SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.74 número1NÓMINA DE ÁRBITROS DE LA REVISTA CHILENA DE PEDIATRÍA AÑO 2002NOTICIAS índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista chilena de pediatría

versión impresa ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. v.74 n.1 Santiago ene. 2003

http://dx.doi.org/10.4067/S0370-41062003000100019 


FORMACIÓN DE MÉDICOS EN CHILE:
UN NUEVO ESCENARIO



La Academia Chilena de Medicina está preocupada por el rápido aumento del número de Escuelas de Medicina en el país, observado especialmente en el último decenio. Actualmente, existen 16 Escuelas y se anuncia la creación de otras 3 en los próximos dos años. La Academia está consciente de que el escenario de la formación médica ha cambiado y que hoy existe una realidad distinta a la del pasado, la que es necesario enfrentar racionalmente y con prontitud en beneficio de la medicina nacional.

En razón de lo anterior, resolvió invitar a todas las Escuelas de Medicinas del país, públicas y privadas, a un Seminario sobre la "Formación de Médicos en la actualidad en Chile", en el que se intercambiaran libremente ideas sobre la situación actual y futura de la educación médica. Este evento se llevó a cabo el 9 de Agosto pasado y en él participaron autoridades superiores de 13 de las 16 Escuelas de Medicina, directivos de salud y educación y del Colegio médico y representantes estudiantiles. En total, setenta y nueve personas participaron en 5 Talleres y 2 sesiones plenarias. Una encuesta previa al Seminario, proporcionó importante información sobre los motivos por los cuales se crearon las Escuelas, los cupos ofrecidos, los criterios de admisión y los puntajes obtenidos en la PAA por sus estudiantes, los campos clínicos que disponen y otras materias de interés educacional.

Las Conclusiones y Recomendaciones del Seminario incluyeron temas docentes, de aseguramiento de la calidad de la formación médica y de desarrollo de nuevas Escuelas de Medicina. Se llamó la atención sobre el escaso número de médicos que participan en la enseñanza de las ciencias básicas y la necesidad de que sus contenidos estén claramente orientados a la formación de futuros médicos. Se recomendó el contacto precoz de los estudiantes con los problemas clínicos y su análisis desde la perspectiva de las disciplinas básicas; favorecer la formación de egresados de medicina como docentes de estas disciplinas; incrementar la docencia clínica con pacientes ambulatorios y disponer de un cuerpo docente experimentado y dedicado a este tipo de enseñanza. Igualmente, se señaló la necesidad de incentivar la participación de los alumnos de pregrado en estudios clínicos y de salud pública, así como en actividades de prevención y promoción de la salud y reforzar la formación de especialistas en medicina familiar, medicina interna y pediatría, poniendo énfasis en su entrenamiento con pacientes ambulatorios.

Se señaló que los campos clínicos se han hecho insuficientes en cantidad y calidad y que la “cohabitación” de estudiantes de distintas Escuelas en un mismo establecimiento es una situación altamente inconveniente para alumnos, docentes y pacientes. Se recomendó fortalecer el funcionamiento de las comisiones docente-asistenciales a nivel nacional, regional y local; revisar y establecer convenios para evitar la “cohabitación” y, en un esfuerzo conjunto del gobierno y las universidades, desarrollar aquellos establecimientos asistenciales que eventualmente pudieran ser utilizados para la docencia. Los participantes valoraron el documento emanado del Ministerio de Salud que norma el uso de campos clínicos y aconsejó convenirles con el Ministerio.

Hubo acuerdo sobre la necesidad de garantizar la calidad de la formación de los médicos y de la atención de los pacientes, recomendando que todas las Escuelas de Medicina se incorporen obligatoriamente a un sistema de acreditación periódica. Este sistema debe estar fundado en estándares de uso internacional, previamente establecidos y aplicados por comisiones independientes y técnicamente idóneas. El Seminario consideró muy positivo lo realizado en este aspecto por la Comisión Nacional de Acreditación de Pregrado, que ha acreditado a las 6 Escuelas de Medicina que se sometieron voluntariamente a este procedimiento.

Igualmente, se señaló la necesidad de acreditar la calidad de los servicios clínicos, tanto hospitalarios como ambulatorios, con el fin de garantizar que reúnan las condiciones para una adecuada formación de los estudiantes. Se recomendó que la acreditación de los hospitales, clínicas y consultorios, sea realizado por un organismo técnico independiente de las instituciones que le den origen y que en ella se consideren debidamente las condiciones en que se imparte la docencia.

Se recomendó que todos los egresados de las Escuelas de Medicina rindan un examen nacional que cuente con la calidad técnica adecuada, sea revisado periódicamente y aplicado por un organismo independiente e idóneo. Se estimó que la aprobación de este examen debiera ser requisito para el ingreso a los programas de especialización y ser considerado como un antecedente importante para la contratación de médicos en las instituciones de salud, tanto públicas como privadas.

Los participantes acordaron solicitar al Gobierno que revise aquellos convenios que en la actualidad permiten el ejercicio profesional en Chile de médicos formados en el extranjero bajo la sola condición de registrar su título de origen en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Así mismo, se recomendó que todos los médicos extranjeros, cualquiera sea su país de origen, rindan el mismo examen nacional que se recomienda para los egresados chilenos.

Por otra parte, con el fin de corregir la excesiva centralización de la Escuelas de Medicina en la Región Metropolitana (9 de las 16 Escuelas) se estimó conveniente que, de crearse nuevas Escuelas de Medicinas, se prefiera su instalación en las capitales regionales que cuenten con las instalaciones y campos clínicos suficientes y sean capaces de formar un cuerpo docente adecuado a las exigencias curriculares mínimas de la carrera. Finalmente, se consideró indispensable un seguimiento de la disponibilidad de médicos en el país y su proyección a mediano y largo plazo.

Las materias discutidas en el Seminario son de indiscutible interés para el perfeccionamiento de la enseñanza en medicina. Apuntan a asegurar la calidad de la formación de los médicos y a establecer una relación armónica entre las Escuelas de Medicina. Las recomendaciones y conclusiones adoptadas obedecen a problemas específicos y las acciones que se proponen son precisas. La Academia de Medicina aspira a que sean debidamente consideradas e implementadas sin retardo por las instituciones y autoridades involucradas en la formación de los médicos y demás profesionales de la salud. A juicio de la Academia, es imperativo prevenir que en Chile se formen médicos en Escuelas y hospitales de baja calificación. El objetivo central que persigue la Academia de Medicina es que en Chile se formen buenos médicos y especialistas, como ha sido la honrosa tradición del país desde la creación del primer Curso de Medicina en 1833.

Dr. Alejandro Goic G.
Presidente de la Academia
Chilena de Medicina

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons