SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número64Adquisición de las consonantes vibrantes en español de Chile en una muestra de informantes entre 2;0 y 3;11 añosConsonancias léxicas andinas en el lenguaje ritual mapuche williche: relaciones translingüísticas y estratificación histórica índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Estudios filológicos

versión impresa ISSN 0071-1713

Estud. filol.  no.64 Valdivia dic. 2019

http://dx.doi.org/10.4067/S0071-17132019000200223 

Lingüística

La metáfora gramatical en la construcción de posicionamientos discursivos

The Grammatical Metaphor in the Construction of Discursive Positioning

Claudio Pinuer Ra  * 

Teresa Oteíza Sb 

Cristián Delgado Ha 

a Universidad de Concepción, Facultad de Humanidades y Arte. Chile. Correo electrónico: crisdelgado@udec.cl

b Pontificia Universidad Católica de Chile. Chile. Correo electrónico: moteizas@uc.cl

RESUMEN:

En este artículo se aborda de manera descriptiva el potencial discursivo-semántico de la metáfora gramatical, la cual puede definirse como un recurso no congruente de codificación en el ámbito de la gramática sistémico funcional. Nuestra adhesión a esta teoría funcional implica entender el lenguaje como una realidad semiótica donde la lexicogramática es un estrato desarrollado para construir textos, realizaciones primarias y prioritarias del lenguaje y los lenguajes. Las metáforas gramaticales son opciones sistémicas de la lexicogramática y, como tales, recursos disponibles para estructurar textos y desplegar sentidos, ideativos e interpersonales, tanto a nivel de la cláusula como a nivel discursivo-semántico. En este estudio sistematizamos opciones de metáfora gramatical y las integramos en una matriz concebida discursivamente que se aplica en la exploración de un corpus de interacción en aula recogido en clases de historia de sexto año básico centradas en la violación a los derechos humanos cometida en la dictadura civil-militar de Augusto Pinochet (1973-1990). Los resultados verifican que la metáfora gramatical es empleada para codificar una amplia variedad de significados producidos por los sistemas de transitividad y modo, respectivamente. También se comprueba la potenciación de este recurso para instanciar posicionamientos discursivos que configuran patrones de representación de actores, procesos y circunstancias relevantes del periodo histórico examinado.

Palabras claves: metáfora gramatical; gramática sistémico funcional; discurso pedagógico de la historia

ABSTRACT:

In this paper, the discursive-semantic potential of the grammatical metaphor is descriptively addressed, which can be defined as a non-congruent coding resource in the field of systemic functional grammar. Our adherence to this functional theory implies understanding language as a semiotic reality where lexicogrammar is a stratum developed to construct texts, primary and priority realizations of language and languages. Grammatical metaphors are systemic options of lexicogrammar and as such they are resources available to structure texts and display senses, ideational and interpersonal, at both the clause level and at the discursive-semantic level. In this study, we systematize grammatical metaphor options in a discursively conceived matrix that we apply in the exploration of a corpus of classroom interaction collected from a sixth-year basic history class focused on the violation of human rights committed in the civil-military dictatorship of Augusto Pinochet (1973-1990). The results verify that the grammatical metaphor is utilized to encode a wide variety of meanings produced by the systems of transitivity and mode, respectively. The strengthening of this resource is also verified in the instantiation of discursive positions that configure patterns of representation of relevant actors, process and circumstances of the historical period.

Key words: grammatical metaphor; functional systemic grammar; pedagogical discourse of history

1. INTRODUCCIÓN

Una metáfora gramatical es la realización no congruente de un significado, es decir, la codificación de un contenido en una forma no natural, que interactúa en el sistema con expresiones no metafóricas. En primera instancia, las opciones, congruentes o no, no se evalúan por su gramaticalidad ni por su corrección, sino por su capacidad para construir significado en las dimensiones oracional y discursivo-semántica del lenguaje. Esto último considera el hecho de que las metáforas gramaticales conllevan una tensión entre los estratos discursivo-semántico y lexicogramatical.

En relación con la naturaleza semiótica de la metáfora gramatical, ideativas e interpersonales, este trabajo ha surgido en torno a las siguientes interrogantes: ¿En qué medida se cumplen en los textos las propiedades relevadas teóricamente en especial para el inglés? ¿Cuál es el grado de productividad en la dimensión ideativa e interpersonal? ¿Puede ser asociada a la configuración de patrones de signficación histórica? Creemos razonable asumir que la metáfora gramatical es un recurso lingüístico que contribuye con claridad al despliegue de significados textuales, por lo cual su estudio específico la convierte en un instrumento idóneo para la exploración funcional y discursiva del nivel discursivo-semántico del lenguaje.

El presente artículo se propone: (i) Desarrollar una descripción exhaustiva y actualizada de la metáfora gramatical que permita conceptualizarla como un recurso semiótico y operacionalizarla como un instrumento para el análisis del discurso; (ii) Analizar el despliegue de los rasgos lexicogramaticales y discursivo-semánticos de la metáfora gramatical en interacción oral en aula de sexto año básico; (iii) Configurar la productividad de los recursos metafóricos ideativos e interpersonales en la muestra del estudio; y (iv) Determinar la capacidad discursiva de la metáfora gramatical en el despliegue de posicionamientos históricos en la enseñanza escolar (sexto año básico) de la historia traumática reciente de Chile.

Las tareas asumidas requerirán el diseño de una matriz que considere las diversas posibilidades de metáfora gramatical disponibles en español y las relacione con dominios delimitados de significación que corresponden en este trabajo a las representaciones discursivas de la violación a los derechos humanos cometida en la dictadura civil-militar chilena de Augusto Pinochet (1973-1990).

La investigación de las metáforas gramaticales en cuanto recursos empleados en una clase de historia, implicará observar su desenvolvimiento semiótico en la construcción de la retórica propia del discurso histórico, en particular, la expresión de la temporalidad, la causalidad y la resignificación de las situaciones históricas estructuradas en participantes, procesos y circunstancias. Este artículo se suma a una serie de estudios en los cuales hemos indagado sobre la capacidad de la lexicogramática para codificar posicionamientos discursivos relativos a interpretaciones hegemónicas de la historia reciente de Chile (Pinuer y Oteíza 2015 y 2016).

En la siguiente sección, se proporcionan los fundamentos teóricos del trabajo relativos a la interpretación funcional y discursiva de la metáfora gramatical y su disponibilidad en la dimensión ideativa e interpersonal. A continuación, se describirá la metodología del estudio con énfasis en la exposición de las categorías de análisis. Finalmente, se presentan los hallazgos más significativos ordenados según productividad, sujetos (profesor y alumnos), metafunción y alusividad histórica.

2. LA METÁFORA GRAMATICAL

2.1. La metáfora gramatical como recurso semiótico y social

La metáfora gramatical, noción ideada por Halliday, es considerada una variante de la metáfora tradicional o metáfora léxica. De acuerdo con Taverniers (2017: 355): “in the same sense as a figurative expression is metaphorical because it differs from a (more) literal rendering of a meaning, grammatical metaphor is metaphorical in that it deviates from a more typical, or more congruent, means of expression.”

Frente a la metáfora léxica, que representa una variación a nivel de contenido, la metáfora gramatical es una “variation in the expression of a given meaning” (Halliday 1994: 342). En cuanto variación expresiva, la metáfora gramatical se aparta de la estrategia de iconicidad, pues con ella el énfasis se traslada de la representación fiel de los eventos a la condensación de sentidos. Por ejemplo, dos procesos realizados conjuntivamente a través de un complejo causal (Se destituyó al ministro por faltas a la probidad) puede tomar la forma de un evento unitario codificado como grupo nominal (La destitución del ministro por faltas a la probidad). Halliday destaca una serie de cambios referenciales gatillados por el paso de un mapeo congruente a uno no congruente: “from figure to element, from sequence to figure; and from figure with process to figure with process as thing” (Hao 2015: 68). La complejidad de estas junciones semánticas, como es obvio, va aparejada de una consecuente recursividad lexicogramatical.

La metáfora gramatical, señala Halliday, conlleva tanto un realinamiento interestratal como un remapeo entre lo semántico y lo lexicogramatical. Al respecto, Martin (en Hao 2015: 70-71) sugiere que “this ‘realignment’ and ‘remapping’ of the realisational relationship between the two strata is a principle through which language’s meaning potential is indefinitely extend.” Taverniers (2014) agrega a esta caracterización el despliegue de una doble semiosis, determinada por el contenido ideativo y los valores vinculados al contexto de circulación.

En cuanto opción sistémica, la metáfora gramatical (subrayada) se despliega como una realización (i) que se selecciona en lugar de una expresión congruente (ii):

(i) La detención del joven sacerdote por parte de carabineros movilizó a todos los vecinos. (ii) Los carabineros detuvieron al joven sacerdote, lo que movilizó a todos los vecinos.

Como precisó Thompson (2004: 220), la metáfora gramatical es una práctica usual que se singulariza por la particularidad de la o las codificaciones involucradas. En (i), observamos que el evento ‘detener’ es realizado a través de un nombre, en lugar de un verbo que sería lo natural. Este ejemplo ofrece un caso habitual de metáfora gramatical ideativa conocida con el nombre de nominalización, que encierra una relación de incongruencia y tensión entre semántica y gramática.

La metáfora gramatical involucra un cambio de rango estructural y una recategorización, consistente en el caso de la nominalización, en la realización como grupo de un evento que se expresa naturalmente como cláusula. Por otra parte, implica la reconversión de un predicado verbal en sustantivo, lo cual entraña un cambio morfológico. Además de los efectos semánticos contenidos en el recurso metafórico, debe considerarse la incidencia de la propia relación entre significado y gramática para la comprensión del mensaje: “when a semantic choice is realised congruently, its semantic meaning can be deduced by the grammatical functions that realise the meaning, whereas when it is realised metaphorically, both grammatical function and class need to be considered” (Hao 2015: 68).

Ghio y Fernández (2008: 167) sostienen que: “para cualquier configuración semántica habrá una determinada realización en la léxico-gramática que puede ser considerada congruente; también puede haber muchas otras que en cierto sentido son “transferidas” o metáforas”. Entre las formas disponibles se produce una cosignificación que las convierte en estructuras agnadas (o emparentadas), como destaca Hao (2015). En una expresión congruente, ha precisado Halliday (1994), la relación entre las categorías semánticas y gramaticales es natural: la gente, los lugares y las cosas son realizados nominalmente, las acciones son realizadas verbalmente y las relaciones lógicas de tiempo y consecuencia son realizadas conjuntivamente. Expresiones congruentes y no congruentes pueden tener el mismo grado de gramaticalidad, corrección y aceptación.

La metáfora gramatical es un recurso para crear significados y como tal “grammatical metaphor expands the meaning potential of a grammar recursively” (Martin 1991: 330), dotando al lenguaje de poder metafórico (Taverniers 2017). Como advierte Hao (2015: 64): “metaphorical means of realisation is understood in relation to its congruent means of realization and that there can be more than one grammatical metaphor.” No obstante la aclaración, la misma autora (2015) va a recordar que en la investigación sistémico funcional las metáforas gramaticales son muy distintivas del discurso vertical -típicamente adquirido a través de la educación formal, como destaca Rose (2014)- dentro del cual, respectivamente, dan cuenta de posicionamientos respecto del conocimiento negociado (ideación) y la presencia de compromiso heteroglósico en la negociación (intersubjetividad).

La paridad referencial entre una opción metafórica y no metafórica no supone que dé lo mismo emplear una y otra forma. Desde un punto de vista gramatical, con una metáfora se pierden y ganan rasgos. En el caso de la nominalización, el nombre deverbal pierde valores típicamente gramaticales (modo, tiempo, aspecto, persona y número) y gana propiedades nominales (género y número, concordancia nominal). En el nivel discursivo-semántico del lenguaje, esta variedad de metáfora ideativa se encuentra entre los recursos esenciales para construir la explicación histórica por cuanto facilita la configuración de cadenas de razonamientos y opera como un mecanismo básico de abstracción (Halliday & Martin 1993).

Como se destaca en Martin (2008), la metáfora gramatical debe considerarse un fenómeno filogenético y semohistórico en el sentido de la evolución que refleja la relación entre el estrato del contexto y el estrato lexicogramatical y de la relación entre el lenguaje y las necesidades semióticas de las diversas culturas, todo lo cual, como indica Hao (2015: 29), determina que “Semiotic systems are not static.” La evolución del conocimiento científico, por ejemplo, tensiona las capacidades expresivas de la lengua que debe proporcionar recursos para representar con eficacia conocimiento crecientemente abstracto y complejo. Según Martin (2008: 404-405): “grammatical metaphor is crucial to establishing technical terms and relating them to one another, and to explaining causal relations among processes.” Más adelante, destaca el papel crucial de este recurso en el flujo informativo del texto. Valgan ambas puntualizaciones para no forzar interpretaciones ideológicas de cada metáfora gramatical que se encuentre en el camino.

2.2. El despliegue de la metáfora gramatical en la lexicogramática

Uno de los principios claves de la gramática sistémico funcional es la organización metafuncional del lenguaje, determinada por las funciones sociales que el lenguaje realiza y ancladas en la capacidad de expresión del hablante que, en última instancia, hace de la lengua un potencial lexicogramatical. La función se manifiesta en los usos concretos de la lengua, aclarando que función (sistema semántico) no es lo mismo que uso (situación inmediata). Halliday (1994) establece tres funciones centrales o macrofunciones que denomina metafunciones, interpretadas como abstracciones que relacionan la lengua con el contexto social en que es utilizada (usos). Las metafunciones son las categorías más generales del significado potencial, comunes a todos los usos de la lengua.

Las meta o macrofunciones tienen que ver con la representación de la experiencia (metafunción ideativa), el establecimiento de relaciones interpersonales (metafunción interpersonal) y la textualización (metafunción textual). La estratificación metafuncional de la lengua conlleva una organización semántica equivalente que se plasma en el funcionamiento de tres niveles de significación: ideacional (el significado como contenido), interpersonal (el significado como negociación de mercancía simbólica) y textual (el significado como mensaje). Para concluir esta brevísima descripción de las metafunciones, señalaremos que se realizan simultáneamante y “al servicio de necesidades contextuales orientadas socialmente” (Quiroz 2015: 266).

Ahora bien, las realizaciones metafóricas se dan a nivel de significados ideativos e interpersonales. Halliday y Matthiessen (2014) descartan la posibilidad de que los significados textuales puedan realizarse incongruentemente, frente a lo cual existen posturas divergentes, como sucede en los trabajos de Thompson (2004) y He (2013). Por último, si bien no está considerado hacerlo en este trabajo, la producción metafórica también puede ser analizada en relación con elementos de registro y género pedagógico. Sobre el particular, Rose (2014: 5) sostiene que: “In classroom discourse, each register variable is realised in particular discourse semantic structures that are mapped together in each step of the unfolding genre.”

2.3. Metáforas ideativas

2.3.1. Nominalización

La nominalización es una forma de metáfora experiencial en la cual: “los procesos (congruentemente expresados como verbos) y las propiedades (congruentemente expresadas como adjetivos) son reformuladas metafóricamente como sustantivos” (Ghio y Fernández 2008: 169). Según esta definición, la no congruencia subyacente a este tipo de metáfora consiste en un desfase semántico-sintáctico entre las categorías proceso/sustantivo y propiedad/sustantivo. Por ejemplo, en la oración Todo lo que uno leía tenía censura del régimen militar, se nominaliza el proceso ‘censurar’, cuya realización congruente en la cláusula sería mediante un verbo (cfr. El régimen militar censuraba todo lo que uno leía). Por otro lado, en la oración Hubo intolerancia tanto de Izquierda como de Derecha, se realiza como sustantivo la propiedad con que se caracteriza el actuar de los participantes (cfr. Tanto Izquierda como Derecha fueron intolerantes).

La relación entre nominalización y discurso científico es muy estrecha: la tecnicalidad y la significación de procesos abstractos en las diversas disciplinas dependen esencialmente de este recurso lexicogramatical. Si bien la nominalización es una metáfora gramatical muy productiva en los discursos especializados, conviene distinguir entre ambos fenómenos. La nominalización es un mecanismo lexicogenésico que amplía la disponibilidad léxica de una lengua. Por su parte, la metáfora gramatical, en palabras de Martin (2008: 403), “is a resource for scrambling, within limits, the realization relationship between semantics and grammar and so indefinitely extending a language’s meaning potential.” Una consecuencia importante de esta aclaración es que la sola nominalización no produce una opción metafórica. Esto depende de la forma en que se relacionan los estratos semántico y lexicogramatical: la incongruencia y la tensión son los comportamientos claves.

En la ciencia, la nominalización es un recurso altamente productivo para ampliar el rango de definiciones, “its function is to accumulate meanings so that a technical term can be defined” (Martin 1991: 333); como herramienta semiótica de la ciencia, “grammatical metaphor “distilss”” (Martin 1991: 333). Por su parte, en el discurso de las humanidades, se emplea experiencialmente para representar los eventos como participantes o entidades e inscribir las relaciones lógico semánticas en el dominio de la misma cláusula donde se realiza la nominalización. En el plano de la significación metatextual, los textos examinados revelan el funcionamiento de la metáfora ideativa como una estrategia para configurar la estructura temática e informativa de los textos; específicamente, “in history grammatical metaphor “scaffolds”” (Martin 1991: 333).

Por otra parte, una nominalización puede perder su carácter metafórico debido a su incapacidad para significar una situación experiencial o Figura, caso en que el término denota un significado léxico general. Por ejemplo, el nombre común “infusión” (derivado de fusionar) significa una entidad, equivalente a té o agua de hierba, no cotejable con una opción equivalente clausal. La nominalización pasa a ser considerada una metáfora muerta o metáfora domesticada, términos propuestos por Halliday (1998) y Taverniers (2014), respectivamente. En cuanto a la dificultad de distinguir entre una metáfora viva y muerta, Hao (en prensa) señala que: “this ambiguity can be clarified by revealing distinctive discourse semantic features of entities and figures.”

Las nominalizaciones de base metáforica codifican una figura de manera no congruente y como la cláusula es el recurso naturalmente especializado para hacerlo, la reconversión nominal puede conservar significados de naturaleza interpersonal ligados a la valoración del conocimiento representado. En su trabajo acerca del inglés científico, Hao (en prensa) examinó dichos valores a través del sistema semántico de valoración (appraisal), elaborado por Martin y White (2005). También comprobó el acoplamiento de significados textuales engendrados desde el sistema de identificación. Se puede apreciar que la presencia de la nominalización conlleva una serie de singularidades tanto dentro como fuera de su dominio estructural, por ello, se ha planteado que debe verse como el síndrome de una serie de cambios introducidos en la configuración discursivo semántica (Taverniers 2017).

2.3.2. Cláusulas no ergativas

La posibilidad de incluir la voz media en el repertorio de metáforas gramaticales del español está asociada al participante agente en la expresión de la transitividad en la construcción clausal. El rasgo específico es la ausencia de este participante, lo cual en ciertos trabajos es indicador infalible de metáfora gramatical: “las cláusulas no ergativas son metafóricas en aquellos casos en que nuestros conocimientos nos indican que debe existir un agente externo cuya presencia es ocultada por las escogencias lexicogramaticales del autor” (Moss 2013: 98). Esta forma específica de incongruencia afecta a los predicados que denotan procesos en que intervienen participantes a partir de los cuales se produce el evento de experiencia cuya expansión congruente incluye al participante realizado como sujeto (cfr. La policía aplicó violencia extrema), en tanto que la codificación metafórica lo suprime (cfr. Aumentó la violencia extrema), presentando otro argumento mediante esta función.

La ergatividad congruente se construye a partir de la expresión sintáctica exhaustiva de la estructura argumental del predicado. De acuerdo con este rasgo, la no ergatividad está basada en una reducción del marco argumental del verbo de forma que no es posible recuperar al participante sujeto (o actor). Este comportamiento permite sostener que la omisión del complemento agente en una oración pasiva perifrástica (cfr. Muchos dirigentes estudiantiles fueron detenidos) no es una manifestación de inergatividad, aunque su efecto en el nivel discursivo semántico sea equivalente.

2.3.3. Cláusulas pasivas pseudorreflejas

Son estructuras muy similares a las cláusulas no ergativas y por ello también representan los eventos en voz media. Se construyen con la forma pseudorrefleja se, la cual, a diferencia de las oraciones reflejas, no expresa reciprocidad, sino pasividad. Se realizan con un sujeto paciente que interactúa sintácticamente con el verbo y se ubica en posición posverbal. Preferentemene, las cláusulas pseudorreflejas son utilizadas para centrar la descripción en el evento y para visibilizar sintácticamente (como sujeto) a la entidad afectada por el desarrollo de la acción (cfr. Se violaron los derechos humanos sistemáticamente).

Se puede verificar que tanto las cláusulas no ergativas como las pseudorreflejas se organizan en torno a un predicado en el cual ha ocurrido un cambio en el rango argumental. La diferencia, relevante para toda lengua de sujeto prominente, es la posibilidad de interpretar la presencia de un sujeto efectivo. En cualquier caso, con (se) o sin marca de desagentivación, la reducción argumental producirá el efecto discursivo semántico de silenciar a un participante de máxima prominencia en la representación de una situación histórica, para efectos del presente artículo.

2.3.4. Metáfora lógica

En la dimensión lógica de la metafunción experiencial se ubican los recursos de significación a través de los cuales se plasman en el texto relaciones lógico semánticas que unen dos o más cláusulas en un complejo clausal (cfr. Los gobiernos democráticos repudian las dictaduras militares porque violan los derechos humanos). La manera de entender la interrelación de las situaciones presentadas en cada cláusula es congruentemente señalada por medio de unidades conjuntivas, individuales (porque) y locutivas (debido a que) en el caso del español.

Por el contrario, “la expresión de relaciones de causa-efecto por medio de verbos causales constituye una metáfora gramatical” (Moss 2013: 94). En el dominio de una metáfora lógica, se asigna a un verbo la misión de conectar eventos (cfr. La violación a los derechos humanos provoca el repudio de los gobiernos democráticos). La paráfrasis sigue identificando la violación a los derechos humanos como causante del repudio, sin embargo, el significado causal es realizado metafóricamente a través del verbo (provocar), en lugar de la conjunción oportuna. Cabe destacar que este uso metafórico ha sido verificado en un amplio número de manuales escolares de historia utilizados en Chile (Oteíza 2006).

Martin (1992) plantea que en tanto la metáfora experiencial constituye el mapeo metafórico de una figura, la metáfora lógica representa la codificación metafórica de una secuencia, particularmente de la conexión lógica de los eventos fusionados. Para Hao (en prensa), una metáfora lógica mapea metafóricamente una relación lógico semántica.

2.3.5. Metáfora temporal

El uso del presente simple con valor de pasado debe interpretarse como una realización metafórica en base a: “la incongruencia que se produce entre el tiempo gramatical utilizado y la referencia temporal del contenido del texto, creando así la tensión entre los estratos semántico y lexicogramatical que caracteriza a la metáfora gramatical” (Moss 2013: 98). Esta tensión interestratal es una de las tendencias más acentuadas del sistema verbal español, nos referimos a la ampliación del espacio cronológico del tiempo presente, que tanto se emplea en referencia a situaciones ocurridas en el pasado como posibles en el futuro.

Si bien el llamado presente histórico puede considerarse entre los rasgos lexicogramaticales de los géneros históricos (artículos, libros, novelas, autobiografías), su presencia en estos géneros puede prestarse a confusiones al momento de interpretar las situaciones históricas, por ejemplo, cuando suscita la impresión de que se están presentando reglas universales de la ciencia social (cfr. La dictadura militar surge con la crisis política). La confusión ejemplificada podría tener todavía un efecto más pernicioso para el conocimiento de la historia: la naturalización o normalización con que se traen al discurso hechos históricos traumáticos (Oteíza 2006; Oteíza & Pinto 2008).

La tensión provocada por este recurso metáforico se puede apreciar en el desajuste temporal que ocurriría en el ámbito de la negociabilidad. En efecto, Quiroz (2015) ha demostrado el rol clave del grupo verbal dentro del cual se realiza la significación del tiempo discreto “en riesgo”. En concreto, réplicas esperables para el ejemplo incluido en el párrafo anterior serían “Sí, surgió por la confrontación de los líderes políticos” o “No, surgió por la intenverción norteamericana en Chile”. Difícilmente, el intercambio retomaría el presente histórico.

2.3.6. Metáfora de participante no animado

Este recurso puede interpretarse como una ‘metonimia sintáctica’, mediante la cual se asocian participantes no animados con procesos que requieren la presencia de participantes animados, particularmente humanos. El fenómeno metafórico se manifiesta en la incongruencia producida entre la clase de participantes y la clase de proceso. Este último se refiere a un dominio de experiencia en el cual una entidad humana ejecuta una acción dirigida a otra entidad, mediada (cfr. El ministro entregó una escueta declaración a los periodistas) o no (cfr. El ministro recibió a los periodistas) por un objeto de intercambio.

La opción metafórica sustituye al participante agente por una entidad colectiva en la cual se difumina el rasgo de animacidad (cfr. El ministerio entregó una escueta declaración a los periodistas). Este recurso introduce en el texto un debilitamiento en la representación de las responsabilidades individuales, a través de la selección de actores colectivos (cfr. Carabineros de civil detuvieron al dirigente estudiantil) e institucionales (cfr. La policía detuvo al dirigente estudiantil).

Como ya se dijo, la selección de la opción metafórica no es inocua, discursivamente hablando. La metáfora implica un quiebre de la asociación natural entre contenido y expresión lexicogramatical, por lo que la correcta comprensión de la situación representada por la metáfora y su contexto depende de la recuperación de la entidad desplazada, una operación referencial directamente asociada a la lectura comprensiva de mayor complejidad.

2.4. Metáforas interpersonales

De acuerdo con lo señalado por Quiroz (2015), cualquier investigación situada en el ámbito interpersonal del español enfrenta dos dificultades estrechamente relacionadas: la escasez de estudios dedicados al conocimiento de la lexicogramática intersubjetiva y la tardía valoración científica de la interacción oral como fuente fidedigna de teorización y descripción. Un segundo aspecto general relevante tiene que ver con la particular complejidad semiótica de la metáfora interpersonal. Al respecto, Taverniers (2008: 85) ha planteado la necesidad de interpretar el recurso como una duplicación de semiosis: “a doubling of scoping in structural terms, and a doubling of grounding in semantic terms.” Con la primera distinción la teoría pone en relieve el alcance figurativo (ideativo) como base de la mercancía simbólica negociable; con la segunda fija la mirada en los componentes que inscriben la metáfora (signo interpersonal para Taverniers) en el contexto inmediato del hablante. Como se verá a continuación, la metáfora interpersonal “mediates between the semantics of speech function and the lexicogrammar of mood” (Taverniers 2017: 365).

2.4.1. Metáfora de modalidad

Como precisan Martin, Matthiessen y Painter (2010: 67), las metáforas de modalidad permiten “expanding the range of modal meanings beyond those realized by modal verbs as Finite and Mood Adjuncts.” Esta metáfora se basa “en la relación semántica de proyección, en la cual la opinión del hablante respecto de la probabilidad de que su observación sea válida está codificada no mediante un elemento modal dentro de la cláusula, lo cual sería su realización congruente, sino como una cláusula proyectada separada en un complejo de cláusulas hipotáctico” (Ghio y Fernández 2008: 171). Para el caso del inglés (Taverniers 2008: 90), se ha establecido que, de acuerdo con el sistema de orientación propuesto para el componente interpersonal, las metáforas de modalidad construidas a partir de un proceso mental denotan la modalidad de manera subjetiva (“I think she knows”), mientras que aquellas que dependen de un proceso relacional lo hacen de forma objetiva (“It`s very likely that she knows is”).

Aunque existe más de una opción para expresar la modalidad, con la proyección clausular se produce un desajuste entre el sujeto y el núcleo de la cláusula proyectada y el sujeto y el finito intercambiados. Por ejemplo:

(i) Creo que no sucederá. -¿No sucederá? (cfr. ¿no lo crees?)

En efecto, el sujeto de la cláusula proyectada corresponde al emisor en tanto que el sujeto de la cláusula central corresponde al evento aludido por la cláusula proyectada (eso, aquello). Este desajuste explica que en la respuesta hipotética ¿no sucederá?, el sujeto retomado sea la situación aludida (lo que sucederá o no), determinando que no pueda incorporarse el evento como objeto directo pronominal (¿no *lo sucederá?), presente en la cláusula “¿no lo crees?”.

La forma congruente sería una cláusula cuyo sujeto y núcleo coincidan con los contenidos intercambiados:

(ii) Posiblemente no suceda. - ¿No sucederá?

En el ejemplo “I’m inclined to think…”, examinado por Martin (2008: 404), se aprecia la misma tensión que ocasiona el desajuste entre el intento de modalización y su realización como un proceso mental proyectado. Martin, Matthiessen y Painter (2010: 68) plantean que en inglés la modalización también se realiza metafóricamente a través de la nominalización de piezas adverbiales de modalidad: “Adjectives such as possible, probable, certain, usual, typical, common are often used to construe modalisations objectively as qualities; nouns such as possibility, probability, certainty, unusualness, regularity, typicality, and so on are often used to construe modalisations objectively as things.”

2.4.2. Metáfora de modo

En cuanto recursos interpersonales, estas construcciones interpersonales representan opciones metafóricas para realizar las funciones de orden y ofrecimiento (Taverniers 2008). Surgen de la relación no congruente entre modus oracional y rol del hablante en el intercambio de acuerdo con la función básica de habla. Recordemos que para la gramática sistémico funcional (Halliday & Matthiessen 2014), las cuatro funciones básicas del habla son: dar información, pedir información, dar bienes y servicios y pedir bienes y servicios. Las etiquetas más utilizadas para identificar estas funciones se pueden ver en la siguiente ilustración tomada de Quiroz (2017: 160), en la cual se incluye el modo de realización congruente:

En el contexto de los estudios sistémicos, las funciones de habla están presentes en todas las lenguas y con ellas los recursos y el potencial congruente y metafórico de codificación. La realización de una pregunta a través de una cláusula interrogativa es natural, en el sentido del empleo de un recurso engendrado socialmente para ello. Para mayor claridad, los recursos lexicogramaticales, puntualiza Quiroz (2017: 158), “han sido moldeados por las necesidades que surgen en la relación dinámica que establecen los/las interlocutores/as en el contexto del intercambio dialógico […].”

El movimiento interactivo o progresión dialógica es el elemento que establece la condición de entrada (Quiroz 2017), de forma que una exhortación o mandato se va a instanciar como la petición (rol) de un bien y servicio (mercancía) codificada como cláusula imperativa. Sin embargo, la prevalencia de un tenor de cortesía puede cambiar las cosas, abriendo espacio a la escogencia de opciones no congruentes. En el siguiente ejemplo, se muestra un caso muy común de metáfora modal:

(i) ¿Puede guardar el teléfono? (orden/cláusula interrogativa)

(ii) ¡Guarde el teléfono! (orden/cláusula imperativa)

Tanto (i) como (ii) transmiten un mandato, pero solo en el segundo enunciado la función coincide con el tipo de grupo verbal, el cual incluye flexión verbal subjuntiva, y el tono circunflejo característico. Al respecto, Quiroz (2017: 166) demuestra convincentemente que el Predicador “se encuentra mayormente restringido a la morfología flexiva del presente de subjuntivo.” Considerando que el mandato se realiza también en cláusulas de infinitivo (No estacionar), es importante recordar, como lo hace Quiroz (2017: 168), que la sistematización de la expresión natural de la orden pone de manifiesto la existencia de “una categoría al límite entre cláusulas finitas y cláusulas no finitas […]”, en donde los factores de configuración tienen que ver con persona, polaridad y linealidad de clíticos.

A diferencia de la interpretación tradicional (pragmática), la relación entre modo y función de habla no se explica por despliegues de fuerzas ilocutivas o algo parecido. Frente a ello, el modelo sistémico funcional no busca las explicaciones fuera del lenguaje, asumiendo, como plantea Quiroz (2018: 143), que: “The SFL explanation allows for (meta)functionally interrelated choices across different semiotic planes (i.e. strata), involving in turn resources of a different kind (i.e. move in discourse-semantics, and clause in lexicogrammar).”

3. METODOLOGÍA DE ESTUDIO

Esta investigación se desarrolló en el ámbito de la gramática sistémico funcional en concordancia con el propósito de examinar la capacidad discursivo semántica de un recurso gramatical, esto es, dar cuenta de la motivación discursiva (a nivel ideativo e interpersonal) y social (en situaciones históricas recientes) de la metáfora gramatical. El diseño del estudio se aproxima a un enfoque trinocular del lenguaje por cuanto el recurso observado se analiza en su potencialidad discursiva, en su realización sintagmática y en su configuración interna.

El corpus se levantó de una secuencia de clases de historia de sexto año básico (videofilmadas y transliteradas) centradas en contenidos sobre el golpe de Estado de 1973 en Chile y la posterior violación a los derechos humanos cometida en la dictadura del general Augusto Pinochet (1973-1990). Los datos se obtuvieron directamente de la interacción oral construida entre profesores y estudiantes de un colegio particular subvencionado, modalidad de establecimiento educativo con aporte económico estatal.

La muestra final fue examinada a través de una matriz de análisis, elaborada en función de elementos requeridos para investigar la organización lexicogramatical de las metáforas gramaticales y su implicancia en la construcción del discurso histórico. En consideración a lo anterior, se establecieron como categorías descriptivas centrales: enunciado, intervención, paráfrasis congruente, unidad no congruente, tipología, alusividad histórica y omisión histórica; con las cuales se estructuró la siguiente matriz:

Figura 1 Matriz de análisis 

En esta matriz se vaciaron los enunciados (frases y oraciones) que contenían uno o más recursos metafóricos y que fueron analizados a través de las categorías desplegadas, descritas a continuación:

  1. Enunciado: corresponde al fragmento extraído del corpus. Puede coincidir con un acto enunciativo completo o formar parte de él. Cada enunciado se numera de acuerdo con su ubicación efectiva en el corpus, señalando las líneas en que se encuentra.

  2. Intervención: las intervenciones pueden ser del docente (D) o de los estudiantes (E) y se clasifican en Discurso personal, Discurso citado o Discurso mixto. La primera de estas etiquetas se refiere a los enunciados construidos en su totalidad por el interlocutor. La segunda se emplea en aquellos fragmentos leídos de una guía u otra fuente. Por último, la etiqueta Discurso mixto corresponde a construcciones que combinan discurso citado y personal.

  3. Paráfrasis congruente: corresponde a equivalentes congruentes, propuestos para cotejar los enunciados metafóricos, sirviendo como recurso para comprobar el carácter metafórico del segmento.

  4. Unidad no congruente: visibiliza el segmento metafórico. En la sección Enunciado se destacan la palabra, el fragmento o el enunciado completo donde se materializa la metáfora. Por su parte, en la casilla Unidad no congruente se identifica la unidad metafórica específica, que puede ir de un morfema a un grupo sintáctico.

  5. Tipología: clasifica la o las metáforas gramaticales del enunciado.

  6. Alusividad histórica: corresponderá al/los actores (individual o colectivo), proceso (o situación desarrollada cronológicamente) y circunstancia (situaciones auxiliares de tiempo, lugar, causa, etc.), objeto de análisis histórico durante la interacción.

  7. Omisión histórica: se produce cuando un participante, proceso o circunstancia no está realizado en la cláusula y el cotexto inmediato no permite recuperarlo. En la casilla respectiva se identifica el elemento histórico puntualmente omitido o silenciado.

4. PRESENTACIÓN Y ANÁLISIS DE RESULTADOS

4.1. Productividad metafórica

En un total de 240 enunciados examinados, se identificaron 333 metáforas gramaticales realizadas en los siguientes recursos:

Tabla 1 Recuento general 

Se puede apreciar que la metafunción ideativa concentró 315 expresiones metafóricas (94.5%) y la metafunción interpersonal, 18 (5.4%). Claramente, se comprueba la jerarquía de la dimensión experiencial en la configuración de un discurso especializado y la preferencia manifiesta por la objetividad en el caso particular del análisis histórico. Una mirada menos “amable” de los datos se relaciona con la escasa interacción directa que se produce en la sala de clases y a lo cual nos referiremos más adelante.

En un primer recuento se observan tres tendencias muy marcadas: la supremacía plena de la nominalización, la baja productividad de recursos lexicogramaticales de mayor complejidad sintáctica y la ausencia de metáforas lógicas. Proporcionaremos, a continuación, una realización de cada recurso pesquisado, siguiendo el orden de preferencia. Se acompañará un comentario atingente a los objetivos del trabajo. Comenzaremos con la nominalización, el recurso de mayor rendimiento en toda la muestra:

Los salarios se subieron a sí mismos

4.2. Metáforas según intervención

Las intervenciones suman 240 unidades discursivas, correspondiendo el 70.8% al docente y el 29.2% a los estudiantes. Cuando la participación del profesor es ampliamente superior, se produce una interacción en la cual el turno de habla ha pertenecido casi por completo a uno de los enunciadores.

Se presenta ahora la tabla con distribución de metáforas por intervención:

Tabla 2 Total de metáforas en intervenciones docente y estudiante 

El docente tuvo 170 intervenciones en las cuales acumuló 196 metáforas, en tanto que los alumnos registraron 70 participaciones, realizando un total de 137 metáforas. Estas cifras muestran una esperable mayor poductividad metafórica en el discurso del profesor, quien posee el número más alto de turnos. La cantidad de realizaciones totales de los alumnos podría sorprender por su proximidad a la cifra anterior, sin embargo, tal posibilidad debe ser descartada, pues las 137 metáforas gramaticales se recogieron del total de alumnos del curso, quienes, en la mayoría de los casos, además repitieron metáforas utilizadas por el profesor o empleadas en el texto escolar o en material audiovisual.

Se puede comprobar que en ambos participantes la nominalización constituye el recurso metafórico más productivo, seguido de la pasiva pseudorrefleja. A continuación, se proporciona un ejemplo obtenido de cada sujeto:

-Nominalización:

-Pasiva pseudorrefleja:

Las dos intervenciones coinciden en la tendencia a omitir la identificación de actores históricos concretos. Por otra parte, el discurso del docente presenta mayor diversidad de recursos metafóricos; recordemos su dominio profesional del discurso especializado, de las fuentes de estudio y de su empleo cotidiano de un registro académico. Los estudiantes no produjeron métaforas lógicas, cláusulas ergativas, metáforas de modo ni de modalidad. Las metáforas interpersonales detectadas en el discurso del profesor corresponden a expresiones como ¿ya? y ¿sí?, empleadas para mantener la atención y dar continuidad a la lectura de material escrito.

4.3. Metáforas según metafunción

El recuento de las metáforas gramaticales según la metafunción se muestra en la siguiente tabla:

Tabla 3 Total de metáforas según metafunción 

Como se pudo observar en resultados anteriores, la metafunción ideacional cubre gran parte de los significados intercambiados. Por tratarse de clases eminentemente expositivas y centradas en el análisis especializado de situaciones históricas, es comprensible que los recursos especializados en la codificación de contenido ideativo hayan sido los más utilizados. El efecto metafuncional de esta tendencia es la limitada aparición de metáforas interpersonales cuya incipiente manifestación deja de manifiesto dos aspectos comunicativos muy singularizadores de la clase: una regulada interacción verbal entre docente y alumnos y un escaso posicionamiento personal en la interpretación histórica desarrollada.

A continuación, se presenta un gráfico que muestra los recursos más empleados a nivel de metafunción ideacional:

Gráfico 1 Total de metáforas ideacionales 

En el Gráfico 1 resalta todavía más la nominalización como la metáfora ideacional predominante en la representación discursiva de las situaciones históricas. Esta construcción es rúbrica de discurso especializado en la medida que construye abstracción y naturaliza los acontecimientos mediante el alejamiento de participantes y responsables, focalizando las situaciones en desmedro de quienes las provocaron (agentes) o de quienes en ellas fueron afectadas (víctimas). Por ejemplo, la etiqueta histórica violaciones a los DD.HH. margina a los responsables fundamentales y afecta las posibilidades de comprender la situación -por sí misma grave- en conexión a referentes históricos concretos (DINA, CNI, Dictadura militar).

La construcción pseudorrefleja de voz media, por su parte, frecuentemente acompaña a la expresión metafórica quiebre, como en la oración Se produce un quiebre de la democracia. Downing señala: “[...] al ser la nominalización la metáfora predominante de los significados experienciales, es esta la que arrastra posteriores realizaciones también metafóricas” (1991:114). En las intervenciones examinadas se confirma esta tesis, pues se corroboró una tendencia a realizar conjuntamente ambos recursos, fenómeno que afianza la concepción existencialista o normalizada de las situaciones históricas.

Por otra parte, en los reducidos hallazgos de naturaleza interpersonal se observa una priorización de las metáforas de modo:

Gráfico 2 Total de metáforas interpersonales 

Las metáforas de modo se emplearon fundamentalmente para mantener la atención y disciplina en la clase:

en el régimen militar

4.4. Metáforas según alusividad

Enseguida, nos referiremos a la situación histórica representada a través de los recursos metafóricos indagados en esta investigación. Las metáforas interpersonales de la muestra no son parte de enunciados obtenidos del análisis de situaciones históricas, por lo cual no fueron incluidos en los siguientes resultados:

Tabla 4 Total de alusiones y de metáforas por alusión 

La Tabla 4 visualiza, por una parte, la distribución estadística de la alusividad u objeto de análisis histórico, dimensión en la cual ‘Dictadura militar’ fue la entidad histórica de más alta mención (40.38%). Adicionalmente, evidencia que la nominalización fue la metáfora ideativa dominante en la representación no congruente de todos los factores de historización, con la sola excepción de ‘Situación política del siglo XXI’ cuya única mención fue codificada en una estructura pseudorrefleja.

Las cifras verificaron que el período histórico comprendido entre el gobierno de Salvador Allende y el retorno a la democracia fue descrito fundamentalmente en referencia al Golpe de Estado (93 menciones) y a la Dictadura militar (126 menciones), que en conjunto suman 219 menciones, equivalentes al 70.19% del total de denotaciones históricas, evidenciando el peso de ambos procesos en la representación discursiva de una de las etapas más traumáticas de la historia reciente de Chile.

En la dimensión lexicogramatical, dichas situaciones históricas son plasmadas con la nominalización como recurso gramatical preponderante, en especial, a través de la realización Quiebre de la democracia, donde el predicado induce una segunda metaforización. En efecto, el significado literal del verbo alude a un fenómeno material, no a un proceso social, cuya expresión congruente, desde el punto de vista léxico, sería término o fin (de la democracia).

En la interpretación histórica del Golpe de Estado, cabe destacar que con la expresión Quiebre de la democracia se omite regularmente a los participantes (por ejemplo, Fuerzas Armadas y Carabineros de Chile), a diferencia de la opción más congruente Golpe de Estado, en torno a la cual no se produce tal omisión:

torturasejecucionesviolacionesdetencionessecuestrosdesaparicionesEstados Unidos

5. CONCLUSIONES

En primer término, creemos posible considerar que las preguntas que motivaron el estudio se respondieron satisfactoriamente con el desarrollo de la investigación. En efecto, fue posible interpretar variados efectos de significación histórica sobre la base de los rasgos que singularizan a una y a otra variedad metafórica. Por otra parte, la exploración conducida mediante una observación equilibrada de significados y formas metafóricas permitió establecer tendencias admisibles de uso por metafunción, recursos y participantes pedagógicos. Claramente, las propiedades lexicogramaticales de las metáforas ideativas e interpersonales pueden, cuando menos, ser vinculadas a estrategias discursivas de representación histórica, por ejemplo, el distanciamiento de responsabilidades individuales.

Más puntualmente, se puede afirmar que la matriz de categorías lexicogramaticales y discursivas se comportó como un instrumento eficiente para explorar en forma empírica el estrato lingüístico y textual del material estudiado. La red conceptual desplegada permitió desarrollar un análisis lingüístico de realizaciones discursivas producidas en torno a situaciones históricas concretas, garantizando la confiabilidad teórica y social de los resultados obtenidos.

En referencia a la estratificación metafuncional del lenguaje, se pudo verificar la supremacía neta de la construcción de significados ideativos o experienciales, hallazgo explicable por la naturaleza de la actividad social en donde se recogió la muestra y por los contenidos que dieron lugar a los intercambios observados. Como verificación novedosa respecto de estudios similares, se puede mencionar la ausencia de cláusulas proyectadas y la selección de expresiones modalizadoras en la plasmación de significados modales.

El estudio se situó en las realizaciones no congruentes de las intervenciones, específicamente en las metáforas ideativas e interpersonales, ámbito lexicogramatical que apenas se comienza a conocer en todo su potencial para el caso del español de Chile. Los resultados muestran la preeminencia de la nominalización como recurso metafórico empleado en la representación discursiva de prácticamente todos los factores de historización abordados en las clases. Este hallazgo está en línea con estudios desarrollados en otros niveles educativos y variados tipos de géneros, en los cuales esta metáfora ideativa es siempre preponderante, considerándose en la actualidad un auténtico rasgo de discurso y registro especializado.

La ubicuidad de la nominalización y la importante presencia de cláusulas pasivas pseudorreflejas y metáforas temporales dan forma a dos rasgos de sentido muy configurados de la muestra, también en línea con otras investigaciones; nos referimos a la naturalización y despersonalización de las interpretaciones históricas. En efecto, los grupos nominalizados dotan a las situaciones representadas de una aparente normalidad, en tanto que la pasiva pseudorrefleja afianza la elusión de los actores producida también en las nominalizaciones, aunque en menor grado.

NOTAS

Este trabajo forma parte del Proyecto Fondecyt Regular No 1170331: “El lenguaje de la valoración en español: Descripción y sistematización de recursos para construir intersubjetividad”. Investigadora Responsable: Teresa Oteíza S. Co-investigador: Claudio Pinuer R.

OBRAS CITADAS

Downing, Ángela. 1991. “La metáfora gramatical de M.A.K. Halliday y su motivación funcional en el texto”. Revista Española de Lingüística 21, 1: 109-124. [ Links ]

Ghio, Elsa y María Delia Fernández. 2008. Lingüística sistémico funcional. Aplicaciones a la lengua Española. Santa Fe, Argentina: Ediciones UNL. [ Links ]

Halliday, Michael. 1994. An Introduction to Functional Grammar. London: Edward Arnold. [ Links ]

Halliday, Michael. 1998. Things and relations: regrammaticising experience as technical Knowledge. En J. R. Martin & R. Veel, eds., Reading science: critical and functional perspectives on discourses of science. London: Routletge. 185-235. [ Links ]

Halliday, Michael & Jim Martin. 1993. Writing Science. Literacy and Discursive Power. London: University of Pittsburgh Press. [ Links ]

Halliday, Michael & Christian Matthiessen. 2014. An Introduction to Functional Grammar (Third Edition). London and New York: Routledge. [ Links ]

Hao, Jing. 2015. Construing biology: An Ideational Perspective. PhD Dissertation, University of Sydney, Australia. [ Links ]

Hao, Jing. Nominalisations in scientific English: A tristratal perspective (en prensa). Functions of Language. [ Links ]

He, Qingshun 2013. The Metaphor from the Non-Finite Clausal Perspective. Open Journal of Modern Linguistics 3, 44: 308-13. [ Links ]

Martin, Jim. 1993. Life is a noun: arresting the universe in science and humanities. In M.A.K. Halliday & J. Martin, eds., Writing science: literacy as discursive power. London: Taylor and Francis. 242-293. [ Links ]

Martin, Jim. 2008. Incongruent and proud: De-vilifying ‘nominalization’. Discourse and society 19, 6: 827-836. [ Links ]

Martin, Jim. 1991. Nominalization in science and humanities: Distilling knowledge and scaffolding text. En E. Ventura, ed., Functional and systemic linguistics: Approaches and uses. Berlin: De Gruyter. 307-337. [ Links ]

Martin, Jim. 1992. English text: system and structure. Amsterdam: Benjamins. [ Links ]

Martin, Jim & David Rose. 2007. Working with Discourse. Meaning beyond the Clause. London: Continuum. [ Links ]

Martin, Jim & Peter White. 2005. The language of evaluation: Appraisal in English. New York: Palgrave Macmillan. [ Links ]

Martin, Jim, Christian Matthiessen & Clare Painter. 2010. Deploying functional grammar. Beijing: The Commercial Press. [ Links ]

Moss, Gillian. 2013. La metáfora gramatical en los textos escolares de ciencias sociales en español. ONOMÁZEIN 28: 88-104. [ Links ]

Oteíza, Teresa. 2006. El discurso pedagógico de la historia. Un análisis lingüístico sobre la construcción ideológica de la historia de Chile (1970-2001). Santiago, Chile: Frasis Editores. [ Links ]

Oteíza, Teresa & Derren Pinto. 2008. Agency, responsibility and silence in the construction of contemporary history in Chile and Spain. Discourse & Society 19, 3: 333-358. [ Links ]

Pinuer, Claudio y Teresa Oteíza. 2015. Los adverbios en -mente como factor de valoración en el discurso de la historia. VERBA 42: 99-134. [ Links ]

Pinuer, Claudio y Teresa Oteíza. 2016. La construcción léxico-gramatical de significación histórica en manuales escolares chilenos. RLA 54, 1: 51-77. [ Links ]

Quiroz, Beatriz. 2015. La cláusula como movimiento interactivo: una perspectiva semántico-discursiva de la gramática interpersonal del español. DELTA 31, 1: 261-301. [ Links ]

Quiroz, Beatriz. 2017. Gramática interpersonal básica del español: Una caracterización sistémico-funcional de sistema de modo. Lenguas Modernas 49: 157-182. [ Links ]

Quiroz, Beatriz. 2018. Negotiating interpersonal meanings: Reasoning about mood. Functions of Language 25, 1: 135-163. [ Links ]

Rose, David. 2014. Analysing pedagogic discourse: An approach from genre and register. Functional Linguistics 1, 11. [ Links ]

Taverniers, M. 2008. Interpersonal grammatical metaphor as double scoping and double grounding. Word 59, 1: 1-31. [ Links ]

Taverniers, M. 2014. Grammatical metaphor and grammaticalization: Fractal patterns in linguistic change. Paper presented at the 25th European Systemic Linguistic Conference, Universite Paris Diderot, Paris. [ Links ]

Taverniers, M. 2017. Grammatical metaphor. En T. Bartlet & G. O’Grady, eds.), The Routledge Handbook of Systemic Functional Linguistics. London: Routledge. 354-371. [ Links ]

Thompson, Geoff. 2004. Introducing Functional Grammar. London: Arnold. [ Links ]

1Este trabajo forma parte del Proyecto Fondecyt Regular No 1170331: “El lenguaje de la valoración en español: Descripción y sistematización de recursos para construir intersubjetividad”. Investigadora Responsable: Teresa Oteíza S. Co-investigador: Claudio Pinuer R.

Creative Commons License Este es un artículo publicado en acceso abierto bajo una licencia Creative Commons