SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.60 número3EVALUACION DE CEPAS NATIVAS DE Metarhizium anisopliae var. anisopliae SOBRE Otiorhynchus sulcatus Fab. (COLEOPTERA: CURCULIONIDAE) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Agricultura Técnica

versión impresa ISSN 0365-2807

Agric. Téc. v.60 n.3 Santiago jul. 2000

http://dx.doi.org/10.4067/S0365-28072000000300001 

PATOGENICIDAD DE UNA COLECCIÓN DE CEPAS NATIVAS DE Metarhizium spp. Y Beauveria spp. EN Aegorhinus superciliosus, Asynonychus cervinus Y Otiorhynchus sulcatus. 1

Pathogenicity of a Chilean wild collection of Metarhizium spp. and Beauveria spp. on Aegorhinus superciliosus, Asynonychus cervinus and Otiorhynchus sulcatus.

Andrés France I. 2, Macarena Gerding G. 2, Marcos Gerding P. 2 y Alicia Sandoval V. 2

1 Recepción de originales: 07 de febrero de 2000.
2 Instituto de Investigaciones Agropecuarias, Centro Regional de Investigación Quilamapu, Casilla 426, Chillán, Chile. E-mail: afrance@quilamapu.inia.cl

ABSTRACT

Different isolates of the entomopathogenic fungi Beauveria and Metarhizium, collected throughout Chile, were screened for three important curculionid (weevil) pests. Nine Beauveria and 10 Metarhizium isolates were evaluated on adults of Aegorhinus superciliosus, 37 Beauveria isolates on Asynonychus cervinus larvae and 24 Metarhizium on Otiorhynchus sulcatus adults. Inoculated insects were observed daily and compared using a mortality index. The most effective isolates were M430 and B306 for A. superciliosus, B 179 for A. cervinus and M151b for O. sulcatus. There were also numerous strains that caused low or very reduced insect mortality, suggesting the specificity of the different fungi for different insects. The foregoing justifies the search for new and better isolates, as well as additional laboratory and field evaluation of the better strains.

Key words: Biological control, entomopathogenic fungi, curculionids, survey.

INTRODUCCION

Las especies de la familia Curculionidae, tales como Aegorhinus superciliosus (Guerin) (cabrito de la frambuesa o cabrito del sur), Asynonychus cervinus (Boheman) (capachito de los frutales) y Otiorhynchus sulcatus (Fabricius) (gorgojo de la frutilla o capacho de los invernaderos) son plagas de importancia económica, que en su estado larval se encuentran en el suelo consumiendo raíces y raicillas de un gran número de cultivos, destacando su daño en los frutales menores (Aguilera, 1988; Prado, 1991; Artigas, 1994). Este daño produce el debilitamiento de la planta, enanismo y en caso de ataques severos puede llegar a provocar su muerte (Aguilera, 1988; Johnson y Lyon, 1988; Artigas, 1994; Dill, 1997). El control químico de estas plagas se ha visto dificultado por el hábito subterráneo de las larvas, principalmente A. superciliosus que, en especies frutales, horada las raíces y permanece dentro de galerías durante parte de su desarrollo (Aguilera, 1988).

El control químico de curculiónidos de hábito subterráneo o de ambientes crípticos, en general, se considera de baja eficacia, causando además problemas de contaminación ambiental. En consecuencia, la aplicación de insecticidas se ha visto limitada y han surgido medidas de control alternativas, como el uso de enemigos naturales. Dentro de éstos destaca el uso de los hongos entomopatógenos Metarhizium spp. y Beauveria spp., los que se encuentran ampliamente distribuidos en el mundo y son considerados inocuos para el medio ambiente.

La entrada del hongo al insecto se produce a través de aberturas naturales (boca, espiráculo y ano) o a través del integumento por medio de un proceso mecánico enzimático. Durante el proceso de infección el hongo produce toxinas que causan la muerte del insecto, para luego colonizar el interior del hospedante y emerger en forma de micelio al exterior para posteriormente producir esporas. La forma de reproducción le confiere, en terreno, una mayor persistencia en el tiempo, ya que convierte al insecto muerto en una nueva fuente de inóculo (St. Leger et al., 1986; Lecuona et al., 1996; Alves y Pereira, 1998).

Desde el año 1996, el programa de Patología de Insectos, del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), Centro Regional de Investigación (CRI) Quilamapu, Chillán, ha realizado prospecciones en el país, encontrando con relativa frecuencia hongos entomopatógenos, dentro de los cuales destacan por su abundancia Metarhizium y Beauveria. La prospección y evaluación de nuevos aislamientos de hongos entomopatógenos, contra insectos de importancia económica, permitiría incorporar una nueva fuente de diversidad genética para el control biológico de plagas en Chile, sin las restricciones eventuales de los productos de síntesis químicas, estar adaptada a las condiciones locales y de no requerir de los complejos procesos de importación. En consecuencia, este trabajo es un primer estudio de laboratorio sobre la susceptibilidad de las plagas anteriormente mencionadas, a una colección de Metarhizium y Beauveria obtenido de muestras recolectadas a lo largo del país, con el objetivo final de seleccionar aquellas cepas que resulten más agresivas, expresadas por su selectividad y menor tiempo en causar la muerte de los insectos evaluados.

MATERIALES Y METODOS

Colecta de insectos

Para los ensayos de patogenicidad se utilizaron larvas de A. cervinus, y adultos de O. sulcatus y A. superciliosus. Las larvas de A. cervinus fueron colectadas desde un huerto de frambuesas (Rubus idaeus L.) de 4 años, ubicado en Parral, VIII Región, en los meses de enero y febrero de 1998. Los adultos de O. sulcatus fueron colectados en febrero de 1998 en un huerto de frambuesas de la localidad de San Pablo, Osorno, X Región. Adultos de A. superciliosus se colectaron en enero de 1999 desde un huerto de frambuesa ubicado en San Carlos, VIII Región.

Las larvas fueron mantenidas en cajas con tierra pasteurizada y raicillas de frambuesa desinfectadas. Los adultos fueron mantenidos en cajas con trozos de polietileno de baja densidad, y hojas y tallos de frambuesa lavados. Todos los individuos fueron mantenidos en una cámara a temperatura constante de 20ºC.

Origen del inóculo

Los aislamientos de Metarhizium y Beauveria provinieron de insectos muertos encontrados en terreno y de una colecta de suelos realizada a lo largo del país por el Programa de Control Biológico del CRI Quilamapu de INIA. Para las muestras de suelo se utilizó el método del cebado (Goettel e Inglis, 1997) con larvas de la polilla de la cera (Galleria melonella), las que fueron criadas en confinamiento y dieta artificial. Cinco larvas de último estadío fueron depositadas en el interior de tubos plásticos de 5 x 15 cm, junto con la muestra de suelo. Luego de 5 días las larvas se extrajeron e incubaron en cámara húmeda para el desarrollo de posibles entomopatógenos. Las estructuras fungosas que se desarrollaron sobre las larvas muertas fueron cultivadas en placas de Petri de 6 cm de diámetro, con agar papa dextrosa (APD, DIFCO) y repicadas hasta obtener un cultivo puro. Luego, cada aislamiento fue traspasado a tubo de ensayo con APD y conservado en frío (5°C), además se mantuvo una contramuestra en nitrógeno líquido (-196ºC).

La identificación de las cepas se realizó mediante observaciones macro y microscópicas de la morfometría de conidias y conidioforos. Estas mediciones fueron comparadas con claves dicotómicas (Barnett y Hunter, 1987; Samson et al., 1988; Humber, 1997) para la identificación de los géneros de hongos. Para la realización de este trabajo solo se utilizaron aislamientos identificados de Metarhizium y Beauveria, ya que otros géneros detectados solo fueron ocasionales. El origen de las cepas utilizadas para cada insecto se indica en los Cuadros 1, 2 y 3. La selección de cepas dependió de la oportunidad de contar con cultivos homogéneos y en fase de esporulación, al momento en que estuvo disponible en forma masiva la plaga a evaluar. Lo anterior significó que no siempre fue posible evaluar todos los aislamientos, sobre las tres especies de insectos.

Cuadro 1. Origen de las cepas, mortalidad, probabilidad de similitud con el testigo (c 2) y tiempo de esporulación en adultos de Aegorhinus superciliosus inoculados con distintas aislaciones de Metarhizium y Beauveria.

Table 1. Aegorhinus superciliosus origin and adult mortality after inoculation with different Metarhizium y Beauveria isolates, goodness of fit probability (c 2) between each isolate and the control, and time to sporulation of dead insects.

Origen de la muestra

Indice de mortalidad1

Probabilidad2
c 2

Aparición esporas (días)3

Localidad o comuna (región)

Substrato

M 145b

Lago Negro, Chaitén (X)

Pradera natural4

0,61

0,081

10,0

M 146

Caleta Gonzalo (X)

Huerto de lechugas orgánicas

0,00

1,000

-

M 151b

Río Chamiza (X)

Pradera degradada

0,39

0,163

16,0

M 156a

Puerto Ramírez (X)

Bosque nativo

0,22

0,294

11,5

M 171a

Pumanzano, Chiloé (X)

Pradera natural

0,11

0,458

13,0

M 173c

Villa Santa Lucía (X)

Desmonte y pradera nat.

0,56

0,094

-

M 233a

Vega Santa Rosa (X)

Rastrojo de trigo

0,61

0,081

10,0

M 363

Pinto (VIII)

Adulto enfermo de Sericoides viridis

0,28

0,237

-

M 421

Puyehue (X)

Pradera natural

0,22

0,294

11,0

M 430

Osorno (X)

Pradera natural

1,00

0,025

12,0

B 47

Yungay (VIII)

Trigo

0,08

0,527

-

B 72

Osorno (X)

Adulto enfermo de Listronotus bonariensis

0,00

1,000

-

B 187

Osorno (X)

Pradera natural

0,17

0,357

11,0

B 273

Cañete (VIII)

Papa

0,56

0,094

-

B 306

Valle de Chaca, Arica (I)

Frejol

0,92

0,032

9,0

B 321

Puyehue (X)

Lilium

0,72

0,058

-

B 326

Melipilla (RM)

Trigo de secano

0,72

0,058

10,0

B 378

Junquillar, Constitución (VII)

Alfalfa

0,44

0,138

-

B 452

Huape (VIII)

Manzano

0,39

0,163

15,0

Testigo

 

 

0,00

1,000

-

1 S (n° de insectos muertos/(n° día x n° total de insectos)), calculado hasta 6 días después de la inoculación.
2 Probabilidad de c
2 para tabla de contingencia de 2x2 entre el testigo y el respectivo Indice de Mortalidad.
3 Indica el promedio de días entre mortalidad y esporulación.
4 Corresponde a praderas mixtas de gramíneas y tréboles de crecimiento espontáneo.

Cuadro 2. Origen de las cepas, mortalidad, probabilidad de similitud con el testigo (c 2) y tiempo de esporulación en larvas de Asynonychus cervinus inoculados con distintas aislaciones de Beauveria spp.

Table 2. Asynonychus cervinus origin and larvae mortality after inoculation with different Beauveria isolates, goodness of fit probability (c 2) between each isolate and the control, and time to sporulation of dead insects.

Origen de la muestra

Indice de mortalidad1

Probabilidad2
c 2

Aparición esporas (días)3

Localidad o comuna (región)

Substrato

B 33

Desconocido

-

0,07

0,564

4,0

B 47

Yungay (VIII)

Trigo

0,23

0,280

4,5

B 72

Osorno (X)

Adulto enfermo de Listronotus bonariensis

0,07

0,564

4,0

B 73

El Carmen (VIII)

Pradera natural4

0,23

0,280

4,0

B 154

Laguna Chapo (X)

Pradera degradada

0,07

0,564

4,0

B 158

Río Claro (VII)

Bosque nativo

0,20

0,317

4,3

B 179

Pumanzano (X)

Bosque nativo

0,93

0,031

2,6

B 184

Osorno (X)

Pradera5

0,23

0,280

4,5

B 187

Osorno (X)

Pradera natural

0,00

1,000

-

B 193

Osorno (X)

Bosque nativo

0,00

1,000

-

B 204

Precordillera de Osorno (X)

Pradera natural

0,00

1,000

-

B 219

Osorno (X)

Orilla de río

0,23

0,280

4,5

B 221

Bahía Mansa (X)

Bosque renoval

0,00

1,000

-

B 223

Maicolpué (X)

Bosque nativo

0,43

0,141

5,0

B 224

Maicolpué (X)

Vega orilla de río

0,40

0,157

4,3

B 247

Cañete (VIII)

Papa

0,40

0,157

5,5

B 255

Cañete (VIII)

Papa

0,40

0,157

4,0

B 270

Gusano blanco, Osorno (X)

Larva enferma de Scarabaeidae

0,00

1,000

-

B 272

Desconocido

-

0,30

0,221

4,0

B 273

Cañete (VIII)

Papa

0,00

1,000

-

B 274

Puañil, Cañete (VIII)

Papa

0,00

1,000

-

B 278

Desconocido

-

0,13

0,414

4,0

B 294

Lago Chungará, Arica (I)

Orilla de lago

0,40

0,157

4,7

B 296

Lago Chungará, Arica (I)

Bofedal

0,00

1,000

-

B 297

Parinacota (I)

Bofedal

0,37

0,176

5,0

B 299

Lago Chungará, Arica (I)

Orilla de lago

0,73

0,056

2,4

B 303

Las Palmas,Valle Lluta, Arica (I)

Alfalfa

0,17

0,361

6,0

B 305

Valle Chaca, Arica (I)

Orilla de río

0,50

0,114

6,0

B 306

Valle Chaca, Arica (I)

Frejol

0,00

1,000

-

B 310

Putre (I)

Papa

0,00

1,000

-

B 312

Arica (I)

Plátano

0,07

0,564

5,0

B 314

Alto Yungay (VIII)

Larva enferma de Lepidoptera

0,67

0,068

3,8

B 315

Desconocido

-

0,00

1,000

-

B 316

San Carlos (VIII)

Larva enferma de Curculionidae

0,00

1,000

-

B 321

Puyehue, Osorno (X)

Larva enferma de Scarabeidae

0,13

0,414

4,5

B 323

Río Chaca, Arica (I)

Orilla de río

0,67

0,068

3,5

Testigo

 

 

0,00

1,000

-

1 S (n° de insectos muertos/(n° día x n° total de insectos)), calculado hasta 4 días después de inoculación.
2 Probabilidad de
c 2 para tabla de contingencia de 2x2 entre el testigo y el respectivo Indice de Mortalidad.
3 Indica el promedio de días entre mortalidad y esporulación.
4 Corresponde a praderas mixtas de gramíneas y tréboles de crecimiento espontáneo.
5 Corresponde a praderas sembradas de mezclas de gramíneas y tréboles.

Cuadro 3. Origen de las cepas, mortalidad, probabilidad de similitud con el testigo (c 2) y tiempo de esporulación en adultos de Otiorhynchus sulcatus inoculados con distintas aislaciones de Metarhizium.

Table 3. Otiorhynchus sulcatus origin and adult mortality after inoculation with different Metarhizium isolates, goodness of fit probability (c 2) between each isolate and the control, and time to sporulation of dead insects.

Origen

Indice de mortalidad1

Probabilidad2
c 2

Aparición esporas (días)3

Localidad o comuna (región)

Substrato

M 38

Desconocido

-

0,00

1,000

-

M 39

Cabrero (VIII)

Bosque de pino

0,00

1,000

-

M 82

El Carmen (VIII)

Trigo

0,08

0,533

7,0

M 142

Futaleufú (X)

Pradera natural4

0,02

0,773

8,0

M 146

Caleta Gonzalo (X)

Pradera natural

0,06

0,596

14,0

M 150

Lago Chapo (X)

Orilla de lago

0,00

1,000

-

M 151b

Río Chamiza (X)

Pradera natural

0,81

0,045

6,5

M 155

Pto. Piedra (X)

Bosque nativo

0,03

0,678

9,0

M 156

Pto. Ramírez (X)

Bosque nativo

0,03

0,683

9,0

M 159

Quemchi (X)

Pradera natural

0,00

1,000

-

M 171

Pumanzano (X)

Pradera natural

0,00

1,000

-

M 172

Quillaco (X)

Lecho de río

0,03

0,710

8,0

M 173

Villa Sta. Lucía (X)

Pradera natural

0,00

1,000

-

M 203

C. Puschel (X)

Pradera natural

0,18

0,337

7,0

M 214

La Cumbre (X)

Pradera natural

0,29

0,229

7,3

M 221

Bahía Mansa (X)

Renoval bosque nativo

0,02

0,739

5,0

M 227

Maicolpue (X)

Bosque nativo

0,00

1,000

-

M 231

Maicolpue (X)

Pantano

0,00

1,000

-

M 232

Maicolpue (X)

Bosque nativo

0,30

0,219

5,8

M 253

Entre Lagos (X)

Larva enferma de Scarabaeidae

0,07

0,541

7,0

M 270

Gusano blanco, Osorno (X)

Larva enferma de Scarabaeidae

0,00

1,000

-

M 271

Coihueco (VIII)

Larva enferma de Curculionidae

0,60

0,084

5,3

M 276

Cayucuoil, Cañete (VIII)

Lilium

0,21

0,312

5,0

M 290

Puyehue (X)

Pradera natural

0,07

0,552

3,5

Testigo

0,00

1,000

-

1 S (n° de insectos muertos/(n° día x n° total de insectos)), calculado hasta 15 días después de inoculación.
2 Probabilidad de
c 2 para tabla de contingencia de 2x2 entre el testigo y el respectivo Indice de Mortalidad.
3 Indica el promedio de días entre mortalidad y esporulación.
4 Corresponde a praderas mixtas de gramíneas y tréboles de crecimiento espontáneo.

Pruebas de patogenicidad

Para obtener inóculo fresco para las pruebas de patogenicidad, se sembró cada aislamiento en placas Petri con APD y se incubó a 25°C por 20 días aproximadamente, hasta obtener el cubrimiento de la placa con micelio y conidias. Las conidias fueron aplicadas en seco sobre los insectos, utilizando para la inoculación de cada individuo, un trozo de 10 mm de diámetro de agar colonizado por el hongo. O. sulcatus fue inoculado con 24 aislamientos de Metarhizium originarios de la zona Sur y Centro-Sur de Chile; A. cervinus con 37 aislamientos de Beauveria de distintas zonas del país, y en A. superciliosus se evaluaron 10 aislamientos de Metarhizium y 9 de Beauveria. Las larvas inoculadas fueron mantenidas en placas con suelo pasteurizado y raíces de frambuesa desinfectadas, las que fueron cambiadas periódicamente, y los adultos en placas con hojas lavadas de frambuesa. Se evaluó cada 24 h la mortalidad de insectos y el momento de la aparición de signos del hongo.

El diseño experimental utilizado fue uno completamente al azar con 5 repeticiones por aislamiento, utilizando un insecto como unidad experimental. Los resultados obtenidos fueron comparados calculando el índice de mortalidad para cada aislamiento (IM), el que corresponde a la sumatoria del número de insectos muertos cada día (NI), dividido por el producto entre el número del día (ND) por el número total de individuos (NT), de acuerdo a la siguiente fórmula:

IM = å (NI/ (ND x NT))

Este índice buscó favorecer a los aislamientos que causaron mayor mortalidad en los primeros días postinoculación, de manera de aumentar la exigencia para elegir los aislamientos más agresivos. Los ensayos se evaluaron hasta el momento en que uno de los aislamientos logró el 100% de mortalidad de insectos. Todos los aislamientos fueron comparados a través de la prueba de c 2, evaluando la hipótesis de independencia de cada índice de mortalidad en relación al testigo, confrontados en tablas de contingencia de 2x2 (Gomez y Gomez, 1984).

RESULTADOS Y DISCUSION

Los aislamientos presentaron diferencias en patogenicidad, de acuerdo al test de c 2, para las diferentes plagas evaluadas. Para A. superciliosus, 17 de las 19 aislaciones aplicadas causaron mortalidad para esta especie, siendo M430 originaria de Osorno (X Región) y B306 del Valle de Chaca (I Región), las que presentaron mayor índice de mortalidad y fueron diferentes al testigo a P£ 0,05. El testigo y los aislamientos M146 y B73 no presentaron mortalidad mientras duró el ensayo (Cuadro 1 y Figura 1). Luego de algunos días de incubación en cámara húmeda, se observó emisión de micelio y posteriormente de esporas en las zonas menos esclerosadas del tegumento del insecto, lo que coincide con lo citado por otros autores (Alves y Pereira, 1998).

Figura 1. Mortalidad de adultos de Aegorhinus superciliosus inoculados con distintas aislamientos de Metarhizium spp. y Beauveria spp.

Figure 1. Aegorhinus superciliosus adult mortality after inoculation with different Metarhizium and Beauveria spp. isolates.

En el caso de A. cervinus, de los 36 aislamientos de Beauveria evaluados, sólo 24 causaron mortalidad a esta plaga a los tres días de inoculación, en tanto los 12 aislamientos restantes no provocaron mortalidad de larvas, al igual que el testigo (Figura 2). Con el aislamiento B179, originario de Pumanzano, Chiloé (X Región), se alcanzó el mayor índice de mortalidad y fue estadísticamente diferente al testigo a P = 0,031 (Cuadro 2). Las larvas muertas por Beauveria adquirieron una consistencia dura en un principio, para luego de dos días de incubación observarse los primeros signos del hongo, que correspondieron a micelio blanquecino que paulatinamente quedó cubierto de esporas blancas.

Figura 2. Mortalidad de Asynonychus cervinus inoculados con distintas aislamientos de Beauveria spp.

Figure 2. Asynonychus cervinus larvae mortality after inoculation with different Beauveria spp. isolates.

En O. sulcatus, de los 24 aislamientos de Metarhizium evaluados, 15 causaron mortalidad y 9 aislamientos más el testigo fueron inocuos mientras duró el ensayo (Figura 3). El aislamiento M151b (Río Chamiza, X Región) produjo un 100% de mortalidad y fue diferente al testigo a P = 0,045 (Cuadro 3). Además, M151b produjo una rápida emisión de esporas sobre el cuerpo del insecto, lo que es importante para su posterior diseminación en terreno (Dr. D. Moore, 1998, comunicación personal). El bajo número de aislamientos que resultaron estadísticamente diferentes al testigo se debe al exigente índice de mortalidad, el cual favorece los aislamientos que provocan alta mortalidad los primeros días de postinoculación. La finalidad de este índice fue obtener el mejor aislamiento para futuras pruebas de dosificación y eficacia, sin embargo, se debe tener presente que también existieron otros aislamientos patogénicos a las diferentes plagas evaluadas, pero que resultaron mas lentos en causar enfermedad en los insectos.

Figura 3. Mortalidad de adultos de Otiorhynchus sulcatus inoculados con distintos aislamientos de Metarhizium spp.

Figure 3. Otiorhynchus sulcatus adult mortality after inoculation with different Metarhizium spp. isolates.

Es importante destacar que los aislamientos que resultaron patogénicos para alguna especie, no siempre causaron mortalidad en otra plaga, lo que nos permite sugerir la existencia de especificidad en las distintas cepas, justificando la realización de pruebas preliminares y prospecciones en busca del aislamiento más efectivo para determinada plaga. La especificidad es una de las características de los hongos entomopatógenos, la cual es citada como una ventaja al no dañar organismos benéficos, o desventaja cuando existen mezclas de especies plagas en el cultivo (Glare, 1992; Tanada y Kaya, 1993; Alves, 1998). Esta característica es causada por variabilidad en cuanto a la capacidad de adherencia y/o penetración de la conidia en el integumento, además de su actividad toxicogénica (Vey et al., 1982). La primera barrera que opone el insecto a la penetración del patógeno es la cutícula, la cual difiere marcadamente entre el estadío larval o el adulto, por lo cual no necesariamente un buen aislamiento de entomopatógeno para adulto va a ser igualmente efectivo para la larva. Este diferencia deberá tenerse presente en las futuras evaluaciones de susceptibilidad de especies de insecto.

También llamó la atención la susceptibilidad de las diferentes plagas evaluadas a aislamientos geográficamente separados. Por ejemplo, en el caso de A. superciliosus, los dos aislamientos más patogénicos fueron de Osorno (X región) y Valle de Chaca (I región), ambas localidades separadas aproximadamente por 3.000 km. La especificidad de las cepas puede estar dada por adaptaciones patológicas al compartir el mismo nicho o, por el contrario, no haber compartido nunca el mismo ambiente (Ferron, 1978; Tanada y Kaya, 1993). Lo anterior podría explicar la alta patogenicidad de cepas geográficamente aisladas. Por otro lado, ambos géneros poseen un amplio rango de hospederos, lo cual explica que estos hongos se encontraran en ambientes tan disimiles, como son las muestras del Lago Chungará, ubicado en la I Región (B294), y el aislamiento de Futalelfú en la X Región (M142).

Tanto Beauveria como Metarhizium pertenecen a la clase Hyphomycetes, dentro de la división Deuteromycotina, la cual se caracteriza por producir sus conidias libres, en lugar de estar encerradas dentro de un cuerpo fructífero. Esto permite que las esporas queden inmediatamente disponibles para repetir el ciclo a partir de los insectos parasitados. Además, los Hyphomycetes son más productivos, de ciclos más cortos y relativamente fáciles de producir en forma masiva, por lo cual no es casualidad que estos dos géneros sean los más frecuentemente citados y utilizados en patología de insectos (Ferron, 1978; Glare, 1992; Tanada y Kaya, 1993; Shah, et al., 1997; Alves, 1998).

A pesar que se han detectado con anterioridad este tipo de hongos en Chile (Dutky, 1957; Vásquez, 1977; France, et al., 1998; Guerrero y Carrillo, 1998) y se han realizado pruebas de patogenicidad, no ha existido hasta la fecha una prospección sistemática. Los antecedentes de uso de hongos entomopatógenos en Chile muestran resultados no siempre satisfactorios, debido principalmente a que las cepas utilizadas fueron colectadas en otros países o no se realizó una selección previa con varios aislamientos (Dutky, 1957; Ripa y Rodríguez, 1989).

El desarrollo de este tipo de control biológico ofrece una alternativa más de control de plagas, especialmente para el caso de los escarabeidos, los que han sido considerados como las plagas del futuro (Jackson, 1992). A diferencia de otras familias de insectos, relativamente pocas especies de hongos son patogénicas a Escarabeidae, ya que éstos han desarrollado métodos efectivos para contrarrestar a los entomopatógenos que habitan en el suelo (Glare, 1992; Tanada y Kaya, 1993). Sin embargo, los resultados de este trabajo incentivan la búsqueda de nuevos hongos entomopatógenos en Chile, de manera de encontrar nuevos y mejores aislamientos para el control de estas plagas.

CONCLUSIONES

De los resultados obtenidos se concluye que existen aislamientos nativos de los hongos Beauveria y Metarhizium con actividad patogénica a Aegorhinus superciliosus, Asynonychus cervinus y Otiorhynchus sulcatus. Además, estos hongos muestran especificidad para las distintas especies de insectos, lo que obliga a realizar pruebas de patogenicidad con numerosas cepas, antes de seleccionar la más agresiva. En laboratorio, los mejores aislamientos muestran un alto potencial de control de los insectos evaluados, sin embargo se requiere evaluar su efectividad en terreno.

RESUMEN

Se realizó una evaluación con diferentes aislamientos de los hongos entomopatógenos Beauveria y Metarhizium, colectados a lo largo de Chile, en tres especies de curculiónidos de importancia agrícola. Nueve cepas de Beauveria y 10 de Metarhizium fueron evaluados en adultos de Aegorhinus superciliosus, 37 aislamientos de Beauveria con larvas de Asynonychus cervinus y 24 cepas de Metarhizium en adultos de Otiorhynchus sulcatus. Los insectos inoculados fueron evaluados diariamente y comparados a través de índices de mortalidad. Diferentes niveles de patogenicidad fueron detectados entre las cepas, destacándose como los más efectivos los aislamientos M430 y B306 para A. superciliosus, B179 con A. cervinus y M151b para O. sulcatus. También hubo numerosas cepas que no causaron mortalidad o ésta fue muy reducida, indicando una especificidad de los distintos hongos para diferentes insectos. Lo anterior justifica la búsqueda de nuevos y mejores aislamientos, así como la evaluación en terreno de las mejores cepas.

Palabras claves: Control biológico, hongos entomopatógenos, curculiónidos, prospecciones.

LITERATURA CITADA

Alves, S. B. 1998. Patologia e controle microbiano: vantagens e desvantagens. In: S. B. Alves (Ed.). Controle Microbiano de Insetos. Fundação de Estudos Agrários Luiz de Queiroz. Piracicaba, Brasil. p. 21-38.         [ Links ]

Alves, S. B. y Pereira, R. M. 1998. Distúrbios fisiológicos provocados por entomopatógenos. In: S. B. Alves (Ed.). Controle Microbiano de Insetos. Fundação de Estudos Agrários Luiz de Queiroz. Piracicaba, Brasil. p. 39-55.         [ Links ]

Aguilera, A. 1988. Plagas del arándano en Chile. In: Seminario El cultivo del arándano. Instituto de Investigaciones Agropecuarias, Centro Regional de Investigación Carillanca. Serie N°2. p. 111-178.         [ Links ]

Artigas, J. 1994. Entomología económica. Insectos de interés agrícola, forestal, médico y veterinario. Vol II. Ediciones Universidad de Concepción. Concepción, Chile. 943 p.         [ Links ]

Barnett, H. L. and B. B. Hunter. 1987. Ilustrated genera of imperfect fungi (4th ed.). Mac Millan. Minnesota, USA. p. 218.        [ Links ]

Dill, J. F. 1997. Strawberry root weevils. University of Maine. Cooperative Extension Pest Management Office. Disponible en: http://pmo.umext.maine.edu/factsht/strawpro.htm Conectado el 20 de October de 1997.        [ Links ]

Dutky, S. 1957. Report on white grub control project in Chile. Agricultura Técnica (Chile) 17(1):92-105.        [ Links ]

Ferron, P. 1978. Biological control of insect pests by entomogenous fungi. Annual Review of Entomology 23:409-442.        [ Links ]

France, A.; Gerding, M. y Cisternas, E. 1998 Colección de hongos entomopatógenos nativos para el control biológico de insectos plagas. XX Congreso Nacional de Entomología. Sociedad Chilena de Entomología, Concepción, Chile. 11-13 de noviembre. p. 54. (Resumen).        [ Links ]

Glare, T. R. 1992. Fungal pathogens of scarabs. In: Glare, T. R. and Jackson, T. A. (Eds.). Use of pathogens in scarab pest management. Intercept Ltda. Andover, England. p. 63-77.        [ Links ]

Goettel, M. S. and Inglis, G. D. 1997. Fungi: Hyphomycetes. In: L. Lacey (Ed.). Manual of techniques in insect pathology. Academic Press. San Diego, California, USA. p. 213-249.        [ Links ]

Gomez, K. A. and Gomez, A. A. 1984. Statistical procedures for agricultural research. Wiley & Sons. New York, USA. 680 p.        [ Links ]

Guerrero, J. y Carrillo, R. 1998. Diversidad genética (rapd’s) y virulencia en larvas de Hylamorpha elegans (Col.: Scarabaeidae) de cepas de Metarhizium anisopliae var. anisopliae. XX Congreso Nacional de Entomología. Sociedad Chilena de Entomología. Concepción, Chile. 11-13 de noviembre. p. 19. (Resumen).        [ Links ]

Humber, R. A. 1997. Fungi: Identification. In: Manual of techniques in insect pathology. Biological Techniques Series. Academic Press. New York, USA. p 153-185.        [ Links ]

Jackson, T. A. 1992. Scarabs - Pests of the past or the future? In: Glare, T. R. and Jackson, T. A. (Eds.). Use of pathogens in scarab pest management. Intercept Ltda. Andover, England. p. 1-10.        [ Links ]

Johnson, W. and Lyon, H. H. 1988. Insects that feed on trees and shrubs. Cornell University Press. Ithaca, New York, USA. 556 p.        [ Links ]

Lecuona, R. E.; Papierok, B. y Riba, G. 1996. Hongos entomopatógenos. In: Lecuona, R. E. (Ed.). Microorganismos patógenos empleados en el control microbiano de insectos plaga. Talleres Gráficos Mariano Mas. Buenos Aires, Argentina. p. 35-60.        [ Links ]

Prado, E. 1991. Artrópodos y sus enemigos naturales asociados a plantas cultivadas en Chile. Instituto de Investigaciones Agropecuarias. Santiago, Chile. Serie Boletín Técnico N°169. 207 p.         [ Links ]

Ripa, R. y Rodriguez, A. 1989. Susceptibilidad de larvas de Naupactus xanthographus (Coleoptera: Curculionidae) a ocho aislamientos de Metarhizium anisopliae (Deuteromycotina: Hyphomycetes). Agricultura Técnica 49(4):336-340.        [ Links ]

Samson, R. A.; Evans, H. C. and Latgé, J.P. 1988. Atlas of Entomopathogenic Fungi. Springer-Verlag. New York, USA. 187 p.        [ Links ]

Shah, P. A.; Kooyman, C. and Paraïso, A. 1997. Surveys for fungal pathogens of locusts and grasshopers in Africa and the near east. In: Goettel, M. S. and Johnson, D. L. (Eds.). Microbial control of grasshopers and locusts. Memoirs of The Entomological Society of Canada Nº171. p. 27-35.        [ Links ]

St Leger, R. J.; Charnley, A K. and Cooper, R. M. 1986. Cuticle-degrading enzymes of entomopathogenic fungi: synthesis in culture on cuticle. Journal of Invertebrate Pathology 48(1):85-95.        [ Links ]

Tanada, Y. and Kaya, H. 1993. Insect Pathology. Academic Press. San Diego, California, USA. 666 p.        [ Links ]

Vásquez, J. 1977. Antagonistas de larvas de Scarabeidae presentes en las praderas de la provincia de Valdivia. Tesis de Ingeniero Agrónomo. Valdivia, Chile. Universidad Austral, Facultad de Ciencias Agrarias. 54 p.        [ Links ]

Vey, A.; Fargues, J. and Robert, P. 1982. Histological and ultrastructural studies of factors determining the specificity of pathotypes of the fungus Metarhizium anisopliae for scarabeid larvae. Entomophaga 27(4): 387-397.        [ Links ]

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons