SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.140 número8Definición de la Medicina Interna y el internistaSimilitudes y diferencias entre las muertes por malaria y por abortos índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile vol.140 no.8 Santiago ago. 2012

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872012000800020 

Rev Med Chile 2012; 140: 1087-1088

CARTA AL EDITOR

 

Adrenalitis tuberculosa

 

Tuberculous adrenalitis

 

José Luis Cabrerizo-García1, Begoña Zalba-Etayo2, Ruth Domene-Moros3

1Servicio de Medicina Interna, 2Unidad de Cuidados Intensivos, 3Servicio de Radiología Hospital Universitario "Lozano Blesa". Zaragoza, España.

Correspondencia a:


 

Sr. Editor

La adrenalitis tuberculosa es el resultado de la diseminación hematógena de una tuberculosis (TBC) activa, detectándose en 6% de éstas. La insuficiencia suprarrenal o enfermedad de Addison es poco común y su causa más frecuente es autoinmune (70-90%)1. El origen tuberculoso es menos frecuente. El diagnóstico en ocasiones es difícil, pero si el tratamiento se instaura precozmente resulta muy efectivo. Presentamos el caso de un paciente con hiponatremia debida a enfermedad de Addison, secundaria a una tuberculosis pleural. El inicio del tratamiento específico consiguió una rápida mejoría y resolución de la hiponatremia.

Un varón de 84 años, exfumador desde hacía 7 años, con antecedentes de paquipleuritis derecha e hiperuricemia, independiente para actividades de la vida diaria, ingresó en el hospital con astenia, anorexia, náuseas y dolor abdominal. En la exploración clínica destacaron tensión arterial de 100/60 mmHg, temperatura de 37,4°C, hipoventilación en campo medio y base del pulmón izquierdo e hiperpigmentación cutánea difusa. La analítica presentaba hemoglobina de 10,2 g/ dl (rango normal 13-17,4) y leucocitos de 2,4 mil/mm3 (4-11), sodio plasmático de 122 mEq/L (132-145) y potasio de 5,42 mEq/L (3,1-5,1). La radiografía y la TAC toráxicas mostraron derrame pleural izquierdo y calcificación pleural derecha (Figura.1). El cortisol plasmático a las 8 h AM fue de 4,65 pg/dL (5-25) y la ACTH de 743 pg/ ml (0-46). Osmolaridad urinaria: 262 mOsm/K. La TAC abdominal mostró aumento de tamaño irregular de ambas glándulas suprarrenales (Figura.1). La prueba de Mantoux fue positiva. Se practicó toracocentesis evacuadora, obteniendo líquido de aspecto amarillo y turbio, con pH: 7,86, leucocitos: 1.080 (linfocitos: 96%), glucosa: 105 mg/dl, proteínas: 3,8 g/dl, LDH: 549 UI/L, ADA: 154,8 U/l (40-60), baciloscopia y cultivo negativos. Se diagnosticó una enfermedad de Addison con probable origen tuberculoso, por diseminación hematógena de un foco pleural activo y se inició tratamiento sustitutivo y tuberculostático con rifampicina, isoniacina y pirazinamida; posteriormente se recibió informe del cultivo de la biopsia pleural, positivo para Mycobacterium tuberculosis resistente a isoniacida por mutación del gen katG-por lo que se reinició tratamiento con rifampicina, levofloxacino y etambutol, manteniéndose durante 12 meses (suspendiendo el levofloxacino al 2° mes). La evolución de las cifras de sodio fue paralela al inicio del tratamiento específico. La mejoría clínica y analítica fue evidente, dándose alta hospitalaria a domicilio con controles posteriores donde se mantenía su buen estado general y evolución favorable.

Figura 1. a) TAC torácico: derrame pleural izquierdo y calcificación pleural derecha;
b) TAC abdominal: hipertrofia glándulas suprarrenales (flechas).

Se estima que entre 19 y 43% de la población mundial está infectada por TBC2. . La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió un incremento mundial de la TBC3 atribuyéndolo al aumento de la migración internacional, fallos en los sistemas sanitarios, poca eficacia de la vacuna, la pobreza de ciertos países de África, Asia y América Latina, la baja sensibilidad de los métodos diagnósticos y, sobre todo, la pandemia VIH/SIDA4,5. Se estima que el 4% de los casos corresponden a Mycobac-terium tuberculosis resistentes a más de una droga antituberculosa, lo que dificulta su tratamiento y curación, además de elevar el coste6.

Cuando en 1855 Thomas Addison describió la insuficiencia suprarrenal, la causa más frecuente era la TBC, hoy sólo representa 7-20% de los casos. Por otra parte, la adrenalitis tuberculosa únicamente se desarrolla en 0,3% a 5% de los pacientes con TBC7.

La glándula adrenal es el órgano endocrino que más frecuentemente se afecta debido a un foco primario de TBC, como el pulmón, el riñón o el intestino. No se conoce claramente el tropismo del bacilo por las glándulas suprarrenales. Suele permanecer clínicamente latente durante décadas y en el momento del diagnóstico, cuando aparecen sus manifestaciones clínicas, la destrucción de las mismas puede llegar hasta 90%.

Nerup propuso en 1974 los criterios para establecer el diagnóstico de la insuficiencia suprarrenal de origen tuberculoso: calcificaciones radiológicas adrenales y evidencia de diseminación hematógena8. Sin embargo, su baja sensibilidad etiquetaba a la mayoría de las formas tuberculosas como idiopáticas o autoinmunes y por ello son poco utilizados actualmente. La técnica de imagen de elección es la TAC, donde aparecen glándulas aumentadas al inicio, atróficas y calcificadas tras años de evolución. El diagnóstico etiológico de certeza lo confirma la biopsia, aunque puede evitarse en caso de demostrar una infección tuberculosa activa en otra localización9,10.

Cuando hay atrofia no hay consenso sobre la necesidad de comenzar tratamiento tuberculostático. Pero si están aumentadas bilateralmente, la pauta es similar a la TBC pulmonar11. La recuperación glandular depende de la cantidad de tejido funcionante que en este caso fue precoz, a pesar de la resistencia a isoniacida por la mutación del gen katG, asociada en 60-90% de los casos de resistencias12. El pronóstico es favorable y la supervivencia dependerá del proceso causal.

Debido al incremento de la prevalencia de la TBC en el actual contexto de crisis económica y social global13, debemos tener presente el probable origen tuberculoso en pacientes con insuficiencia suprarrenal. Su diagnóstico y tratamiento precoz son determinantes para preservar la función glandular.

Referencias

1. Ten S, New M, Maclaren N. Clinical review 130: Addison's disease 2001. J Clin Endocrinol Metabol 2001; 86: 2909-22.         [ Links ]

2. Kim JH, Langston AA, Gallis HA. Miliary tuberculosis: epidemiology, clinical manifestations, diagnosis, and outcome. Rev Infect Dis 1990; 12: 583-90.         [ Links ]

3. Jacobi J, Schnellhardt S, Kulschewski A, Amann KU, Kuefner MA, Eckardt KU. An unusual case of hyponatraemia. Nephrol Dial Transplant 2010; 25: 998-1001.         [ Links ]

4. Perkins MD, Kritski AL. Diagnostic testing in the control of tuberculosis. Bullettin WHO 2002; 80 (6): 512-3.         [ Links ]

5. http://www.who.int/tb/publications/globalreport/2009/keypoints/es/index.html. OMS, 2009.         [ Links ]

6. Maulen NP. Factores de virulencia de Mycobacterium tuberculosis. Rev Med Chile 2011; 139: 1605-10.         [ Links ]

7. Montoya T, Pavón I, Olivar J, Peñalver D, Iglesias P. Dificultades diagnósticas en un caso de enfermedad de Addison de origen tuberculoso. Endocrinol Nutr 2007; 54: 279-82.         [ Links ]

8. Nerup J. Addison's disease -clinical studies. A report of 108 cases. Acta Endocrinol (Copenh) 1974; 76: 127-41.         [ Links ]

9. Mc Murray JF, Long D, Mc Clure R, Kotchen T. Addison's disease with adrenal enlargement on computed tomographic scanning. Am J Med 1984; 77: 365-8.         [ Links ]

10. Villabona CM, Sahún M, Ricart W, Serres X, Maroto A, Fernández-Real JM. Tuberculosis Addison's disease. Utility of CT in diagnosis and follow up. Eur J Radiol 1993; 17: 210-3.         [ Links ]

11. Kelestimur F. The endocrinoloy of adrenal tuberculosis: The effects of tuberculosis of the hypotalamo-pituitary-adrenal axis and adrenocortical function. J Endocrinol Invest 2004; 27: 380-6.         [ Links ]

12. Araya P, Velasco M, Tognarelli J, Arias F, Leiva T, Sccapat-ticio A. Detección de mutaciones asociadas a cepas multidrogo resistente de Mycobacterium tuberculosis en Chile. Rev Med Chile 2011; 139: 467-73.         [ Links ]

13. Cabello F. Tuberculosis: una dinámica contínua entre el pasado y el presente, para imaginar el futuro. Rev Med Chile 2011; 139: 829-32.         [ Links ]


Correspondencia: Begoña Zalba-Etayo. Unidad de Cuidados Intensivos. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. C/ S. Juan Bosco 15. 50009 Zaragoza, España. E-mail: bzalbaetayo@gmail.com

Conflictos de Intereses:

Begoña Zalba.
José Luis Cabrerizo.
Ruth Domene.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons