SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.41 número2El implicado filosófico de la hermenéutica teológica: Aportes de Bernhard Welte para pensar la presencia de la filosofía en la teología índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Teología y vida

versión impresa ISSN 0049-3449versión On-line ISSN 0717-6295

Teol. vida v.41 n.2 Santiago  2000

http://dx.doi.org/10.4067/S0049-34492000000200005 

CRONICA

Resumen de la cuenta del Decano, 1999

1. LA TAREA REALIZADA

La labor docente de la Facultad de Teología se ha realizado con su planta de 22 profesores, a los que se añaden los académicos asociados (35 en el primer semestre y 30 en el segundo). Se ha atendido a los alumnos propios de la Facultad (266 el primer semestre y 245 el segundo, 16 y 9 de ellos respectivamente de postgrado), a alumnos de las otras Facultades en cursos de Formación General y de Servicio (1.520 en el primer semestre y 1.719 en el segundo) y a profesores de otras Facultades de la Universidad Católica (un curso sobre San Juan en el primer semestre, difundido a todos los Campus de la Universidad por videoconferencia, gracias al programa Quinto Campus).

La labor de Extensión se realizó a través de los cursos de Teología para Laicos (209 alumnos en el primer semestre y 170 en el segundo) y de Teología espiritual (18 alumnos en el primer semestre y 64 en el segundo). En la Casa Central se realizó un panel sobre Dios como Padre visto por las tres grandes religiones monoteístas: Judaísmo, Islam y Cristianismo. Y, en conjunto con la Iglesia Luterana de Chile, se realizaron dos sesiones para dar a conocer la Declaración conjunta sobre la Justificación por la fe, firmada por representantes de la Iglesia Católica y de la Iglesia Luterana el 31 de octubre.

La inauguración del año académico fue el 22 de marzo. La Eucaristía fue presidida por el señor Arzobispo y Gran Canciller de la Universidad, Mons. Francisco Javier Errázuriz. La clase inaugural estuvo a cargo del Pbro. Dr. Juan Francisco Pinilla y versó sobre "La fuente y la noche: dos símbolos de la teología de San Juan de la Cruz".

El seminario interno de profesores fue sobre el fin del mundo, con ponencias de 6 profesores de la Facultad y 6 de fuera, de los cuales 3 de la UC.

En cuanto a las publicaciones de la Facultad, la Revista "Teología y Vida" publicó su número doble y sus dos números simples, con un total de IV + 452 páginas y con un tiraje de 700 ejemplares. La revista "Anales de la Facultad de Teología" publicó el cuaderno 2 del volumen 49, correspondiente a 1998, con la tesis doctoral en Teología Espiritual del Pbro. Juan Francisco Pinilla, Los sentidos espirituales, en particular el "toque de Dios", en San Juan de la Cruz, OCD, Doctor de la Iglesia; y el cuaderno único del volumen 50 de 1999 con la tesis doctoral del Pbro. Carlos Federico Schickendantz, Autotrascendencia radicalizada en extrema impotencia: La comprensión de la muerte en Karl Rahner. Fuera de estos cuadernos de Anales, se publicaron 7 libros de 6 Profesores de la Facultad:

– Jesús Bayo, María, Madre de Dios y madre de los hombres. Santiago, Tiberíades, 1999, 180 pp.

– Antonio Bentué, Las tentaciones de Job. Madrid, PPC/SM, 107 pp.

– Antonio Bentué, Cultura de hombres, salvación de Dios. Santiago, Tiberíades, 1999, 177 pp.

– Samuel Fernández, Cristo médico según Orígenes. La actividad médica como metáfora de la acción divina (Studia Ephemeridis Augustinianum 64). Roma, Augustinianum, 1999, 327 pp.

– Miguel Angel Ferrando, Ver a Jesús, ver al Padre. Un curso sobre el Evangelio de San Juan. Pontificia Universidad Católica de Chile, TELEDUC, 1999, 257 pp.

– Rodrigo Polanco, El concepto de profecía en la teología de san Ireneo. Madrid, BAC, 1999, 430 pp.

– Sergio Silva, ¿Por qué murió Jesús? Iniciación a los Evangelios. Volumen II: Lectura del Escenario: Naturaleza, Persona y Cultura. Santiago, Ediciones Universidad Católica de Chile, 1999, 463 pp.

Como apoyo a la investigación: Seladoc continuó el análisis y catalogación de artículos de 121 revistas de América Latina; todos los computadores en la Facultad pueden entrar en red, conectada a Internet, lo que permite búsquedas bibliográficas en Bibliotecas especializadas de todo el mundo.

Realizaron investigaciones personales, sin patrocinio formal, los Profesores Antonio Bentué (Introducción a las búsquedas religiosas del hombre), Fernando Retamal (Chilensia Pontificia 1878-1958) y Sergio Zañartu (Revelación y tradición; Ateísmo y pruebas de la existencia de Dios).

Realizaron investigaciones con patrocinio institucional Anneliese Meis (La paradoja del hombre a la luz del encuentro entre cultura griega y hebrea, en Orígenes, 3ª parte; Fondecyt, en equipo con A. Castellano, S. Fernández y otros) y Carlos Casale (Proyecto Cine y Teología, DIPUC). A esto se añaden dos investigaciones patrocinadas por la propia Facultad: la primera –que se encuentra en su segundo año y final– dirigida por Juan Noemi (Historia del pensamiento teológico en Chile: el aporte de Teología y Vida durante la segunda mitad del siglo XX); en ella colaboran los Profesores A. Arteaga, C. Casale, S. Fernández, R. Guzmán, F. Parra y otros. La otra investigación la realiza A. Rehbein (Pensamiento teológico en Chile, siglo XVIII: Antecedentes para su estudio).

Otras actividades

Actividades conjuntas entre la Facultad Evangélica de Teología (de la Comunidad Teológica Evangélica) y nuestra Facultad realizadas en el año: participación de dos profesores de la Facultad evangélica en el Seminario Interno de nuestra Facultad (Eugenio Araya y Gastón Ramírez) y de dos profesores nuestros en las reuniones de la revista de la Facultad evangélica (Andrés Arteaga y Fredy Parra) y encuentro de profesores de ambas Facultades en torno al tema de la teología latinoamericana el 31 de mayo.

Se inició la evaluación del Programa de Licenciatura, siguiendo una decisión del Consejo Superior, que pide que todos los programas de posgrado de la Universidad inicien un proceso de autoevaluación, que prepare una futura acreditación ante organismos internacionales. Con la asesoría de los doctores Mladen Koljatic y Mónica Silva, de la Facultad de Economía de la Universidad, se preparó una encuesta destinada a recoger la experiencia de los alumnos del programa, tanto de los que terminaron como de los que quedaron a medio camino. Esta encuesta será aplicada a partir del mes de enero del 2000.

Se formó una Comisión de Cursos de Formación General, que se ha de hacer cargo de la programación y la permanente evaluación de estos cursos, que representan un importante servicio de la Facultad a los alumnos de pregrado de la Universidad. Queda presidida por el vicedecano de la Facultad.

El 29 de noviembre se reunieron profesores del Seminario Pontificio de Santiago y de la Facultad, para tratar el tema de la eclesialidad de la teología, introducidos en el tema por sendas ponencias breves del profesor Pedro Domínguez, del Seminario, y del Decano de la Facultad. Se espera realizar todos los años un encuentro semejante, dado que este fue muy bien acogido por los participantes.

La Facultad organizó la presentación de las tesis doctorales sobre temas patrísticos, de los profesores Antonio Castellano, Juan Francisco Pinilla, Samuel Fernández y Rodrigo Polanco, el 7 de junio en el Salón de Honor de la Casa Central. Organizó también la presentación, en la sala del Consejo de la Facultad, de la tesis doctoral del profesor invitado Carlos Schickendantz, el 20 de octubre (la tesis está publicada en Anales) y el 27 de octubre de la Historia de la Teología en América Latina, volumen 1º: desde los orígenes hasta la guerra de sucesión (1493-1715), dirigida por el profesor de la Universidad de Navarra, Josep Ignasi Saranyana.

El 22 de diciembre un grupo de profesores se reunió para recibir la visita del Rector, Prof. Juan de Dios Vial Correa, que quería despedirse personalmente de cada Facultad al terminar sus 15 años de rectorado.

2. ALGUNAS PREOCUPACIONES

Quiero señalar dos principales. Por un lado, creo que debemos poner mucho empeño en consolidar todo lo bueno que tiene la Facultad, focalizando las energías en algunos puntos específicos de cada programa. Pienso que en el currículo A debemos seguir dando pasos en la tarea de perfilar mejor su carácter pastoral; conscientes de que esto depende de que logremos formar un grupo de teólogos pastorales, lo que a su vez depende de la política de formación de los futuros profesores, que no está en nuestras manos sino en las de los Provinciales y del Arzobispo. En el currículo B se puede mejorar la forma de la enseñanza, de manera que satisfaga los deseos de los alumnos, expresados de diversas maneras en los últimos años, de mayor participación y creatividad. En el programa de Licencia me parece necesario preocuparnos de aumentar su atractivo, diversificando la oferta de especialidades, reducidas actualmente a la sola teología sistemática y fundamental; esto supone aumentar la planta de doctores en las restantes áreas de las disciplinas teológicas, lo que, de nuevo, nos lleva al tema de la política de formación de los futuros profesores.

Por otro lado, pienso que la ocasión del cambio de Rector y de un posible traslado de la Facultad a un local propio en el Campus San Joaquín favorecen la preocupación por dar a nuestra tarea un impulso nuevo, que me gustaría caracterizar mediante dos aspiraciones: una inserción más plena y más activa en la Universidad y una acentuación de la latinoamericanidad de su reflexión. La primera aspiración se puede satisfacer intensificando el trabajo interdisciplinar con profesores de otras Facultades; algo de esto se da –ya desde hace años– en nuestros Seminarios Internos, pero no se ha estabilizado institucionalmente en equipos de trabajo (o Centros interdisciplinares) abocados al estudio de temas de interés común. La latinoamericanidad de nuestra reflexión supone que hagamos el análisis teológico y pastoral de la situación actual de la cultura y la sociedad en nuestro país y de AL en su conjunto, sobre todo del llamado Cono Sur, al que pertenecemos y con el cual tenemos muchos rasgos en común; para este análisis el trabajo interdisciplinar se presenta como indispensable. Hay que tener en cuenta el aumento de la proporción de estudiantes extranjeros en nuestra Facultad en los últimos cuatro años –ha oscilado entre 20 y 29%–, lo que hace urgente integrar lo latinoamericano en nuestra reflexión. Desde fines del año 1999 el Consejo se halla abocado a la tarea de hacer una planificación estratégica de mediano plazo de la Facultad en la cual, en el momento adecuado, se invitará a participar a todos los profesores de la Facultad. Será la ocasión para discutir entre todos estas y otras preocupaciones sobre el futuro próximo de nuestra Facultad.

Sergio Silva G., ss.cc.
Decano de la Facultad de Teología,
Pontificia Universidad Católica de Chile

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons