SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.143 número8El reconocimiento legal de la transexualidad en Chile mediante el procedimiento judicial de cambio de nombre: Un caso de complementariedad epistemológica entre medicina y derechoInsatisfacción laboral como predictor del ausentismo en un hospital público índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile vol.143 no.8 Santiago ago. 2015

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872015000800009 

ARTÍCULOS DE INVESTIGACIÓN

 

Opiniones sobre terapias complementarias por parte de los estudiantes de medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Año 2014

Opinions of medical students about complementary therapies

 

Diego Contreras1,a, María José Alamos1,a, Mayling Chang2, Paula Bedregal3

1 Escuela de Medicina. Pontificia Universidad Catolica de Chile. Santiago, Chile.
2 Departamento de Hematología Oncología. Pontificia Universidad Catolica de Chile. Santiago, Chile.
3 Departamento de Salud Pública. Pontificia Universidad Catolica de Chile. Santiago, Chile.
a Interno Escuela de Medicina. Pontificia Universidad Catolica de Chile.

Correspondencia a:


Background: There is increasing national and worldwide interest on complementary therapies (CT). Aim: To describe and analyze the opinions and interest about CT among medical students. Material and Methods: An anonymous and voluntary survey with questions used in previous studies, was applied to students from first to fifth year. Results: The survey was answered by 526 medical students, corresponding to 86% of the target population. The students knew about an average of 4.7 therapies, out of 12 displayed. The better known therapy was acupuncture, followed by homeopathy and reiki, which raised the greater interest. The knowledge and interest was higher among women, who also had a more favorable opinion about CT. The interest decreases and the proportion of unfavorable opinions increases among students of upper level courses. Forty nine percent of respondents have used CT for themselves and 22% had no experience whatsoever with them. Conclusions: In general, there is an appreciable knowledge, experience, interest and positive opinions toward CT. This favorable attitude is higher in women and decreases as career progresses. Medical students consider that they should have some approach to CT during their career.

Key words: Attitude to health; Complementary therapies; Students, medical.


 

Existe creciente interés mundial en las terapias complementarias (TC). Se estima que la proporción de la población que las utiliza al menos una vez en la vida alcanza 42% en Estados Unidos de Norteamérica, 80% en países africanos y 71% en Chile1. Así mismo, han aumentado los estudios de eficacia de las distintas TC y los trabajos que evalúan porqué los pacientes las escogen.

Los pocos estudios sobre la actitud de los médicos hacia las TC han mostrado que la mayoría tiene buena disposición hacia ese tipo de intervenciones2. A pesar de que se ha avanzado en generar evidencia sobre las TC, aún los médicos desconocen dicha información; y a nivel país falta regulación y políticas públicas al respecto, limitando la posibilidad de una medicina integrada3.

En Chile, la Universidad de Talca realizó un diagnóstico de la situación de las TC dentro del país donde participaron 2.071 terapeutas4. De ellos, 71,5% eran mujeres y 67,6% contaba con estudios universitarios. Las terapias más usadas fueron terapia floral, reiki y reflexología. Por otro lado, los usuarios consultaban principalmente por problemas de índole emocional y dolores físicos.

El desarrollo de las TC ha posibilitado su introducción en el curriculum de algunas escuelas de medicina en el mundo5. Además, se han realizado estudios para conocer la percepción de los estudiantes de medicina sobre las TC en Gran Bretaña, Estados Unidos de Norteamérica, Irlanda y Turquía, entre otros países2,6,7,8. Éstos muestran diferentes resultados, predominando una visión positiva hacia la inclusión de TC en la formación médica y en la práctica clínica. Un estudio inglés, describió un posible mayor interés en cursos iniciales de las carreras de medicina que en cursos avanzados2. En nuestro país, hay una experiencia similar con estudiantes de quinto año de medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile el año 20059. Ésta mostró que hay interés en las TC y se concluyó que existe la necesidad de hacer estudios con muestras más amplias.

Dado el crecimiento de diferentes aspectos de las TC a nivel mundial, surge la necesidad de saber cuál es la percepción sobre el tema a nivel local. Desde ahí nace este estudio que tiene como objetivos describir y analizar conocimiento, interés, opiniones y experiencia de los estudiantes de Medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile sobre las TC.

Material y Método

La población fue constituida por los estudiantes de medicina de primero a quinto año de la Pontificia Universidad Católica de Chile, con un universo potencial de 613 estudiantes. Se trabajó con toda la población objetivo.

Las variables independientes fueron edad, sexo, nivel de estudio en la carrera (curso), especialidad que le gustaría seguir y lugar de origen (RM u otra). Las variables dependientes son el conocimiento, el interés, la experiencia y la opinión sobre las TC.

El instrumento de recolección de datos utilizado fue una encuesta confeccionada con preguntas cerradas, con escala tipo Likert, seleccionadas de cuestionarios aplicados en estudios similares7-11. Además, se crearon algunas preguntas nuevas. La encuesta constó de 5 partes: datos personales, conocimientos sobre tipos de terapias, interés, opinión y experiencia. La sección de opinión constó de afirmaciones en las que se pidió mostrar el grado de acuerdo. Las demás secciones contenían preguntas referidas a distintos tipos de terapias. Estas fueron seleccionadas en base al trabajo de la Universidad de Talca previamente mencionado4, que identificó las TC más practicadas en Chile.

El proyecto fue aprobado por el Comité Ético Científico de la Facultad de Medicina de la Pontificia Universidad Católica de Chile, que eximió de la necesidad de utilizar consentimiento informado. Se aplicó la encuesta en forma voluntaria, auto-administrada y anónima, durante horas de clases, obteniendo la respuesta de 526 estudiantes (85,8% de la población objetivo).

Con el programa SPSS 17.0 se realizó el análisis descriptivo y univariado. Se testeó diferencias entre grupos con métodos estadísticos inferenciales e intervalos de confianza, considerando significación estadística el error tipo I menor a 5%. Adicionalmente se realizó un modelo logit explicativo del interés por aprender al menos una terapia.

Resultados

Características de la población estudiada

Del total de estudiantes matriculados entre primero y quinto año de medicina, contesta la encuesta 85,8%. La Tabla 1 muestra las características por curso. Destaca que la mayoría proviene de la Región Metropolitana. El promedio de edad de la muestra es 20,9 ± 1,9 años. La mayoría son varones (56,1%). Una alta proporción de estudiantes tiene una especialidad de preferencia, siendo la primera medicina interna y sus subespecialidades, tanto en hombres (24,3%), como en mujeres (18,0%). La segunda preferencia es cirugía (16,6% de los hombres y 11,4% de las mujeres).

 

Tabla 1. Características de los estudiantes participantes del estudio

Conocimiento sobre tipos de TC

El número promedio de tipos de TC conocidas por los estudiantes, del listado de 12 presentadas, es de 4,7 ± 2,9, con una mediana de 4 y un rango de 0 a 12 terapias. Sólo 7,3% de los estudiantes desconoce todas las terapias presentadas. La Figura 1 nos muestra que la terapia más conocida es la acupuntura, seguida de homeopatía y reiki; y la más desconocida, la auriculoterapia. El número de terapias conocidas no difiere mayormente por curso.

Figura 1. Frecuencia de estudiantes de medicina de 1º a 5º año que
conocen diversas terapias.

El número promedio de terapias conocidas es mayor entre mujeres (5,2 ± 2,8 vs 4,2 ± 2,7);
(F 1,507) = 14,74; IC 95% [0,46-1,43], diferencia de medias). Sólo 4% de las mujeres no conoce ninguna, mientras que en hombres es 9,8%. En general, todas las terapias presentadas son más conocidas por las mujeres, con excepción de quiropraxia que es más conocida entre hombres (37,7% vs 29,2%).

El número promedio de terapias conocidas es similar entre aquellos estudiantes que provienen de la Región Metropolitana vs otras regiones (4,7 ± 2,7; 4,6 ± 2,9) (F 1,507) = 0,38; IC 95% [-0,347-0,661], diferencia de medias). En general no hay diferencias significativas entre los estudiantes de la Región Metropolitana y de otras regiones en el conocimiento sobre tipos de terapias, con excepción de homeopatía y masoterapia que son más conocidas en la Metropolitana, mientras que auriculoterapia es más conocida en otras regiones (Tabla 2).

 

Tabla 2. Asociación entre conocimiento de las diversas terapias
complementarias y proveniencia de estudiantes

*Prueba de Fischer exacto.

 

Experiencia con TC

El 22,1% de los estudiantes no ha tenido experiencia con ninguna terapia, siendo esto más acentuado en los hombres que en las mujeres (27,8% vs 14,7%, p = 0,041, χ2 = 21,7). No hay diferencias estadísticamente significativas por curso ni por región.

El 49,6% de los estudiantes ha sido usuario de terapias complementarias, siendo más frecuente el uso en mujeres (57,1%) que en hombres (43,7%) (p = 0,046; χ2 = 15,7). Por curso y por región de proveniencia, no se observan diferencias estadísticamente significativas.

Además, 46,4% de los estudiantes tiene algún cercano conocido que ha tenido experiencia con terapias complementarias. No se observan diferencias por sexo, por curso ni por región de proveniencia.

Llama la atención que 2,7% de los estudiantes declara ser terapeuta complementario. Once practican una terapia, mientras que tres practican dos. No se observan diferencias por sexo, por curso ni por región.

Opinión respecto de las TC

La Tabla 3 muestra que en general las opiniones de las mujeres son más favorables que las de los hombres. La mayoría con asociaciones estadísticamente significativas a excepción de la opinión respecto de la seguridad de estas terapias, la opinión respecto de las creencias de su efectividad por parte de la gente y la opinión sobre la certificación de los terapeutas.

 

Tabla 3. Asociación entre el grado de acuerdo sobre diferentes afirmaciones
acerca de las MAC y el sexo de estudiantes

*Prueba de Fischer exacta.

En general, las opiniones favorables se reducen en el transcurso de la carrera (Tabla 4), destacando cuarto año en ese sentido, lo que puede ser atribuible en parte a que ese curso concentra una mayor proporción de hombres (62,9%).

 

Tabla 4. Asociación entre estar de acuerdo y muy de acuerdo con la afirmación
y año de estudio en curso

*Prueba de X2.

No se encontró asociaciones entre las opiniones y la región del estudiante. Sin embargo, hay una tendencia leve a respuestas menos favorables en alumnos provenientes de regiones. La Tabla 5 muestra que las mujeres están en mayor acuerdo con la inclusión de las TC en la malla curricular. La forma de inclusión más aceptada es como cursos electivos y sólo un tercio cree que debiesen incluirse en todos los cursos clínicos. En la Tabla 6 se muestran las opiniones respecto a formación en TC según curso.

 

Tabla 5. Asociación entre estar de acuerdo y muy de acuerdo en aspectos de la
formación en terapias complementarias, y el sexo de estudiantes

*Prueba de Fischer exacto.

 

Tabla 6. Asociación entre estar de acuerdo y muy de acuerdo con aspectos
de la formación en terapias complementarias y año en
curso

*Prueba de X2.

El 60% derivaría a sus pacientes a terapias complementarias si es necesario; 32% no sabe y sólo 8% no lo derivaría.

Interés en saber más respecto de las TC

Sólo 10,7% de los encuestados, no tiene interés en aprender sobre terapias complementarias, siendo 14,2% hombres y 6,1% mujeres (p = 0,001).

Las mujeres señalan un promedio de 6,4 ± 3,5 terapias que les gustaría aprender de las 12 presentadas; en hombres el promedio es de 4,5 ± 3,5; se encontró diferencias de medias estadísticamente significativas (F 1,487) = 36,76; IC 95% = [1,30-2,56] p = 0,001).

La Figura 2 muestra como la acupuntura, el reiki y la homeopatía son las terapias que suscitan mayor interés. En todas las terapias consultadas, el interés es mayor en mujeres que en hombres, con excepción de quiropraxia que es similar en ambos sexos. Por curso, la tendencia es a la reducción del interés en aprender, excepto en acupuntura, reiki, homeopatía, masoterapia y auriculoterapia.

Figura 2. Frecuencia de interés en aprender algunas terapias complementarias en
estudiantes de medicina de 1º a 5º año.

El tener interés en aprender al menos una terapia, se asocia con ser mujer, y de la Región Metropolitana. No hay asociación con el curso. El modelo logit que mejor clasifica a los sujetos con una probabilidad de 91% de tener interés en aprender al menos una terapia, es aquel que incluye: la región de pertenencia de los estudiantes (Región Metropolitana vs de otras regiones) OR: 0,398 (IC 95%: 0,201-0,788); el número de terapias conocidas OR: 1,375 (IC 95%: 1,184-1,597) y la consideración sobre si derivar a su paciente a terapias complementarias (considerar vs no considerar) OR: 4,784 (IC 95%: 2,898-7,897).

Discusión

En primer lugar, destaca la gran participación de los estudiantes en la encuesta, lográndose obtener una muestra suficientemente representativa de la población objetivo.

Existe un importante interés por aprender sobre medicinas complementarias; interesándose las mujeres en 6,4 de 12 terapias y los hombres, en 4,5. Ya se había observado alto grado de interés en una experiencia anterior con estudiantes de quinto año de la misma universidad9. Además, ésta actitud favorable hacia las medicinas complementarias se ha visto en estudios de distintas partes del mundo7,8,11,12. A modo de ejemplo, un estudio irlandés arrojó que la mayoría de los estudiantes pensaba que los conocimientos sobre las TC eran importantes para su carrera y la mitad creía que deberían incorporarse a la malla curricular7.

Mediante este trabajo, se constata que la mitad (49,6%) de los estudiantes han sido usuarios de TC y una cantidad similar refiere tener algún cercano usuario de TC. Lo que refleja que ésta no es una realidad tan lejana como se podría esperar en el ambiente de la medicina convencional.

Algunas TC destacaron por sobre otras: acupuntura, reiki y homeopatía coincidieron en ser las más conocidas, las que despertaron mayor interés y en las que había mayor experiencia. La acupuntura, ya había sido la más conocida en experiencias similares8,11. Por el contrario, la auriculoterapia y la naturopatía resultaron ser las menos conocidas, las menos usadas y por las que se mostró menos interés.

En cuanto a la medicina mapuche, aunque es originaria de Chile, el conocimiento reportado es bajo, ubicándose sólo por sobre auriculoterapia y naturopatía. Posiblemente, esto se deba a la escasa exposición a ésta que tienen los que viven en las ciudades y fuera de la Araucanía. Aun así, llama la atención que el interés por esta medicina es bastante mayor al conocimiento, ubicándose en el quinto lugar entre las doce presentadas. De esta forma, la medicina mapuche se diferencia de las otras TC, dado que entre estas otras el conocimiento se correlaciona firmemente con el interés. Esto podría explicarse dentro del contexto social que se vive actualmente en que la temática mapuche se encuentra mediatizada.

Comparando los datos según curso, existe una tendencia a la disminución del interés por la mayoría de las TC a medida que se avanza en la carrera. Esto se puede interpretar como consecuencia de la mayor formación en medicina tradicional, que reduce la percepción de importancia de formas fuera de ella. La misma tendencia se observó en estudios similares en escuelas de medicina de otros países6,8,13.

En cuanto a opinión, los estudiantes apoyan menos las afirmaciones favorables a las TC a medida que avanzan en la carrera y creen más que su acción se debe a efecto placebo. La excepción de esto es el mayor porcentaje de acuerdo que muestran los estudiantes de cursos más avanzados con la afirmación de que los pacientes sostienen que las TC son efectivas en curar enfermedades. Esto puede explicarse con la mayor exposición a pacientes que han tenido estos estudiantes.

En general, las mujeres tienen una actitud más favorable hacia las TC que los hombres. Muestran mayor conocimiento, experiencia, interés y preferencia por opiniones favorables hacia las TC. Este resultado es comparable con estudios nacionales e internacionales que confirman la tendencia de las mujeres a una mejor actitud6,8,12,14. Esta situación se correlaciona con el hecho de que estén más involucradas en la práctica de las TC: en Chile 71,5% de los terapeutas son mujeres4.

La mayoría de los estudiantes cree que la formación en TC es importante para su carrera y opina que los profesionales de la salud deberían poder aconsejar a sus pacientes sobre las TC más comunes. Incluso, 60% derivaría a sus pacientes a TC en el futuro. Todo esto habla de la importancia de integrar a la carrera algún grado de formación en estos temas, tanto por el interés que muestran los estudiantes, como por la necesidad de adquirir algún grado de conocimientos en la materia para poder aconsejar a sus pacientes en el futuro o derivarlos. De hacerlo, debiera estudiarse la forma de incluir esta materia en la formación médica. Por el momento, lo que pueden aportar los alumnos al respecto, es que la mitad cree que la forma de hacerlo debiese ser a través de cursos electivos y 33% que se debiesen discutir en todos los cursos clínicos.

Por último, llama la atención que la gran mayoría de los estudiantes cree que las medicinas complementarias incluyen ideas y métodos que pueden ser útiles para la medicina convencional; sin embargo, no las valoran lo suficiente como para plantear integrarlas al sistema de salud chileno.

Una limitación de este trabajo es que la encuesta se aplicó sólo en una de las universidades chilenas. En otro ámbito, el conocimiento sólo está medido de forma subjetiva, es decir, a pesar de que fue alto el grado de conocimiento reportado respecto de los tipos de terapias, éste puede ser muy deficiente respecto a las características de las terapias.

Las TC son parte del arsenal terapéutico disponible en la actualidad. Los Servicios de Salud de Chile4 como de otras latitudes, ya están integrándolas a la práctica alopática. El cúmulo de evidencias científicas es creciente, lo que impone para nuestro país la incorporación de esta temática en la formación de profesionales de la salud, con rigor científico haciéndose cargo de las necesidades y expectativas de los pacientes y comunidades.

 

Referencias

1. Organización Mundial de la Salud. Estrategia de la OMS sobre medicina tradicional 2002-2005. Ginebra, Suiza: World Health Organization 2002. http://apps.who.int/medicinedocs/es/d/Js2299s/        [ Links ]

2. Furnham A, McGill C. Medical students' attitudes about complementary and alternative medicine. JU Altern Complement Med 2003; 9 (2): 275-84.         [ Links ]

3. Bodeker G, Kronenberg F. A Public Health Agenda for Traditional, Complementary and Alternative Medicine. Am J Public Health 2002; 92 (10): 1582-91.         [ Links ]

4. Centro de Estudios de Opinión Ciudadana de la Universidad de Talca. “Diagnóstico situacional de medicinas alternativas en el país”. Chile. 2010. http://web.minsal.cl/portal/url/item/9d59798ffb7dcbfae04001011f0139a0.pdf        [ Links ]

5. Wetzel M, Kaptchuk T, Haramati A, Eisenberg D. Complementary and alternative medical therapies: implications for medical education. Ann Intern Med 2003; 138: 191-6.         [ Links ]

6. DeSylvia D, Stuber M, Fung C, Bazargan-Hejazi S, Cooper E. The Knowledge, Attitudes and Usage of Complementary and Alternative Medicine of Medical Students. Evid Based Complement Alternat Med 2011; 2011: 728902.         [ Links ]

7. Loh KP, Ghorab H, Clarke E, Conroy R, Barlow J. Medical Students’ Knowledge, Perceptions, and Interest in Complementary and Alternative Medicine. Journal of Alternative and Complementary Medicine 2012; 18: 1-7.         [ Links ]

8. Akan H, Izbirak G, Kaspar EC, Kaya CA, Aydin S, Demircan N, et al. Knowledge and attitudes towards complementary and alternative medicine among medical students in Turkey. BMC Complementary and Alternative Medicine 2012; 12: 115.         [ Links ]

9. Arriagada D, Celis D, Mallea R, Paul M, Vega J. Conocimientos y opiniones de estudiantes de medicina de quinto año acerca de las medicinas alternativas y complementarias. Boletín Escuela de Medicina UC 2007; 32 (2): 59-64.         [ Links ]

10. Lie D, Boker J. Development and validation of the CAM Health Belief Questionnaire (CHBQ) and CAM use and attitudes amongst medical students. BMC Medical Education. 2004; 4: 2.         [ Links ]

11. Furnham A, McGill C. Medical students’ attitudes about complementary and alternative medicine. J Altern Complement Med 2003; 9 (2): 275-84.         [ Links ]

12. Yeo AS, Yeo JC, Yeo C, Lee CH, Lim LF, Lee TL. Perceptions of complementary and alternative medicine amongst medical students in Singapore-a survey. Acupunct Med 2005; 23 (1): 19-26.         [ Links ]

13. Hübner J, Wicker S, Münstedt K. Survey of students regarding their attitudes toward complementary and alternative medicine in oncology. Forsch Komplementmed 2012; 19 (6): 319-21.         [ Links ]

14. Riccard CP, Skelton M. Comparative analysis of 1st, 2nd, and 4th year MD students’ attitudes toward complementary alternative medicine (CAM). BMC Res Notes 2008; 1: 84.         [ Links ]

15. Greenfield SM, Brown R, Dawlatly SL, Reynolds JA, Roberts S, Dawlatly RJ. Gender differences among medical students in attitudes to learning about complementary and alternative medicine. Complementary Theories in Medicine 2006; 14 (3): 207-12.         [ Links ]

 


Recibido el 17 de enero de 2015, aceptado el 11 de junio de 2015.

Fuentes de Apoyo financiero: Departamento de Salud Pública, Pontificia Universidad Catolica de Chile.

Correspondencia a: Dra. Paula Bedregal
Departamento de Salud Pública, Pontificia Universidad Catolica de Chile. Marcoleta 434, Santiago, Chile. Teléfono: (56 2) 2354 3038 / Fax: (56 2) 633 1840
pbedrega@med.puc.cl

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons