SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.144 número1Higiene y salud urbana en la mirada de médicos, arquitectos y urbanistas durante la primera mitad del Siglo XX en ChileHipoglicemia inducida por tumor fibroso solitario pulmonar: Síndrome de Doege-Potter índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile vol.144 no.1 Santiago ene. 2016

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872016000100016 

CASOS CLÍNICOS

 

Leucemia prolinfocítica T variante de células cerebriformes. Presentación de un caso y revisión de la literatura

Cerebriform variant type of T cell prolymphocytic leukemia. Report of one case

 

Camila Peña1, Ximena Valladares1, Carolina Soto2,a, Andrea Encina2,a, Neda Marinov2,a, María Soledad Undurraga1,2, María Elena Cabrera1,2

1 Sección de Hematología, Hospital del Salvador. Santiago de Chile.
2 Laboratorio de Especialidad, Hospital del Salvador. Santiago de Chile.
a Tecnóloga Médica.

Correspondencia a:


T cell Prolymphocytic Leukemia (T-PLL) is a rare and aggressive mature T cell Lymphocyte Leukemia. Twenty five percent of cases present as a small cell variant, and only 5% as a cerebriform variant. We report a 58 year-old man with rapidly progressive severe leukocytosis, skin lesions, lymphadenopathy, hepatosplenomegaly and pleural effusion. The lymphocytes had a cerebriform type. The diagnosis of T-PLL variant was made by morphology and immunophenotype study of peripheral blood. Karyotype was found to be complex. He was refractory to chemotherapy and died two months later.

Key words: Immunophenotyping; Leukemia Prolymphocytic T-Cell; Leukocytosis.


 

La leucemia prolinfocítica T (LPL-T) es una entidad muy poco frecuente y agresiva de linfocitos T maduros. Tiene una incidencia aproximada de 2/1.000.000 individuos, siendo -a pesar de esto- la leucemia crónica T más frecuente en el mundo. La variante de células pequeñas representa 25% de los casos de LPL-T. Se caracteriza por hiperleucocitosis progresiva, esplenomegalia, adenopatías, derrame pleural y lesiones cutáneas. Conlleva muy mal pronóstico, con un promedio de 7 meses de sobrevida con los tratamientos convencionales.

Presentamos el caso de un varón con diagnóstico de LPL-T variante de células cerebriformes, cuya expresión clínica fue agresiva y falleció poco tiempo después del diagnóstico.

Caso clínico

Paciente varón de 54 años, que ingresó al hospital por una historia de 3 meses de evolución con dolor epigástrico y vómitos, baja de peso de aproximadamente 10 Kg y disnea progresiva. Se constataron regulares condiciones generales, con performance status ECOG (Eastern Cooperative Oncology Group) de 3 y disnea importante. En el examen físico destacó un exantema eritematoso en la región anterior del tórax, con lesiones nodulares en brazos y gran aumento de volumen tumoral en el antebrazo derecho, de 8 cm de diámetro (Figura 1). Múltiples adenopatías cervicales, axilares e inguinales bilaterales de hasta 2 cm. Además, signos de derrame pleural derecho, hígado a 15 cm bajo reborde costal (BRC) y bazo 7 cm BRC. Se realizó un scanner que informó un aumento de tamaño del tejido adenoideo y amígdalas palatinas, sugiriendo compromiso del anillo de Waldayer, adenopatías en el espacio submandibular de 3,3 x 3,1 cm. Los compartimentos vasculares mediastínicos se encontraron ocupados por numerosas adenopatías de 1,2 cm. Derrame pleural derecho extenso, asociado a neumotórax y atelectasia pulmonar. Hepatoesplenomegalia (no medida), ascitis moderada y adenopatías retroperitoneales y periportales mal definidas. Entre los exámenes de laboratorio destacaron: Hb 10,1 g/dL, leucocitos 633.700 x mm3, con 98% de linfocitos y plaquetas de 37.000 x mm3, calcio y función renal normales, albúmina sérica 2,4 g/L, B2 microglobulina de 7,9 mg/l (0,8-3,0) y LDH 1.250 U/l (240-430). Frotis de sangre periférica: 90% linfocitos pequeños maduros pleomórficos, citoplasma basófilo y núcleo irregular, algunos cerebroideos (Figura 2). Punción del derrame pleural: linfocitos con las mismas características que en sangre periférica. El mielograma mostró 90% de similares linfocitos. El inmunofenotipo por citometría de flujo informó 95% de células estirpe linfoide T madura, CD45 intenso, CD2 (+), CD3 (+), CD5 (+), CD7 (+), CD25 (+), coexpresión CD4/CD8 (Figura 3) y CD3 citoplasmático (+). Marcadores CD34, HLA-DR y TdT negativos. La citogenética mostró alteraciones cromosómicas complejas, con alteración estructural en los cromosomas X, 5, 8, 11, 13, 18 y monosomía 6, 10, 11, 12 y 13 (Figura 4). Serologías virales para VHB/VHC/VIH/HTLV1 fueron negativas. Se hizo el diagnóstico de leucemia prolinfocítica T variante de células cerebriformes y se inició quimioterapia CHOP (ciclofosfamida, doxorrubicina, vincristina y prednisona). Esta logró desaparición transitoria de las lesiones cutáneas, derrame pleural y de la leucocitosis, que reaparecieron en el día 8 de la quimioterapia. Se decidió iniciar quimioterapia de rescate ESHAP (etopósido, citarabina, cisplatino, metilprednisolona), sin respuesta clínica. El paciente falleció dos meses después del diagnóstico, por enfermedad progresiva.

 

Figura 1. Gran lesión tumoral en antebrazo derecho del paciente.

Figura 2. Células pequeñas cerebriformes observadas en frotis de sangre
periférica del paciente. Tinción May Grunwald Giemsa. Aumento 100X.

 

Figura 3. Inmunofenotipo por citometría de flujo. Destaca la coexpresión del CD4 y CD8.

Figura 4. Citogenética compleja encontrada en el paciente.

 

Discusión

La LPL-T es una leucemia crónica muy infrecuente, siendo la información que existe en la literatura escasa y básicamente basada en presentación de casos. El estudio con mayor número es uno de 78 pacientes1. La LPL-T es más frecuente en hombres y la edad promedio de presentación es de 65 años, siendo nuestro paciente más joven que lo descrito.

Entre 82 y 92% de los pacientes presentan esplenomegalia, la mayoría además presenta hepatomegalia y adenopatías generalizadas, tal como ocurrió en nuestro caso.

Otras asociaciones descritas también se presentaron en nuestro paciente: las lesiones cutáneas en 27% y derrame pleural en 14%2. La infiltración cutánea se produce en la dermis, alrededor de los apéndices y sin epidermotropismo3. La médula ósea generalmente está infiltrada (intersticial o difuso) por prolinfocitos y puede haber aumento de reticulina en estos pacientes.

En cuanto al diagnóstico, generalmente se presentan con anemia, trombocitopenia y marcada leucocitosis, frecuentemente mayor a 100.000 x mm3. Esta leucocitosis, además, presenta progresión rápida, describiéndose su doblaje dentro de semanas. En este caso se presentó con leucocitosis mayor de 700.000 x mm3, consistente con otras publicaciones. Típicamente, la morfología que se describe en el frotis es de prolinfocitos de tamaño mediano, con citoplasma intensamente basófilo, núcleo redondo o irregular y nucléolo prominente. Sin embargo, existe una variante morfológica de esta enfermedad, conocida como variante de células pequeñas. Esta ocurre en 20 a 25% de los casos de LPL-T1, y se caracteriza por células más pequeñas y el nucléolo puede no ser visible. De esta variable, se describe 5% de casos donde el núcleo se observa irregular, incluso cerebriforme4,5, como ocurrió en nuestro inusual caso. Estas variantes morfológicas, sin embargo, no parecen tener diferencias en cuanto a la clínica ni el laboratorio.

El estudio de inmunofenotipo por citometría de flujo no presenta diferencias entre ambas entidades y se caracteriza por expresar marcadores de células T postímicas, es decir, maduras. El TdT y el CD1a son negativos. Los marcadores T positivos son CD2, CD3 (los de membrana pueden ser marcados débilmente) y CD5. El CD7 generalmente es intensamente positivo. El CD52 también está presente generalmente, lo que tiene implicancia en el tratamiento. El 65% de los pacientes presentan CD4+, CD8–, y 13% son CD4–, CD8+. En nuestro caso existió una coexpresión de CD4/CD8, lo que no es frecuente, pero es bastante característico de esta enfermedad1,6. De hecho, esta coexpresión sólo existe en LPL-T y en casos de leucemia/ linfoma T del adulto (LLTA), que en este paciente se excluyó por tener serología negativa para HTLV-1. Además, en estos casos (LLTA) el CD7 es característicamente débil o negativo, lo que no ocurrió en nuestro paciente.

En cuanto al estudio citogenético, se describen principalmente alteraciones complejas, siendo lo más frecuente de observar las alteraciones del cromosoma 8, 11, 14 y X. En 80% se describe la inversión del cromosoma 14 (inv (14) (q11;q32)). También se describe la traslocación (14;14) (q11;q32) en aproximadamente 10% de los casos. El locus 14q11 y el 14q32 codifican para el gen del TCR y el protooncogen TCL-1, con propiedades oncogénicas. Alteraciones del cromosoma 8 (traslocaciones, trisomías) también son frecuentes, observándose en 70 a 80% de los casos7-9. Otras alteraciones frecuentes son la monosomía o deleción del 11q, alteraciones del 5q, 7q, 12p, 13q y 17p10,11. Muchas de estas se observaron en nuestro paciente. En lo molecular se ha descrito una alta prevalencia de mutaciones de JAK-1 y JAK-312. No se estudiaron estos genes en nuestro caso.

El pronóstico es ominoso, presentándose como una neoplasia resistente a la quimioterapia convencional. Con CHOP se describe hasta 40% de respuesta; sin embargo, ésta no es sostenida en el tiempo. Ello explica la nula respuesta a las quimioterapias CHOP y ESHAP de nuestro paciente, con una sobrevida promedio en esta neoplasia de sólo 7 meses.

Actualmente se han probado nuevas terapias, tal como el alemtuzumab, un anticuerpo monoclonal anti CD52. Con este manejo se han obtenido sobrevidas de hasta 2 años, siendo la respuesta también transitoria y por lo tanto insuficiente. Hasta ahora la progresión es inevitable, con sobrevida a 5 años menor a 5%13.

Se han reportado casos que han ido a trasplante de progenitores hematopoyéticos luego de la remisión, tanto autólogos como alogénicos, con resultados un poco más sostenidos en el tiempo, de aproximadamente 48 meses14. Cabe mencionar en este punto que dada la mayor edad reportada en estos pacientes, pocos son elegibles para trasplante.

Creemos interesante reportar el caso de esta infrecuente entidad, recalcando que a pesar de los avances en el área hemato-oncológica, no existe en la actualidad un tratamiento efectivo.

 

Referencias

1. Matutes E, Brito-Babapulle V, Swansbury J, Ellis J, Morilla R, Dearden C, et al. Blood 1991; 78 (12): 3269-74.         [ Links ]

2. Swerdlow SH, Campo E, Harris NL, Jaffe ES, Pileri SA, Stein, et al. WHO Classification of Tumours of Haematopoietic and Lymphoid Tissues. IARC Press, Lyon 2008.         [ Links ]

3. Valbuena JR, Herling M, Admirand JH, Padula A, Jones D, Medeiros LJ. T-cell prolymphocytic leukemia involving extramedullary sites. Am J Clin Pathol 2005; 123 (3): 456-64.         [ Links ]

4. Matutes E, García Talavera J, O’Brien M, Catovsky D. The morphological spectrum of T-prolymphocytic leukaemia. Br J Haematol 1986; 64 (1): 111-24.         [ Links ]

5. Pérez-Vila MF, Espinet B, Solé F, Pedro C, Woessner S, Florensa L. A new case of Sézary cell leukemia: a morphologic variant of prolymphocytic leukemia, Haematologica 2000; 85 (7): 775-6.         [ Links ]

6. Chen X, Cherian S. Immunophenotypic Characterization of T-cell prolymphocytic leukemia. Am J Clin Pathol 2013; 140 (5): 727-35.         [ Links ]

7. Odero MD, Matutes E, Valgañón M, Cigudosa JC, Bengoechea E, Calasanz MJ. Complex karyotype in one patient with small cell variant of T-prolymphocytic leukemia. Analysis by G-banding and comparative genomic hybridization. Haematologica 2001; 86 (3): 324-5.         [ Links ]

8. Heinonen K, Mahlamaki E, Hamalainen E, Nousiainen T, Mononen I. Multiple karyotypic abnormalities in three cases of small cell variant of T-cell prolymphocytic leukemia. Cancer Genet Cytogenet 1994; 78 (1): 28-35.         [ Links ]

9. Brito-Babapulle V, Catovsky D. Inversions and tandem translocations involving chromosome 14q11 and 14q32 in T-prolymphocytic leukemia and T-cell leukemias in patients with ataxia telangiectasia. Cancer Genet Cytogenet 1991; 55 (1): 1-9.         [ Links ]

10. Tirado CA, Starshak P, Delgado P, Rao N. T-cell prolymphocytic leukemia (T-PLL), a heterogeneous disease exemplified by two cases and the important role ofcytogenetics: a multidisciplinary approach. Exp Hematol Oncol 2012; 1 (1): 21.         [ Links ]

11. Costa D, Queralt R, Aymerich M, Carrió A, Rozman M, Vallespí T, et al. High levels of chromosomal imbalances in typical and small-cell variants of T-cell prolymphocytic leukemia. Cancer Genet Cytogenet 2003; 147 (1): 36-43.         [ Links ]

12. Bellanger D, Jacquemin V, Chopin M, Pierron G, Bernard OA, Ghysdael J, et al. Recurrent JAK1 and JAK3 somatic mutations in T-cell prolymphocytic leukemia. Leukemia 2014; 28 (2): 417-9.         [ Links ]

13. Dearden C. How I treat prolymphocytic leukemia. Blood 2012; 120 (3): 538-51.         [ Links ]

14. Herling M. Are we improving the outcome for patients with T-cell prolymphocytic leukemia by allogeneic stem cell transplantation? Eur J Haematol 2015; 94 (3): 191-2.         [ Links ]

 


Recibido el 8 de agosto de 2015, aceptado el 11 de noviembre de 2015.

Conflictos de intereses: ninguno por declarar.

Correspondencia a: Dra. Camila Peña O.
camipena@gmail.com

 

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons