SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.74 número643° CONGRESO CHILENO DE PEDIATRÍA 2003PREMIO EXCELENCIA ACADÉMICA 2003 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

Links relacionados

Compartir


Revista chilena de pediatría

versión impresa ISSN 0370-4106

Rev. chil. pediatr. v.74 n.6 Santiago nov. 2003

http://dx.doi.org/10.4067/S0370-41062003000600012 

CRÓNICA

Rev Chil Pediatr 74 (6); 617-623, 2003


PREMIO DR. JULIO SCHWARZENBERG LÖBECK 2003

Como es tradicional, durante el 43º Congreso Chileno de Pediatría, realizado en Valdivia, desde el 25 al 29 de noviempe de 2003, se hizo entrega del Premio "Dr. Julio Schwarzenberg Löbeck 2003”, otorgado al Dr. Germán Villagrán García. La presentación del galardonado estuvo a cargo del Dr. Carlos Bizama, Presidente de Filial Ñuble, quien señaló:

Dra. Alejandra Jara Gaete, Presidenta de la Sociedad Chilena de Pediatria.
Dr. Arnoldo Quezada Vicepresidente
Miempos del Directorio
Pediatras Asistentes al Congreso.
Invitados especiales, familiares MUY BUENAS TARDES

En nombre de la Filial Ñuble de la Sociedad de Pediatría, agradecemos a la Sociedad Chilena de Pediatría, el reconocimiento a uno de nuestros miempos más destacados, por sus méritos sopesalientes, que lo hicieron merecedor de premio "Dr. Julio Schwarzenberg Löbeck 2003".

Cuando me encomendaron hacer la presentación de mi amigo Germán Villagrán García me vino a la mente como me inicié en esto. Al instante o al momento recordé que cuando nos conocimos, la primera tarea que me dio fue hacer un mini diagnóstico y seguimiento de los niños leucémicos de Ñuble, lo que sin duda me significó un estrés que no imaginan... varios años después me sigues estresando con tus "tareas".

Sabemos que el valor depende de la existencia de quienes pueden reconocerlo, por ello, nuestra gratitud para quienes por su experiencia conocimientos y prestigio, han distinguido a nuestro colega chillanejo Dr. Germán Villagrán García por su trayectoria profesional y miempo de la sociedad por mas de 30 años.

Su celo profesional se manifiesta en su compromiso de perfeccionamiento continuo, que le ha permitido liderar, buscar o participar de la construcción de soluciones, por medio del conocimiento. Ha sabido sortear con éxito complejos problemas de salupidad, como altas tasas de mortalidad infantil en la provincia de Ñuble, un 30% de niños desnutridos graves y hacia los años 70 la tasa de difteria más alta de Latinoamérica, indicadores que en la actualidad, se encuentran bajo el promedio nacional.

Consideramos especialmente meritorio el poder constatar la constancia con la que el Dr. Villagrán ha asumido sus responsabilidades tanto individuales como aquellas de los equipos que ha integrado.

Constancia como expresión de la sabia humildad de aquellos que entienden que en la medicina la idea del uno, es expresión de la coordinación y armonía con todos aquellos que hacen posible la acción médica.

Para quienes hemos tenido el privilegio de compartir el trabajo profesional con el Dr. Villagrán y disfrutar de relaciones de afecto, consideración y respeto, más que destacar su trayectoria como médico clínico o salupista, nos enorgullecemos de saber que forman parte de sus capacidades y espíritu superior, aquellos aspectos que destacaba Gapiela Mistral para señalar el valor de los que sirven. "El que sirve... y tiene fijos los ojos en nuestras manos... y nos pregunta cada día ¿serviste hoy?” ... No cabe duda, que ha recibido una respuesta de contento y satisfacción, al ver una suma poderosa integrada por el hompe-médico, el maestro, reunidos en un espíritu de responsabilidad, que en el Dr. Villagrán se expresa en su convicción de hacerse útil y digno de servir.

Estimado amigo y colega Dr. Germán Villagrán García, junto con agradecer a nuestra Sociedad, en la persona de su Presidenta la Dra. Alejandra Jara Gaete, por tan significativo reconocimiento, quiero que sepas, que soy portador del emocionado saludo de tus colegas y colaboradores de Ñuble, que ven en ti a un profesional de excelencia, pero por sope todo un hompe integro.

Germán, en ocasiones la palabra que más dice es UN ABRAZO. Muchas gracias.

El Dr. Germán Villagrán García, agradeció la distinción con estas palabras:

Dra. Alejandra Jara, Presidenta Sociedad Chilena de Pediatría

Sres. Pediatras de la Mesa Directiva

Queridos Colegas:

Con interés y alegría supe, hace poco tiempo, de mi Premio Nacional Dr. Julio Schwarzenberg Löbeck, hecho que me causó cierta inquietud ya que busco y no encuentro la razón de esta distinción que se me otorga.

Tratando de encontrar una explicación, he llegado a creer que, tal vez, se deba a la actitud que por muchos años he mantenido en mi trabajo en el ambiente pediátrico, la que corresponde a la de un profesional ensamblado en un grupo de ellos y que mantiene sólo un objetivo final: mejorar la calidad de vida de los niños. Por lo tanto, creo que uno no representa algo individual, sino sólo un ejemplo del grupo de personas con las que se está trabajando hace muchos años.

Quisiera, en forma rápida, contarles pevemente que, después de ser médico general y tener una visión más global de la sociedad, en especial infantil, continué mis estudios, como Pediatra, en Santiago. Tuve una excelente formación de becado en Pediatría, en el Hospital Roberto del Río, con el Dr. Julio Meneghello R. y sus distinguidos colaboradores, con quienes mantuvimos siempre contacto y a quienes, al momento de organizar algunos cursos de perfeccionamiento, solicitamos su ayuda profesional. También tuve una buena formación en Salud Pública, en el Departamento correspondiente de la Universidad de Chile.

En enero de 1973 llegué, como Jefe del Programa de Pediatría al Servicio de Salud de Ñuble, encontrándome con la inexistencia de profesionales de salud pública; con los 12 hospitales periféricos (muchos sin médicos) sin relación entre ellos ni con la Dirección del Servicio, consultorios ni postas. No había conocimientos acerca de programación (los programas sólo los hacía un administrativo para todas las especialidades). Las condiciones de salud de los niños eran precarias: había una mortalidad infantil de alrededor de 120 por mil (en el país era de 80). La desnutrición era la mayor del país. En la primera evaluación realizada encontramos 500 desnutridos graves (ahora casi no existen), la difteria repletaba tres o cuatro salas del Hospital, con alta mortalidad; había diarreas, ponconeumonías, etc. El Hospital de Chillán, con 100 camas pediátricas, contaba entre 200 a 250 niños hospitalizados, se podrán imaginar en qué condiciones.

Para enfocar estos temas, se formaron profesionales en la Dirección del Servicio, y se instalaron supervisiones de trabajo en el medio local. Tuvimos mucha capacitación del medio pediátrico. Hubo, todo ese tiempo, gran cooperación para superar estos problemas. En 1980 formamos la Comisión Mixta Salud Educación, con un grupo de profesores y otro de profesionales de la salud. Formamos primero una comisión provincial, y hemos logrado, hasta ahora, un grupo de alrededor de 20 COMSE, la mayoría por comuna y cuatro en Chillán, una por consultorio. Ellas han trabajado en los problemas de los escolares, en forma organizada.

A pesar de que la recuperación económica de Ñuble no ha alcanzado los niveles logrados por el promedio del país, sus cifras de salud infantil muestran a la provincia en la mediana o mejor que el resto del país. Creemos que nuestro trabajo ha tenido una repercusión importante.

Si en lo que se refiere a Salud Pública hemos mejorado, en la recuperación individual y técnica también hemos mejorado. Hemos tenido la permanente cooperación del Hospital Luis Calvo Mackenna y, desde hace poco, del Regional de Concepción, en el problema de oncología. En las décadas 70 y 80,el 70% de leucemias que recibía el Hospital Calvo Mackenna procedentes del resto del país, eran de Ñuble, de modo que se sospechó la presencia de factores etiológicos predominantes en la provincia. Esto motivó la presencia de investigadores de Salud Pública y del Hospital Calvo Mackenna, con el fin de analizar la situación. Se investigó el problema desde el punto de vista pediátrico y también de salud pública y sólo se encontró, en ambas oportunidades, que la gran cantidad observada de casos, se debía a la presencia de redes de salud organizadas y eficientes en la pesquisa.

Creo, que lo anterior, que es bastante resumido, demuestra a Uds. que estos resultados no tienen sólo mi presencia personal, sino que en ellos están presentes todos los integrantes del equipo profesional y personas que trabajan con nuestros niños. Mi labor, sin el apoyo de todos ellos, quizá, hubiera pasado inadvertida. A ellos debemos gran parte de los éxitos logrados.

Sin embargo, debo agradecer este reconocimiento que mis pares me otorgan, porque constituye un aliciente para tratar de seguir pindado mi aporte a la comunidad infantil y lo recibo con humildad y en nompe de todos mis colaboradores, igualmente merecedores de él.

No puedo olvidar agradecer a mi señora, a mis hijos y amigos que me han acompañado para recibir mi premio. Ellos siempre me han apoyado desde el punto de vista familiar y afectivo, con mayor razón ahora. Gracias a todos.

Creative Commons License Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons