SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.144 número6Impacto de la profilaxis secundaria en el manejo de pacientes con urolitiasis de alto riesgo de recidivaSuicidio en poblaciones lesbiana, gay, bisexual y trans: revisión sistemática de una década de investigación (2004-2014) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista médica de Chile

versión impresa ISSN 0034-9887

Rev. méd. Chile vol.144 no.6 Santiago jun. 2016

http://dx.doi.org/10.4067/S0034-98872016000600005 

ARTÍCULOS DE INVESTIGACIÓN

 

Perfil de riesgo litogénico en pacientes con urolitiasis en Paraguay

Lithogenic risk in patients from Paraguay with urolithiasis

 

Patricia Funes1,a,b, Gloria Echagüe1,c,d, Irene Ruiz1,c, Lourdes Rivas1,a, Jorge Zenteno1,c, Rosa Guillén1,c,e

1Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Salud (IICS). San Lorenzo-Paraguay.
aBioquímica Clínica.
bMsC.
cDoctor en Bioquímica.
dMs.
ePhD.

Correspondencia a:


Background: The lithogenic risk profile is a graphical representation of metabolic factors and urinary saturation involved in the stone formation with their respective critical values. Aim: To determine the lithogenic risk profile in patients with urolithiasis. Material and Methods: Personal data such as anthropometric, history of diseases and family history of urolithiasis were recorded. Different compounds acting as promoters or inhibitors of crystallization were measured in serum and urine samples, and the data obtained were used to calculate urinary saturation using Equil software. Results: We included 30 men and 43 women with a median age of 45 (34-54) years. Overweight and family history of urolithiasis was reported in 63 and 32% respectively. Crystallization risk was detected in 74% of participants. The most common urinary abnormalities were hypocitraturia in 48% and hypercalciuria in 40%. Conclusions: The lithogenic profile revealed urinary saturation compatible with crystallization risk in 74% of the studied patients.

Key words: Crystallization, Risk factors, Urolithiasis.


 

La urolitiasis se caracteriza por la aparición de cálculos en el aparato urinario1. Los factores de riesgo incluyen: edad, sexo, raza, clima, ocupación, ingesta de agua y hábitos nutricionales2,3.

Las concentraciones de analitos en orina son de gran utilidad clínica para medir el índice de cristalización y riesgo litogénico en un paciente determinado. El perfil de riesgo litogénico consiste en una representación gráfica de factores metabólicos y saturaciones urinarias que intervienen en el proceso litiásico, con sus respetivos valores críticos. Este formato gráfico de presentación de resultados permite valorar el riesgo litogénico que tiene un paciente determinado en un momento concreto4,5.

En Paraguay se publicaron los primeros datos del análisis morfológico de cálculos provenientes de 50 pacientes mostrando un predominio de litiasis oxalocálcica6. Por otra parte, el análisis de los parámetros litogénicos en 93 pacientes pediátricos con urolitiasis señaló que los trastornos metabólicos más frecuentes fueron la hipocitraturia, hipomagnesuria, hipercalcemia e hipercalciuria, además de encontrar diuresis disminuida en 61,3% de la población estudiada7. En este contexto el objetivo de este trabajo fue determinar el perfil de riesgo litogénico de pacientes con urolitiasis mediante el uso de herramientas informáticas para el cálculo de saturaciones urinarias y despliegue gráfico de los indicadores de riesgo litogénico que permitan orientar un tratamiento específico para cada paciente.

Material y Método

Este trabajo observacional descriptivo de corte transverso con muestreo no probabilístico, de conveniencia, fue aprobado por los Comités Científico y Ético del IICS. Los participantes firmaron un consentimiento escrito y los datos y resultados fueron mantenidos con estricta confidencialidad.

Se incluyeron 73 pacientes de ambos sexos con diagnóstico de urolitiasis por técnicas de imagen, superando el mínimo muestral calculado de 44 individuos, que fue calculado mediante la fórmula n = 4Za2S2/W2 según Hulley y Cummings utilizando datos de Rodgers A y cols, considerando un α=0,05 para un nivel de confianza de 95% y una amplitud estandarizada del efecto de 0,608,9. Fueron excluidos pacientes con medicación específica para controlar trastornos metabólicos causantes de litiasis como tiazidas, citrato de potasio, bicarbonato sódico, allopurinol, entre otros así como aquellos hospitalizados o inmovilizados.

Se registraron peso y talla para el cálculo del índice de masa corporal (IMC), antecedentes personales y familiares de litiasis renal, presencia de enfermedades y medicación. La interpretación de los resultados de IMC se realizó considerando los criterios de la OMS, que indican como sobrepeso valores de 25 a 29,9 kg/m2 y obesidad valores iguales o superiores a 30 kg/m2 10.

Tanto en sangre como en orina se determinaron calcio, creatinina, urea, ácido úrico, fósforo, magnesio además de citrato, oxalato, sodio, potasio, amonio, sulfato y diuresis en orina de 24 h. Las determinaciones de los analitos séricos y urinarios se realizaron utilizando kits comerciales de Wiener lab (Rosario-Argentina) y LTA (Bussero-Italia). Se definió como hipocitraturia: citrato urinario < 320 mg/24 h, hipercalciuria: calcio urinario > 200 mg/24 h, hiperuricosuria: ácido úrico urinario > 750 mg/24 h, hiperoxaluria: oxalato urinario > 44 mg/24 h en hombres y de 31 mg/24 h, en mujeres, hiperfosfaturia: fósforo urinario > 1.000 mg/24 h, hipernatruria: sodio urinario > 200 mEq/24 h, hipomagnesuria: magnesio urinario < 50 mg/24 h: volumen urinario bajo: < 2 L/24 h. La medición de densidad y pH urinario se efectuaron por medio de tiras reactivas de la marca Urocolor TM10 de Standard Diagnostics, INC (Kyonggi-Do, Korea). El estudio morfológico de los cálculos disponibles se realizó siguiendo el protocolo descrito por Daudon y cols5. Para la certificación de los cálculos de cistina se empleó espectrofotometría infrarroja transformada de Fourier (FTIR) con el equipo Prestige 21 (Shimatzu, Japón).

Los índices de saturación urinaria se calcularon con el programa Equil y fueron expresados en función DG (KJ/mol). Esta función consiste en el valor de la Energía Libre de Gibbs (ΔG) con signo cambiado, por lo tanto, valores positivos de la función DG indican procesos espontáneos. Se consideró riesgo de cristalización cuando existían valores de DG superiores a de 2 KJ/mol para oxalato de calcio, brushita, hidroxiapatita, ácido úrico y sus sales y mayor a 75 KJ/mol para estruvita. La representación gráfica del perfil de riesgo litogénico incluyó una línea con puntos de corte de cada analito, por encima de la cual los valores indican situaciones de riesgo litogénico aumentado y por debajo de la misma situación de riesgo disminuido.

El análisis de datos se realizó empleando el programa EpiInfo (versión 3.5.1, CDC, Atlanta).

Resultados

En el estudio se incluyeron 73 pacientes litiásicos, 43 mujeres (59%) y 30 hombres (41%). Las características demográficas y clínicas de los sujetos estudiados se describen en la Tabla 1. Se puede apreciar que la mediana de la edad fue de 45 (34-54) años. El análisis de datos del IMC reveló que 46 pacientes (63%) estaban excedidos de peso, de los cuales 17 (23,3%) eran obesos y 29 (39,7%) tenían sobrepeso. Los antecedentes patológicos personales más frecuentes referidos fueron: hipertensión arterial y diabetes mellitus en 34,3% y 11,0% de los casos respectivamente. Mientras que las manifestaciones clínicas reportadas incluyeron cólicos renales en 87,8%; hematuria en 20,6%; fiebre en 18,0% e infecciones urinarias a repetición en 11,0% de los pacientes. En 8 pacientes asintomáticos (11,0%) el descubrimiento de la litiasis se dio gracias a controles de rutina. Refirieron antecedentes familiares de litiasis renal 23 pacientes (31,5%). Se registraron al momento de participar en el estudio recidivas en 56,2% de los participantes.

Tabla 1. Características demográficas y clínicas de la población

El 81,2% de los pacientes presentó cálculos ubicados en los riñones, de los cuales 38,8% estaban ubicados en el riñón izquierdo, 30,6% en el riñón derecho y 30,6% presentaban litiasis bilateral, seguidos en frecuencia por 11,7% en uréteres, 5% en vejiga y 1,7% en uretra.

La eliminación espontánea se dio en 23 pacientes (38,3%), mientras que precisaron algún tipo de intervención urológica 37 pacientes (61,7%). La intervención más frecuente fue la cirugía (45%) seguido por litotricia extracorpórea y ureteroscopia que se dieron en 13,3% y 3,3% respectivamente.

El análisis morfológico de los cálculos urinarios disponibles (n = 51) reveló que 25,5% presentaba un sólo tipo morfológico y 74,5% presentó la asociación de varios tipos morfológicos en un mismo cálculo. Los tipos morfológicos identificados según componente mayoritario incluyeron cálculos de oxalato de calcio en 36 pacientes (70,6%), de los cuales en 20 correspondieron a cálculos de oxalato de calcio monohidratado (Whewhellita) y 16 de oxalato de calcio dihidratado (Weddellita). Además cálculos de ácido úrico y los de fosfato se encontraron en 10 (19,6%) y 3 (5,9%) casos respectivamente. Dos pacientes presentaron cálculos de cistina confirmados por espectroscopia infrarroja.

Se detectó al menos una alteración urinaria en 69 (94,5%) pacientes, e incluso 53 (72,6%) presentaban dos o más alteraciones urinarias. Tan sólo 4 (5,5%) pacientes no presentaron valores séricos o urinarios alterados. La hipocitraturia fue la alteración metabólica más frecuente y se encontró en 48% de la población estudiada, seguida de hipercalciuria (40%). Siendo otras alteraciones menos frecuentemente detectadas hipernatriuria (27%), hiperoxaluria (25%), hiperfosfaturia (7%) e hipomagnesiuria (8%). Las combinaciones más frecuentes de alteraciones metabólicas fueron hipocitraturia-hiperoxaluria en 15% (11/73) y hipocitraturia hipercalciuria en 13,7% (10/73) de los pacientes respectivamente. La diuresis inferior a 2 litros se observó en 44% e inferior a 1 litro en 8,2% de los casos (Tabla 2).

Tabla 2. Frecuencia y tipo de alteraciones urinarias en pacientes con urolitiasis

Se observó riesgo de cristalización urinaria en 54 (74%) pacientes, de los cuales 41 (56,1%) presentaron riesgo de cristalización de un solo tipo de cristal, 11 (15,1%) de 2 tipos de cristales y 2 (2,7%) de tres tipos de cristales. Además es importante resaltar que de los 4 pacientes que no presentaron valores séricos o urinarios alterados, dos de ellos presentaron riesgo de cristalización de un tipo de cristal. Las sobresaturaciones urinarias encontradas por tipo de cristal diferenciadas por sexo se presentan en la Tabla 3. Entre aquellos que presentaron algún riesgo de cristalización urinaria (n = 54), 31 (42,5%) presentaron riesgo de hidroxiapatita en su mayoría del sexo femenino incluyendo a 23 mujeres (53,5%). Presentaron riesgo de ácido úrico 26 pacientes (35,6%), de oxalato de calcio, de urato de sodio y de urato ácido de potasio en 6 (8,2%), 5 (6,8%) y 1 (1,4%) de los pacientes respectivamente.

Tabla 3. Riesgo de sobresaturación urinaria por tipo de cristal

Los perfiles de riesgo litogénico de cada paciente permitieron evaluar de forma integrada los factores de riesgo por ejemplo un paciente de sexo masculino de 48 años, que había presentado cálculos de ácido úrico, presentó hiperoxaluria e hipocitraturia, asociado a un pH urinario bajo y a una diuresis reducida (Figura 1). En la zona de sobresaturación se observa que los valores elevados de oxalato y bajo de citrato no fueron suficientes para arrojar una sobresaturación de riesgo de oxalato de calcio. Sin embargo, la diuresis y por sobretodo el pH urinario bajo fueron responsables de la elevada sobresaturación de ácido úrico siendo esto coincidente con la composición del cálculo formado anteriormente.

Figura 1. Perfil de riesgo litogénico. Paciente de sexo masculino de 48 años formador de cálculos de ácido úrico. Se detectaron hiperoxaluria, hipocitraturia. Además pH urinario bajo, diuresis disminuida y sobresaturación de ácido úrico.

Discusión de resultados

El perfil litogénico permitió detectar al menos un factor de riesgo en 97,2% de los pacientes, incluso 72,6% de los participantes presentaron varios factores simultáneamente, evidenciando el carácter multifactorial de la urolitiasis.

Las alteraciones urinarias más frecuentes encontradas fueron hipocitraturia seguida de hipercalciuria en 48% y 40% de los casos respectivamente, de forma coincidente con un estudio previo realizado en el Paraguay11 así como similar a lo reportado por otros autores de la región con porcentajes de hipercalciuria entre 30% y 52%12-14. Hiperoxaluria e hipernatriuria se registraron en la cuarta parte de los pacientes. Ambos factores pueden contribuir a la formación de cálculos de oxalato de calcio ya sea de forma directa o indirecta como en caso de la excreción urinaria de sodio elevada que conlleva a hipercalciuria15-17.

El volumen urinario bajo fue un factor de riesgo importante presente en casi la mitad de los participantes incluso llegando a extremos de 1 L/24 h en 8,9% de los pacientes. Esto coincide con los datos de un estudio previo en Paraguay, pero inferior a lo reportado por trabajos de Uruguay y Brasil que reportan frecuencias entre 62-75%. Este factor aumenta la saturación urinaria, y su corrección es uno de los primeros objetivos terapéuticos abordados18-19.

En relación a las saturaciones urinarias, sobresaturación de cristales de hidroxiapatita fueron las más frecuentemente detectadas, sobretodo en mujeres. La formación de cristales de hidroxiapatita depende de la concentración de fosfato cálcico y de un pH urinario superior a 6, así como también puede estar influenciada por condiciones como hipocitraturia, hipomagnesuria e hipercalciuria20,21. Por otra parte, se detectaron valores compatibles con sobresaturación de ácido úrico en un total de 26 pacientes y de oxalato de calcio en 6 pacientes. En el primer caso un pH urinario ácido es uno de los principales determinantes de la sobresaturación de este tipo de cristal. Mientras que en el segundo caso la saturación estará determinada por concentraciones urinarias de oxalato y calcio22. No se encontró riesgo de cristalización de estruvita, probablemente debido a que el nivel de amonio urinario no era lo suficientemente elevado para la formación de este tipo de cristal15,23.

La mitad de los pacientes con valores de analitos litogénicos dentro del rango normal según su perfil metabólico, presentó saturaciones urinarias compatibles con riesgo de formación de cristales. Este tipo de situaciones resalta la importancia del cálculo de las saturaciones urinarias, que se obtiene mediante un análisis integrado de concentraciones de analitos litogénicos y por tanto permite poner de manifiesto situaciones de riesgo no evidenciadas por el estudio metabólico convencional.

En lo que respecta al género de los pacientes, se observó un ligero predominio de mujeres sobre hombres. Actualmente se plantean algunas hipótesis sobre la tendencia al aumento de la frecuencia de litiasis en mujeres asociadas a factores dietéticos y estilos de vida24,25. La obesidad, hipertensión y diabetes fueron comorbilidades detectadas en la población estudiada. Todas estas patologías pueden estar relacionadas a hábitos alimenticios inadecuados, pudiendo ejercer un rol importante en el desarrollo de litiasis renal. En conjunto, conducen a una excreción aumentada de promotores de cristalización, así como a la variación del pH urinario, favoreciendo condiciones de formación de cálculos26,27.

La ubicación de los cálculos fue mayoritariamente en los riñones y es llamativo el elevado porcentaje de pacientes que requirió de una intervención urológica mayoritariamente invasiva como la cirugía abierta, para remoción del cálculo. Esta ubicación preferente de los cálculos parece relacionarse a hábitos alimenticios con alto consumo de proteína animal y ha sido reportado por distintos estudios tanto de Sudamérica como de otros países del mundo13,28-31. La elección de la cirugía abierta como método para remoción de cálculos pudo estar influenciada por tamaño, forma y ubicación de los mismos, características del riñón y vía excretora15. Además es importante recalcar que en Paraguay el número de servicios de salud que ofrecen métodos menos invasivos como la litotricia extracorpórea es extremadamente bajo y por tanto puede ser un condicionante de la dificultad del acceso por parte de los pacientes con litiasis. Este tipo de situación ha sido reportada en estudios realizados en África, donde la cirugía se empleó como método de extracción del cálculo entre 79,7% y 81,6% de los pacientes29,31. Sin embargo, contrastan enormemente con cifras publicadas en países de Europa, en donde el empleo de estos procedimientos invasivos no supera 18%32,33.

Los cálculos más frecuentemente formados fueron de oxalato de calcio, de forma similar a lo reportado en países como en Argelia (67%); Marruecos (69,3%) y China (77,1%)28-30. La litiasis úrica se observó en porcentajes concordantes con datos de Marruecos (19,1%) y Túnez (21,4%)28,31, pero es superior a lo reportado por otro estudio previo en el Paraguay6. Una causa del aumento de la litiasis úrica podría deberse al elevado consumo de proteínas animales. Las litiasis de fosfato de calcio fueron las menos frecuentes (5,9%), esta caída sostenida de la ocurrencia de cálculos infecciosos, se ha atribuido al uso de antibióticos. Dos pacientes presentaron cálculos de cistina, caracterizada por ser de origen genético y altamente recurrente15.

Nuestros resultados refuerzan datos incipientes acerca de la población litiásica en Paraguay, si bien debemos reconocer algunas debilidades, como el número moderado de pacientes estudiados y el análisis de una sola muestra de orina de 24 h. En el primer caso nuestro objetivo en un futuro próximo es continuar estudiando más sujetos para aumentar la fuerza de las conclusiones. En el segundo caso algunos autores recomiendan la realización de al menos dos estudios metabólicos34, sin embargo, existe evidencia que indica que es suficiente para una evaluación fiel de estos pacientes el estudio de una muestra única, con la consecuente disminución de costos y menores inconvenientes para el paciente35.

Este trabajo, además de brindar valiosa información acerca de las alteraciones metabólicas más frecuentes, señala el origen multifactorial de la urolitiasis y permitió emplear por primera vez en Paraguay una herramienta informática para identificación de saturaciones urinarias y la elaboración del perfil de riesgo litogénico. La utilidad de realizar el perfil de riesgo litogénico del paciente radica principalmente en el análisis integrado de distintos factores de riesgo así como la representación gráfica de fácil interpretación. Estas características lo convierten en una herramienta útil para detectar las alteraciones responsables de la formación de cálculos urinarios y tomar medidas terapéuticas o nutricionales específicas para cada paciente que disminuyan las recidivas.


Agradecimientos: A la Dra. Cristina Servetto, BC Paola Audicio, Ms y BC Valeria Álvarez. Laboratorio del Hospital Maciel de Montevideo, Uruguay. A miembros del Departamento de Análisis Clínicos del IICS. UNA.

Apoyo financiero: Financiamiento parcial por programa de apoyo a postgrados. Conacyt Año 2010.

 

Referencias

1. Daudon M. [Epidemiology of nephrolithiasis in France] Ann Urol 2005; 39 (6): 209-31.         [ Links ]

2. Sebben S, Berni Brum SP. Urolitíase e factores associados. Arq Catarin Med 2007; 36 (2): 99-106.         [ Links ]

3. Ferrari P, Piazza R, Ghidini N, Bisi M, Galizia G, Ferrari G. Lithiasis and risk factors. Urol Int 2007; 79 Suppl 1: 8-15.         [ Links ]

4. Areses Trapote R, Urbieta Garagorri MA, Ubetagoyena Arrieta M, Mingo Monge T, Arruebarrena Lizarraga D. Evaluación de la enfermedad renal litiásica. Estudio metabólico. Pediatr Barc 2004; 61: 418-27.         [ Links ]

5. Jungers P, Daudon M, Conort P. Lithiase rénale. Diagnostic et trataiment. Paris: Flammarion Médicine-Sciences; 1999. 219 p.

6. Guillén R, Pistilli N, Ramírez A, Echagüe G. Estudio morfológico de cálculos urinarios de pacientes que concurrieron al Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Salud en el 2007. Mem Inst Investig Cienc Salud 2008; 6 (2): 11-7.         [ Links ]

7. Guillén R, Ruiz I, Stanley J, Ramírez A, Pistilli N, Valiente N, et al. Evaluación metabólica de pacientes pediátricos con urolitiasis. Pediatr (Asunción) 2011; 38 (2): 87-92.         [ Links ]

8. Hulley SB, Cummings SR. Diseño de la investigación clínica. Un enfoque epidemiológico. Barcelona: Ediciones Doyma; 1993.         [ Links ]

9. Rodgers A, Allie-Hamdulay S, Jackson G. Therapeutic action of citrate in urolithiasis explained by chemical speciation: increase in pH is the determinant factor. Nephrol Dial Transplant 2006; 21: 361-9.         [ Links ]

10. WHO /FAO Diet, nutrition and the prevention of chronic diseases. Ginebra 2003.

11. Guillén R, Ruiz I, Stanley J, Ramírez A, Pistilli N. Evaluación de parámetros litogénicos en pacientes con urolitiasis que concurren al Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Salud en el año 2009. Mem Inst Investig Cienc Salud 2010; 8 (1): 14-21.         [ Links ]

12. López A, Gutiérrez R, Aragón MA, Guadarrama B, Costilla A, Pérez A, et al. Evaluación metabólica ambulatoria de 27 pacientes con urolitiasis de alto riesgo de recurrencia en el Centro Médico del ISSEM y M. Rev Mex Urol 2011; 71 (6): 314-8.         [ Links ]

13. da Silva SFR, da Silva SL, Campos H de H, Daher EDF, da Silva CAB. Demodrapihc, clinical and laboratory data of patients with urinary litiasis in Fortaleza, Ceara. J Bras Nefrol Orgao of Soc Bras E lat-Am nefrol 2011; 33 (3): 295-9.         [ Links ]

14. Batista LA, Pellegrini L, Bertinato L, Brites M, David JM, Tazima. Investigacao de nefrolitiase no Osets do Paraná. J Bras Nefrol 2011; 33 (2): 160-5.         [ Links ]

15. Sánchez A, Sarano D, Del Valle A. Nefrolitiasis: Fisiopatología, evaluación metabólica y manejo terapéutico. Actual Ostel 2011; 7 (3): 195-234.         [ Links ]

16. Damasio PC, Amaro CR, Cunha NB, Pichutte AC, Goldberg J, Padovani CR, et al. The role of salt abuse on risk for hypercalciuria. Nutr J 2011; 10: 1-4.         [ Links ]

17. Taylor EN, Curhan GC. Determinants of 24-hour urinary oxalate excretion. Clin J Am Soc Nephrol CJASN 2008; 3 (5): 1453-60.         [ Links ]

18. Amaro CR, Goldberg J, Amaro JL, Padovani CR. Metabolic assessment in patients with urinary lithiasis. Int Braz J Urol 2005; 31: 29-33.         [ Links ]

19. Audicio P, Álvarez V, Servetto C. Factores de riesgo litogénico en población formadora de cálculos renales. Salud Militar 2013; 32 (1): 15-20.         [ Links ]

20. Grases F, Costa-Bauza A, Prieto RM. Renal lithiasis and nutrition. Nutr J 2006; 5: 23-9.         [ Links ]

21. Isern B. Estudios sobre factores cinéticos implicados en la litiasis renal oxalocálcica: nucleación heterogénea e inhibidores de la cristalización [Doctoral]. [Palma de Mallorca]: Universitat de les Illes Balears; 2007.

22. Coe FL, Evan A, Worcester E. Kidney stone disease. J Clin Invest 2005; 115 (10): 2598-608.         [ Links ]

23. Arrabal Martín M, Fernández Rodríguez A, Arrabal Polo MA, Ruíz García MJ, Zuluaga Gómez A. Estudio de factores fisicoquímicos en pacientes con litiasis renal. Arch Esp Urol 2006; 59 (6): 583-94.         [ Links ]

24. Reyes Rabanal L, Mirabal Martínez M, Mañalich Cómas R, Almaguer López M. Estudio comparativo del comportamiento clínico-epidemiológico de la uroliatiasis en dos poblaciones diferentes de Cuba. Rev Port Nefrol Hipert 2004; 18 (3): 155-65.         [ Links ]

25. Strope SA, Wolf JS Jr, Hollenbeck BK. Changes in gender distribution of urinary stone disease. Urology 2010; 75 (3): 543-6.         [ Links ]

26. Losito A, Nunzi EG, Covarelli C, Nunzi E, Ferrara G. Increased acid excretion in kidney stone formers with essential hypertension. Nephrol Dial Transplant Off Publ Eur Dial Transpl Assoc-Eur Ren Assoc 2009; 24 (1): 137-41.         [ Links ]

27. Eisner BH, Porten SP, Bechis SK, Stoller ML. Diabetic kidney stone formers excrete more oxalate and have lower urine pH than nondiabetic stone formers. J Urol 2010; 183 (6): 2244-8.         [ Links ]

28. Laziri F, Rhazi Filali F, Oussama A, Soulaymani A, Qarro A, Lezrek M. Facteurs impliques dans l’epidemiologie des calculs urinaires marocains. J Maroc Url 2009; 19.         [ Links ]

29. Djelloul Z, Dlelloul A, Bedjaoui A, Kaid-Omar Z, Attar A, Daudon M, et al. Lithiase urinaire dansl’Ouestalgérien: étude de la composition de 1354 calculs urinaires en relation avec leur localisation anatomique, l’âge et le sexe des patients. Prog Urol 2006; 16: 328-55.         [ Links ]

30. Jing Z, Guo Zeng W, Ning J, JiaWei Y, Yan G, Fang Y. Analysis of urinary calculi composition by infrared spectroscopy: a prospective study of 625 patients in eastern China. Urol Res 2010; 38 (2): 111-5.         [ Links ]

31. Alaya A, Nouri A, Belgith M, Saad H, Jouini R, Najjar MF. Changes in urinary stone composition in the tunisian population: a retrospective study of 1,301 cases. Ann Lab Med 2012; 32 (3): 177-83.         [ Links ]

32. Gambaro G, Reis-Santos JM, Rao N. Nephrolithiasis: Why Doesn’t Our «Learning» Progress? Eur Urol 2004; 45 (5): 547-56.         [ Links ]

33. Hesse A, Brändle E, Wilbert D, Köhrmann K-U, Alken P. Study on the prevalence and incidence of urolithiasis in Germany comparing the years 1979 vs 2000. Eur Urol 2003; 44 (6): 709-13.         [ Links ]

34. Orozco R, Camaggi C. Evaluación metabólica y nutricional en litiasis renal. Rev Med Clin Condes 2010; 21 (4): 567-77.         [ Links ]

35. Cano García M, Ochoa-Hortal Rull M. Valor del estudio metabólico urinario en pacientes con litiasis recidivante. Estudio en nuestra área de salud. Actual Med 2014; 99: (793): 136-9.         [ Links ]


Correspondencia a:

Dra. Rosa Guillén
Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Salud, Campus Universitario San Lorenzo, Paraguay.
rmguillenf@gmail.com

Recibido el 29 de abril de 2015, aceptado el 8 de enero de 2016.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons