SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.23 número70La gestión territorial como instrumento de descontaminación atmosférica de SantiagoFAINSTEIN, Susan S. (1994), The City Builders: Property, Politics and Planning ín London and New York, Blackwell e International Journal of Urban and Regional Research, Gran Bretaña índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


EURE (Santiago)

versión impresa ISSN 0250-7161

EURE (Santiago) v.23 n.70 Santiago dic. 1997

http://dx.doi.org/10.4067/S0250-71611997007000007 

GOLDSMITH, William W.
y Edward J. BLAKELY

(1992), Separate Societies.
Poverty and Inequalíty in U.S.
Cities, Temple University
Press
, Estados Unidos.
(en español, Sociedades Separadas. Pobreza e
Inequidad en las Ciudades de
Estados Unidos).

Clara Arditi
Instituto de Estudios Urbanos

Habiéndose detectado numerosos signos de empobrecimiento social en Estados Unidos durante la última década, los autores explican las razones de la brecha creciente entre ricos y pobres detectada en los resultados del Censo de 1990, el cual mostró además que el aumento de la pobreza fue sustancial, particularmente en zonas urbanas. Plantean que existen múltiples problemas sociales como SIDA, criminalidad, violencia, racismo, embarazo precoz e ignorancia general que son sintomáticos de desesperanza, pérdida de autoestima y, en definitiva, cierto nihilismo destructivo en un marco de incertezas acerca de la "promesa de América", particularmente a las puertas del año 2000.

Y es que la preocupación imperante es reflejo del descuido de la política pública en la mayoría de los niveles de gobierno en los últimos años, constatándose una disminución progresiva en los beneficios del sistema de salud, un sistema de educación pública que pareciera no desarrollarse a la par con las necesidades del mercado de trabajo en el futuro, o programas vecinales, de vivienda y de empleo que difícilmente se comparan con los éxitos obtenidos en las décadas de los años 60 y 70. "Hemos ayudado...", dicen los autores, aludiendo al aislamiento social y político que se manifiesta en los centros urbanos, "...a que las ciudades estallen; ahora debemos encontrar vías para volver a tejer juntos las ciudades y sus suburbios".

Así, se analizan estos temas a partir de una reflexión general desde los problemas de la escala global, observando que la industria nacional, la economía doméstica y la política están imbricadas en una nueva y debilitadora red internacional, donde las transiciones sociales y técnicas de este nivel se combinan con nuevas políticas internas revirtiendo las tendencias nacionales de largo plazo. En dicho sentido, el compromiso adquirido por el país por cerca de 50 años en términos de reducción de la pobreza, igualdad de distribución de los recursos y aumento de las capas medias, ha implicado en la práctica mejoramientos incompletos que hoy han entrado en retroceso. Más aún, las fuerzas económicas y políticas están generando pobreza, y esta pobreza, que puede ser vista desde diversas dimensiones, queda capturada en una sola palabra: separación.

Aquí el término "separación", que va acompañado de ciertas ideas como segmentación social, desigualdad económica y un agudo aislamiento geográfico, no sólo es vista como "grado de...", sino más bien como un proceso que, en el lenguaje de la física, se asocia a la idea de cuánto cambio puede absorber la materia antes de alterar su forma: "Cuando el agua se va tomando más fría, al comienzo sólo cambia su temperatura, hasta que esta sustancia homogénea se enfría al punto de transformarse en hielo; la sociedad norteamericana está justo al borde del punto de congelación, peligrosamente cerca de disociarse". Se observan dicotomías dentro de esta sociedad en muchas partes: grandes edificios corporativos desde cuyas oficinas cerradas y acondicionadas se manejan enormes redes industriales y financieras, versus vecindarios casi adyacentes donde hay familias que viven en hoteles de asistencia social y personas sin hogar; o corporaciones globales que mueven enormes montos financieros y que pagan bajos salarios a sus empleados americanos, etc. Y frente a estas ventajas temporales de competitividad económica en que se utiliza la ignorancia acerca de las necesidades domésticas, los costos en el largo plazo son enormes.

Para analizar estos aspectos los autores indagan sobre el concepto de pobreza como patología, explicando sus orígenes, causas y comportamiento en la vida social, sea ésta como accidente o desde el punto de vista estructural, tratando de compatibilizar visiones pesimistas y optimistas. A partir de ello, se desarrollan temas tales como distribución del ingreso y bienestar, índices de pobreza, salarios diferenciales y subempleo, concentración geográfica de la pobreza y persistencia de la misma, etc., en un marco de colapso del sistema regulatorio internacional y la consecuente reestructuración global, preguntándose entonces, ¿reestructuración para quién?, puesto que se verifican estándares diferenciados en términos del abanico de oportunidades y se constatan serios problemas al respecto. Vuelve entonces el concepto de separación, aludiendo a la separación de estatus, de oportunidades, de ventajas (raza, género y otras dimensiones de pobreza) y de lugares, esta última referida al cambio de la forma urbana en las metrópolis norteamericanas y el fenómeno de apartamiento y segregación de áreas centrales respecto de las suburbanas, como producto de fallas en la política urbana nacional.

El Capítulo final, Reconstruyendo la ciudad americana, plantea que hay un ciclo potencial de cambio que comienza con el problema local de pobreza urbana y decadencia de las áreas centrales, luego se mueve hacia un reconocimiento de los problemas por parte de las entidades públicas locales y, por lo tanto, a la generación de respuestas, y luego todo ello topa con restricciones severas de recursos y poder que, en las mejores circunstancias, generará presiones en los diversos estamentos superiores dando lugar a reformas, aumentos presupuestarios y mayor atención a la provisión de servicios públicos, pero no en el corto plazo ni fácilmente.

El capítulo propone alternativas para el diseño de programas federales más sensibles y eficientes orientados a resolver la crisis de la pobreza urbana, revisa propuestas generadas en otros países como Japón, Francia, Alemania, Italia y los países escandinavos al respecto, y examina el potencial de soporte político existente en el país para implementar programas gubernamentales. Junto con ello, analiza el fortalecimiento latente de las políticas de base en las ciudades y el cómo trabajar colectivamente para atraer apoyo político en la lucha contra la pobreza, examinando las posibilidades de una política municipal renovada

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons