SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.73 número4VI ENCUENTROS DE EDITORES DE REVISTAS DE PEDIATRÍA DEL CONO SURANUNCIOS índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista chilena de pediatría

versión impresa ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. v.73 n.4 Santiago jul. 2002

http://dx.doi.org/10.4067/S0370-41062002000400020 


SEMBLANZA


EN RECUERDO DEL
DR. MARIO ANDREUCCI QUIROZ

En nombre de sus amigos, colegas y personal del Departamento de Pediatría de la Universidad de Chile y del Hospital Doctor Exequiel González Cortés, despido a nuestro querido amigo doctor Marlo Andreucci.

Los que con el compartimos tantos años de trabajo y fraternal solidaridad lo recordaremos como un ejemplo de excelencia en las tareas académicas, con alumnos, internos y becados, quienes, con toda justicia, lo eligieron por muchas generaciones como el mejor docente.

Ponderado y discreto, siempre estuvo dispuesto a realizar su trabajo con talento y dedicación, provocando la admiración de sus pares por la destreza y precisión en los procedimientos médicos más difíciles.

Entusiasta seguidor de su alma máter, volcó en el Club Deportivo de la Universidad de Chile su pasión por el deporte, al paso que en los años de juventud fue un excelente jugador, de nuestro recordado equipo de fútbol, de aquellos becados que recién comenzábamos.

Sabio y sencillo en el desempeño profesional, día tras día entregaba generosamente sus conocimientos y amistad, a todos aquellos que tuvimos la oportunidad de conocerlo y respetarlo. Su figura serena, permanecerá indeleble entre nosotros, recordando tantos años entregados de ilimitado cariño a los niños enfermos y a su familia.

Recordando su inclinación por la poesía, queremos repetir en su homenaje los versos nerudianos que alguna vez leídos, durante un descanso en los inolvidables turnos que compartimos.

En este día solemne de despedida eres tú el despedido,
pero tú ya no oyes,
tu noble frente falta y es como si faltara
un gran árbol en la casa del hombre.
Pero la luz que vemos es otra luz desde hoy,
la calle que doblamos es una nueva calle,
la mano que tomamos desde hoy tiene tu fuerza,
todas las cosas toman vigor en tu descanso
y tu pureza subirá desde las piedras
a mostramos la claridad de la esperanza.
Reposa, hermano, el día tuyo ha terminado,
con tu alma dulce y poderosa lo llenaste
de luz más alta que la luz del día
y de un sonido azul como la voz del cielo.
Ahora son las estrellas de Chile tu cielo
y desde hoy tu casa sin puertas será el mar.

Dr. Patricio Romero P.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons