SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.72 número1Evaluación de la quimioprofilaxis con zidovudine a la mujer embarazada VIH(+) y su hijo (Uruguay) índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista chilena de pediatría

versión impresa ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. v.72 n.1 Santiago ene. 2001

http://dx.doi.org/10.4067/S0370-41062001000100014 

CRONICA

40º Congreso Chileno de Pediatría y I Congreso de Adolescencia

Entre los días 31 de octubre y 4 de noviembre de 2000 se realizó en Marbella, V Región, el 40º Congreso Chileno de Pediatría, I Congreso de Adolescencia y el XII Encuentro del Comité de Adolescencia de ALAPE. La bienvenida estuvo a cargo de la Dra. Nereyda Concha C., Presidenta de la Sociedad Chilena de Pediatría, quien se expresó en los siguientes términos:

Representante del Ministerio de Salud, Dra. Soledad Barría; Sr. Presidente de la Filial V Región, Dr. Gustavo Ríos; Sr. Presidente del Comité de Adolescencia y Coordinador del I Congreso de Adolescencia, Dr. Peter Mc Coll; Sres. Delegados del Comité de Adolescencia de ALAPE; Sres. Presidentes de Filiales de la Sociedad Chilena de Pediatría; Sres. profesores invitados y Sres. representantes de las empresas participantes.

Estimados colegas y amigos:

Hoy al iniciar nuestro Cuadragésimo Congreso de Pediatría, también damos inicio a nuestro Primer Congreso de Adolescencia y al Duodécimo Encuentro del Comité de Adolescencia de ALAPE, reconociendo así que la adolescencia es parte importante de la pediatría y como tal debemos hacer todo lo posible para que en todos nuestros lugares de trabajo nuestra especialidad sea la responsable de la atención de este segmento de la población infantil, ya que en muchos servicios públicos la atención alcanza solo hasta los 15 años de edad y se hace necesario aumentar el rango de edad hasta los 18 años, para reafirmar así nuestro acuerdo como país cuando apoyamos el año 90 la convención de los derechos del niño, que estableció este límite de edad.

Damos la más sincera bienvenida a todos los representantes de la Asociación Latinoamericana de Pediatría que nos acompañan y esperamos que de su trabajo surjan ideas y líneas de acción que se traduzcan en reales cambios para superar todos aquellos problemas que afectan a los adolescentes.

La Sociedad Chilena de Pediatría ha sido pionera en detectar aquellos problemas que afectan la salud infantil y es así que en el seno de nuestros Congresos han surgido iniciativas como en el caso del maltrato, como urgencia infantil, que han generado grupos de trabajo, que en estrecha colaboración con las autoridades de salud han logrado cambiar y estructurar normas de atención a nivel nacional.

La Sociedad Chilena de Pediatría, desde hace tres años a la fecha, ha impulsado varias iniciativas, como Cursos y Jornadas en el transcurso del año, que están destinados a capacitar a todos los profesionales relacionados con la atención infantil, con la finalidad de incentivar todas aquellas medidas que promuevan en nuestros niños estilos de vida saludables para combatir, en nuestro quehacer diario, el flagelo de la obesidad, prevenir conductas de adicción y maltrato infantil, y lograr con esto mejorar la calidad de vida del adulto.

Es nuestra responsabilidad como pediatras velar para que nuestros niños alcancen su mejor desarrollo, para que sean capaces de disfrutar plenamente la mayor expectativa de vida que tenemos actualmente.

Es así como estamos en estrecho contacto con el Ministerio de Salud, colaborando con el nuevo Proyecto de Ley de la Reforma de Salud; agradecemos la posibilidad que se nos ha dado para dar nuestra visión de lo que debiera ser una atención justa y equitativa en el próximo decenio.

Nos encontramos como Sociedad participando activamente en la Asociación de Sociedades Médicas, que reúne a todos los especialistas de Chile y entregar como cuerpo nuestra opinión en todos aquellos aspectos generales de atención de salud, que forman el marco del nuevo proyecto de salud del Gobierno.

Como Sociedad estamos embarcados en la reforma de nuestros estatutos, que nos permitan un accionar más ágil y actual. Durante este Congreso tendremos una asamblea de socios el miércoles a las 18:30 horas, para conocer la opinión de Uds. También aquí les informaremos del proyecto de creación de la Fundación Sociedad Chilena de Pediatría, cuyo objetivo central será aunar fondos que nos permitan brindar a cada uno de Uds. mayores posibilidades de perfeccionamiento.

Durante todos estos días que estaremos juntos los invitamos a participar activamente y esperamos que todos aquellos temas que se tratarán y que han sido escogidos por Uds., cumplan el objetivo de ampliar y poner al día nuestros conocimientos, tendremos un día de esparcimiento, para compartir, para competir y poner a prueba todas nuestras capacidades físicas, algunas ya olvidadas y esperamos que ganen los mejores.

Quiero agradecer la presencia de cada uno de Uds., que han sido capaces de dejar sus familias y lugares de trabajo, para concurrir hasta acá y que nos acompañan año a año en nuestros Congresos, lo que demuestra que somos una Sociedad viva y que esto lo logramos con el aporte que cada uno de Uds., en todas las actividades que organizamos durante el año, esperamos seguir contando con su aporte, los invito a colaborar en forma activa, en todos los lugares en que la Sociedad está presente, por el bien de nuestros niños. Necesitamos que esta Sociedad siga siendo un solo cuerpo, integrado por muchos especialistas, pero que tienen un solo norte: "los niños de nuestra patria".

Agradecemos a todos los profesores invitados nacionales y extranjeros, que vienen generosamente a entregarnos su tiempo y sus conocimientos, que con seguridad darán frutos en nuestros distintos lugares de trabajo.

Este Congreso no nació de generación espontánea, es el reflejo de un trabajo arduo de todo el año, en que han participado muchos socios. Quiero agradecer especialmente al Dr. José Manuel Ugarte, Coordinador de este evento, a la Dra. Carmen Larrañaga, encargada de la parte científica y a todo el Directorio que me acompaña; parte importante de este trabajo lo ha realizado el personal administrativo de la Sociedad, sin cuyo apoyo esta gestión no habría tenido éxito.

Reciban también mi reconocimiento todas las empresas participantes ya que sin ellos, este Congreso no tendría el mismo brillo.

Quiero por último agradecer la presencia de la Representante del Ministerio de Salud Dra. Soledad Barría y manifestarle a través suyo, a la Ministra de Salud, Dra. Michelle Bachelet, pediatra, nuestro completo apoyo y colaboración en todas aquellas tareas que emprenda, porque la sentimos parte nuestra. Muchas gracias.

Premio Dr. Julio Schwarzenberg Löbeck 2000

Como es tradicional durante el 40º Congreso Chileno de Pediatría, realizado en Marbella, V Región, desde el 31 de octubre al 4 de noviembre de 2000, se hizo entrega del Premio "Dr. Julio Schwarzenberg Löbeck 2000", otorgado al Dr. Lautaro Vargas Pérez. La presentación del galardonado estuvo a cargo del Dr. Nelson Vargas C., quien, en un texto leído por la Dra. Nereyda Concha, señaló:

El Premio Dr. Julio Schwarzenberg Löbeck se entrega anualmente por la Sociedad Chilena de Pediatría al médico que se ha destacado por su entrega al trabajo en pro de los niños y lo ha hecho con amor y alegría.

El Dr. Lautaro Vargas Pérez -galardonado este año 2000- es un hermoso ejemplo de lo que los hijos de Chile son capaces de lograr y de entregar en beneficio de los demás.

El Dr. Vargas -"Lauta" para sus amigos- se recibió de médico en la Universidad de Chile, iniciando un largo y fructífero camino de ayuda a los niños de nuestra Patria. Se formó como Pediatra en el Hospital San Juan de Dios, de Santiago, en la Cátedra del Profesor Adalberto Steeger, motor de la pediatría de ese entonces quien también fue Presidente de nuestra sociedad. En ese servicio tuvo oportunidad de trabajar con Julio Schwarzenberg.

Nuestro galardonado se ha desempeñado a lo largo de nuestra geografía: cuando su carrera se iniciaba -en Valdivia-- hizo su primer aporte a la Sociedad de Pediatría: fue miembro fundador de la Filial Austral, en representación de la ciudad de los ríos.

La pediatría se diversificaba y en el esfuerzo por ampliar el horizonte pediátrico, Lautaro Vargas y su esposa y compañera de siempre -Eva Rona- partieron a Francia, donde él se especializó en hematología infantil.

A su regreso, obedeciendo a su fuerte impulso fundador, contribuyó al nacimiento de la Rama de Hematología de la Sociedad y empezó a colaborar como árbitro en nuestra revista y a desarrollar su quehacer específico. El área occidente de Santiago: los hospitales Félix Bulnes Cerda y San Juan de Dios se beneficiaron con su actuar. En el Félix Bulnes formó parte de un grupo liderado por Arturo Gallo que dejo huellas importantes en todos sus integrantes.

En 1978 también estuvo presente en el nacimiento del GOPECH -grupo oncológico pediátrico de Chile-, que marcó el camino en el cuidado de los niños con cáncer, grupo que ha recibido el producto de su esfuerzo e inteligencia. El GOPECH-y después el Programa Nacional Infantil de Drogas Antineoplásicas (PINDA)- recibieron su impronta.

El Dr. Vargas ha publicado más de 70 trabajos, sus presentaciones son incontables y su afán de diseminar y compartir el conocimiento lo ha llevado a ser un entusiasta Profesor de la Universidad de Chile. En esta tarea ha obtenido el respeto y admiración de muchos que han sido sus alumnos: es un profesional sólido y confiable.

Hace un momento dije que tenía un espíritu "fundador": también estuvo en el nacimiento de CAMINOSAN, Corporación Amigos de Niños Oncológicos, que se encarga de paliar el sufrimiento de esos pequeños.

No haré un detalle de la larga lista de méritos académicos, de investigación y laborales de nuestro personaje, sería muy larga y, además, toda esa faceta palidece un poco cuando se la compara con su faceta humana. El Dr. Lautaro Vargas es humano y humanista. Une a su vasta cultura la belleza del amor que declara por su esposa Eva -una de las pocas psiquiatras infantiles que han hecho su aporte en el sistema público de salud- y por sus hijos y nietos. Su bonhomía natural ha hecho que el servicio de pediatría de su hospital -del que es jefe- lo respete, acepte y respalde.

Ensalzar a quienes lo merecen es una obligación: ellos marcan el camino y señalan rumbos. Este premio se entrega una vez al año y, como en todas las ocasiones anteriores, tengo la alegría de decir que está muy bien otorgado.

Dr. Lautaro Vargas Pérez: tengo el honor de entregarle el Premio Julio Schwarzenberg Löbeck 2000.

El Dr. Lautaro Vargas Pérez agradeció la distinción con estas palabras

Dra. Nereyda Concha, Presidenta de la Sociedad Chilena de Pediatría; miembros del Directorio de la Sociedad; estimados colegas y amigos:

Quiero en primer lugar expresar mi profundo agradecimiento a las palabras tan generosas de la Dra. Nereyda Concha y del Dr. Nelson Vargas como también agradecer al Directorio de distinguirme con el alto honor del Premio Julio Schwarzenberg Löbeck. Recibo este premio con un entrecruzamiento de emociones y sentimientos diversos: alegría y sobre todo gratitud y todo esto con una actitud de sincera modestia.

Emoción porque me siento discípulo del Profesor Schwarzenberg. Hice la beca de pediatría y posteriormente me tocó trabajar en el Servicio de Pediatría del Hospital San Juan de Dios, donde el Dr. Schwarzenherg era Jefe de Servicio. Pude aquilatar desde muy cerca sus numerosas y relevantes cualidades de hombre de bien, de médico y especialmente de pediatra. Para mí se constituyó en uno de los modelos personales del ejercicio de la pediatría.

Junto con el Profesor Steeger, otro de mis maestros, me infundió el entusiasmo, yo diría casi pasión por el arte de la pediatría. Siguiendo esta línea considero un deber hipocrático de gratitud reconocer el aporte en mi formación médica de otros maestros que tuve el privilegio de conocer, solo nombraré aquellos que más me marcaron: Profesor Hoffmann y Talesnik de quienes recogí la rigurosidad de la aplicación del método científico en la pesquisa de los fenómenos biológicos; Profesor Armas Cruz quien me enseñó la belleza de un pensamiento clínico y lógico develador de los misterios de la clínica; Profesor B. Viel quien me reveló la dimensión social de la Medicina; Profesor Roa quien me señaló el concepto holístico de mente cuerpo; Profesor Steeger y el Profesor Gallo quienes me ayudaron en la comprensión del niño enfermo y en el deber ético del esfuerzo sin pausa para recuperar su salud en una época en que la mortalidad infantil era muy alta; Dr. Juan Granic quien me abrió camino en el maravilloso campo de las células contempladas en un microscopio; Profesor Laín Entralgo, quien me señaló el profundo humanismo que encierra el quehacer de la Medicina; Profesor Jean Bernard quien guió mis primeros pasos por el difícil camino en ese entonces de la Hematología, y el Profesor Hans Riehm que ha sido también un paradigma de un oncólogo pediatra volcado íntegramente en sanar al niño con cáncer.

Sinceramente debo manifestar que nunca pensé que iba a recibir este premio. Tal vez si lo hubiera sabido me habría esforzado mucho más en imitar el modelo de pediatra ejemplar que fue don Julio, como acostumbrábamos a llamarlo cariñosamente.

Esta ocasión me ha provocado una honda reflexión y de ella han brotado como lo decía en un comienzo profundos sentimientos de gratitud y de regocijo los que se mezclan con una sincera modestia, ya que siento que he sido muchas veces el portavoz de muchos médicos que me han ayudado y han coparticipado en varias etapas y proyectos de mi vida profesional que enumeraré someramente:

Talagante, donde dediqué mis mayores esfuerzos a la atención primaria, al control del niño sano en consultorio como en domicilio, a la dación de leche informada para prevenir la desnutrición, a la recuperación de la deshidratación por medio de la gastroclisis, al examen del RN en la sala de puerperio. Todo esto se tradujo en mejoría de la mortalidad infantil. Es una de la épocas más fructíferas de mi carrera. Afortunadamente los que me sucedieron, Drs. Inostroza y Fritis, siguieron mejorando la situación de salud infantil. Hoy Talagante tiene un hospital nuevo y pediatras entusiastas.

Después llegamos a Valdivia, junto a mi señora Dra. Eva Rona y otra pareja de pediatras (Drs. Araneda y Parra) en una época más o menos heroica ya que Pediatría funcionaba en la sala de trabajos manuales de la Escuela Normal: 60 camas con lactantes y segunda infancia. Introdujimos la exsanguineotransfusión, la osteoclisis ya que en esa época no era fácil la fleboclisis, reuniones y visitas clínicas. También recuerdo muy gratamente la belleza prístina de sus islas y bosques. Siempre que vamos al sur pasamos a Valdivia tal vez por los recuerdos de nuestra juventud de aquella época. Actualmente Pediatría de Valdivia está inserta en uno de los mejores hospitales de Chile. Pediatría del Hospital San Juan de Dios que ha sido mi casa de siempre no habiéndome desvinculado nunca de ella y que le debo todo, mucho más de lo que he podido entregar. En el San Juan me formé profesionalmente, formé mi familia, pude trabajar en lo que me gusta, reciendo y obteniendo el apoyo de todos. Ha sido un privilegio haber podido conocer y trabajar codo a codo con numerosos colegas con los cuales me siento unido con lazos de afecto y cariño muy profundos. Como lo decía recién, siento que mi entrega ha sido insuficiente y mi gestión de jefatura del servicio ha adolecido de muchas flaquezas. Inicialmente también trabajé simultáneamente en el Félix Bulnes con el Dr. Gallo y su equipo: organizamos Niños Mayores y participamos en la edición de las primeras normas.

En la rama Hematogía y Oncología en la que he participado desde su inicio y que años después contribuimos a refundar después de un largo receso.

También recuerdo con mucho cariño la formación del primer grupo cooperativo chileno para el estudio y tratamiento del cáncer infantil que llamamos GOPECH y que fue el inicio de estudio colaborativo en este campo en la segunda mitad de la década de los 70.

En el Ministerio de Salud y Programa de Cáncer PINDA del cual fui su coordinador durante los primeros 11 años. El PINDA ha sido uno de mis amores favoritos al cual he dedicado un gran esfuerzo con muchos otros médicos y profesionales con mucha vocación y entusiasmo. Gracias al trabajo cooperativo el PINDA se ha consolidado. Recientemente se celebraron las 13 jornadas de evaluación y un Congreso Internacional. En todo el país se han tratado más de 4 300 pacientes con un 60-65% de curación, Hace muy poco hemos editado un libro que resume el trabajo del PINDA, especialmente en sus primeros diez años de funcionamiento.

Por último, desde hace unos años hemos logrado conformar un buen equipo de Hematología-Oncología en la Clínica Alemana.

Todas estas acciones no hubieran sido posible sin la colaboración de muchos colegas y compañeros de trabajo.

Corroborando lo anterior varias personas, al conocer que recibiría esta distinción, se han acercado para manifestar su alegría y en muchos de ellos he percibido, aunque no muy explícito, un sentimiento de sano orgullo porque se sentían copartícipes de este reconocimiento. Esto me ha llenado de un regocijo muy gratificante.

Quiero agradecer a todos Uds. por este magnífico momento que me llena de emoción difícil de expresar en palabras. Muchísimas gracias.

Ya que mi espíritu lo llena una sincera gratitud no puedo dejar de expresar mil gracias a mi familia: a mis padres, recuerdo a mi padre, ya fallecido, que me convenció en seguir este noble camino de la Medicina, ya que yo quería ser arquitecto, mi madre de la que siempre he recibido un cariño incondicional, mis hijos y nietos que han alegrado mi vida y sobre todo mi esposa Dra. Rona, aquí presente, que ha sido un vital, imprescindible y permanente apoyo en todas mis acciones y en los altos y bajos de gran parte de mi vida. Gracias por este bello e inolvidable momento. Muchas, muchas gracias.

Premio Dr. Alfredo Commentz Loeffler 2000

Commentz fue el primer investigador clínico pediátrico de Chile y el primer Vicepresidente de la Sociedad Chilena de Pediatría. Nacido en Lima (Perú), de padres alemanes, a fines del siglo XIX, cuando llegó el momento de optar por nacionalidad se decidió por ser chileno. Formado en la Universidad de Chile, donde llegó a ser Profesor Extraordinario, fue uno de los creadores y organizadores del Hospital Manuel Arriarán, el segundo hospital pediátrico de Santiago. Su investigación cubrió desde el raquitismo a la mortalidad infantil, pasando por la salud reproductiva. Commentz falleció joven y el impacto de su muerte llevó a la Sociedad Chilena de Pediatría a dar su nombre al primer premio que otorgó en su historia. Este estaba destinado a premiar el mejor trabajo de investigación y se otorgó en la década de 1930. El paso del tiempo llevó a olvidar la obra de Commentz, quien está siendo rescatado-como figura nacional- en los últimos dos años. Por eso este premio lleva su nombre.

En esta ocasión los siguientes trabajos recibieron el Premio "Dr. Alfredo Commentz Loeffler", que fueron entregados durante el 40º Congreso Chileno de Pediatría, estos son:

• Primer premio nacional: Infección transplacentaria por Trypanosoma cruzi: situación en Chile.

Autores: Myriam Lorca, Alejandro García, María Inés Bahamonde, Renzo Tassara. Programa de Parasitología, Instituto Ciencias Biomédicas, Facultad de Medicina, Universidad de Chile.

•Segundo premio nacional: Estudio clínico-genético molecular de la fibrosis quística en la V Región, Chile.

Autores: Molina G., González F., Cave R., Deglin M., Milinarsky A., Carvallo P. Departamento de Pediatría, Laboratorio de Biología y Genética Molecular de la Universidad de Valparaíso.

• Premio regional: Participación paterna en la experiencia del parto.

Autores: Villalón H., De Puydt H., Olivares C., Di Giorgis M. UCI Pediátrica y Neonatal, Hospital Regional de Coihaique.

Noticias

La Sociedad Chilena de Pediatría ha renovado el Directorio que regirá esta institución durante los años 2001-2002:

Presidente : Dr. Fernando Pinto Laso
Vicepresidenta : Dra. Alejandra Jara Gaete
Secretaria General : Dra. Carmen Larrañaga Larrañaga
Directores : Dr. Fernando Urra Garín
  : Dr. Pedro Advis Vitaglich
  0Dr. Oscar Herrera González
  0Dr. Arnoldo Quezada Lagos
Secretaria de Actas : Dra. Blanca Duque Olea
Representante  
al CONACEM : Dr. Nereyda Concha Catalán
   
Coordinador : Dr. José Manuel Ugarte Sánchez
de Congresos  
Directora del Programa : Dra. Isabel Noemi Hauck
de Educación Continua  
   

La Filial La Serena: IV Región de Coquimbo, renovó la mesa directiva, para el período 2001-2002:

Presidenta : Dra. Eugenia Ortiz G.
Vicepresidente : Dr. Patricio Vargas R.
Secretaria : Dra. Sandra Moraga N.
Tesorera : Dra. Viviana Abarca V.
Directores : Drs. Fernando Carvajal E.,
  0Oscar García P.,
  0Guillermo Guerrero G.,
  0y Juan Hasfura F.

La Filial Punta Arenas: XII Región de Magallanes y Antártica Chilena, renovó la mesa directiva, para el período 2001-2002:

Presidenta : Dra. María Gabriela Klapp S.
Vicepresidente : Dr. José Antonio Sepúlveda C.
Secretario : Dr. Dante Hernández G.
Tesorera : Dra. Karin Brinkmann Sch.

La Rama de Broncopulmonares renovó su directiva para el período 2001-2002 y quedó conformado de la siguiente manera:

Presidenta : Dra. María Angélica Pérez H.
Vicepresidente : Dr. Francisco Prado A.
Directores : Drs. Hortensia Barrientos I.,
  0Solange Caussade L.,
  0Viviana Lezana S.,
  0María Angélica Palominos M.,
  0y Carlos Ubilla P.
   

La Rama de Endocrinología renovó su directiva y fue elegida Presidenta la Dra. Raquel Burrows A.

La Rama de Nefrología renovó su directiva para el período 2001-2002 y quedó conformado de la siguiente manera:

Presidente : Dr. Carlos Saieh A.
Vicepresidente : Dra. Viola Pinto C.
Directores : Dra. Edda Lagomarsino F.
  : Dr. Felipe Cavagnaro S.M.
Past Presidente y Representante a  
la ALANEPE : Dr. Francisco Cano Sch.
   
   

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons