SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.73 número6PREMIO DR. JULIO SCHWARZENBERG LÖBECK 2002PREMIO DR. ALFREDO COMMENTZ LÖFFLER 2002 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

  • En proceso de indezaciónCitado por Google
  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO
  • En proceso de indezaciónSimilares en Google

Compartir


Revista chilena de pediatría

versión impresa ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. v.73 n.6 Santiago nov. 2002

http://dx.doi.org/10.4067/S0370-41062002000600014 


PREMIO EXCELENCIA ACADÉMICA AÑO
2002

Durante el 42º Congreso Chileno de Pediatría y Jornadas del Cono Sur, realizado en Arica,
I Región, desde el 15 al 19 de octubre de 2002, se hizo entrega del Premio Excelencia Académica 2002, otorgado a la Dra. Eliana Ceruti Danús, La presentación de la Dra. Ceruti, estuvo a cargo del Dr. Carlos Casar, quien señaló:

Conozco a la Dra. Eliana Ceruti desde que llegué, hace ya muchos años, a hacer la beca de Pediatría al Hospital Roberto del Río, ella había llegado hacía aproximadamente un año del Cadiovascular Research Institute de San Francisco, California donde hizo una beca junto al Dr. Julius Comroe, "padre" de la fisiología respiratoria moderna. En esa beca tuvo de compañeros a los Drs. Clemens, Tooley, June Brady, etc. Durante este tiempo, hizo investigación en "Quimiorreceptores a diferentes grados de hipoxia y temperatura" que es un trabajo clásico hasta ahora y que fue muy importante en el desarrollo de la neonatología.

Al volver a Chile, gracias a una donación de la Fundación Elena Gildemeister, montó el Laboratorio de Función Pulmonar y un equipo Radiometer de gases en sangre, que tuvo que armar con sus manos, y que fue uno de los primeros en el país, si no el primero para ser usado con fines asistenciales.

En el primer turno de mi beca en el hospital y en relación a un paciente muy grave, oí que había que hacerle un Astrup... ¿Qué será eso? pensé. Al día siguiente bajé al Laboratorio Cardiorrespiratorio y conocí a la Dra. Ceruti, que con su natural simpatía me recibió y me dio una explicación, que pienso que a mí me quedaba grande, pero por primera vez logré entender algo de ese tema que había tratado de estudiar tantas veces.

La Dra. Ceruti fue pionera en el uso del examen de gases en sangre y equilibrio ácido-básico en clínica, a partir de ese tiempo se empezó a difundir su uso, que ahora nos parece indispensable en el manejo de pacientes críticos, nefrópatas, diarreas graves y otros.

Desde entonces, Eliana trabajó intensamente en investigación, asistencia y docencia, enseñando función pulmonar y clínica, a alumnos, internos y becarios, personalmente, frente a casos concretos, como en seminarios, clases y reuniones; posteriormente en innumerables cursos de extensión.

En ese tiempo llegó a trabajar con ella el Dr. Armando Díaz, estudioso, trabajador, ordenado y sensato con lo que se multiplicó la producción de asistencia, investigación y docencia.

Al terminar mi beca de Pediatría, el Profesor Julio Meneghello me ofreció quedarme integrando equipo con Eliana y Armando. ¡Yo no podía creer tanta maravilla! Desde entonces trabajamos intensamente: Eliana trata de enseñar lo mucho que sabe, los demás no siempre estamos preparados para asimilarlo, pero aún así entusiasma y estimula a estudiar. Esta actitud generosa la ha tenido siempre y es parte de ella.

El trabajar intensamente no es una figura, es literal: durante muchos años y mientras fuimos pocos: desde muy temprano haciendo exámenes funcionales e informando gases sanguíneos, policlínico de enfermedades respiratorias, interconsultas, revisando publicaciones, preparando trabajos para presentaciones en Jornadas, Congresos y revistas, etc. La tecnología disponible hacía que gran parte de este trabajo fuera “artesanal”: ejemplo de esto es que para los cálculos se usaba una regla de cálculo que Eliana manejaba con una velocidad comparable con una calculadora electrónica actual.

Las presentaciones de los trabajos se preparaban después del horario normal y los fines de semana. A pesar de esta intensidad, el trabajo se hacía con tal mística, infundida por ella, que estábamos felices.

De a poco se fue integrando más gente al equipo, principalmente becarios que al terminar su formación en pediatría quedaban hipnotizados por esta Dra. buena moza, que hablaba tan rápido y que además de saber tanto los trataba tan bien. Actualmente en el grupo de Enfermedades Respiratorias somos 16 personas.

Cuando llegaron los primeros ventiladores mecánicos, el antiguo Bird Mark VIII, la Dra. Ceruti asumió la entonces Unidad de Emergencias Respiratorias, cuna de la actual UTI del Hospital Roberto del Río. Aunque todos reclamamos siempre por la limitación de recursos, Uds. no pueden imaginar lo limitados que eran en ese tiempo, sin embargo, Eliana nos mantenía el espíritu de trabajar cada vez mejor, revisar lo que hacíamos y presentarlo en numerosas publicaciones y ponencias, además de "pelear" por aumentar y mejorar el equipamiento.

Un poco después, comenzó la necesidad de formar especialistas en Enfermedades Respiratorias Infantiles, al comienzo informalmente, pero después se hizo imperioso formalizar el programa en la Escuela de Postgrado. La Dra. Ceruti presidió durante varios años y desde sus comienzos tanto la Comisión de Formación en la Especialidad de Enfermedades Respiratorias Infantiles como el CONACEM de la especialidad.

Además, de lo enumerado anteriormente, siempre participó en forma entusiasta en las Sociedades Científicas, fue directora de esta Sociedad durante varios años en la década del 70, desde su inicio participó en la Rama de Broncopulmonar cuando era un grupo pequeño, un club de amigos como decía el Dr. Gustavo Ross. Posteriormente, fue la Primera Presidenta, mujer, de la Sociedad de Enfermedades Respiratorias.

En el intertanto, continuaban su formación en la especialidad, hasta la fecha, más de 60 médicos pediatras de nuestro país y del extranjero, especialmente latinoamericanos, sin contar cientos de becarios de pediatría que hacen una rotación con ella, guiándolos en los primeros pasos de esta área de la medicina, contribuyendo a que gran parte de los pediatras del país maneje con cierta comodidad la patología respiratoria en los niños.

Otorgar el Premio de Excelencia Académica de la Sociedad Chilena de Pediatría a la Profesora Dra. Eliana Ceruti Danús, es a mi parecer, un acierto ya que todos los que la conocemos creemos que es un ejemplo de vida dedicada a la docencia, investigación, extensión y asistencia.

Eliana es además, madre de tres excelentes hijas que le han dado 13 nietos, lo que significó en todos estos años de trabajo intenso y fructífero, debió manejar su casa, que como todo lo que hace Eliana, lo hizo perfecto.

Permítanme un paréntesis, sus hijas no pudieron estar presentes físicamente en esta entrega, pero me encargaron hacerle llegar un mensaje:

Querida mamá:

No deseábamos estar ausentes este día, por este motivo, a través de estas líneas, quisiéramos manifestarte la gran felicidad y orgullo que sentimos por tan merecido reconocimiento y expresarte todo nuestro amor y agradecimiento por haber sido siempre una madre presente, preocupada y haber estado a nuestro lado en todo momento de nuestras vidas. Un gran beso. Tus hijas: Ana María, Paulina, Andrea.

Actualmente, con el valioso apoyo de su esposo, el Dr. Victorino Farga, continúa, y esperamos que continúe mucho tiempo más, estimulándonos a todo el grupo a estudiar, tener espíritu crítico, investigar, presentar en Congresos y publicar.

Somos muchos los que estamos agradecidos de Eliana por haber contribuido a nuestra formación médica integral y de la especialidad, pero yo personalmente quiero agradecerle su gran amistad y apoyo durante el largo tiempo que trabajamos juntos.

Gracias Eliana.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons