sea difícil establecer subgrupos de pronóstico diferente. No obstante, se ha señalado que la sobrevida se relacionaría principalmente con el compromiso parietal del tumor y la invasión tumoral de los ganglios linfáticos12,13.

Al igual que lo observado en otros estudios nacionales, este trabajo muestra que el porcentaje de cánceres gástricos incipientes, en nuestro medio, es bajo (10%)5,6,14,1 . Además, la distribución por sexo y por ubicación del tumor en el estómago es similar a otras comunicaciones.

Se ha señalado que entre los pacientes con tumores incipientes, existen subgrupos con distinto pronóstico a largo plazo, el que en la mayoría de ellos es consecuencia del compromiso ganglionar12. Los resultados de este estudio confirman que los pacientes con ganglios positivos tienen una sobrevida significativamente menor que aquellos con ganglios negativos.

A pesar de que en esta serie no se demostró que el compromiso parietal es un factor pronóstico independiente de sobrevida, existiría una relación directa entre el porcentaje de ganglios comprometidos y el compromiso parietal del tumor16,17. De esta forma, los enfermos con tumores submucosos tendrían un mayor compromiso ganglionar y se podría inferir que, por esa razón, los tumores submucosos podrían tener un peor pronóstico que los tumores mucosos18.

Otro factor que en los últimos años se ha asociado a un peor pronóstico en un grupo de tumores incipientes, es la presencia de microme-tástasis. Algunos autores señalan que existiría una asociación entre la presencia de micrometástasis y el compromiso ganglionar19. Borie y cols20 comunicaron que los enfermos con micrometástasis tuvieron una menor sobrevida y demostraron que la presencia de esta característica anatomopatológica era un factor pronóstico independiente de sobrevida en los pacientes con un cáncer incipiente. Sin embargo, esto no ha podido ser demostrado en otros estudios19,21.

La detección de tumores en una etapa precoz no sólo es importante desde el punto de vista oncológico, sino que también permite seleccionar enfermos para tratamientos menos invasivos3,22. De esta manera, en los últimos años se han desarrollado resecciones gástricas más económicas, tanto endoscópicas como laparoscópicas para cánceres incipientes con aparentes buenos resultados22,23. A pesar que la técnica laparoscópica ha sido validada en países como Japón y Corea para el tratamiento de cánceres gástricos incipientes, la experiencia en Chile, en este tipo de tratamientos menos agresivos es todavía muy inicial24. Todos los enfermos de este estudio fueron sometidos a una gastrectomía total con disección ganglionar D2 clásica.

Kitano y cols22 en un estudio multicéntrico evaluaron los resultados quirúrgicos en 1.294 enfermos con un cáncer gástrico incipiente tratados con gastrectomía por vía laparoscópica. Sólo 0,6% de los enfermos presentaron recurrencia y ésta fue más frecuente en los enfermos con compromiso de la submucosa y con invasión ganglionar. La sobrevida a 5 años fue comparable a la comunicada para la vía abierta clásica. Sin embargo, la mayoría de las resecciones fueron gastrectomías subtotales, la anastomosis esofago-yeyunal en las gastrectomías totales fue realizada a través de una minilaparotomía, no hubo una descripción detallada de la disección ganglionar realizada y no se describió el momento de alta hospitalaria de los enfermos. Por esta razón, y a pesar que estos tratamientos menos invasivos parecen ser atractivos y sus resultados inmediatos son muy buenos, es necesario todavía un tiempo de observación prolongado para evaluar sus resultados oncológicos y la sobrevida de los enfermos, que es lo más importante en el tratamiento de un enfermo con cáncer.

En la búsqueda de tratamientos menos agresivos, la disección ganglionar D2 también ha sido cuestionada por algunos autores, considerando que los enfermos con tumores incipientes del estómago tienen una baja posibilidad de tener compromiso de la segunda barrera ganglionar, el que se ha descrito entre 1,45% y 5%25,26. El cambio de esta conducta a una disección ganglionar más limitada, DI, Día o D1B27 debería ser parte de un protocolo prospectivo de evaluación del estadio preoperatorio del tumor, con mayor precisión en la determinación del compromiso tumoral de la pared gástrica y de las metástasis ganglionares. En este sentido se ha comunicado resultados promisorios con la endosonografía y el estudio de la biopsia endoscópica, que en algunos centros, incluso se considera una resección endoscópica3. En Japón o Corea, antes de decidir la modalidad de tratamiento de un enfermo con cáncer gástrico incipiente se realiza un estudio detallado de la pieza endoscópica (biopsia o resección endoscópica), con el fin de poder determinar con mayor precisión la posibilidad de presentar compromiso ganglionar, con el fin de no administrar tratamientos insuficientes a enfermos que tienen la posibilidad de tener un tratamiento curativo3. En este estudio no se utilizó la endosonografía de rutina, examen que ha demostrado una sensibilidad de 65% a 85%28.

Es necesaria la realización de más estudios prospectivos para evaluar los resultados a largo plazo de los tratamientos menos invasivos, tanto endoscópicos como laparoscópicos que permitan asegurar la calidad oncológica de la operación y obtener sobrevidas de los enfermos al menos iguales que las conocidas con las intervenciones radicales tradicionales.

Cinco (4,8%) enfermos de este estudio presentaron compromiso de la segunda barrera ganglionar. A pesar que la mayoría de ellos tuvieron compromiso submucoso, es importante destacar que un enfermo tuvo compromiso mucoso. Este hallazgo podría favorecer la conducta de realizar una disección D2 a todos los enfermos, pero también enfatiza la necesidad de tener una mayor precisión diagnóstica del compromiso parietal mucoso o submucoso antes de la operación.

La sobrevida de los enfermos de este estudio es similar a la publicada por otros autores6,20,25.29-31, la que fue significativamente menor en los enfermos con ganglios comprometidos y en etapa IB.

En resumen, de este estudio se puede concluir que el compromiso parietal del tumor se correlaciona con la presencia de metástasis ganglionares. Esto incide en la etapa tumoral y se asocia a un peor pronóstico de los pacientes en etapa IB. La vía de abordaje y la disección ganglionar D2 podrían ser importantes en la sobrevida alejada de este grupo de enfermos. La modificación de esta conducta terapéutica podría ser posible sólo después de protocolos que permitan precisar mejor el estadio preoperatorio de los enfermos.

 

REFERENCIAS

1. Japanese Gastric cancer Association. Japanese classification of gastric carcinoma-2nd English edition. Gastric cancer 1998; 1: 10-24.        [ Links ]

2. Gotoda T. Endoscopic resection of early gastric cancer. Gastric cancer 2007; 10: 1-11.        [ Links ]

3. Maruyama K, Okabayashi K, Kinoshita T. Progress in gastric cancer in Japan and its limits of radicality. World J Surg 1987; 11: 418-25.        [ Links ]

4. Calvo A, Pruyas M, Nilsen E, Verdugo P. Pesquisa poblacional de cáncer gástrico en pacientes sintomáticos digestivos, período 1996-2000. Rev Méd Chile 2001; 129: 749-55.        [ Links ]

5. Csendes A, Smok G, Braghetto I, Medina E, Pizurno D, Guzmán S. Cáncer gástrico incipiente e intermedio: II. Aspectos anatomopatológicos y quirúrgicos: estudio cooperativo entre 13 hospitales. Rev Méd Chile 1991; 119: 1128-35.        [ Links ]

6. García C, Benavides C, Apablaza P, Rubilar O, Covacevich R, Peñaloza M et al. Surgical treatment of gastric cancer: results in 423 cases. Rev Méd Chile 2007; 135: 687-95.        [ Links ]

7. Llanos O, Guzmán S, Pimentel F, Ibáñez L, Duarte I. Results of surgical treatment of gastric cancer. Dig Surg 1999; 16: 385-8.        [ Links ]

8. Llanos O, Butte JM, Crovari F, Duarte I, Guzmán S. Survival of young patients after gastrectomy for gastric cancer. World J Surg 2006; 30: 17-20.        [ Links ]

9. American Cancer Society. American Joint Committee on Cancer. AJCC Cancer Staging Manual. 6th Edition. Lippincott-Raven. 2002.        [ Links ]

10. Suzuki H, Gotoda T, Sasako M, Saito D. Detection of early gastric cancer: misunderstanding the role of mass screening. Gastric cancer 2006; 9: 315-9.        [ Links ]

11. Hisamichi S. Screening for gastric cancer. World J Surg 1989; 13: 31-7.        [ Links ]

12. Roviello F, Rossi S, Marrelli D, Pedrazzani C, Corso G, Vindigni C et al. Number of lymph node metastases and its prognostic significance in early gastric cancer: a multicenter Palian study. J Surg Oncol 2006; 94: 275-80.        [ Links ]

13. Cheong J, Hyung W, Shen J, Song C, Kim J, Choi S et al. The N ratio predicts recurrence and poor prognosis in patients with node-positive early gastric cancer. Ann Surg Oncol 2006; 13: 377-385.        [ Links ]

14. Csendes A, Braghetto I, Smok G, Nava O, Medina E. A cooperative study on early and intermediate gastric cancer: clinical, diagnostic and therapeutic aspects. Rev Méd Chile 1992; 120: 397-406.        [ Links ]

15. Valenzuela E, Martínez R, Sharp A, Naquira C, Roblero JP. Interposición de asa tipo Henley-Pongmire en gastrectomía total: experiencia en Hospital San Camilo de San Felipe. Rev Chil Cir 2004; 56: 449-52.        [ Links ]

16. Katai H, Sano T. Early gastric cancer: concepts, diagnosis and management. Int J Clin Oncol 2005; 10: 375-83.        [ Links ]

17. Kasakura Y, Fuji M, Mochizuki F, Imai S, Kanamori N, Suzuki T. Clinicopathological features of the superficial spreading type of early gastric cancer. Gastric cancer 1999; 2: 129-35.        [ Links ]

18. Ishikawa S, Togashi A, Inoue M, Honda S, Nozawa F, Toyama E et al. Indications for EMR/ESD in cases of early gastric cancer: relationship between histological type, depth of wall invasión, and lymph node metastasis. Gastric cancer 2007; 10: 35-8.        [ Links ]

19. Morgagni P, Saragoni P, Folli S, Gaudio M, Scarpi E, Bazzocchi F et al. Pymph node micrometastases in patients with early gastric cancer: experience with 139 patients. Ann Surg Oncol 2001; 8: 170-174.        [ Links ]

20. Borie F, Rigau V, Fingerhut A, Millat B. French Association for Surgical Research. Prognostic factors for early gastric cancer in France: Cox regression analysis of 332 cases. World J Surg 2004; 28: 686-91.        [ Links ]

21. Morgagni P, Saragoni P, Scarpi E, Zattini P, Zaccaroni A, Morgagni D et al. Pymph node micrometastases in early gastric cancer and their impact on prognosis. World J Surg 2003; 27: 558-61.        [ Links ]

22. Kitano S, Shiraishi N, Uyama I, Sugihara K, Tanigawa N; Japanese Paparoscopic Surgery Study Group. A multicenter study on oncologic outcome of laparoscopic gastrectomy for early cancer in Japan. Ann Surg 2007; 245: 68-72.        [ Links ]

23. PPuscher C, Mingoli A, Sgarzini G, Sansonetti A, Di Paola M, Recher A et al. Paparoscopic versus open subtotal gastrectomy for distal gastric cancer: five-year results of a randomized prospective trial. Ann Surg 2005; 241: 232-7.        [ Links ]

24. Escalona A, Pérez G, Crovari F, Boza C, Pimentel F, Devaud N et al. Paparoscopic gastrectomy in gastric cancer: Experience in four patients. Rev Méd Chil 2007; 135: 512-6.        [ Links ]

25. Nitti D, Marchet A, Mammano E, Ambrosi A, Belluco C, Mencarelli R et al. Extended lymphadenectomy (D2) in patients with early gastric cancer. Eur J Surg Oncol 2005; 31: 875-81.        [ Links ]

26. Yoshikawa T, Tsuburaya A, Kobayashi O, Sairenji M, Motohashi PP, Noguchi Y. Is D2 lymph node dissection necessary for early gastric cancer? Ann Surg Oncol 2002; 9: 401-5.        [ Links ]

27. Wei J, Shiraishi N, Goto S, Yasuda K, Inomata M, Kitano S. Paparoscopy-assisted distal gastrectomy with DI+beta compared with DI+alpha lymph node dissection. Surg Endosc 2007 (en prensa).        [ Links ]

28. Sano T, Okuyama Y, Kobori O, Shimizu T, Morioka Y. Early gastric cancer; endoscopic diagnosis of depth of invasion. Dig Dis Sci 1990; 35: 1340-5.        [ Links ]

29. Csendes A, Medina E, Smok G, Korn O. Pong-term survival of patients with stomach cancer treated with subtotal gastrectomy. Rev Méd Chile 1993; 121: 1388-94.        [ Links ]

30. Burmeister R, Fernandez M, Covacevich S. Experiencia de 15 años en el manejo del cáncer gástrico incipiente. Rev Chil Ciru 1987; 39: 23-29.        [ Links ]

31. Pisano R, Venturelli A. Early stomach cancer: the experience of the Hospital John Kennedy in Valdivia. 1976-1989. Rev Méd Chile 1990; 118: 1111-15.        [ Links ]

 

Recibido el 21 de diciembre, 2007. Aceptado el 10 de julio, 2008.

Correspondencia a: Dr. Osvaldo Llanos. Departamento de Cirugía Digestiva, Facultad de Medicina, Pontificia Universidad Católica de Chile. Marcoleta 367, Santiago, Chile. Fonos: 56-2-3543462, 56-2-3543870. Fax: 56-2-6382793. E mail: ollanos@puc.cl

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons