SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.70 número4Enfoque de la hematuria en pediatríaManejo inicial de las quemaduras índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista chilena de pediatría

versión impresa ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. v.70 n.4 Santiago jul. 1999

http://dx.doi.org/10.4067/S0370-41061999000400013 

Ingestión de cuerpos extraños

Pregunta: ¿Cuál es la conducta ante la ingestión de un cuerpo extraño?

Respuesta. La ingestión de cuerpos extraños es un problema frecuente en la infancia, especialmente entre los 6 meses y los 3 años. También puede presentarse a otras edades, con mayor frecuencia en pacientes con patología neurológica o psiquiátrica. Virtualmente cualquier objeto puede ser deglutido, pero las monedas, con un 60%, encabezan las estadísticas, seguido por las pilas, huesos, espinas, clavos, alfileres, lápices, juguetes y alimentos. Aun cuando todo cuerpo extraño es potencialmente peligroso, la mayoría de ellos avanza por el tubo digestivo sin inconvenientes, siendo un número reducido los que requieren una conducta terapéutica activa.

La importancia de conocer una norma para aplicar en estas situaciones radica en las consecuencias que puede tener el ma-nejo inapropiado de un paciente que ha ingerido un objeto extraño, entre las que destacan:

– Obstrucción de la vía digestiva, dificultando la deglución e impidiendo el manejo de las secreciones con el consiguiente riesgo de aspiración. Compresión de la tráquea por los objetos ubicados en el esófago.
– Daño mecánico de la mucosa con riesgo posterior de estenosis, perforación, fistulización e infección.
– Daño químico como consecuencia de la extravasación de los componentes de una batería.
– Quemadura eléctrica secundaria a la descarga de una batería.
– Toxicidad según cual sea la composición del objeto ingerido.

Existen localizaciones más habituales para los cuerpos extraños, situación que depende de las variaciones naturales del lumen del tracto gastrointestinal, distinguiéndose músculo cricofaríngeo, callao aórtico, esfínter gastroesofágico, píloro, Treitz, íleon, sigmoides y recto. En individuos con trastornos funcionales o anatómicos la localización puede ser diferente (atresia esofágica, acalasia, etc.).

La presentación clínica de un paciente con ingestión de cuerpo extraño en un servicio de urgencia puede variar de la siguiente forma: visualización o sospecha de la ingestión; aparición brusca de disfagia, arcadas, salivación, sibilancias, estridor o dificultad respiratoria que puede ser transitoria o mantenida en el tiempo; paciente asintomático.

Al enfrentarse a un paciente con estas características debe evaluarse la necesidad de requerir maniobras de reanimación. Bajo condiciones de estabilidad del individuo, debe iniciarse estudio radiológico con Rx simple AP de boca a ano y lateral de cuello y tórax. Si el paciente se encuentra con síntomas, aun teniendo Rx normales, debe realizarse estudio endoscópico. A los pacientes asintomáticos con Rx normales pero con alto índice de sospecha debe realizarse estudio radiológico con bario diluido, dada la posibilidad de que se trate de un objeto radiolúcido. Este abordaje preliminar permitirá precisar la localización y el tipo de cuerpo extraño en la mayoría de los casos.

La conducta a seguir en el servicio de urgencia debe considerar los siguientes aspectos:

a) Localización del cuerpo extraño
b) Tipo de cuerpo extraño
c) Sintomatología
d) Tiempo de evolución

Una vez definidos estos puntos, debe continuarse de acuerdo a los siguientes esquemas:

Cuerpo extraño localizado en faringe y cricofaringe:

Colocar al paciente en decúbito dorsal y Trendelemburg. Evaluación por otorrinolaringólogo para realizar laringoscopía directa o rígida.

Cuerpo extraño en esófago:

Monedas: observación por un período de hasta 24 horas, permitiéndose régimen líquido. Si el paciente se encuentra sintomático debe procederse a la extracción endoscópica inmediata. Si la moneda es de más de 2 cm de diámetro, también debe extraerse precozmente, dado que la probabilidad de que migre espontáneamente es menor. Baterías/pilas: extracción endoscópica urgente. Objetos cortopunzantes: extracción endoscópica urgente. Carne: observación por un período de hasta 12 horas. Si el paciente se encuentra sintomático debe procederse a la extracción endoscópica inmediata.

Cuerpo extraño en estómago y duodeno:

Monedas: observación por un período de hasta 4 semanas. Se permite régimen común y deben observarse las deposiciones a fin de detectar la eliminación del cuerpo extraño. Se recomienda control radiológico cada 7 o 10 días. Extracción endoscópica si no se ha objetivado progresión más allá del duodeno. Baterías/pilas: observación por un período de hasta 48 horas. Debe permitirse régimen común. Es discutido el uso de prokinéticos para favorecer su progresión a través del tubo digestivo, o de antisecretores para disminuir la posibilidad de corrosión ácida de la pila y eventual extravasación de sus componentes. Objetos cortopunzantes: extracción endoscópica. Objetos de gran tamaño, que incluye aquellos de más de 5 cm de longitud o de más de 2 cm de diámetro, deben extraerse endoscópicamente, debido a la menor probabilidad de que migren en forma espontánea.

Cuerpo extraño en yeyuno o íleo:

Frente a esta situación debe considerarse que el paso de un objeto a través del píloro prácticamente asegura su progresión a lo largo del resto del tubo digestivo, hasta su eliminación. Sin embargo, la aparición de síntomas (obstrucción o perforación) frente a la ingestión de cualquier objeto o la inmovilidad de una pila por 5 días obliga considerar resolución quirúrgica.

Cuerpo extraño en colon y recto:

Si el objeto es romo y pequeño debe observarse. Si por el contrario, es grande o filoso, debe extraerse valiéndose de un sigmoidoscopio, anoscopio o espéculo.

REFERENCIAS

1. Johnson D, Condon V: Foreign bodies in the pediatric patient. Curr Probl Surg 1998; 35: 332-364.         [ Links ] 2. Byrne W: Foreign bodies and bezoars. In: Wyllie R, Hyams J, Eds. Pediatric Gastrointestinal Disease. Saunders Company 1993: 168-176.         [ Links ]

DR. FRANCISCO ALLIENDE G.1,3
DRA. MARÍA EUGENIA ARANCIBIA S.2,3

1. Unidad de Gastroenterología, Hospital Roberto del Río.
2. Unidad de Gastroenterología, Hospital Luis Calvo Mackenna.
3. Servicio de Urgencia, Clínica Alemana de Santiago.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons