SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.70 número4Leche Purita Fortificada en la alimentación infantilANUNCIOS índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista chilena de pediatría

versión impresa ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. v.70 n.4 Santiago jul. 1999

http://dx.doi.org/10.4067/S0370-41061999000400019 

CRÓNICA

"Decálogo de la buena práctica médica"

 Se ha recibido de parte del Dr. Enrique Acorsi O., Presidente del Colegio Médico de Chile, el documento "Decálogo de la buena práctica médica", el cual reproducimos para conocimiento de nuestros lectores.

El ejercicio profesional de un médico debe ser la expresión de su formación integral, en la que a sus valores éticos y morales se van agregando, a lo largo de toda su vida, conocimientos, habilidades y destrezas que pone al servicio del paciente.

Es la constancia entre sus valores éticos y morales y su ejercicio profesional lo que le hace digno de tener la confianza de la sociedad y de sus pacientes.

Estos deben poder confiar a los médicos su salud. Para justificar esa confianza, yo, como profesional, tengo el sagrado deber de mantener un buen nivel de conocimientos y práctica, mostrando en todo momento el máximo respeto por la dignidad y la vida humana.

 Como médico debo cumplir especialmente con el siguiente decálogo:

1. Hacer que la atención de mis pacientes sea mi principal preocupación; tratando a cada uno de ellos con gentileza y consideración.

2. Respetar la dignidad y privacidad de mis pacientes; escuchando sus puntos de vista.

3. Entregar a mis pacientes información oportuna, clara y precisa, de manera que ellos puedan entender y decidir.

4. Respetar el derecho de mis pacientes a participar de las decisiones que tengan relación con su salud.

5. Considerar a cada uno de mis pacientes como seres únicos, integrales, sin hacer diferencias por consideraciones económicas, raciales, políticas o religiosas.

6. Asegurarme que mis creencias personales no perjudiquen la atención de mis pacientes.

7. Ser honesto y confiable; respetando y protegiendo la información confidencial de mis pacientes y colegas.

8. Mantener mis conocimientos y práctica al día, reconociendo los límites de mi competencia profesional y si tengo buenas razones para estimar que no estoy en condiciones de atender mi paciente, adoptar todas las medidas necesarias en su resguardo.

9. Actuar rápida y diligentemente para proteger a mis pacientes de riesgos.

10. No abusar de mi posición como médico; y trabajar con el máximo respeto y unidad con mis colegas de manera de servir mejor a los intereses de mis pacientes.

En todas estas materias jamás debo discriminar injustamente a mis pacientes o colegas y debo estar siempre preparado para justificar mis acciones ante ellos y la sociedad.

COLEGIO MÉDICO DE CHILE (A.G.)

Aprobado en la 27ª Sesión de Consejo General del Colegio Médico de Chile, realizada el 27 de mayo de 1999.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons