SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número44Fonderbrider, Jorge (selección, prólogo y notas). 2008. Una antología de la poesía argentina (1970-2008) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Estudios filológicos

versión impresa ISSN 0071-1713

Estud. filol.  n.44 Valdivia sep. 2009

http://dx.doi.org/10.4067/S0071-17132009000100023 

ESTUDIOS FILOLÓGICOS 44: 273-274, 2009

RESEÑAS

 

Néstor García Canclini . 2007. Lectores, espectadores e internautas. Barcelona: Gedisa, 136 pp. (Natalia Soazo).

 


Este libro va en la búsqueda de caminos que permitan construir una óptica en torno a las relaciones entre lector, espectador e internauta, en la era de la digitalización y conectividad informática. Lo anterior supone un desarrollo dinámico en la medida en que los recorridos y acercamientos a estas cuestiones nos muestran cruces y desplazamientos en distintos escenarios. Por lo tanto, el horizonte a alcanzar no es único, sino que por el contrario la posibilidad está en atender a las múltiples resignificaciones que estas dinámicas culturales tienen entre sí.

El texto está constituido por breves artículos, relacionados entre sí, repensando nuevas fronteras y espacios, en donde los hábitos y consumos culturales tienen lugar.

El primero, Aperturas, plantea las trasformaciones, interrupciones, discontinuidades, que el lector vive mientras lee. Se trae a la discusión el pensamiento de ítalo Calvino: "Cada libro nace en presencia de otros libros, en relación y cotejo con otros libros", apelando con esto a la intertextualidad. Ahora, ¿qué sucede con estas interrelaciones en una época de cultura industrializada?, es una cuestión que guiará estas reflexiones. El segundo, Asombro, nos habla de las estrategias de las artes para atraer al público masivo. Las corrientes vanguardistas, ahora ceden el paso a las lógicas del mercado. Sin embargo, es necesario establecer, que ante la masiva y abundante información que recorre el ciberespacio, no se construyen puentes que permitan hacer el tránsito en un mundo altamente fragmentado. El problema está, por tanto, en que a través de esta aventura digital nos ceguemos con la proliferación de textos e imágenes, lo cual nos impida ver la existencia de otros universos de significados. En Audiencias el eje central lo constituye la formación de públicos, que dependen de diversos contextos. El medio para cumplir lo anterior es formar tanto a un lector de libro como a un espectador y televidente, combinando lenguajes y espacios, a fin de asumir los efectos y condicionamientos de la escena digital. El cuarto, ¿Campos culturales o mercadosl, del campo artístico propio de los siglos XVIII, XIX y XX, donde los museos, galerías y universidades modernas albergaban obras de arte cuyo valor se creaba sin las presiones de sectores políticos o religiosos, pasamos a una era donde observamos una mercantilización de la producción cultural, masificando el arte y la literatura. Los parámetros y criterios se basan en la rentabilidad económica por sobre el valor estético. En Cinefilos y videófilos surge la pregunta ¿cómo se forma el saber fílmico de los cinefilos y video filos? Quien asiste a una sala de cine no conoce al director de la película, ni tampoco se interesa en clasificar a las películas en el género correspondiente. En los videófilos se da una relación con las películas de un presente sin memoria, en cuanto al desinterés mostrado por cintas antiguas. Los criterios de clasificación también marcan una diferencia. Por un lado, en las salas de cine se organiza la información en fichas técnicas, en tanto en los videoclubes se organizan las cintas en géneros, que en su mayoría son de origen estadounidense y habladas en inglés. En Ciudadanos se constata que ante la masiva expansión de los mercados culturales el ciudadano se vuelve incapaz de intervenir tanto en la información como en los espectáculos a los cuales asiste. La centralidad y organización de la información no cambia. Ante esta situación, se pide la defensa del internauta, a fin de promover competencias menos desleales entre empresas, dar confiabilidad a la información y reducir la brecha digital. En Consumidores se apela a la falta de diversidad de la oferta, lo cual crea condiciones poco favorables para que el consumidor sea activo, volviéndolo inerme en muchos aspectos. El camino que se puede trazar es ejercer la ciudadanía y el acceso a bienes y tecnologías, siendo conscientes de lo que se quiere. En Convergencia digital se remite a la fusión de radio, televisión, música, Internet, noticias, libros, revistas. Estos se digitalizan, rediseñando los modos de acceso a los bienes culturales y formas de comunicación. En Creatividad se establece que la capacidad creativa de los artistas está condicionada por las exigencias de los mercados artísticos. Los criterios empresariales no estimulan la creatividad de la obra de arte, más bien buscan aumentar los recursos mediante la recuperación de las inversiones en este mercado. En Cuerpo postdigital la incorporación del reloj a los ordenadores y móviles representa una nueva relación con el tiempo y a las maneras de acceder a él. En Cuerpo la interrogante que se plantea aquí es ¿hay un cuerpo del lector y otro del espectador? Los estereotipos construidos en torno a estas dos figuras tienen en común el aspecto sedentario de la imagen. El internauta en esta esfera supone más acción y realiza múltiples funciones: lee, responde al teléfono, ve una película y contesta e-mails. En este escenario, podemos pensar que aun el cuerpo sentado atraviesa fronteras. En Espectador, dentro de diversos espacios los sujetos sociales no permanecen estáticos frente a las obras que observan; varían las distancias, las posiciones y los juicios acerca de ellas. En Interactividad, en la era digital, la interactividad se desterritorializa, las fronteras se esfuman, se interactúa desde diversas posiciones y lugares, incluso inventando identidades y simulando situaciones. Se forman de esta manera "contextos", los cuales posibilitan nuevas formas de sociabilidad, basadas en valores y sensibilidades, acordes a los acontecimientos que tienen lugar en el proceso de circulación. En Internautas las redes virtuales van cambiando las maneras de leer, de observar y de relacionarse en un contexto determinado. En Lectores, se postula que en nuestra actualidad ha cambiado nuestra forma de leer. Acaso no leemos de igual forma a Joyce, Cervantes, Kafka, Borges, Tolstoi; incluso estos mismos escritores en su larga trayectoria han construido muchos personajes, ni siquiera ellos los pensaron de igual manera nos dice Ricardo Piglia en su libro El último lector. La crítica literaria contemporánea no puede pretender construir una sola forma de leer a estos autores. Un texto es para leerlo, escucharlo, imaginarlo, observarlo. En Local, en una época de interdependencia a nivel global, lo local no desaparece, sino que se rediseña de acuerdo a la conectividad con otros lugares, lenguas y culturas. En Marcas, actualmente se diluye la autonomía de los campos culturales, las marcas independizan redes de significados. Vamos por dos caminos: el uso cotidiano de los objetos y el espectáculo de las marcas. En Museo, ante la agonía de las vanguardias y la escasez en la búsqueda del valor estético, se han hecho esfuerzos por tratar de convertir al museo en centro cultural, donde las artes visuales se combinan con libros, revistas, videos y recursos multimedia. En Museo para la globalization, lo interesante es que nos invita a pensar en los interlugares, es decir, todo aquello que no es de aquí ni de allá. Ya no estamos en presencia de un objeto que pertenece a un determinado patrimonio, sino de espacios y circuitos en disputa. En Piratas, el acceso a bienes globalizados, aparecen viales a través de recursos informales e ilegales, más que a una reestructuración más justa del orden social. En Sospechas, las incertidumbres propias de la época unidas a las más variadas producciones cinematográficas, nos hacen preguntarnos ¿quién es el autor? En Telesolidaridad vemos cómo se filman escenas en lugares de extrema pobreza donde se busca apelar a la sensibilidad del telespectador. En Wash and wear observamos muchas acciones tendientes a regenerar el tejido y sentido social; performance en espacios públicos para denunciar los abusos del aparato opresor o frente a actos de corrupción. El desafío surge en torno a la organización social en un mundo altamente conectado. ¿Cómo se puede proteger el patrimonio, los universos de sentido en nuestra actualidad? La cuestión es pensar en la complejidad de las acciones y no esperar su desenlace. En Zapping se busca encontrar una posición, un lugar, dentro de la multiplicidad de redes, que apele a la autonomía y no al autismo.

Lectores, espectadores e internautas nos invita a emprender un viaje por caminos y bifurcaciones, los cuales hacen que el lector se sitúe en múltiples esferas. A ratos con cuotas de humor y ejemplos de nuestra cotidianeidad, el autor articula redes simbólicas en la búsqueda constante por ese "otro" que interactúa en las redes virtuales. Con lo inacabado y parcial que puede resultar un libro con muchos ensayos y de poca extensión, García Canclini no pierde la agudeza y audacia en su mirada. Nada queda cerrado, se construye aquí un espacio para la propia interpretación.

Universidad Austral de Chile
Doctorado en Ciencias Humanas
nsoazo@yahoo.es

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons